Tag Archives: pueg

Elabora PUEG estudio sobre el feminicidio en México

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

27 de julio del 2001

Elisabeth Katzensteiner y María Isabel Belausteguigoitia.
Elisabeth Katzensteiner y María Isabel Belausteguigoitia.

• Presentan proyecto elaborado por estudiante de maestría de Viena, que participa en el programa de estancias académicas del PUEG, de la UNAM, sobre la “Eficacia del Concepto Feminicidio en el Contexto de Violencia en la Frontera Norte. Una Mirada a los Casos de Monterrey y Ciudad Juárez”
• El objetivo es construir una definición cultural y pedagógica del concepto, para ser utilizado y aprendido por diferentes sectores de la población

Para contribuir al estudio sobre el feminicidio en nuestro país, la directora del Programa Universitario de Estudios de Género (PUEG) de la UNAM, María Isabel Belausteguigoitia Rius, presentó la investigación “La Eficacia del Concepto Feminicidio en el Contexto de Violencia en la Frontera Norte. Una Mirada a los Casos de Monterrey y Ciudad Juárez”.

El trabajo, elaborado por Elisabeth Katzensteiner, quien realiza una estancia de investigación en esta casa de estudios, pretende construir una definición cultural y pedagógica del concepto, con el objetivo de ser utilizado y aprendido por diferentes sectores de la población.

La investigación de campo se lleva a cabo en Ciudad Juárez, Chihuahua, y Monterrey, Nuevo León, para que de las conclusiones se logre una definición, se entienda como una violencia hacia las mujeres, y además se conozca la participación del Estado.

Belausteguigoitia, también doctora en Estudios Culturales y de Género por la Universidad de California, en Berkeley, destacó que los casos de feminicidio se registran en varios municipios del país, y de ahí, la necesidad de contar con un concepto que, sin trivializar, sea entendido por sectores sociales diversos, sin entrar en el terreno de lo jurídico.

La directora del Programa aseveró que se trata de un trabajo importante, debido a que como estudiante extranjera, Katzensteiner llevará los conocimientos adquiridos a otras naciones, donde les será útil no sólo por lo que significa la violencia en Latinoamérica, sino en su propio territorio.

Actualmente, mencionó, los casos en Ciudad Juárez y otras regiones de México han dado lugar a una discusión jurídica; sin embargo, en el estudio que Katzensteiner realiza en el PUEG, se investiga el feminicidio desde el punto de vista social y pedagógico. Es, prosiguió, una agresión a la mujer, donde hay impunidad del Estado.

También, el concepto ha sido mal entendido y se aplica de manera errónea, o según convenga. Por ello, dijo, “se trata de hacer justicia pedagógica: lo entiende el profesor, el estudiante, el portero, el ama de casa. Nosotros queremos mucho más, una eficiencia definitoria”.

En su exposición, Katzensteiner refirió que llegó a México a finales del año pasado, para elaborar su tesis de maestría en Antropología y lograr el título en la Universidad de Viena. Desde entonces, ha realizado estudios de campo en Monterrey y, particularmente, en Ciudad Juárez.

Para ello, se entrevistó con autoridades estatales, académicos, miembros de organizaciones no gubernamentales, activistas y especialistas de Chihuahua, así como de Nuevo León.

El feminicidio, prosiguió, es un fenómeno complejo; su definición es mal usada y en las entidades federales se manipula según conveniencias políticas o de la autoridad. Por lo anterior, puntualizó, el reto es dar sentido al concepto.

No se trata sólo del homicidio de una mujer, sino que tiene diversas implicaciones, donde se involucra poder, dominio de un territorio, impunidad, misoginia y violación a los derechos humanos, entre otros factores que generan intranquilidad entre los habitantes de las comunidades más afectadas, pese a que éstos se esfuerzan por mantener una supuesta normalidad.

Créditos: Boletín/2011_440/unam.mx

Impunidad, misoginia y falta de compromiso institucional, detonantes del feminicidio

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La directora del PUEG, Marisa Belausteguigoitia, y María de la Paz López, asesora regional de ONU-Mujeres, en el Foro Feminicidio y acceso de las mujeres a la justicia.
La directora del PUEG, Marisa Belausteguigoitia, y María de la Paz López, asesora regional de ONU-Mujeres, en el Foro Feminicidio y acceso de las mujeres a la justicia.

13 de marzo de 2011

• En 2009, sólo el 77 por ciento de los casos de defunciones con presunción de homicidio hacia ese género fue certificado por un médico legista, y el resto, por un facultativo de cualquier otra especialidad, dijo en la UNAM, María de la Paz López, asesora regional de ONU-Mujeres
• Falta una apropiación de las recientes reformas en algunos estados, por parte del sistema jurídico y de las sociedades, comentó Marisa Belausteguigoitia, directora del PUEG

En los casos de feminicidio en México, ha prevalecido impunidad, misoginia y falta de compromiso institucional, dijo en la UNAM, María de la Paz López, asesora regional de ONU-Mujeres.

Por su parte, la directora del Programa Universitario de Estudios de Género (PUEG) de esta casa de estudios, Marisa Belausteguigoitia, dio la bienvenida a las reformas realizadas a las leyes que ya permiten los juicios orales en algunos estados del país, pero consideró que no se tomaron en cuenta aspectos relacionados y generados por el sector masculino.

Falta una apropiación de los recientes cambios por parte del sistema jurídico y de las sociedades, comentó. Estas modificaciones penales tienen que incidir en la actitud patriarcal y de género de los jueces.

Al ofrecer la conferencia magistral Panorama actual de los feminicidios en México, Paz López precisó que la misoginia se traduce en un odio expresado o en acciones violentas.

En el marco del Foro Feminicidio y acceso de las mujeres a la justicia, organizado por el PUEG, expuso que la impunidad puede ser considerada cosustancial a todo sistema jurídico que justifica la violencia contra las mujeres, sea si se responsabiliza a las víctimas o se atenúa la culpabilidad de los victimarios.

A su vez, agregó, este factor conduce al incumplimiento de las obligaciones del Estado en materia de derechos humanos. De hecho, aún existen leyes en algunas entidades federativas que consideran atenuantes en los delitos, como el caso de los crímenes por las llamadas razones de honor.

En el auditorio Mario de la Cueva de la Torre II de Humanidades, señaló que, hasta ahora, las estadísticas sobre violencia en este tópico son incipientes.

En 2009, acotó, sólo el 77 por ciento de los casos de defunciones con presunción de homicidio hacia ellas fue certificado por un médico legista, y el resto, por un facultativo de cualquier otra especialidad, lo que nos habla de la disposición de los aparatos de justicia sobre estos fenómenos.

Al comentar la conferencia, Gloria Ramírez, coordinadora de la Cátedra UNESCO de Derechos Humanos–UNAM, consideró que si se quiere hacer una defensa sólida de las víctimas, se debe aprender más sobre el entorno que las rodea.

Aunque los datos son débiles, se pueden utilizar para construir herramientas de análisis y establecer categorías que deriven en nuevas iniciativas que busquen solucionar el problema, apuntó.

En el foro se presentó el libro Feminicidio: actas de denuncia y controversia, editado por el PUEG, y donde la coordinadora del mismo, Ana María Martínez de la Escalera, de la Facultad de Filosofía y Letras y del Programa, recupera materiales de diversos expertos y académicos que buscan abundar, desde distintos ángulos, en la discusión del feminicidio.
Créditos: UNAM-DGCS-141-2011/unam.mx

Contribuye UNAM a rehabilitación de mujeres en Santa Martha Acatitla

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Para sensibilizar a las internas de Santa Martha Acatitla a partir del arte y la literatura, el PUEG de la UNAM realizó talleres en esa prisión, explicó Marisa Belausteguigoitia Rius.
Para sensibilizar a las internas de Santa Martha Acatitla a partir del arte y la literatura, el PUEG de la UNAM realizó talleres en esa prisión, explicó Marisa Belausteguigoitia Rius.

11 de julio de 2010

• El Programa Universitario de Estudios de Género cuenta con una línea de investigación en arte, justicia y cultura, en la que se combinan procesos de formación en litigios, con educación estratégica-jurídica

El Programa Universitario de Estudios de Género (PUEG) de la UNAM, cuenta con una línea de investigación en arte, justicia y cultura, en el que se combinan procesos de formación en litigios con educación estratégico-jurídica, que incluye formas de concientización, capacitación y sensibilización.

La intención es crear procesos académicos que retomen o apliquen las leyes; además, se busca la sensibilización, transformación y reinserción de las internas a partir del arte y la literatura, en vinculación con la justicia, explicó la directora del PUEG, Marisa Belausteguigoitia Rius.

Por seis meses, esta instancia universitaria realizó talleres para las reclusas, muchas de ellas, sin procesos legales transparentes y erróneamente acusadas.

Todo inició cuando, por invitación de Antonio Cíntora, un educador popular, el PUEG entró a la prisión de Santa Martha Acatitla para pintar un mural y llenarla de colores e historias visuales que refirieran las experiencias de las reclusas, relató.

El taller particular consistió en pintar un mural en una rampa de caracol –ubicada en el patio central–, que tiene un significado especial para las presas, pues por ahí descienden sus familiares, amigos y todas las personas queridas que las visitan, y por ahí mismo ellas suben cuando salen libres. Los Caracoles de Santa Martha constituyen un proyecto de autonomía narrativa y visual, sostuvo.

El taller de preparación del mural consistió en analizar obras de Frida Kahlo, Gloria Anzaldúa y Rosario Castellanos; además, las internas escribieron cartas a funcionarios públicos, donde explicaron el significado de estar en la cárcel.

Con respecto a las sentencias, Belausteguigoitia Rius resaltó que para la mayoría de los jueces una mujer debe ser quien brinde cariño y protección; entonces, cometer un crimen se percibe como algo contrario a su naturaleza y, por ello, las condenas por un mismo delito frecuentemente son superiores a las de los varones.

Se dice que un número considerable de presas están en esa situación por “pagadoras”; es decir, están pagando por las culpas del hijo, del marido o del hermano. Eso significa que ellas no han cometido el delito central, son `cómplices´, a veces inconscientes, de lo que otros hacen, acotó.

“Ellas hacen muchas cosas por mantener unida a su familia, y desde la cárcel siguen siendo proveedoras y resuelven problemas de sus parientes, sin recibir reconocimiento alguno”, concluyó.
Créditos: UNAM. DGCS -414/unam.mx

AÚN SIN RECONOCERSE LA CAPACIDAD DE LA MUJER EN EL CAMPO LABORAL

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Marisa Belausteguigoitia• La división actual del trabajo es un pretexto para mantener a la mujer en casa al cuidado de la familia, señaló Marisa Belausteguigoitia
• Se considera que la figura femenina no puede desempeñar trabajos difíciles o de rango, pero sí laboriosos y demandantes, dijo

La división actual del trabajo entendida como los roles femeninos y masculinos a desempeñar por cada género, es una ficción ideológica y cultural, un pretexto para mantener a la mujer en casa al cuidado de la familia, afirmó la directora del Programa Universitario de Estudios de Género (PUEG) de la UNAM, Marisa Belausteguigoitia Rius.

Esta idea de división sexual del trabajo, añadió, tiene que ver con la percepción de que la familia es heterosexual, con la mujer en la casa, el varón trabajando y los niños en la escuela, donde la figura femenina no puede desempeñar trabajos difíciles o de rango, pero sí laboriosos y demandantes.

En contraparte, históricamente la mujer ha comprobado que tiene la capacidad de ocupar espacios públicos de trabajo igual que los hombres, y en ocasiones, ejerciéndolo mejor que ellos, señaló.

Al ser entrevistada sobre el rol de la mujer en el campo laboral, sostuvo que para ganar el reconocimiento se ha luchado mucho y se han obtenido logros importantes, aunque no los suficientes; el derecho al voto es uno de ellos.

“La experiencia de mujeres ciudadanas integrales y completas es realmente corta. Sin embargo, el ejercicio de resistencia y lucha, es largo; el terreno ganado en cuanto a la equidad es irreversible, y nadie nos puede quitar lo que hemos avanzado”, acotó.

Otro logro importante, resaltó, es que las féminas han llegado a las universidades a estudiar no sólo la licenciatura, sino la maestría y hasta el doctorado; se están profesionalizando, falta alcanzar los puestos más altos, ya se han obtenido algunos, pero se necesita que muchos de ellos estén ocupados por mujeres.

Respecto a la actitud que asumen los hombres frente al despunte del sexo opuesto, Belausteguigoitia Rius señaló que algunos optan por el desconocimiento e invisibilidad total de sus capacidades, y otros, encuentran agradable tener a una mujer que esté “a la par”, que trabaje igual, que sea su cómplice, amiga, colega y compañera en todos los sentidos.

En ese contexto, la UNAM está interesada en conocer el papel que desempeñan las universitarias y el lugar que ocupan, por lo que instituyó el proyecto Institucionalización y Transversalización de la Equidad de Género, que se enmarca en la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres que reconoce la necesidad de impulsar en México la transversalización de género.

Fuente: Boletín UNAM-DGCS-146 – dgcs.unam.mx

Sabersinfin.com