Tag Archives: narcotráfico

Se acentúa la migración de indígenas por falta de oportunidades

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Pueblos enteros de Guerrero, Oaxaca y Chiapas marchan al norte del país para trabajar por lo menos seis meses. Con base en información de la ONU, existen 170 mil desplazados por el narcotráfico, comentó Sergio Sarmiento Silva, del IIS de la UNAM
Pueblos enteros de Guerrero, Oaxaca y Chiapas marchan al norte del país para trabajar por lo menos seis meses. Con base en información de la ONU, existen 170 mil desplazados por el narcotráfico, comentó Sergio Sarmiento Silva, del IIS de la UNAM

08 de Agosto de 2012

Miles de indígenas en México se ven obligados a migrar por causas que van desde la búsqueda de trabajo temporal, hasta desplazamientos inherentes al fenómeno del narcotráfico, situaciones que acentúan la falta de oportunidades en comunidades de todo el país.

El Día Internacional de las Poblaciones Indígenas, que se conmemora este 9 de agosto, es motivo de reflexión, pues cada año ocurre un éxodo en busca de mejores condiciones de vida.

Muchos marchan a las hortalizas de Sinaloa y Sonora, donde por lo menos les ofrecen trabajo por seis meses; los chiapanecos van a Cancún, y otros, principalmente de Guerrero y Oaxaca, buscan la frontera con Estados Unidos, refirió Sergio Sarmiento Silva, del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM.

Desplazamientos por el narcotráfico

Un fenómeno adicional en el país es la presencia del narcotráfico, que ha desplazado a los habitantes de esas zonas. “Ninguna autoridad ha querido reconocer que esas células están sobre los recursos naturales”.

Según datos de este año de la ONU, indicó Sarmiento Silva, existen 170 mil desplazados. “Las comunidades se vacían porque esos grupos de delincuentes controlan la vida de esas poblaciones, y a sus autoridades”.

Malas acciones

Las últimas administraciones federales se han caracterizado por mantener un perfil bajo de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI). Además, no se han cumplido las principales demandas, por ejemplo los Acuerdos de San Andrés Larráinzar, comentó.

En el mismo sentido, no se ha resuelto la autonomía de los pueblos, así como de los recursos naturales que hay en las comunidades que habitan.

También, están en su contra los intereses de los grandes capitales. Sarmiento Silva citó a mineras canadienses que laboran a cielo abierto, “destruyen un cerro para sacar un kilo de oro. Usan químicos para obtener minerales, pero se valen de líquidos que contaminan los mantos freáticos”.

Asuntos pendientes y esperanzas

El universitario se dijo consciente de que en estos temas quedan asuntos pendientes, aunque reconoce por igual esperanzas para concretar avances en atención estas comunidades.

“Asuntos que tienen que ver con la autonomía y la autodeterminación no se han resuelto, tampoco el disfrute colectivo de los recursos naturales. Están como ejemplo las mineras en Guerrero, a las que han otorgado concesiones hasta por 50 años; toda la parte de la montaña es prácticamente entregada a ese tipo de empresas canadienses”, detalló.

No obstante, reiteró, hay esperanzas. En Oaxaca, “de sus 570 municipios, 423 se rigen por usos y costumbres; en la costa-montaña han conseguido que el gobierno otorgue reconocimiento a la policía comunitaria y la dote de uniformes, equipos de comunicación y transporte para beneficio de los habitantes”, ejemplificó.

Efemérides

El 23 de diciembre de 1994, la Asamblea General de Naciones Unidas decidió celebrar, el 9 de agosto de cada año, el Día Internacional de las Poblaciones Indígenas (resolución 49/214), durante el Decenio Internacional de las Poblaciones Indígenas del Mundo.

La fecha rememora el día en que se celebró la primera reunión del grupo de trabajo sobre las Poblaciones Indígenas de la Subcomisión de Promoción y Protección de los Derechos Humanos. El objetivo del Decenio Internacional es consolidar la cooperación para la solución de los problemas que enfrentan esas poblaciones, en tópicos como derechos humanos, medio ambiente, desarrollo, educación y salud.

Boletín UNAM-DGCS-487
Ciudad Universitaria.

Presentó la periodista Anabel Hernández su libro “Los señores del narco” en la BUAP

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

23 de febrero de 2011

Corrupción y complicidad son los pilares que soportan el narcotráfico en el país, la violencia es sólo una consecuencia de ello. Si en este momento no se hace algo al respecto, en pocos años Puebla podría estar enfrentando el mismo escenario que Chihuahua, advirtió la periodista Anabel Hernández.

Durante la presentación de su libro “Los señores del narco”, en el auditorio Elena Garro de la Facultad de Filosofía y Letras de la BUAP, sostuvo que para acabar con el narcotráfico, el gobierno no debe negociar, sino más bien cortar de tajo las dos “piernas” que sostienen este sistema, es decir las empresas que lavan su dinero y las autoridades con quienes opera en complicidad.

Es menester además acabar con la cultura de miedo, que se ha venido alimentando por la información emitida a través de los medios de comunicación; “lo que se necesita es explicar por qué suceden estas cosas y quiénes son los responsables”, dijo.

Para ello es fundamental desmitificar la imagen que se ha creado sobre los narcotraficantes, donde se les muestra como personas inteligentes, a veces caritativos y hasta simpáticos.

“Estas personas no tienen ninguna de estas características, en cambio son siniestros, extorsionan, violan, secuestran, matan y trafican no sólo con drogas, sino también con mujeres e indocumentados y se dedican a la pornografía infantil, por lo que hoy nadie está a salvo y es función de todos regresarle una paz auténtica al país”, exclamó la periodista.

“Los señores del narco” es el producto de cinco años de investigación, entre mediados de 2005 y septiembre de 2010, que iniciaron con información sobre las redes de complicidad del narcotráfico, comentó la periodista de Revista Índigo.

En un principio, dijo, “este libro se iba tratar únicamente de la biografía del Chapo Guzmán, ya que estaba un poco fascinada con el personaje que los medios electrónicos de comunicación habían formado en torno a él, pero indagando a fondo descubrí un personaje totalmente diferente, que paga millonarios sobornos al gobierno por su impunidad y así fue como finalmente redacté el texto”.

De esta manera a través de más de 500 páginas, Anabel Hernández revela nombres, direcciones y hasta placas de vehículos de los narcotraficantes y sus allegados, quienes a decir del gobierno de Estados Unidos, “forman la mafia más poderosa del mundo, por arriba de los rusos y los chinos”.

Se plasma además, información sobre los “otros señores del narco: empresarios y políticos que en algún momento han servido de escalón o comparsa del narcotráfico”.

Lo que calificó como un ejercicio periodístico de alto riesgo, es a la vez una actividad “muy dolorosa como mexicana, porque es un proceso que bien puede compararse al de entrar a una cañería, sólo que en este caso es al sistema político y policiaco de México, navegar en él para sacar verdades, volver a salir a la luz e intentar sobrevivir con eso”, comentó la también escritora.

Al término de la presentación y firma de libros, Anabel Hernández exhortó a la generación de jóvenes estudiantes a los que pidió contribuir a “cortar de tajo la cultura de la corrupción, en la que muchas veces hemos visto a crecer a nuestros padres y abuelos. Evitemos la estúpida idea de que “el que no tranza no avanza”.

Los alumnos, enfatizó, deben empezar por ser honestos en sus casas y llevar este valor consigo a todos los aspectos de su vida, “deben además tener voz para denunciar lo que está mal y no ser apáticos ante los problemas que aquejan a nuestros compatriotas, porque situaciones como la de Chihuahua también puede ocurrirnos a nosotros”, puntualizó.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx