Tag Archives: migración

LEGALIZAR A 11 MILLONES DE INDOCUMENTADOS, ÚNICA MEDIDA PRÁCTICA Y HUMANA PARA EL FUTURO DE EU

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

legalizarmigrantes04 de julio de 2014

La migración entre México y Estados Unidos está en una nueva era con la circulación de migrantes legales con visas permanentes y temporales. Al mismo tiempo, 11 millones de indocumentados están “atrapados” y enfrentan un número mayor de aprehensiones y deportaciones cada año.

Al legalizarlos, podrían trabajar sin restricciones y volver a sus países. Es la mejor medida para resolver esta tragedia de derechos humanos y la única política práctica, humana y razonable para el futuro de EU, sostuvo en la UNAM Douglas S. Massey, de la Universidad de Princeton.

“Por primera vez, desde los años de la esclavitud, la Unión Americana tiene residentes sin un derecho civil, social, económico o político que pueden ser expulsados en cualquier momento; éste es un nuevo estado de ilegalidad masiva”.

El fundador y coordinador del Mexican Migration Project, uno de los más importantes en el campo, destacó que 11 millones de indocumentados están atrapados, la mayoría con más de una década de residencia constante, con raíces, empleos, hogares e hijos nacidos en EU.

Tres millones llegaron a suelo estadounidense de niños y crecieron en la Unión Americana. Hablan inglés, son graduados de las preparatorias de esa nación y no tienen rutas para avanzar con el cargo de ilegalidad en sus hombros, advirtió en la charla Pasado y futuro de la migración indocumentada en México, como parte de los trabajos del Seminario de Estudios Migratorios de la UNAM.

En este marco, Estela Morales Campos, coordinadora de Humanidades de esta casa de estudios, refirió que se trata de un asunto nodal en la agenda nacional y un tema analizado en la Universidad y otros centros de investigación e instituciones de educación superior del país.

Es una cuestión obligada por la problemática compleja que enfrentan los migrantes en EU, con el propósito de influir en políticas públicas nacionales y del exterior que garanticen sus derechos, expuso en el Auditorio Jorge Carpizo de la Coordinación de Humanidades.

Migración ilegal

Ahí, el académico estadounidense rememoró que, en 1965, el Congreso de la Unión Americana limitó la migración permanente a 20 mil visas al año por nación. Asimismo, concluyó el Programa Bracero, que permitía la estancia temporal de 450 mil trabajadores mexicanos cada 12 meses.

Hasta entonces, medio millón de connacionales ingresaron al vecino país del norte para residir o sumarse a la fuerza laboral. La demanda de entrada no disminuyó por las medidas referidas y el acceso antes legal fue reemplazado por flujos de indocumentados, expuso.

Massey, autor de Retorno a Aztlán: el proceso social de la migración internacional del occidente de México, subrayó que al crecer las cifras de quienes no tienen papeles, empresarios, políticos y grandes diarios denostaron a los connacionales como una “amenaza” o “invasión”.

Es una reacción en cadena que comenzó con las restricciones impuestas en 1965, continuó con la aprobación de leyes más duras y finalizó con el incremento del presupuesto orientado a las operaciones de la Patrulla Fronteriza y el aumento de las aprehensiones. Entre 1990 y 2000, se erogaron más de cuatro mil millones de dólares en estas tareas, refirió.

Esto significó un cambio geográfico relevante. Antes de 1993, de cada 100 personas 85 elegían las ciudades de San Diego y El Paso para entrar a la Unión Americana. Ahora, Arizona es el punto final de un trayecto que atraviesa el Desierto de Sonora. Cada vez es más caro y peligroso cruzar los límites, lo que disminuyó la tasa de regreso al país, subrayó.

Se calcula que 60 de cada 100 migrantes mexicanos no tienen documentos, lo que refleja una problemática que requiere soluciones urgentes. Estamos frente a una transición gradual hacia una nueva política en la materia por las modificaciones en la estructura demográfica, en la que los latinos ganan terreno.

“Tengo esperanza de que Obama haga algo para ofrecer la legalización, por lo menos a los indocumentados que llegaron de niños, los dreamers”, concluyó.

Créditos: UNAM-DGCS-385-2014

AUSENCIA MULTILATERAL PARA TRATAR EL TEMA MIGRATORIO

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

migrantes04 de julio de 2014

Ante la ausencia de un enfoque multilateral entre los países en torno a la migración, lo que ha provocado que la protección de los derechos humanos de los indocumentados sea casi inexistente y que la situación que se vive pueda calificarse de “crisis humanitaria”, el Programa Universitario de Derechos Humanos (PUDH) elaboró una propuesta en la materia.

Se desprende de un estudio realizado por Mauricio Farah, en el que se reconoce que el fenómeno, como tema global, ha estado ausente en las discusiones internacionales entre los Estados.

Por ello, el PUDH propone que se considere a las violaciones a los derechos humanos de los migrantes como una crisis humanitaria, que debe enfrentarse inmediatamente a través de acciones de política pública suficientes y eficaces. Además, que se insista ante Estados Unidos incluir este tema en la agenda bilateral, pero no desde la visión de seguridad nacional, sino como parte indivisible de la integración económica y social; también, que se otorgue vigencia efectiva, en todo el territorio nacional, a la Ley de Migración aprobada en abril de 2011.

Asimismo, en el marco de la reforma constitucional de derechos humanos de junio de 2011, que se lleve a cabo el control de convencionalidad a favor de los migrantes, es decir, verificar que cualquier acto o ley de una autoridad respecto de ellos se ajuste a las normas de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

De igual manera, asumir acciones eficientes de prevención, investigación y sanción pronta y expedita de los delitos contra migrantes indocumentados mediante la creación de una fiscalía, dependiente de la Procuraduría General de la República.

Establecer vínculos con los consulados de los países de origen de los que transitan por el territorio nacional, a fin de que, en caso de ser asegurados, cuenten con la representación y asesoría que requieren para salvaguardar sus derechos.

Justicia y humanismo

El coordinador del PUDH, Luis de la Barreda, dijo que la crisis humanitaria relacionada con la migración se ha acentuado por una actitud de no ver, no escuchar y no atender. “La indiferencia ante un problema tan grave también es un crimen”.

En la presentación del estudio Migración y Derechos Humanos ante los medios de comunicación, Farah, experto en el tema, sostuvo que la falta de documentos no debe estar por encima de la justicia, el sentido humanitario y las garantías de los migrantes.

Ante este panorama, Migración y Derechos Humanos aspira a ser un texto informativo, didáctico, crítico y propositivo, lo que necesariamente incluye la denuncia y, sobre todo, una serie de propuestas para el aparato gubernamental y legislativo, responsables en sus respectivos campos de competencia, de la gestión de la migración desde, hacia y a través de México, así como de la protección de los derechos humanos de los migrantes, concluyó.

Créditos: UNAM-DGCS-384-2014

ANALIZAN MIGRACIÓN Y EFECTOS DE REMESAS EN COMUNIDADES INDÍGENAS

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

analizanmigracion¿Qué tipo de fenómenos económicos, sociales y culturales se presentan en las comunidades indígenas si algunos de sus miembros emigran al extranjero en busca de empleo y oportunidades para mejorar sus niveles de vida?

Un grupo de especialistas del Programa Universitario México Nación Multicultural y del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM planteó ésta y otras preguntas en un estudio de largo aliento titulado Remesas, migración y desarrollo en las comunidades indígenas del México actual, 1980-2010.

Al presentar las primeras conclusiones de la investigación, en la que intervienen más de 30 analistas (coordinados por Genoveva Roldán), Carolina Sánchez y José Gasca señalaron que ante el abandono de las áreas rurales –acentuado en las zonas indígenas, donde se requiere inversión y apoyo a los pequeños productores– la población se ve obligada a dejar las labores agrícolas de autoconsumo y se incorpora al trabajo asalariado en distintos sectores.

Históricamente, los indígenas han sido participantes en el proceso de desarrollo, aunque bajo un esquema de explotación y despojo. Sin embargo, el esfuerzo de su labor, sus formas de producción, sus productos y el trabajo en la migración –convertido en remesas–, se insertan de diferentes formas al desarrollo del país.

“Hay diversos ejemplos de la riqueza que generan, no obstante, los salarios que reciben jornaleros o migrantes indígenas son más bajos que los de otros segmentos de la población. Ahí se advierte la exclusión, que es más elevada en comparación con otros grupos”, consideraron los académicos.

Ser indígena conlleva discriminación, que se acentúa en las zonas de migración y se agrava en las mujeres. Los riesgos y la vulnerabilidad son considerables en ellas, subrayaron Sánchez y Gasca.

Remesas, más altas que la venta de hidrocarburos

Al analizar las formas de ingreso de divisas, los estudiosos corroboraron que las remesas que envían a sus lugares de origen han ascendido en el patrón de ingresos. “Ocupan un lugar sólo por debajo de la venta de hidrocarburos. En ocasiones han superado al turismo y a la inversión extranjera directa, que han caído en los últimos años”.

En términos de valor, en 2006 –año considerado en este estudio como el momento de mayor auge– las remesas alcanzaron más de 25 mil millones de dólares y al cierre de 2013 descendieron a 22 mil millones.

Si se consideran de manera global (del total de la población migrante), el estudio encontró diferencias con los envíos monetarios de la población indígena. “Independientemente de la importancia que puedan tener en la modificación de la economía de las zonas indígenas, donde se observa claramente su impacto es en su papel de proporcionar alimento a las familias que se quedan.

“También, para cubrir necesidades de infraestructura en esas colectividades, organizadas en el marco de una estructura social comunitaria en donde la totalidad, incluso los miembros que están fuera de sus hogares, tienen la obligación de aportar en beneficio de todos. En suma, los recursos se utilizan para carreteras, mejora de vivienda, clínicas y para fiestas patronales”, detallaron los voceros del grupo.

Dinero indígena y economía nacional

México es un país de migrantes y la presencia de la población indígena en el envío de remesas es de 12 por ciento, aproximadamente. “Hace años, sólo algunos grupos migraban, ahora la mayoría de esos pueblos participan en este proceso. Sin embargo, aunque no modifiquen la situación económica de los lugares de origen, su aportación es relevante porque para muchos de ellos es una estrategia de sobrevivencia”, apuntaron.

En el caso de Oaxaca, donde una tercera parte de su población está catalogada como indígena, se encontraron datos que indican que el fenómeno migratorio y, por lo tanto, el de la recepción de remesas, es relevante.

En contraste, en otros estados considerados en el estudio por tener grupos originarios representativos en la migración internacional, como Michoacán, sus remesas no alcanzan montos significativos, por el hecho de que parte de su población no se cataloga en ese segmento. Ese estado reporta flujos de población migrante hacia Estados Unidos desde hace un siglo.

Por otra parte, el análisis ha determinado que los municipios indígenas de Chiapas y Veracruz crecieron en recepción de remesas entre 2000 y 2012, porque varios grupos de estas entidades recién experimentan flujo migratorio.

De dónde vienen y adónde van

De acuerdo con los analistas, los municipios con alta concentración de esos grupos que participan con frecuencia en el proceso, se ubican en el sureste y centro del país. Por ejemplo, Oaxaca ocupa un sitio destacado, al que le sigue Chiapas (aunque es relativamente reciente su presencia en la migración) y luego Guerrero.

No obstante, quienes ocupan los primeros lugares –medidos por el número de municipios que tienen hogares receptores de remesas– son los mayas, que se desplazan a San Francisco y los poblanos, a Nueva York, Chicago, Nueva Jersey y San Diego.
El estudio aborda las dos facetas de la migración: nacional e internacional. “La población indígena de Oaxaca reporta desplazamientos internos y al exterior. Incluso hay que diferenciar los grupos por entidad y diversidad.

Algunos de ellos tienen antigüedad en el proceso migratorio, como los mixtecos, que han desempeñado un papel singular en la población a la que organiza políticamente en Estados Unidos, si bien debe incluirse a los zapotecos y a los purépechas de Michoacán, menores en número.

Tradicionalmente, la mayor concentración ocurría en California, pero ahora se tiene mayor conocimiento de los mercados de trabajo, además, se han consolidado las redes de apoyo que les permite desplazarse en grupo a diferentes lugares de EU. En la actualidad no desempeñan sólo actividades agrícolas, se encuentran en zonas urbanas incorporados a diversas áreas, desde la industria de la construcción, hasta negocios propios en el sector de servicios y comercio.

Otro aspecto de las remesas que los investigadores consideran relevante son las estimaciones por hogar. “No sólo el valor en dólares, sino en cuanto al número de hogares indígenas que las captan. A Chiapas llega a poco más del 12 por ciento; al 11 por ciento de guerrerenses, mientras que a Hidalgo a una cuarta parte de los municipios indígenas. A Michoacán a sólo 3.4 por ciento, Puebla se sostiene en la cifra de 7.3, Veracruz 5.8, Oaxaca 35 por ciento y Yucatán, el caso más destacado, 52 por ciento.

Para concluir, indicaron que un aspecto relacionado es el desmantelamiento de los sistemas productivos indígenas locales. “En la medida en que emigra más población, se deja de producir, los mecanismos de seguridad alimentaria entran en un proceso de alta vulnerabilidad y se tienen que comprar los alimentos en otro tipo de mercados”.

Créditos: UNAM-DGCS-214-2014

Se acentúa la migración de indígenas por falta de oportunidades

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Pueblos enteros de Guerrero, Oaxaca y Chiapas marchan al norte del país para trabajar por lo menos seis meses. Con base en información de la ONU, existen 170 mil desplazados por el narcotráfico, comentó Sergio Sarmiento Silva, del IIS de la UNAM
Pueblos enteros de Guerrero, Oaxaca y Chiapas marchan al norte del país para trabajar por lo menos seis meses. Con base en información de la ONU, existen 170 mil desplazados por el narcotráfico, comentó Sergio Sarmiento Silva, del IIS de la UNAM

08 de Agosto de 2012

Miles de indígenas en México se ven obligados a migrar por causas que van desde la búsqueda de trabajo temporal, hasta desplazamientos inherentes al fenómeno del narcotráfico, situaciones que acentúan la falta de oportunidades en comunidades de todo el país.

El Día Internacional de las Poblaciones Indígenas, que se conmemora este 9 de agosto, es motivo de reflexión, pues cada año ocurre un éxodo en busca de mejores condiciones de vida.

Muchos marchan a las hortalizas de Sinaloa y Sonora, donde por lo menos les ofrecen trabajo por seis meses; los chiapanecos van a Cancún, y otros, principalmente de Guerrero y Oaxaca, buscan la frontera con Estados Unidos, refirió Sergio Sarmiento Silva, del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM.

Desplazamientos por el narcotráfico

Un fenómeno adicional en el país es la presencia del narcotráfico, que ha desplazado a los habitantes de esas zonas. “Ninguna autoridad ha querido reconocer que esas células están sobre los recursos naturales”.

Según datos de este año de la ONU, indicó Sarmiento Silva, existen 170 mil desplazados. “Las comunidades se vacían porque esos grupos de delincuentes controlan la vida de esas poblaciones, y a sus autoridades”.

Malas acciones

Las últimas administraciones federales se han caracterizado por mantener un perfil bajo de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI). Además, no se han cumplido las principales demandas, por ejemplo los Acuerdos de San Andrés Larráinzar, comentó.

En el mismo sentido, no se ha resuelto la autonomía de los pueblos, así como de los recursos naturales que hay en las comunidades que habitan.

También, están en su contra los intereses de los grandes capitales. Sarmiento Silva citó a mineras canadienses que laboran a cielo abierto, “destruyen un cerro para sacar un kilo de oro. Usan químicos para obtener minerales, pero se valen de líquidos que contaminan los mantos freáticos”.

Asuntos pendientes y esperanzas

El universitario se dijo consciente de que en estos temas quedan asuntos pendientes, aunque reconoce por igual esperanzas para concretar avances en atención estas comunidades.

“Asuntos que tienen que ver con la autonomía y la autodeterminación no se han resuelto, tampoco el disfrute colectivo de los recursos naturales. Están como ejemplo las mineras en Guerrero, a las que han otorgado concesiones hasta por 50 años; toda la parte de la montaña es prácticamente entregada a ese tipo de empresas canadienses”, detalló.

No obstante, reiteró, hay esperanzas. En Oaxaca, “de sus 570 municipios, 423 se rigen por usos y costumbres; en la costa-montaña han conseguido que el gobierno otorgue reconocimiento a la policía comunitaria y la dote de uniformes, equipos de comunicación y transporte para beneficio de los habitantes”, ejemplificó.

Efemérides

El 23 de diciembre de 1994, la Asamblea General de Naciones Unidas decidió celebrar, el 9 de agosto de cada año, el Día Internacional de las Poblaciones Indígenas (resolución 49/214), durante el Decenio Internacional de las Poblaciones Indígenas del Mundo.

La fecha rememora el día en que se celebró la primera reunión del grupo de trabajo sobre las Poblaciones Indígenas de la Subcomisión de Promoción y Protección de los Derechos Humanos. El objetivo del Decenio Internacional es consolidar la cooperación para la solución de los problemas que enfrentan esas poblaciones, en tópicos como derechos humanos, medio ambiente, desarrollo, educación y salud.

Boletín UNAM-DGCS-487
Ciudad Universitaria.

Frente a la migración de cientos de miles tiene que anteponerse educación y cultura: Narro

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

El rector de la Universidad Nacional, José Narro Robles, en la presentación del proyecto del Centro Universitario Cultural “La Quebradilla”.
El rector de la Universidad Nacional, José Narro Robles, en la presentación del proyecto del Centro Universitario Cultural “La Quebradilla”.

6 de agosto de 2010

• Parte de los problemas del país pasan por las desavenencias e incomprensiones, dijo en la presentación del Centro Universitario Cultural “La Quebradilla”, instalación donada por el gobierno estatal a la UNAM
• La gobernadora Amalia García Medina propuso que en el Congreso del estado se inscriba con letras de oro el nombre de la Universidad Nacional Autónoma de México
• Narro Robles y García Medina firmaron un convenio de colaboración en beneficio de la salud de la población zacatecana

Frente a la realidad marcada por cientos de miles de mexicanos que tienen que emigrar del país en búsqueda de opciones, el rector de la UNAM, José Narro Robles, dijo que con la educación, la cultura, las humanidades y las artes se pueden generar condiciones de trabajo y desarrollo.

Parte de los problemas del país pasan por las desavenencias, incomprensiones y dificultades para comunicarnos y entendernos, añadió. Nosotros no queremos estar en ningún sitio donde nuestra presencia sea un elemento en esa dirección, por el contrario, queremos sumarnos a un esfuerzo que no empezó hoy, ni ayer, ni en este gobierno, sino a lo largo de la historia de una sociedad como la zacatecana, estableció.

Narro Robles y la gobernadora de Zacatecas, Amalia García Medina, encabezaron la ceremonia en la que se presentó el proyecto del Centro Universitario Cultural “La Quebradilla” de esta casa de estudios en la entidad.

Se trata de una instalación de casi 19 mil metros cuadrados, donada por el gobierno estatal, que será remodelada y contará con librerías, auditorios, y con el Laboratorio Interdisciplinario de Artes Visuales. Uno de sus espacios será reacondicionado para transmisiones de Radio UNAM.

En el auditorio del Instituto Zacatecano para la Construcción de Escuelas (INZACE), ante legisladores locales y federales, García Medina propuso que en el Congreso del estado se inscriba, en letras de oro, el nombre de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Hemos recibido una respuesta afirmativa de varios diputados, apuntó. La UNAM es de México y de los mexicanos, y así haremos más clara y tangible la añeja relación cultural y humanística de esta casa de estudios con Zacatecas, asentó.

A su vez, el coordinador de Difusión Cultural universitario, Sealtiel Alatriste, adelantó que en los próximos días se inaugurará la cátedra Ingmar Bergman, porque se trata de convertir el centro en un espacio multidisciplinario.

Poco después, en el auditorio del Museo Manuel Felguérez, el rector Narro y la mandataria firmaron un convenio de colaboración en materia de salud entre la Universidad Nacional y el gobierno de la entidad.

El acuerdo establece acciones de apoyo y colaboración en materia de enseñanza, capacitación, investigación y transferencia tecnológica entre los servicios de salud de la entidad y la Universidad Nacional. También, permitirá el desarrollo de métodos y estrategias de diagnóstico con fines preventivos y terapéuticos, que contribuyan a mejorar la salud de la población.

El documento señala que la UNAM impartirá cursos, diplomados y maestrías presenciales y a distancia, al personal de salud zacatecano.

Ahí, Narro Robles planteó que sin recursos presupuestales, obras como un hospital sólo se quedan en buenas intenciones. En contraste, cuando se concretan en los hechos, como el que próximamente se pondrá en marcha aquí, se permite que todos ganen pero, especialmente, aquellos que no tienen acceso a la seguridad social.

Por su parte, García Medina se refirió a la responsabilidad que tienen los gobernantes de dar prioridad a la salud y educación. Es por eso, dijo, que este convenio cobra fuerza, por tratarse de un esfuerzo de la UNAM y del gobierno por acercar la atención médica, sobre todo a los más marginados.

Créditos: UNAM. DGCS -464/unam.mx