Tag Archives: metodos

Nanopartículas para detectar enfermedades.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
25 de Octubre del 2012
Investigadores de la UN en Manizales trabajan en métodos más precisos, ágiles y menos invasivos para combatir bacterias como E. coli y enfermedades como la clamidia y, en el futuro, el sida.
El trabajo, efectuado por el profesor Carlos Vargas Hernández, consiste en la elaboración de nanopartículas metálicas que funcionan como una especie de sensores en el cuerpo humano. Estos pueden diagnosticar enfermedades que, por encontrarse en pequeñas concentraciones, son difíciles de detectar a través de métodos convencionales.
Para obtenerlas, se recubren partículas metálicas de oro, plata o de óxido de zinc con determinadas proteínas, que para las células de la enfermedad parecen alimento. Estas se acumulan atraídas por el supuesto alimento, que, en realidad, no es más que un anzuelo puesto por los investigadores para establecer su ubicación exacta.
“La idea es que estas partículas se anclen a las células enfermas y, por su morfología, permitan detectar las bacterias. Es decir que actúen como un agente intermedio para seguirlas en el cuerpo y facilitar el diagnóstico”, indica el profesor Vargas.
La metodología para crear estas nanopartículas es muy simple, rápida  y bastante económica. Solo requiere sintetizar unos pocos reactivos químicos en el laboratorio mediante la técnica de microondas (similar a lo que sucede con la preparación de alimentos en un horno casero). Así, se obtiene un material con una constitución muy uniforme y con un gran potencial para la medicina.
Además, y según esperan los investigadores, posibilitará un diagnóstico más certero, menos invasivo y con efectos secundarios reducidos.
“Se proyecta introducir estas partículas en las personas con algún anticuerpo y, al estar ubicadas exactamente donde está la enfermedad, atacarla con terapias láser, que son menos invasivas que las convencionales”, explica el profesor Marcelo Mariscal, de la Universidad de Córdoba en Argentina.
Igualmente, mediante experimentos adelantados con partículas metálicas funcionalizadas con la proteína GP120, que se ancla a la célula portadora del VIH, se espera desarrollar nuevas fórmulas para diagnosticar esta enfermedad.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
Se desarrollan métodos para detectar bacterias como E. coli y VIH.

Se desarrollan métodos para detectar bacterias como E. coli y VIH.

25 de Octubre del 2012

Investigadores de la UN en Manizales trabajan en métodos más precisos, ágiles y menos invasivos para combatir bacterias como E. coli y enfermedades como la clamidia y, en el futuro, el sida.

El trabajo, efectuado por el profesor Carlos Vargas Hernández, consiste en la elaboración de nanopartículas metálicas que funcionan como una especie de sensores en el cuerpo humano. Estos pueden diagnosticar enfermedades que, por encontrarse en pequeñas concentraciones, son difíciles de detectar a través de métodos convencionales.

Para obtenerlas, se recubren partículas metálicas de oro, plata o de óxido de zinc con determinadas proteínas, que para las células de la enfermedad parecen alimento. Estas se acumulan atraídas por el supuesto alimento, que, en realidad, no es más que un anzuelo puesto por los investigadores para establecer su ubicación exacta.

“La idea es que estas partículas se anclen a las células enfermas y, por su morfología, permitan detectar las bacterias. Es decir que actúen como un agente intermedio para seguirlas en el cuerpo y facilitar el diagnóstico”, indica el profesor Vargas.

La metodología para crear estas nanopartículas es muy simple, rápida  y bastante económica. Solo requiere sintetizar unos pocos reactivos químicos en el laboratorio mediante la técnica de microondas (similar a lo que sucede con la preparación de alimentos en un horno casero). Así, se obtiene un material con una constitución muy uniforme y con un gran potencial para la medicina.

Además, y según esperan los investigadores, posibilitará un diagnóstico más certero, menos invasivo y con efectos secundarios reducidos.

“Se proyecta introducir estas partículas en las personas con algún anticuerpo y, al estar ubicadas exactamente donde está la enfermedad, atacarla con terapias láser, que son menos invasivas que las convencionales”, explica el profesor Marcelo Mariscal, de la Universidad de Córdoba en Argentina.

Igualmente, mediante experimentos adelantados con partículas metálicas funcionalizadas con la proteína GP120, que se ancla a la célula portadora del VIH, se espera desarrollar nuevas fórmulas para diagnosticar esta enfermedad.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Los costos estimados del cambio climático no reflejan la dimensión real de sus repercusiones.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
23 de Octubre del 2012
Los métodos y modelos económicos actuales no fueron diseñados para la medición de los impactos del cambio climático en el planeta. Los costos estimados de los eventos extremos, si bien significativos, podrían no reflejar la seriedad del problema, aseguró Francisco Estrada Porrúa, de la Vrije Universiteit, de Amsterdam, Holanda.
Las herramientas básicas de esta disciplina no responden a las características del problema. Los cálculos disponibles no son sensibles a los efectos del calentamiento global, y tampoco consideran el valor de la biodiversidad. Sólo ponen un precio arbitrario o dejan fuera a las especies y no manejan la incertidumbre, puntualizó.
Si los modelos actuales contemplaran lo que una población tarda en recuperarse de los estragos causados por los desastres naturales más allá de un ciclo económico, porque esto sólo se registra a largo plazo, los costos podrían estar subestimados en más del 80 por ciento. “En el futuro, esto sería suficiente para modificar las políticas adoptadas para contrarrestarlo”.
Los desastres implican, tanto los efectos de la naturaleza, como la vulnerabilidad y exposición de la población. Los costos de las pérdidas por factores sociales se duplican cada década; los relacionados con el cambio climático, cada 70 años, dijo en la conferencia magistral La economía del cambio climático.
En el auditorio Nabor Carrillo de la Coordinación de la Investigación Científica (CIC) de la UNAM, explicó que el problema para conocer la dimensión económica de las repercusiones de los eventos extremos (como sequías, huracanes y lluvias torrenciales) radica en extraer el valor del impacto del calentamiento al estimar los daños.
Estrada Porrúa señaló que en economía, no se dispone de las herramientas para identificarlo, pues sólo contemplan, por ejemplo, el crecimiento del producto interno bruto (PIB) en el corto plazo, no así el cálculo de los daños provocados por este fenómeno a lo largo del tiempo, precisó.
Ciencia contra economía
Estrada Porrúa expuso que no existe un consenso entre científicos y economistas acerca de sus implicaciones. Según el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), el incremento de un grado en la temperatura del planeta equivaldría a pérdidas en latitudes bajas; con dos, desaparecería 25 por ciento de las especies.
El aumento de tres grados mermaría de la tercera parte de la biodiversidad conocida y el deterioro de bosques boreales y ecosistemas como la tundra; con cuatro, disminuiría el potencial agrícola global; con cinco, un tercio de la población padecería escasez de agua y hambrunas generalizadas, y con seis, se registraría la extinción generalizada de especies.
A diferencia de los escenarios adversos proyectados por científicos de todo el planeta, los economistas calculan que aún con el aumento de la temperatura mundial de hasta seis grados, el crecimiento del PIB global caería un máximo de cinco por ciento por año, equivalente al decaimiento sufrido en la crisis financiera registrada entre 2007 y 2009, estimada en 5.1 por ciento.
Lo anterior contrasta con un mundo distinto al que conocemos, contemplado en los modelos de cambio climático. Los físicos y biólogos advierten consecuencias graves; los economistas, no.
La estimación científica sugiere que las repercusiones económicas acumuladas hasta 2100 equivaldrían a varias veces el PIB global actual. “Nos conviene actuar para evitar más pérdidas”, concluyó.
Boletín UNAM-DGCS-648
Ciudad Universitaria.
Podrían estar subestimados en más del 80 por ciento y no consignar la seriedad del problema, señaló Francisco Estrada Porrúa, de la Vrije Universiteit, de Amsterdam.

Podrían estar subestimados en más del 8% y no consignar la seriedad del problema, señaló Francisco Estrada Porrúa, de la Vrije Universiteit, de Amsterdam.

23 de Octubre del 2012

Los métodos y modelos económicos actuales no fueron diseñados para la medición de los impactos del cambio climático en el planeta. Los costos estimados de los eventos extremos, si bien significativos, podrían no reflejar la seriedad del problema, aseguró Francisco Estrada Porrúa, de la Vrije Universiteit, de Amsterdam, Holanda.

Las herramientas básicas de esta disciplina no responden a las características del problema. Los cálculos disponibles no son sensibles a los efectos del calentamiento global, y tampoco consideran el valor de la biodiversidad. Sólo ponen un precio arbitrario o dejan fuera a las especies y no manejan la incertidumbre, puntualizó.

Si los modelos actuales contemplaran lo que una población tarda en recuperarse de los estragos causados por los desastres naturales más allá de un ciclo económico, porque esto sólo se registra a largo plazo, los costos podrían estar subestimados en más del 80 por ciento. “En el futuro, esto sería suficiente para modificar las políticas adoptadas para contrarrestarlo”.

Los desastres implican, tanto los efectos de la naturaleza, como la vulnerabilidad y exposición de la población. Los costos de las pérdidas por factores sociales se duplican cada década; los relacionados con el cambio climático, cada 70 años, dijo en la conferencia magistral La economía del cambio climático.

En el auditorio Nabor Carrillo de la Coordinación de la Investigación Científica (CIC) de la UNAM, explicó que el problema para conocer la dimensión económica de las repercusiones de los eventos extremos (como sequías, huracanes y lluvias torrenciales) radica en extraer el valor del impacto del calentamiento al estimar los daños.

Estrada Porrúa señaló que en economía, no se dispone de las herramientas para identificarlo, pues sólo contemplan, por ejemplo, el crecimiento del producto interno bruto (PIB) en el corto plazo, no así el cálculo de los daños provocados por este fenómeno a lo largo del tiempo, precisó.


Ciencia contra economía

Estrada Porrúa expuso que no existe un consenso entre científicos y economistas acerca de sus implicaciones. Según el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), el incremento de un grado en la temperatura del planeta equivaldría a pérdidas en latitudes bajas; con dos, desaparecería 25 por ciento de las especies.

El aumento de tres grados mermaría de la tercera parte de la biodiversidad conocida y el deterioro de bosques boreales y ecosistemas como la tundra; con cuatro, disminuiría el potencial agrícola global; con cinco, un tercio de la población padecería escasez de agua y hambrunas generalizadas, y con seis, se registraría la extinción generalizada de especies.

A diferencia de los escenarios adversos proyectados por científicos de todo el planeta, los economistas calculan que aún con el aumento de la temperatura mundial de hasta seis grados, el crecimiento del PIB global caería un máximo de cinco por ciento por año, equivalente al decaimiento sufrido en la crisis financiera registrada entre 2007 y 2009, estimada en 5.1 por ciento.

Lo anterior contrasta con un mundo distinto al que conocemos, contemplado en los modelos de cambio climático. Los físicos y biólogos advierten consecuencias graves; los economistas, no.

La estimación científica sugiere que las repercusiones económicas acumuladas hasta 2100 equivaldrían a varias veces el PIB global actual. “Nos conviene actuar para evitar más pérdidas”, concluyó.

Boletín UNAM-DGCS-648

Ciudad Universitaria.

Maestría en Ciencias Físicas, 15 años de formación científica.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
18 de Octubre del 2012
Estudiar materiales para usos industriales, extender el área de la medicina y ampliar las bases teóricas de fenómenos físicos son algunos de los muchos aportes que la Maestría le ha legado al país.
La Maestría en Ciencias Físicas de la UN en Manizales empezó labores en 1997 para suplir las necesidades de mayor formación. Hoy, tras quince años de fundación, se consolida como una de las propuestas curriculares más fuertes en este campo y como uno de los primeros programas de su tipo en la región cafetera.
Su impacto se debe a la formación de investigadores altamente calificados que se desempeñan actualmente como docentes de educación superior y de posgrado y tienen las competencias necesarias para elevar el rigor de la academia.
“Ejemplo de esto son varios de los actuales profesores de la sede, vinculados principalmente al Departamento de Física y Química. Entre ellos están la actual jefe de laboratorios, Elisabeth Restrepo Parra, o, en otras instituciones, como la EAFIT de Medellín, el egresado Mauricio Arroyave Franco, que es jefe del pregrado en Ingeniería Física”, cuenta Lucero Álvarez Miño, coordinadora de la Maestría.
Para afianzar esta tradición investigativa, el posgrado cuenta con grupos reconocidos ante el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación (Colciencias) que acreditan varios años de experiencia, han mostrado su calidad mediante sus publicaciones (hechas en revistas científicas de reconocimiento nacional e internacional) y que han logrado mayor cooperación e intercambio de conocimiento.
Asimismo, ante su clara vocación de excelencia académica, resulta ineludible resaltar que la mayoría de sus egresados han sido aceptados para continuar sus estudios a nivel doctoral en instituciones como el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional de México (CINVESTAV), la Universidad de Minnesota (EE. UU.), la Universidad Nacional de la Plata (Argentina), entre otras.
De otra parte, la maestría orienta a los egresados a la resolución de necesidades del sector productivo regional y nacional y a participar en el desarrollo de la industria mediante la ejecución de proyectos de innovación científica y tecnológica.
“Entre los campos de investigación hay una fuerte tendencia hacia el estudio de los materiales, en cuanto a su caracterización y procesamiento, en áreas como propiedades ópticas, magnéticas, recubrimientos y semiconductores de energía. Asimismo, se han efectuado trabajos en física radiológica y biofísica para desarrollar nuevos métodos de diagnostico del cáncer, entre otros”, indica Álvarez Miño.
Igualmente, sobresalen los avances en simulación de propiedades mecánicas y magnéticas de los materiales, pues no siempre se pueden hacer los análisis experimentalmente y este método virtual permite conocer con seriedad el comportamiento de los sistemas.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
La Maestría en Ciencias Físicas de la UN en Manizales celebra 15 años de fundación.

La Maestría en Ciencias Físicas de la UN en Manizales celebra 15 años de fundación.

18 de Octubre del 2012

Estudiar materiales para usos industriales, extender el área de la medicina y ampliar las bases teóricas de fenómenos físicos son algunos de los muchos aportes que la Maestría le ha legado al país.

La Maestría en Ciencias Físicas de la UN en Manizales empezó labores en 1997 para suplir las necesidades de mayor formación. Hoy, tras quince años de fundación, se consolida como una de las propuestas curriculares más fuertes en este campo y como uno de los primeros programas de su tipo en la región cafetera.

Su impacto se debe a la formación de investigadores altamente calificados que se desempeñan actualmente como docentes de educación superior y de posgrado y tienen las competencias necesarias para elevar el rigor de la academia.

“Ejemplo de esto son varios de los actuales profesores de la sede, vinculados principalmente al Departamento de Física y Química. Entre ellos están la actual jefe de laboratorios, Elisabeth Restrepo Parra, o, en otras instituciones, como la EAFIT de Medellín, el egresado Mauricio Arroyave Franco, que es jefe del pregrado en Ingeniería Física”, cuenta Lucero Álvarez Miño, coordinadora de la Maestría.

Para afianzar esta tradición investigativa, el posgrado cuenta con grupos reconocidos ante el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación (Colciencias) que acreditan varios años de experiencia, han mostrado su calidad mediante sus publicaciones (hechas en revistas científicas de reconocimiento nacional e internacional) y que han logrado mayor cooperación e intercambio de conocimiento.

Asimismo, ante su clara vocación de excelencia académica, resulta ineludible resaltar que la mayoría de sus egresados han sido aceptados para continuar sus estudios a nivel doctoral en instituciones como el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional de México (CINVESTAV), la Universidad de Minnesota (EE. UU.), la Universidad Nacional de la Plata (Argentina), entre otras.

De otra parte, la maestría orienta a los egresados a la resolución de necesidades del sector productivo regional y nacional y a participar en el desarrollo de la industria mediante la ejecución de proyectos de innovación científica y tecnológica.

“Entre los campos de investigación hay una fuerte tendencia hacia el estudio de los materiales, en cuanto a su caracterización y procesamiento, en áreas como propiedades ópticas, magnéticas, recubrimientos y semiconductores de energía. Asimismo, se han efectuado trabajos en física radiológica y biofísica para desarrollar nuevos métodos de diagnostico del cáncer, entre otros”, indica Álvarez Miño.

Igualmente, sobresalen los avances en simulación de propiedades mecánicas y magnéticas de los materiales, pues no siempre se pueden hacer los análisis experimentalmente y este método virtual permite conocer con seriedad el comportamiento de los sistemas.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Propuesta para hacer muros de mampostería más baratos

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

 “Comportamiento de muros de mampostería no reforzada y reforzada externamente con morteros”  Se trata de reforzar los muros externamente con una maya de acero electrosoldada.
“Comportamiento de muros de mampostería no reforzada y reforzada externamente con morteros”. Se trata de reforzar los muros externamente con una maya de acero electrosoldada.

24 de Agosto de 2012

Respecto a otros métodos, como el reforzamiento con fibras de carbono, esta propuesta resulta más económica y es asequible para las personas de bajos recursos.

Los muros de mampostería son hechos en ladrillo con una mezcla no muy fuerte (de arena, cemento y agua), que se usa para unir o recubrir. Esta propuesta busca reforzarlos externamente con una maya de acero electrosoldada que es hecha de grafiles de seis centímetros (pequeñas barras delgadas de acero tratadas en frío).

La malla puede ubicarse por uno o los dos lados del muro, con un  sistema de anclaje adecuado que conserva los lineamientos establecidos en la norma de sismorresistencia colombiana (SR10), aprobada en diciembre de 2010; pero con unas leves variaciones, para darle unas bases experimentales a esta propuesta, que fue presentada por Sebastián López, ingeniero de la Escuela Colombiana de Ingeniería en el marco del Congreso de Ingeniería Civil.

“Cuando se hacen reforzamientos de una estructura, generalmente los ingenieros deben emplear elementos como columnas y vigas, que requieren agregar muros o hacer gran cantidad de perforaciones o modificaciones; mientras que con este sistema se reduce el traumatismo para el propietario de la vivienda, al evitar las demoliciones, conservar casi intacta su arquitectura y evitar posibles daños”, expresa el ponente de la Escuela Colombiana de Ingeniería.

En este estudio se trabajó, específicamente, con muros que simulan edificaciones históricas y patrimoniales o viviendas de estratos uno y dos, que no cuentan con uniones de buena calidad dados los costos del cemento. Pero también se puede emplear para viviendas nuevas.

Esta propuesta evidenció los resultados positivos que tuvo el estudio experimental, en el que se evaluó el comportamiento de los muros con reforzamiento ante cargas laterales estáticas y dinámicas, es decir, quietas y móviles.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co