Tag Archives: medioambiente

Tras el concierto de las ranas

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

9 de septiembre del 2011

 

Las ranas se encuentran en la lista roja de las especies en peligro de extinción a nivel mundial, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).
Las ranas se encuentran en la lista roja de las especies en peligro de extinción a nivel mundial, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

 

Palmira,  – Agencia de Noticias UN – Investigadores de la UN en Palmira monitorean las ranas de la Reserva de Yotoco en el Valle del Cauca, con el objetivo de evitar su extinción.

En medio de la espesa vegetación de la Reserva Nacional Forestal Bosque de Yotoco (propiedad de la Sede Palmira), mora un anfibio que ha vivido por millones de años, incluso antes de que los humanos existiéramos y que ha sido inspiración para cuentos y canciones infantiles: las ranas. Estos animales, también conocidos como anuros, son considerados una fuente importante de alimento para algunos depredadores del bosque. 

Pequeños en tamaño pero grandes controladores de insectos, actualmente se encuentran en la lista roja de las especies en peligro de extinción a nivel mundial, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), debido a la destrucción de su hábitat, el cambio climático y un potente hongo que las está matando en gran parte del planeta. 

El Grupo de Investigación en Recursos Zoogenéticos de la UN se ha preocupado por preservar esta especie en peligro y realiza desde hace dos años un programa de monitoreo de anfibios en esta reserva nacional, con el objetivo de evaluar su cambio poblacional. 

Árboles de más de diez metros de longitud, abundantes enredaderas de monte, serpientes, arañas y mosquitos son algunos de los obstáculos que este grupo de investigadores debe sortear para seguir el canto de las ranas y conocer qué esta pasando con sus poblaciones en este importante relicto de bosque del Valle del Cauca. 

El recorrido en busca de los coloridos anuros puede comenzar en las primeras horas de la mañana o en las primeras de la noche, pues es cuando más se escucha su croar. 

Los exploradores prefieren la noche porque en medio del silencio es más fácil diferenciar el canto de las ranas. “Recorremos el bosque entre las cinco de la tarde y las doce de la madrugada, una jornada que resulta en ocasiones aterradora, sobre todo por los extraños ruidos de la selva y los ojos de algunos animales que sobresalen en la oscuridad”, comenta Elizabeth Mora, estudiante de Zootecnia. 

A pesar del miedo y las dificultades que trae la noche, su atención debe permanecer en los sonidos que solo las ranas macho tienen el privilegio de emitir desde la profundidad de sus cobijos. Sin embargo, su canto podría llevarlos al paradero exacto de su objetivo, o al extravío en medio de la tenebrosa vegetación. 

“En uno de los recorridos, por seguir el croar que parecía estar cerca, tres que encabezaban la fila siguieron adelante dejándonos a cuatro compañeros atrás sin iluminación. Cuando caímos en cuenta, estábamos perdidos en la oscuridad de la selva, sintiendo la presencia de los animales que nos miraban como si fuéramos su presa”, recuerda Eva Ramírez, una de las investigadoras. 

Ese día, luego de permanecer cerca de dos horas sumergidos en el bosque tratando de encontrar con la luz de la luna el camino de regreso, los estudiantes llegaron sanos y salvos a las dos de la madrugada a la casa de la reserva. ¡Un gran susto! 

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Sistemas silvopastoriles harían más productivo sector ganadero

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

15 de agosto del 2011

Centro Agropecuario Cotové se establecieron diez hectáreas de sistemas silvopastoriles.
Centro Agropecuario Cotové se establecieron diez hectáreas de sistemas silvopastoriles.

Medellín,   – Agencia de Noticias – Investigadores de distintas instituciones del país le apuestan al establecimiento de sistemas silvopastoriles (SSPi) para mejorar la calidad de la carne y leche que se producen en el país.

Se trata del proyecto de investigación Análisis comparativo de la producción de carne bovina en sistemas silvopastoriles y confinamiento, liderado por investigadores de la UN en Medellín con el apoyo del Centro para la Investigación en Sistemas Sostenibles de Producción Agropecuaria (Cipav), la Universidad de Antioquia y la Cooperativa Lechera Colanta.

La apuesta del país es implementar un sistema que procure el bienestar animal, optimice el uso de recursos locales de alimentación y mejore la competitividad del sector ganadero.

Por eso, con este estudio no solo se potencian los recursos naturales, sino que, mediante el ofrecimiento de una dieta balanceada, se pretende producir carne de mejor calidad en un menor tiempo, aumentar el número de cabezas de ganado por hectárea, reducir las emisiones de metano y el uso de fertilizantes, lo que contribuiría a la disminución de los efectos del calentamiento global.

Según Rolando Barahona, docente de la Facultad de Ciencias Agropecuarias, en la actualidad para que un bovino alcance su peso de sacrificio (unos 420 kilos) se necesitan 42 meses; con los SSPi este tiempo se reduciría a 21 meses.

Con la combinación de pastos tradicionales con leguminosas como la Leucaena leucocephala, cuyo contenido de proteína en las hojas es cercano al 30%, superior al de un concentrado comercial, que oscila entre 14% y 18%, se mejoraría sustancialmente la productividad del ganado.

La ceba en confinamiento es un sistema de producción que le permite al ganado permanecer en condiciones de comodidad y sombra, así como acceder fácilmente al alimento, constituido por especies forrajeras de alta productividad que, además, potencian la capacidad productiva del suelo.

Día de campo para compartir logros y retos

Con la participación de productores de leche y carne de diferentes zonas del departamento, los investigadores de la UN en Medellín y el Cipav mostraron los principales logros obtenidos hasta ahora en la ejecución del proyecto.

En la fase actual de la investigación se evalúa el crecimiento y desarrollo de ganado, establecido en diez hectáreas de SSPi en el Centro Agropecuario Cotové del municipio Santa Fe de Antioquia.

Uno de los asuntos principales respecto al tema tiene que ver con la identificación de los tipos de suelos en los que se piensa establecer el sistema, para así definir qué especie forrajera se acomoda mejor a las condiciones de las praderas.

“Hicimos un ejercicio de comparación entre un sistema tradicional y otro silvopastoril en el Cesar y nos encontramos con que mientras en el tradicional se puede sostener un solo animal por hectárea, en el silvopastoril pueden sostenerse hasta cuatro”, precisó Barahona.

Asimismo, agregó que en este mismo trabajo se comparó la producción de leche en ambos sistemas, mostrando que “en el SSPi fue de 5.552 litros por hectárea por año, mientras en el tradicional sumó 1.150”.

“Tenemos que trabajar, unirnos en la implementación de alternativas más amigables con el medioambiente que nos permitan mejorar cada día y concientizarnos del mal manejo que le hemos dado al sector agropecuario”, dijo Gonzalo Sierra, productor ganadero del municipio Támesis (Antioquia).

Sierra resaltó la importancia de este tipo de ejercicios en el que los conocimientos de los expertos, sumados a la experiencia de los productores, contribuyen a catapultar una mayor competitividad del gremio en el país.

Precisamente, César Augusto Cuartas, investigador del Cipav, afirmó que los productores, académicos y demás actores que se relacionan con el campo deben trabajar conjuntamente para ofrecer soluciones sostenibles al sector.

“Tenemos que trabajar por brindar alimentos de buena calidad a bajos precios, evitar la degradación de los suelos, el agua y la diversidad biológica, ayudar a que los animales se críen con bienestar y respeto”.

Esta investigación cuenta con una inversión de 1.200 millones de pesos, financiados en su mayoría por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, y contempla el establecimiento de diez hectáreas de SSPi en Cotové, la evaluación de la efectividad de los sistemas en dos fincas de la Región Caribe y la valoración de una ceba intensiva en el municipio Santa Rosa de Osos (Antioquia).

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co