Tag Archives: emociones

Las emociones, vinculadas a muchos de los padecimientos que aquejan a la sociedad actual

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Margarita Rivera señaló que es importante ser emocionalmente inteligente, porque quien no sabe manejar sus sentimientos puede agravar sus padecimientos o contraer algún mal.
Margarita Rivera señaló que es importante ser emocionalmente inteligente, porque quien no sabe manejar sus sentimientos puede agravar sus padecimientos o contraer algún mal.

25 de agosto de 2010

• Si logramos manejarlas, podemos ver resultados positivos en la salud, indicó Margarita Rivera, académica de la FES Iztacala

Es innegable que padecimientos como depresiones, cáncer, diabetes o hipertensión están vinculados a las emociones. Si logramos manejarlas podemos ver resultados positivos en nuestra salud, afirmó Margarita Rivera Mendoza, profesora de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala, de la UNAM.

“Cuando una persona descubre algo que lo atormenta, si bien este hallazgo no alivia el malestar, sí detiene un proceso que puede convertirse en padecimiento, el cual hay que aprender a manejar mediante un tratamiento emocional”, indicó.

En realidad, no se pretende modificar las emociones, sino que el individuo aprenda a vivirlas y expresarlas de la mejor manera, y es lo que se conoce como Inteligencia Emocional (IE), expuso la psicóloga.

La IE, explicó, es una forma de identificar lo que le sucede a las personas con relación a sus emociones para aprender a manejarlas de tal forma que puedan fluir.

“Las emociones son el flujo, la energía que permite al individuo pasar de un estado de ánimo a otro. En el ámbito de la inteligencia emocional normalmente contemplamos cinco: tristeza, alegría, ira, dolor de pérdida y miedo”.

Rivera Mendoza comentó que en la FES Iztacala, en el Proyecto Cuerpo (encabezado por el académico Sergio López y del que ella forma parte), se realizan investigaciones a partir de entrevistas, historias de vida y testimonios de pacientes que han reportado que la alteración en la relación órgano-emoción rompe el equilibrio del cuerpo, produciendo enfermedades.

“En esta propuesta abordamos las mismas emociones que en la IE, pero en lugar del dolor de pérdida estudiamos la angustia o ansiedad”, acotó.

“La idea es que así como aprendimos a hablar, leer y escribir, sepamos qué pasa en nuestro cuerpo cuando se expresa cualquiera de estas emociones. Si identificamos nuestros estados de ánimo nos podremos acercar a ellos, lo que puede ir desde hacer consciente la emoción y valorar la situación en la que se presenta, hasta expresarla de manera positiva”, señaló.

Para ello, abundó, aplicamos el enfoque sistémico, de reconocimiento personal y de los ancestros, trabajo corporal, junto con microgimnasia, entre otras herramientas. A través de éstas, se conduce a la persona para que haga contacto con esa emoción, la maneje, sienta y aprenda a expresarla.

“Una de las principales razones por las que deberíamos ser emocionalmente inteligentes es porque la emoción está directamente relacionada con los órganos en el cuerpo, y si no sabemos manejarlas, generamos o agravamos buena parte de nuestros padecimientos”, recalcó.

Además, agregó, esta condición también beneficia la forma que tenemos de relacionarnos y convivir con otras personas.

“Esto es importante porque hasta hace poco no se daba importancia a las emociones; sobre todo en una cultura como la nuestra, en la que no se permite expresar algunos sentimientos. Por ejemplo, para las mujeres está bien mostrar tristeza con llanto, pero para los hombres, es más valorado manifestar ira”, refirió.

Rivera señaló que es importante ser emocionalmente inteligentes para prevenir padecimientos y que tanto los enfermos como la población en general tengan calidad de vida, porque se ha incrementando la aparición, desde edad temprana, de males que antes eran considerados exclusivos de los adultos, haciendo que éstos se conviertan en crónicos y degenerativos.
Créditos: UNAM. DGCS-503/unam.mx

LAS EMOCIONES SON UN ESTADO AFECTIVO DEL SER HUMANO

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Las emociones son fenómenos psicofisiológicos que permiten al ser humano adaptarse a ciertos cambios ambientales; controlan los pensamientos y por lo tanto el comportamiento; al ser estados afectivos indican la situación interna de las personas.

El Profesor Alejandro Campos Azuara, Investigador de la Facultad de Psicología de la BUAP, comentó que las emociones alteran la atención, hacen subir de rango ciertas conductas en la jerarquía de respuestas del individuo y activan redes asociativas relevantes en la memoria.

“Conductualmente las emociones sirven para establecer nuestra posición con respecto a nuestro entorno, impulsándonos hacia ciertas personas, objetos, acciones e ideas, y alejándonos de otras; las emociones actúan también como depósito de influencias innatas y aprendidas, poseen ciertas características invariables y muestran cierta variación entre individuos, grupos y culturas”.

El investigador comentó que existen diversos factores en los que se involucran a las emociones como: el plan académico, la pérdida de un trabajo, un familiar y los sentimientos, entre otros, debido a que el sujeto siempre va a responder a situaciones externas.

Hay una dualidad en las emociones, como por ejemplo: la tristeza se encuentra muy ligada con la depresión; aunque ésta llega a tener rangos muy fuertes, en algunas personas pasa desapercibida ya que se preocupan por ocultarla debido a prejuicios sociales.

Destacó que cada individuo experimenta una emoción de forma particular, dependiendo de sus experiencias anteriores, aprendizaje, carácter y de la situación concreta que viven; algunas de las reacciones fisiológicas y conductuales que desencadenan las emociones son innatas, mientras que otras pueden adquirirse.

Campos Azuara puntualizó que en el ser humano, la experiencia de una emoción generalmente involucra un conjunto de cogniciones, actitudes y creencias sobre el mundo, y que utilizamos para valorar una situación concreta, por tanto, influyen en el modo en el que se percibe dicha situación.

Créditos: Comunicación Institucional BUAP (buap.mx)

Sabersinfin.com