Tag Archives: Difusión

EN LÍNEA, PROGRAMA UNIVERSITARIO DE ESTUDIOS DE LA DIVERSIDAD CULTURAL Y LA INTERCULTURALIDAD

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

programasdeculturaEl Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad (PUIC) tiene el objetivo de generar, desarrollar y difundir el conocimiento sobre estos temas en México y otras regiones, al utilizar nuevas perspectivas teóricas y metodológicas, así como los recursos más novedosos y pertinentes a estas tareas.

A través de la plataforma digital Toda la UNAM en Línea, pone a disposición de los universitarios y público en general sus acervos digitales, publicaciones y trabajos. “Uno de nuestros propósitos es construir sistemas de información con acceso gratuito a estos materiales”, indicó José del Val Blanco, director del PUIC.

De estos proyectos destacan los Estados del Desarrollo Económico y Social de los Pueblos Indígenas de Guerrero, Michoacán y Chiapas, además de Totonacos, que cuentan con nuevos instrumentos y herramientas teórico-metodológicos que permiten obtener un conocimiento amplio y sistematizado sobre las condiciones de vida de estas poblaciones.

Del Val Blanco expuso que son sistemas de información disponibles en línea y georreferenciados a nivel local con datos en cinco rubros: Índice de Desarrollo Social (IDS); Diagnóstico y Perspectivas; Pueblos y Culturas; Propuestas y Demandas, así como la sección Catálogos.

Carlos Zolla, coordinador de Investigación del programa, detalló que los estudios referidos integran más indicadores que los utilizados por el Programa de la Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que dispone de las variables de esperanza de vida, años de escolaridad e ingreso monetario.

El análisis referido abarca hasta el nivel municipal. Frente a esto, la realidad de los pueblos indígenas muestra la necesidad de trabajos más diferenciados. En consecuencia, los estudios del desarrollo económico y social suman indicadores en los rubros de empleo, salud, vivienda, educación, situación agraria, migración y religión a nivel de localidades.

Los datos aportan más elementos para comprender las condiciones de las poblaciones y demuestran desigualdades que pueden soslayarse a nivel municipal. En los trabajos colaboran las secretarías de Asuntos Indígenas estatales para generar el modelo de investigación y formar cuadros que utilicen los resultados en estrategias gubernamentales de atención. “Los realizaremos en todas las entidades con población originaria”, adelantó Del Val Blanco.

Hoy están en marcha los trabajos para ofrecer en línea la materia México Nación Multicultural, la única transversal en la Universidad impartida en 15 facultades y dos planteles del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH).

También está disponible en línea la base de datos Pueblos Indígenas y Megaproyectos de Desarrollo en América Latina para consultar el avance de estas estrategias en distintas regiones, como es el caso de las empresas de energía eólica que emprenden sus iniciativas en la zona huave y zapoteca del Istmo de Tehuantepec.

Asimismo, en los próximos meses se contará con un análisis a nivel nacional de empresas indígenas, primer paso para crear un centro de formación y capacitación empresarial de la UNAM en Oaxaca, acotó el director del PUIC.

Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana

En tanto, Zolla destacó que se registró un gran avance de la edición en papel de la Biblioteca de la Medicina Tradicional a la versión en línea. De sus obras, la que mayor tiraje tuvo fue el Diccionario enciclopédico de la medicina tradicional mexicana, con cinco mil ejemplares; en comparación, la página electrónica registra un promedio de 270 mil consultas anuales y descargas de más de 55 millones de archivos.

Entre los países que acceden a los contenidos destacan México, varios de América Latina, Estados Unidos y España, además de Ucrania, Finlandia y Nueva Zelanda.

La Biblioteca Digital está integrada por un diccionario especializado con mil 200 términos, el Atlas de plantas, con mil 46 monografías especializadas y la recopilación de medicina tradicional de los pueblos indígenas del país, construida con información levantada en campo.

Compila y sistematiza desde las características de los recursos humanos —yerberos, hueseros, parteras y sobadores, entre otros—, hasta las formas en que se diagnostica, detalles de flora, animales, minerales, enfermedades, causas de atención y su clasificación.

El sistema disponible en línea ofrece consultas por nombre del pueblo originario, planta o padecimiento. Cada obra tiene asignado un color y los textos despliegan enlaces entre los contenidos para realizar búsquedas más completas. Por ejemplo, si en la descripción de un vegetal se menciona a los nahuas, es posible acceder directamente a los datos de esta comunidad. En total, los materiales suman más de 50 mil conexiones, apuntó.

En este momento, informó Zolla, el PUIC impulsa las tareas de la primera escuela de medicina tradicional indígena en la zona de Totonacapan.

Ahí, las primeras candidatas a curanderas y parteras trabajan con medios digitales para consultar los recursos referidos y enriquecer el sistema con información recabada entre los encargados de la salud de sus localidades. Si el ciclo se completa, podemos egresar a la primera generación de médicos tradicionales de nuevo tipo, comentó.

Acervo excepcional

Del Val Blanco informó que el Instituto Indigenista Interamericano de la Organización de los Estados Americanos (OEA) donó a la Universidad el acervo de su biblioteca, la más importante en su ámbito.

Actualmente, se trabaja en la digitalización de más de 100 mil materiales para garantizar el acceso público a esta información. La iniciativa Toda la UNAM en Línea es una plataforma para este propósito, subrayó.

Zolla comentó que el patrimonio documental, que data de 1940, se compone de cartas, libros, periódicos, revistas e informes —entre otros materiales— y que investigadores de distintos países han solicitado la consulta de los archivos. Nuestro propósito es digitalizarlos y ponerlos en línea para difundir el conocimiento y facilitar los estudios, destacó.

Finalmente, Del Val Blanco refirió que al acervo se suman las obras de la etnóloga mexicana Margarita Nolasco, del antropólogo peruano Carlos Incháustegui y ejemplares del periódico Tiempo, de Chiapas, que serán digitalizados y puestos a disposición del público en general.

Créditos: UNAM-DGCS-319-2014

Cátedra de Embajadores: del Eje Cafetero para el mundo

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

catedraemjadoresManizales, mar. 06 de 2014 – Agencia de Noticias UN- Una mirada a los procesos académicos, de investigación y de extensión que se adelantan en la región del Eje Cafetero, es lo que busca el proyecto Cátedra de Embajadores. La sesión inaugural la abrió el Embajador de México.

Con esta iniciativa, liderada por la Universidad Nacional de Colombia en Manizales, se espera congregar a embajadores de distintos países para que conozcan los adelantos y procesos de internacionalización que aquí se realizan.

Según el profesor Germán Albeiro Castaño Duque, vicerrector de la Sede Manizales, la Institución se ha estado aproximando a esta Cátedra desde el año pasado, buscando configurar una universidad de talla mundial.

“En nuestra sede creemos que una de las formas de hacerlo es acercar a los embajadores que representan a sus países en Colombia para que a partir de allí podamos crear nexos, abrir comunicaciones y gestionar relaciones orientadas a articular las diferentes áreas de las sedes a los diferentes procesos que desarrollan estos países”.

Y agregó que también se busca trascender también el espacio mismo de la Universidad y extender su incidencia tanto en lo local como en lo regional. De este modo, la Cátedra permitirá articular procesos con otros actores como las autoridades locales y regionales, empresarios, grupos de investigación y otras universidades.

El primer invitado –encargado de darle apertura a la Cátedra– fue el embajador de México, Dr. Arnulfo Valdivia Machuca, quien aprovechó su estadía en Manizales para ofrecer la conferencia “Las reformas estructurales del Gobierno de Enrique Peña Nieto y su incidencia en el reciente acuerdo del Bloque Pacífico (Perú, México, Colombia y Chile)”.

El diplomático también adelantó diferentes encuentros con autoridades de la ciudad y el departamento, rectores del Sistema de Universitario de Manizales (SUMA), y directivos, docentes e investigadores de la U.N.

“En mi conferencia traté de abordar el tema de lo que México representa hoy, la relación entre México y Colombia que fundamentalmente es la labor central de mi visita a este precioso país y, de manera más específica, las reformas estructurales que se están dando y que influyen sobre las relaciones entre Colombia y México y la Alianza del Pacífico”, comentó el Embajador de México.

Entre otros resultados de esta primera experiencia de Cátedra de Embajadores se encuentra la formalización del evento “Semana mexicana”, con la cual se buscará promover en Manizales la cultura, gastronomía y demás áreas en las que México tiene influencia.

Asimismo, se habló sobre el fortalecimiento de la movilidad entre estudiantes y docentes de México y Colombia, así como del intercambio de conocimiento en áreas como la agroindustria, la industria, la administración y la administración de negocios.

De acuerdo con el Vicerrector de la U.N en Manizales fueron tres los elementos fundamentales a los cuales se llegó como conclusión. El primero de ellos es que “el Embajador de México se enamoró de la ciudad”.

Esto implica que las iniciativas conjuntas van a avanzar significativamente. “Por eso se va a hacer una semana en la cual van a tener mucha convergencia elementos culturales, pasando por la gastronomía, los pensadores mexicanos y latinoamericanos, y todo el tema asociado al cine”.

En segundo lugar, se trabajará en unas alianzas público-privadas con el fin de buscar que Manizales y Caldas tengan un trabajo significativo y con ventajas competitivas en los sectores de la industria y el comercio.

Y como tercera conclusión se planteó que, a partir de los diferentes elementos de aproximación con las universidades mexicanas, se podrían hacer acercamientos importantes en términos de investigadores, estudiantes, profesores y movilidades. “En ese sentido, también queremos extender esto a universidades locales”.

Con esta iniciativa, la U.N. en Manizales quiere consolidar acciones que dinamicen los convenios ya existentes con diferentes universidades mexicanas, pero a su vez generar el intercambio personal entre expertos de ambos países en el marco de los procesos de desarrollo de la sede.

Por su parte, el Dr. Arnulfo Valdivia Machuca señaló: “Con esta magnífica Universidad donde nos presentaron toda una serie de fortalezas, creo que existen posibilidades enormes”.

Y agregó: “Identificamos, por ejemplo, que tenemos oportunidades importantes en las ciencias exactas, en la química, la física, así como en intercambio con laboratorios y, por supuesto, con los productos ya tradicionales como el café”.

“También acordamos incrementar e intensificar los intercambios de movilidad estudiantil y de profesores. Con la Alcaldía y el Departamento acordamos una colaboración muy precisa en temas de prevención de riesgos derivados de fenómenos naturales, y por el lado de temas educativos vamos a apoyar a escuelas y colegios de la región”, puntualizó.

En el transcurso de este año (2014) también participarán en la Cátedra de Embajadores los representantes de Francia, Portugal, Brasil y Estados Unidos.

Créditos: UNAL-287-2014

LAS REDES SOCIALES PUEDEN SER UN INSTRUMENTO LITERARIO: JOSÉ AGUSTÍN

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
José Agustín fue un alumno con precocidad explícita, ajeno a la convencionalidad. A los nueve años escribió El Robo, su primer cuento; en el segundo año preparatoriano (1964) ya había publicado La Tumba, su novela debut; a la edad de 19, tenía en su haber 40 obras de teatro, entre ellas, Los atardeceres privilegiados de la Prepa 6 (estrenada en 1970). Y a los 23, debutó en el guionismo cinematográfico con Cinco de chocolate y uno de fresa, cuantificó en voz alta.
“A la hora de escribir, escribo lo que me nace y lo que me brota; ahora estoy con una novela (La Locura de Dios) y la hago con mucho gusto. Quería acabarla pronto, pero tuve un accidente en Puebla y la tuve que posponer”, comentó.
Considerado por algunos sectores el primer crítico mexicano de rock, en 1969 escribió La nueva música clásica, y sigue con el oído puesto. “Oigo mucho rock, ciertamente hay cosas que no se promueven demasiado y que valen la pena, generalmente los grandes grupos así empiezan”.
Mudado desde octubre de 1975 a Cuautla, Morelos, para José Agustín las redes sociales pueden ser un instrumento literario. “Es cosa de saber utilizarlas; si las cartas y los telegramas se han convertido en material de literatura, ¿por qué el Facebook y el Twitter no?, ¡claro que sí!”.
Hace 42 años
Ya se cumplieron poco más de cuatro décadas desde que el escritor guerrerense apareció por vez primera en las páginas de Gaceta UNAM. El reporte de una conferencia sobre temas de “inquietud juvenil”, en el auditorio de la entonces Facultad de Comercio y Administración en Ciudad Universitaria, abrió el telón de su memoria auriazul. “¡Ah, se puso muy buena!, pero la verdad yo vivo el día de hoy, aquí y ahora”.
En un paseo soliloquial por el campus universitario, se detuvo en la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL), donde fue alumno de Letras Clásicas. “Estuve poco tiempo, unos meses nada más, rápidamente me di cuenta que se trataba de convertirse en un académico y regresé a mi taller con Juan José Arreola, que fue mi universidad en ese sentido”.
La multiplicidad de la vocación por las letras lo llevó a encontrar en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) lo onírico de su estancia universitaria.
“El CUEC era ideal porque era muy, muy libre. Vi que había una oportunidad de conseguir una beca, la solicité y me la dieron. Empecé a tomar mis clases, fue una de las primerísimas (generaciones), no me acuerdo si la segunda o la tercera. Había una credencial, que le permitía a uno entrar a todos los cineclubes que había, a veces los mismos maestros decían: están pasando una película padrísima aquí en Arquitectura, váyanse para allá, y ahí nos íbamos todos”.
-¿Se acuerda de su número de cuenta?
-¿De qué?
-De la UNAM
-¡No!
Tiempo de laureles
La Medalla al Mérito en las Artes 2011, otorgada por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), así como la Medalla de Oro de Bellas Artes y el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2011, en el rubro de Lingüística y Literatura, son algunos de los reconocimientos que José Agustín ha obtenido en tiempos recientes.
“Estas cosas sólo ocurren en un momento de la vida, que es en el que estoy; tengo 69 años y creo que he hecho algunas cosas relativamente estimables. Me gustaría seguir escribiendo hasta el último instante que pueda”.
José Agustín, quien reconoció su gusto por la docencia, ejercida en las universidades de Denver, Iowa, así como en la Universidad Autónoma Metropolitana y en nuestra casa de estudios, formuló una recomendación simple para quienes se inician en las letras.
“Practicar, escribir y leer es fundamental para el que quiere escribir. Leer es muy estimulante, brotan ideas; ¡ah, mira este cuate está escribiendo sobre esto, yo también voy a escribir, qué diablos! Y surgen capacidades técnicas que a veces uno nunca se hubiera imaginado. Creo que hay que revisar a los clásicos, pero por fuerza, empezar con ellos; yo inicié con Jean-Paul Sartre cuando tenía nueve años de edad, imagínense nada más”.
Créditos:  UNAM-DGCS-766-2013

redessocialesJosé Agustín fue un alumno con precocidad explícita, ajeno a la convencionalidad. A los nueve años escribió El Robo, su primer cuento; en el segundo año preparatoriano (1964) ya había publicado La Tumba, su novela debut; a la edad de 19, tenía en su haber 40 obras de teatro, entre ellas, Los atardeceres privilegiados de la Prepa 6 (estrenada en 1970). Y a los 23, debutó en el guionismo cinematográfico con Cinco de chocolate y uno de fresa, cuantificó en voz alta.

“A la hora de escribir, escribo lo que me nace y lo que me brota; ahora estoy con una novela (La Locura de Dios) y la hago con mucho gusto. Quería acabarla pronto, pero tuve un accidente en Puebla y la tuve que posponer”, comentó.

Considerado por algunos sectores el primer crítico mexicano de rock, en 1969 escribió La nueva música clásica, y sigue con el oído puesto. “Oigo mucho rock, ciertamente hay cosas que no se promueven demasiado y que valen la pena, generalmente los grandes grupos así empiezan”.

Mudado desde octubre de 1975 a Cuautla, Morelos, para José Agustín las redes sociales pueden ser un instrumento literario. “Es cosa de saber utilizarlas; si las cartas y los telegramas se han convertido en material de literatura, ¿por qué el Facebook y el Twitter no?, ¡claro que sí!”.

Hace 42 años

Ya se cumplieron poco más de cuatro décadas desde que el escritor guerrerense apareció por vez primera en las páginas de Gaceta UNAM. El reporte de una conferencia sobre temas de “inquietud juvenil”, en el auditorio de la entonces Facultad de Comercio y Administración en Ciudad Universitaria, abrió el telón de su memoria auriazul. “¡Ah, se puso muy buena!, pero la verdad yo vivo el día de hoy, aquí y ahora”.

En un paseo soliloquial por el campus universitario, se detuvo en la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL), donde fue alumno de Letras Clásicas. “Estuve poco tiempo, unos meses nada más, rápidamente me di cuenta que se trataba de convertirse en un académico y regresé a mi taller con Juan José Arreola, que fue mi universidad en ese sentido”.

La multiplicidad de la vocación por las letras lo llevó a encontrar en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) lo onírico de su estancia universitaria.

“El CUEC era ideal porque era muy, muy libre. Vi que había una oportunidad de conseguir una beca, la solicité y me la dieron. Empecé a tomar mis clases, fue una de las primerísimas (generaciones), no me acuerdo si la segunda o la tercera. Había una credencial, que le permitía a uno entrar a todos los cineclubes que había, a veces los mismos maestros decían: están pasando una película padrísima aquí en Arquitectura, váyanse para allá, y ahí nos íbamos todos”.

-¿Se acuerda de su número de cuenta?

-¿De qué?

-De la UNAM

-¡No!

Tiempo de laureles

La Medalla al Mérito en las Artes 2011, otorgada por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), así como la Medalla de Oro de Bellas Artes y el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2011, en el rubro de Lingüística y Literatura, son algunos de los reconocimientos que José Agustín ha obtenido en tiempos recientes.

“Estas cosas sólo ocurren en un momento de la vida, que es en el que estoy; tengo 69 años y creo que he hecho algunas cosas relativamente estimables. Me gustaría seguir escribiendo hasta el último instante que pueda”.

José Agustín, quien reconoció su gusto por la docencia, ejercida en las universidades de Denver, Iowa, así como en la Universidad Autónoma Metropolitana y en nuestra casa de estudios, formuló una recomendación simple para quienes se inician en las letras.

“Practicar, escribir y leer es fundamental para el que quiere escribir. Leer es muy estimulante, brotan ideas; ¡ah, mira este cuate está escribiendo sobre esto, yo también voy a escribir, qué diablos! Y surgen capacidades técnicas que a veces uno nunca se hubiera imaginado. Creo que hay que revisar a los clásicos, pero por fuerza, empezar con ellos; yo inicié con Jean-Paul Sartre cuando tenía nueve años de edad, imagínense nada más”.

Créditos:  UNAM-DGCS-766-2013