Tag Archives: Deterioro Ambiental

ECOTOXICIDAD DE NANOMATERIALES

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

ecotoxicidad14 de julio de 2014

Debido a que muchos tipos de nanomateriales se fabrican y liberan al ambiente a escala industrial, entre la comunidad científica hay una preocupación creciente por sus efectos en la salud humana y en el medioambiente.

La proliferación de éstos –definidos como materiales diseñados y producidos con características estructurales y con una dimensión de hasta 100 nanómetros (un nanómetro es equivalente a 0.000000001, o un milmillonésimo de metro)– es un problema que urge regular, sobre todo en la identificación de riesgos.

A escala nanométrica las moléculas tienen propiedades novedosas y atractivas en numerosas industrias (electrónica, biofarmacia, medicina, mecánica, cosmética, textil o robótica, por mencionar algunas). Los materiales adquieren características que los hacen más fuertes, ligeros, más resistentes al calor o mejores conductores de electricidad, pero al mismo tiempo pueden ser más tóxicos, dijo Elizabeth Chavira, del Instituto de Investigaciones en Materiales (IIM) de la UNAM.

Naturalmente, las propiedades de las sustancias son diferentes que al momento de presentarse a escala nanométrica, y los nanomateriales se comportan de otro modo en el organismo.

Debido a su tamaño, pueden ingresar al organismo de humanos y animales por la piel y la respiración, y al circular por la sangre llegan a órganos y tejidos a los que no les sería posible arribar en su tamaño normal.

Aún se sabe muy poco de sus efectos en la salud y el medio ambiente a corto y largo plazos, y sus efectos son impredecibles. Desde cosméticos hasta detergentes, miles de productos se fabrican con materiales nanométricos, pero muy pocos países han regulado su fabricación y venta; todo lo dejan a la buena voluntad y ética del fabricante, que sigue las normas de seguridad establecidas para el país.

En la UNAM, una de las primeras indagaciones se deben a Emilio Rojas del Castillo, del Instituto de Investigaciones Biomédicas, quien estudió el efecto de los nanotubos de carbono en la salud humana. En el laboratorio encontró que nanotubos de grafito rompen cadenas de material genético y causan estrés oxidativo debido a un desequilibrio entre la producción de oxígeno reactivo y la capacidad del organismo para reparar el daño.

“Toxicidad de los materiales” no sólo se refiere a la de los nanomateriales, sino también a los métodos de síntesis empleados y a las materias primas involucradas de manera directa, explicó Chavira.

Estudio con nanopartículas de óxido de cerio y Artemia salina

Con el fin de estudiar la toxicidad en la salud humana y en el medio ambiente de algunos nanomateriales cerámicos y metálicos sintetizados en el laboratorio, se hizo un bioensayo con Artemia salina, diminuto crustáceo marino de cuerpo blando y transparente a la luz.

“Utilizamos Artemia salina porque filtra el material del que se alimenta, pero si es tóxico, el animal muere”, indicó la universitaria. “En general, su larva o nauplio se usa para determinar la toxicidad de productos químicos y naturales”.

“En nuestro bioensayo trabajamos con nanocristales de óxido de cerio (CeO2), empleados en catalizadores, biomedicina, en la fabricación de cosméticos, en materiales para pulido, aditivos de pinturasy aplicaciones en recubrimiento, debido a su dureza y resistencia”, apuntó la investigadora, y agregó que también se emplearon otros nanocompuestos fabricados en el laboratorio.

Los huevecillos de la Artemia Salina oclusionan en un periodo aproximado de 48 horas en una solución salina, en la que se usó sal artificial de mar, a temperatura ambiente (20 a 25 °C).

Al eclosionar se obtienen los nauplios o larvas, de los cuales se tomaron 10 ejemplares con un poco de la solución salina y se depositaron en uno de los 10 pozos de la microplaca. En cada pozo se colocaron 10 nauplios y nanocristales de CeO2 a diferente concentración.

Para validar el bioensayo se llevaron a cabo pruebas de citotoxicidad aguda con el uso de dicromato de potasio (K2Cr2O7) como estándar interno. Al estudiar el efecto del CeO2 en globulos blancos la citotoxicidad fue de 25 por ciento. Para las nanopartículas de óxido de cerio se encontró una casi nula ecotoxicidad para esta especie. Sin embargo, no ignoramos que otros estudios arrojaron que son tóxicas en linfocitos humanos, aseveró.

Para finalizar, consideró que “es importante para la sociedad estudiar la toxicidad de los nanomateriales y debe haber normas que regulen su manipulación y desecho, pues debido a su tamaño pueden entrar al organismo humano sin que nos demos cuenta”.

Créditos: UNAM-DGCS-401-2014

La minería en Colombia y sus absurdos: una mirada desde el documental

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

mineriaeldocumentalBogotá D. C., mar. 07 de 2014 – Agencia de Noticias UN- El brillo falso y seductor de la minería a gran escala, avalada por la locomotora del Gobierno, opaca las cifras que muestran claramente por qué estamos en un país megadiverso. Así lo revela un documental de la Escuela de Cine y Televisión de la U.N.

El documental Lo que la Tierra no perdona muestra el contraste entre las exuberantes riquezas del país y la devastación a la que son sometidas por cuenta de los intereses de la gran minería, que como se diría en el documental está “pensada para hacer crecer el PIB mientras el capital natural desaparece”.

Las espléndidas imágenes de bosques de niebla, espejos y caídas de agua, lagos de origen glaciar, frailejones y otras especies de páramo, cordilleras, ecosistemas marinos y diversidad de fauna y flora de las distintas regiones de la geografía nacional, conforman las escenas paradisíacas de una Colombia que ha optado por arrasar con este patrimonio en busca de la quimera del oro, el coltán y el carbón, entre otros minerales.

El apoyo financiero de la Vicerrectoría de Investigación y la Vicedecanatura de Investigación de la Facultad de Artes, junto con el talento de la Escuela de Cine y Televisión y el aporte científico e interdisciplinar de diversos docentes y grupos de investigación de la U.N. fueron esenciales para respaldar una profunda reflexión alrededor de estos temas, por medio del lenguaje audiovisual.

Producción y difusión

Develar estas problemáticas vitales para el país, así como sus aristas y contradicciones fue una ardua tarea que demoró dos años. La idea, según el profesor Alberto Amaya, director y productor general del documental, era visibilizar los proyectos investigativos que produce la Institución, pero sobre todo efectuar una pedagogía acerca del impacto generado sobre la biodiversidad.

Es así como desviar un río de su curso, poner en peligro las aguas subterráneas y los ecosistemas de un páramo (y con ellas el derecho al agua), quebrantar la salud o las tradiciones culturales de los habitantes, desencadenar más violencia y caer en la paradoja de destruir casas para obtener materiales de construcción, son algunos de los absurdos de las actividades extractivas que se muestran en el documental.

El hilo conductor de este trabajo cinematográfico se desarrolla en cuatro segmentos: “Oro azul: quimera y rapiña”, “Santurbán: las vetas del agua”, “Rasgar su piel para habitar sus huesos” y “Una ambición bajo el río del desierto”, realizados respectivamente por los docentes Javier Olarte, Carlos Barriga, Rodolfo Ramírez y Alberto Amaya. Las historias se enlazan con las cifras y conclusiones más relevantes, compiladas por Gabriel Alba, director de la Escuela de Cine y TV de la U.N.

Los profesores Ramírez y Olarte hacen un recuento del proceso de producción. Luego de estudiar los documentos facilitados por la Vicerrectoría de Investigación, participar en seminarios dictados por investigadores de la U.N. y afinar la perspectiva desde la que se orientaría cada tema, se delimitaron las zonas por las que haría el recorrido y donde podrían encontrar evidencias de primera mano. Así, eligieron el Vichada, Santurbán, el altiplano cundiboyacense y la Guajira como los destinos a indagar.

Después de elaborar el plan de rodajes y los viajes a los diferentes departamentos, efectuaron las transcripciones de las grabaciones, el análisis del libreto para darle coherencia al discurso y la interpretación de los testimonios con imágenes para crear diferentes niveles de relato. Ramírez enfatiza que “no se trata de erradicar completamente toda la actividad minera en Colombia”, sino pensar que “hay una minería inútil que no debería hacerse y otra útil (como la de materiales de construcción), que hay que saber cómo se realiza y en qué sitios”, para evitar desastres como el del barrio Villa Jacquie, en Bogotá.

En cuanto a la difusión del trabajo, se ha pensado entregarlo para canales de televisión, dado que se hizo con la técnica de alta definición. El otro camino es retomarlo en la academia para propiciar la reflexión y el debate.

Créditos: UNAL-288-2014