Tag Archives: corrupción

Estrategias para frenar la corrupción en el sector salud.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
14 de Enero del 2013
Es relevante entender la corrupción que afecta al sector salud, saber cómo se expresa, analizar el concepto y hallar medidas que contrarresten su práctica.
La alemana Karen Hussmann, consultora de Transparencia por Colombia y de Transparencia Internacional presentó su conferencia “La corrupción en el sector salud”, como parte del XVI Seminario Internacional de Cuidado: Transparencia y Calidad en el Cuidado de la Salud, que se llevó a cabo en la UN.
Esta experta en anticorrupción y gobernabilidad habló de la corrupción como un fenómeno que afecta a todos los sistemas y organizaciones del mundo, y no tiene ideologías. Resaltó la importancia de cuestionar insistentemente y presionar reformas del sistema de salud actual en Colombia.
Hussmann explicó las diferentes manifestaciones de corrupción que pueden afectar al sistema, cómo se hacen políticas y leyes, cómo afecta la operacionalidad y cómo se financian, cuál es la relación entre EPS e IPS y cuáles son los riesgos que afectan al ciudadano, entre otros.
La crisis actual muestra cómo todos los actores, de alguna manera, están en prácticas corruptas e irregulares; por esta razón, debe haber una responsabilidad absoluta para que todos se detengan a mirar cuáles son los comportamientos y las fallas de cada uno, para esclarecer cómo pueden aportar y generar estrategias de superación del problema y de la crisis.
La corrupción es tan compleja e involucra tantos actores, que no existe una fuente de corrupción más importante que otra, afirma la alemana, “es tanto causa como consecuencia de los gobiernos; por esto, las fallas vienen desde el chequeo y el balance, la falta de información clara que permita identificar dónde funcionan mal las cosas, los problemas en el control, problemas en la integridad y capacidad de las instituciones, y en los incentivos, por lo que las personas aprovechan para sacar dineros”. Estas expresiones se dan a nivel nacional y en el territorio regional donde existen actores que están permeando el sector para sus propios fines.
Así, por ejemplo, se pueden visualizar los riesgos que comienzan en el Gobierno nacional y pasan por las entidades regionales donde se dan fugas en el flujo de recursos, manipulación y fraude en la identificación de beneficiarios y presiones políticas.
A nivel de las entidades territoriales, aseguradores y EPS, la corrupción genera contratación fraudulenta y política, negación de cupos de afiliados, favores políticos en nómina, giros inferiores a los presupuestados y demoras en los pagos. Asimismo, la aparición de afiliados inexistentes, sobrecostos, facturación y recobros fraudulentos. Estos mismos delitos se pueden dar entre las EPS y las IPS.
La interacción entre las IPS y los pacientes generan irregularidades, como la negación de la prestación de servicios por parte de la entidad, tratamientos incompletos e inducción a servicios no necesarios por fuera del seguro. Por parte del paciente, una de las irregularidades puede ser el fraude en el uso del carné.
Según la experta, los órganos de control (Procuraduría, Contraloría, Fiscalía) tendrán que reforzar su capacidad de acción. “En las regiones estas organizaciones son mucho más débiles que a nivel nacional, pues el ámbito político en las regiones no permite que las denuncias sean investigadas. El control de la Superintendencia Nacional de Salud es muy importante; lamentablemente, el año pasado ejerció un control muy débil, su capacidad de personal no era suficiente para hacerse cargo de una cantidad de contratos muy complejos”, agregó Hussmann.
El acceso a la información para un control social, por parte de ciudadanos y organizaciones especializadas, asociaciones de pacientes, la Federación Médica Colombiana y observatorios, es clave para lograr una muy buena veeduría; la regulación y políticas públicas no tienen en cuenta la transparencia y la rendición de cuentas, y cambiar este aspecto es preciso para disminuir la corrupción.
Lo que se puede hacer, según ejemplos dados en otros países, es la construcción de planes departamentales anticorrupción, transparentar la compra de medicamentos así como la regulación de los mismos, promover compliance (cumplimiento de normas) en los hospitales, fortalecer consejos civiles y empoderar a los pacientes.
Para fortalecer la integridad institucional, Karen Hussman concluye que se deben de tener en cuenta los siguientes principios: ejercer liderazgo, hacer análisis de riesgo, crear información para la orientación interna y procesos, entrenamiento y comunicación, investigación de violaciones o errores, medidas correctivas y disciplinarias y, por último, revisión y monitoreo con control social.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
La corrupción es un fenómeno que afecta a todos los sistemas y organizaciones del mundo. El sector salud es uno de los más afectados.

La corrupción es un fenómeno que afecta a todos los sistemas y organizaciones del mundo. El sector salud es uno de los más afectados.

14 de Enero del 2013

Es relevante entender la corrupción que afecta al sector salud, saber cómo se expresa, analizar el concepto y hallar medidas que contrarresten su práctica.

La alemana Karen Hussmann, consultora de Transparencia por Colombia y de Transparencia Internacional presentó su conferencia “La corrupción en el sector salud”, como parte del XVI Seminario Internacional de Cuidado: Transparencia y Calidad en el Cuidado de la Salud, que se llevó a cabo en la UN.

Esta experta en anticorrupción y gobernabilidad habló de la corrupción como un fenómeno que afecta a todos los sistemas y organizaciones del mundo, y no tiene ideologías. Resaltó la importancia de cuestionar insistentemente y presionar reformas del sistema de salud actual en Colombia.

Hussmann explicó las diferentes manifestaciones de corrupción que pueden afectar al sistema, cómo se hacen políticas y leyes, cómo afecta la operacionalidad y cómo se financian, cuál es la relación entre EPS e IPS y cuáles son los riesgos que afectan al ciudadano, entre otros.

La crisis actual muestra cómo todos los actores, de alguna manera, están en prácticas corruptas e irregulares; por esta razón, debe haber una responsabilidad absoluta para que todos se detengan a mirar cuáles son los comportamientos y las fallas de cada uno, para esclarecer cómo pueden aportar y generar estrategias de superación del problema y de la crisis.

La corrupción es tan compleja e involucra tantos actores, que no existe una fuente de corrupción más importante que otra, afirma la alemana, “es tanto causa como consecuencia de los gobiernos; por esto, las fallas vienen desde el chequeo y el balance, la falta de información clara que permita identificar dónde funcionan mal las cosas, los problemas en el control, problemas en la integridad y capacidad de las instituciones, y en los incentivos, por lo que las personas aprovechan para sacar dineros”. Estas expresiones se dan a nivel nacional y en el territorio regional donde existen actores que están permeando el sector para sus propios fines.

Así, por ejemplo, se pueden visualizar los riesgos que comienzan en el Gobierno nacional y pasan por las entidades regionales donde se dan fugas en el flujo de recursos, manipulación y fraude en la identificación de beneficiarios y presiones políticas.

A nivel de las entidades territoriales, aseguradores y EPS, la corrupción genera contratación fraudulenta y política, negación de cupos de afiliados, favores políticos en nómina, giros inferiores a los presupuestados y demoras en los pagos. Asimismo, la aparición de afiliados inexistentes, sobrecostos, facturación y recobros fraudulentos. Estos mismos delitos se pueden dar entre las EPS y las IPS.

La interacción entre las IPS y los pacientes generan irregularidades, como la negación de la prestación de servicios por parte de la entidad, tratamientos incompletos e inducción a servicios no necesarios por fuera del seguro. Por parte del paciente, una de las irregularidades puede ser el fraude en el uso del carné.

Según la experta, los órganos de control (Procuraduría, Contraloría, Fiscalía) tendrán que reforzar su capacidad de acción. “En las regiones estas organizaciones son mucho más débiles que a nivel nacional, pues el ámbito político en las regiones no permite que las denuncias sean investigadas. El control de la Superintendencia Nacional de Salud es muy importante; lamentablemente, el año pasado ejerció un control muy débil, su capacidad de personal no era suficiente para hacerse cargo de una cantidad de contratos muy complejos”, agregó Hussmann.

El acceso a la información para un control social, por parte de ciudadanos y organizaciones especializadas, asociaciones de pacientes, la Federación Médica Colombiana y observatorios, es clave para lograr una muy buena veeduría; la regulación y políticas públicas no tienen en cuenta la transparencia y la rendición de cuentas, y cambiar este aspecto es preciso para disminuir la corrupción.

Lo que se puede hacer, según ejemplos dados en otros países, es la construcción de planes departamentales anticorrupción, transparentar la compra de medicamentos así como la regulación de los mismos, promover compliance (cumplimiento de normas) en los hospitales, fortalecer consejos civiles y empoderar a los pacientes.

Para fortalecer la integridad institucional, Karen Hussman concluye que se deben de tener en cuenta los siguientes principios: ejercer liderazgo, hacer análisis de riesgo, crear información para la orientación interna y procesos, entrenamiento y comunicación, investigación de violaciones o errores, medidas correctivas y disciplinarias y, por último, revisión y monitoreo con control social.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Agencias de Noticias, necesarias contra corrupción en salud.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
28 de Noviembre del 2012
Los medios de comunicación no solo deben denunciar. También deben hacer seguimiento de los procesos de corrupción hasta que se logre el castigo o la devolución de los recursos.
En la medida en que estos afecten a los ciudadanos y ellos tengan la capacidad de expresarse abiertamente y de hacer valer su opinión y sus denuncias masivamente mediante el uso de las nuevas tecnologías, la corrupción se hará cada vez más visible y, necesariamente, tratable en términos públicos.
Esto debe llevar a que las instituciones respectivas de los Estados (Procuraduría, Contraloría y Fiscalía, por ejemplo) tomen acciones que conduzcan a limitar los alcances de la corrupción, sobre todo en casos como el de la salud, que afecta directamente la vida cotidiana de los ciudadanos.
Esta es una de las conclusiones de la conferencia “El papel de los medios de comunicación frente a la corrupción en salud”, dictada por el profesor Carlos Alberto Patiño, director del Instituto de Estudios Urbanos (IEU) de la UN en Bogotá, en el marco del XVI Seminario Internacional de Cuidado: “Transparencia y calidad en el cuidado de la salud”, organizado por la Facultad de Enfermería de la UN.
“Hace falta más información en manos de los ciudadanos, pero también, en el ámbito académico, se deben crear agencias de noticias o áreas de elaboración de contenidos con gran capacidad de investigación que orienten a los medios”, afirmó el profesor Patiño.
Y agregó: “no existe un medio independiente que, específicamente, informe y denuncie sobre temas de salud”.
El recobro de los medicamentos es uno de los temas más delicados en salud. A este los medios de comunicación deben prestarle especial atención, pues se está desviando una cantidad de recursos cercana a los 10 billones de pesos, que se queda en manos de corruptos y no llegan a donde deberían llegar: la investigación y los nuevos desarrollos farmacéuticos.
Un ejemplo claro de esta situación es el de Foncolpuertos. Solo los medios lograron que el caso llegara hasta los tribunales y fueran castigados, incluso jueces y magistrados que avalaron sentencias que iban en detrimento del erario.
Actualmente, los medios tienen un gran campo de debate político. Dentro de ese mismo ámbito, los ciudadanos deben también ejercer una presión constante sobre los medios para que las investigaciones y las denuncias no se queden inconclusas y logren respuestas efectivas del Estado.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
La corrupción está desviando recursos que pueden llegar a los 10 billones de pesos.

La corrupción está desviando recursos que pueden llegar a los 10 billones de pesos.

28 de Noviembre del 2012

Los medios de comunicación no solo deben denunciar. También deben hacer seguimiento de los procesos de corrupción hasta que se logre el castigo o la devolución de los recursos.

En la medida en que estos afecten a los ciudadanos y ellos tengan la capacidad de expresarse abiertamente y de hacer valer su opinión y sus denuncias masivamente mediante el uso de las nuevas tecnologías, la corrupción se hará cada vez más visible y, necesariamente, tratable en términos públicos.

Esto debe llevar a que las instituciones respectivas de los Estados (Procuraduría, Contraloría y Fiscalía, por ejemplo) tomen acciones que conduzcan a limitar los alcances de la corrupción, sobre todo en casos como el de la salud, que afecta directamente la vida cotidiana de los ciudadanos.

Esta es una de las conclusiones de la conferencia “El papel de los medios de comunicación frente a la corrupción en salud”, dictada por el profesor Carlos Alberto Patiño, director del Instituto de Estudios Urbanos (IEU) de la UN en Bogotá, en el marco del XVI Seminario Internacional de Cuidado: “Transparencia y calidad en el cuidado de la salud”, organizado por la Facultad de Enfermería de la UN.

“Hace falta más información en manos de los ciudadanos, pero también, en el ámbito académico, se deben crear agencias de noticias o áreas de elaboración de contenidos con gran capacidad de investigación que orienten a los medios”, afirmó el profesor Patiño.

Y agregó: “no existe un medio independiente que, específicamente, informe y denuncie sobre temas de salud”.

El recobro de los medicamentos es uno de los temas más delicados en salud. A este los medios de comunicación deben prestarle especial atención, pues se está desviando una cantidad de recursos cercana a los 10 billones de pesos, que se queda en manos de corruptos y no llegan a donde deberían llegar: la investigación y los nuevos desarrollos farmacéuticos.

Un ejemplo claro de esta situación es el de Foncolpuertos. Solo los medios lograron que el caso llegara hasta los tribunales y fueran castigados, incluso jueces y magistrados que avalaron sentencias que iban en detrimento del erario.

Actualmente, los medios tienen un gran campo de debate político. Dentro de ese mismo ámbito, los ciudadanos deben también ejercer una presión constante sobre los medios para que las investigaciones y las denuncias no se queden inconclusas y logren respuestas efectivas del Estado.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

La impunidad y la corrupción,causa de muchos de nuestros problemas: José Narro

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

11 de Agosto de 2011

El rector José Narro, en la ceremonia en la que se inauguró el Museo de las Constituciones, ubicado en el Centro Histórico de la Ciudad de México
El rector José Narro, en la ceremonia en la que se inauguró el Museo de las Constituciones, ubicado en el Centro Histórico de la Ciudad de México

• El rector de la UNAM dijo que conflictos internacionales como los de Londres, Damasco, Santiago, Atenas, Madrid y Roma, revelan que mucho anda mal y que mucho tiene que cambiar
• Fue inaugurado el Museo de las Constituciones

El rector de la UNAM, José Narro Robles, aseguró que la impunidad es la paternidad de muchos de los problemas que vive nuestro país, y la corrupción, la abuela. Se trata de circunstancias vinculadas a desigualdad, pobreza y falta de oportunidades educativas.

Pero también se relacionan a esa realidad si a los jóvenes se les pide que piensen como posibilidad en el ambulantaje o en un simple oficio, y no porque sea indigno, sino porque no es justo, prosiguió. Su destino está en la educación, el estudio, la cultura, el deporte y la recreación.

Al presidir la apertura del Museo de las Constituciones, Narro Robles expuso que la inconformidad social, manifiesta lo mismo en Londres, Atenas, Madrid, Barcelona, Roma, El Cairo, Damasco, o en Santiago, revela que “tenemos que insistir en que como algo anda mal y mucho tiene que cambiar”.

Para esta casa de estudios, dijo, representa una gran satisfacción tener la confianza de las instituciones y los poderes públicos nacionales. No vamos a fallar, los universitarios estamos comprometidos con una sola causa, la de México, la de los mexicanos, la del futuro de los jóvenes y de nuestro país.

Por su parte, Jorge Carpizo, ex rector de la UNAM y presidente del Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional, consideró que este museo es una casa de conocimiento que recoge los momentos estelares de nuestra evolución política, pero también los de tristeza, fracasos y recuperaciones. Es el recinto vivo y vibrante de los valores y principios éticos y laicos que todos los mexicanos debemos compartir.

En el Ex Templo de San Pedro y San Pablo –donde se firmara la Constitución de 1824-, comentó que en este espacio se recuerda y se muestran las leyes fundamentales que han estado vigentes, con énfasis en las tres que han construido y cincelado al país, lo que hoy somos y la proyección hacia el futuro: la misma de 1824, y la de 1857 y 1917.

Para el ministro Juan Silva Meza, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, nuestra Carta Magna es la herramienta ciudadana para frenar los excesos de la sociedad y el cimiento de la nación, porque “a nadie le es permitido buscar soluciones fuera de ella”.

En tanto, el jefe de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, habló de la necesidad de hacer un rediseño institucional. México no puede seguir en las circunstancias en las que ha vivido en la última década, con un Ejecutivo casi siempre en minoría, lo que no permite tomar las decisiones necesarias en diversas materias, como la seguridad.

Al respecto, Manlio Fabio Beltrones, presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, reconoció que las 22 reformas constitucionales que se han impulsado en la actual Legislatura, y las que quedan pendientes, podrían resultar insuficientes si no se coincide en la necesidad de una reingeniería institucional para mejorar la gobernabilidad.

El museo, que abrirá sus puertas a partir de la próxima semana, está dividido en nueve áreas temáticas: Constitución de 1814, Constitución de 1825, Constituciones de 1836 y 1843, Acta Constitutiva y de Reformas, Plan de Ayutla, Constitución de 1857, Leyes de Reforma, Imperio y República Restaurada, y Constitución de 1917.

Se ubica en el recinto referido, calle del Carmen 31, esquina San Ildefonso, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Al término de la inauguración se develó una placa alusiva. Asistieron, entre otros, Norma Samaniego, presidenta del Patronato Universitario; Luis Raúl González Pérez, abogado General de la UNAM; José Gamas Torruco, director del Museo de las Constituciones, y Diego García Sayán, presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Créditos:  unam.mx/boletín/2011_470

Presentó la periodista Anabel Hernández su libro “Los señores del narco” en la BUAP

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

23 de febrero de 2011

Corrupción y complicidad son los pilares que soportan el narcotráfico en el país, la violencia es sólo una consecuencia de ello. Si en este momento no se hace algo al respecto, en pocos años Puebla podría estar enfrentando el mismo escenario que Chihuahua, advirtió la periodista Anabel Hernández.

Durante la presentación de su libro “Los señores del narco”, en el auditorio Elena Garro de la Facultad de Filosofía y Letras de la BUAP, sostuvo que para acabar con el narcotráfico, el gobierno no debe negociar, sino más bien cortar de tajo las dos “piernas” que sostienen este sistema, es decir las empresas que lavan su dinero y las autoridades con quienes opera en complicidad.

Es menester además acabar con la cultura de miedo, que se ha venido alimentando por la información emitida a través de los medios de comunicación; “lo que se necesita es explicar por qué suceden estas cosas y quiénes son los responsables”, dijo.

Para ello es fundamental desmitificar la imagen que se ha creado sobre los narcotraficantes, donde se les muestra como personas inteligentes, a veces caritativos y hasta simpáticos.

“Estas personas no tienen ninguna de estas características, en cambio son siniestros, extorsionan, violan, secuestran, matan y trafican no sólo con drogas, sino también con mujeres e indocumentados y se dedican a la pornografía infantil, por lo que hoy nadie está a salvo y es función de todos regresarle una paz auténtica al país”, exclamó la periodista.

“Los señores del narco” es el producto de cinco años de investigación, entre mediados de 2005 y septiembre de 2010, que iniciaron con información sobre las redes de complicidad del narcotráfico, comentó la periodista de Revista Índigo.

En un principio, dijo, “este libro se iba tratar únicamente de la biografía del Chapo Guzmán, ya que estaba un poco fascinada con el personaje que los medios electrónicos de comunicación habían formado en torno a él, pero indagando a fondo descubrí un personaje totalmente diferente, que paga millonarios sobornos al gobierno por su impunidad y así fue como finalmente redacté el texto”.

De esta manera a través de más de 500 páginas, Anabel Hernández revela nombres, direcciones y hasta placas de vehículos de los narcotraficantes y sus allegados, quienes a decir del gobierno de Estados Unidos, “forman la mafia más poderosa del mundo, por arriba de los rusos y los chinos”.

Se plasma además, información sobre los “otros señores del narco: empresarios y políticos que en algún momento han servido de escalón o comparsa del narcotráfico”.

Lo que calificó como un ejercicio periodístico de alto riesgo, es a la vez una actividad “muy dolorosa como mexicana, porque es un proceso que bien puede compararse al de entrar a una cañería, sólo que en este caso es al sistema político y policiaco de México, navegar en él para sacar verdades, volver a salir a la luz e intentar sobrevivir con eso”, comentó la también escritora.

Al término de la presentación y firma de libros, Anabel Hernández exhortó a la generación de jóvenes estudiantes a los que pidió contribuir a “cortar de tajo la cultura de la corrupción, en la que muchas veces hemos visto a crecer a nuestros padres y abuelos. Evitemos la estúpida idea de que “el que no tranza no avanza”.

Los alumnos, enfatizó, deben empezar por ser honestos en sus casas y llevar este valor consigo a todos los aspectos de su vida, “deben además tener voz para denunciar lo que está mal y no ser apáticos ante los problemas que aquejan a nuestros compatriotas, porque situaciones como la de Chihuahua también puede ocurrirnos a nosotros”, puntualizó.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

México, la segunda nación más corrupta de Latinoamérica

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.
Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

3 de enero de 2011

• Cada periodo evaluado por Transparencia Internacional o Barómetro de las Américas, revela que estamos sólo después de Haití, dijo Irma Sandoval Ballesteros

Aunque en materia de transparencia normativa e institucional se perciben avances en México, hay graves retrocesos en materia de corrupción; cada período evaluado por Transparencia Internacional o Barómetro de las Américas, revela que estamos sólo después de Haití, primer lugar en ese rubro en América Latina, afirmó la coordinadora del Laboratorio de Documentación y Análisis de la Corrupción y la Transparencia, del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM, Irma Eréndira Sandoval Ballesteros.

Una nación como la nuestra, líder es varios aspectos a nivel internacional, tiene un penoso lugar en corrupción, reconocido tanto en el exterior, como en el interior, por los propios ciudadanos. “Somos considerados sumamente corruptos en términos de prácticas públicas y privadas”, insistió.

Esta situación indica que existe una desconexión entre las políticas públicas y los asuntos de transparencia para combatir esas prácticas. Por ello, pareciera que se hace un gasto estéril en la materia: “la transparencia debería servir para atacar los actos ilícitos y para recuperar los recursos perdidos, así como la propia ética en la administración pública”, recalcó.

Sandoval explicó que el hecho de que en la actualidad la corrupción se entienda de manera estructural, no es sólo una cuestión pública, sino privada, donde el Instituto Federal de Acceso a la Información únicamente regula y tiene incidencia en datos permitidos.

En términos generales, abundó, la transparencia ha servido poco si se trata de combatir la corrupción, y ha sido medianamente útil en la concientización de lo público.

Finalmente, subrayó que si México no es un país líder en términos políticos y económicos, es porque la corrupción no lo ha permitido pues obstaculiza los posibles adelantos.

El Laboratorio de Documentación y Análisis de la Corrupción y la Transparencia forma parte de la estructura académica del Instituto de Investigaciones Sociales.
Créditos: UNAM-DGCS-005-2011/unam.mx