Tag Archives: clínicas

FITOMEDICAMENTOS, ALTERNATIVA TERAPÉUTICA SEGURA Y CONFIABLE

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

fitomedicamentosEn la actualidad, las plantas medicinales son relevantes para la elaboración de medicamentos de todo tipo y constituyen una fuente invaluable para la obtención de sustancias útiles para el desarrollo de nuevos fármacos y otras que pueden actuar como herramientas de investigación.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que 80 por ciento de la población en el planeta las utiliza como principal recurso terapéutico para el alivio de enfermedades comunes, principalmente en comunidades rurales. México ha aceptado la importancia de la medicina tradicional ancestral, al diseñar instrumentos jurídicos al respecto, explicó María Isabel Aguilar Laurents, de la Facultad de Química (FQ) de la UNAM.

Debido al uso de esas plantas y al incremento de la existencia de fitomedicamentos, la Ley General de Salud establece las categorías de fármacos a base de hierbas y remedios herbolarios, precisó.

Los preparados de plantas son eficaces en resfriados, gripes, trastornos gastrointestinales, dolor de cabeza, insomnio, úlcera gástrica, nerviosismo, problemas circulatorios, bronquitis, enfermedades de la piel, fatiga y agotamiento, entre otros.

El estudio de los productos naturales es útil para obtener sustancias activas encaminadas al desarrollo de nuevos medicamentos. Con un mayor conocimiento químico, farmacológico y clínico de las plantas y de sus derivados, se requieren métodos analíticos que faciliten el control de calidad de los preparados fitofarmacéuticos, subrayó la integrante del Departamento de Farmacia de la FQ.

Alternativa segura

Aguilar Laurents explicó que la fitoterapia estudia el empleo racional de los productos de origen vegetal en los sistemas de salud. Se considera en el tratamiento de afecciones leves o moderadas y, especialmente, en las crónicas, para tratar desde afecciones comunes, hasta ciertos tipos de cáncer, estableció.

El desarrollo, autorización y comercialización de los preparados a base de plantas para prevenir, atenuar o curar enfermedades, requiere la identificación de los principios activos de los extractos naturales, producir a gran escala la materia prima y realizar estudios farmacológicos, clínicos y toxicológicos, para la posterior elaboración de los fitofarmacéuticos.

Se ha avanzado en las técnicas de análisis para el control de la calidad dentro de los programas de investigación en la FQ, que han aportado logros importantes en cuanto a la eficacia y seguridad de esos productos, concluyó la especialista.

Créditos:UNAM-DGCS-228 -2014

BUSCA UNIDAD PET/CT SER CENTRO DE REFERENCIA NACIONAL Y REGIONAL EN PRODUCCIÓN DE RADIOFÁRMACOS

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

radiofarmacosPara mantenerse a la vanguardia en la generación y aplicación de radiofármacos útiles para generar en vivo imágenes anatómicas y funcionales de personas con enfermedades tumorales, cardiacas y neurológicas, la Unidad PET/CT de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM busca convertirse en centro de referencia nacional y latinoamericano en la producción de radiofármacos.

Miguel Ángel Ávila Rodríguez, responsable del área de producción respectiva, explicó que para lograrlo se ha iniciado un proceso de certificación de buenas prácticas de fabricación a fin de cumplir con la normatividad del ramo, avalada por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) de la Secretaría de Salud.

Líder nacional en la producción de 14 radiofármacos que utiliza en sus instalaciones y provee a hospitales públicos y privados, la Unidad PET/CT combina un 80 por ciento de atención clínica-diagnóstica a pacientes con un 20 por ciento a la investigación y la docencia.

De los radiofármacos, 10 se utilizan para estudios clínicos, sobre todo de cáncer; tres para aplicaciones neurológicas en protocolos de investigación y uno más está en proceso de implementarse para realizar diagnósticos de diversas enfermedades infecciosas.

Nueva Norma Oficial Mexicana

“Estamos interesados en convertirnos en centro de referencia para México y América Latina. Ningún otro de la región cuenta con los 14 radiofármacos que aquí producimos, pero nuestras instalaciones no estaban acordes a la nueva normativa, así que desde 2013 iniciamos un proceso de modificación y ampliación de las instalaciones”, destacó Ávila Rodríguez, también responsable de ciclotrón y microPET.

En abril de 2013 entró en vigor la Norma Oficial Mexicana NOM-241, enfocada a buenas prácticas de fabricación de dispositivos médicos, rubro en el que están catalogadas esas sustancias.

“La NOM-241 trajo nuevas especificaciones, así que tuvimos que adecuar las instalaciones de la Unidad, pues antes en un mismo laboratorio producíamos los radiofármacos, hacíamos el control de calidad y la investigación. La nueva norma dice que esas tres áreas deben estar físicamente separadas, así que remodelamos y delimitamos áreas específicas para cada actividad”.

Otra adecuación fue que ahora se dedica más personal especializado a cada área, pues quien hace la producción no puede hacer el control de calidad.

“Tenemos nuevos procedimientos normalizados y nos aplican la misma normativa que a hospitales e instituciones que los producen. Aunque pertenecemos a la Universidad, los radiofármacos son para uso clínico”, aclaró el doctor en física médica.

Estas modificaciones resultan comprensibles, pues la Unidad PET/CT de la UNAM fue la primera en México y en América Latina. “En ese entonces no existían las normas que tenemos hoy día, aunque las instalaciones siempre han sido adecuadas y seguras para lo que hacemos”, aclaró Ávila Rodríguez, experto del capítulo de radiofármacos de la Farmacopea de los Estados Unidos Mexicanos, la instancia que da recomendaciones a los órganos reguladores en ese campo.

Luego de tres meses de obras a partir de septiembre de 2013, a inicio de este año recibieron el Laboratorio de Radiofármacos remodelado. Actualmente, están en la fase de reunir los documentos que detallan los procesos de producción para iniciar el de certificación ante la COFEPRIS.

“En tres meses los tendremos listos para el proceso, que tardará dos meses a partir de la entrega. Esperamos que antes de fin de año contemos con ella”, señaló.

Una vez obtenida, se hará el registro sanitario de los radiofármacos que se producen en la Unidad para uso clínico, algo en lo que Ávila Rodríguez y sus colaboradores ya trabajan.

Imagenología molecular

La tomografía por emisión de positrones (PET), técnica de imágenes de medicina nuclear establecida en la UNAM en 2001, resulta fundamental para el diagnóstico, en vivo y no invasivo, de padecimientos como cáncer, enfermedades cardiovasculares y neurológicas, entre ellas Alzheimer y Parkinson.

Es una modalidad de la imagenología molecular, basada en la administración de cantidades pequeñas de fármacos marcados con emisores de positrones y en la subsecuente detección de radiación para obtener imágenes (llamadas tomográficas) que reflejan la distribución de la sustancia en el paciente.

El equipo PET/CT es una tecnología híbrida, formada por el PET, que produce imágenes funcionales, y el CT, que mediante rayos X genera imágenes anatómicas, que después se ven juntas.

El desarrollo de nuevos radiofármacos para PET requiere de estudios preclínicos mediante microPET para verificar que éstos siguen las rutas metabólicas de interés, que su vida media biológica es suficiente para la realización de un estudio, que no tienen efectos adversos y que es viable para estudios en pacientes.

Créditos: UNAM-DGCS-213bis-2014

Reciben once científicos de la UNAM estímulos a investigaciones médicas: Miguel Alemán Valdez

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
26 de octubre de 2013

El premio busca promover acciones que propicien el bienestar y la unidad social.
El premio busca promover acciones que propicien el bienestar y la unidad social.

• Pertenecen a los institutos de Investigaciones Biomédicas, de Fisiología Celular y de Biotecnología, así como a la Facultad de Química

Once académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México recibieron los estímulos a investigaciones médicas Miguel Alemán Valdés, que cada año otorgan la Fundación del mismo nombre, en colaboración con esta casa de estudios, la Secretaría de Salud y el Instituto de Ciencia y Tecnología, ambos del Distrito Federal.

Se trata de Bertha Espinoza Gutiérrez, Clara Inés Espitia Pinzón, Julio César Carrero Sánchez, Enrique Ortega Soto y María Gloria Soldevila Melgarejo, del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm).

Asimismo, Juan Carlos Gómora Martínez, María Soledad Funes Argüello, Alfredo Torres Larios y Rosa Estela Navarro González, del Instituto de Fisiología Celular (IFC); además de Enrique Alejandro Reynaud Garza, del Instituto de Biotecnología (IBt) y Marta Alicia Menjívar Iraheta, de la Facultad de Química (FQ).

El premio busca promover acciones que propicien el bienestar y la unidad social, mediante el trabajo en la búsqueda de mayores metas en el campo de la salud, el fomento de la excelencia, el avance del conocimiento, la prevención y el control de padecimientos que ya afectan o que puedan dañar a la población.

Los académicos que recibieron estos estímulos para contribuir al desarrollo de sus indagaciones científicas y clínicas, son de gran prestigio y trayectoria; algunos con un número mayor de años de experiencia y otros jóvenes promesas consolidadas en su ramo, pero todos con un amplio futuro en la investigación en el campo de la salud.

Créditos : (UNAM-DGCS-639)