Tag Archives: ciencias naturales

Con objeto virtual es más fácil enseñar la evolución

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

negro

06 de mayo de 2015

Bogotá D. C., May. 06 de 2015 – Agencia de Noticias UN- La respiración en vertebrados puede ayudar a explicar mejor esta teoría, aunque también se podría hacer con la circulación, la digestión o cualquier otro proceso biológico.

A través de un objeto virtual para explicar este mecanismo la profesora Katherine Santander encontró un modelo pedagógico más apropiado para enseñar la Teoría de la Evolución a los alumnos de bachillerato.

Katherine Santander, docente egresada de la Maestría en Enseñanza de las Ciencias Exactas y Naturales de la U.N., y quien presentó esta propuesta como Objeto Virtual de Aprendizaje para obtener su título, comenta que cuando se dicta evolución en bachillerato se explica como un proceso muy general. “Se habla de Darwin, pero no se ejemplifica de una manera específica un proceso evolutivo como tal y las adaptaciones de los seres vivos”, afirma.

Así, sin duda, uno de los principales problemas que enfrenta el maestro  tiene que ver con cómo enseñar la evolución biológica, teniendo en cuenta la dificultad de integrar todos los procesos, explicados por separado, sobre funcionamiento completo de un individuo.

“Se enseña circulación, digestión y respiración en los seres vivos, pero no se asocian estos procesos entre sí”, señala Katherine Santander, docente de Ciencias Naturales y Educación Ambiental de la Secretaría de Educación, en el colegio San José Norte.

Por eso, el Objeto Virtual de Aprendizaje para la enseñanza de los mecanismos de ventilación en vertebrados fue seleccionado como el medio que se ajusta a los requerimientos del modelo pedagógico, además de que presenta enormes ventajas en cuanto al manejo de información, como recursos multimedia y las interconexiones entre conceptos.

La profesora afirma que la biología se aprende más fácil cuando se observan muchas imágenes relacionadas con el tema, pues se puede comparar y observar cómo funciona un órgano y, por ejemplo, se puede diferenciar una branquia de un pulmón, a pesar de que cumplen funciones similares.

Dentro del Objeto Virtual se encuentran cuatro unidades que contienen un texto explicativo y muchas imágenes. Al final, hay una serie de  actividades que si se realizan correctamente, el estudiante recibirá felicitaciones; de lo contrario, deberá repetirlas.

Aunque en un principio el objeto virtual estaba dirigido a la población de la localidad quinta de Bogotá, donde Katherine Santander trabajaba, ahora ella usa su recurso educativo con niños de sexto, octavo y noveno grado de otras localidades, con quienes ha tenido buenos resultados.

Este objeto se encuentra diseñado de manera que puede ser utilizado con o sin guía por un docente en particular, de manera individual o grupal e interactivamente, es decir, cada estudiante puede manejar el ritmo de aprendizaje que desee.

Sin duda, este tipo de recursos aportan al contacto y al uso de la tecnología tanto para el docente, como para el estudiante, y se convierten en una alternativa válida para acercar la ciencia a los jóvenes.

600 especies en riesgo de extinción en Colombia

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

especiesenpeligroBogotá D. C., feb. 17 de 2014 – Agencia de Noticias UN- Son cientos de animales y vegetales que podrían correr la suerte del patico zambullidor y el pez graso: hallarse disecados en museos como el del Instituto de Ciencias Naturales (ICN) de la U.N.

El patico zambullidor era una de las aves que abundaba en los humedales de la Sabana de Bogotá y en las grandes lagunas andinas, en los años 40. La caza indiscriminada solo dejó para el recuerdo un ejemplar disecado en el ICN.

Por su parte el pez graso, otra de las especies ya extintas en nuestro país, que vivía en ambientes acuáticos de alta montaña y era usado por la gente como antorcha, debido a su piel grasosa, presenta su último reporte de existencia en 1942, según las crónicas de la época.

En la actualidad hay cerca de 600 especies que pueden correr la misma suerte. Por eso, en el ICN se comenzó a implementar el Programa Estratégico de Especies Amenazadas, como apoyo a los planes nacionales de preservación.

El profesor Germán Amat, director del ICN, asegura que el objetivo es sensibilizar a la sociedad y establecer estrategias para que ninguna especie desaparezca y quede como objeto disecado en las colecciones científicas.

Dentro de las especies que están en peligro se encuentra la araña pollera, que vive en climas templados andinos, y cuya causa de desaparición es el tráfico ilegal que le pone un valor de 60 mil pesos en el mercado negro.

“Estas arañas son controladoras biológicas que comen insectos plagas que atacan cultivos y hogares; comen cucarrones y reducen el crecimiento excesivo de estas poblaciones, esa es su función dentro del ambiente”, comentó Yeimi Cifuentes estudiante de Biología de la U.N.

Otra especie en peligro es el escarabajo Titanius giganteus, que está en la categoría de los insectos más grandes del mundo, pues alcanza tallas entre los 16 y 18 centímetros (superado solo por los insectos palo que llegan a los 20 cm). Su distribución está reducida a las selvas húmedas tropicales y las zonas bajas del valle del Magdalena.

En cuanto a plantas, se puede mencionar una especie de orquídeas y otra de magnolias, cuya supervivencia depende de la conservación del bosque. “Las dos tienen algún grado de amenaza, según las instituciones responsables de la investigación y conservación, entre ellas el Humboldt, el Sinchi y naturalmente el ICN”, agrega Amat.

Dentro del programa está la publicación de nuevos libros rojos para conocer más a fondo las especies amenazadas. Debido a que muchos de estos textos tienen más de cinco años, se pretende actualizar la información para establecer qué niveles de amenaza se han incrementado en algunas especies, si los niveles de amenaza se han estabilizado o si algunos modelos de conservación han sido favorables.

Tal vez si existiera conciencia en los años 40 sobre el daño ecológico que se hacía, hoy en día el patico zambullidor y el pez graso serían especies llamativas dentro de nuestros humedales y hábitats acuáticos.

créditos: UNAL-144-2014

Arañas pollito saben cortejar sin caer en el incesto

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Theraphosidae señal vibratoria, ejemplo de cortejo.
Theraphosidae señal vibratoria, ejemplo de cortejo.

17 de junio de 2012

Las estrategias reproductivas de esta especie de tarántula (Theraphosidae), cuya familia es la más antigua de América, son el objeto de estudio del biólogo uruguayo Fernando Pérez-Miles.

El científico, invitado al Instituto de Ciencias Naturales (ICN) de la UN en el marco del espacio Jueves de la Biodiversidad, aborda las características biológicas principales de las arañas pollito —con ejemplos de especies del Cono Sur— y ofrece algunas pautas para su reconocimiento.

“Este género es un grupo diverso y numeroso (unas 1.000 especies). La mitad de estas residen en América, pero se conoce muy poco desde el punto de vista biológico. Son de una familia muy antigua, de más de 35 millones de años. La más grande alcanza a medir unos 20 centímetros y habita en cuevas, generalmente en la tierra o debajo de piedras”, cuenta.

Con respecto a su biología reproductora, que incluye cortejo, cópula y seguimiento de su descendencia, el experto indicó que el momento de reproducción es de vulnerabilidad para los animales, de mucho riesgo y de una apuesta fuerte porque invierten demasiada energía.

Durante este proceso se presentan una serie de problemas. Por una parte, el encuentro de los dos sexos, pues este debe darse en el tiempo, espacio y periodo reproductor adecuado. Por otra, el cortejo, que consiste en un mecanismo de feromonas y señales químicas.

Además, la tarántula debe tener en cuenta que la pareja sea de la misma especie para no fallar en la copulación. Y, finalmente, debe evitar el incesto. Para esto último, tiene un mecanismo preciso: reconocimiento del pariente, olor de la camada, maduración en diferentes tiempos y atractivo del extraño.

Con este panorama, expresa Pérez-Miles, lo menos que quieren los animales es que su proceso sea improductivo. Por lo tanto, deben ser capaces de reconocerse, a pesar de que son solitarios a lo largo de su vida. Para lograrlo tienen un complejo sistema de comunicación de señales vibratorias, sísmicas (que transmiten por el suelo), táctiles y demás, que les permiten reconocerse como miembros de la misma especie. De esta manera, se aseguran de que la cópula va a ser viable y van a tener una descendencia.

La exposición, ilustrada con ejemplos tomados de investigaciones desarrolladas en Argentina, Brasil y Uruguay (en las cuales ha participado el profesor Pérez-Miles), destaca algunos aspectos de la evolución del grupo y hace comentarios sobre las especies de la región, como la Eupalaestrus weijenberghi y la Acanthoscurria suina.

De paso, el científico resalta su comportamiento defensivo —caracterizado por el uso de sus pelos urticantes, aerotransportables y de contacto—, así como la construcción de sus cuevas. Sin embargo, revela que no se tiene conocimiento de enemigos, salvo algunas avispas, pues no es presa fácil.

Finalmente, señala que estas arañas son modelos biológicos muy interesantes por su tamaño y sus características de resistencia a las condiciones de laboratorio. Así, se pueden criar muchos individuos en un lugar relativamente pequeño, lo que permite poner a prueba diferentes hipótesis.

Dados los escasos estudios, concluye el experto, cualquier descubrimiento sobre esta araña es sumamente valioso.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Investigaciones del Instituto de Fisiología de la BUAP, mejoran tratamientos de infantes con epilepsia

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

epilep6 de febrero de 2011

Entender los mecanismos neuroquímicos causantes de la epilepsia en recién nacidos, es una de las aportaciones científicas obtenidas en los últimos ocho años, en el Laboratorio de Neuromodulación del Instituto de Fisiología de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, a cargo del Doctor Jorge Luis Valente Flores Hernández.

Para Flores Hernández, recién galardonado con el Premio Estatal en Ciencia y Tecnología 2010 en el área de Ciencias Naturales, los avances en el estudio de la epilepsia intratable en menores de edad no sólo han permitido avanzar en su entendimiento, sino también contar con información reciente para mejorar los tratamientos que los especialistas proporcionan a ese sector de la población.

Destacó que gracias a los resultados de las investigaciones sobre los mecanismos que desatan la epilepsia en los infantes se logró contar con información actualizada sobre el padecimiento, dado que en algunos casos los tratamientos medicamentosos que se recetan a los niños con esa enfermedad se basa en información de hace medio siglo.

“Con esta investigación, desarrollada en colaboración con la Universidad de California, logramos encontrar los mecanismos de acción de la epilepsia, y a la vez, recomendar fármacos que la controlan mejor. Con ello, logramos mejorar la calidad de vida de los menores”, puntualizó.

Desde el punto de vista científico, los estudios realizados en el Laboratorio de Neuromodulación consiguieron un par de aportes: descubrir los mecanismos neuroquímicos que inducen la epilepsia en aquellos bebés con desarrollo incorrecto de la corteza cerebral, y conocer mejor los sistemas que regulan la actividad celular de otras regiones del cerebro que toman el control de funciones perdidas dentro del proceso conocido como neuroplasticidad.

“Cuando una parte del cerebro sufre una lesión, que por ejemplo regula el andar, normalmente se perdería esa función. No obstante, con nuestras investigaciones logramos entender el fenómeno de la plasticidad cerebral, que es el proceso de reubicación de funciones cerebrales, la cual ocurre cuando regiones no utilizadas toman el control y asumen la tarea perdida, lo que permite que personas que no deben caminar, puedan hacerlo. ¿Y cómo ocurre?, pues eso es lo que investigamos”, abundó.

Para ello, se trabajó en colaboración con los doctores Carlos Cepeda y Michael Levine de la Universidad de California, quienes realizan intervenciones para remover el tejido cerebral de bebés con epilepsia por corteza displástica. Este padecimiento se controla extrayendo la corteza dañada; al mover el foco epiléptico, las demás regiones del cerebro se reorganizan e inician un desarrollo normal. Entre más pequeño es el menor, mejor responde a la intervención, comentó.

En este caso, el trabajo del Doctor Flores Hernández fue estudiar a nivel celular el tejido extraído para entender los mecanismos de acción de la epilepsia en estos menores:

“Descubrimos que los receptores de glutamato, guión magnesio, están bloqueados en condiciones normales. En el caso de los infantes con epilepsia por corteza displástica ese proceso no se da, no hay bloqueo por magnesio de las corrientes de glutamato, haciendo células hipersensibles en estado adulto, lo que desencadena las crisis epilépticas”, señaló.

Los primeros trabajos de esta investigación, realizada en el Laboratorio de Neuromodulación del Instituto de Fisiología de la BUAP, iniciaron en 1999 y concluyeron en 2004.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

Imagen: papin.pe