Tag Archives: chontaduro

Cáscaras de chontaduro, colorante natural para panes y tortas

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

PALMIRA, 14 de septiembre de 2017 — Agencia de Noticias UN-

Así lo constató Jader Martínez Girón, magíster en Ingeniería Agroindustrial de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira, quien consiguió extraer y encapsular los carotenos del chontaduro, que son los encargados de darle su atractivo color. Continue reading Cáscaras de chontaduro, colorante natural para panes y tortas

Hallan hongos benéficos en cultivos de chontaduro.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
El chontaduro es uno de los cultivos de más importancia económica en la región de litoral pacífico colombiano.

El chontaduro es uno de los cultivos de más importancia económica en la región de litoral pacífico colombiano.

3 de Septiembre del 2012

Investigadores de la UN en Palmira encontraron, en suelos de los cultivos de chontaduro, tres hongos benéficos que favorecen a las raíces de las palmas y a la población de controladores biológicos.
El chontaduro (Bactris gasipaes H. B. K.) es uno de los cultivos de mayor importancia económica en la región del litoral pacífico colombiano. Esta especie es sembrada en las vegas aluviales y colinas del bosque cálido húmedo, en asocio con otros cultivos como las musáceas y el borojó (Borojoa patinoi cuatrec) para el consumo de las comunidades que lo cosechan, principalmente.
Según investigadores de la UN en Palmira, la palma de chontaduro es afectada por una amplia gama de microorganismos patógenos, que en condiciones de alta humedad en el suelo y en el ambiente pueden ocasionar graves problemas fitosanitarios y provocar pérdidas considerables a nivel económico.
“Entre las enfermedades asociadas a protistas, hongos y bacterias, se encuentran la pudrición del cogollo o de la flecha (relacionada con Phytophthora palmivora o Erwinia chrysanthemi); la mancha negra de las hojas (causada por Colletotrichum spp.); la mancha foliar (Pestalotia spp.), así como la pudrición del tallo y quema de hojas por Erwinia spp.”, afirma el profesor Arnulfo Gómez Carabalí, integrante de la investigación.
El manejo tradicional de este cultivo, según los científicos, no permite la identificación temprana de enfermedades, sus síntomas y agentes causales. Esto lleva a la utilización indiscriminada de fungicidas por parte de los agricultores, quienes desconocen que dichos productos pueden tener efectos nocivos sobre la biota natural del suelo, incluidas poblaciones microbianas benéficas.
Por eso, los investigadores emprendieron un proyecto cuyo fin era reconocer la presencia de hongos benéficos en palmas de chontaduro sembradas en agroecosistemas y huertos de los corregimientos de Citronela y Sabaletas, así como en la ciudad de Buenaventura, en el Valle del Cauca.
“Hicimos el aislamiento y la cuantificación de las poblaciones fungosas cultivables presentes en la rizósfera de chontaduro con potencial benéfico, así como su caracterización en cuanto a género, con el fin de determinar su diversidad”, dice el profesor Gómez Carabalí.
El objetivo del proyecto también se enfocó en preservar los aislamientos obtenidos, con el propósito de crear un almacenamiento de cepas para su posterior uso en estudios de biocontrol y programas de manejo integrado de problemas fitosanitarios asociados a este cultivo.
Los resultados de la investigación mostraron que, en la localidad de Citronela, las poblaciones permanecieron estables durante los dos primeros muestreos, independientemente de los cambios ocurridos en el régimen de lluvias entre épocas.
Por su parte, en Sabaletas, durante estos mismos periodos, los registros de lluvias fueron más altos; lo que pudo crear condiciones anaerobias en la rizósfera y limitar la expresión poblacional fúngica.
En el tercer muestreo, en ambas localidades aumentó la población y diversidad de géneros.
Según el profesor Gómez Carabalí y el equipo de investigadores: “esto coincide con la época de alta precipitación pluvial y llenado de frutos en las palmas, condiciones que aparentemente favorecerían la liberación de exudados en las raíces y, en consecuencia, el desarrollo de las poblaciones microbianas benéficas de la rizósfera”.
Los géneros de hongos aislados en este estudio fueron: Trichoderma (en ambas localidades), Fusarium y Rhizopus (solo en Citronela), Penicillium y Thielaviopsis (solo en Sabaletas).
El docente concluye: “estos microorganismos fungosos podrían tener potencial benéfico para ser utilizados en programas de manejo integrado dentro del sistema de producción del chontaduro en la región del Pacífico de Colombia”.

Investigadores de la UN en Palmira encontraron, en suelos de los cultivos de chontaduro, tres hongos benéficos que favorecen a las raíces de las palmas y a la población de controladores biológicos.

El chontaduro (Bactris gasipaes H. B. K.) es uno de los cultivos de mayor importancia económica en la región del litoral pacífico colombiano. Esta especie es sembrada en las vegas aluviales y colinas del bosque cálido húmedo, en asocio con otros cultivos como las musáceas y el borojó (Borojoa patinoi cuatrec) para el consumo de las comunidades que lo cosechan, principalmente.

Según investigadores de la UN en Palmira, la palma de chontaduro es afectada por una amplia gama de microorganismos patógenos, que en condiciones de alta humedad en el suelo y en el ambiente pueden ocasionar graves problemas fitosanitarios y provocar pérdidas considerables a nivel económico.

“Entre las enfermedades asociadas a protistas, hongos y bacterias, se encuentran la pudrición del cogollo o de la flecha (relacionada con Phytophthora palmivora o Erwinia chrysanthemi); la mancha negra de las hojas (causada por Colletotrichum spp.); la mancha foliar (Pestalotia spp.), así como la pudrición del tallo y quema de hojas por Erwinia spp.”, afirma el profesor Arnulfo Gómez Carabalí, integrante de la investigación.

El manejo tradicional de este cultivo, según los científicos, no permite la identificación temprana de enfermedades, sus síntomas y agentes causales. Esto lleva a la utilización indiscriminada de fungicidas por parte de los agricultores, quienes desconocen que dichos productos pueden tener efectos nocivos sobre la biota natural del suelo, incluidas poblaciones microbianas benéficas.

Por eso, los investigadores emprendieron un proyecto cuyo fin era reconocer la presencia de hongos benéficos en palmas de chontaduro sembradas en agroecosistemas y huertos de los corregimientos de Citronela y Sabaletas, así como en la ciudad de Buenaventura, en el Valle del Cauca.

“Hicimos el aislamiento y la cuantificación de las poblaciones fungosas cultivables presentes en la rizósfera de chontaduro con potencial benéfico, así como su caracterización en cuanto a género, con el fin de determinar su diversidad”, dice el profesor Gómez Carabalí.

El objetivo del proyecto también se enfocó en preservar los aislamientos obtenidos, con el propósito de crear un almacenamiento de cepas para su posterior uso en estudios de biocontrol y programas de manejo integrado de problemas fitosanitarios asociados a este cultivo.

Los resultados de la investigación mostraron que, en la localidad de Citronela, las poblaciones permanecieron estables durante los dos primeros muestreos, independientemente de los cambios ocurridos en el régimen de lluvias entre épocas.

Por su parte, en Sabaletas, durante estos mismos periodos, los registros de lluvias fueron más altos; lo que pudo crear condiciones anaerobias en la rizósfera y limitar la expresión poblacional fúngica.

En el tercer muestreo, en ambas localidades aumentó la población y diversidad de géneros.

Según el profesor Gómez Carabalí y el equipo de investigadores: “esto coincide con la época de alta precipitación pluvial y llenado de frutos en las palmas, condiciones que aparentemente favorecerían la liberación de exudados en las raíces y, en consecuencia, el desarrollo de las poblaciones microbianas benéficas de la rizósfera”.

Los géneros de hongos aislados en este estudio fueron: Trichoderma (en ambas localidades), Fusarium y Rhizopus (solo en Citronela), Penicillium y Thielaviopsis (solo en Sabaletas).

El docente concluye: “estos microorganismos fungosos podrían tener potencial benéfico para ser utilizados en programas de manejo integrado dentro del sistema de producción del chontaduro en la región del Pacífico de Colombia”.

Créditos: http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html