Tag Archives: bicentenario

La historia de la Independencia según 16 miradas.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
27 de Noviembre del 2012
Como parte de la celebración de su cumpleaños número cincuenta, el Departamento de Historia de la UN en Bogotá lanzó el libro Independencia: historia diversa.
Bernardo Tovar Zambrano, profesor del Departamento y editor de la obra, dice que, con motivo de esta efeméride y de la celebración del Bicentenario de la Independencia de Colombia, los profesores resolvieron desde sus lugares historiográficos escribir este libro.
“El proyecto surgió gracias a que hay de fondo una concepción de este periodo, es decir, la consideramos como acontecimiento y como representación. En ese sentido, ha estado presente en el acontecer histórico del país desde 1810 hasta nuestros días”, afirma.
Cotidianamente se está recordando y haciendo memoria de este suceso a través de diferentes formas, como el himno nacional, las estatuas, los discursos políticos, la enseñanza de la historia, etcétera.
“Se le propuso al colectivo de profesores que, desde sus puntos de vista y desde sus lugares historiográficos, trabajaran sobre este mismo significante: la Independencia. Por tal razón, se le denomina diversa. No es un ejercicio frecuente en la universidad colombiana ni en la UN que un conjunto de docentes adscritos a un departamento emprendan la tarea de escribir una obra sobre un tema específico. De los diecinueve profesores, participaron dieciséis”, cuenta.
El contenido
El mismo profesor Tovar, en una parte del prólogo, sintetiza la labor de los autores y el contenido de la obra: “el resultado ha sido esta diversidad de trabajos que conforman una especie de collage historiográfico en el cual se pueden apreciar dentro de la temática relatos referidos a la época anterior a la Independencia, al periodo propiamente dicho de este proceso, a algunos momentos de la primera mitad del siglo XX y a la contemporaneidad”.
La obra parte, por ejemplo, de los movimientos sociales anteriores a este suceso, para luego abordar el periodo como tal. Allí se expone la relación entre la Expedición Botánica y la Emancipación.
Posteriormente, se enfoca en el concepto de Constitución, en los sermones religiosos y políticos de los curas sobre este hecho y en el terremoto de Caracas de 1812, que fue trascendental para el movimiento de los patriotas, entre otros.
Con respecto al siglo XX, da cuenta de la construcción de un Bolívar fascista por parte de la derecha colombiana de los años treinta y cuarenta, así como del uso actual que se ha hecho de Bolívar y, sobre todo, de su espada, especialmente por parte del presidente Hugo Chávez y el expresidente de Colombia Álvaro Uribe.
El cierre del libro expone la independencia de Canadá, cuyo largo proceso de negociación fue pacífico y contrasta con las guerras sangrientas que hubo en las independencias de este lado.
El profesor Tovar destaca que se trata de una obra valiosa, toda vez que aporta nuevos conocimientos sobre este hecho como acontecimiento y representación. “Hay un aporte historiográfico original y novedoso sobre la Independencia a través de dieciséis miradas”, puntualiza.
Ricardo Sánchez, también profesor del Departamento de Historia de la UN y uno de los autores, señala que esta es una forma de cumplirle a la comunidad académica, a los jóvenes, a los investigadores y al país, así como a la cultura nacional y latinoamericana; pues, en un diálogo plural, en una perspectiva múltiple, los autores reflexionaron a partir de sus investigaciones sobre la cuestión.
“Es un gran tema y de suma importancia por el Bicentenario, pero porque está en discusión permanentemente desde nuestros orígenes y nuestro desarrollo. El libro es un desafío intelectual para el lector. Hay propuestas múltiples en los temas, en el enfoque de escuelas, en el tipo de tradiciones a las que apelamos en la historiografías, en las diferencias que son notables y que enriquecen la obra, por supuesto, de formaciones teóricas, tradiciones historiográficas, formas de ver la historia”, manifiesta.
Finalmente, el profesor Tovar asegura que quienes se acerquen al libro encontrarán nuevos relatos y conocimientos. La obra expresa la voz historiográfica del Departamento de Historia de la UN en Bogotá, el cual ha cumplido, durante sus cinco décadas, una función fundamental en el desarrollo de la historiografía en Colombia.
Historiadores
El trabajo, que tardó más dos años, fue desarrollado por los profesores Ricardo Sánchez, José Antonio Amaya, Francisco Ortega, José David Cortés, Pablo Rodríguez, Darío Campo Rodríguez, Stella Restrepo, Heraclio Bonilla, Oscar Rodríguez, Lucía Duque, Max Hering, Mauricio Arcilla, César Augusto Ayala, Paolo Vignolo, Oscar Murillo y Roch Little.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
La carátula es un alto relieve hecho por el escultor colombiano Emiro Garzón titulado "Expansión del pensamiento de Bolívar".

La carátula es un alto relieve hecho por el escultor colombiano Emiro Garzón titulado “Expansión del pensamiento de Bolívar”.

27 de Noviembre del 2012

Como parte de la celebración de su cumpleaños número cincuenta, el Departamento de Historia de la UN en Bogotá lanzó el libro Independencia: historia diversa.

Bernardo Tovar Zambrano, profesor del Departamento y editor de la obra, dice que, con motivo de esta efeméride y de la celebración del Bicentenario de la Independencia de Colombia, los profesores resolvieron desde sus lugares historiográficos escribir este libro.

“El proyecto surgió gracias a que hay de fondo una concepción de este periodo, es decir, la consideramos como acontecimiento y como representación. En ese sentido, ha estado presente en el acontecer histórico del país desde 1810 hasta nuestros días”, afirma.

Cotidianamente se está recordando y haciendo memoria de este suceso a través de diferentes formas, como el himno nacional, las estatuas, los discursos políticos, la enseñanza de la historia, etcétera.

“Se le propuso al colectivo de profesores que, desde sus puntos de vista y desde sus lugares historiográficos, trabajaran sobre este mismo significante: la Independencia. Por tal razón, se le denomina diversa. No es un ejercicio frecuente en la universidad colombiana ni en la UN que un conjunto de docentes adscritos a un departamento emprendan la tarea de escribir una obra sobre un tema específico. De los diecinueve profesores, participaron dieciséis”, cuenta.


El contenido

El mismo profesor Tovar, en una parte del prólogo, sintetiza la labor de los autores y el contenido de la obra: “el resultado ha sido esta diversidad de trabajos que conforman una especie de collage historiográfico en el cual se pueden apreciar dentro de la temática relatos referidos a la época anterior a la Independencia, al periodo propiamente dicho de este proceso, a algunos momentos de la primera mitad del siglo XX y a la contemporaneidad”.

La obra parte, por ejemplo, de los movimientos sociales anteriores a este suceso, para luego abordar el periodo como tal. Allí se expone la relación entre la Expedición Botánica y la Emancipación.

Posteriormente, se enfoca en el concepto de Constitución, en los sermones religiosos y políticos de los curas sobre este hecho y en el terremoto de Caracas de 1812, que fue trascendental para el movimiento de los patriotas, entre otros.

Con respecto al siglo XX, da cuenta de la construcción de un Bolívar fascista por parte de la derecha colombiana de los años treinta y cuarenta, así como del uso actual que se ha hecho de Bolívar y, sobre todo, de su espada, especialmente por parte del presidente Hugo Chávez y el expresidente de Colombia Álvaro Uribe.

El cierre del libro expone la independencia de Canadá, cuyo largo proceso de negociación fue pacífico y contrasta con las guerras sangrientas que hubo en las independencias de este lado.

El profesor Tovar destaca que se trata de una obra valiosa, toda vez que aporta nuevos conocimientos sobre este hecho como acontecimiento y representación. “Hay un aporte historiográfico original y novedoso sobre la Independencia a través de dieciséis miradas”, puntualiza.

Ricardo Sánchez, también profesor del Departamento de Historia de la UN y uno de los autores, señala que esta es una forma de cumplirle a la comunidad académica, a los jóvenes, a los investigadores y al país, así como a la cultura nacional y latinoamericana; pues, en un diálogo plural, en una perspectiva múltiple, los autores reflexionaron a partir de sus investigaciones sobre la cuestión.

“Es un gran tema y de suma importancia por el Bicentenario, pero porque está en discusión permanentemente desde nuestros orígenes y nuestro desarrollo. El libro es un desafío intelectual para el lector. Hay propuestas múltiples en los temas, en el enfoque de escuelas, en el tipo de tradiciones a las que apelamos en la historiografías, en las diferencias que son notables y que enriquecen la obra, por supuesto, de formaciones teóricas, tradiciones historiográficas, formas de ver la historia”, manifiesta.

Finalmente, el profesor Tovar asegura que quienes se acerquen al libro encontrarán nuevos relatos y conocimientos. La obra expresa la voz historiográfica del Departamento de Historia de la UN en Bogotá, el cual ha cumplido, durante sus cinco décadas, una función fundamental en el desarrollo de la historiografía en Colombia.


Historiadores

El trabajo, que tardó más dos años, fue desarrollado por los profesores Ricardo Sánchez, José Antonio Amaya, Francisco Ortega, José David Cortés, Pablo Rodríguez, Darío Campo Rodríguez, Stella Restrepo, Heraclio Bonilla, Oscar Rodríguez, Lucía Duque, Max Hering, Mauricio Arcilla, César Augusto Ayala, Paolo Vignolo, Oscar Murillo y Roch Little.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Declaración de México-Tenochtitlan 2010

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

24 de mayo de 2010

Desde la esencia de esta tierra de profunda historia y cobijados con el espíritu de la Gran Tenochtitlan… cuyo corazón sigue latiendo y con la ayuda de los guardianes de este lugar, que nos hacen confluir para hablar de nuestras raíces ancestrales….

Bajo la idea de que a un estado corresponde una nación, los pueblos y naciones del Abya Yala hemos estado excluidos de los proyectos económicos, sociales, políticos y culturales que se han ido forjando en nuestros territorios, pero mantenemos en la resistencia nuestras culturas, lenguas y valores. Hoy, el modelo neoliberal, nos mantiene en una situación de exclusión, de explotación económica, de imposición de un modelo educativo que nos disminuye y discrimina, de una dominación cultural, social y política en todos los ámbitos de nuestra vida y bajo una práctica de saqueo y despojo de nuestros recursos naturales, de migración por causa de la pobreza y falta de trabajo, y de una falta de reconocimiento pleno de nuestros derechos; por ello, los hombres y mujeres de las naciones y pueblos indígenas somos extranjeros en nuestras propias tierras.

Los pueblos Indígenas de América y el Caribe, hemos venido luchando por el reconocimiento de nuestros derechos políticos y humanos colectivos, identidad, cosmovisión, autodeterminación, tierra, territorios así como la administración de nuestros recursos; esta lucha ha permitido avanzar en el reconocimiento de un marco jurídico internacional sobre derechos indígenas, siendo uno de los logros más recientes, la Declaración sobre Derechos de los Pueblos Indígena de la ONU.

A la mayoría de los gobiernos, no les interesa el desarrollo de los pueblos indígenas, sino que se coluden con los intereses de las grandes transnacionales, acondicionando los marcos jurídicos nacionales para despojar a nuestros pueblos indígenas. Y actualmente los Estados están festejando el Bicentenario de las llamadas Independencias de Abya Yala.

Ante esta situación, los movimientos indígenas del Abya Yala  tenemos varios desafíos que debemos analizar, reflexionar y establecer compromisos de acción, así como objetivos de corto, mediano y largo plazo para recuperar y ejercer derechos como la libre determinación y la autonomía, de definición de líneas alternas de desarrollo y de aportar nuestra experiencia cultural milenaria a la tarea de refundación de los estados nacionales para construir los nuevos estados plurinacionales.

Desde el seno de la Gran Tenochtitlan valoramos y apoyamos las luchas de resistencia y defensa de las tierras y territorios que se han realizado y se seguirán haciendo por nuestros pueblos indígenas y afrodescendientes, porque para nosotros no existe vida, ni cultura ni futuro, sin tierras y territorios. Y porque debemos mantener la herencia que debemos dejar a nuestros hijos. Por ello exigimos a los gobiernos de los Estados-Nación la desmilitarización de nuestros territorios y la derogación de las actuales leyes agrarias que atentan contra nuestros derechos. Especial indignación nos causa la privatización de nuestras tierras, la concesión de proyectos mineros y de explotación privada del agua en nuestros territorios.

La humanidad, de la que somos parte, vivimos una enorme crisis mundial: financiera, ambiental, energética, alimentaria, de salud, de valores y en general hay crisis en todos los estados-nación que mercantilizan la vida y los bienes de la Pachamama, de la madre tierra, vulnerando derechos, soberanías y hoy estamos a un paso de la hecatombe planetaria. Por eso responsabilizamos a los estados desarrollados por la crisis climática del mundo; por eso pedimos que se cumpla el protocolo de Kioto y se acepte la propuesta del Buen Vivir.

Con base en lo anterior y como producto del Encuentro de Pueblos Indígenas Originarios y afrodescendientes:

Proponemos:

•    La construcción de nuevos proyectos de Estados-Nación, con inclusión de los pueblos indígenas y afrodescendientes, a través de un proceso de refundación de los Estados-Nación;
•    Una nueva relación de respeto y de reconocimiento político de los  Estados-Naciones con los pueblos indígenas;
•    La construcción de estrategias para el fortalecimiento del movimiento indígena continental a partir de las bases sociales de los pueblos, de las condiciones de organización locales y de las realidades socioculturales de las diferentes naciones existentes.
•    La definición de estrategias para el pleno reconocimiento constitucional de los derechos de los pueblos indígenas, en cada país, con base en los instrumentos internacionales existentes;
•    Luchar por la articulación y la unidad de los pueblos y naciones del Abya Yala y afrodescendientes, a realizar  un esfuerzo de acercamiento entre todos los actores sociales que los componen, como organizaciones indígenas, autoridades civiles, comunales, tradicionales y ejidales, profesionistas indígenas, intelectuales y líderes naturales de los pueblos indígenas de América.
•    Construir alianzas con otros sectores  que compartimos la misma problemática y la misma memoria histórica, para comprometernos en hacer realidad una misma esperanza, la de un mundo mejor para los pueblos indígenas y no indígenas de la actualidad.
•    Generar condiciones e impulsar los procesos de la libre determinación en el marco de las autonomías, con o sin reconocimiento legal, bajo el propósito de garantizar la supervivencia de los Pueblos y Naciones Indígenas; por tanto
•    Participar activamente en la Cumbre Mundial del cambio climático a realizarse en México y que la voz de los pueblos y naciones indígenas sean escuchados para salvar la vida del planeta.

NOS PRONUNCIAMOS POR:

•    El reconocimiento y aplicación efectiva del convenio 169 de la OIT y la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas proclamada por la ONU, por los gobiernos de los actuales Estados-nación.
•    El rechazo a los festejos del Centenario y Bicentenario al que se le han destinado presupuestos millonarios, ya que los pueblos indígenas y afrodescendientes no tenemos nada que celebrar.
•    El reconocimiento de los derechos de los pueblos Afrodescendientes de América y del Caribe y a su contribución cultural a la vida de nuestros pueblos y estados-nación.
•    El respeto pleno a nuestras ceremonias ancestrales en los lugares sagrados y en los sitios donde nuestros abuelos expresaron sus adelantos civilizatorios y que hoy  mal llaman zonas arqueológicas.
•    Respaldar y hacer nuestros los Acuerdos de la IV Cumbre Continental de los Pueblos Indígenas de Abya Yala, celebrada en Puno, Perú, así como la Declaración de los Derechos de la Madre Tierra, emitida recientemente en Cochabamba, Bolivia.
•    El reconocimiento a la enorme participación y contribución de las mujeres indígenas en las luchas por la defensa de nuestros derechos.
•    Los jóvenes indígenas ratificamos nuestra responsabilidad de mantener en alto la bandera de la resistencia indígena continental.
•    El rechazo a la injerencia de partidos políticos, religiones e instituciones oficiales y privadas que han creado divisionismo y confrontación entre las comunidades y naciones indígenas.
•    El rechazo a la existencia de toda frontera en los estados-nación del Abya Yala, porque nuestro territorio no tiene límites.
•    El repudio a la ley SB 10 70 de Arizona EE.UU, por su carácter racista, discriminatorio, violatorio, antimigrante e inhumano. Los Pueblos Indígenas de Abya Yala, no somos inmigrantes en nuestro propio continente.
•    El rechazo a los cultivos transgénicos que atentan contra la vida y pedimos la unidad en la defensa, conservación y reproducción de las semillas nativas  y en especial el Maíz.
•    Repudiamos los asesinatos que realizan los gobiernos de los estados-nación y fuerzas opresoras a luchadores indígenas, defensores de derechos humanos y periodistas. Exigimos justicia a los asesinatos de los compañeros Beatriz Alberta Cariño Trujillo y el observador finlandés Jyri  Antero Yaakkoola en la Caravana por la Paz para romper el cerco en que viven los triquis del municipio autónomo de San Juan Copala, los recientes asesinatos del líder triqui Timoteo Alejandro Ramírez y su esposa Cleriberta Castro en Yosoyuxi, Oax., así como el exterminio de los pueblos indígenas de Colombia y en especial los asesinatos de los hermanos y hermanas del pueblo nasa del Cauca Colombia y los de Bagua, Perú.
•    Esperamos que la ley de derechos indígenas para la ciudad de México D. F. sea la base para la formulación de la futura Constitución de la ciudad capital en la que se reconozcan los derechos de los pueblos indígenas que viven en esta gran metrópoli.
•    Proclamamos este encuentro como un lazo vinculante  de alianza y articulación de la lucha de los Pueblos Indígenas, originarios y afrodescendientes de América latina y del Caribe, con las fuerzas democráticas de México.

¡POR LA UNIDAD Y AUTONOMÍA DE LOS PUEBLOS DEL ABYA YALA!
¡VIVAN LOS PUEBLOS DEL ABYA YALA!

Dado en México-Tenochtitlan, el 22 de mayo de 2010.