El expediente de Madero se puede consultar en la dirección electrónica
El expediente de Madero se puede consultar en la dirección electrónica

6 de febrero de 2011

• Un grupo de especialistas del Archivo Histórico de la UNAM digitalizó y puso en línea el documento completo del proceso judicial que enfrentó el político coahuilense
• Es prácticamente inédito y da cuenta de un evento que definió el cauce que tomaría la Revolución

Especialistas de la Universidad Nacional rescataron y digitalizaron los documentos que, en 1910, integraron las autoridades mexicanas para enviar a prisión a Francisco I. Madero. “Se trata de textos prácticamente inéditos, que ponemos en línea, a disposición de todo el público, que podrá revisar, en su totalidad, el expediente del proceso judicial en su contra”, expuso José Roberto Gallegos Téllez Rojo, del Archivo Histórico de la UNAM (AHUNAM).

Los universitarios rescataron y digitalizaron los documentos, que fueron encontrados en el archivo del escritor Martín Luis Guzmán, actualmente bajo resguardo del AHUNAM.

Su reproducción total no había sido posible debido a las más de 850 fojas (hoja de papel de documentos oficiales) que lo componen. En otros tiempos, la impresión tradicional del testimonio hubiera resultado complicada por los recursos materiales requeridos; sin embargo hoy, con la digitalización, resultó más sencillo integrar el texto y subirlo a la red.

El expediente del político coahuilense, que desde hace dos meses puede ser consultado en la dirección electrónica www.iisue.unam.mx/ahunam/madero, consta de 11 cuadernos con mil 116 documentos y más de 850 fojas. Además, incluye la transcripción de los escritos, su ficha catalográfica y anexos.

 Armado Torres, Fernando Hernández y José Roberto Gallegos, especialistas del Archivo Histórico de la UNAM.
Armado Torres, Fernando Hernández y José Roberto Gallegos, especialistas del Archivo Histórico de la UNAM.

Un evento que cambió la vida de México

Fue tal la trascendencia de este hecho, que sin él, difícilmente se explicaría el rumbo que tomó la Revolución y, por ende, el México actual, han señalado diversos historiadores; por ello, hace 59 años el novelista Martín Luis Guzmán se dedicó a editar esta pieza documental, pero nunca pudo completar su empresa, y después de su deceso, el material fue a dar al acervo del AHUNAM.

“De ahí, la importancia de hallar este documento y de terminar la labor inconclusa de Martín Luis Guzmán”, comentó Gallegos Téllez Rojo.

Es la primera vez que esta pieza es presentada de manera íntegra, y se ofrece al alcance de quien tenga una computadora con acceso a Internet, añadió.

“Nosotros, los universitarios, somos uno de los sectores más informados, y nuestro deber es hacer que la colectividad tenga acceso a la información, para que forme sus criterios y actúe en consecuencia, y trabajos como éste, son una manera de cumplir con esa misión”.

La “revolución” se verá por Internet

Para el AHUNAM y el Instituto de Investigaciones Sobre la Universidad y la Educación (IISUE), esta edición abre nuevas dimensiones en lo que al mundo digital se refiere, porque es producto del conocimiento y experiencia acumulada a lo largo de los años y deriva de un trabajo colectivo e interdisciplinario, implementado por técnicos académicos, voluntarios y estudiantes.

“No sólo se trató de hallar el expediente del juicio contra Madero, sino de desarrollar una edición en línea que pudiera ser consultada gratuitamente por cualquier persona, y eso implicó un proceso largo”, expuso Gallegos Téllez Rojo.

La longitud del expediente es tal, que publicarlo en papel o en cualquier otro medio resultaría imposible por los costos; sin embargo, las nuevas tecnologías no sólo garantizan que éste tipo de documentos estén disponibles en todo el mundo, sino que “el usuario pueda revisarlos y que a partir de su lectura se forme su propio criterio, sin que medien interpretaciones ajenas”, abundó.

Por su parte, Armando Torres Romero, también del AHUNAM, subrayó que para hacer exitosa esta labor de difusión, no sólo se pensó en la fidelidad con que serían consignadas digitalmente las hojas, sino que la interfase creada para ese fin fuera de fácil navegación por cualquier usuario.

“Se trata de una iniciativa al alcance de todos; lo único que pedimos es que se registren para tener un control y estadísticas de las visitas. Una vez proporcionados los datos personales, podremos ver el expediente completo, desde las tapas hasta el último papel. El sitio contiene más de mil 600 documentos, porque se añadió una versión del Código Federal de Procedimientos Penales, funcional en la época, y la Ley de Amnistía”.

En la página, explicó, se pueden observar los documentos, individualmente o con su transcripción. Otra opción es ir a una foja específica o realizar búsquedas de palabras.

Mirar al pasado para pensar el futuro

Al digitalizar el texto se buscaron parámetros que lo hicieran legible para el usuario. Se pretendió un equilibrio entre el peso de la imagen y su facilidad de lectura, señaló Fernando Hernández Olvera, integrante del proyecto y del Archivo Histórico.

“Intentamos que las digitalizaciones se asemejen lo más posible al original: tono, detalles y texturas. Además, la opción de presentar una imagen con su transcripción, nos podría acercar a la posibilidad de digitalizar otro tipo de materiales, como los microfilms”, dijo.

Aunque la idea surgió en 2005, señaló el especialista, fue hasta 2010 que se dedicaron a trabajar de lleno en el expediente Madero. “Nos llevó más de 13 meses de labor; sin embargo, es gratificante, pues publicamos una obra poco conocida, que no está reproducida en ninguna parte y que abre las vías para otras series de estudios”.

El tiempo que tardamos, agregó, fue útil, pues tuvimos la opción de probar nuevas tecnologías y ensayar con otras opciones; por ejemplo, se cambió el uso del scanner a cámara digital para procesar los archivos.

“Este proyecto busca revitalizar los estudios democráticos en el país. Dentro de los procesos sociales está la recuperación de la memoria a través de los estudios, porque no hay un futuro sin historia”, concluyó.
Créditos: UNAM-DGCS-0075-2011/unam.mx

none
El acervo consta de diversos documentos que dan testimonio de la vida y obra de Pablo Latapí.
El acervo consta de diversos documentos que dan testimonio de la vida y obra de Pablo Latapí.

16 de agosto de 2010
• El acervo que contiene la producción académica que desarrolló el investigador a lo largo de su vida fue donado al Archivo Histórico de la Universidad Nacional

El Fondo Documental Pablo Latapí Sarre, que contiene la producción académica desarrollada por el investigador a lo largo de su vida, fue donado oficialmente al Archivo Histórico de la UNAM (AHUNAM), que ahora forma parte del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (IISUE).

En la firma de convenio de donación, participaron Lourdes Chehaibar Náder, directora del IISUE; María Matilde Hernández, viuda de Pablo Latapí, y Estela Morales Campos, coordinadora de Humanidades, quien comentó que la obra aborda una parte importante de la historia de la educación en México.

María Matilde dijo que la cesión de este acervo fue preparada con anticipación por Pablo Latapí y representa una muestra de agradecimiento hacia esta casa de estudios.

A través del estudio de su obra, que podrá ser consultada por especialistas, es posible reconstruir la historia cultural, social y política del país, lo que resulta importante porque “en nuestros días, el tema que trató se vuelve de urgencia y mención cotidiana; es decir, habla del financiamiento que se dedica a la educación pública”, destacó Morales Campos.

En las últimas décadas, Latapí Sarre desempeñó parte de su labor adscrito al Centro de Estudios sobre la Universidad (ahora IISUE) y forjó las bases de la investigación educativa. Además, fue un personaje que cubrió todas las facetas del proceso educativo, tanto a nivel docente, como de investigación y divulgación.

En el encuentro, realizado en el auditorio José Ma. Vigil del Instituto de Investigaciones Bibliográficas, Lourdes Chehaibar señaló que el Fondo Documental va de 1964 a 2009, y está conformado por cuatro secciones: datos personales; currículo y semblanzas; acervo bibliográfico, y colección de textos en original y artículos periodísticos publicados en Excélsior de 1964 a 1976, y en Proceso de 1976 a 2000.

También cuenta con siete anexos: archivos de reuniones de Información Educativa AC; textos para los Discursos de Fernando Solana, de 1979 a 1982; colección de videos del libro Un siglo de la educación en México; colección de videos La UNAM: el debate pendiente; colección de audio y videocasetes con participaciones en el Programa de Radio Monitor; colección de la Revista del Centro de Estudios Educativos (posteriormente Revista Latinoamericana de Estudios Educativos) de 1971 a 1981, y Memoria de la SEP, del sexenio 1989-1994.

Chehaibar Náder comentó que en vida, Latapí Sarre decidió donar a la UNAM dicho Fondo Documental, con tres propósitos:

Primero, salvaguardar su obra, pues consideró que puede ser útil para reconstruir la historia de la educación e investigación en la materia en el país, en los últimos 40 años. Segundo, dejar constancia de su empeño por impulsar la indagación y lograr que ésta fuera tomada en cuenta en las decisiones sobre política educativa, y tercero, como un signo de agradecimiento a la institución donde laboró los últimos 14 años.

Créditos: UNAM. DGCS -484/unam.mx

none

Escuchas Saber Sin Fin Radio

archives

Búscanos en Facebook

Escucha:

RSS Lo más reciente en Sabersinfin.com

tag cloud