Category Archives: alimentación

Moras fortificadas, opción saludable para la lonchera

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
Investigadores de la Sede Manizales desarrollaron una alternativa saludable y deliciosa con moras probióticas, que podrían reemplazar las tradicionales golosinas de paquete que se venden en las tiendas.
Los probióticos son microorganismos que se introducen en los alimentos  por sus propiedades benéficas para la salud, como la regulación del sistema digestivo y la reducción del colesterol, entre otros, y dado que su uso se ha concentrado en alimentos lácteos como yogurth, investigadores de la UN los han llevado a un producto tipo snack o golosina que resulta una opción nutritiva tanto para chicos como para adultos.
“Para la lonchera sería ideal la sustitución de productos de paquete y la comida chatarra, ya que su aporte nutricional es mínimo, solo harinas, grasas y azúcares; con el trabajo que adelantamos la idea es generar productos llamativos, apetecibles para los pequeños y con múltiples ventajas nutricionales y funcionales para su desarrollo”, manifestó Sneyder Rodríguez Barona, docente de la UN en Manizales e integrante de la Mesa de Seguridad Alimentaria de Caldas.
La fortificación de las moras se realiza en el Laboratorio de Alimentos mediante la aplicación de tecnología de ingeniería de matrices, para lo cual a la fruta madura e higienizada se le mide el nivel de sacarosa que establece la concentración de componentes bioactivos que debe tener la solución; seguidamente, las moras se cortan en láminas y pasan a un proceso de impregnación en un equipo de vacío.
“A medida que se forman los tejidos en las frutas, la unión de células va dejando poros llenos de aire entre ellas, generando así una matriz porosa; al aplicar el sistema de vacío, el aire es sustituido por la solución con los componentes activos y ocurre la impregnación que penetra la estructura de la fruta”, explicó la docente de la UN.
Posteriormente se procede a la liofilización, etapa de secado donde los alimentos son deshidratados al ser sometidos a bajas presiones, lo cual le da una textura crujiente a las moras.
Además de las cualidades nutricionales propias de esta fruta y de su  enriquecimiento con probióticos, el producto cuenta con otro valor agregado, ya que también se está impregnando con prebióticos, una fibra soluble que sirve como alimento para favorecer el crecimiento de los microorganismos en el colon, mejorando la salud.
Como parte del proyecto de la línea de investigación “Obtención de Alimentos Funcionales”, también se están realizando estudios con otras frutas colombianas como mango.
Lea el artículo completo en UN Periódico: http://www.unperiodico.unal.edu.co/dper/article/moras-probioticas-para-transformar-la-lonchera.html.

Los componentes activos tienen propiedades benéficas para la salud.
Los componentes activos tienen propiedades benéficas para la salud.

08 de Agosto de 2012

Investigadores de la Sede Manizales desarrollaron una alternativa saludable y deliciosa con moras probióticas, que podrían reemplazar las tradicionales golosinas de paquete que se venden en las tiendas.

Los probióticos son microorganismos que se introducen en los alimentos  por sus propiedades benéficas para la salud, como la regulación del sistema digestivo y la reducción del colesterol, entre otros, y dado que su uso se ha concentrado en alimentos lácteos como yogurth, investigadores de la UN los han llevado a un producto tipo snack o golosina que resulta una opción nutritiva tanto para chicos como para adultos.

“Para la lonchera sería ideal la sustitución de productos de paquete y la comida chatarra, ya que su aporte nutricional es mínimo, solo harinas, grasas y azúcares; con el trabajo que adelantamos la idea es generar productos llamativos, apetecibles para los pequeños y con múltiples ventajas nutricionales y funcionales para su desarrollo”, manifestó Sneyder Rodríguez Barona, docente de la UN en Manizales e integrante de la Mesa de Seguridad Alimentaria de Caldas.

La fortificación de las moras se realiza en el Laboratorio de Alimentos mediante la aplicación de tecnología de ingeniería de matrices, para lo cual a la fruta madura e higienizada se le mide el nivel de sacarosa que establece la concentración de componentes bioactivos que debe tener la solución; seguidamente, las moras se cortan en láminas y pasan a un proceso de impregnación en un equipo de vacío.

“A medida que se forman los tejidos en las frutas, la unión de células va dejando poros llenos de aire entre ellas, generando así una matriz porosa; al aplicar el sistema de vacío, el aire es sustituido por la solución con los componentes activos y ocurre la impregnación que penetra la estructura de la fruta”, explicó la docente de la UN.

Posteriormente se procede a la liofilización, etapa de secado donde los alimentos son deshidratados al ser sometidos a bajas presiones, lo cual le da una textura crujiente a las moras.

Además de las cualidades nutricionales propias de esta fruta y de su  enriquecimiento con probióticos, el producto cuenta con otro valor agregado, ya que también se está impregnando con prebióticos, una fibra soluble que sirve como alimento para favorecer el crecimiento de los microorganismos en el colon, mejorando la salud.

Como parte del proyecto de la línea de investigación “Obtención de Alimentos Funcionales”, también se están realizando estudios con otras frutas colombianas como mango.

Lea el artículo completo en UN Periódico: http://www.unperiodico.unal.edu.co/dper/article/moras-probioticas-para-transformar-la-lonchera.html.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Cangrejo invasivo, fuente de proteína para gallinas

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Procambarus clarkii es un crustáceo decápodo de la familia Cambaridae. Se trata de un cangrejo de río, nativo del sureste de Estados Unidos.
Procambarus clarkii es un crustáceo decápodo de la familia Cambaridae. Se trata de un cangrejo de río, nativo del sureste de Estados Unidos.

06 de Agosto de 2012

Una estudiante de doctorado de la Sede Palmira de la UN, evalúa el valor nutritivo y pigmentante del cangrejo invasivo de río para sustituir la costosa torta de soya en la alimentación de aves y peces.

Según el Global Invasive Species Database, el cangrejo de río Procambarus clarkii es un gran excavador, labor que puede producir daños en el curso de los ríos y en los cultivos, particularmente en el arroz, y sus hábitos de alimentación pueden alterar los ecosistemas nativos.

Según este sistema de información, este cangrejo puede competir y desplazar a los cangrejos de río autóctonos, ya que es vector del hongo Aphanomyces astaci que causa grandes daños a las especies nativas.

Impulsada por el aprovechamiento de esta especie invasora en beneficio del sector agropecuario del país, Elba Fiorella Gómez, estudiante del Doctorado en Ciencias Agrarias de la UN en Palmira, estudia el valor de la harina de este cangrejo.

Según Fiorella, “este cangrejo es una especie invasora que fue traído desde hace 25 años para la alimentación humana y por las características del trópico que le permitían reproducirse fácilmente; no obstante, no dan la talla ni el peso comercial para la adquisición o consumo por parte de las personas”.

La investigadora indica que así no sirva para este fin, puede ser una buena opción para reemplazar o sustituir la costosa torta de soya, una materia prima de gran importancia para la elaboración de concentrados, considerada el “talón de Aquiles” para los productores colombianos, ya que deben comprarla en otros países a precios elevados.

Prueba de ello es que los porcicultores manifestaron su preocupación el año pasado. Durante el primer semestre del año se evidenció entre los productores una caída en el precio de compra del cerdo, y esto se sumó a un aumento en los costos de producción, a raíz del incremento en los precios internacionales de materias primas como el maíz y la torta de soya.

Por ello, el objetivo es fabricar harina y agregarla al alimento de las gallinas y peces, especialmente de las truchas, un estudio que llevará un año.

“En este momento estamos evaluando cuál es el porcentaje de proteína que tienen los cangrejos y qué tan apropiado es dárselo como adición al alimento de las aves. Buscamos utilizar esta especie invasora que daña los ecosistemas y afecta la armonía que debe existir en un ecosistema, para que su presencia tenga algún beneficio”, dice la estudiante de doctorado.

Las primeras pruebas de aceptabilidad mostraron resultados positivos, ya que las aves no han tenido problemas al consumir el alimento. Este es un punto a favor que destaca la investigadora, ya que con pruebas posteriores de digestibilidad podrán determinar qué tan provechoso resulta ser el cangrejo.

“Queremos evaluar y llegar a sustituir la torta de soya por su alto costo para los productores, ya que por cada 100 kg de maíz hay que adicionar actualmente 60 kg de torta de soya”, sostiene Fiorella.

Los estudios para la digestibilidad y aprovechamiento de la harina de cangrejo seguirán haciéndose en el Laboratorio Mario González Aranda de la UN en Palmira durante este año, para comenzar a efectuar pruebas de la harina en truchas, en enero de 2013.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Desarrollan en la UNAM método de identificación de contaminantes vegetales

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Tiene múltiples ventajas sobre los que ya se usan, como la reducción del tiempo de análisis, la sensibilidad y la realización simultánea del estudio de todos los compuestos, explicó Araceli Peña Álvarez, de la FQ
Tiene múltiples ventajas sobre los que ya se usan, como la reducción del tiempo de análisis, la sensibilidad y la realización simultánea del estudio de todos los compuestos, explicó Araceli Peña Álvarez, de la FQ

31 de Julio de 2012

Un equipo de investigación de la Facultad de Química (FQ), encabezado por Araceli Peña Álvarez, desarrolla un método de identificación y determinación de contaminantes emergentes en vegetales como la lechuga, el perejil o la espinaca.

Se trata de un proceso con múltiples ventajas sobre los que ya se usan. Entre ellas, la considerable reducción del tiempo de análisis, la sensibilidad y la realización simultánea del estudio de todos los compuestos, aunque sean de diferente naturaleza o polaridad.

La científica explicó que un contaminante emergente es cualquier producto antropogénico y genobiótico utilizado por las personas para cubrir necesidades generales de la vida diaria, de cuidado personal o con motivos cosméticos, que se desechan y se hallan principalmente en aguas residuales.

A diferencia de los desechos tóxicos, que sí están regulados, los emergentes se tiran sin control: fármacos, cosméticos caducos y fragancias, entre otros, que a la larga, podrían generar daños a la salud, aunque eso no se ha probado; además se liberan a través de la orina, aclaró la experta.

Las plantas de tratamiento están diseñadas para remover otros compuestos, pero no los de este tipo. En México, el agua residual tiene diferentes usos después de ser tratada; entre ellos, la recarga de lagos artificiales y el riego de cultivos. De ese modo, los vegetales comestibles podrían contaminarse.

En agua y sedimentos de plantas de tratamiento, Peña Álvarez y su equipo hallaron fármacos y desinfectantes como ibuprofeno, naproxeno, diclofenaco, carbamazepina e, incluso, estrógenos como estrona. De éstos, los identificados en las muestras vegetales provenientes de cultivos de Xochimilco fueron el bisfenol, y en mayores concentraciones, el triclosán, desinfectante de uso común en dentríficos, jabones y talcos.

La universitaria aclaró que es el primer trabajo que hacen al respecto, y que aún se requiere llevar a cabo un muestreo representativo. “El análisis es preliminar, pero sí encontramos este compuesto en concentraciones muy bajas”, del orden de 0.5 nanogramos por gramo, es decir, partes por billón.

Ante la importancia del problema, se requiere no sólo el desarrollo de métodos para identificación, sino de cuantificación y, posteriormente, para determinar los efectos tóxicos.

Para llegar a esos resultados, “propusimos el método de extracción con barra magnética (SBSE, por sus siglas en inglés), que consiste en colocarla recubierta con una sustancia que absorbe ese tipo de compuestos. Después, ya concentrados, se desorben y se inyectan en el sistema de identificación, que en este caso es cromatografía de gases acoplado a espectrometría de masas (CG-EM)”.

A diferencia de otros métodos, como cromatografía de líquidos, éste tiene ventajas, como el tiempo de análisis (de hasta más de 16 horas de acuerdo con el tipo de compuesto, a sólo una) y los pasos mínimos de preparación de las muestras.

Las matrices vegetales elegidas fueron lechuga, perejil y espinaca, que primero requieren ser liofilizadas, es decir, deshidratadas. De ahí se pasa al análisis, se toma una cantidad de miligramos y se adiciona una mezcla de disolvente para hacer una extracción previa con ayuda de una sonda ultrasónica. Después, se coloca la barra magnética, se ajusta el pH y se hace la extracción por alrededor de media hora.

Luego, abundó, se retira la barra y se adiciona un disolvente, en este caso acetona, y se desorben los analitos (compuestos contaminantes).

Antes de inyectarlos en el equipo de gases-masas, se derivatizan, es decir, se modifica su estructura química con una reacción para que sean volátiles. Todo el proceso hasta la obtención de resultados dura alrededor de dos horas.

Peña reconoció que se pudieron identificar los compuestos, pero no cuantificarlos de manera adecuada, porque están a una concentración muy baja, “lo que indica que tenemos que bajar los límites. La precisión debe ser mayor, con un coeficiente de variación menor, para que sea confiable”.

Esa meta no se ha alcanzado porque no se entienden bien a bien las interacciones existentes entre las matrices vegetales y los analitos. “No hemos encontrado cómo resolver esas relaciones y que nuestro método sea más preciso. Falta mucho por mejorar”.

Los primeros resultados de esta investigación ya fueron presentados en el XXV Congreso Nacional de Química Analítica. Además de ser parte de una tesis de maestría, será dada a conocer en artículos de revistas especializadas en cromatografía o preparación de muestras, finalizó la científica.

Boletín UNAM-DGCS-472
Ciudad Universitaria.

Estudian variedades poco tradicionales de papa criolla

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
Una investigación de la UN logró determinar la diversidad de la genética del grupo Phureja, como se le conoce a esta clase de tubérculo.
“El estudio permite suministrar información básica para el desarrollo de nuevos cultivares o variedades, determinar la estructura poblacional y ampliar mercados de la papa criolla”, asevera Deissy Juyó, estudiante de la Maestría en Ciencias Agrarias (énfasis en Genética y Mejoramiento) de la UN, y cabeza visible de este trabajo.
El hallazgo revela una serie de variantes genéticas raras dentro de la población natural del grupo Phureja, que representarían la diversidad singular (única) de este grupo de papas. En efecto, demostró que no solo existen tubérculos redondos, sino también alargados, de color rojo, negro y hasta morado.
Juyó cuenta que en Perú, Ecuador, Venezuela y Colombia se consume este tipo de papa, y que la S. tuberosum, grupo Phureja, representa aproximadamente el 10% del total del tubérculo producido en el país, según Cevipapa.
También dice que, debido a sus condiciones agroclimáticas favorables para el desarrollo del cultivo, se puede considerar una región con gran potencial para su siembra a gran escala.
“Esta especie de papa posee un centro de diversidad en Colombia y es considerada una especie promisoria para los programas de mejoramiento en el país, lo que demanda el estudio de sus diferentes características a nivel genético, fenotípico, agronómico y comercial, entre otros”, puntualiza.
Además, explica que el estudio se concentró en el análisis molecular de diversidad y estructura poblacional de 143 individuos de la colección del grupo Phureja divididos en cinco poblaciones entre naturales  (accesiones colectadas) y de mejoramiento (poblaciones construidas), a través del análisis de frecuencias alélicas (génica) arrojadas por el uso de marcadores moleculares tipo microsatélites (SSR).
El estudio recomienda la protección de la diversidad existente y colectas sistemáticas que permitan reunir nuevos genotipos que evidencien la variedad actual para este grupo de papas.
“Esta investigación se constituye en una base de información genética para poder adelantar estudios modernos o convencionales en el área de mejoramiento de plantas y, asimismo, favorecer la conservación de nuestra diversidad”, precisa.
Antecedentes
Es importante destacar, dice Juyó, que la diversidad del grupo Phureja fue  influenciada por las migraciones de grupos humanos (indígenas antepasados) a lo largo de la cordillera de los Andes, así como por adaptaciones a ciertas regiones ecogeográficas específicas (entre los 2000 y los 4000 m s. n. m.).
La investigación duró dos años bajo la dirección de la profesora y doctora Teresa Mosquera. Se efectuó en el Laboratorio de Biotecnología Vegetal (Antonio Angarita Zerda) de la Facultad de Agronomía de la UN y en el Laboratorio de Potato Genome Analysis del Max Planck Institute for Plant Breeding Research en Alemania, dirigido por la doctora Christiane Gebhardt. Fue financiado por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural.
Estructura poblacional y diversidad genética de materiales diploides de papa (papas amarillas).

Estructura poblacional y diversidad genética de materiales diploides de papa (papas amarillas).

31 de Julio de 2012

Una investigación de la UN logró determinar la diversidad de la genética del grupo Phureja, como se le conoce a esta clase de tubérculo.

“El estudio permite suministrar información básica para el desarrollo de nuevos cultivares o variedades, determinar la estructura poblacional y ampliar mercados de la papa criolla”, asevera Deissy Juyó, estudiante de la Maestría en Ciencias Agrarias (énfasis en Genética y Mejoramiento) de la UN, y cabeza visible de este trabajo.

El hallazgo revela una serie de variantes genéticas raras dentro de la población natural del grupo Phureja, que representarían la diversidad singular (única) de este grupo de papas. En efecto, demostró que no solo existen tubérculos redondos, sino también alargados, de color rojo, negro y hasta morado.

Juyó cuenta que en Perú, Ecuador, Venezuela y Colombia se consume este tipo de papa, y que la S. tuberosum, grupo Phureja, representa aproximadamente el 10% del total del tubérculo producido en el país, según Cevipapa.

También dice que, debido a sus condiciones agroclimáticas favorables para el desarrollo del cultivo, se puede considerar una región con gran potencial para su siembra a gran escala.

“Esta especie de papa posee un centro de diversidad en Colombia y es considerada una especie promisoria para los programas de mejoramiento en el país, lo que demanda el estudio de sus diferentes características a nivel genético, fenotípico, agronómico y comercial, entre otros”, puntualiza.

Además, explica que el estudio se concentró en el análisis molecular de diversidad y estructura poblacional de 143 individuos de la colección del grupo Phureja divididos en cinco poblaciones entre naturales  (accesiones colectadas) y de mejoramiento (poblaciones construidas), a través del análisis de frecuencias alélicas (génica) arrojadas por el uso de marcadores moleculares tipo microsatélites (SSR).

El estudio recomienda la protección de la diversidad existente y colectas sistemáticas que permitan reunir nuevos genotipos que evidencien la variedad actual para este grupo de papas.

“Esta investigación se constituye en una base de información genética para poder adelantar estudios modernos o convencionales en el área de mejoramiento de plantas y, asimismo, favorecer la conservación de nuestra diversidad”, precisa.

Antecedentes

Es importante destacar, dice Juyó, que la diversidad del grupo Phureja fue  influenciada por las migraciones de grupos humanos (indígenas antepasados) a lo largo de la cordillera de los Andes, así como por adaptaciones a ciertas regiones ecogeográficas específicas (entre los 2000 y los 4000 m s. n. m.).

La investigación duró dos años bajo la dirección de la profesora y doctora Teresa Mosquera. Se efectuó en el Laboratorio de Biotecnología Vegetal (Antonio Angarita Zerda) de la Facultad de Agronomía de la UN y en el Laboratorio de Potato Genome Analysis del Max Planck Institute for Plant Breeding Research en Alemania, dirigido por la doctora Christiane Gebhardt. Fue financiado por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural.

Lea el artículo en: http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/ndetalle/article/estudian-variedades-de-papa-criolla-poco-tradicionales.html

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Mejorarán productividad del sector de la papa

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
La investigación aplicará criterios de calidad nutricional en el mejoramiento de la papa.
La investigación aplicará criterios de calidad nutricional en el mejoramiento de la papa.

25 de Julio de 2012

La iniciativa es liderada por diferentes facultades de la UN y abarca múltiples campos relacionados con la salud alimentaria de las comunidades nativas cultivadoras de papa en Nariño.

Bajo el liderazgo de la Facultad de Agronomía de la UN, los investigadores incorporan criterios de calidad nutricional en el mejoramiento de la papa, caracterizan el consumo de alimentos de la población y asesoran en la toma de decisiones y diseño de políticas públicas.

“Es un proyecto bastante complejo donde todos los actores están interrelacionados e interactúan para hacer mejor las cosas. Aquí todas las ciencias van de la mano por el bien de la comunidad”, asegura la profesora Teresa de Jesús Mosquera, máster en Genética y Fitomejoramiento y PhD en Ciencias Agrarias.

El proyecto se realiza con la cooperación de las universidades de McGill y New Brunswick de Canadá, el Centro Internacional de la Papa y Fundelsurco en Nariño, y hace parte de los seis proyectos seleccionados por el International Development Research Center de Canadá, en una convocatoria mundial entre un total de 236 proyectos.

Componentes de la investigación

Múltiples campos están involucrados en este trabajo, entre ellos, el desarrollo de nuevos productos y tecnologías para mejorar la competitividad de la papa a nivel local, regional y nacional.

En cuanto al sistema productivo, nuevos cultivares de papa amarilla con alto rendimiento están siendo desarrollados con el fin de abrir nuevos nichos de mercado. Por ejemplo, la papa frita a bastones (a la francesa) y los chips de papa amarilla se están desarrollando por primera vez en el país con criterios de calidad nutricional.

Asimismo, el mejoramiento genético permitirá ofrecer nuevas variedades y cultivares en el mercado, basados en estudios de calidad nutricional que involucran tanto los compuestos y las concentraciones de papa, como los componentes genéticos que permitan combatir la gota, principal enfermedad de estos cultivos.

“Vamos a desarrollar herramientas que los mejoradores de la papa puedan implementar para obtener variedades más resistentes a esta enfermedad, y así lograr una producción más efectiva en términos de costos y  tiempo”, afirma la profesora Mosquera.

El papel de la población y la academia

Según la investigadora, las mujeres son las “guardianas de la seguridad alimentaria”, quienes deciden qué productos y cómo se consumen en casa; por esta razón, serán capacitadas para hacer visible su papel en la este asunto.

Asimismo, el proyecto cuenta con un programa educativo integral de capacitación en buenas prácticas agrícolas, especialmente en nutrición, para ser más sostenibles en el mercado con sus ventas.

Las facultades de Ciencias, Medicina, Ciencias Humanas y Agronomía, dirigen –cada una– un componente específico del proyecto y han vinculado a estudiantes de maestría y doctorado para garantizar su éxito.

Impacto social y económico

Los resultados de la investigación servirán para que las autoridades generen planes y políticas viables que beneficien a la mayor cantidad de gente posible, desde el productor hasta el mismo consumidor.

Dentro de los múltiples beneficios de la investigación, los especialistas buscarán involucrar cada vez más a la población y para ello aplicarán metodologías prácticas al alcance de todos.

“Con todas las herramientas puestas sobre la mesa, el proyecto va a generar un manual de buenas prácticas dietarias elaborado con y desde la comunidad con el apoyo científico”, concluye.

Lea el artículo en: http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/ndetalle/article/mejoraran-productividad-del-sector-de-la-papa.html

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co