Category Archives: agricultura

Cultivar alimentos en casa contribuye a la salud y economía familiar

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

7 de junio de 2011

Hoy en día es importante retomar costumbres de nuestros antepasados, como el cultivo de alimentos en los hogares, que puedan contribuir a la salud y la economía de las familias, así como en la preservación del ambiente en las ciudades, expresó la ingeniera agrónoma Peggy Groschupf.

Durante el taller “Cultiva tus alimentos”, que impartió en el Jardín Botánico de la BUAP, expuso aspectos teóricos sobre hortalizas, semillas y especias que pueden crecer en un entorno casero, ya que como dijo, “muchos creemos que es fácil hacer un cultivo, pero tenemos que tomar en cuenta algunos detalles”, como la fisiología de las plantas y el manejo de la tierra o el agua.

La atención se centró en ejemplares como romero, tomillo, lavanda, acelga, jitomate, frijol, cebolla y diferentes tipos de plantas, hierbas aromáticas, flores y otros cultivos como rábanos, zanahorias y coles, que son propicios para sembrarse en esta época del año, comentó.

Una vez terminada la clase teórica en el Aula Verde del Jardín Botánico, los participantes al taller conocieron las parcelas del Jardín y las técnicas para la siembra de semillas y plantas, y la forma de aplicar un sustrato. Más tarde, tuvieron la oportunidad de practicar lo aprendido al sembrar sus propias plantas y reconocer los cuidados requeridos para su crecimiento.

Groschupf abundó que para cultivar dichos vegetales no se requieren de grandes espacios, ya que en macetas, cajas, huacales, azoteas, zotehuelas y balcones, e incluso en una porción de jardín se puede preparar una pequeña huerta, que provea a las familias de sus propios alimentos.

Para el último caso, “la huerta puede tener dimensiones desde los cuatro metros cuadrados, contar con tierra de buena calidad, provista de agua, sin piedras, y no muy compacta, y plantar en ella semillas o plántulas de diferentes tipos”, dijo.

Agregó que para quienes consuman verduras en grandes cantidades, la opción de cultivar algunos de sus propios alimentos es sumamente beneficiosa, económicamente hablando; además, si las huertas antes mencionadas superan los diez metros cuadrados de espacio, una familia puede proveerse de sus propias verduras, “cuyo sabor es más intenso, agradable y sano”.

La Coordinadora del taller, señaló asimismo que un aspecto relevante en el cultivo de alimentos, es la satisfacción que produce a su gestor, ya que ellos mismos consumen lo que alguna vez sembraron. El ver que otras personas se entusiasmen por esto, puede propiciar incluso el intercambio de verduras entre familias.

La ingeniera agrónoma concluyó que el retomar una costumbre de generaciones pasadas, como es la siembra y cosecha de hortalizas, contribuirá no sólo al consumo de productos que llevan una estima de por medio, sino que además son sanos, contribuyen a la economía familiar y a la preservación de espacios verdes en las ciudades, y por ende, coadyuvarán a mejorar la calidad del aire, y a no generar residuos inorgánicos por la compra de productos empaquetados.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

BIOfosfoBUAP, un producto que incrementa la asimilación de fosfatos del suelo y las cosechas

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

28 de mayo de 2011

El fósforo es uno de los macroelementos esenciales para el buen desarrollo de las plantas y los adecuados rendimientos agrícolas de las cosechas, por ello es importante fijarlo a las semillas para protegerlas de la desnutrición, informó el maestro Moisés Carcaño Montiel, Coordinador del Centro de Investigaciones en Ciencias Microbiológicas del Instituto de Ciencias de la BUAP.

Indicó que para ayudar a los plantas en la asimilación de este nutriente, el Laboratorio de Microbiología de Suelos del ICUAP desarrolló el producto denominado BIOfosfoBUAP, que aumenta la asimilación de fosfatos del suelo e incrementa las cosechas.

Su bajo costo de producción permite que su precio sea accesible, no causa contaminación, es fácil de transportar y es un recurso natural renovable de cepas bacterianas asociadas a diversos cultivos en México.

El maestro Carcaño Montiel señaló que BIOfosfoBUAP contiene bacterias solubilizadoras de fosfatos insolubles, “con el objetivo de poner a disponibilidad de la planta el fósforo que está en el suelo”. Estas bacterias permiten un mejor aprovechamiento de este nutriente, sobre todo cuando se combina con otros elementos como hierro, aluminio, calcio y magnesio”.

Para disponer de ellos, explicó “se incorporan a la tierra bacterias solubilizadoras de fosfato, que tienen la capacidad de producir ácidos orgánicos que liberan a éste elemento de los demás, para ser así asimilado por las raíces”.

Carcaño Montiel agregó que estas bacterias producen unas encimas llamadas fosfatasas, que liberan las formas orgánicas de fosfato en el suelo y las incorporan a la planta. Además son reguladoras del crecimiento porque producen hormonas.

Al hablar de las investigaciones que dieron como resultado este producto, el investigador explicó el experimento que se realizó en un invernadero, donde se inocularon las bacterias solubilizadoras de fosfatos en maíz, logrando un incremento de éstos asimilables en el suelo del 12 al 46 por ciento; mientras que el aumento en el contenido de fosfatos en la planta fue de 4 a 49 por ciento, además de que la masa seca de raíz aumentó en un 26 por ciento.

Indicó que los efectos benéficos están en la transformación de fosfatos del suelo a fosfatos asimilables para las plantas, la producción de sustancias reguladoras del crecimiento vegetal, y la existencia de una mayor cantidad de fosfatos disponibles. Todo ello “contribuye a que las plantas crezcan más vigorosas y tengan mejores rendimientos por hectárea”.

Carcaño Montiel destacó que BIOfosfoBUAP puede ser utilizado en cultivos de maíz, trigo, sorgo y cebada, así como en todas aquellas plantas que necesiten asimilar microorganismos.

Las personas interesadas en adquirir este producto de la BUAP, pueden acudir al Laboratorio de Microbiología de Suelos, ubicado en el Centro de Investigaciones en Ciencias Microbiológicas, en Ciudad Universitaria.

Para conocer más sobre su utilidad y aplicación, pueden comunicarse al teléfono 229 55 00, extensiones 2548 y 2553, o bien solicitar la información a los correos electrónicos: mgcarca@siu.buap.mx y biofertibuap@gmail.com.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

En México existe ambigüedad en las políticas públicas del campo, afirmó investigadora de la UNAM

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

24 de mayo de 2011

Desde hace tres o cuatro sexenios en México, se ha desarrollado una ambigüedad política respecto al campo, que por un lado maneja el interés por la conservación del maíz criollo, y por otro, se da cabida a empresas trasnacionales para que regulen la red agroalimentaria, lo que ha despertado una gran discusión sobre los transgénicos y las siembras experimentales, afirmó la doctora Elena Lazos Chavero, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

En el inicio del Octavo congreso Nacional de la Asociación Mexicana de Estudios Rurales, “Campesinos y Procesos Rurales: Diversidad, Disputas y Alternativas”, que se realiza en la BUAP, la investigadora señaló que dicha ambigüedad “corresponde al contexto nacional en el que vivimos actualmente, tanto en los avances de la democratización, como en la criminalización de los movimientos rurales o urbanos”.

“Esto hace difícil que haya acciones colectivas para la defensa del campo mexicano posteriores al ajuste de la política neoliberal, a partir de la cual hay una acelerada pérdida de granos básicos, desnutrición, conflictos socioambientales y descapitalización de las inversiones del campo; aspectos que por sí solos pululan en nuestro campo y que además están atravesados por la violencia y el narcotráfico”.

Durante la conferencia “Resistencias y luchas: controversias y vulnerabilidades en torno a la agrobiodiversidad en México”, la doctora Lazos Chavero sostuvo que el campo ha sido continuamente traicionado, ya que se han manejado acuerdos en política alimentaria bajo los conceptos de seguridad o soberanía, que no se concretan o no se respetan,

“Tomemos en cuenta lo que sucedió con el tortillazo del 2007, cuando el presidente Felipe Calderón tuvo un pacto con muy pocas asociaciones de productores, evidenciando una clara relación entre el gobierno y las empresas trasnacionales y oligopólicas, donde los campesinos quedaron fuera de las negociaciones”.

Desde ese entonces, subrayó, se ha incrementado en un 42 por ciento el costo de la canasta básica alimentaria.

Por otra parte, afirmó que en el campo mexicano existe una vulnerabilidad ecológica-ambiental con altas tasas de deforestación debido a la ganadería, erosión de suelos, contaminación de agua, y pérdida de biodiversidad.

“También está la vulnerabilidad social, pues la mayoría de comunidades rurales presentan conflictos de linderos, ya sea por acaparamiento o arrebato de propiedades, venta de tierra ejidal y contratos a grandes empresas”.

La conferencia de la doctora Lazos Chavero, se basó en una investigación que realizó entre 2004 y 2006 en los estados de Oaxaca y Sinaloa, para analizar las controversias y luchas que había por mantener la agrobiodiversidad en el campo.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

Se esperan alternativas de solución al campo mexicano en el Congreso Nacional de la AMER

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

24 de mayo de 2011

Con la idea de exponer alternativas de solución a las diversas problemáticas que aquejan actualmente al campo mexicano se llevará a cabo el Octavo Congreso Nacional Campesinos y Procesos Rurales. Diversidad, Disputas y Alternativas a partir de este martes 24 en el Edificio Carolino de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Isabel Mora Ledesma, presidenta de la Asociación Mexicana de Estudios Rurales (AMER), institución convocante, señaló que uno de los objetivos fundamentales del evento es promover la discusión sobre los distintos fenómenos que afectan el desarrollo del campo mexicano, pero sobre todo, proponer soluciones que le devuelvan su viabilidad.

En el congreso, dividido en 10 ejes temáticos, se realizarán 120 mesas de trabajo en las que se presentarán 542 ponencias, con la participación de mil 60 investigadores de todo el país. Además, en este marco se prevé la presentación de 15 libros.

Los temas a discutir serán: Globalización y sistemas agroalimentarios, cambios tecnológicos y alternativas sociales; Educación, saberes locales y formación para el desarrollo rural; Estado, políticas públicas y respuestas sociales, y Actores sociales: estrategias y modos de vida.

Así también se analizarán: Migración y trabajo; Pueblos indios, autonomías y derechos; Movimientos y organizaciones sociales; Configuraciones rurales, territorio y regiones; Recursos naturales, sustentabilidad y patrimonio cultural, y además, Teoría y metodología de los estudios rurales.

La también investigadora del Colegio de San Luis expuso que un aspecto a destacar del congreso es la participación de 12 organizaciones campesinas, de las cuales la mitad proviene de Puebla, y el resto de los estados de Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Tlaxcala.

Kim Sánchez Saldaña, vicepresidenta de la AMER, y también académica de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, remarcó que con la participación de estas organizaciones se pretende dejar de ver a los campesinos como sujetos dependientes:

“Ya que ellos son protagonistas fundamentales, sabedores del cuidado de su entorno ambiental, que conocen nuevas técnicas de cultivo, que combinan con sus saberes tradicionales, pero que requieren de apoyos crediticios, de comercialización, y de políticas públicas orientadas a su realidad”.

Agregó que entre las instituciones educativas participantes destacan la UNAM, la BUAP, la Universidad Autónoma de Zacatecas, así como centros de investigación como el Colegio de Michoacán, el Colegio de la Frontera Norte, además de universidades privadas como la Iberoamericana y la UDLA.

En esta ocasión, el país invitado será Cuba, con cuya presencia se pretende ofrecer un panorama sobre la situación del campo en esa nación caribeña y las alternativas que ha desarrollado para proveer de alimentos a su población.

Durante el Octavo Congreso Nacional Campesinos y Procesos Rurales. Diversidad, Disputas y Alternativas se premiará a las mejores tesis sobre el campo mexicano de licenciatura, maestría y doctorado.

Investigadores del país analizarán en la BUAP el futuro del campo en México

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

20 de mayo de 2011

Más de mil investigadores se reunirán en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla para proponer, discutir y reflexionar críticamente sobre el futuro del campo en México, durante el Octavo Congreso Nacional Campesinos y Procesos Rurales: Diversidad, Disputas y Alternativas, del 24 al 27 de mayo.

En rueda de prensa, los investigadores de la BUAP e integrantes de la Asociación Mexicana de Estudios Rurales A. C. Susana Rappo, Ricardo Pérez Avilés, Dora Luz Sánchez y Samuel Contreras, anunciaron este encuentro considerado el más importante del país en materia de estudios rurales.

Informaron que se trata de un esfuerzo colectivo académico interdisciplinario y multidisciplinario que aglutina a 20 Instituciones de Educación Superior del País, donde se tratarán 10 temáticas sobre la problemática rural a través de 120 mesas de trabajo y 562 ponencias.

Los académicos destacaron la relevancia de conocer los avances de investigación y reflexionar acerca de experiencias y proyectos de desarrollo alternativos, así como la defensa del patrimonio cultural en busca de una mejor calidad de vida.

Pérez Avilés destacó la trascendencia de que en México se revalore la importancia del mundo rural, que integra a más de 20 millones de mexicanos dedicados al campo, en una nación donde se privilegia a los sectores empresariales como parte de un modelo neoliberal fincado en un modelo internacional.

Durante este Congreso se trabajará sobre: Globalización, sistemas agroalimentarios, cambios tecnológicos y alternativas sociales; Educación, saberes locales y formación para el desarrollo rural; Estados, políticas públicas y respuestas sociales; Actores sociales, estrategias y modos de vida; Migración y trabajo.

Asimismo se tocarán temas de: Los Pueblos indios, autonomías y derechos; Movimientos y organizaciones sociales; Configuraciones rurales, territorio y regiones; Recursos Naturales, sustentabilidad y patrimonio cultural; Teoría y metodología de los estudios rurales.

El tener como país invitado a Cuba, permitirá el intercambio de la investigación académica con diferentes organizaciones sociales, organismos gubernamentales y no gubernamentales con el fin de lograr un desarrollo sustentable y una vida digna de las poblaciones rurales.

Participarán organizaciones campesinas de Puebla, Oaxaca, Chiapas Guerrero y Tlaxcala con sus experiencias propias en la mesa especial llamada “Voz de los actores”, quienes presentarán sus contribuciones al campo a través de la exposición de sus artesanías, productos y servicios.

En el Octavo Congreso Nacional Campesinos y Procesos Rurales: Diversidad, Disputas y Alternativas, se hará entrega del Premio a la Mejor Investigación sobre el Campo Mexicano, y el Premio a la Mejor Experiencia en Desarrollo Rural Sustentable, además de presentaciones y venta de libros.

La información sobre el programa y actividades de este congreso se puede consultar en la página http://www.amer.org.mx/

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx