Category Archives: alimentación

Investigan estructura molecular del café

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Como resultado se obtiene una huella digital de cada tipo de café.
Como resultado se obtiene una huella digital de cada tipo de café.

4 de octubre de 2011
Agencia de Noticias UN- Un estudiante de la maestría en Ciencias Físicas de la UN en Manizales investiga la estructura interna del café con técnicas microscópicas para diferenciar molecularmente los tipos de grano.

El café ha sido objeto de múltiples estudios dado que representa un gran porcentaje de las exportaciones colombianas, pero son pocas las investigaciones que analizan su estructura molecular.

“El trabajo consiste en tomar un grano de café al azar, se parte a la mitad y se corta en laminillas, se ubica una bajo el lente del microscopio, se enfoca y se le aplica un rayo láser de 473 nanómetros”, explicó el investigador Gabriel Soler Barrera.

Dicho rayo se caracteriza por contener alta energía y al entrar en contacto con la muestra proyecta una emisión de luz única, exclusiva para cada material que se convierte en su huella digital.

Este estudio es un insumo para que los investigadores del producto en empresas como Cenicafé (Centro Nacional de Investigaciones de Café) puedan diferenciar con mayor precisión a qué especie pertenecen.

“Existen diferentes clases de café, entre las más reconocidas están la arábiga y el robusta, sucede que en muchas trilladoras las están mezclando y lo que hacemos en el laboratorio es definir sus características internas, así no habrá confusión para que a los consumidores no nos engañen vendiéndonos otras calidades con contenidos distintos de cafeína”, puntualizó Soler Barrera.

La investigación es adelantada como parte del trabajo del Grupo de Propiedades Ópticas de los Materiales, dirigida por el profesor Carlos Vargas Hernández.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Colombia, país importador de la dieta básica

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Colombia tiene la capacidad para producir los cereales necesarios, pero los importa de otros países como Estados Unidos. Fotos: Unimedios
Colombia tiene la capacidad para producir los cereales necesarios, pero los importa de otros países como Estados Unidos. Fotos: Unimedios

24 de septiembre de 2011

Agencia de Noticias UN. El país ha priorizado la elaboración de productos tropicales sobre cereales como el trigo y el maíz, cuyo consumo corresponde al 60% en la dieta básica.

Según lo explicó Alejandro Fernández, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas de la UN e investigador del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID), “el país ha dejado de producir alimentos fundamentales para la dieta como el trigo, la cebada y el maíz, para producir productos tropicales como el aguacate, la uchuva y la palma africana”.

En la década de los años 80, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) determinó que la salud de una persona depende en gran medida del consumo del 60% de cereales en su dieta alimentaria. Sin embargo, la falta de producción de estos alimentos primarios en el país, como lo señaló el docente de la UN, “ha hecho que seamos dependientes de los alimentos de otras latitudes, como Estados Unidos o Canadá”.

Fernández advirtió que Colombia tiene la capacidad para producir los cereales necesarios de una dieta sana; sin embargo, no lo hace debido al discurso de desarrollo económico liderado por el Gobierno que persuade a los agricultores colombianos a producir otra clase de alimentos, atractivos para el país norteamericano.

“Nos han dicho que somos eficientes para producir cosas que se dan en el trópico, entonces andamos con la ilusión de exportar y de recibir dólares y euros. Resulta que eso nos ha traído gran fragilidad alimentaria”, anotó el catedrático.

Añadió que los campesinos que producían los alimentos que les servían para autoconsumo, ahora están sembrando palma africana, teniendo que acudir a la compra de alimentos en otros lugares. Como consecuencia, Fernández mencionó la fragilidad de su salud: “Las cifras de hemoglobina que circula en el torrente sanguíneo han bajado a raíz de la falta de consumo de hierro (presente en las hortalizas, principalmente)”.

La seguridad alimentaria, sin cuidado

Otra de las causas del déficit de alimentos primarios en el país corresponde a la apropiación de tierras productivas para la construcción de vivienda. Según Alejandro Fernández, “por ejemplo, muchas tierras que producen cereales y hortalizas se han vendido”.

Asimismo, atribuyó la baja productividad al uso de aguas contaminadas con altas cargas de materiales pesados de contaminación: “Lo que germina y lo que se produce tiene cargas de mercurio no aptas para la salud”.

Otros impactos

Algunas regiones del país experimentan plantaciones de gran extensión con el cultivo de una sola especie. Fernández sugiere que “detrás de todo el discurso del monocultivo están las grandes empresas que venden insumos, semillas, maquinaria. Ellos tienen el dinero y los intelectuales que pueden construir discursos monolíticos”.

Afirmó que los discursos geopolíticos no solo han limitado la producción de alimentos primarios, sino la preservación de los ecosistemas y de los bosques: “La apertura de tierras, la ganadería, la minería, el cultivo de coca y la refinación de narcóticos han sido las mayores causas del deterioro forestal”.

En sentido geoeconómico, aseguró que si el país valorara los bosques, podría tener la oportunidad económica de recibir recursos por fijar carbono, en lo que se llaman los mercados de carbono.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

El clenbuterol no representa gran riesgo para la salud ni es opción para la producción pecuaria

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

 El clenbuterol se concentra en el hígado y órganos cromafines, como la retina; pero al contrario de lo que se cree, su fijación a músculo es muy baja en cantidad, aunque muy prolongada.
El clenbuterol se concentra en el hígado y órganos cromafines, como la retina; pero al contrario de lo que se cree, su fijación a músculo es muy baja en cantidad, aunque muy prolongada.

4 de septiembre de 2011

• Existen evidencias científicas y sanitarias para demostrar el control de esta sustancia y la inviabilidad económica para los productores si la emplearan negligente o subrepticiamente en la engorda de ganado, dijo Héctor Sumano López, de la FMVZ de la UNAM
• Se utiliza en personas asmáticas porque relaja el músculo bronquial y, por consiguiente, mejora la ventilación pulmonar

“La carne de ganado bovino, porcino, caprino y ovino, así como de aves de corral, producida en establos y granjas mexicanos certificados no representa ningún riesgo para sus consumidores”, aseguró Héctor Sumano López, investigador del Departamento de Fisiología y Farmacología de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la UNAM.

Hace unas semanas se publicaron informaciones en las que se cuestionó el proceso de producción de cárnicos en el país, porque en él podría estar involucrado el medicamento clenbuterol (sic), cuyo uso pecuario está prohibido; es más, representa un delito penal.

Al respecto, Sumano López señaló que existen suficientes evidencias científicas y sanitarias para demostrar el buen control de esta sustancia en México y la inviabilidad económica para los productores si la emplearan negligente o subrepticiamente en la engorda de ganado.

“El clenbuterol actúa sobre unos receptores adrenérgicos específicos llamados ß2, que se localizan en los bronquios y que causan, a nivel vascular, vasodilatación que, a su vez, causa hipotensión (no hipertensión, como se afirma), que pudiera derivar eventualmente en taquicardia (aumento de la frecuencia cardiaca); además, induce nerviosismo, temblores y náuseas”, dijo.

Este medicamento se utiliza en personas asmáticas y con problemas de bronco-constricción (en dosis de 20 a 40 microgramos), porque relaja el músculo bronquial y, por consiguiente, mejora la ventilación pulmonar, así como en algunas afecciones que cursen con atrofia muscular y, en algunos países, en el control de los partos.

Prohibido

Diversos estudios científicos señalan que el clenbuterol no es genotóxico, es decir, no induce cambios conducentes a cáncer ni de ninguna otra índole en el genoma, animal o humano; tampoco es estimulante del sistema nervioso central ni mucho menos abortivo. No obstante, fue prohibido en los procesos de producción de carne en países de la Unión Europea.

En cambio, el zilpaterol y la ractopamina, que actúan en los mismos receptores ß2 y son de eliminación muy rápida, sí están aprobados en muchos países, incluido México.

Estos fármacos inducen un fenómeno conocido como “repartición”, en el que los nutrientes y la energía se depositan en los tejidos como músculo, en vez de hacerlo como grasa.

“Lo común es que, por ejemplo, se suministre zilpaterol a bovinos y ractopamina a cerdos durante el mes final de su engorda, para que tengan más carne que grasa. Esos medicamentos se eliminan de manera rápida, llegan a concentraciones mínimas en los tejidos en un periodo de tan sólo 24 a 48 horas; además, son dos mil veces menos potentes que el clenbuterol para inducir hipotensión”, explicó Sumano.

En hígado y retina

Se sabe que el clenbuterol se concentra en el hígado y órganos cromafines, como la retina; pero al contrario de lo que se piensa, su fijación a músculo (carne) es muy baja en cantidad, aunque muy prolongada (deben pasar 21 días, en promedio, antes de llegar a concentraciones virtualmente indetectables).

Por ello, para que represente un riesgo la gente tendría que consumir carne con residuos en cantidades absurdamente grandes y a diario. Aunque es cierto que la ingesta de una pequeña cantidad de hígado de res o de cerdo contaminados podría ocasionar problemas a la salud.

“Otro factor que influyó para prohibir el clenbuterol en Europa fue la vigencia de un concepto conocido como ‘bienestar animal’; es decir, deben ser tratados bien por razones humanitarias y para que aporten carne confiable. Y aunque se ha desviado su uso para mejorar el rendimiento en canales de rastro, no hay reportes de que haya ocasionado decesos entre la población humana”, indicó el investigador.

Útil en aplicaciones médicas

En relación con la comercialización de carne, Sumano López tiene la certeza de que criadores y rastros están certificados mediante un procedimiento denominado Tipo Inspección Federal (TIF), que operan mediante un seguimiento estrecho por parte de sus clientes.

En el caso de los bovinos, durante aproximadamente cuatro meses reciben el mejor alimento y cuidados veterinarios (antiparasitarios y vacunas, entre otros) para que tengan ganancias de peso. A menudo se les trata con zilpaterol, que no tiene nada que ver con el clenbuterol, a excepción de su efecto sobre los receptores ß2.

“Los ganaderos ya cuentan con canales de distribución, por lo que es dudoso que se atrevan a recurrir al clenbuterol; sí utilizan zilpaterol en bovinos y ractopamina en cerdos, que están aprobados por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA). Cabe apuntar que, a diferencia de lo que sucede con el clenbuterol, estos medicamentos son económicamente viables, y sólo son necesarias de 24 a 48 horas para que el organismo animal los elimine”, finalizó Sumano López.
Créditos: unam.mx/boletin/520/201

Realizan estancia dos becarios en Tecnología de Alimentos

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

30 de junio 2011

“El Programa Delfín es una oportunidad muy grande que tienen ahora los estudiantes para formarse en el terreno de la investigación científica”, expresó José Armando Ulloa, coordinador del Cuerpo Académico de Tecnología de Alimentos, de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN); quien recibió a dos becarios para realizar estancia de verano.

Manifestó que trabajan en el proyecto “Caracterización fisicoquímica, microbiológica, sensorial y funcional del frijol entero instantáneo”, el cual está patrocinado por el Programa de Mejoramiento del Profesorado (PROMEP); “lo que pretendemos lograr es generar todas las características para poder resaltar las fortalezas del producto final”, añadió.

José Armando Ulloa, comentó que dicha investigación se ha venido cubriendo en varias etapas; indicó que en la que están trabajando actualmente es en generar la información relativa a las particularidades fisicoquímicas, microbiológicas y funcionales.

Agregó que lo anterior mencionado es importante porque resultará un producto funcional para las personas que disponen de poco tiempo para la preparación de alimentos; puesto que el frijol estará casi listo para consumirse después de un leve tratamiento de 15 minutos en agua hirviendo.

Los estudiantes veraniegos Arquimedes Sánchez Bravo y Luz Yarely Rojas Díaz, de la Universidad de Guadalajara (UDG) y del Instituto Tecnológico de Tepic (ITT) respectivamente; subrayaron que evaluarán las cuatro principales especies de frijol a lo largo de su estancia.

Asimismo coincidieron al mencionar que es una excelente oportunidad la que les brinda el Programa Delfín; ya que gracias a esta estancia podrán adentrarse a la investigación y así tener una idea más clara del área en la que se especializarán a futuro.

El investigador dijo que los estudiantes están con la mentalidad de trabajar al 100 por ciento; de igual manera concluyó acentuando que las estancias de verano son una oportunidad para los estudiantes pero también para los profesores que los reciben.

Créditos: www.uan.edu.mx/comunicacion

El CEIEPAA, primera organización productora de leche cruda de cabra certificada a nivel nacional

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

19 de junio de 2011

Sala caprina de ordeña del Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Producción Animal en Altiplano de la FMVZ.
Sala caprina de ordeña del Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Producción Animal en Altiplano de la FMVZ.

• El Consejo para el Fomento de la Calidad de la Leche y sus Derivados fue el organismo que acreditó al Centro

El Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Producción Animal en Altiplano (CEIEPAA) de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la UNAM, se convirtió en la primera organización productora de leche cruda de cabra certificada a nivel nacional y la número 55 en leche de vaca.

Tras un proceso de meses de trabajo en equipo del personal académico, administrativo y de estudiantes residentes, el CEIEPAA obtuvo las certificaciones del producto leche cruda de vaca clase A, bajo la norma mexicana NMX-F-700-COFOCALEC-2004, así como la del producto leche cruda de cabra, bajo la norma NMX-F-728-COFOCALEC-2007, por parte del organismo responsable que es el Consejo para el Fomento de la Calidad de la Leche y sus Derivados (COFOCALEC).

En la ceremonia de entrega de los certificados, Francisco Trigo Tavera, director de la FMVZ, resaltó que la facultad está inmersa en un programa integral de calidad total y ésta es la coronación de otro esfuerzo vinculado al sector productivo.

“Gracias al ejercicio de alta calidad que realiza cotidianamente la planta académica, investigadores, estudiantes y trabajadores fue posible la obtención de las certificaciones”, apuntó.

En el auditorio del CEIEPAA, recordó que hace siete años sólo se contaba con tres áreas certificadas ISO 9001:2000 en áreas de diagnóstico; sin embargo, ahora se tienen 16 bajo la norma ISO 9001:2008.

La cultura de las normas de calidad ya forma parte de esta facultad. Todos los laboratorios que realizan diagnósticos de campañas nacionales tienen aval de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), refirió.

La licenciatura está certificada, desde hace 15 años, por el Consejo Nacional de Educación de la Medicina Veterinaria. Inclusive, resaltó, desde marzo pasado contamos con la acreditación, por siete años, de la Asociación Americana de Medicina Veterinaria, en la que compartimos este reconocimiento con las mejores universidades de Canadá, Estados Unidos, tres de Inglaterra, Irlanda, Nueva Zelanda y Australia.

Asimismo, la maestría y doctorado están en el padrón de excelencia del Conacyt, en calidad internacional, destacó.

Trigo Tavera reconoció y felicitó el trabajo realizado en este centro de estudios, pues la tarea cotidiana da muestra de su compromiso.

En su momento, José Luis Dávalos, director técnico del CEIEPAA, explicó que se trató de un procedimiento por el que se asegura que un producto, proceso, sistema o servicio se ajusta a lineamientos o recomendaciones de organismos dedicados a la normalización.

“Las auditorías de verificación que tuvieron lugar para otorgar las verificaciones abarcaron diferentes aspectos, como los inherentes al personal involucrado en los procesos de obtención de la leche, instalaciones, ganado y equipo”, añadió.

A su vez, informó que el Servicio Nacional de Calidad e Inocuidad Alimentaria (SENASICA) de la Sagarpa otorgó al Centro los certificados de Buenas Prácticas Pecuarias en Unidades de Producción de Leche Bovina y Caprina. “Contamos con avales tanto para el producto (leche) como pora el proceso de obtención”.

Los certificados del COFOCALEC tienen vigencia durante tres años, con revisiones intermedias, para garantizar la continuidad de las condiciones bajo las que se obtuvieron, y los del SENASICA, por dos años.

La placa de certificación fue entregada por el director de COFOCALEC, Sergio Soltero Gardea.

En el mismo acto, los directores de la FMVZ y de la fundación, Francisco Trigo Tavera y Javier Lara Pastor, firmaron un convenio de colaboración entre la UNAM y la Fundación Produce Querétaro.

Con el acuerdo se realizarán estudios y transferencia tecnológica en el campo de la agronomía y obras en común. Existen también proyectos entre ambas instituciones, como la apertura de un centro de extensionismo en un municipio cercano y la consolidación de un sistema de mercadeo de los productos que genera el CEIEPAA.

A su vez, se entregaron reconocimientos a los miembros de la comunidad del Centro, pues gracias a su trabajo constante se obtuvieron acreditaciones de ambas instituciones.

En la ceremonia, estuvieron María Elena Trujillo Ortega, secretaria general de la FMVZ, Carl Heinz Dobler Mehner, delegado estatal de la Sagarpa, y Ricardo Lara Zúñiga, jefe del Departamento de Ganadería del CEIEPAA, entre otros.
Créditos: UNAM-DGCS-363-2011/unam.mx