Category Archives: economía

Poco optimista, el panorama con el presupuesto aprobado para 2011: economistas de la UNAM

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

momento económico4 de febrero de 2011

• Verónica Villarespe, directora del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc), se pronunció por un nuevo proyecto de país, en el que cobren relevancia las políticas industrial, monetaria, financiera y social
• En lo que va del sexenio, México acumula un déficit de más de cuatro millones de empleos, dijo Juan Arancibia
• La inseguridad representa un costo de alrededor del uno por ciento del PIB, acotó Josefina Morales
• En Brasil, la política productiva ha sido una constante, añadió Irma Portos Pérez, del mismo instituto

El panorama derivado del presupuesto aprobado para el presente año es poco optimista porque continuará con sus objetivos de mantener inflación, déficit público y estabilidad monetaria opuestas a una dinámica de crecimiento sostenido; además, el empleo no se ha recuperado y continúa con un importante déficit, advirtieron integrantes del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM.

En rueda de medios para presentar el boletín mensual Momento económico, Verónica Villarespe Reyes, directora del IIEc, dijo que el presupuesto aprobado para 2011 tiene un importante impacto en el desenvolvimiento económico, y que por su encadenamiento a las políticas aplicadas desde hace tres décadas, sus objetivos se acompañan de acciones tajantes, opuestas a una dinámica de crecimiento estable y sostenido.

Por ello, resaltó, los pronósticos para el presente año no son optimistas, pues las posibilidades de incremento del Producto Interno Bruto (PIB) se sitúan entre 3.9 y 4.2 por ciento.

En ese sentido, se pronunció por impulsar un proyecto de país distinto al que tenemos, en el que cobren primordial importancia las políticas industrial, monetaria, financiera y social. Se debe generar riqueza con ese proyecto y distribuirla mejor, “ese es un problema estructural de la economía mexicana, la gran concentración del ingreso”, recalcó.

Juan Arancibia Córdova, investigador del IIEc, aseguró que en lo que va del actual gobierno, México acumula un déficit de empleo de más de cuatro millones de trabajadores. En cuatro años se debieron crear cinco millones 200 mil nuevas fuentes laborales para dar cabida a la población susceptible de integrarse al mercado, y sólo se han creado poco más de un millón.

Cada año, detalló, la nación debe generar un millón 300 mil nuevas plazas, porque es la población que ingresa a la edad productiva; es decir, aunque el año pasado se crearon más de 700 mil empleos se tuvo una carencia de entre 500 y 600 mil. Una parte de estos últimos se fue a Estados Unidos y, la otra, a la economía informal.

La investigadora Josefina Morales Ramírez consideró que la política macroeconómica aplicada en los últimos 30 años ha llevado a México a un crecimiento precario e insuficiente, a un rezago en la economía mundial, por lo que hoy no está dentro de las llamadas naciones emergentes.

El presupuesto para 2011, abundó, privilegia el gasto corriente y la seguridad, con un incremento de 80 por ciento a los recursos de la Secretaría de Gobernación, 10 por ciento a la de Defensa, y 10 por ciento a la de Marina. Con la reducción del gasto en desarrollo social, los recursos en educación alcanzan el 6.7 del total, mientras que el de seguridad se eleva a 4.3 por ciento.

Respecto al costo de la inseguridad, la académica indicó que el impacto representa alrededor del uno por ciento del PIB.

Por su parte, Irma Portos Pérez, del mismo instituto, al hablar del caso de Brasil, comentó que México y ese país han vivido procesos de desindustrialización, pero en el caso de la nación carioca, la política productiva ha sido una constante, avalada por los sectores empresariales, que se conjuga con una distribución del ingreso que ayuda al productor local para la consolidación del sector productivo.
Créditos: UNAM-DGCS-0072-2011/unam.mx

La mayoría de gente que vive en el campo no cultiva la tierra, señaló investigador de la UNAM

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

agricultura de precisión29 de enero de 2011

En la actualidad la mayoría de gente que vive en el campo no cultiva sus tierras y quienes si lo hacen tienen que recurrir a trabajos temporales fuera de su lugar de origen para satisfacer sus necesidades básicas, afirmó el doctor Hubert Carton de Grammont, del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM.

Durante su presentación magistral en el “Foro: Problemas del campo poblano y propuestas para su desarrollo”, que se realizó en el Complejo Cultural Universitario de la BUAP, el investigador explicó cómo se generan los ingresos de la gente que vive en el campo.

“Hoy en día la mayoría de personas que viven en el campo no se dedican a la agricultura, y quienes sí lo hacen viven esencialmente de trabajos que no tiene que ver con este sector”.

De estas afirmaciones derivan preguntas como ¿por qué se queda la gente en el campo si no lo trabaja? y ¿qué tanto les queda de campesinos a las personas que viven de otras actividades?

Anteriormente las zonas rurales estaban llenas de campesinos, quienes migraban a las ciudades en busca de trabajo sólo cuando ya no podían cultivar la tierra, o para complementar el ingreso y satisfacer sus necesidades básicas, sin embargo en la actualidad esto se ha agravado porque en las zonas urbanas ya no hay trabajo.

Lo anterior ha provocado que una buena parte de los campesinos regresen a sus lugares de origen y sólo salgan por temporadas en busca de oportunidades de trabajo, y mientras están lejos mandan dinero sus familias; “ésta es la nueva tendencia migratoria, que se suma a la salida permanente de campesinos, creando así un fenómeno conocido como precariedad del trabajo”.

Tal situación se debe a cambios en los mercados de trabajo, abaratamiento de los productos y aumento de costos de producción. Solamente sobreviven aquellos que logran aumentar su productividad y los que no salen de sus hogares.

De Grammont concluyó que incrementar la productividad y mantener precios adecuados para los productos del campo, serían soluciones factibles a la problemática rural por la que atraviesa México, sin embargo éstas no se han llevado a cabo, por lo que es necesario seguir analizando de fondo la situación del campo poblano y en general del país.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

Si busca reelegirse, Obama debe abatir el desempleo

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Silvia Núñez García, directora del Centro de Investigaciones sobre América del Norte de la UNAM.
Silvia Núñez García, directora del Centro de Investigaciones sobre América del Norte de la UNAM.

29 de enero de 2011

• Además, debe crear mecanismos que le permitan reactivar el aparato productivo estadounidense, destacó Silvia Núñez García, directora del CISAN de la UNAM

• Aunque su plan de campaña fue muy ambicioso, indiscutiblemente las metas que se planteó no han podido lograrse, señaló

A dos años de haber iniciado su gestión como presidente de Estados Unidos y de cara a una reelección, Barack Obama debe buscar abatir el problema de desempleo y reactivar los mecanismos que fortalezcan el aparato productivo estadounidense, afirmó Silvia Núñez García, directora del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de la UNAM.

Es evidente, destacó, que el mandatario llegó a la Casa Blanca con un amplio margen de popularidad, pero esta tendencia se ha modificado. Más allá de la imagen del presidente, el asunto tiene que ver con la aprobación que hacen los ciudadanos de su desempeño frente al Ejecutivo.

Su plan de campaña fue muy ambicioso, pero indiscutiblemente las metas que se planteó no han podido lograrse, básicamente porque en estos dos años su gobierno ha tenido que enfrentar los enormes retos provocados por una crisis económica sin precedentes, indicó.

La investigadora universitaria consideró que entre los logros está el rescate financiero; sin embargo, esto no se ha reflejado en la creación de un mayor número de empleos ni en el mejoramiento de las condiciones de vida de un vasto sector de la población.

En cuanto a la agenda social, hizo un esfuerzo histórico para promover su iniciativa de salud, la cual fue aprobada por el Congreso con la mayoría demócrata. Con esta medida, se pretende dotar de servicios a los estadounidenses, así como frenar a las compañías de seguros que nieguen la cobertura médica por padecimientos preexistentes, apuntó.

En el ámbito de la política exterior, consideró, otro acierto del presidente fue cumplir con su ofrecimiento de campaña de conducir el retiro de las fuerzas armadas de Irak.

Ahora, después de las elecciones intermedias, el escenario político ha cambiado, pues los demócratas perdieron el control de la Cámara de Representantes y el presidente tiene que manejarse con mucho cuidado con la mente en su posible reelección, comentó.

Si bien, al día de hoy Obama tiene una aprobación por su desempeño de alrededor de 48 por ciento, su gran apuesta es no perder su capital político, es decir, garantizar que las bases que lo llevaron a la presidencia, identificadas con el Partido Demócrata, mantengan el apoyo a su plataforma de trabajo.

Pero además, abundó, buscará volver a atraer a todos aquellos electores independientes en Estados Unidos, porque muchas veces son quienes definen las posibilidades de ganar de los candidatos presidenciales.

El primer mandatario de la Unión Americana parece estar ahora comprometido a que su gobierno no se endeude más, y esto es importante porque los estadounidenses no quieren heredar a las futuras generaciones un déficit interno oneroso que podría minar el desarrollo equilibrado de su país, subrayó.

Política exterior

Aunque para el gobierno de Obama la política exterior es fundamental, no fue el eje de su segundo informe.

Con los países de América Latina, Estados Unidos tiene una relación diferenciada y, en el caso de México, la situación que presenta el país de violencia y lucha contra el crimen organizado es una gran preocupación para nuestro vecino del norte. Las fuerzas políticas de aquella nación coinciden como prioridad en que se debe resguardar la frontera, acotó.

En ese sentido, el tema de la reforma migratoria está empantanado e incluso es controvertido, y no creo que Barack Obama vaya a insistir en imponer su visión, sobre todo si quiere reelegirse porque hacerlo crearía escenarios de confrontación que no le convienen”, concluyó.
Créditos: UNAM-DGCS-059-2011/unam.mx

La participación de países emergentes, determinante en el Foro Económico de Davos

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

José Francisco Reyes Durán señaló que pese a los signos de recuperación económica que se observan desde 2009, los índices de desempleo a nivel mundial aún son preocupantes.
José Francisco Reyes Durán señaló que pese a los signos de recuperación económica que se observan desde 2009, los índices de desempleo a nivel mundial aún son preocupantes.

27 de enero de 2011

• La importancia creciente que tienen en el panorama financiero internacional y el papel que representarán en el futuro, los convierte en actores a considerar, dijo José Francisco Reyes Durán, de la Facultad de Economía de la UNAM

La participación de países emergentes como Brasil, Rusia, India, China, Corea, entre ellos México, será crucial en el Foro Económico de Davos, tras la crisis económica mundial y la influencia que tendrán en el futuro, “por lo que esas naciones aportarán elementos centrales en la discusión de las nuevas reglas”.

José Francisco Reyes Durán, secretario de Planeación de la Facultad de Economía (FE) de la UNAM, subrayó que el Foro puede lograr acuerdos que favorezcan el desarrollo mundial, pues busca redefinir mecanismos y esquemas de regulación posterior a la crisis que ha reconfigurado la economía global.

Este año, explicó, los participantes en la reunión se concentrarán en definir la realidad tras la crisis y, a partir de ahí, se concentran en discutir y encontrar las medidas para establecer una mayor cooperación internacional; de ahí, el título de esta edición Normas Compartidas para la Nueva Realidad.

Sin embargo, alertó, esperemos que esto no quede en un simple planteamiento y que la regulación, al menos en materia climática y financiera, se aplique, pues a través de ellas, se darán muestras de la voluntad política para la construcción de un mejor mundo.

El economista detalló que la reunión tiene cuatro ejes de trabajo: responder a la nueva realidad; buscar perspectivas económicas y definir políticas para el crecimiento inclusivo; apoyar la agenda del G-20, y construir una Red de Respuesta Internacional al Riesgo.

“La asamblea anual en Davos, Suiza, es la única instancia capaz de presentar, de manera amplia, los retos en la agenda global, y proponer ideas y soluciones para el G-20. Además, ahora trabajará en la red antes mencionada”.

Se trata de un sistema que podrá ser utilizado por líderes públicos y privados con el propósito de reconocer los riesgos sistémicos y mitigar las crisis antes de que ocurran.

El Reporte de Riesgo 2011 —presentado por el organismo— detallaba que “los sistemas del siglo XX no estaban diseñados para gestionar los focos rojos del siguiente milenio. Por ello, se requieren nuevos esquemas en red para identificar y abordar los riesgos globales antes de que se conviertan en una crisis global generalizada”.

Recuperación parcial de la economía mundial

La economía mundial ha mostrado signos de recuperación a partir de 2009, pero aún no alcanza los niveles que tenía antes de la crisis en 2007. Sin embargo, comentó, lo más preocupante es la tasa de desempleo mundial, alertó.

Los países desarrollados tienen una media de desocupación del nueve por ciento, pese a que a nivel global está en 6.5 por ciento. También, apuntó, las deudas de estas naciones se han incrementado; en las naciones integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) han aumentado en 24 por ciento en los últimos tres años.

Por otro lado, indicó, los países emergentes, sobre todo los integrantes del BRIC (Brasil, Rusia, India y China), comienzan a tener una influencia cada vez mayor sobre la economía global. Se calcula que su crecimiento estará por encima de la media del orbe (2.5 por ciento), al registrar un promedio de cinco por ciento anual.

La economía mundial parece haber superado el foco rojo de depresión internacional y muestra signos de recuperación, pero su comportamiento aún es incierto que se explican por un contexto de gran incertidumbre, en el que se observan factores como un persistente desempleo, gran nivel de endeudamiento y temor a una inflación.

Por ello, el especialista detalló que los países emergentes deben apostar su desarrollo a la consolidación de su mercado en combinación con la concreción de acuerdos regionales con naciones de igual tamaño y características similares.
Créditos: UNAM-DGCS-054-2011/unam.mx

Falta responsabilidad mundial ante el daño causado por el modelo económico

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

 Óscar Ugarteche Galarza, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.
Óscar Ugarteche Galarza, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

23 de enero de 2011

• Entramos a un mundo incierto y distinto, reconoce el Foro Económico de Davos

Por primera vez, los integrantes del Foro Económico de Davos reconocen que entramos en un mundo incierto y distinto, y aunque no se responsabilizan del daño causado por el modelo económico imperante, sí aceptan el tamaño del problema, afirmó Óscar Ugarteche Galarza, del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM.

El WEF, como se le conoce mundialmente al Foro, se reunirá a partir del miércoles en Davos, Suiza, como ocurre desde 1971, para debatir el Informe Riesgo Global 2011, del Foro Económico, en su sexta edición.

El documento ubica dos temas cruciales para el desarrollo del mundo: la disparidad económica y el fracaso de la gobernanza internacional.

“Estamos en un contexto en el que, en los últimos seis meses, Bélgica, Argelia y Líbano no tienen un gobierno establecido. Tenemos revueltas sociales por el alza del precio de los alimentos y los energéticos, desde Chile hasta el norte de África. Actualmente, hay un problema de estabilidad y, a largo plazo, conflictos de sostenibilidad política”, reconoció.

Con el incremento de los precios a nivel global, no hay capacidad para administrar el conflicto político; la única respuesta, como sucede en Estados Unidos, es la criminalización de la protesta, lo que deriva en “regímenes represivos, para el libre mercado. Esto es una enorme contradicción”, añadió.

La crisis de la gobernanza global se puede apreciar en la medida que no se pudo culminar la Ronda de Doha de la OMC, y en que fracasó la cumbre climática de Copenhague, es decir, explicó Ugarteche Galarza, ésta es una “globalización desgobernada”.

Este último proceso “debería seguir reglas mundiales, pues tal ausencia llevó a la crisis financiera en el orbe; la falta de resolución de la crisis continuará mientras no exista una regulación”, reconoció.

Existen otros riesgos sistémicos, añadió, como los desbalances macroeconómicos globales, la economía ilegal y el nexo agua-comida. Los primeros, se expresan en que las economías de Asia, Latinoamérica, África y Medio Oriente financian a las 10 economías maduras, todas altamente deficitarias y endeudadas.

La sexta edición del Informe Global reconoce que la economía ilegal se sostiene, en un 50 por ciento, por el tráfico de estupefacientes, lo que genera recursos por 1.3 trillones de dólares, “lavados” a través de la banca internacional y empresas de bienes raíces.

“Una de las consecuencias que identifica el Informe son los estados frágiles y los fallidos, sobre todo, refiriéndose al continente africano. Si no se resuelve el tema de la economía paralela, no se solucionará el problema del Estado que requiere, para su funcionamiento, ingresos y administración legítimos de la fuerza”, abundó el experto en economía política internacional.

En el tema de la conexión agua-comida, el texto citado refiere el crecimiento de la demanda alimenticia, que presiona precios y genera hambrunas, mientras que la necesidad del líquido crece para aumentar la producción. Esto, reconoce el informe, puede derivar en conflictos geopolíticos, inestabilidad social y política, y daño ambiental irreparable. “Estima que la demanda alimenticia crecerá, en los próximos 20 años, entre 30 y 50 por ciento”, añadió.

A los riesgos analizados en el documento del Foro, “tendría que añadirse el cambio climático”, indicó Ugarteche; sin embargo “el peligro es que Estados Unidos no cree en el Protocolo de Kyoto, ni quiere cambiar su base automotriz”. Además, China tampoco desea contribuir a la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero”.

Si Asia y Sudamérica, convertidas en las regiones de mayor crecimiento económico en el orbe, no utilizan cuanto antes energía limpia, en lugar de combustibles fósiles, “tendremos problemas por escasez de agua y por fenómenos naturales sin control”, advirtió.

El también coordinador del Observatorio Económico de América Latina, señaló que el único éxito sería cumplir con el Protocolo de Kyoto, lo que atañe a Europa, Estados Unidos y Asia. “El modelo económico en boga, además de ser excluyente, es muy contaminante. Son esos países los responsables de cambiarlo, de lo contrario, lo que vendrá será una revuelta mundial en el espíritu de lo que ocurrió en Túnez”, concluyó.
Créditos: UNAM-DGCS-047-2011/unam.mx