Category Archives: economía

Más del 40 por ciento de la población, sin acceso a condiciones laborales de ley

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Alfredo Sánchez Castañeda, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.
Alfredo Sánchez Castañeda, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

19 de enero de 2011

• La precariedad es una constante en todas las naciones del planeta, destacó Alfredo Sánchez Castañeda, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
• En México hay alrededor de 10 millones de ancianos, y de ellos, sólo dos millones están jubilados, ejemplificó

Si se hiciera un balance de México, en términos de justicia social, se puede afirmar que, en general, el resultado es negativo, porque aproximadamente 40 por ciento de la población no tiene acceso a las condiciones laborales que señala la ley, y cerca de 50 por ciento carece de seguridad social, afirmó Alfredo Sánchez Castañeda, del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la UNAM.

Si bien en la actualidad se ofrece apoyo a los adultos mayores, la realidad es que muchos de ellos no lograron un trabajo estable el tiempo suficiente para acceder a una pensión por jubilación; de hecho, en el país hay alrededor de 10 millones de ancianos, y de ellos, sólo dos millones están jubilados, ejemplificó.

Al hablar en ocasión del Día Mundial de la Justicia Social, a celebrarse este domingo 20 de febrero, el especialista en derecho del trabajo sostuvo que la precariedad es una constante en todas las naciones.

Si se analiza la historia reciente, nos percataremos que en los países se han degradado las condiciones de vida; el desempleo aumenta, las desigualdades sociales se incrementan, y quienes trabajan, muchas veces tienen una ocupación precaria, apuntó.

En México, refirió, se calcula que entre 30 y 35 por ciento de la economía se mueve en la informalidad, lo que implica que los empleos derivados son efímeros, sin prestaciones, vacaciones ni seguridad social.

Asimismo, si se elabora un cálculo de los recursos destinados a los programas sociales, una de las lecturas que se pueden hacer es que forman parte de una política asistencialista y, por tanto, no se invierten a largo plazo en soluciones reales a los problemas actuales, mencionó.

En ese sentido, sugirió, debería incrementarse el número de políticas públicas sectoriales en materia social, que abarque el desarrollo de los jóvenes, de los menores, de las personas en edad productiva y de los adultos mayores, para focalizar los problemas en función de necesidades particulares.

Día Mundial de la Justicia Social

Parece fundamental que la ONU, a iniciativa de la Organización Internacional del Trabajo, desde 2007 estableciera el Día Mundial de la Justicia Social, opinó el también integrante del Sistema Nacional de Investigadores; no obstante, “deberíamos señalar de manera crítica que esta conmemoración aún no tiene mucho eco a nivel internacional, ni una repercusión importante en la sociedad”.

Este concepto, explicó, engloba la noción de trabajo decente, la igualdad de oportunidades y de trato, así como el desempleo y la inserción de hombres y mujeres al mercado laboral.

Si bien el tema de este año es la crisis general y global del desempleo, debería servir para puntualizar que la evolución de la sociedad sólo puede darse con justicia social, “si apostamos a un mundo individualista, nunca llegaremos a uno equitativo”, enfatizó.

En ese sentido, es importante la labor de organismos sociales que, históricamente, siempre han tenido que remar a contracorriente. Se requiere que prosigan con la misma dinámica y, al mismo tiempo, que encuentren articulaciones entre ellas para ejercer una presión más fuerte y obtener respuestas a las demandas, concluyó.
Créditos: UNAM-DGCS-103-2011/unam.mx

Abandono del campo, causa de la crisis alimentaria

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

17 de febrero de 2011

Emilio Romero Polanco, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.
Emilio Romero Polanco, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

• México tiene el potencial territorial, recursos y fuerza de trabajo para abatir la dependencia en ese rubro, afirmó Emilio Romero Polanco, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM
• De cada 100 kilogramos de maíz que requerimos, 33 los tenemos que importar

La crisis alimentaria en México es producto del abandono del campo, advirtió Emilio Romero Polanco, del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM, y propuso revisar la política agropecuaria, impulsar la producción, otorgar créditos, reforzar subsidios, impartir asistencia técnica y rescatar los mecanismos de comercialización, para tener un sector agrícola que responda a la demanda en el país.

“México tiene potencial territorial, recursos y fuerza de trabajo para abatir al 100 por ciento la dependencia alimentaria, por ejemplo, en maíz”, afirmó.

A partir de la década de los 80, recordó, se invirtió en exportaciones ganaderas, cultivo de hortalizas, frutas, productos tropicales y orgánicos, en detrimento de las cosechas de granos básicos, por recomendaciones del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

Las tasas de crecimiento del sector agroexportador, precisó, no alcanzan a compensar las compras masivas de alimentos “ante la destrucción de la economía campesina, en la que descansaba la autosuficiencia en la materia”.

Tenemos en maíz una dependencia del 33 por ciento, “de cada 100 kilogramos que requerimos, 33 los tenemos que comprar”. En trigo, las importaciones ascienden al 55 por ciento; soya, 95 por ciento, y arroz, 32 por ciento.

Hasta 1980, recordó, México no adquiría más del cinco por ciento de sus necesidades alimentarias, “era un país que garantizaba su autosuficiencia”. Hoy, el porcentaje asciende, en promedio, al 50 por ciento. En 2009, el monto total de importaciones de productos agrícolas, agroindustriales, alimentos, bebidas y tabaco, alcanzó los 18 mil 943 millones de dólares.

Crisis global alimentaria

Entre 2007 y 2008, dijo, se registraron, a nivel mundial, alzas significativas en los precios de granos básicos y alimentos, lo que provocó una crisis alimentaria en las regiones más pobres del mundo, seguida de inestabilidad política y disturbios sociales en varias naciones. El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, alertó, en 2008, que unas 100 millones de personas “pueden verse seriamente en riesgo por la crisis”.

“En ese periodo, el promedio del aumento internacional de precios fue del 45 por ciento; destacaron los cereales, con 62 por ciento; aceites vegetales, 85 por ciento, y productos lácteos, 69 por ciento”, refirió el universitario.

Romero Polanco advirtió que el detonante de esta crisis fue la decisión tomada en 2007, por la administración de George W. Bush, de fomentar la producción de etanol a partir del maíz.

“Estados Unidos es el primer productor y exportador mundial del grano, y en lugar de venderlo como alimento en el mercado internacional, lo transforma en combustible para el consumo interno y así aminorar la dependencia que tiene del petróleo”. En la actualidad, precisó, la fabricación del biocombustible acapara casi 40 por ciento del maíz originado en aquella nación.

El precio actual y futuro de los productos agrícolas, señaló, se incrementó en las últimas semanas, ante la frecuencia creciente de fenómenos naturales asociados al cambio climático; “mientras no se controle el calentamiento global, existirán condiciones muy inciertas, como huracanes, inundaciones, sequías y plagas”, aseguró.

Otro factor fundamental a considerar, agregó, son las maniobras financieras de inversionistas que, en la crisis de 2007, retiraron sus recursos del sector inmobiliario y los colocaron en el mercado de futuros de Chicago, con todo tipo de granos. “Especulan con el hambre de los pueblos”.

Respecto a la introducción de semillas transgénicas en los cultivos, admitió que hay un gran debate, pero está demostrado que el incremento en la productividad, al utilizarlas, “no es tan significativo”. En México, afirmó, inquieta la posibilidad de que se vulnere la biodiversidad de los maíces locales, en detrimento de la seguridad alimentaria del país.

En 2011, mencionó el investigador, ese rubro ya rebasó el mayor incremento en sus precios, “todas las organizaciones internacionales, así como las grandes empresas agroalimentarias y analistas señalan que, por lo menos en los próximos 10 años, el mundo seguirá con esta problemática”.
Créditos: UNAM-DGCS-100-2011/unam.mx

Presentan en la UNAM el Proyecto Conocimiento y Cambio en Pobreza Rural y Desarrollo

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

En la Facultad de Economía se presentó el Proyecto Conocimiento y Cambio en Pobreza Rural y Desarrollo. Estuvieron Luis Gómez Oliver, Rolando Cordera, Eduardo Vega, Ignacio Rivera Rodríguez y José Antonio Mendoza.
En la Facultad de Economía se presentó el Proyecto Conocimiento y Cambio en Pobreza Rural y Desarrollo. Estuvieron Luis Gómez Oliver, Rolando Cordera, Eduardo Vega, Ignacio Rivera Rodríguez y José Antonio Mendoza.

16 de febrero de 2011

• Su objetivo es contribuir a mejorar estrategias, políticas e inversiones nacionales y subnacionales enfocadas a la pobreza rural
• Si en algún lugar tenemos que lamentar la dictadura de la inercia, es en el medio rural y el sector agropecuario, advirtió Rolando Cordera, coordinador del proyecto

La UNAM, en coordinación con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), y Rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, presentó el Proyecto Conocimiento y Cambio en Pobreza Rural y Desarrollo, cuyo objetivo contribuir a mejorar estrategias, políticas e inversiones nacionales y subnacionales enfocadas a la pobreza rural.

Rolando Cordera Campos, coordinador del proyecto, refirió la necesidad de aplicar el conocimiento a la pobreza rural, con el fin de tener una perspectiva de acción para resolverla, “si en algún lugar tenemos que lamentar la dictadura de la inercia, es en el medio rural y el sector agropecuario”, advirtió.

En el aula magna Jesús Silva Herzog, de la Facultad de Economía, y en presencia de Eduardo Vega, secretario General de ésta última, Luis Gómez Oliver, consultor de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO), aseguró que en México no existe una política consensuada, de largo plazo para resolver “la emigración, de alto costo social; el estancamiento productivo de amplias regiones; la creciente separación entre el norte y el sur, y el severo deterioro ambiental en este medio, en el país”.

Ignacio Rivera, subsecretario de Desarrollo Rural de la SAGARPA, dijo que el subsidio a los productores “es perverso” porque, en lugar de fomentar la producción, perpetúa las condiciones de pobreza en el agro.

El Proyecto es una iniciativa de Rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, con sede en Santiago, Chile, que se ejecuta en cuatro países: México, Colombia, El Salvador y Ecuador, donde existen casi 22 millones de pobres que habitan en zonas rurales.

En nuestro país, el grupo de trabajo respectivo inició tareas en enero pasado con su primera reunión a la que asistieron más de una treintena de personalidades de los ámbitos político, gubernamental, académico, empresarial y de organizaciones sociales. En México, esta agrupación es encabezada por el rector de la UNAM, José Narro Robles, y por el secretario de Agricultura, Francisco Mayorga Castañeda.
Créditos: UNAM-DGCS-098-2011/unam.mx

Presentan en la UAM el libro Producción Sustentable, Calidad y Leche Orgánica

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

RECIBEN CIENTÍFICOS DE LA UAM IZTAPALAPA CERTIFICACIÓN UNESCO-CIPAE*Es una alternativa accesible para toda la población, afirman especialistas *Se presentan propuestas para mejorar el control y la calidad *México, en déficit comercial en este rubro

En la producción lechera es importante transitar hacia la sustentabilidad, con el propósito de que los sistemas lecheros no sólo se reproduzcan en el plano mercantil, sino que también consideren el aspecto ambiental. En este panorama se inserta la producción de leche orgánica, la cual no es una situación de moda, como tampoco una propuesta exclusiva para los estratos de mayor ingreso de la sociedad.

Lo anterior es abordado en el libro Producción sustentable, calidad y leche orgánica, coordinado por el doctor Luis Arturo García Hernández, investigador del Departamento de Producción Agrícola y Animal de la Unidad Xochimilco, y el doctor Luis Brunett Pérez, profesor de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM).

En la presentación del volumen, el doctor Salvador Vega y León, rector de la Unidad Xochimilco, comentó que el texto contribuye al estudio de esa industria en México, pues se analiza la situación que priva en la producción del lácteo, a la vez que se presentan propuestas para mejorar el control y la calidad.

Se trata, enfatizó, de conocer los requisitos para la producción desde la perspectiva microbiológica, conocer los sistemas de comercialización, desarrollar la producción del lácteo en condiciones amigables, reducir el consumo de energía fósil, así como el uso de recursos hídricos.

Se estudia la importancia económica de la leche orgánica, señaló Vega y León, pues se trata que la producción de este alimento sea accesible y competitiva para los industriales a escala nacional e internacional.

En el acto, celebrado en la sala del Consejo Académico de la Unidad Xochimilco, el doctor Carlos Arriaga Jordán, investigador de la UAEM, puntualizó que la leche orgánica se postula como sustentable y representa una alternativa productiva, aspectos que son analizados en el texto coeditado por nuestra casa de estudios y la UAEM.

En el libro se explica que México produce anualmente 9 mil 784 millones de toneladas de leche, que lo sitúa en el sexto lugar mundial, detrás de Holanda, Brasil, Rusia, Francia y Estados Unidos; este último genera 76 mil 497 millones de toneladas.

En el terreno de la exportaciones, de acuerdo con el libro, nuestro país importa 3 mil 87 millones de toneladas de leche, en tanto que exporta 340 millones de toneladas, esto nos ubica en un claro déficit comercial en este producto.

Créditos: UAM/Dirección de Comunicación Social/uam.mx /Boletín 057/11

Crecimiento económico, sin recuperación salarial

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

César Salazar, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.
César Salazar, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

15 de febrero de 2011

• Sin una política redistributiva, no podremos generar un mercado interno sólido, aseguró César Salazar, del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM
• El consumo, componente más importante de la demanda, se mantiene estancado porque la inversión no crece, explicó

Mientras no tengamos una política redistributiva, a partir de la modificación de los salarios reales, no podremos generar un mercado interno sólido, aseguró César Salazar, del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM.

La estrategia macroeconómica, precisó, establece que no pueden subir los salarios porque la inflación se incrementa y Banco de México sólo está dispuesto a permitir, en este indicador, un máximo de cuatro por ciento.

De ahí, propuso, la necesidad de “un pacto sobre los salarios”, pues en el sector industrial, los sueldos perdieron 0.27 por ciento entre noviembre de 2009 e igual lapso del 2010.

Salazar se refirió al proceso de recuperación económica sin crecimiento salarial, como se observa en la actualidad, y destacó que en el sector comercial, donde se concentra la mayor parte de la fuerza laboral del país, la caída en las percepciones mínimas fue de 1.61 por ciento en el mismo periodo.

El número de empleados en el sector formal, precisó el investigador, alcanza los 14 millones, y en el informal, llega a 12 millones; ello significa, explicó, que en la práctica hay una flexibilidad laboral amplia.

“El índice de salario mínimo real apenas creció 0.43 por ciento, de diciembre de 2009 al mismo mes de 2010 y el salario, prácticamente, se mantiene estancado; hemos tenido crecimiento económico, pero lo que no tenemos es recuperación de los sueldos”, subrayó.

Indicadores de actividad económica

El consumo, componente más importante de la demanda, se encuentra estancado porque la inversión privada no crece pese a los esquemas para reactivarla; “mientras tengamos estos niveles, las tasas de crecimiento para los próximos años se aproximarán más al dos por ciento, sin un mercado interno sólido”, advirtió.

En el primer semestre del 2010, recordó, la economía mexicana creció por el efecto del “rebote estadístico”, registrado al comparar la caída registrada entre el último trimestre de 2008 y el primer semestre de 2009, con las cifras obtenidas en la primera mitad del año pasado, “crecemos, pero no recuperamos los niveles previos a la crisis”.

Al contrastar la cifra más alta, alcanzada en los índices de consumo, registrada en el segundo trimestre del 2008, con los datos de los períodos siguientes, el investigador concluyó que, en el tercer trimestre del 2010, la economía no recuperaba tal nivel, “nos encontramos tres puntos por debajo del nivel máximo alcanzado”, señaló.

En 2011, aseguró, México mantendrá cifras positivas, sin embargo, apenas serán del dos por ciento, “no darán para regresar rápido a los niveles alcanzados antes de las desaceleración del 2008. Tendremos un lento crecimiento del consumo, inversión, ventas y los salarios no recuperarán su poder adquisitivo”, concluyó.
Créditos: UNAM-DGCS-092-2011/unam.mx