Tag Archives: iiec

Sin elementos para esperar un crecimiento económico de 4 ó 5 por ciento

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

En conferencia de prensa, Jorge Basave Kunhardt, director del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) –derecha-, y el académico del mismo, Josè Luis Calva.
En conferencia de prensa, Jorge Basave Kunhardt, director del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) –derecha-, y el académico del mismo, Josè Luis Calva.

• En 2010, el PIB sólo crecerá 2.5 por ciento, la inflación será de 5.3, y apenas se generarán 275 mil empleos registrados en el IMSS, pronosticaron investigadores del IIEc

• El director de este instituto, Jorge Basave, dijo que pareciera que no se ha hecho nada de fondo para corregir los problemas estructurales que impiden el crecimiento

En el presente año, el Producto Interno Bruto crecerá 2.5 por ciento, el Índice Nacional de Precios al Consumidor será de 5.3 por ciento y apenas se generarán 275 mil empleos registrados en el IMSS, previeron integrantes del Departamento de Análisis Macroeconómico de Coyuntura y Prospectivas del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM.

Los investigadores universitarios citaron que la caída anualizada del Producto en enero pasado fue del nueve por ciento. Además, en los primeros dos meses del año, el descenso de las remesas que recibe México del exterior disminuyeron en 15 por ciento y, en materia de empleo, con respecto a nivel de registrados en el IMSS de 2008, cifra pico, hoy hay un déficit de 223 mil fuentes de trabajo.

También, detallaron, el déficit en cuenta corriente alcanzará aproximadamente 14 mil millones de dólares, el tipo de cambio cerrará en alrededor de 12.80 pesos por dólar, pese a la actual apreciación de la moneda mexicana, y la tasa de interés objetivo del Banco de México, estará cercana al cinco por ciento al final de 2010.

Por ello, advirtieron, no hay elementos fidedignos para pensar en las previsiones oficiales de avance de la economía sean del cuatro o cinco por ciento.

Jorge Basave Kunhardt, director del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc), reconoció que no se ha hecho nada de fondo para corregir los problemas estructurales que impiden el crecimiento y, más aún, el desarrollo de nuestro país.

Por si eso no fuera suficiente, abundó, no debemos estar demasiado optimistas de una recuperación de Estados Unidos; parece que el crecimiento no es como se esperaba y que difícilmente será sostenido.

En conferencia de prensa, José Luis Calva, investigador del IIEc, consideró que independientemente de los resultados que se tengan en 2010, para los años siguientes la economía mexicana parece condenada a la mediocridad, es decir, a un crecimiento por mucho de tres por ciento, e incluso rayando el dos por ciento, en el mediano plazo.

Si no se introducen cambios fundamentales en la estrategia, dijo, México estará condenado a repetir un ciclo de crecimiento; en los último 27 años nuestra economía creció apenas a una tasa media de 2.1 por ciento anual, mientras que otras, como la coreana, lo hicieron a tasas superiores al seis por ciento, India al ocho, y China, por arriba del 10 por ciento.

En el periodo referido, es decir, entre 1983 y 2009, la tasa de crecimiento implicó un avance del PIB por habitante de apenas 0.5 por ciento anual, aunque si se consideran a los 12 millones de mexicanos que migraron al extranjero en ese lapso, el aumento fue de 0.1 por ciento anual, prácticamente cero; “tenemos casi tres décadas perdidas de desarrollo”, apuntó.

Calva refirió que se esperaba una estabilización en las remesas tras la caída en las mismas. Sin embargo, se han reducido a una mayor velocidad incluso que en 2009 y en el primer bimestre de este año, su nivel bajó 15 por ciento.

Actualmente, abundó, las remesas representan alrededor de 20 mil millones de dólares al año, enviados por casi 20 millones de mexicanos o de ascendencia mexicana; con la estrategia económica seguida, poco más de 12 millones de personas migraron al vecino país del norte, quienes generan más de 700 mil millones de dólares al año.

Calva propuso que México asuma un paquete de reformas que incluya políticas de fomento general y sectorial, la formación de recursos humanos a través del sistema educativo y un sistema financiero que sirva a los intereses del desarrollo.

En materia de empleo, César Armando Salazar López, del mismo instituto, explicó que al hacer un comparativo con el pico más alto de empleo registrado en el IMSS (octubre de 2008), hoy existe un déficit de 223 mil fuentes de trabajo. De diciembre de 2009 a marzo de este año, se crearon 334 mil puestos, de los cuales sólo 160 mil son permanentes.

Sin embargo, cuando se analiza el mercado de trabajo en su conjunto, al cuarto trimestre de 2009 había 2 millones 500 mil personas desocupadas en busca de empleo, es decir, hay un crecimiento en el número de desempleados.

Ante ese escenario, Moritz Alberto Cruz Blanco, investigador del IIEc, consideró necesario retomar las experiencias de países exitosos para impulsar un modelo alternativo de crecimiento. Ello implica la inserción del Estado en la actividad económica como promotor y rector de la misma, lo que permitiría crecer a tasas de 6 o 7 por ciento promedio anual, y duplicar el PIB en diez años.

Créditos: UNAM. DGCS. -218/ unam.mx

La diversificación productiva, una opción para acabar con la pobreza del campo mexicano

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La gente no recibe ingresos importantes por la agricultura, además, esa actividad ha provocado daños al medio ambiente, lo que propicia mayor pobreza, dijo Sophie Ávila Foucat, del IIEc.
La gente no recibe ingresos importantes por la agricultura, además, esa actividad ha provocado daños al medio ambiente, lo que propicia mayor pobreza, dijo Sophie Ávila Foucat, del IIEc.

• Se estima que 70 por ciento de los 25 millones de campesinos vive en la marginación

• Sophie Ávila Foucat, del IIEc, dijo que el aprovechamiento de vida silvestre como el ecoturismo, la cacería, el pago por servicios ambientales y la agricultura orgánica, son algunas opciones para este segmento

• En las zonas rurales se concentra 25 por ciento de los más de 100 millones de mexicanos, pero el campo sólo aporta el 5.2 por ciento del PIB nacional

En México, se estima que alrededor del 70 por ciento de los 25 millones de campesinos vive en situación de pobreza, por lo que la diversificación productiva es una opción viable para disminuirla, aseguró Sophie Ávila Foucat, del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM.

La diversificación productiva contempla, de manera general, todas las tareas no agropecuarias del sector; destacan, por su importancia como actividades sustentables, el aprovechamiento de la vida silvestre, como el ecoturismo, la cacería, el pago por servicios ambientales y la agricultura orgánica, detalló.

Según la CEPAL, comentó, la diversificación de actividades contribuye a una mayor percepción en los hogares, y las entradas salariales no agropecuarias son la principal forma de vida para la población rural mexicana, pues representan más de 40 por ciento del ingreso rural total.

Sin embargo, se ha demostrado – también en la literatura – que eso no significa que beneficie a los de menores recursos, porque para alcanzar diversificación se requiere de cierto capital.

Se calcula que en las zonas rurales de México se concentra alrededor del 25 por ciento de los más de 100 millones de habitantes del país; sin embargo, el campo sólo aporta el 5.2 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), por lo que la diversificación productiva tiene mucho potencial.

Ávila Foucat destacó que no sólo las políticas del sector agropecuario, sino las de carácter público, deberían tener una confluencia y apoyar esta diversificación para disminuir el deterioro ambiental y la deforestación.

Actualmente, recalcó, hay más de 40 subsidios de diferentes dependencias federales para apoyar proyectos productivos, con criterios completamente diferentes; si existiera una coordinación interinstitucional, el impacto sería mayor.

La académica de la UNAM, reveló que no sólo este sector está en crisis desde la década de los 90 por la situación agropecuaria, también las prácticas productivas han generado un impacto ambiental importante, como la deforestación y contaminación.

De acuerdo con la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), las principales causas del deterioro ambiental son la sobreexplotación, el cambio de uso del suelo, el cambio climático, las especies invasoras, y la contaminación.

Dos de los principales problemas ambientales en el mundo son el cambio de uso de suelo y la contaminación, debido a la agricultura, porque se hace de manera ineficiente; esta actividad representa el mayor consumidor de agua en México, pues gasta el 70 por ciento del total, sobre todo para riego, y no es eficiente debido a las fugas y la falta de tecnología adecuada.

En el caso de la contaminación, abundó, los fertilizantes empleados terminan en los cuerpos de agua como ríos, lagunas, lagos o lagunas costeras.

Sophie Ávila advirtió que la población más pobre no recibe ingresos importantes por la agricultura, además, esa actividad ha provocado daños al medio ambiente, lo que propicia una mayor pobreza.

Por ello, es importante modificar la forma de aprovechar los recursos naturales y orientarse a una diversificación productiva, tomando en cuenta los límites del capital natural, y que además ayude a combatir la condición de las comunidades.

Esta diversificación, apuntó, en gran parte inició en México a raíz de la crisis del sector agropecuario, tras la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, cuando el país abrió su mercado.

Entonces, el sector adquirió mayores deudas, se registró una cartera vencida importante, ante lo que se vio en la necesidad de buscar otras actividades o ingresos. En el norte del territorio, en particular, los ganaderos vieron a la cacería como una de las opciones más viables.

La diversificación productiva es una estrategia, incluso de la FAO para combatir la pobreza en el medio rural; es un proceso reconocido a nivel mundial. En África, por ejemplo, entre 40 y 45 por ciento de los productores rurales están diversificados, mientras que en Latinoamérica, el 40 por ciento de los ingresos en esa área no son agrícolas, concluyó.

Créditos: Boletín UNAM-DGCS-203 – dgcs.unam.mx

Impulsa la UNAM investigaciones de ciencias exactas para resolver problemas sociales

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Vladimir Ávila Reese, investigador del Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM.
Vladimir Ávila Reese, investigador del Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM.

• Trabajos transversales como los del Centro de Ciencias de la Complejidad utilizan física, matemáticas y cómputo para analizar epidemias, biodiversidad y urbanismo, dijo Vladimir Ávila Reese, del Instituto de Astronomía

• El astrónomo universitario consideró que las ciencias exactas requieren ser más integradoras y planificadas hacia la sociedad y sus problemas

Las ciencias exactas son generadoras de nuevo conocimiento fundamental para saber cómo funciona la naturaleza, pero tienen mucho que aportar para resolver problemas sociales, consideró Vladimir Ávila Reese, del Instituto de Astronomía (IA) de la Universidad Nacional.

“En ese sentido, hay esfuerzos interesantes en la UNAM, como el trabajo del Centro de Ciencias de la Complejidad (C3), en el que investigadores de física, matemáticas y computación de alto nivel, abordan de manera transversal temas de complejidad ecológica, como la biodiversidad y el comportamiento colectivo de los animales; de complejidad médica, como las epidemias, el cáncer y la diabetes; de inteligencia computacional, con temas como la vida artificial, y de complejidad social, como la salud, el urbanismo y la educación”, refirió.

El astrónomo dijo que en esta casa de estudios se realizan diversos esfuerzos por difundir conocimientos científicos entre la sociedad. “Pero dentro y fuera de la institución se requiere ser más incisivos para convencer de la importancia de invertir en educación, ciencia y tecnología, motores del desarrollo de un país”, afirmó.

“Estas tres áreas de generación de conocimiento están directamente relacionadas con el avance de un país en lo intelectual, lo económico y lo social”, advirtió en la conferencia Las ciencias exactas en el contexto social. El caso de la UNAM.

En la charla, ofrecida en el XIII Seminario de Economía, Ciencia y Tecnología “Una mirada panorámica de la UNAM”, organizado por el Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc), Ávila Reese recordó que la Universidad Nacional es la institución mexicana que realiza más estudios en todas las áreas del conocimiento, desde las ciencias exactas y naturales, hasta las humanidades y las ciencias sociales.

“Pero aún nos falta llegar más a la sociedad, especialmente a la educación básica, para que conozcan lo que hacemos y se sepa por qué generar conocimiento científico en todas las ramas del saber es importante para el país”, dijo.

Consideró que las ciencias exactas requieren ser más integradoras y planificadas hacia la sociedad y sus problemas.

Aplican conocimientos de las ciencias exactas a la solución de problemas sociales
Aplican conocimientos de las ciencias exactas a la solución de problemas sociales

Sociedades del conocimiento

Reconoció que, pese a sus significativos avances, el pensamiento científico apenas tiene cuatro siglos en la humanidad, mientras el pensamiento mágico existe hace 200 mil años en diversas culturas, el religioso hace siete mil, y el metafísico (impulsado por la cultura griega) está presente hace dos mil años.

Asimismo, señaló que el pensamiento científico debe acompañarse además de un gran sentido humanista y ecológico, dos elementos que crean una conexión social.

“Temas que durante el siglo XX causaban extrañeza y asombro, han dado grandes aplicaciones, como la física cuántica, de la que deriva la electrónica; la física atómica, de donde se desarrollaron varios usos de la energía, la electricidad y muchas aplicaciones médicas, y la astronomía, que además de enseñarnos cómo es el Universo, ha tenido aplicaciones en la óptica, en equipos médicos y en las cámaras digitales que hoy están integradas, incluso, a los teléfonos celulares”, concluyó.

Créditos: Boletín UNAM-DGCS-178 – dgcs.unam.mx

A 78 AÑOS DE EXPROPIACIÓN, AVANZA LA REPRIVATIZACIÓN DEL SECTOR ENERGÉTICO

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Es necesario el rescate de la industria petrolera; cualquier programa alterno que se impulse requiere que este recurso esté en manos de los mexicanos.
Es necesario el rescate de la industria petrolera; cualquier programa alterno que se impulse requiere que este recurso esté en manos de los mexicanos.

• Alejandro Álvarez Béjar, de la Facultad de Economía de la UNAM, aseguró que el sector petrolero llega a este aniversario en una situación de “semidesastre”
• En el sector eléctrico, la privatización se enfoca en la fibra óptica, negocio futuro en las telecomunicaciones, consideró
• Para Sergio Suárez, del IIEc, Pemex ha demostrado ser una empresa rentable que debe mantenerse como sustento energético, económico y financiero del país
• Entre 1983 y 2008, la paraestatal obtuvo casi 1.2 billones de dólares, informó

A 78 años de la expropiación petrolera, en las últimas tres décadas en México ha avanzado la reprivatización del sector energético, señalaron académicos de la UNAM.

Alejandro Álvarez Béjar, de la Facultad de Economía (FE), aseguró que el sector petrolero llega a este aniversario en una situación de “semidesastre”, porque no se están tomando las medidas de corto plazo para fortalecer a Petróleos Mexicanos (Pemex), sino que continúa la idea de desmantelarlo a pedazos y abrirlo al capital privado.

Lo lamentable, abundó, es que la nación no articula este rubro para beneficio de la población, ni genera un sector energético competitivo para hacerlo uno de los espacios de mayor rentabilidad, donde se ubican las mayores cadenas de valor agregado, apuntó.

En ese sentido, Sergio Suárez Guevara, del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc), sostuvo que Pemex ha demostrado ser una empresa rentable que debe mantenerse como sustento energético que económico y financiero del país.

Tan sólo entre 1983 y 2008, la paraestatal tuvo ingresos por casi 1.2 billones de dólares. Pero, ¿qué ha pasado con esos recursos?, ¿por qué la empresa no se ha podido desarrollar a pesar del volumen de ingresos que registra?

Se necesita el rescate de la industria petrolera, otra visión de futuro; cualquier programa alterno que se impulse requiere, de manera estratégica, que este recurso esté en manos de los mexicanos, subrayó.

Suárez Guevara dijo que en los dos últimos sexenios se han obtenido 750 mil millones de dólares vía Pemex. Sin embargo, no hay empresa que pueda subsistir si del 100 por ciento de las utilidades que adquiere después de restarle gastos financieros y de operación, el 100 por ciento cubre su régimen fiscal, agregó.

Asimismo, opinó que entre 50 y 70 por ciento de los fondos de la paraestatal deberían destinarse para el desarrollo operativo, financiero, tecnológico y de mejoramiento en diferentes aspectos de la industria.

La electricidad

En lo referente al sector eléctrico, Álvarez Béjar comentó que el esquema de privatización se enfoca esencialmente al ámbito de la fibra óptica, negocio futuro en las telecomunicaciones. Se abre un espacio en el que quienes compiten más son el capital español y el estadounidense.

La figura de productores independientes de energía se había empujado hacia una dirección privatizadora, y ahora, con el asunto de la fibra óptica, se da otro empellón.

Para Sergio Suárez, en la actualidad la energía y la petroquímica siguen siendo el gran futuro para cualquier nuevo plan nacionalista. No es posible seguir generando altos ingresos y que se tengan mayores deficiencias, “tenemos conocimientos, experiencia, los cuadros profesionales que se requieren, hay que aprovecharlos en beneficio de la nación”.

Créditos: Boletín UNAM-DGCS-166 – dgcs.unam.mx

Sabersinfin.com