Tag Archives: violencia

El incremento de violencia representa un reto para médicos que atienden trauma

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Domingo 10 de octubre de 2010

El incremento de la violencia tanto en México como en Estados Unidos a consecuencia del narcotráfico y terrorismo, representa un nuevo reto para los sistemas de atención de pacientes traumatizados, afirmó Kenneth L. Mattox, Especialista en Trauma del Hospital General de Houston Texas, quien reconoció que México carece de un sistema bien establecido de trauma.

En entrevista luego de su conferencia magistral “Cuando un paciente VIP se convierte en un paciente traumatizado”, en el Teatro del Complejo Cultural Universitario, como parte del XXII Congreso Nacional y Décimas Jornadas Internacionales de Urgencias, Trauma y

Desastres, L. Mattox reconoció que día a día las lesiones por violencia se presentan con mayor volumen y frecuencia.

Abundó que tanto los médicos, como la prensa sufren un riesgo mayor con relación al narcotráfico y de manera global, también crece el temor hacia los ataques terroristas, lo que hace ver la necesidad de desarrollar un plan de acción contra los desastres por acciones de violencia, pero también por la presencia de catástrofes naturales.

Afirmó que México carece de un sistema bien establecido de trauma, pues si bien existen grupos de médicos interesados en ofrecer mejor atención al paciente traumatizado, no se ha considerado una red específica, por lo que el gobierno mexicano puede beneficiarse al estudiar a países como Brasil, Inglaterra o Estados Unidos, que tienen redes mejor establecidas.

Tras resaltar que debe existir un centro especializado de Trauma por cada millón de habitantes, agregó que se necesita que el gobierno federal y estatal se involucren y designen áreas específicas para la atención de pacientes con trauma.

L. Mattox reconoció que el manejo de paciente con trauma es más complejo que una cirugía vascular, o cirugía de trasplante, y eso debe estar claro entre el personal de salud que atiende al paciente en la ambulancia, en la sala de urgencias, en los quirófanos y quienes están en terapia intensiva.

Consideró que un gran número de hospitales y centros de atención privados no están capacitados para recibir a un paciente lesionado por trauma, y son los hospitales públicos los que tienen que atender a un mayor número de pacientes traumatizados.

Durante su conferencia magistral, Kenneth L. Mattox presentó un caso real que enfrentó al atender a un paciente VIP; de acuerdo a su experiencia, recomendó a los asistentes desarrollar planes de acción personales y en áreas de urgencias, para ofrecer una mejor atención al paciente, pero también limitar la información que se da a los medios de comunicación, pues existe el riesgo de que se malinterprete ésta.

El especialista en trauma reconoció el esfuerzo de los médicos poblanos por la calidad del Congreso de Trauma -al que asiste por tercera ocasión-, y reconoció que la posición de México está avanzando ya que hasta hace 10 años no existía investigación en esta área.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

Violencia y otros fenómenos, inciden en la fuga de cerebros

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Camelia Tigau, integrante del Centro de Investigaciones sobre América del Norte.

7 de octubre de 2010
• Camelia Tigau, integrante del Centro de Investigaciones sobre América del Norte de la UNAM, dijo que también influyen los sueldos bajos, la falta de políticas fiscales y de apoyo a la investigación

La fuga de cerebros en México es un problema grave para la academia y la economía del país, advirtió Camelia Tigau, integrante del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de la UNAM, quien explicó que este fenómeno se manifiesta a nivel mundial.

Al participar en el Coloquio Internacional Cooperación Científica, Tecnológica y Ambiental en América del Norte y Europa, destacó que en la migración de profesionistas participan dos actores: los países de origen, generalmente economías en proceso de crecimiento, y las naciones destino, que por lo regular son desarrolladas.

Entre los principales problemas del porqué los “cerebros” se fugan de México, precisó la académica, se encuentran: violencia, narcotráfico y secuestro, pobreza, sueldos bajos, falta de políticas fiscales y apoyo a la investigación, desempleo, desigualad, carencia del sistema de seguridad social y discriminación laboral por edad, entre otros.

La experta en diplomacia científica y modelización sistémica resaltó que debe propiciarse la expatriación de individuos que terminan sus estudios en el extranjero, a fin de organizar a la comunidad de migrantes altamente calificados.

Las razones por las que los profesionistas mexicanos se van o permanecen en el exterior, dependen de los grupos de edad y del tiempo que han radicado en el extranjero. “Los migrantes que se fueron de su lugar de origen durante los últimos cinco años, planearon sistemáticamente, con familiares y grupos, la salida de su patria por la inseguridad y la violencia”, subrayó.
Créditos: UNAM. DGCS-596/unam.mx

EL BULLYING, VIOLENCIA QUE COMIENZA EN EL AULA Y SE RECRUDECE EN EL CIBERESPACIO

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

• La falta de regulación en Internet hace imposible poner freno a los ataques que dirigen niños abusivos contra sus compañeros, aseguró Mónica González Contró
• Según la integrante del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, México carece de una cultura de respeto a los derechos de niños y adolescentes

La violencia escolar ejercida entre compañeros ha formado desde siempre parte del día a día en los salones de clases; sin embargo, este fenómeno —que recibe el nombre de bullying— se ha agravado a últimas fechas debido a que la tecnología permite a los acosadores ir más allá de las aulas y trasladar sus ataques al ciberespacio, a sabiendas de que no existe autoridad alguna que regule el espacio virtual.

Se debe considerar que cada vez es más común que los niños y adolescentes usen el chat, los mensajes de celular o las redes sociales para mantenerse en contacto con conocidos; sin embargo, a veces donde esperaban hallar gestos amistosos, lo que encuentran son actitudes hostiles y groseras, porque “el ciberbullying tiene por fin denigrar a un joven en específico frente a sus compañeros de colegio”, expuso Mónica González Contró, del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la UNAM.

A pesar de la angustia emocional y la preocupación que generan estas actitudes, la vergüenza y el temor hacen que los niños no pongan un alto a los ataques, amenazas, insultos o burlas de un abusador.

Una de las tácticas más empleadas por estos sujetos es colocar fotos o información comprometedora de la víctima, disponible en las redes sociales y escolares, o incluso llegan a crear cuentas o perfiles falsos para hacerse pasar por el afectado.

También es común que realicen “encuestas” para que sus compañeros voten y elijan a la persona más “tonta” o “fea” del colegio, o que a través del correo electrónico, el chat o mensajes telefónicos amenacen e intimiden a los infantes.

Mónica González comentó que el hecho de que haya maestros que toleren la violencia escolar representa un problema serio, porque si en estos espacios (donde se supone que existen figuras de autoridad encargadas de mediar en la interacción entre los pequeños) se presentan estas situaciones, evidentemente el asunto se “recrudece” en el ciberespacio, donde no hay normas que frenen las agresiones.

Un día contra la violencia

Otro problema aún presente en el ámbito escolar es que la creencia de que “la letra con sangre entra” continúa siendo una máxima para muchos padres de familia o profesores, quienes piensan que violencia y educación están ligadas y por eso la justifican, dijo González Contró.

La especialista señaló que tradicionalmente la idea de maltrato remite al castigo corporal; pero esta noción debe ampliarse para comprender comportamientos como la descalificación, otra forma de violencia. Por eso, cuando un profesor expone a un alumno frente a sus amigos, lo expulsa del aula o le dice que “es un burro”, en realidad lo agrede.

Cada 30 de enero se conmemora el Día Escolar de la Paz y la No Violencia, y es que estas condiciones de hostilidad al interior de los colegios se presentan porque “no existe una cultura de respeto a los derechos de los niños y adolescentes; pese a que existen instrumentos jurídicos, aún se aprecian grandes deficiencias en la materia”, aseguró la investigadora.
Instrumentos jurídicos

México cuenta con varios recursos que van desde los tratados internacionales hasta la legislación secundaria, como la Convención sobre los Derechos del Niño, que tiene 20 años de ser el primer instrumento internacional jurídicamente vinculante que incorpora toda la gama de derechos humanos: civiles, culturales, económicos, políticos y sociales.

En ella, se plantean y reconocen los principales derechos humanos de los menores de 18 años, y establece que los países suscritos deben garantizar medidas especiales de protección y asistencia, así como el acceso a servicios como la salud y educación.

Además, establece que se debe brindar información para que los pequeños estén en posesión de sus derechos y participen de forma activa y accesible en dicho proceso.

Cuando un Estado Parte, como México, se compromete a armonizar sus leyes, políticas y prácticas, idealmente deberían dar cumplimiento a las normas planteadas por la Convención.

Este acuerdo fue ratificado por nuestro país en 1990, y justamente dio origen a la reforma del Artículo Cuarto Constitucional.

Anteriormente, este apartado se limitaba a establecer que los padres y tutores eran los responsables del cuidado de los menores, pero hoy incorpora las palabras “niñas y niños”, que dan cuenta de la especificidad de las personas a lo largo de la vida.

Además, establece ciertos derechos a la satisfacción de necesidades de alimentación, salud, vestido, vivienda, así como la obligación que tienen tanto el Estado como los padres y las instituciones.

A partir de ambos instrumentos, surgió la Ley Federal para la Protección de los Derechos de Niñas y Niños y Adolescentes, así como legislaciones locales en cada entidad federativa.

El Estado, en deuda con los niños

Es preciso establecer mecanismos de participación infantil, porque el autoritarismo dentro de la estructura social se relaciona con la concepción de que los pequeños no son titulares de derechos.

Mónica González señaló que este panorama muestra que México ha cumplido con estos requerimientos de manera desigual.

“Se ha avanzado en el país porque existe más sensibilidad en cuanto al respeto de dichos derechos, pero aún nos hace falta mucho trabajo por hacer”, concluyó.EL BULLYING, VIOLENCIA QUE COMIENZA EN EL AULA Y SE RECRUDECE EN EL CIBERESPACIO

Fuente:
Boletín UNAM-DGCS-064
dgcs.unam.mx

Sabersinfin.com