Category Archives: política

Con su “vida loca”, los cholos reproducen una cultura demeritada por los prejuicios

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

cholos25 de marzo de 2011
*Sufren discriminación y segregación, dijo el sociólogo Mauricio Ramírez
*Tomaron elementos de sus pares del sur de California
*La violencia es un mecanismo para sobrevivir

Los cholos en Ciudad Nezahualcóyotl tienen una forma de vida con estructuras materiales simbólicas, físicas e ideológicastomadas de los cholos originarios del sur de California, Estados Unidos, que hoy reproducen como cultura.

La violencia de las iniciaciones y las peleas porel territorio, así como su modo particular de vestir, de hablar, su costumbrede tatuarse y expresarse a través del grafiti es la forma en quereproducen su cultura.

Estas manifestaciones, calificadas con prejuicio,han llevado a muchos a estimar a los cholos como una subcultura ocontracultura, en muchos casos los medios masivos de comunicación losidentifican como un grupo delictivo, señaló Mauricio Ramírez Gómez, egresado de Sociología por la UAM, en su participación en el ciclo de conferencias La Metroen el Metro. Un paseo por el conocimiento.

El sociólogo, quien realizó una investigación sobreel grupo cholo Wanderers 13, de la colonia Benito Juárez, municipio deNezahualcóyotl, indicó que la cultura es una producción de fenómenos quecontribuye, mediante la representación o reelaboración simbólica de lasestructuras, a comprender, reproducir o reformar el sistema social.

Sostuvo que los cholos detentan su propia cultura yla reproducen a través de lo que denominan su “vida loca”, que se caracterizapor un gran arraigo al barrio y apego a la familia, el uso del jersey oprendas holgadas y una devoción nacionalista a la Virgen de Guadalupe.

También se define por la aplicación de tatuajes dedados cayendo –que indican el número de participantes en una golpizainiciática–, redes de telaraña o las caras de dos payasos, uno riendo y otrollorando.

Explicó que la violencia es una forma funcional deactuación, un mecanismo de sobrevivencia: a más violencia, más respeto de otrosgrupos.

Pormenorizó que algunos de los miembros de la Wanderers 13 son jóvenes que emigraron a Estados Unidos a buscar oportunidadesde trabajo y regresaron por diferentes circunstancias, pero ya con estaaculturación.

Aclaró que pese a la idea prejuiciosa de que todoslos cholos se dedican a actividades ilegales, el grupo estudiado, en sumayoría, estaba ocupado en el comercio informal y ejercía diversos oficios, aunque no es posible asegurar, dijo,  que ninguno de ellos realice actividades criminales.

Lo que es una realidad es que la consecuencia de esta forma de vida haderivado en segregación, discriminación y falta de oportunidades para losmiembros de este grupo cholo.

Créditos: UAM/Dirección de Comunicación Social/uam.mx /Boletín 113/11

Imagen: dianalovers.blogia.com

Se requieren políticas públicas alternativas para hacer frente a la violencia

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Rolando Cordera, Clara Jusidman y Mario Luis Fuentes, en el Foro Orígenes sociales, económicos y culturales de la violencia en contextos urbanos: zonas metropolitanas de Aguascalientes, Ciudad Juárez, Guadalajara y Tijuana.
Rolando Cordera, Clara Jusidman y Mario Luis Fuentes, en el Foro Orígenes sociales, económicos y culturales de la violencia en contextos urbanos: zonas metropolitanas de Aguascalientes, Ciudad Juárez, Guadalajara y Tijuana.

24 de marzo de 2011

• Es una situación delicada y no se puede resolver por la vía de las armas, advirtió Rolando Cordera, profesor emérito de la UNAM
• Mario Luis Fuentes, director del CEIDAS, señaló que se requiere resaltar el tema de las diferentes violencias en México, y no sólo enfatizar una de ellas
• Clara Jusidman, presidenta fundadora de INCIDE social, consideró urgente impulsar en México un acuerdo entre las fuerzas políticas y hacer una limpieza del aparato político

Ante la violencia que vive México, académicos e integrantes de organizaciones no gubernamentales reconocieron que frente a este fenómeno se requieren políticas públicas alternativas, una participación social activa, y un acuerdo entre los actores políticos.

Se trata de una situación muy seria y delicada; no se puede resolver por la vía de las armas y demanda una intervención comprometida de intelectuales y académicos del país, advirtió Rolando Cordera, integrante de la Junta de Gobierno de la UNAM.

En el Foro Orígenes sociales, económicos y culturales de la violencia en contextos urbanos: zonas metropolitanas de Aguascalientes, Ciudad Juárez, Guadalajara y Tijuana, el también profesor emérito consideró que se ha puesto en juego la calidad y el destino mediato e inmediato nacional. En ese contexto, acotó, el fenómeno tiene una raíz social, cultural, económica y demográfica que no se ha asumido con la profundidad y la responsabilidad necesarias.

Por ello, es indispensable definir una agenda que permita a universidades, organizaciones sociales y centros de pensamiento contribuir, de forma activa y sistemática, en la discusión de alternativas de política pública.

Para Mario Luis Fuentes, director del Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo y Asistencia Social (CEIDAS), es necesario resaltar el tema de las distintas violencias y enfrentar el proceso de invisibilidad, derivado de hacer énfasis en sólo una de ellas, circunstancia que distorsiona el imaginario público y privado, y deja indefensa a la población que vive una situación aguda.

En el auditorio de la Coordinación de Humanidades, subrayó que el proceso de las violencias se debe ver no sólo como un asunto de justicia o seguridad, sino como el que articula y se convierte en uno de los ejes transversales para pensar en todo el entorno social.

A su vez, Clara Jusidman, presidenta fundadora de Iniciativa Ciudadana y Desarrollo Social (INCIDE social), señaló la urgencia de impulsar un acuerdo entre las fuerzas políticas, y realizar una limpieza del aparato político, como lo hicieron italianos y colombianos. “Sin embargo, en México venimos de una confrontación y vamos hacia otra en el 2012”.

Además, en las investigaciones referentes, muchas veces no se aborda el aspecto político. Cambios de funcionarios, confrontaciones entre partidos y conflicto sin espacios de diálogo, generan una cultura de falta de consensos.

Población, desarrollo urbano y vivienda

En la primera mesa del encuentro, denominada Población, desarrollo urbano y vivienda, Raúl González, académico del Colegio de la Frontera Norte, indicó que la migración en ciudades fronterizas, en particular Tijuana, es un detonante de fricciones y no sólo de violencia social. Además, en el área laboral también se genera intimidación, sobre todo contra ciertos grupos, como las mujeres.

Luis Felipe Siqueiros, consultor del Banco Mundial, indicó que las políticas públicas, que se han visto reflejadas en la incapacidad institucional para regular, planear y compartir responsabilidades con la sociedad e informar, han propiciado desarrollos proclives al conflicto urbano.

A su vez, Luis Enrique Zavala, miembro de la organización no gubernamental “Tijuana calidad de vida”, comentó que la zona metropolitana de esta ciudad se encuentra fragmentada, tras mucho tiempo de vivir en un ambiente de desencuentro.

Por último, Delia Brenda Acosta Beltrán, de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, apuntó que hasta hace varios años en esta urbe había un gran déficit de vivienda para los migrantes. Entonces, se comenzaron a construir casas de interés social y ahora el problema es la gran cantidad en abandono, que las hace espacios potenciales de violencia e infecciones, al convertirse en basureros comunitarios.
Créditos: UNAM-DGCS-173-2011/unam.mx

Por carecer de reglamento, la Ley Federal contra la Discriminación es inoperante

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

El 21 de marzo se conmemora el Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial.
El 21 de marzo se conmemora el Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial.

20 de marzo de 2011

• Aunque representa un avance, no cuenta con obligatoriedad en todas las instituciones en las que puede ser aplicada, expuso Kenya Sánchez, de la ENTS de la UNAM

La creación de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación representa un avance en el combate a este mal cultural; sin embargo, al no contar con un reglamento, resulta inoperante, alertó la académica de la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS) de la UNAM, Kenya Sánchez.

“Toda ley debe contar con un ordenamiento, de lo contrario, no se define a responsables, cómo opera, en qué plazos y situaciones, ni cuáles son las especificaciones para aplicarla”.

Se trata de una limitante, pues aunque representó un avance, no hay una norma que obligue a las instituciones en las que pueda ser empleada. Hay campos y lagunas abiertas, apuntó.

¿Qué es discriminación?

Se denomina discriminación al rechazo a las personas por creencia, religión, sexo, forma de pensar y preferencia sexual; es decir, por todo lo que nos parece diferente, detalló.

“La discriminación racial es la segregación a la que por color de piel, raza, identidad o tradiciones a las que pertenece determinado individuo, es marginado o rechazado”, abundó.

Asimismo, se profundiza por condiciones generadas de la tasa de desempleo, falta de oportunidades educativas, la delincuencia y la violencia. “En México, vivimos una situación difícil; no contamos con datos actualizados al respecto, pero sabemos que es una práctica común”.

La última Encuesta Nacional sobre Percepción de las Formas de Discriminación (2005) demostró que en la región norte y centro del país, la población indígena padece mayores índices de rechazo.

Incluso, algunas colectividades negras de la costa de Guerrero y Oaxaca han sido marginadas por pueblos originarios con más peso numérico. “Esto se relaciona con una lectura de pertenencia y una cuestión de poder”.

“Tenemos la percepción de que el nivel socioeconómico, proyecto de vida y rol social dependen del color de piel o grupo étnico”, expuso la especialista, en el marco del Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial, que se conmemora el 21 de marzo.

En el DF tampoco hay cifras locales, pero en 2007 se presentaron 16 quejas ante la Comisión de Derechos Humanos capitalina, en las que se señala el abuso o violación de esa facultad por cuestiones étnicas. Las denuncias provenían de Xochimilco, Milpa Alta, Iztacalco e Iztapalapa.

La especialista apuntó que al no existir un sistema nacional de indicadores o una base de datos que señale con precisión dónde se ubica la segregación en sus diferentes formas y expresiones, resulta complicado avanzar en su erradicación.

“Toda acción afirmativa o en contra de la eliminación a la discriminación, como la racial, debe tomar en cuenta que el curso o reversión de esta cultura debería estar instalada en la vida cotidiana. Hablamos de educación escolar y familiar, y ambas deben conectarse”.
Si a los niños les enseñan que un indígena vale lo mismo que cualquier persona, no se reproducirían actitudes de segregación; sin embargo, en la escuela no hay una línea que reafirme esa idea, opinó.

Por ello, propuso crear una política de formación, desde la educación básica, que pase por el aprendizaje familiar y social. Con ello se podría construir una visión de sociedad en conjunto.

Kenya Sánchez subrayó que las tres premisas de la universalidad de los derechos humanos son: todos pertenecemos a la humanidad; todos tenemos características biológicas similares, mas no iguales, y todos compartimos un mismo espacio o hábitat.

La Convención de la Eliminación a la Discriminación señala que no se pretende homogeneizar a la población, sino identificar las condiciones diferentes para lograr una convivencia armónica.

Créditos: UNAM-DGCS-164-2011/unam.mx

México requiere una política pública para combatir la discriminación racial

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Para lograr una sociedad más igualitaria es necesario sanar las heridas provocadas por diferencias sociales y étnicas, dijo Natividad Gutiérrez Chong, del Instituto de Investigaciones Sociales.
Para lograr una sociedad más igualitaria es necesario sanar las heridas provocadas por diferencias sociales y étnicas, dijo Natividad Gutiérrez Chong, del Instituto de Investigaciones Sociales.

18 de marzo de 2011
• Es necesario garantizar los derechos y otorgar oportunidades a quienes nunca los han tenido, afirmó Natividad Gutiérrez Chong, del IIS de la UNAM
• En el aspecto estructural, las instituciones invierten menos en programas sociales para pueblos originarios y poblaciones negras. El presupuesto en educación para indígenas es seis veces menor al del nivel nacional, dijo
• El 21 de marzo se celebra el Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial

Es necesario establecer una política pública multicultural, de corte afirmativo y acorde con la realidad nacional, para garantizar derechos y otorgar oportunidades a quienes nunca los han tenido, “solamente de esa forma se puede revertir la discriminación”, afirmó Natividad Gutiérrez Chong, del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM.

En el aspecto estructural, las instituciones invierten menos en programas sociales para pueblos originarios y poblaciones negras en comparación con otros grupos étnicos. “Se ha calculado que el presupuesto en educación para indígenas es seis veces menor al del nivel nacional”, dijo.

Esa política, advirtió, debe planearse con la visión de superar las brechas de la desigualdad y sustentarse en información acerca de las aportaciones de los indígenas, por ejemplo, a la Ciudad de México.

“Sería muy importante que tuvieran los medios, que ahora no están a su alcance, para que nos digan cómo quieren ser vistos. Ello contribuiría a desterrar estereotipos”, aseguró.

Para lograr una sociedad más igualitaria, indicó, es necesario sanar las heridas provocadas por diferencias sociales y étnicas, que dividen a México. Un primer paso sería la generación de conocimiento adecuado sobre el tema.

Racismo en México

El racismo es un acto de ignorancia. Por no saber como es el otro, prefiero ridiculizarlo y apartarlo, “es una forma de ejercer violencia”, subrayó.

Desde la época colonial, recordó, existen prácticas racistas en el país, que “no han terminado, ni existen medidas objetivas para erradicarlas. Las personas más discriminadas son los indígenas, los afro-descendientes y la población asiática”, advirtió.

En materia legislativa, la Constitución y leyes secundarias prohíben la segregación racial; sin embargo, en política pública no hay ninguna medida concreta para eliminarla.

“Por esta situación, la movilidad social de los indígenas está detenida desde hace más de 500 años”, acotó. Sólo tienen acceso a trabajos mal remunerados y pesados “que nadie quiere”.

“Las diferencias sociales, económicas, étnicas y regionales tienen que ver con prácticas racistas, de exclusión, de diferenciación; veladas o abiertas”, añadió.

Ámbitos de la discriminación racial

El racismo, apuntó, puede hallarse en distintos ámbitos. El primero, denominado popular, incluye las expresiones despectivas respecto a las características físicas de ciertos grupos étnicos.

La discriminación racial de élite refiere a representaciones de ideales opuestos a la realidad. “El físico de las mexicanas generalmente es ridiculizado, mientras que las mujeres altas, blancas y de ojos azules son aceptadas como arquetipos de belleza”.

No reconocer la existencia de ciertas poblaciones es otra manera de exclusión, como sucede con los descendientes de africanos en México. Sin la información adecuada, “no pueden existir políticas públicas eficaces, con medidas de tipo afirmativo o distributivo, de reconocimiento para contribuir a la construcción de una sociedad más plural, multicultural, con equidad y respeto”.

La investigación respecto a las dimensiones de la segregación es muy incipiente; existen diagnósticos acerca del tema, pero no pueden confluir en un documento que contribuya a tomar decisiones en este ámbito. “La falta de información certera, tanto en estadísticas como en estudios a profundidad, es un impedimento importante”, concluyó.
Créditos: UNAM-DGCS-159-2011/unam.mx

Repensar el papel del Estado para promover desarrollo y bienestar social: José Narro

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

 El rector José Narro, en la ceremonia por el 75 aniversario del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias.
El rector José Narro, en la ceremonia por el 75 aniversario del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias.

16 de marzo de 2011

• El mundo es más que Estado y mercado; se requiere la ciudadanización de la sociedad y, también, una visión de largo plazo que sobrepase lo coyuntural, consideró
• Las condiciones de salud han mejorado en las últimas décadas, pero se agrandan las distancias entre quienes tienen de sobra y quienes carecen de lo indispensable, afirmó el rector de la UNAM, al participar en el 75 aniversario del INER

Tenemos que repensar el papel y la responsabilidad del Estado en su tarea de promover el desarrollo económico y garantizar el bienestar de la gente, afirmó el rector de la UNAM, José Narro Robles.

No se trata de regresar a etapas donde la intervención del Estado llegaba incluso a anular iniciativas de la sociedad, pero tampoco de aceptar dogmas supuestamente modernos, que atribuyen al mercado capacidades que no tiene, añadió.

El mundo es más que Estado y mercado juntos. Contamos con una colectividad civil activa, pero en la ciudadanización auténtica falta mucho por avanzar; también, se requiere una visión de largo plazo que sobrepase lo coyuntural, apuntó en la ceremonia por el 75 aniversario del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER).

Narro Robles señaló que el contexto del mundo actual es distinto al de 1936, fecha en la que se fundó el Sanatorio para Tuberculosos de la Asistencia Pública de Huipulco, antecedente del INER.

En estos 75 años, el planeta aumentó su población 3.2 veces y la nación 6.2. De ese tamaño es el reto que se ha enfrentado para prestar servicios en todos los campos, indicó.

El rector dijo que la mejoría en los indicadores de salud durante estos tres cuartos de siglo, se explica por factores que han permitido avances en las condiciones de vida de la población, entre los que destaca el trabajo de las instituciones públicas en la materia, como el INER.

Sin embargo, estableció que algo que no ha cambiado sustancialmente es la necesidad de contar con un Estado comprometido con el bienestar de las mayorías, porque la desigualdad en México, en 2011, es como en 1936, un problema grave, subrayó.

La sociedad mexicana continúa polarizada, y las distancias entre quienes tienen todo, y hasta de sobra, tienden a agrandarse respecto de los que carecen de lo indispensable, advirtió.

Narro destacó que en el modelo que se ha seguido en las últimas décadas se favorecen medidas coyunturales que no miran al futuro. No se privilegia una visión que resuelva realmente los problemas estructurales, los históricos, las deudas acumuladas a lo largo de los siglos. No se estimula el desarrollo que proyecte a la nación en un mundo donde la mejor inversión es en favor de sus recursos humanos.

En su oportunidad, el secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, comentó que las políticas del sector en el país están a la altura de los cambios epidemiológicos, con presupuestos que, en 10 años, han crecido de 33 mil a 161 mil millones de pesos.

Por su parte, el director General del INER, José Rogelio Pérez Padilla, indicó que, entre los retos de la institución, figuran contar con más especialistas y revitalizar la consulta primaria.

Al evento asistieron, entre otros, David Kershenobich, presidente de la Academia Nacional de Medicina y miembro de la Junta de Gobierno de la UNAM; Guillermo Soberón Acevedo, ex rector de esta casa de estudios, y Armando Ahued Ortega, secretario de Salud del DF.
Créditos: UNAM-DGCS-155-2011/unam.mx