Tag Archives: construcción

Prototipo de vivienda con elementos estructurales en guadua.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
13 de Noviembre del 2012
Un proyecto de la Facultad de Ingeniería de la UN, financiado por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, propone un modelo de vivienda construida con esta planta.
Por su diámetro, espesor y características de sismorresistencia, la guadua es un material adecuado para la construcción.
Así quedó comprobado en el estudio que lideró la ingeniera civil Caori Takeuchi, docente de la UN y encargada del proyecto “Diseño y construcción de vivienda con elementos estructurales en guadua laminada, prensada y pegada”.
“El proyecto de laminado empezó para industrializar la construcción con el material bambú guadua. De este se sacan unas latas y se hacen unas láminas con un buen terminado para aplicarle un adhesivo y luego prensarlas. Así se la convierte en laminada, prensada y pegada” explica la profesora Takeuchi.
El estudio duró cuatro años y hace parte del programa de investigación “Innovación para el fortalecimiento de la productividad de la cadena de la guadua en la provincia de Rionegro del departamento de Cundinamarca”.
La implementación de dos centros de producción primaria (de la línea de producción de elementos estructurales) y la capacitación de personas para corte y aprovechamiento, así como de obreros calificados para su producción, son algunos de los resultados obtenidos.
A los cuales se suman, además, la construcción de la estructura de dos prototipos de vivienda de interés social en guadua laminada en el taller de carpintería del Sindú de la UN.
“El proyecto acaba de culminar, por lo cual el impacto en la comunidad todavía no se puede medir. Sin embargo, se observa un ligero aumento del número de solicitudes ante la CAR de aprovechamiento de esta planta”, afirma la profesora.
El trabajo del equipo de investigación de la profesora Caori Takeuchi continúa. En este momento, está desarrollando un proyecto financiado por Colciencias.
“Se trata de un modelo de redes neuronales para predecir las propiedades del material base, hacer la caracterización mecánica de elementos fabricados en guadua laminada y desarrollar un modelo constitutivo de esta planta como material compuesto de fibras largas”, cuenta la investigadora.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
La guadua Angustofolia, llamada así en 1822, es considerada una planta nativa representativa del bosque andino.

La guadua Angustofolia, llamada así en 1822, es considerada una planta nativa representativa del bosque andino.

13 de Noviembre del 2012

Un proyecto de la Facultad de Ingeniería de la UN, financiado por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, propone un modelo de vivienda construida con esta planta.

Por su diámetro, espesor y características de sismorresistencia, la guadua es un material adecuado para la construcción.

Así quedó comprobado en el estudio que lideró la ingeniera civil Caori Takeuchi, docente de la UN y encargada del proyecto “Diseño y construcción de vivienda con elementos estructurales en guadua laminada, prensada y pegada”.

“El proyecto de laminado empezó para industrializar la construcción con el material bambú guadua. De este se sacan unas latas y se hacen unas láminas con un buen terminado para aplicarle un adhesivo y luego prensarlas. Así se la convierte en laminada, prensada y pegada” explica la profesora Takeuchi.

El estudio duró cuatro años y hace parte del programa de investigación “Innovación para el fortalecimiento de la productividad de la cadena de la guadua en la provincia de Rionegro del departamento de Cundinamarca”.

La implementación de dos centros de producción primaria (de la línea de producción de elementos estructurales) y la capacitación de personas para corte y aprovechamiento, así como de obreros calificados para su producción, son algunos de los resultados obtenidos.

A los cuales se suman, además, la construcción de la estructura de dos prototipos de vivienda de interés social en guadua laminada en el taller de carpintería del Sindú de la UN.

“El proyecto acaba de culminar, por lo cual el impacto en la comunidad todavía no se puede medir. Sin embargo, se observa un ligero aumento del número de solicitudes ante la CAR de aprovechamiento de esta planta”, afirma la profesora.

El trabajo del equipo de investigación de la profesora Caori Takeuchi continúa. En este momento, está desarrollando un proyecto financiado por Colciencias.

“Se trata de un modelo de redes neuronales para predecir las propiedades del material base, hacer la caracterización mecánica de elementos fabricados en guadua laminada y desarrollar un modelo constitutivo de esta planta como material compuesto de fibras largas”, cuenta la investigadora.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Construcción sostenible, en equilibrio con los elementos

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

 Si se quiere balancear el recurso aire se debe entender que cuando se inhala y exhala se produce dióxido de carbono.
Si se quiere balancear el recurso aire se debe entender que cuando se inhala y exhala se produce dióxido de carbono.

17 de Agosto de 2012

Sostenibilidad significa preservar los recursos para las futuras generaciones. Por eso, el investigador Pliny Fisk explica que es necesario establecer una metodología para no dejarla en palabras.

El desarrollo sostenible es un amplio concepto que se incluye en muchas disciplinas (como la sociología, la minería, las ingenierías, la ecología), pero es desde la arquitectura donde este investigador estadounidense, cofundador y codirector del Centro para Sistemas Constructivos con Máximo Potencial, lo plantea para mejorar los hábitos de vida del mundo, empezando desde el hogar y ascendiendo hasta lograr el objetivo.

Así, la metodología propuesta por el profesor Fisk implica preservar el ambiente y especificar que no debe ser usado por humanos. Pero simultáneamente supone detectar las muchas oportunidades en las que los recursos sí puedan y deban ser utilizados, además de considerar cuáles aspectos representan amenazas.

“Hay que balancear los recursos de manera que se considere el ciclo de vida de todos los materiales. Y la forma más sencilla de examinar este balance es a través de las cinco áreas básicas de apoyo: aire, agua, comida, energía y materiales”, explica.

Lo que se hace en el Centro es mirar la huella que deja cada individuo sobre el ambiente al ejecutar sus actividades cotidianas. Así, se comienzan a balancear cada una de estas acciones, según el impacto negativo que tienen sobre el ecosistema en cada una de esas áreas básicas.

Si se quiere equilibrar el recurso aire se debe  entender que, cuando se inhala y exhala, se produce dióxido de carbono. Entonces, esta contaminación tiene que balancearse con un área de vegetación que pueda compensar esa necesidad. La inhalación requiere 500 m2 de un muy buen suelo rico en vegetación y bosque. La exhalación demanda 750 m2, y esto por cada persona que habita el globo.

“La misma clase de relaciones se pueden hacer para equilibrar el agua, la fuente de la comida, la cantidad de orgánicos que hay que tratar, etcétera. Nosotros llamamos a estos ciclos técnicas ecológicas; lo que estamos haciendo es administrar la naturaleza”, dice el profesor Fisk.

Un estadounidense necesita 25 cuadras de tierra para poder balancear todos estos cinco aspectos. Si se quisiera manejar toda la huella que deja la actividad humana en Estados Unidos se necesitarían 2 o 3 veces el área del país.

Se hacen necesarias unas construcciones más sostenibles que aprovechen materiales renovables. Además, el investigador afirma que hay muchas maneras de reducir la huella; por ejemplo, no incrementar la necesidad de energía y mantener el nivel energético así aumente la población. Esto se lograría a través de incentivos.

Pliny Fisk vino a la UN a propósito del Taller de Desarrollo Sostenible y Materiales Alternativos organizado por la Facultad de Minas de la UN en Medellín.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Descubren nueve materiales de guadua más eficientes

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
La guadua Angustifolia kunth comprende aproximadamente treinta especies, y se puede diferenciar de las demás por sus robustos y espinosos tallos
La guadua Angustifolia kunth comprende aproximadamente treinta especies, y se puede diferenciar de las demás por sus robustos y espinosos tallos.

14 de Agosto de 2012

Investigadores de la UN en Palmira aseguran que, gracias a sus innumerables bondades, este recurso natural podría sustituir la madera y servir como un potente controlador biológico.

La guadua Angustifolia kunth comprende aproximadamente a treinta especies, y se puede diferenciar de las demás por sus robustos y espinosos tallos, cubiertos por bandas de pelos blancos, que invaden la región del nudo (aros), y por sus hojas caulinares (que nacen del tallo), ubicadas en la parte superior en forma de flecha.

Según la Sociedad Colombiana de Bambú (SCB), en Colombia existen alrededor de 55.000 hectáreas (ha) de guaduales en todo el territorio nacional, de las cuales el 55% —correspondiente a 30.000 ha— se encuentran localizadas en la región del eje cafetero.

Para Ximena Londoño, presidenta de la SCB, en Colombia la guadua se proyecta fuertemente en los sectores de la construcción, la mueblería y la preindustrialización, debido a sus formidables características.

“Se trata de un recurso renovable, de rápido crecimiento y de fácil reproducción, que puede utilizarse como material alternativo a la madera. Es amigable con el medioambiente y necesita un alto porcentaje de mano de obra, lo cual impulsa a los productores de la región a trabajar de manera confiada con esta materia prima”, afirma Londoño.

Características que el Grupo de Investigación en Diversidad Biológica (GIDB) de la UN en Palmira ha puesto al descubierto, al encontrar nueve materiales superiores que comprueban su calidad.

Pero no solo las características genéticas y el hallazgo de materiales superiores para la construcción, la mueblería y la artesanía hacen de esta planta un punto de referencia importante para la industria. Los científicos encontraron que, además, en los suelos donde crece hay una alta presencia de hongos y nematodos entomopatógenos (gusanos que afectan  determinados insectos) que podrían ser grandes controladores de plagas.

“Evaluamos el hongo en condiciones de laboratorio y encontramos que controla hasta en un 85% las larvas de Compsus, un insecto que afecta severamente los cultivos de los cítricos y que se alimenta de sus raíces”, afirma Arturo Carabalí, investigador de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica).

Esto, según el profesor Jaime Eduardo Muñoz, director del GIDB, quiere decir que esta guadua podría ser un buen sustituto de la madera, pues, además de las virtudes que comprueban su calidad, es más eficiente en términos productivos.

“Si la comparamos productivamente con la madera, la guadua puede madurar entre cinco y seis años, en un guadual establecido, para ser utilizada en la industria; mientras que un árbol tarda entre veinte y treinta años en estar listo para la industria. Así, se reduce significativamente el tiempo de producción”, explica el profesor Muñoz.

Ximena Londoño agrega que, por sus numerosas bondades —demostradas por el GIDB—, la guadua tiene futuro en el sector de la mueblería y la construcción en Colombia.

Por otra parte, gracias al reconocimiento que le hace el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, a través de la creación de la norma NSR-10, capítulo G12, la A. kunth no solo será útil para los artesanos, sino que también beneficiará a los productores y constructores colombianos, que podrán contar con estructuras resistentes y de calidad comprobada para los planes de vivienda.

Actualmente, los nuevos materiales se duplican en un banco de germoplasma de la UN, con el fin de que las semillas estén a disposición de los cultivadores.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Viviendas en madera, alternativa para el cuidado de los bosques

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

20 de agosto del 2011

Los bosques son fuente de bienes y servicios ambientales rentables. Fotos: A. Felipe Castaño/Unimedios
Los bosques son fuente de bienes y servicios ambientales rentables. Fotos: A. Felipe Castaño/Unimedios

Bogotá D.C. – Agencia de Noticias UN – La madera como material elemental en la construcción de viviendas contribuiría al cuidado y la renovación de los bosques y reduciría la cantidad de gases contaminantes liberados a la atmósfera.

Esta es una de las propuestas más importantes de los investigadores forestales que forman parte del comité científico del Foro Replantémonos, organizado por la Universidad Nacional de Colombia y Colciencias, que se realizará en el Congreso de la República el próximo 8 de septiembre.

Según Pablo Manuel Hurtado, asesor de la Dirección de Ecosistemas del Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, “si el país desarrolla una industria a partir de la madera, esta se valorizaría y como consecuencia la gente la cuidaría más y se vincularía al progreso de la economía nacional”.

En este sentido, Carlos Alfonso Devia, profesor de la Facultad de Estudios Ambientales de la Universidad Javeriana, añade que el aprovechamiento de los bosques debería materializarse en la construcción de viviendas en madera ya que es un material con grandes beneficios ecológicos: “Detrás de un metro cúbico de madera hay por lo menos media tonelada de carbono almacenado y otra gran cantidad evitado en su producción, mientras que detrás de un metro cúbico de una construcción convencional hay tres o cuatro toneladas de carbono emitido”.

Para los expertos, una casa en madera termina siendo más económica que las convencionales. Hurtado asegura que los costos de una vivienda de este tipo “son 30% ó 40% más bajos que los de una en ladrillo”. Sin embargo, añade que todos los beneficios que trae el aprovechamiento de los bosques no se han socializado, por lo que es necesario “desarrollar una política en torno al tema y una implementación a través de un desarrollo tecnológico”.

Julio Carrizosa, investigador de la UN y vocero del Foro Replantémonos, recogerá las opiniones y conclusiones que se debatan en las reuniones previas al evento para generar la ponencia que se espera, gestione desde el punto de vista político la protección de los bosques en el país.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co