Category Archives: Astronomía

El sonido pertenece al hombre, no al Universo: Christian Hugonnet

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

26 de mayo de 2011

Ante una cultura más visual que sonora, es importante establecer hoy un equilibrio entre la imagen y el sonido, pues éste persiste sobre la base de la existencia e impacta el comportamiento humano, afirmó Christian Hugonnet, presidente de la Semana del Sonido en Francia, que organiza la Fonoteca Nacional y Radio BUAP.

Con la conferencia magistral “La acústica y los espacios de escucha”, impartida por Christian Hugonnet, en las salas de Cine de Arte del Complejo Cultural Universitario de la BUAP, comenzó la Semana del Sonido en Puebla, evento que ocurre por primera vez en la capital poblana.

Lejos de ser un festival, Hugonnet precisó que la Semana del Sonido es un foro destinado a promover una conciencia mundial sobre la importancia del sonido en la vida cotidiana y en el comportamiento del ser humano.

“Sobre la base de la existencia está el sonido y a través de éste percibimos la imagen que nos rodea”, comentó ante un auditorio muy receptivo, al tiempo de ejemplificar que la fotografía e imagen de una película puede adquirir mayor belleza y relevancia según el sonido y la música que tenga.

De acuerdo con diversas investigaciones científicas, dijo, el desarrollo cerebral está determinado primero por la música y los sonidos, y posteriormente por el lenguaje, lo cual nos debería llevar a reflexionar sobre la trascendencia de que se enseñe música en todas las escuelas.

Al respecto, mencionó que en Francia sólo el 2 por ciento de la población sabe tocar algún instrumento musical, mientras que en los países nórdicos lo hace el 50 por ciento, y en Estados Unidos el 65 por ciento de los habitantes.

Sobre el tema “La acústica y los espacios de escucha”, aseguró que una buena acústica permite que la gente sea más intuitiva, e incluso inteligente, mientras que un sonido fuerte, cargado, puede conducir también a la violencia. Esto, subrayó, nos muestra que el entorno sonoro en el que estamos inmersos puede determinar nuestra conducta.

Christian Hugonnet señaló que en la actualidad vivimos un entorno sonoro global diferente, se han perdido muchos de los sonidos que escuchaban nuestros padres y abuelos, y algunos se han dejado de percibir como el caminar de la gente en la calle.

El presidente de la Semana del Sonido en Francia impartió una conferencia muy ilustrativa, apoyada en imágenes y sonidos que se trasmitieron por la pantalla de la Sala 2 de las Salas de Cine de Arte del CCU de la BUAP, lo que permitió al auditorio apreciar decibeles, frecuencias bajas y altas, sonidos graves y agudos, entre otros aspectos.

La Semana del Sonido nació en Francia en el año 2004, como un espacio de diálogo y educación sobre aspectos relacionados con el sonido, en las áreas de la cultura, la salud, la industria, el medio ambiente, la economía y la educación.

Se trata de una celebración mundial cuyo objetivo es analizar el sonido desde distintas perspectivas, así como fomentar la cultura de la escucha entre la población. A principios de este año se celebró por octava ocasión en París, así como en Ginebra, Bruselas, Montreal y Quebec. En México, la Fonoteca Nacional organizó por segunda vez dichos festejos con el tema “Los sonidos en peligro de extinción”.

En Puebla, la Semana del Sonido tiene como sede la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, donde habrá diversos eventos que serán gratuitos para toda la población interesada.

Luis Felipe Rodríguez Jorge, iniciador en México de la radioastronomía

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Luis Felipe Rodríguez Jorge, investigador emérito de la UNAM, y académico y fundador del CRyA de esta casa de estudios.
Luis Felipe Rodríguez Jorge, investigador emérito de la UNAM, y académico y fundador del CRyA de esta casa de estudios.

20 de mayo de 2011

• Otorga la UNAM emeritazgo al fundador del CRyA

La UNAM distinguió como investigador emérito a Luis Felipe Rodríguez Jorge (Mérida, 1958), académico y fundador del Centro de Radioastronomía y Astrofísica (CRyA).

Interesado en el nacimiento y juventud de las estrellas es el iniciador en México de la radioastronomía, disciplina basada en el estudio con ondas de radio, que se inició en el mundo en la década de los 30, y que él trajo al país en 1979, al regreso de su doctorado.

Para impulsar esa área y participar en la descentralización de esta casa de estudios, el universitario encabezó un equipo de expertos, que se separó del Instituto de Astronomía (al que estuvo adscrito desde el inicio de su carrera académica, y que dirigió entre 1980 y 1986), para crear el CRyA, en el campus Morelia.

Hace unos meses, el astrónomo recibió otro honor de esta casa de estudios, el doctorado honoris causa. “Me siento muy contento, pues es la Universidad Nacional la que me reconoce como miembro distinguido de una comunidad de por sí distinguida. Me llena de gusto no sólo a mí, también a mis colegas del CRyA y a mi familia”, dijo.

En Estados Unidos, el concepto de emérito es distinto, es una manera decorosa de jubilarse, “pero en la UNAM el emérito todavía está activo, así que es muy grato recibirlo aquí”, comentó Rodríguez Jorge, que cursó la licenciatura en Física en la Facultad de Ciencias, y el doctorado en Astronomía en la Universidad de Harvard.

Edad de oro

En el siglo XXI, la astronomía avanza a pasos agigantados, en especial la radioastronomía y la interferometría, rama de esa disciplina que se desarrolla en el CRyA, que utiliza muchas antenas de manera simultánea y que experimenta el inicio de lo que será una “edad de oro”, indicó.

Este crecimiento se impulsa con dos grandes proyectos mundiales: el interferómetro ALMA o Gran Arreglo Milimétrico de Atacama, que se construye en el Desierto de Atacama, en Chile, y el interferómetro VLA (Very Large Array), ubicado en Nuevo México, Estados Unidos, y que despliega un nuevo alcance como VLA expandido.

En ambos equipos, los expertos de la UNAM podrán realizar investigación. “Estos instrumentos permitirán un gran avance en los próximos 20 ó 30 años”, consideró.

La radioastronomía, muy recurrida para estudiar el nacimiento de estrellas y fenómenos como el origen del cosmos, atraviesa a donde la astronomía óptica no puede llegar, “si se interpone entre el objeto y nosotros, una nube opaca a la luz”.

“También, con el uso de la astronomía óptica se ven cosas que en radioastronomía no podemos captar. Por ello, la astronomía se concibe ahora como una empresa multibanda o multifrecuencia, donde un mismo fenómeno se aborda con todos los instrumentos posibles y nos ofrece un panorama más completo de lo que es el Universo”, abundó.

Origen de estrellas gigantes

ALMA es el equipo de radioastronomía más grande del mundo, con una inversión sin precedente para telescopios en la superficie de la Tierra, de mil 400 millones de dólares, aportados por un conglomerado de países (Norteamérica con Estados Unidos, Canadá y México; el Observatorio Austral Europeo con casi todas las naciones del viejo continente, y un consorcio de Japón y Taiwán con representación de Asia).

Rodríguez Jorge utilizará el interferómetro ALMA (que en diciembre estará disponible con 16 de las 60 antenas de 12 metros cada una, que lo conformarán a fines de 2012) para estudiar el origen de las estrellas gigantes.

“Me interesa entender cómo es su formación. En los últimos 20 ó 30 años se ha avanzado mucho en entender cómo se crean cuerpos celestes como el Sol, que son medianos o pequeños. Se sabe que provienen de nubes de gas, que se contraen gravitacionalmente, forman un disco (llamado de acreción) y en el centro está lo que será la estrella, que crece gracias al gas que cae al disco y de ahí a la estrella”, explicó.

En cuanto a las gigantes, la primera idea señala que se generan mediante el mismo mecanismo, pero “a lo grande”, aunque esa idea no es clara. No se ha podido demostrar que estén rodeadas de esos discos, quizá porque no hay los instrumentos adecuados para este estudio. En nuestro proyecto buscaremos discos alrededor de estrellas enormes en formación, detalló.

Amplia trayectoria

Miembro de El Colegio Nacional, Luis Felipe Rodríguez Jorge ha recibido múltiples premios, entre ellos, el Nacional de Ciencias y Artes (máximo galardón que otorga el gobierno mexicano; el Robert J. Trumpler de la Astronomic Society of Pacific; el Bruno Rossi de la American Astronomic Society, y el Premio en Física de la Third World Academy of Sciences (TWAS).

Investigador nacional nivel III del SNI, es autor de cerca de 400 artículos científicos arbitrados y ha recibido más de 13 mil citas en la literatura especializada.

Sus trabajos han merecido en dos ocasiones la portada de la revista Nature. Es el único astrónomo iberoamericano que aparece en la lista de los científicos más citados del mundo. Ha dado más de 200 conferencias de astronomía, tanto a nivel profesional como de divulgación. De ellas, 27 han sido reseñas plenarias en conferencias internacionales.

Créditos: UNAM-DGCS-296-2011/unam.mx

Conmemora BUAP el 50 Aniversario del Primer Hombre en el Espacio

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Jueves 14 de abril de 2011

Para conmemorar el 50 Aniversario del primer hombre en el espacio, encabezada por el cosmonauta ruso Yuri Gagarin, y por ende el inicio de la carrera espacial de la nación rusa, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, recibió al también cosmonauta Nikolai Budarin, quien comentó sus experiencias a los alumnos de la Institución.

Nikolai Mijailovich Budarin, galardonado con el título de Héroe de la Federación de Rusia, con la Orden de Servicios Distinguidos a la Patria del tercer y segundo grado; condecorado dos veces con medalla la “NASA Space Flight Medal”, que otorga el gobierno de Estados Unidos por vuelos espaciales, y con la “Orden de la Otan”, desde 2007 es Diputado de la Cámara Baja del Parlamento Ruso.

En una plática sin precedentes dialogó con estudiantes, académicos, investigadores y personal administrativo que se dieron cita en el auditorio de la Facultad de Ciencias de la Electrónica.

Nikolai Budarin recordó que Gagarin, fue el primer astronauta que salió al cosmos, hecho que significó un gran paso para la entonces Unión Soviética y la humanidad, y fue una muestra del esfuerzo de investigadores, ingenieros y académicos de los países que integraban el bloque.

Aseveró que después del 12 de abril de 1961, en medio siglo, “520 personas han sobrepasado la fuerza de atracción del planeta y viajado al cosmos, de las cuales 110 han sido cosmonautas de la Unión Soviética y Rusia”.

El Cosmonauta ruso al comentar acerca de sus viajes, detalló que realizó tres misiones a bordo de la estación espacial rusa MIR y la Estación Espacial Internacional, con ocho paseos espaciales, que suman 444 días, incluyendo 8 caminatas que comprenden 44 horas y 25 minutos.

Al ver el interés que Nikolai Budarin tenía por dialogar con ellos, los estudiantes de la BUAP en una sesión de preguntas y respuestas no dudaron en interrogar al cosmonauta sobre los problemas de salud que tuvo, sus miedos y temores en el espacio, la emoción de cumplir su sueño de la niñez, su visión del origen de la vida y la sensación de ingravidez que sintió, curiosidad que fue satisfecha por el cosmonauta.

Con respecto a las nuevas metas que tiene Rusia en materia espacial para los próximos años, Budarin manifestó su intención de seguir trabajando en la Estación Espacial Internacional, realizar nuevos viajes a la luna, y para 2025 efectuar una expedición a Marte.

Después de finalizar la charla, el cosmonauta se fotografío con el público asistente, quien seguramente no olvidará este día; igualmente firmó pósters y libros. De esta forma, recordó al mundo el acontecimiento del primer hombre en el espacio y un logro que ha beneficiado a la humanidad.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

Yuri Gagarin nos invitó al espacio, y en 2025 podríamos llegar a Marte: Nikolai M. Budarin

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
Valery Morozov, Nikolai M. Budarin y José Gonzalo Guerrero.
Valery Morozov, Nikolai M. Budarin y José Gonzalo Guerrero.

12 de abril de 2011

• De visita a la UNAM, el cosmonauta ruso, que ha pasado 444 días fuera del planeta, recordó que Gagarin inició la carrera espacial el 12 de abril de 1961 al sobrepasar, por primera vez, la fuerza de atracción de la Tierra
• Han transcurrido 50 años, y hoy Rusia, como parte de la Estación Espacial Internacional, enfrenta el reto de llegar al planeta rojo en 2025
• El embajador de Rusia en México, Valery Morozov, ofreció la experiencia de su país en esta materia

Yuri Gagarin, el primer ser humano que salió de la Tierra el 12 de abril de 1961, nos invitó a todos al espacio. A 50 años de distancia, 520 personas han viajado al cosmos y sobrepasado la fuerza de atracción de nuestro planeta; además, en 2025 podríamos llegar a Marte con una misión tripulada, afirmó en la UNAM el cosmonauta ruso Nikolai M. Budarin.

De visita en la Facultad de Ingeniería (FI) para conmemorar el cincuentenario de la hazaña soviética, Budarin destacó que, apenas 16 años después de la Segunda Guerra Mundial, cuando en buena parte del mundo imperaba el desorden, la carrera espacial iniciada en la entonces Unión Soviética demostró que un sueño puede hacerse realidad.

Actualmente, destacó el cosmonauta, esa nación asiática, como parte de la Estación Espacial Internacional (EEI) tiene la meta de llegar con una misión tripulada al planeta rojo. “¿Cincuenta años son muchos o pocos?”, cuestionó ante los colosales retos que enfrenta este tipo de investigación a nivel global.

En el auditorio Javier Barros Sierra de la entidad universitaria, que lució colmado de estudiantes, maestros e investigadores, Budarin apoyó la creación de la Agencia Espacial Mexicana, para sumarla a las 43 que actualmente realizan investigación científica, instrumentación tecnológica y misiones fuera del planeta.

Acompañado del embajador de Rusia en México, Valery Morozov; del titular de la FI, José Gonzalo Guerrero Zepeda; del director del Centro de Alta Tecnología de la misma instancia, Saúl Santillán Gutiérrez, y del gerente de control satelital de SATMEX, Pier Beujean, el cosmonauta deseó suerte a nuestro país para que pronto lance sus propios expertos al cosmos.

Hasta ahora, señaló, Rusia ha lanzado a 110 cosmonautas, y tiene una sólida carrera espacial, que no se ha detenido desde la hazaña de Gagarin.

A los estudiantes y jóvenes profesionistas que desean llegar al espacio, Budarin recomendó plantearse ese objetivo y prepararse intelectual y físicamente para lograrlo. “Es necesario tener metas y sueños, saber de tecnología y deportes”, resumió.

Por su parte, el embajador Valery Morozov, ofreció a esta casa de estudios la experiencia de su nación en esta materia y respaldó el programa espacial de la Universidad.

“Estableceremos nuestra cooperación en favor de la ciencia mundial porque el cosmos es patrimonio internacional”, manifestó.

Un sueño de 444 días y tres caminatas

Budarin narró que desde los ocho años deseó conocer el espacio exterior, pero lo consiguió a los 42, luego de instruirse en el Instituto de Aeronáutica de Moscú.

Ha participado en tres misiones, que le han permitido vivir 444 días en el espacio y realizar tres caminatas, experiencias únicas en las que siempre, al salir de nuestro planeta, ha visto un Sol blanco sobre el desierto, recordó.

Gagarin y su viaje precursor

Antes de la charla de Budarin, se exhibió un documental sobre Yuri Gagarin, su viaje precursor y su regreso a Rusia como héroe nacional.

Yuri Gagarin nació en Gjask, Unión Soviética, en 1934. Fue un obrero metalúrgico hasta 1954, cuando aprendió a pilotear aviones en la Escuela Técnica de Saratov. En 1957 ingresó a la Academia de las Fuerzas Aéreas de Oremburgo, donde concluyó su carrera de piloto y alcanzó el grado de teniente.

El 12 de abril de 1961, se convirtió en el primer ser humano que viajó al espacio en la nave Vostok 1. “¡Vámonos!”, gritó al despegar la nave, que le llevó a distancias entre los 180 y los 327 kilómetros de la superficie terrestre.

La pequeña cápsula esférica, de poco más de dos metros de diámetro, y sobre la que apenas tenía control, entró en órbita alrededor del planeta a una velocidad de 28 mil kilómetros por hora; en un lapso de casi una hora y media, la nave dio dos vueltas a la Tierra. Entonces, dijo la frase: “Pobladores del mundo, salvaguardemos esta belleza, no la destruyamos”.

Convertido en celebridad, recorrió el mundo para narrar la hazaña soviética. Murió el 27 de marzo de 1968, cuando el avión de caza MIG-15 que piloteaba se estrelló cerca de Moscú, cuando tenía 34 años.

Créditos: UNAM-DGCS-217/2011/unam.mx

La Revista Mexicana de Astronomía y Astrofísica, la de mayor impacto en Iberoamérica

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La Revista Mexicana de Astronomía y Astrofísica, editada por el Instituto de Astronomía de la UNAM.
La Revista Mexicana de Astronomía y Astrofísica, editada por el Instituto de Astronomía de la UNAM.

11 de abril 2011

• A la cabeza en América Latina, España y Portugal como la de mayor impacto en esa región, en todas las ramas de la ciencia, señaló su editora, Christine Allen Armiño
• Publicada en inglés por el Instituto de Astronomía de la UNAM, se ubica entre los lugares ocho y 10 a nivel mundial de las revistas de su área
• Está incluida en los índices Scopus, Current Contents, Science Citation Index, Astronomy and Astrophysics Abstracts, ADS y Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal, entre otros

A la cabeza en América Latina, España y Portugal como la publicación de mayor impacto en Iberoamérica en todas las ramas de la ciencia, la Revista Mexicana de Astronomía y Astrofísica, editada por el Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM, es un ejemplo de rigor y competitividad a nivel mundial.

Fundada en 1974 en el IA, publica dos ediciones por año con artículos de investigación original en todas las áreas de su disciplina, que incluyen cosmología, astronomía extragaláctica, medio interestelar, nebulosas planetarias, estructura de la galaxia, cinemática y dinámica estelar, cúmulos estelares, instrumentación y astronomía observacional (fotometría y espectroscopía).

En esta última, se contemplan resultados obtenidos en el Observatorio Nacional de San Pedro Mártir, ubicado en Baja California, y en el Observatorio de Tonanzintla, en Puebla, los dos sitios de observación más importantes del país.

Todos los artículos se presentan en inglés y cada uno incluye un resumen en español, señaló Christine Allen Armiño, su editora desde hace 10 años.

“Escribimos en inglés porque es la lengua internacional de la astronomía, pero incluimos un resumen en español porque queremos dejar claro que es un idioma válido para comunicar el conocimiento científico”, precisó.

Factor de impacto e índices

Entre 1974 y 2010, la revista ha difundido 746 artículos arbitrados –alrededor de 30 por año– y cada uno de ellos es sometido a un arbitraje muy estricto, señaló Allen, investigadora del Departamento de Estrellas y Medio Interestelar del instituto.

“No todos son de astrónomos mexicanos, acogemos los que nos envían siempre que aprueben el arbitraje”, precisó.

Está abierta a materiales de cualquier país, pero los más frecuentes son de Argentina, Brasil, Chile, Venezuela y México, naciones latinoamericanas donde esta ciencia está más desarrollada, y en menor medida, de España y Estados Unidos (en especial del grupo Texas-México).

El factor de impacto más alto logrado hasta ahora se obtuvo en 2005, y fue de 3.23. “El promedio en los últimos nueve años es de 2.46. Ha sido la de mayor nivel en este ámbito en Iberoamérica”, destacó.

Esto significa una visibilidad e influencia similar al de las grandes ediciones internacionales, como Astrophysical Journal y Astronomical Journal.

En septiembre de 2009, recibió un reconocimiento de Thompson Reuters y el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional, por ser la revista mexicana con mayor impacto.

Se ubica entre el lugar ocho y 10 a nivel mundial en su área, y en esa condición no hay otra de algún país en vías de desarrollo, consideró la editora.

Está incluida en los índices nacionales e internacionales Scopus, Current Contents, Science Citation Index (SCI), Astronomy and Astrophysics Abstracts, Thompson Reuters y Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal (Redalyc), entre otros.

Desde hace 10 años, se presenta también en edición digital, cuyos contenidos están disponibles en el sitio www.astroscu.unam.mx/~rmaa, además de formar parte del Portal de Revistas Científicas y Arbitradas de la UNAM (www.revistas.unam.mx).

Actualmente, están en línea todos los números, mientras la versión impresa, también gratuita, tira 800 ejemplares que se distribuyen en 600 bibliotecas y universidades de todo el mundo.

Hay autores cuyos artículos han acumulado más de mil citas internacionales, mientras otros han alcanzado entre 100 y 500. Asimismo, algunos artículos han alcanzado más de 300 citas.

Christine Allen Armiño, editora de la publicación.
Christine Allen Armiño, editora de la publicación.

Serie de Conferencias

Desde su fundación, hasta 1994, la Revista Mexicana de Astronomía y Astrofísica publicó, como volúmenes especiales, las memorias de congresos astronómicos, efectuados principalmente en México y otros países de América Latina.

Para atender esa necesidad, en 1995 se fundó la Serie de Conferencias (cuya edición está a cargo de la investigadora emérita del IA, Silvia Torres-Peimbert), que no tiene una periodicidad fija, pero hasta ahora ha generado dos o tres ejemplares al año. Hasta 2010, ha difundido dos mil 72 artículos en extenso, todos relacionados con temas de congresos y otras reuniones astronómicas internacionales.

Tanto la Revista Mexicana de Astronomía y Astrofísica como la Serie de Conferencias, están integradas a la Astrophysics Data System (ADS), la base de datos de interés en la red, lo que ha permitido que la visibilidad de ambas ediciones sea comparable a la de las mejores, concluyó Allen.

Créditos: UNAM-DGCS-214/2011/unam.mx