Tag Archives: facultad de medicina

Mueren en México enfermos de cáncer pulmonar antes de ser diagnosticados

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

En México, el cáncer de pulmón no ocupa uno de los primeros lugares de incidencia, porque el número de fumadores no es tan alto como en Estados Unidos y Europa, señaló Sergio Cruz Barajas.
En México, el cáncer de pulmón no ocupa uno de los primeros lugares de incidencia, porque el número de fumadores no es tan alto como en Estados Unidos y Europa, señaló Sergio Cruz Barajas.

22 de julio de 2010

• En ocasiones, los nódulos son casi imperceptibles a las tomografías, y cuando llegan a descubrirse, la afección ha avanzado hasta en un 80 por ciento
• Este carcinoma ocupa el quinto lugar de entre todas las neoplasias en México, señaló Sergio Cruz Barajas, de la FM de la UNAM

A nivel mundial, el cáncer es la principal causa de mortalidad; en 2007, se le atribuyeron 7.9 millones de defunciones. De entre las neoplasias, la de pulmón registra mayor número de muertes, seguido por la de estómago, hígado, colon y mama.

México ocupa el quinto lugar de entre todos los cánceres registrados, porque muchos pacientes fallecen sin ser diagnosticados a tiempo. La razón, es que en ocasiones los nódulos son casi imperceptibles en las tomografías, y cuando llegan a descubrirse, el padecimiento ha avanzado hasta en un 80 por ciento, señaló Sergio Cruz Barajas, de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

Asimismo, abundó el académico, uno de los motivos por los que esta afección no ocupa uno de los primeros lugares de incidencia en el país, es porque el número de fumadores no es tan alto en comparación con Estados Unidos y Europa.

Aunque se sabe que este carcinoma es más frecuente después de los 50 años, y el riesgo de padecerlo se incrementa con cada década de vida, su impacto no está adecuadamente medido y representa un problema de salud; diagnosticarlo es difícil porque se deben realizar tomografías, broncoscopías y biopsias costosas para el paciente, destacó.

Además, en ocasiones, el enfermo no acude al médico aunque presente síntomas, porque considera que sólo se trata de una tos, y cuando fallece, se piensa que fue neumonía, comentó el especialista.

Quienes desarrollan esa neoplasia tienen una posibilidad de vida de entre 15 y 20 por ciento, perspectiva mucho menor que la de mujeres en etapas avanzadas de cáncer de mama. Antes, su incidencia era muy alta en varones y baja en ellas, sin embargo, ahora las estadísticas se han equilibrado, apuntó.

Otro padecimiento importante que se ha presentado a últimas fechas, es el adenocarcinoma pulmonar, no asociado al tabaquismo y más frecuente en mujeres; es muy peligroso, porque aún se desconocen sus causas y orígenes, enfatizó el cirujano oncólogo.

Factores que contribuyen

Hablando de cáncer en general, prosiguió el universitario, podría decirse que existen dos tipos: el esporádico y el familiar. El primero se manifiesta sin que haya antecedentes familiares, es decir, no es genético; es el más frecuente, sucede en el 90 por ciento de los casos, y está asociado al envejecimiento. El cáncer pulmonar se encuentra en esta categoría.

El segundo, que se presenta en 10 por ciento de los pacientes, deriva de mutaciones germinales en genes concretos, que incrementan la susceptibilidad de padecerlo; aparece en edades más tempranas.

Los factores ambientales también podrían contribuir a la aparición del cáncer pulmonar; si una persona está expuesta constantemente a sustancias tóxicas como el asbesto, es probable que lo desarrolle.

Cuando se detecta, es necesario analizar las posibilidades por las que se adquirió, como la edad, si el paciente fuma o no, si convive con algún fumador, o si labora en un lugar donde esté en contacto con sustancias dañinas, entre otras.

Finalmente, dijo que una manera de prevenir esta enfermedad es realizar de manera periódica una radiografía del tórax, que además de ser un estudio económico, ofrece la oportunidad de hacer un diagnóstico inicial.
Créditos: UNAM. DGCS -435/unam.mx

Los albinos, más propensos a padecer cáncer

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Los albinos sí tienen melanocitos en la dermis, pero son incapaces de sintetizar o producir melanina, debido a una mutación genética, explicó Gildardo Espinosa de Luna.
Los albinos sí tienen melanocitos en la dermis, pero son incapaces de sintetizar o producir melanina, debido a una mutación genética, explicó Gildardo Espinosa de Luna.

19 de julio de 2010

• Carecen de melanina, un pigmento que protege al cuerpo de las radiaciones ultravioletas provenientes del Sol, explicó el académico de la FM, Gildardo Espinosa de Luna
• Si en la pareja uno tiene el gen recesivo del albinismo, existe un 25 por ciento de probabilidad de transmisión en cada embarazo

El color de la piel se determina por la cantidad de melanina que tiene una persona en la epidermis, pero los albinos carecen de este pigmento, que protege al cuerpo de las radiaciones ultravioletas provenientes del Sol. En consecuencia, son más vulnerables a padecer cáncer, aseveró el académico de la Facultad de Medicina (FM), Gildardo Espinosa de Luna.

Los seres humanos con esta condición tienen melanocitos (células que producen melanina) en la dermis, aunque son incapaces de sintetizar o producir el pigmento, debido a una mutación genética, que ocasiona que su cabello, piel, cejas y pestañas sean completamente blancos y, en ocasiones, con ojos rojos.

Al no contar con protección natural son propensos a sufrir quemaduras de segundo y tercer grado cuando se exponen a los rayos solares; pueden padecer hiperqueratosis, es decir, endurecimiento en la piel, que ocasiona graves lesiones que pueden derivar en cáncer y, además, presentan envejecimiento prematuro.

También, sufren defectos de la vista como nistagmus (espasmos de los músculos del ojo que producen movimientos oculares rápidos e involuntarios), estrabismo (desviación de uno de los ojos de su dirección normal) y fotofobia (sensibilidad anormal a la luz); en consecuencia, disminuye la agudeza visual y, con el paso del tiempo, pueden quedar ciegos.

“El color de los ojos se encuentra en una cámara oscura que se llama capa pigmentaria, pero cuando no se posee, las pupilas se ven rojizas y los rayos solares entran directamente, lo que provoca ceguera.

Existen 30 tipos diferentes de albinismo

El albinismo es una enfermedad hereditaria, y existen 30 tipos diferentes; la más frecuente es la tipo II, o albinismo tiroxinasa positivo, donde toda la piel, las pestañas, pelo y cabello carecen de pigmentación y los ojos suelen ser rojos. La prevalencia en la población es de uno por cada 36 mil nacimientos, y es más abundante entre habitantes de raza negra.

En tanto, el parcial, que se denomina piebaldismo, se manifiesta a través de un mechón blanco en el cabello o manchas claras en el cutis, y las pupilas suelen ser de color negro. También existe el albinismo ocular, que afecta a los ojos.

Tanto hombres como mujeres pueden padecer esta enfermedad, condicionada por un gen que tiene un carácter autosómico recesivo (deben estar presentes dos copias de un gen anormal para que se desarrolle la determinada enfermedad o rasgo), es decir, no aparece en todas las generaciones de una familia.

Si en la pareja uno tiene el gen recesivo del albinismo, existe la probabilidad de transmisión de un 25 por ciento en cada embarazo, es decir, en uno de cada cuatro hijos.

Aunque los niños no lo hereden, la mitad de ellos tienen la posibilidad de ser portadores del gen y, por tanto, procrear descendencia con albinismo. “Para que nazca un albino, ambos padres deben ser portadores del gen, pero frecuentemente no lo saben”, señaló.

Prejuicios y discriminación

El albinismo no es propio de los humanos, también puede presentarse en animales como tigres, ratas, conejos y cerdos que, por esta condición, suelen ser altamente cotizados.

No obstante, en las personas es motivo de exclusión o supersticiones. De acuerdo con la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (FICR), en el 2009 los albinos de Tanzania y Burundi tuvieron que refugiarse en escuelas para discapacitados, donde se encuentran en condiciones de pobreza extrema.

En algunos países de África son considerados de “buena suerte”, por lo que son asesinados para poseer sus extremidades y crear pócimas mágicas. Por el contrario, en otras naciones son discriminados o aniquilados por creer que representan un mal augurio.
Créditos: UNAM. DGCS -426/unam.mx

Aumenta hasta 32 por ciento incidencia de autismo

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Hace falta infraestructura, financiamiento y difusión para el diagnóstico y tratamiento de niños autistas, señaló Alejandro Molina López.
Hace falta infraestructura, financiamiento y difusión para el diagnóstico y tratamiento de niños autistas, señaló Alejandro Molina López.

• Se ha considerado que algunos factores ambientales están desencadenando el incremento, como la intoxicación por mercurio, dijo Alejandro Molina López, de la FM de la UNAM
• México cuenta con un grupo importante de especialistas que atienden a los pacientes, pero hace falta más infraestructura, financiamiento, difusión y sensibilización de la población

Algunos especialistas consideran que en las últimas décadas se ha incrementado, hasta en 32 por ciento, la incidencia de autismo; sin embargo, no se sabe si la cifra aumentó por un número adicional de casos, o porque haya crecido la cantidad de sujetos diagnosticados, señaló Alejandro Molina López, académico de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

De acuerdo con un estudio norteamericano, se determinó que en 1970 se reportaban seis afectados por cada 100 mil habitantes, y en 2009, hasta 44 por cada 100 mil.

“A nivel mundial, la prevalencia del autismo es de cuatro por cada 10 mil, y es mayor en el sexo masculino, con una proporción de hasta cuatro por uno” puntualizó el especialista.

En la actualidad, no se tienen claras las causas que dan origen a esta enfermedad. Se han formulado hipótesis donde se piensa que algunos factores ambientales desencadenan la incidencia, como la intoxicación por mercurio.

En este sentido, puntualizó, se trata de un padecimiento aún “joven”, porque a diferencia de otras afecciones psiquiátricas, fue descrito en 1943 por algunos especialistas que lo asociaron como parte de los trastornos del desarrollo.

La palabra autismo proviene del griego auto (de autós, “propio o uno mismo”), y se distingue por ser una entidad donde el niño o adulto está “encerrado en sí mismo”, lo que implica dificultad para interrelacionarse con los demás.

Molina López explicó que más que una enfermedad es un conjunto de condiciones, conductas y situaciones neurobiológicas que conllevan a un comportamiento observable, caracterizado por anormalidades en las relaciones sociales, la comunicación y la presencia de conductas repetitivas o estereotipadas.

Al vivir encerrado en sí mismo, el sujeto tiene dificultad para convivir con los demás, pues presenta alteraciones de comunicación, tanto verbal como escrita; Asimismo, no puede desarrollar adecuadamente la comunicación no verbal, como comúnmente lo hacen las personas “normales”, también llamadas “neurotípicas”.

Las conductas estereotipadas consisten en movimientos o vocalizaciones repetitivas, que realizan una y otra vez sin un objetivo aparente; los más frecuentes son el de manos, cara, o la vocalización de ruidos o gruñidos extraños.

Generalmente, indicó, se confunde con retraso mental, pero son diferentes; en este último existe una disparidad o inconsistencia entre la edad real y la edad mental, y el individuo mantiene su capacidad de relacionarse y comunicarse. En cambio, en el autismo se tienen problemas para relacionarse con el medio externo, pudiendo haber o no discapacidad mental.

Afecciones neurobiológicas

El autismo forma parte de los Trastornos Generalizados del Desarrollo, entidades que se presentan cuando ciertas funciones de comunicación y relación se manifiestan en forma anormal. Algunos aspectos que caracterizan a este padecimiento es el incremento de peso en algunas zonas del cerebro, indicó Molina López.

Asimismo, expuso, se presenta un aumento de la sustancia blanca, que contiene a los axones –prolongaciones de neuronas que conducen el impulso nervioso de una célula a otra–, así como una disminución en los cuerpos o somas neuronales, que en conjunto forman lo que se conoce como sustancia gris.

También se ha visto que en el cerebelo existe un número reducido de células de purkinje, lo que resulta en una afectación no sólo de la función motora, sino también a nivel cognoscitivo y de relación.

Además, se manifiesta una elevación de la densidad celular en el sistema límbico (cerebro primitivo), que está dentro del lóbulo temporal y tiene que ver con la reactividad ante los estímulos internos, como las emociones y el miedo, lo que explica que las personas con autismo sean más sensibles y vulnerables al estrés.

El investigador especificó que una parte de este padecimiento es hereditario, aunque también influye la interacción con el ambiente. Se sabe que el factor genético interviene porque en los gemelos idénticos la concordancia del desarrollo del autismo llega a ser superior al 90 por ciento, y también su presencia es mayor en personas que tienen antecedentes familiares.

Características de los autistas

De acuerdo con estudios, se ha determinado que los autistas no siempre se dan cuenta que sufren estigmatización de parte de la sociedad, porque su capacidad de relación está disminuida; en cambio, su familia sí puede percatarse del rechazo, señaló.

De acuerdo a su capacidad de desenvolvimiento social, se clasifica en dos grupos: autismo de bajo o alto funcionamiento.

En el primer caso, se caracterizan por estar más aislados o con menor posibilidad de comunicarse; en el segundo, mantienen un mayor contacto y pueden funcionar mejor dentro de la colectividad, pero son más reactivos a la sensibilidad a causa de la estigmatización y falta de aceptación.

Esa situación puede desencadenar en otras entidades psiquiátricas, como los trastornos depresivos o ansiosos.

Un aspecto contradictorio del autismo, es que a pesar de las dificultades para relacionarse y comunicarse, en algunos casos se llegan a desarrollar capacidades superiores a la normal, especialmente en el campo de las matemáticas o aritmética.

Por ejemplo, mientras que 0.5 por ciento de la población neurotípica es capaz de efectuar labores extraordinarias en esas áreas, los autistas pueden hacerlo hasta en un 10 por ciento. Incluso, se piensa que debido a sus conocimientos extraordinarios, probablemente genios como Albert Einstein e Isaac Newton fueron autistas de alto funcionamiento.

Terapias y tratamientos

Para incrementar la socialización de niños autistas, es necesario que los familiares los lleven a terapias de juego, pues de esta manera pueden lograr un mayor acercamiento con las personas, aseveró.

Asimismo, es recomendable que las personas allegadas comprendan que el paciente requiere cuidados especiales, y no intentar verlo como alguien “normal”, para evitar frustraciones.

En ocasiones, es necesario recurrir a un tratamiento farmacológico para un mejor control conductual, pues llegan a tener comportamientos disruptivos que afectan más su relación con la sociedad, por lo que es frecuente que les receten antipsicóticos para disminuir la agitación y los comportamientos estereotipados.

El objetivo de la rehabilitación es que se optimice su capacidad de comunicación e interrelación con los demás; así, uno de bajo funcionamiento podría llegar a mejorar sustancialmente, o los de alto funcionamiento, impulsar alguna capacidad extraordinaria, impactando positivamente en los terrenos individual y social.

Una familia con un integrante autista sufre estrés y desgaste emocional o físico; por ello, se debe aceptar el problema y acudir a terapia de salud mental.

En México se necesita mayor infraestructura y difusión

México cuenta con un grupo importante de especialistas y clínicas que tratan a personas autistas; su objetivo es incorporarlos a la sociedad en la medida de lo posible, expuso.

Aunque existen herramientas que permiten su detección temprana, aún falta investigación que ayude a comprender por completo las causas y el tratamiento.

Sin embargo, dijo, la atención está centralizada en las urbes, por lo que muchos niños en los medios no urbanos son mal diagnosticados con retraso mental, o como normales con alteraciones en la conducta.

“Hace falta infraestructura, financiamiento y difusión para el dictamen y tratamiento y, sobre todo, se necesita sensibilización de la población acerca de este trastorno”, concluyó.

Créditos: UNAM. DGCS -427/unam.mx

Actualiza Facultad de Medicina a profesionales de la salud

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Viernes 16 de Abril de 2010

La Facultad de Medicina de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla iniciará el próximo 22 de mayo sus diplomados en “Salud Pública”, “Patología y Emergencias Obstétricas” y “Administración y Gestión en los Servicios de Salud”, con la finalidad de actualizar al personal sanitario.

Rosendo Briones Rojas, Director de la Unidad Académica, afirmó que la puesta en marcha de estos diplomados no sólo forma parte del programa de educación continua, sino responde a la necesidad de contar con personal médico actualizado y capaz de responder a las necesidades de salud de la población.

El “Diplomado en Salud Pública”, tiene como objetivo generar competencias para las actividades esenciales de salud de la población, mediante el desempeño adecuado y el desarrollo en su organización, estrategias de intervención, epidemiología aplicada y promoción de la salud.

Con relación al Diplomado teórico práctico de “Patología y Emergencias Obstétricas”, señaló que permitirá a quienes lo cursen, disponer de información médica actual sobre procesos del embarazo, parto y puerperio, así como reconocer datos de alarma, iniciar manejos médicos y derivar oportunamente a las pacientes.

Briones Rojas dio a conocer que el programa de Administración y Servicios de Salud, contribuye a brindar los conocimientos necesarios que permitan fortalecer capacidades y aptitudes, tendientes a desarrollar funciones gerenciales que permitan mejorar la administración de salud en el país.

Por último invitó a profesionales de la salud como médicos, enfermeras, estudiantes, químicos y personal relacionado con la medicina, a formar parte de estos diplomados. Los interesados podrán consultar las bases y requisitos de inscripción, en la Dirección de Investigación y Estudios de Posgrado de la Facultad de Medicina o al teléfono 229 55 00 ext. 6301.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx