Category Archives: psicología

La mayoría de las caricaturas trasmiten antivalores, afirma investigador de la BUAP

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Viernes 15 de abril de 2011

En el fondo del inocente mundo de las caricaturas, se transmiten antivalores como problemas alimenticios, trastornos de la conducta, preferencias sexuales alternas, entre otros aspectos, que no se trabajan correctamente, aseveró el doctor Erick Gómez Tagle López, Profesor Investigador del área de Criminología de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la BUAP.

Señaló que es fundamental hacer una reflexión de las caricaturas desde un enfoque psicológico y criminológico, para conocer a fondo el mensaje presentan los dibujos animados a la niñez, y advirtió que “divulgar información de temas delicados de manera inconsciente hacia la niñez, sin la supervisión de los padres, es un riesgo”.

El Doctor en Ciencias Penales impartió su conferencia El inocente mundo de las caricaturas, ante estudiantes, académicos y padres de familia en el auditorio José María Morelos y Pavón de la FDCS, quienes coincidieron con el ponente en el sentido de que la violencia que se ve en la mayoría de las caricaturas, explica de cierta forma el ambiente de crimen que se vive hoy en día en las calles y el hogar.

Al analizar el comportamiento de los diferentes personajes que los menores ven en la televisión o en películas, Gómez Tagle López explicó que algunos son modelos a imitar como Barbie, que se presenta como un ícono de la belleza y el cual ha sufrido transformaciones con el paso de los años, por los cambios en los estereotipos de la perfección.

Otros, indicó, expresan acoso y hostigamiento sexual como Pucca, caricatura que tiene muchos seguidores y seguidoras; otra es Stewie Griffin, un personaje que con tan sólo un año, quiere acabar con su madre y dominar al mundo, lo que muestra un claro ejemplo de comportamiento precoz.

Una muestra de metrosexualidad es el Pitufo Vanidoso, quien centra su personalidad en la belleza; y uno de los clásicos que rompe con los estereotipos tradicionales es la familia de Los Simpson.

El académico manifestó que las caricaturas también se centran en los adultos, transmitiendo contenido erótico, lo que se puede observar con la llegada de Jessica Rabbit a la pantalla.

En algunas caricaturas se observan diversas orientaciones sexuales: travestismo, homosexualidad, lesbianismo y transexualidad, aspectos que unos toman de manera más natural, pero otros son gravemente criticados, situaciones que son difíciles de explicar a los niños.

Advirtió que “la mayoría de los dibujos animados traen a la mente recuerdos, momentos y personajes gratos, pero debe repensarse el tipo de valores que trasmiten, porque estos comportamientos son el modelo que los infantes tomarán en cuenta durante su desarrollo”.

“La etapa de la niñez es de inocencia y realmente lo que se hace es adelantar temas de manera incorrecta y sin ninguna censura”. Por ello, consideró, debe de analizarse el mensaje que dan las caricaturas y repensar el tipo de educación que ofrecen.

“La televisión debe convertirse en un medio de comunicación que genere valores educativos, debido a que los infantes pasan mucho tiempo frente a ella”, finalizó Gómez Tagle López.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

Conocer lo que genera conductas agresivas, permitirá prevenirlas

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Lunes 11 de abril de 2011

Con el fin de conocer las causas físicas y sociales que originan un comportamiento violento en las personas y analizar las formas en las que éste se puede prevenir y sancionar, la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, realizó el Simposium Neurociencia y Violencia.

Participaron especialistas en neurociencias como el doctor José Luis Díaz Gómez, investigador de la Facultad de Medicina de la UNAM, quien habló sobre los fundamentos biológicos de las conductas violentas en el ser humano y aclaró que los impulsos agresivos del cerebro forman parte de la naturaleza del hombre.

A través de imágenes, presentó a estudiantes de Criminalística algunas zonas del cerebro humano que participan predominantemente en la regulación de las conductas agresivas, que presentan las personas ante diferentes estados de ánimo o situaciones sociales

Un factor importante que influye en las conductas agresivas, dijo, depende de dos aspectos: el natural y su “ser social, ya que tenemos mecanismos innatos que son adquiridos por la cultura o el aprendizaje”.

Díaz Gómez, reconoció que “estamos en una época donde no hay disciplinas definidas y tener poco interés en las conductas del ser humano, ha provocado que la violencia y los diferentes tipos de agresiones se estén incrementando”.

Por su parte el doctor Carlos Moreno, profesor de Neurociencia de la Universidad del Rosario de Colombia habló de Carlos Darwin, de quien dijo, con su Teoría de la Evolución demostró que las conductas agresivas de la especie tienen una función adaptativa.

A su vez el Dr. Fernando Chico Ponce, miembro del Consejo Mexicano de Cirugía Neurológica A.C., y docente de la UNAM explicó que en el sistema límbico es donde residen las emociones naturales del ser humano, y analizó los avances científicos que se han realizado sobre el funcionamiento del cerebro y las conductas violentas y agresivas.

El Dr. Guillermo Nares Rodríguez director de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, al dar la bienvenida a los asistentes señaló que eventos como este Simposio son importantes para la formación integral de los estudiantes, que con mayores conocimientos podrán contribuir mejor en la prevención de la delincuencia y el desarrollo de sociedades dignas y justas.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

Las representaciones sociales permiten conocer causas de violencia familiar

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Martes 5 de abril de 2011

Realizar representaciones sociales acerca de las situaciones que enfrentan los niños que sufren violencia familiar, permite analizar y construir soluciones que logren su bienestar, afirmó el maestro Eulogio Romero Rodríguez, académico de la Facultad de Psicología de la BUAP, al hablar sobre “Imágenes de la Infancia y sus efectos en las relaciones familiares”.

Durante su presentación en el Foro “Infancia y Violencia en el Hogar, Consideraciones para las Políticas Públicas”, que realizan el instituto de Ciencias sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego” y la Fundación JUCONI, señaló que los niños y las niñas juegan un papel muy importante en la sociedad que tiene la obligación de asegurar que tengan un sano desarrollo.

Cuando enfrentan violencia familiar, los especialistas deben crear constantemente representaciones sociales que les permitan identificar hechos o acontecimientos que suceden alrededor del niño y detectar los factores de riesgo que están generando violencia en el hogar.

Al analizar la situación emocional que viven los menores que son maltratados física o psicológicamente, el especialista comentó que “algunas de las causas por las cuales el menor no habla del maltrato que sufre tienen que ver con las creencias, Se le ha enseñado que el hogar es un espacio privado donde los problemas familiares ahí deben quedar”.

Hacer una escenificación sobre alguna situación determinada que haya vivido y provocado algún trauma, es importante para “darnos cuenta de lo que vive el niño o la niña” y empezar el tratamiento no sólo con el menor sino con toda la familia, comentó.

Romero Rodríguez agregó que “si nosotros partimos de la idea de que este es un problema complejo, entonces es necesario convertirnos en investigadores con el fin de buscar más y mejores soluciones”, pero también promover la vinculación con autoridades con el fin de colaborar a reducir este problema que no es privativo de nuestro país.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

El Cine de Oro representó a la mujer mexicana en dos extremos: investigadora BUAP

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Jueves 31 de marzo de 2011

En la Época de Oro del cine Mexicano, la mujer era representada de dos formas: como devoradora de hombres o madre sumisa y dispuesta al sacrificio; estos estereotipos marcaron al cine nacional de esa época que fue la de mayor auge para el cine mexicano, señaló la Doctora, Josefina Manjarrez Rosas, durante el “XII Encuentro de Estudiantes de Historia del Altiplano Central”, que se realiza en la BUAP.

Al participar en la mesa “La representación de las mujeres en el cine nacional”, la académica del Colegio de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras de la Institución, señaló que si bien el Cine de Oro tuvo un gran desarrollo, también marcó la imagen de la mujer mexicana, como la madre que daba vida, pero que también podía destruirla.

“Un arquetipo que marca la figura femenina y que coloca a las mujeres en esos dos extremos: la buena que siempre era el ama de casa o la mala que aprovechaba su cuerpo, fue una constante obsesión en el cine mexicano”, donde se manejaba un discurso construido.

Manjarrez Rosas considero que “es importante conocer, analizar y comprender a través de imágenes y fragmentos de películas, el papel que desarrollaban las mujeres en la Época de Oro, sin embargo, no solamente basta con verlas, sino saber, qué dicen, quién lo dice y por qué, para así poder establecer con mayor claridad el significado de los estereotipos que se manejan”.

Tomó como ejemplo películas como: Una Familia de tantas, La Devoradora, Oveja Negra, Enamorada y La Soldadera, que “revelan temas sensibles a través del lenguaje cinematográfico y provocan una gran identificación entre mujeres que aún tienen este estereotipo en el mundo actual”.

Al analizar estas cintas, dijo a los estudiantes de historia y áreas afines que participan en el Encuentro, podrán identificar claramente los papeles femeninos, desde la dama devoradora, la madre pura, la rumbera y la esposa desvalida, entre otros, que eran los personajes preferidos en el cine mexicano de aquella época.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

Orientación vocacional para descubrir capacidades

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

25 de marzo de 2011

Con la intención de ayudar a los estudiantes a descubrir sus propias capacidades, motivaciones e intereses, la Preparatoria Lázaro Cárdenas del Rio de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, llevó a cabo la “Semana de la Orientación Vocacional”.

María del Consuelo Fuentes Martínez, psicóloga de esta unidad académica, comentó que uno de los objetivos principales de este proyecto, es que los alumnos puedan identificar cuáles son sus habilidades y competencias y así puedan elegir qué carrera desean cursar al egresar de la preparatoria.

Explicó que es importante que los alumnos comprendan que la orientación vocacional, es un proceso gradual, en el que tendrán que ir analizando y reflexionando detenidamente, todos los aspectos a los que pueden enfrentarse en su vida profesional.

Destacó que durante la Semana Vocacional, se les habló de las diversas opciones académicas que hay no sólo en la BUAP, sino también en otras instituciones, con el objetivo de que vayan pensando y reflexionando sobre éstas y elijan correctamente el área que quieren seguir y trabajen durante su último año de preparatoria.

“Lo importante es que estén convencidos para que vayan por el camino correcto. Así se les ha explicado de forma general el contenido de cada una de las carreras y qué opciones hay en el mercado de trabajo, cómo descubrir sus habilidades y qué es lo que más les gusta”.

Los estudiantes que hoy cursan el segundo año de preparatoria, tendrán que elegir entre las áreas de ciencias sociales y humanidades, ciencias naturales y de la salud, económico-administrativa e ingeniería y tecnología.

Fuentes Martínez, afirmo que el interés de este proyecto surgió a partir de la preocupación de Preparatoria “por desarrollar entre sus alumnos la consciencia de que la elección que tomen para decidir qué carrera estudiar, no es hacerlo sólo por tener una profesión, sino que es más importante es que tomen en cuenta que están eligiendo lo que será su forma de vida”.

Y en ello deberán tomar en cuenta sus propias características y el entorno en el que viven, para que logren un óptimo desarrollo.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx