Category Archives: psicología

36 años de investigación respaldan a la “Revista Mexicana de Análisis de la Conducta

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

María del Rocío Hernández Pozo, investigadora de la FES Iztacala y editora de la “Revista Mexicana de Análisis de la Conducta”.
María del Rocío Hernández Pozo, investigadora de la FES Iztacala y editora de la “Revista Mexicana de Análisis de la Conducta”.

25 de marzo de 2011

•Trastornos alimenticios, estrés por hacinamiento, efectos de las adicciones, maltrato infantil, y manejo de la ansiedad y el cáncer son algunos temas que aborda la publicación, incluida en el índice internacional Scopus

• Sus contenidos bilingües difunden investigaciones experimentales inéditas, básicas y aplicadas, realizadas en humanos y en modelos animales, afirmó su editora, María del Rocío Hernández Pozo, de la FES Iztacala

AEstudiar cómo y por qué nos comportamos ante factores tan diversos como ansiedad, autoritarismo, adicciones, hacinamiento o educación, donde los padres agreden a los hijos y transitan de lo permisivo a lo autoritario, abre a los científicos una amplia gama de temas en investigaciones básicas y aplicadas, en seres humanos y otras especies animales, convertidas en modelos de laboratorio.

A esos y muchos tópicos se dedica la “Revista Mexicana de Análisis de la Conducta” (RMAC), publicación que –incluida en el índice internacional Scopus-, a lo largo de 36 años, ha dado a conocer desde la UNAM materiales inéditos en estas área del conocimiento.

Fundada en 1975, como una labor conjunta de la Sociedad Mexicana de Análisis de la Conducta, desde sus inicios sumó esfuerzos de las Facultades de Psicología (FP) y de Estudios Superiores (FES) Iztacala de esta casa de estudios, así como de la Universidad de Guadalajara.

“Se trata de una publicación periódica que abarca una amplia variedad de temas sobre el estudio del comportamiento, que van desde investigación básica conducida en laboratorio bajo estrictos controles, hasta investigación aplicada en humanos en escenarios naturales. Quizá el denominador común es la pertinencia y la novedad de las temáticas”, señaló María del Rocío Hernández Pozo, académica de la FES Iztacala y editora de la publicación desde hace dos años y medio.

Con frecuencia cuatrimestral, en ocasiones genera números monográficos, como el que en 2010 difundió hallazgos importantes con modelos animales que explican el proceder alimenticio alterado por factores como hacinamiento, consumo de nicotina y efectos del contexto.

Dividida en cuatro áreas –investigación animal, básica y aplicada, e investigación en comportamiento humano, básico y aplicado–, edita con frecuencia estudios en torno a las aplicaciones de los principios del análisis de la conducta en ámbitos escolares, laborales, hospitalarios y del deporte.

“Es una revista que no sólo interesa a psicólogos, sino también a oncólogos, entrenadores deportivos, directores de centros de adicción, pedagogos y otros especialistas, por la variedad y rigor de las investigaciones”, señaló Hernández Pozo.

Es un foro de difusión en la materia, en su versión más pura, y conecta claramente los hallazgos básicos con la formulación de principios y elaboración de modelos que permiten comprender un sinnúmero de relaciones de contingencia, a partir de la observación controlada de instancias específicas de comportamiento.

“Surgió como el órgano de difusión de la Sociedad Mexicana de Análisis de la Conducta y algunos integrantes trabajamos, simultáneamente, en indagación con organismos humanos y animales. Es posible que, en el futuro, se transforme en dos revistas, una para investigación básica, y otra, aplicada”, aclaró.

Para estudiantes y profesionales

“Además de los usuarios de servicios de salud y de los profesionales de la conducta, es de interés para estudiosos del comportamiento animal con entrenamiento, como veterinarios, biólogos, etólogos, filósofos de la ciencia, pedagogos, especialistas en educación, psicólogos del deporte y directores de empresa”, señaló.

Se publican artículos en español e inglés, y aunque los porcentajes varían en cada número, en los últimos años ha sido de 30 a 35 por ciento en el segundo idioma.

Más visibilidad

A raíz de que es arbitrada por Scopus y ha ingresado al Portal de Revistas Científicas y Arbitradas de la UNAM –una opción gratuita que ofrece sus contenidos en línea—, podrá ampliarse a un público más extenso, consideró.

“Con esas inclusiones alcanzaremos la visibilidad que merece una revista científica de la calidad que ha demostrado la RMAC. Considero que la tendencia actual en el quehacer científico apunta hacia un nivel mayor de trabajo interdisciplinario, y con la presencia actual, estimamos que se ampliará radicalmente el perfil de sus usuarios”, consideró.

Como revistas semejantes, Hernández Pozo anotó a las estadounidenses Journal of Experimental Analysis of Behavior, que se concentra en estudios de investigación básica y conceptual, y el Journal of Applied Behavior Analysis, que difunde indagación aplicada en humanos. “Ambas son patrocinadas por la Asociación de Análisis de la Conducta, organización internacional”, precisó.

También existe la Revista Europea de Análisis de la Conducta (EJOBA, por sus siglas en inglés), que incluye los mismos tópicos que la RMAC.

Además, la publicación universitaria pertenece a la Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal (Redalyc), a SciELO-México, a LATINDEX y a las Citas Latinoamericanas en Ciencias Sociales y Humanidades (CLASE), entre otras.
Créditos: UNAM-DGCS-174-2011/unam.mx

La hipnosis permite recrear experiencias

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Hipnosis18 de marzo de 2011

La hipnosis, en especial la Ericksoniana, permite recrear experiencias de vida y encontrar soluciones a problemas, ya que al proporcionar historias, tareas, fragmentos de poesía, entre otros aspectos, ayuda al paciente a formular nuevas vivencias para este fin, afirmó el doctor Jeffrey Zeig, director The Milton Ericsson Foundation.

Durante el primer módulo Hipnosis en Tiempo Limitado: Terapia I, del Diplomado en Hipnosis y Terapia Ericksoniana, que inició la Facultad de Psicología de la BUAP, el doctor Zeig explicó que la hipnosis está más cerca del ámbito del arte que de la ciencia, porque “hace que la gente sienta, se descubra, reactive y cambie su perspectiva de ver las cosas”.

“Ésta técnica incide en el pensamiento, comportamiento, fisiología y sensaciones de afecto, conocidas como estados, donde además interviene el contexto”. Así al dar terapia, se cambia el primer concepto y por ende los siguientes.

El especialista dijo que para realizar esta acción se requiere preguntar al individuo: qué siente, como está, cómo se relaciona, qué piensa, entre otras preguntas que servirán para la construcción de ideas.

Indicó que la fenomenología de la hipnosis se basa en atención, intensidad, disociación y respuesta, aspectos que las personas necesitan presenciar para decir que están en trance.

El doctor Jeffrey Zeig, señaló que cuando una persona asiste a terapia se queja de no ser feliz, que quiere ser motivada y que los demás se sientan así; sin embargo, se necesita de tecnología y métodos adecuados para que la gente cambie su estado, y una opción es la hipnosis.

En la inauguración el director de la Facultad de Psicología, Fernando Mauleón y Yunes, destacó que este diplomado servirá para internacionalizar esta Unidad Académica, promover su prestigio y elevar su nivel educativo, por lo que se espera sea todo un éxito, pero sobre todo un beneficio para los estudiantes y profesionales del área.

Recalcó que al final de éste los asistentes tendrán una sólida fundamentación teórica en hipnosis y psicoterapia ericksoniana, al igual que una preparación práctica para el ejercicio profesional; así como un conocimiento general de los conceptos fundamentales y entrenamiento en los métodos y técnicas específicas de la hipnosis y la hipnoterapia con trance o sin trance formal.

Al evento asisten médicos, estomatólogos, enfermeras y otros profesionales calificados de áreas afines, quienes buscan especializarse en la utilización de la hipnosis dentro de su campo laboral; así como futuros psicoterapeutas y los que ya lo son.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx
Imagen: cdssubliminales.blogspot.com

Presentan libro “Violencia en el noviazgo entre los jóvenes mexicanos”

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
En el libro Violencia en el noviazgo entre los jóvenes mexicanos, Roberto Castro e Irene Casique detallan los datos globales de las tres formas de violencia registradas en la Envinov.
En el libro Violencia en el noviazgo entre los jóvenes mexicanos, Roberto Castro e Irene Casique detallan los datos globales de las tres formas de violencia registradas en la Envinov.

13 de marzo de 2011

• La obra, de Roberto Castro e Irene Casique, del CRIM de la UNAM, analiza, desde una perspectiva de género, la base de datos de la Encuesta sobre Violencia en el Noviazgo aplicada en 2007

Para analizar desde una perspectiva de género la base de datos de la Encuesta sobre Violencia en el Noviazgo (Envinov), aplicada en 2007 por el Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve), se escribió el libro Violencia en el noviazgo entre los jóvenes mexicanos (2010), editado por esta casa de estudios.

La obra de Roberto Castro -en coautoría con Irene Casique, ambos investigadores del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (CRIM)- detalla los datos globales de las tres formas de violencia (física, emocional y sexual) registradas en la Envinov.

Según la encuesta, el 39.4 por ciento del grupo que va de los 15 a los 24 años de edad fue agredido emocionalmente por su novio o novia; 6.8 por ciento físicamente, y el porcentaje de violencia sexual en el noviazgo, referida sólo a mujeres, fue de 8.16 por ciento, dijo Castro.

Asimismo, el tipo de agresión con mayor prevalencia entre ese segmento poblacional es la emocional (39 por ciento), pero los hombres sufren más la física (10 por ciento) que las mujeres (tres por ciento).

Sin embargo, ante el cuestionamiento del porqué ocurre esa diferencia en los porcentajes de violencia física entre ambos sexos, Castro y Casique plantearon una hipótesis: ellas tienen más probabilidades de considerar normal el ejercicio de la agresión como condición natural masculina.

“Una mujer golpeadora no corresponde con la imagen que la sociedad atribuye al género femenino. De este modo, un hombre registra la cachetada o patada de su novia como una acción ‘anómala’ y la reporta al encuestador. Por el contrario, ellas perciben la agresión física de su novio como normal y no dan cuenta de ella”, explicó Castro.

Según datos de la Envinov, los varones tienden a trivializar la ofensa que sufrieron; por el contrario, la mayoría de las mujeres buscaron poner fin a la relación o recibir atención médica.

Dominación de género

En cuanto a la violencia emocional, la diferencia no es significativa: 42.7 por ciento de los hombres dijeron haberla padecido, mientras que el porcentaje de mujeres fue de 35.8.

Esta situación hace pensar a Castro que, por razones de dominación de género, ellas asimilan, neutralizan y normalizan las agresiones psicológicas, y los hombres, las magnifican y sobredimensionan.

“Hay que tener mucho cuidado con las estadísticas y poner en duda la creencia de que los datos hablan por sí solos. La investigación científica permite generarlos y examinarlos, pero también entender cómo y a partir de qué surgen”, subrayó.

Según la encuesta, los jóvenes de 19 a 24 años (41 por ciento) sufren más violencia emocional que los del segmento de 15 a 19 años (32 por ciento). Por el contrario, la física es más común en estos últimos (7.4 por ciento), que en los de 20 a 24 (seis por ciento).

En lo que refiere a la violencia sexual (obligar a tener relaciones y prácticas no deseadas e imponer la no utilización del condón), ésta es más frecuente en mujeres de 15 a 19 años (8.3 por ciento), que en las de 20 a 24 (7.8 por ciento).

Hallazgos

Castro y Casique hicieron varios hallazgos en su análisis. El primero, es que si alguien sufre agresión emocional corre mayor riesgo de padecer la física.

El segundo, es que este problema va asociado también a una ideología desigual de roles de género. Así, quienes tienen ideas tradicionales sobre lo que debe ser un hombre y una mujer, corren mayor riesgo de sufrir violencia en el noviazgo, que aquellos que tienen una cultura de equidad, en la que los derechos y deberes de ambos se conciben iguales.

Un tercer hallazgo señala que vivir estas situaciones en la infancia se asocia a un alto riesgo de padecerla o ejercerla en el noviazgo. Según los datos, 10 por ciento de hombres y nueve por ciento de mujeres presenciaron violencia física entre los adultos que los cuidaban, y a 34 y 27 por ciento, respectivamente, los golpeaban de niños.

Por lo que se refiere a la violencia emocional, alrededor del 20 por ciento de varones y mujeres presenciaron insultos entre sus cuidadores, y 19 y 15 por ciento, en el mismo orden, fueron insultados en la niñez.

Dentro de los porcentajes de quienes dijeron haber atestiguado o sufrido violencia física o emocional en casa, se concentran ahora los casos de violencia en el noviazgo, concluyó el investigador.
Créditos: UNAM-DGCS-139-2011/unam.mx

Las pesadillas, asociadas al estrés psicosocial

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

estres19 de febrero de 2011

• Forman parte de los trastornos del sueño, por lo que las personas que las experimentan requieren atención profesional, señaló Socorro González Cossío, especialista de la Clínica de Trastornos del Sueño de la FM de la UNAM

Por lo general, las pesadillas están asociadas a estrés psicosocial y casi siempre son consideradas eventos cotidianos sin consecuencias graves. De ahí que la demanda de ayuda profesional sea mínima. “Forman parte de los trastornos del sueño, por lo que las personas que las experimentan requieren atención profesional desde las primeras veces que se experimentan”, señaló Socorro González Cossío, especialista de la Clínica de Trastornos del Sueño de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, ubicada dentro de las instalaciones del Hospital General de México.

“Investigaciones indican que en algunos adultos se observa una relación entre la frecuencia de las pesadillas, el trastorno esquizotípico y límite de la personalidad, y otros desórdenes del estado de ánimo, de manera que el tratamiento sirve también para estos problemas”, acotó

Asimismo, “un estudio reciente reportó que es más probable que pacientes mujeres con depresión mayor, que además presentan pesadillas frecuentes, corran más riesgo de cometer suicidio que aquellas en las mismas condiciones, pero que no han tenido estos malos sueños; por ello, deben ser atendidos”, abundó.

Función adaptativa de las pesadillas

Puede afirmarse que las pesadillas tienen una función adaptativa. Si son recurrentes, generalmente indican sentimientos de temor, de ahí que se concluya que el sueño es un reflejo de nosotros mismos. Es una señal de acontecimientos que ocurren y deben ser tomados en cuenta.

Además, a la larga pueden causar insomnio, debido a los elevados niveles de ansiedad que desatan, así como un deterioro en el funcionamiento diurno, por la fatiga derivada de las interrupciones constantes durante la noche, que propician conductas antagónicas al sueño, como dejar las luces de la habitación encendidas por miedo a la oscuridad.

Terapias efectivas

En ocasiones, los medicamentos no logran los efectos deseados. Por ello, luego de rigurosos estudios y documentación de sus resultados, los psicólogos han adoptado otras terapias efectivas.

Antes de aplicar un tratamiento cognitivo conductual, se debe hacer un buen diagnóstico y descartar que haya otros trastornos del sueño asociados, “como el llamado síndrome de apnea obstructiva, que puede provocar despertares con ansiedad y miedo; ello, con el fin de tratar ambas alteraciones.

Por otra parte, a veces las pesadillas se confunden con otras desórdenes como los terrores nocturnos, el desorden conductual MOR (Movimientos Oculares Rápidos) o las parálisis del sueño”, refirió.

Con las técnicas modernas no es necesario ir al fondo del evento traumático, sobre todo en pacientes que sufren estrés postraumático, sino únicamente entender el sueño y las emociones relacionadas para que su contenido terrorífico pueda ser manejado.

Uno de los primeros tratamientos utilizados fue la desensibilización sistemática, que incluye la exposición, una técnica que acerca a la persona al evento mediante una asociación establecida con un estímulo relajante. “Se hace un contracondicionamiento y la exposición funciona para diluir o extinguir el choque emocional”, explicó González Cossío.

Cabe mencionar que contra las pesadillas se han empleado otras técnicas cognitivas como el sueño lúcido, o la reorganización del sueño.

Alteración del contenido

El tratamiento que ha dado mejores resultados en la Clínica de Trastornos del Sueño de la UNAM consiste en un procedimiento de alteración del contenido de la pesadilla.

“Se alienta al paciente para que verbalice, describa y escriba detalladamente su sueño y, luego, a que cambie el contenido. Además, se le da entrenamiento en imaginación guiada para que figure un final diferente y repase la nueva versión. Esta técnica se conoce como terapia de repaso en la imaginación (imagery rehearsal therapy o IRT, por sus siglas en inglés)”, relató la especialista.

Se ha comprobado científicamente que la imaginación tiene grandes y significativos efectos en el sistema nervioso, incluso a nivel estructural; la habilidad para imaginar de forma voluntaria y controlada puede contribuir a la salud psicológica del individuo, igual que la capacidad para hacerlo de manera intrusiva y obsesiva tiende a ser perjudicial. “De ahí que la utilicemos para repasar en la vigilia los contenidos placenteros de la nueva historia”, dijo González Cossío.

Las técnicas que se ofrecen en la Clínica de Trastornos del Sueño son sencillas y rápidas. No debe olvidarse que, como el insomnio, las pesadillas pueden tener efectos desagradables en el estado de ánimo, ser causa de depresión y exacerbar los trastornos de la personalidad; por ello, sería deseable que la gente se atreviera a buscar ayuda para tratarlas, antes que lleguen a alterar sus actividades cotidianas.

Otro enemigo nocturno: el insomnio

En la clínica universitaria se realiza durante una noche el estudio llamado polisomnografía, que permite obtener un diagnóstico preciso y detectar o descartar los trastornos del sueño más prevalentes. También, se llevan a cabo valoraciones de infantes con trastornos del sueño asociados a desórdenes de conducta.

El procedimiento más demandado es contra el insomnio, también a cargo de González Cossío, y ofrece la ventaja de no incluir fármacos que a largo plazo reportan efectos secundarios adversos.

“El nuestro es un tratamiento cognitivo conductual que incluye higiene de sueño, relajación profunda, restricción de sueño, restructuración cognoscitiva, intención paradójica e imaginación guiada, entre otras técnicas. Tenemos la certeza, basados en resultados de investigación, de que funciona tanto o más que las pastillas para dormir”, aseguró la especialista.

Desafortunadamente, la mayoría de los pacientes acuden a la clínica cuando el insomnio ya afectó su funcionamiento diario. Esta situación es riesgosa porque, como se sabe, el insomnio en sí mismo no es sólo un síntoma, sino un trastorno primario que puede llegar a convertirse en un factor de riesgo para desarrollar depresión.

Las pesadillas, más frecuentes en niños

Las parasomnias son desórdenes de la conducta durante el sueño; en ellas se ubican los trastornos del despertar, como sonambulismo y terrores nocturnos; los de transición sueño-vigilia, como alteraciones de los movimientos rítmicos y del hablar nocturno (somniloquia); las asociadas al sueño MOR o REM (rapid eye movement), como pesadillas y parálisis del sueño, y otras, como bruxismo (rechinar los dientes mientras se duerme) y enuresis (micciones incontroladas).

Las pesadillas también son parasomnias, y mientras en los adultos se asocian generalmente a estrés postraumático, en los niños se presentan a menudo como resultado del proceso de maduración del tallo cerebral.

Estudios indican que hasta 42 por ciento de los infantes entre dos y tres años las padecen; el porcentaje disminuye hasta siete por ciento en la adolescencia, y oscila entre cuatro y ocho por ciento en la edad adulta.

“Son más frecuentes en niños, e incluso adolescentes sometidos a estrés psicosocial. Aunque en sí mismas constituyen un trastorno del sueño, no representan una psicopatología. Lo que sí debe evaluarse, es si existe psicopatología asociada que las provoque”, concluyó González Cossío.
Créditos: UNAM-DGCS-102-2011/unam.mx

La tristeza, un sentimiento útil, pero desacreditado

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Benjamín Domínguez Trejo expuso que con frecuencia los especialistas suelen diagnosticar depresión cuando en realidad se trata de tristeza.
Benjamín Domínguez Trejo expuso que con frecuencia los especialistas suelen diagnosticar depresión cuando en realidad se trata de tristeza.

10 de febrero de 2011

• Se trata de una emoción que nos permite hacer balances y tomar decisiones importantes, algo que difícilmente logran las personas felices, expuso Benjamín Domínguez Trejo, de la Facultad de Psicología de la UNAM

“En una sociedad que nos dice que la felicidad es el máximo bien a alcanzar, no extraña que la tristeza haya sido uno de los sentimientos más desacreditados, pese a que se trata de una de las emociones más útiles que existen”, sostuvo el profesor Benjamín Domínguez Trejo, de la Facultad de Psicología de la UNAM.

“Si estamos tristes nos encontramos en condiciones óptimas para realizar balances, de evaluar qué hemos hecho bien y en qué hemos fallado, algo que, por un lado, hacen los individuos mejor adaptados, y por el otro, resulta casi imposible para las personas felices”, añadió.

Ya en 1873, en su libro La comunicación de las emociones en los animales y en el hombre, Darwin advertía que los sentimientos juegan un papel importante en la evolución, “y si han sobrevivido a los avatares evolutivos, quizá ofrezcan una ventaja de supervivencia”, suele decir el psicólogo Joe Forgas, de la Universidad de Nueva Gales del Sur, al señalar la necesidad de ahondar en el tema.

“De hecho, la felicidad no siempre es una buena señal”, expuso Domínguez Trejo, quien trabaja con enfermos con cáncer terminal en la Clínica del Dolor del Hospital 20 de Noviembre. “Si uno de ellos no manifiesta tristeza, tenemos un indicador adverso. Mientras más tristes se encuentren, es más fácil que acepten ayuda psicológica y médica, pues se trata de una condición emocional en la que el individuo busca cambiar el estado de las cosas”, añadió.

Al respecto, Domínguez Trejo comentó que la negativa a recibir ayuda por parte de pacientes terminales satisfechos con su condición es más frecuente de lo que se pensaría, “y en esos casos, la tristeza nos resultaría útil, porque al estar ligada a la insatisfacción, el individuo promovería cambios e intuiría mejores escenarios que el actual”.

El engaño de creer que todo está bien

“La tristeza funciona como el dolor que produce una piedra en el zapato, nos avisa de algo que está mal; si ignoramos esa alerta y no hacemos nada al respecto, el pie puede lastimarse, herirse y conducir a una situación incapacitante”, indicó el profesor Domínguez.

A esto se le llama hacer balances, a evaluar la situación actual y tomar medidas para mejorarla, algo que no hace una persona feliz. “Es parecido a lo que pasa con alguien que consume drogas sintéticas; se le puede explicar que eso daña su cuerpo y su psique, pero por estar en un estado de euforia artificial puede llegar a pensar, ¿por qué he de estar mal si esto se siente tan bien?”.

La tristeza puede ser benéfica, el problema es que se encuentra satanizada por esta sociedad capitalista que privilegia los aspectos materiales y luego nos vende la idea de que eso es la felicidad, argumentó el académico.

“De hecho, cada vez nos dan menos oportunidad de estar tristes, y si eso ocurre, inmediatamente nos dicen que es depresión. Cada vez es más frecuente que madres, al ver a sus hijos con ánimos bajos, los envíen con un especialista para que éste les prescriba un fármaco”.

Los psiquiatras Allan Horowitz y Jerome Wakefield, tras analizar datos de la Organización Mundial de la Salud que señalan que el índice de personas deprimidas se ha incrementado tanto, que para el año 2020, la depresión será la segunda causa de incapacidad laboral en el mundo, realizaron una serie de investigaciones que compilaron en el libro de 2007, La pérdida de la tristeza. Cómo la psiquiatría transformó la pesadumbre en desorden depresivo.

Los profesores estadounidenses argumentan que el número cada vez más abultado de pacientes con depresión responden a un diagnóstico deficiente de la medicina moderna, que confunde los síntomas de la tristeza normal con los de un desorden mental que debe ser tratado con fármacos.

“La psiquiatría contemporánea ha, inadvertidamente, caracterizado el sufrimiento normal como si fuera una enfermedad”, señalan ambos en su libro.

Entonces, ¿qué diferencia hay entre tristeza y depresión? La respuesta quizá la tenga el biólogo Lewis Wolpert, quien en su libro de 1999, La tristeza maligna, señala: “La depresión es lo que pasa cuando los sentimientos normales de tristeza se vuelven patológicos, de la misma manera que el cáncer aparece cuando el proceso normal de crecimiento de nuestras células se descontrola”.

“Por ello, aunque es deseable darle espacio a la tristeza, hay que estar atentos de no cruzar el límite en que lo adaptativo se vuelve desadaptativo, porque eso sí representa un problema”, concluyó el profesor Domínguez.

Créditos: UNAM-DGCS-0083-2011/unam.mx