Category Archives: ciencia

Descifra universitario centros de conciencia en vasos policromados mayas

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

04 de Agosto de 2011

Erik Velásquez García, del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM
Erik Velásquez García, del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM

• Conceptos como “alma”, poder y trances que van de lo terrenal a lo onírico, se representan en dibujos y jeroglíficos de esos objetos, explicó Erik Velásquez García, del Instituto de Investigaciones Estéticas
• Con su proyecto, el historiador del arte y epigrafista ganó el Premio a la Mejor Tesis de Doctorado en Humanidades 2010 de la Academia Mexicana de Ciencias

Entre los años 740 y 800 después de Cristo, los mayas de la región del lago Petén Itzá del periodo Clásico, utilizaron vasos policromados para definir en dibujos, representaciones escénicas y jeroglíficos, conceptos como “alma”, poder y estados de conciencia asociados a la vida terrenal y cotidiana, así como a la fase onírica y profunda de la existencia humana.

A descifrar esos jeroglíficos y símbolos en objetos de cerámica se dedica Erik Velásquez García, académico del Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE) de la UNAM, quien con su trabajo para titularse como doctor en Historia del Arte obtuvo el Premio a la Mejor Tesis de Doctorado en Humanidades 2010, de la Academia Mexicana de Ciencias.

Interesado en explorar el arte cerámico como fuente de acceso a la cosmovisión maya, el historiador y epigrafista eligió los utensilios referidos, escasamente estudiados, carentes de contexto arqueológico y dispersos en museos y colecciones privadas de Estados Unidos y bodegas de Guatemala.

En esos objetos, de una altura promedio de 15 centímetros de alto, encontró representaciones teatrales y dancísticas, donde dos o tres personajes humanos representan deidades caracterizadas como jaguares, ciempiés o serpientes.

Máscaras de rayos x

Un recurso plástico descrito en la década de 1970 por el investigador estadounidense Michael D. Coe como “máscara de rayos X”, separa la imagen del ser humano y de la representación divina. “Entre el dibujo del individuo y de la máscara plasmados se distingue una división, que precisa que se trata de una personificación o concurrencia ritual”, explicó Velásquez en entrevista.

Las escenas mayas fueron analizadas por Coe con la ayuda de una cámara rollout, que fotografió las secuencias curvas grabadas y las trasladó a imágenes planas, donde pueden contemplarse de forma panorámica.

Una de las fotografías rollout que Coe publicó en los 70 fue la del vaso K533. La escena simboliza a cuatro personajes disfrazados como animales fantásticos, que participan en una ‘danza de transformación’, pues se piensa que cada uno entraba en un estado de trance y adquiría las cualidades sobrenaturales del ser que interpretaba.

Como parte de su atuendo, los ejecutantes portan máscaras complejas que incluyen su propio tocado, representadas de perfil y con un formato de corte transversal, que deja un breve espacio entre la máscara y el rostro del usuario.

“Este artilugio visual, que servía para mostrar al mismo tiempo la identidad histórica y sobrenatural de los danzantes fue denominado por Coe como la ‘máscara de rayos X’, una convención artística, pues en la realidad los danzantes cubrían totalmente su rostro”, detalló.

Tres centros de conciencia

En su investigación, el universitario abordó los tres principales centros de conciencia detallados en las inscripciones mayas, y plasmados en su arte. Son una especie de “almas” que forman parte del cuerpo y que el hombre que las posee puede controlar a su arbitrio, aunque cada una de ellas tiene una conciencia y voluntad propia que no necesariamente coincide con la de su propietario humano.

En la cosmovisión maya, señaló, b’aahis es una entidad que reside en la frente, es un centro de conciencia y de fuerza del dios solar. Se fortalece o debilita a través del calor del Sol y aumenta con la edad. Está asociada con los sentidos como la vista, el olfato y el gusto, y aprende si su poseedor humano está despierto. Es un estado de lo cotidiano, de la vigilia, mantiene una armonía entre el pensamiento superficial y el profundo, abundó.

En tanto, o´hlis es un centro ligado al ánimo, el conocimiento, la vida y la voluntad, asentado en el corazón. “Significa sentimientos, emociones, pasión, ira y pensamiento profundo. Su material lo recopila en sueños, por ello es un vínculo onírico. Representa al dios creador de la especie humana, que se vuelve a injertar y renace como un ‘alma’”.

Wahyis representa un centro de conciencia que sólo tienen algunos elegidos (por lo regular gobernantes) que podían poseer hasta 13 de estas “almas”. Se trata de espíritus del inframundo muy poderosos, que pueden afectar la vida y la salud de los vasallos y enemigos. El wahyis está ligado al dios de la muerte y se simboliza con aves de rapiña estranguladas por serpientes, jaguares ensangrentados o esqueletos provistos con cuchillos.

“Los mayas se congregaban para beber cacao, comer tamales y se regalaban telas y vasos. La idea es que dormidos también se reunían con sus aliados, en ese estado de conciencia al que solamente podían acceder algunos personajes ligados al ejercicio del poder”, relató.

Con esta indagación, Velásquez se ha adentrado en un área poco explorada de la cosmovisión maya clásica, que complementa con su análisis del lenguaje. “En los vasos también aparecen conceptos e inscripciones en las que trabajamos”, adelantó.

Con su tesis doctoral, premiada por la Academia Mexicana de Ciencias, el académico próximamente publicará dos libros.

Créditos:  unam.mx/boletín/2011_456

• Conceptos como “alma”, poder y trances que van de lo terrenal a lo onírico, se representan en dibujos y jeroglíficos de esos objetos, explicó Erik Velásquez García, del Instituto de Investigaciones Estéticas
• Con su proyecto, el historiador del arte y epigrafista ganó el Premio a la Mejor Tesis de Doctorado en Humanidades 2010 de la Academia Mexicana de Ciencias

Entre los años 740 y 800 después de Cristo, los mayas de la región del lago Petén Itzá del periodo Clásico, utilizaron vasos policromados para definir en dibujos, representaciones escénicas y jeroglíficos, conceptos como “alma”, poder y estados de conciencia asociados a la vida terrenal y cotidiana, así como a la fase onírica y profunda de la existencia humana.

A descifrar esos jeroglíficos y símbolos en objetos de cerámica se dedica Erik Velásquez García, académico del Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE) de la UNAM, quien con su trabajo para titularse como doctor en Historia del Arte obtuvo el Premio a la Mejor Tesis de Doctorado en Humanidades 2010, de la Academia Mexicana de Ciencias.

Interesado en explorar el arte cerámico como fuente de acceso a la cosmovisión maya, el historiador y epigrafista eligió los utensilios referidos, escasamente estudiados, carentes de contexto arqueológico y dispersos en museos y colecciones privadas de Estados Unidos y bodegas de Guatemala.

En esos objetos, de una altura promedio de 15 centímetros de alto, encontró representaciones teatrales y dancísticas, donde dos o tres personajes humanos representan deidades caracterizadas como jaguares, ciempiés o serpientes.

Máscaras de rayos x

Un recurso plástico descrito en la década de 1970 por el investigador estadounidense Michael D. Coe como “máscara de rayos X”, separa la imagen del ser humano y de la representación divina. “Entre el dibujo del individuo y de la máscara plasmados se distingue una división, que precisa que se trata de una personificación o concurrencia ritual”, explicó Velásquez en entrevista.

Las escenas mayas fueron analizadas por Coe con la ayuda de una cámara rollout, que fotografió las secuencias curvas grabadas y las trasladó a imágenes planas, donde pueden contemplarse de forma panorámica.

Una de las fotografías rollout que Coe publicó en los 70 fue la del vaso K533. La escena simboliza a cuatro personajes disfrazados como animales fantásticos, que participan en una ‘danza de transformación’, pues se piensa que cada uno entraba en un estado de trance y adquiría las cualidades sobrenaturales del ser que interpretaba.

Como parte de su atuendo, los ejecutantes portan máscaras complejas que incluyen su propio tocado, representadas de perfil y con un formato de corte transversal, que deja un breve espacio entre la máscara y el rostro del usuario.

“Este artilugio visual, que servía para mostrar al mismo tiempo la identidad histórica y sobrenatural de los danzantes fue denominado por Coe como la ‘máscara de rayos X’, una convención artística, pues en la realidad los danzantes cubrían totalmente su rostro”, detalló.

Tres centros de conciencia

En su investigación, el universitario abordó los tres principales centros de conciencia detallados en las inscripciones mayas, y plasmados en su arte. Son una especie de “almas” que forman parte del cuerpo y que el hombre que las posee puede controlar a su arbitrio, aunque cada una de ellas tiene una conciencia y voluntad propia que no necesariamente coincide con la de su propietario humano.

En la cosmovisión maya, señaló, b’aahis es una entidad que reside en la frente, es un centro de conciencia y de fuerza del dios solar. Se fortalece o debilita a través del calor del Sol y aumenta con la edad. Está asociada con los sentidos como la vista, el olfato y el gusto, y aprende si su poseedor humano está despierto. Es un estado de lo cotidiano, de la vigilia, mantiene una armonía entre el pensamiento superficial y el profundo, abundó.

En tanto, o´hlis es un centro ligado al ánimo, el conocimiento, la vida y la voluntad, asentado en el corazón. “Significa sentimientos, emociones, pasión, ira y pensamiento profundo. Su material lo recopila en sueños, por ello es un vínculo onírico. Representa al dios creador de la especie humana, que se vuelve a injertar y renace como un ‘alma’”.

Wahyis representa un centro de conciencia que sólo tienen algunos elegidos (por lo regular gobernantes) que podían poseer hasta 13 de estas “almas”. Se trata de espíritus del inframundo muy poderosos, que pueden afectar la vida y la salud de los vasallos y enemigos. El wahyis está ligado al dios de la muerte y se simboliza con aves de rapiña estranguladas por serpientes, jaguares ensangrentados o esqueletos provistos con cuchillos.

“Los mayas se congregaban para beber cacao, comer tamales y se regalaban telas y vasos. La idea es que dormidos también se reunían con sus aliados, en ese estado de conciencia al que solamente podían acceder algunos personajes ligados al ejercicio del poder”, relató.

Con esta indagación, Velásquez se ha adentrado en un área poco explorada de la cosmovisión maya clásica, que complementa con su análisis del lenguaje. “En los vasos también aparecen conceptos e inscripciones en las que trabajamos”, adelantó.

Con su tesis doctoral, premiada por la Academia Mexicana de Ciencias, el académico próximamente publicará dos libros.

Realizará BUAP Campaña contra la influenza entre sus estudiantes

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

24 de junio 2011

La Primera Campaña de Vacunación Contra la Influenza, es el inicio de una serie de acciones que pondrá en marcha la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla a través de su Programa de Acompañamiento al Estudiante, con el objetivo de ofrecer atención integral a sus alumnos durante su trayectoria académica.

Germán Pérez Galicia, coordinador del Programa de la Vicerrectoría de Docencia, anunció que el próximo lunes 27 de junio, de las 10:00 a las 12:00 horas, en la planta baja de la Dirección de Administración Escolar en Ciudad Universitaria, se llevará a cabo la primera Campaña de Vacunación Contra la Influenza.

Explicó que se trata de la vacuna trivalente, que protege de los virus de la influenza estacional, la H1N1 y la H3N2, que será aplicada principalmente a los estudiantes universitarios.

“Como Institución formamos ciudadanos, no solo profesionistas con habilidades y destrezas, sino que tenemos el compromiso de promover en ellos valores como la cultura de prevención, la cual permitirá reducir costos sociales y personales a mediano y largo plazo, pero sobre todo, optimizar su calidad de vida”.

Pérez Galicia abundó que ésta será la primera de una serie de actividades que se realizarán a lo largo del año, relacionadas con salud preventiva, así como con la implementación de servicios de apoyo académico y económico.

Con relación a las acciones de medicina preventiva, explicó que de acuerdo con los expertos existen 31 enfermedades en las que se pueden tomar acciones de prevención, educación a la salud y protección específica en el primer nivel de atención, por lo que se realizarán el mismo número de campañas.

“La primera de ellas es la campaña contra la influenza, que se complementará con acciones de salud que llevarán a cabo las facultades de Estomatología, Enfermería, Medicina, Psicología, Ciencias Químicas y el Hospital Universitario, en coordinación con la Secretaría de Salud del Estado”.

Indicó que como parte de los servicios relacionados con apoyos económicos para evitar la deserción escolar se promueve la gestión de becas como: Pronabes, Becanet, y otras de apoyo emergente.

En materia de apoyos académicos se impulsará la aplicación del Sistema de tutorías estudiante/estudiante, el Programa de Apoyo a Estudiantes Indígenas, además del desarrollo de cursos como el primer Diplomado de Mejora de la Enseñanza de las Matemáticas de Nivel Medio Superior.

El Coordinador del Programa de Acompañamiento al Estudiante de la Vicerrectoría de Docencia, puso a disposición de los alumnos la pagina web, www.docencia.buap.mx así como las cuentas de Facebook acompañamientobuap, y en twitter @estudiante, que les permitirán conocer y aprovechar los servicios de apoyo que ofrece la Institución.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

Proyecto de alumnos del programa académico de Ing. Mecatrónica ganan en la etapa regional de la expociencias Pacífico 2011

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

20 de junio 2011

arbolitos_ban

Los días 1 al 4 del presente mes, tuvo lugar  en el Centro de Convenciones de  este   puerto, la etapa final de la EXPOCIENCIAS REGIONAL PACÍFICO 2011, donde alumnos de nivel preescolar hasta nivel superior, procedentes de los estados de Sinaloa ,Nayarit, Colima, Baja California sur y Sonora, dieron a conocer sus proyectos en áreas de ciencia y tecnología; Se presentaron  180 trabajos  al público en general de los cuales la UPSIN  presentó 4 proyectos, 2 del programa de Ing. en Informática y 2 de Ing.Mecatrónica, desarrollados por alumnos en conjunto con sus  asesores.

En dicho evento  resultó ganador en nivel superior en la categoría de Mecatrónica (MT) el proyecto denominado “PANTALLA INFORMATIVA”, presentado por los alumnos:

JORGE ALFREDO GIL VÁZQUEZ, MIGUEL ANGEL PAREDES MAGAÑA, RAMÓN VALDÉZ AGUIRRE y ERICK ALEXANDER ZEPEDA BURGOS, teniendo como asesor  a la M.C Dora A. Rodríguez.

Cabe mencionar que dicho  proyecto  fue acreditado para  formar  parte de la Delegación Regional Pacífico que participará en la ExpoCiencias Nacional 2011 cuya sede será el  World Trade Center  de  la Cd. de México del 24-28 de octubre de 2011.

Con el propósito de que la Universidad Politécnica de Sinaloa sea una institución comprometida con el mejoramiento de su entorno y en el marco del día mundial del Medio Ambiente se llevó a cabo una arborización del perímetro interior de la misma.

El encargado de dar por iniciadas las actividades de la colocación de los árboles, fue Tomás Valenzuela, secretario particular de la rectoría quien además funge como líder de la brigada verde de la UPSIN, comentó.

“Esta jornada de arborización es con el propósito de mejorar el entorno de la universidad, al mismo tiempo que se busca crear conciencia en la comunidad universitaria en la necesidad de ayudar en el mejoramiento del planeta con actividades como esta y que mejor que hacerlo en el día mundial del medio ambiente”.

Así mismo se comentó en esta fase de la campaña se plantaron cerca de 500 árboles, que se tuvieron gracias a la dotación en especie de distintas instituciones tanto gubernamentales como privadas, las cuales además se comprometieron a seguirán apoyando este programa de arborización en sus distintas fases.

Cabe mencionar que para un mejor manejo y mantenimiento de estos árboles, se busco que fueran nativos de esta región como el nim y la amapa, entre otros.

Por último, se pudo observar el gran interés que tienen los universitarios por mejorar su medio ambiente,  al acudir y sembrar los 500 árboles que se tenían como meta en la primera etapa de la arborización de la UPSIN.

Créditos: www.upsin.edu.mx/

Estudian con modelos matemáticos comportamiento de neuronas y otros fenómenos complejos

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Federico Zertuche Mones, investigador de la Unidad Cuernavaca del Instituto de Matemáticas de la UNAM.
Federico Zertuche Mones, investigador de la Unidad Cuernavaca del Instituto de Matemáticas de la UNAM.

19 de junio de 2011

• Las computadoras son rápidas y eficientes para hacer cálculos numéricos a partir de un programa previamente establecido; en cambio, el cerebro humano se retroalimenta a partir de errores y aciertos de la experiencia cotidiana, añadió
• Las estructuras de las células cerebrales son sistemas cognitivos, con un diseño robusto respecto al computacional, dijo Federico Zertuche Mones, de la Unidad Cuernavaca del Instituto de Matemáticas de la UNAM

El cerebro humano está constituido por un complejo entramado de neuronas, con un número del orden de 10 a la potencia 11 (esto es, un 1 seguido de once ceros, dicho en palabras, 100 mil millones), y de conexiones que dan lugar a un sistema cognitivo robusto, con un diseño muy distinto al de las computadoras.

Las neuronas son células que contienen una serie receptores llamados dendritas y poseen una larga terminación conocida como axón, que a su vez, tiene emisores denominados sinapsis, que conectan con las dendritas de otra neurona, y así sucesivamente. Si ha recibido un cierto potencial de activación que rebasa el umbral fisiológico, emite un pulso eléctrico a través del axón y así se comunica con el resto.

Neurofisiología y matemáticas

El abordaje de las redes neuronales como un área que relaciona a la neurofisiología y las matemáticas data de 1943. Warren McCulloch y Walter Pitts publicaron, durante la Segunda Guerra Mundial, un trabajo en el que desarrollaron el concepto de éstas como modelos matemáticos. Entonces no existían las computadoras, recordó Zertuche Mones, investigador de la Unidad Cuernavaca del Instituto de Matemáticas (IM) de la UNAM.

Ambos científicos desarrollaron lo que hoy en día se conoce como el “modelo de McCulloch-Pitts”, que establece la forma de evolución temporal de las neuronas de una manera simplificada, pero a la vez fidedigna, basándose en el comportamiento de las neuronas biológicas, como las que tenemos por millones en el cerebro. Este modelo ha sido fundamental para desarrollar redes artificiales, eje de trabajos de computación y robótica.

Desde hace casi 70 años, ese estudio ha cobrado fuerza, asociado a computadoras cada vez más potentes y rápidas, capaces de ayudar a los científicos a investigar fenómenos complejos de la naturaleza, como la evolución de las especies, la replicación del material genético o la variabilidad del clima en el planeta.

Una de las áreas promisorias de desarrollo en este campo es la inteligencia artificial, la analogía que más se ha acercado al funcionamiento del cerebro humano, que hoy ensaya métodos para trasladar a las máquinas funciones particularmente humanas, como la toma de decisiones.

Diferencia entre modelos de redes neuronales y computadoras

Las computadoras son muy rápidas y eficientes para hacer cálculos numéricos, pues utilizan un procesador que codifica las operaciones; sin embargo, es un solo procesador el que utilizan, y un error mínimo en el programa deriva en resultados incorrectos.

En contraste, agregó, el cerebro humano es más lento para realizar operaciones, pero es capaz de aprender y corregir fallas, aunque no esté previamente programado, explicó Zertuche Mones.
Se debe, en parte, a que cada neurona hace las veces de un procesador, de modo que se puede pensar que el cerebro funciona como una multiplicidad de procesadores, y lo que es aún más importante, éstos trabajan en paralelo, no forman una serie. Así, un error en uno de ellos es corregido por los otros, algo que la terminología científica designa como un sistema robusto.

Especialista en sistemas dinámicos complejos discretos, Zertuche investiga, entre otras cosas, modelos conocidos con el nombre de redes neuronales, y emplea técnicas de la física estadística y el análisis matemático asintótico. En su estudio de la conectividad cerebral se encuentra con un método eficiente, parcialmente modelado por circuitos electrónicos y otras disciplinas científicas, donde el comportamiento de una red constituida por muchas partes ofrece una amplia gama de funciones y se presta para el tema estadístico.

“La fuente del conocimiento del ser humano no reside en una de estas células ni en varias, sino en sus conexiones sinápticas; es algo que han entendido los neurofisiólogos. De hecho, es en la infancia y adolescencia que éstas se forman con base al aprendizaje; de ahí la importancia de este proceso en forma temprana. Los modelos matemáticos que se han desarrollado a partir de estudios de los neurofisiólogos, concuerdan con esto”, precisó el académico.

La robustez del cerebro humano es tal, que una persona puede trabajar aunque tenga una parte dañada a consecuencia, por ejemplo, de un accidente automovilístico. Quizá el sujeto pierde la movilidad, si el área afectada se relaciona con esa función, pero el intelecto puede seguir en marcha, ejemplificó el físico egresado de la UNAM, doctor en Ciencias por la Escuela Internacional Superior de Estudios Avanzados de Trieste, Italia, y miembro de la Academia Mexicana de Ciencias.

Cambios en la dinámica

Su estudio se centra en los cambios en la dinámica de las redes neuronales, en cómo se modifica el comportamiento general de la red a partir de mutaciones en sus partes, es decir, en grupos de neuronas. Para ello, emplea un elemento estadístico conocido como aproximación de campo medio.

Su interés actual se enfoca en los llamados autómatas celulares de Kauffman, modelos matemáticos que son un tipo particular de vínculos neuronales. Se trata de entender cómo cambia la dinámica de éstos al modificar los valores de los parámetros que los definen y que esencialmente son el número de esas células y la conectividad existente entre ellas.

Zertuche aclaró que en este tipo de análisis el comportamiento de una neurona, o de una decena de ellas, es irrelevante, pues lo que se observa es el estado general de la red, y cómo están distribuidos los estados de activación de acuerdo a su conectividad.

Créditos: UNAM-DGCS-362-2011/unam.mx