Category Archives: ciencia

Estudian diversidad biológica de la mora

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

8 de septiembre del 2011

La mora tiene un nivel bajo de calorías debido a su escaso aporte de hidratos de carbono, lo que hace de ella un alimento benéfico que ayuda en el metabolismo. Fotos: Palmira/Unimedios
La mora tiene un nivel bajo de calorías debido a su escaso aporte de hidratos de carbono, lo que hace de ella un alimento benéfico que ayuda en el metabolismo. Fotos: Palmira/Unimedios

Palmira, Valle del Cauca,  – Agencia de Noticias UN – Altas propiedades nutritivas, eficientes controladores biológicos de plagas y una alta diversidad genética son los principales hallazgos que un grupo de investigadores de la UN halló sobre esta fruta.

La mora es una de las frutas cítricas preferidas por los colombianos, usada habitualmente en jugos y postres. Esta fruta tiene un bajo nivel calórico debido a su escaso aporte de hidratos de carbono, lo que hace de ellas un alimento benéfico que ayuda en el metabolismo. 

Contiene significativas cantidades de vitamina C, vitamina A y potasio, aportando, además, a una dieta con alta fibra alimentaria. Las moras también contienen antocianos y carotenoides, asociados en diversos estudios a ciertas propiedades consideradas beneficiosas para el organismo. 

Según el Anuario Estadístico 2008 del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, en Colombia hay sembradas 10.743 hectáreas de mora, concentrándose principalmente en el departamento de Cundinamarca, y una producción, ese mismo año, de 93.094 toneladas. 

El Grupo de Investigación en Diversidad Biológica de la UN en Palmira viene estudiando la diversidad biológica de esta importante fruta cultivada principalmente en la zona rural del país por pequeños agricultores que viven de estas siembras. 

Uno de los proyectos se ha centrado en el estudio de la diversidad genética de la mora, la identificación de materiales superiores y la evaluación como un controlador biológico de plagas en los cultivos. 

Para el profesor Jaime Eduardo Muñoz, director del grupo, uno de los resultados más significativos en esta investigación fue encontrar que el fruto tiene una diversidad genética relacionada con los cruzamientos que pueda hacer con otras especies. 

“Existe la posibilidad de que en el futuro se puedan hacer híbridos para que especies que no sean tan comunes le transfieran sus propiedades a la mora”, afirmó el docente. 

De igual forma, otro proyecto investigativo ha realizado una caracterización morfológica, identificando materiales superiores en cuanto a tamaño, calidad, presencia y espinas. 

“En los municipios de Trujillo en el Valle del Cauca y Salento en el Quindío, identificamos unas variedades de mora que tienen altos grados brix (cantidad de dulce en el fruto) que son más apetecidas por el mercado en fresco, así como clones de mora que no tienen espinas, lo que significa un avance en materia de selección de productos de alta calidad para el consumo directo y la agroindustria”, dijo Muñoz. 

El grupo de investigación también descubrió un potente controlador biológico aislado de la misma mora, capaz de controlar hasta el 100% la ‘perla de tierra’, una de las principales plagas que afectan estos cultivos en todo el país. 

“En Risaralda, Valle del Cauca y Caldas hemos encontrado unos hongos que tienen muy buen control en la perla de tierra, y que según las pruebas en laboratorio pueden controlar esta plaga que hasta ahora no han logrado erradicar los insecticidas comunes, ya que el insecto se cubre dentro de la planta con una cera, haciéndose inmune ante los productos”, sostiene el profesor Muñoz. 

En estos proyectos de investigación han contribuido estudiantes de maestría y doctorado de la Sede Palmira, dando respuestas a las principales necesidades de los pequeños agricultores del país que viven económicamente de los cultivos de mora.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Caracterizan propóleo antioqueño como impulso al área apícola

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

8 de septiembre del 2011

 

 

 

Los investigadores llaman la atención sobre la necesidad de proteger los hábitats de las abejas, ya que son polinizadoras de diversas especies agrícolas.
Los investigadores llaman la atención sobre la necesidad de proteger los hábitats de las abejas, ya que son polinizadoras de diversas especies agrícolas.

 

 

Medellín, – Agencia de Noticias UN – Con el propósito de potencializar la industria apícola en la región, investigadores de la UN en Medellín caracterizan los productos de colmena. El turno fue para el propóleo.

Este material es recolectado de los árboles por las abejas y procesado en la colmena para mantener su medio aséptico. La investigación estuvo centrada en la detección de las particularidades del producto por medio del análisis de sus características físico-químicas y la actividad biológica.

El proyecto de la UN pretende dar impulso a la industria apícola en todo el departamento, beneficiando a los campesinos, quienes podrán encontrar una alternativa económica para la subsistencia guardando el respeto por la naturaleza. La UN explora los productos de la colmena en busca de sus potencialidades y ventajas competitivas, con el fin de asesorar a los campesinos organizados y crear estándares de calidad.

El último estudio se realizó en el Bajo Cauca antioqueño, pero a este le antecedieron análisis en zonas como el suroeste del departamento, lo que proporcionó datos interesantes sobre la diferencia entre los productos apiarios de la región antioqueña, según la zona y sus características ambientales. 

Por ejemplo, el propóleo analizado en la primera subregión presenta una buena actividad antimicrobiana y fungistática que retarda el crecimiento de hongos como fitopatógenos y bacterias como el Bacillus en humanos. Entretanto, se evidenció mayor capacidad de acción antioxidante del material analizado en el suroccidente. 

Asimismo, se encontró que el producto es útil para la conservación de frutos. 

En el 2008, la UN y la industria minera del Bajo Cauca plantearon la investigación que se proyectaría finalmente en el impulso a la industria apícola, generando opciones económicas para la comunidad y preservación ambiental. La iniciativa obtuvo el apoyo del Ministerio de Agricultura, comenzando así el proyecto que finalizó tres años después. 

Se realizaron acciones con la comunidad y se instalaron tres apiarios de investigación. Se llevaron a cabo recolecciones del propóleo por distintos métodos de cosecha y en diferentes épocas en el año. En los laboratorios se realizaron las pruebas de actividad biológica y fisco-química. 

“En Colombia no hay normativa para caracterizar estos materiales, nosotros adaptamos metodologías de Brasil y Argentina. En la parte química se determinaron parámetros como humedad, ceras, sólidos y puntos de fusión, asociados a la calidad del propóleo bruto”, explicó Jesús Humberto Gil, docente de la Facultad de Ciencias Agropecuarias. 

La miel, la jalea real y el polen son otros productos apícolas en lista de espera para ser estudiados.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Elaboran deliciosas barras de quinua con chocolate en la UN

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

26 de agosto del 2011

Se puede aplicar una cubierta de chocolate sobre el producto para proporcionar mayor contenido de calorías y ofrecer un sabor más atractivo.
Se puede aplicar una cubierta de chocolate sobre el producto para proporcionar mayor contenido de calorías y ofrecer un sabor más atractivo.

Bogotá, D.C.  – Agencia de Noticias UN – Una variedad de barra de cereal a base de quinua Jericó y amaranto fue elaborada en el Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos, ICTA, en la UN Bogotá como una alternativa alimenticia.

La quinua y el amaranto son cultivos provenientes de la región andina, ampliamente explotados en la época precolombina y resistentes a diversas condiciones agroclimáticas, Bolivia y Perú son los mayores productores de este pseudocereal.

La quinua, también pseudocereal, posee un alto perfil nutricional, caracterizado por poseer todos los aminoácidos esenciales para el organismo, entre ellos, la lisina y metionina que son deficientes en otros granos comunes de cereales.

Al igual que la quinua, el amaranto es una planta resistente a diferentes condiciones de siembra que crece incluso en suelos pobres y húmedos de zonas tropicales y con lluvias frecuentes. Es conocido por su alto nivel alimenticio, lo cual lo hace una excelente alternativa para regiones con dificultades para la siembra de otro tipo de cereales.

Los pseudocereales contienen carbohidratos,  ácidos grasos insaturados, especialmente de ácido ?-linoleico (del grupo de ácidos grasos esenciales omega-3, asociados a disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares), minerales: calcio, hierro, magnesio, zinc, vitaminas, fibra dietaria y compuestos bioactivos que les atribuyen propiedades antioxidantes y que reducen el riesgo de contraer enfermedades degenerativas.

Manos a la obra

Para desarrollar los productos, Jefferson Varón, Salomón López y Consuelo Díaz, profesionales del ICTA, integraron la quinua y el amaranto expandidos junto con otros cereales y frutos secos en la elaboración de barras de cereal y granola.

En este proceso se ha caracterizado y evaluado el perfil nutricional de tres variedades de quinua y una de amaranto de origen colombiano lo que ha permitido el desarrollo de productos acordes con las nuevas tendencias del mercado y hábitos de alimentación enfocados a alimentos rápidos, sanos, saludables y nutritivos.

“Nosotros planteamos una formulación base para cada producto que luego se fue modificando con el propósito de obtener las mejores características sensoriales (textura, color, sabor) en un producto altamente nutritivo”, dijo Varón.

El procedimiento para la barra de cereal, según Varón, se realizó en 3 etapas. En la primera se realiza el pesaje de cada uno de los ingredientes secos (cereales, pseudocereales y fruta deshidratada) para luego mezclarlos. Aparte se elabora el sistema aglutinante mediante la cocción de jarabe de glucosa, jarabe invertido, lecitina de soya y aceite vegetal.

En la segunda se mezclan los ingredientes secos con el agente aglutinante para luego llevar la mezcla a una bandeja de acero inoxidable y formar un bloque del producto.

Por último, se hornea a 60°C por 50 minutos, luego se presiona el bloque y se deja enfriar a temperatura ambiente y finalmente se realizan cortes en unidades de 10 cm de largo, 3 de ancho y 2 de espesor. Las barras son empacadas en bolsas selladas de polietileno calibre 3.

Dependiendo del fabricante y las necesidades del consumidor las barras pueden fabricarse con diferentes ingredientes.  Por ejemplo, se puede elaborar una barra utilizando solamente pseudocereales, alimentos  libres de gluten, ideales para personas sensibles al consumo de este componente.  “Otra posibilidad es la fabricación de una barra con alto contenido de calorías utilizando cobertura de chocolate  o la elaboración de productos ricos en proteína  por medio de la adición de aislados proteicos de soya o leche en polvo”, dijo Varón.

Para la elaboración de la granola se lleva a cabo el pesaje y mezcla de ingredientes (cereales, pseudocereales, frutos secos, salvado de trigo y jarabe invertido). Luego de una etapa de homogenización, se pasa a una etapa de horneo a 120°C por 20 minutos, donde se busca obtener una mezcla crocante, posteriormente la mezcla se enfría a temperatura ambiente, se adiciona uva pasa y por último se empaca en bolsas de polietileno calibre 3.

Como lo menciona el investigador, el objetivo del proyecto es buscar alternativas de agroindustrialización alimentos emergentes como la quinua, un producto con potencial nutricional y funcional, pero solamente conocido y poco explotado en algunas zonas del país.

Además hay que resaltar que la quinua colombiana presenta un contenido muy bajo de saponinas, compuestos que le brindan sabor amargo al grano y que muchas veces dificulta uso en productos alimenticios.

“Ya desarrollamos  pruebas a nivel piloto para cada producto y estamos realizando la transferencia de tecnología a una pequeña empresa vinculada con el proyecto para estudiar su comercialización”.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Desarrollo tecnológico en la producción ovina del país

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

23 de agosto del 2011

Investigadores de la UN trabajarán en el campo de la reproducción de ovejas en el país para tener más elementos que permitan crecer en el campo de la producción de estos animales.
Investigadores de la UN trabajarán en el campo de la reproducción de ovejas en el país para tener más elementos que permitan crecer en el campo de la producción de estos animales.

Bogotá D.C., ago.  – Agencia de Noticias UN – Un proyecto de la UN de Colombia sobre reproducción y sanidad con más de 200 ejemplares ovinos busca enseñar a los productores a ser más eficientes en el desarrollo de esta industria.

La investigación por parte de médicos veterinarios de la Universidad surge de la necesidad de descubrir en el país más elementos que permitan crecer en el campo de la producción de estos animales, según el profesor Harvey Lozano Márquez, coordinador del proyecto. “Nuestra industria ovina no es fuerte, nos falta más soporte técnico y en ese sentido no tenemos tecnología como la del área equina, bovina y canina”, aseguró.

El proyecto denominado Mejoramiento y desarrollo tecnológico de la producción ovina en Colombia se realizará en Marengo, centro agropecuario de la UN ubicado en Mosquera.

El estudio reproductivo estará centrado en diferentes experimentos por medio de muestras de sangre y medición de hormonas para evaluar el comportamiento sexual de las ovejas; asimismo, se analizará el momento en que entran en celo y su comportamiento cuando tienen crías.

La propuesta de la investigación es apoyada por el gobierno de la CUD (Cooperación para el Desarrollo Universitario) de Bélgica, a través de un convenio interinstitucional entre la Universidad de Namur de Bélgica y la UN de Colombia.

Razas de estudio

En total, se examinarán 240 ovinos de cuatro razas distintas entre machos y hembras. Una de ellas es la raza criolla colombiana de variedad paramuna, también llamada pelo de alambre; igualmente las razas Romney Marsh, Corriedale y Hampshire, recolectadas de Boyacá, Santander, Caldas y otras zonas del país.

La idea es que una vez se solucionen los problemas de potreros e inundaciones en Marengo las ovejas salgan de pastoreo permanente, “lo que queremos es que nuestro modelo sea el modelo de los productores, que lo que hagamos se les pueda decir a los productores para que lo tengan en cuenta”, destacó Lozano.

Investigación

Según la hipótesis de Lozano, “todo parece indicar que algunas razas tienen un comportamiento como si vivieran en un país de estaciones y no en el nuestro”, que es lo que se pretende comprobar a través de seis experimentos, según el investigador.

Primero, se evaluará durante un año a 28 ovejas para medir su perfil de hormonas, tomando muestras dos veces por semana, con el fin de evidenciar el comportamiento sexual en un ciclo completo anual.

En segundo lugar, con 28 machos, cada dos semanas se tomarán muestras de sangre para evaluar genes de testosterona y cada 15 días se colectará semen, para ver si hay un tipo de flujo estacional. “Este experimento se ejecuta para ver la calidad del semen, y con base en las fechas comparadas en todo un año, se puede determinar la diferencia de niveles de testosterona y calidad seminal”, explicó el médico veterinario.

Habrá otro experimento con animales nacidos en Marengo, es decir, se tomarán animales jóvenes y se determinará en qué momento entran a la pubertad. En las hembras medirán las hormonas como la progesterona y estrógenos, y en los machos se medirá la testosterona para analizar si hay alguna influencia de la época del año en la cual se manifiesta la pubertad más temprano o más tarde que en otros.

Igualmente, se hará una evaluación de la proteína que se produce desde la placenta cuando las ovejas están preñadas, la cual está asociada a la gestación PAG, y se examinará su curva durante toda la gestación, para examinar si hay diferencias entre las razas y en los niveles de proteína. Esta actividad se realizará en distintas épocas del año con el fin de determinar su influjo.

También se estudiará la reproducción de las hembras por medio de una ecografía que permita precisar la dinámica ovárica, y se comparará a un grupo de hembras que comerán pasto entre 40 y 50 días con otro grupo que consumirá el mismo alimento entre 80 y 90 días, para observar el efecto de la dieta en la expresión ovárica de las ovejas.

Finalmente, se trabajará el efecto macho, que es analizar hormonalmente y por ecografía los ovarios de las ovejas, cómo se comportan durante un periodo de dos ciclos estacionales, como si hubieran tenido dos celos en poco menos de 40 días, se evaluarán unos animales sin macho y otras con él. “El efecto macho es un mecanismo utilizado en las ovejas, que consiste en la presencia de los machos que hace que la expresión sexual sea diferente a las que no lo tienen”, explicó el investigador.

El proyecto durará tres años. Las 240 ovejas que se analizarán nacieron en Colombia, sin embargo, solo una es nativa, la paramuna, las otras son foráneas adaptadas, es decir que llegaron de diferentes partes del mundo.

“Los resultados serán de gran utilidad para nuestra industria ovina y nos van a permitir seguir teniendo la aplicabilidad sobre la reproducción de las ovejas en Colombia y la posibilidad que ese polo de desarrollo crezca”, puntualizó el profesor Harvey Lozano.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Hallan helecho cancerígeno en el Caribe

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

18 de agosto del 2011

El helecho macho se reproduce a 130 metros sobre el nivel del mar, en el pico de la montaña más alta de la isla de Providencia.El helecho tóxico Pteridium caudatum se encuentra en todos los continentes, menos en la Antártida. - Fotos: Archivo Particular
El helecho macho se reproduce a 130 metros sobre el nivel del mar, en el pico de la montaña más alta de la isla de Providencia.El helecho tóxico Pteridium caudatum se encuentra en todos los continentes, menos en la Antártida. – Fotos: Archivo Particular

Bogotá D.C. – Agencia de Noticias UN – La planta es altamente invasora y tiene compuestos químicos que pueden generar cáncer gástrico no solo en los animales que la consumen sino en los humanos que se alimentan de la leche animal.

En medio de su trabajo en la consolidación de un herbario en San Andrés, Providencia y Santa Catalina, un hallazgo particular llamó la atención de dos investigadoras de la Universidad Nacional de Colombia. Se trata del helecho macho, cuyo hábitat natural está lejos del mar.

Su distribución había sido reportada en los valles, sabanas, cordilleras y llanuras del país, por eso su presencia en la Serranía El Pico, en la zona de Providencia declarada Parque Natural Regional, les resultó extraña.

La duda es: ¿Cómo llegó hasta dicha área ecoturística, catalogada como la menos intervenida del archipiélago? La bióloga Alexandra Tobar y la taxónoma (experta en clasificar especies) Brigitte Gavio, de la Universidad Nacional de Colombia en el Caribe, manejan una hipótesis: la planta, que pertenece a la especie Pteridium caudatum, fue trasladada en materas desde el interior del país, donde además de tener un uso ornamental se emplea como purgante.

Las investigadoras se basan en la observación que hicieron del helecho en macetas y patios adornando casas aledañas a la reserva natural. “Esto supone que los pobladores luego lo llevaron a El Pico y lo plantaron. Debido al clima cálido y a las condiciones del suelo de la isla, de origen volcánico y moderadamente ácido, sencillamente floreció”, explicó Gavio.

Sin embargo, la preocupación de las expertas va más allá, y se relaciona con una toxina propia de este helecho que puede producir daños gástricos en el ganado y otros animales que lo forrajean, pues se acumula en su carne y de ahí puede pasar fácilmente al consumidor final.

Según Gavio, su dispersión podría alcanzar la falda de la serranía y contaminar el agua potable: “En la isla, las fuentes de agua dulce que abastecen a los habitantes son subterráneas y su alteración generaría un problema de salud pública”.

Salud animal

El helecho tiene dentro de sus componentes unas sustancias carcinogénicas cuya principal molécula se denomina Ptaquilósido (pq). Una vez el ganado consume la planta, esta se libera en su organismo y afecta diferentes órganos del aparato digestivo, según reportes anteriores sobre la planta encontrados por las investigadoras.

El riñón y la mucosa de la vejiga urinaria son los más perjudicados, asegura el médico veterinario de la UN Carlos Moreno. “Inicialmente, la molécula pq le provoca cistitis al bovino, y con el tiempo una inflamación crónica que termina en carcinoma vesical. Los síntomas se manifiestan con orina de color rojo (hematuria), conllevando la muerte del animal”.

Salud pública

Esta enfermedad en los animales puede generar cáncer gástrico, “de ahí que la leche afecte a la población que la consuma”, señala Tobar. Según la bióloga, estudios en Costa Rica y Japón muestran un alto índice de muerte por esta causa, ya que un porcentaje considerable de la leche que se bebe proviene de vacas alimentadas con este tipo de plantas. Otro factor de influencia es la ingesta directa del helecho en ensaladas, como ocurre en Japón, y la utilización de sus hojas para envolver alimentos.

Al respecto, el médico gastroenterólogo de la UN William Otero afirma que aunque “en Colombia no existe ningún documento científico que sustente la probabilidad de que los habitantes hayan desarrollado este tipo de patologías por consumo del helecho o por beber leche”, es necesario profundizar en los estudios para afirmar o descartar cualquier posibilidad.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co