Tag Archives: tratamiento

Epilepsia y aprendizaje, desafío para los niños

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
Las personas con epilepsia primaria generalizada presentan mayores trastornos para aprender que la población general. A esta conclusión llegó un estudio galardonado en 2011.
En el trabajo, que recibió el Premio Nacional de Epilepsia 2011, se determinó que de un grupo de 32 pacientes valorados el 34,38% tiene dificultades en ese sentido y el 40,62%, problemas de atención.
“Doctora, ¡quiero estudiar, pero no me dejan!”. Esta fue la queja de Catalina*, una niña con epilepsia que dejó de ir a clase porque la profesora le recomendó volver después de asistir a un tratamiento para superar la enfermedad.
Lina Marcela Tavera Saldaña, neuropediatra de la Universidad Nacional de Colombia, en su trabajo de investigación sobre la relación entre epilepsia y aprendizaje encontró un patrón similar: docentes y padres no saben cómo proceder con los niños y adolescentes epilépticos que presentan bajo rendimiento escolar.
Aunque no sucede en todos los casos, muchos terminan desescolarizados por la discriminación y la estigmatización. Un porcentaje significativo también abandona el estudio por posibles limitaciones de su destreza cognitiva.
Comúnmente, la epilepsia no se asociaba con el bajo desempeño académico. Sin embargo, observaciones científicas recientes en varios países evidencian que tiene efectos negativos sobre este que dependen del tipo de crisis, la frecuencia de las convulsiones, el origen del trastorno, los medicamentos utilizados y la relación con otras enfermedades (a esto último se le denomina comorbilidad).
En nuestra población
En Colombia, Lina Marcela es la primera en adelantar un estudio para determinar la relación entre la epilepsia primaria generalizada (EPG) y los trastornos específicos del aprendizaje (TEA). Para esto, valoró a 32 personas, entre los 7 y 17 años de edad.
La EPG se refiere a los casos en los que se desconoce el origen de la enfermedad. En contraste, está la epilepsia sintomática, producto de lesiones neuronales ocasionadas por golpes en el cerebro, meningitis, tumores o predisposición de origen genético.
La neuropediatra determinó que el 34,38% de los evaluados presentaban problemas de aprendizaje y el 40,63%, dificultades de atención. En los niños sanos la prevalencia de TEA varía entre el 5% y 15%, mientras que el déficit de atención, entre el 5% y 17%.
“Los niños y jóvenes estudiados reportan el doble de lo que se registra en la población general”, expresa la investigadora y agrega que los factores ambientales (familia, educación, entorno social…) también contribuyen a la aparición de este tipo de problemas cognitivos.
Mejorar la atención
Los diagnosticados con TEA se caracterizan por tener una velocidad de procesamiento de información baja y una memoria de trabajo más vulnerable, entre otros factores, lo que altera su desempeño en lectura, escritura y cálculo. Cuando se suma la afectación por epilepsia, el asunto se complica.
“Es vital entender que, en estos casos, existe una alta comorbilidad, lo que agudiza la elevada tasa de fracaso y deserción escolar. Estudios anteriores demuestran que los cambios neuropsicológicos observados en los niños con epilepsia determinan sus logros académicos”, dice la experta.
Una inadecuada atención de los padres –que pueden estresarse por la situación de sus hijos–, la falta de capacitación de los profesores para guiar el aprendizaje y las características de la epilepsia que padece el niño son factores que acentúan el problema. De ahí la necesidad de una adecuada estrategia de atención. No obstante, se evidencia que es pequeño el porcentaje de niños que es redirigido a un sistema de educación especial.
La neuropediatra añade que los afectados con epilepsias sintomáticas son aun más propensos a padecer trastornos específicos del aprendizaje. Estudios en otras latitudes ya habían reportado que cerca del 50% de los niños con este mal tienen dificultades en sus colegios.
La tarea
Tavera reconoce que los médicos generales solo indagan sobre las crisis epilépticas, pero no sobre las dificultades secundarias que afrontan los niños en su vida diaria. Por eso, su investigación, que recibió el Premio Nacional de Epilepsia en 2011, plantea recomendaciones concretas al respecto.
“Se les sugiere a los especialistas que, además de preguntar por el rendimiento académico, hagan evaluaciones neuropsicológicas, para establecer si es necesario recurrir a medicamentos para tratar el déficit de atención o a medidas no farmacológicas, tales como apoyo psicológico, neuropsicología o terapias de lenguaje”, afirma.
Finalmente, precisa que, si estos trastornos se deben a que no hay un buen control de las convulsiones, es necesario ajustar los tratamientos para controlar mejor la enfermedad. Una adecuada atención le permitirá al niño mejorar su calidad de vida y continuar con sus estudios.
* Nombre ficticio dado por solicitud de la persona.
Lea el artículo completo en UN Periódico: http://www.unperiodico.unal.edu.co/dper/article/epilepsia-y-aprendizaje-desafio-para-los-ninos.html.

Muchos pacientes epilépticos pueden tener subdiagnosticados sus trastornos específicos del aprendizaje
Muchos pacientes epilépticos pueden tener subdiagnosticados sus trastornos específicos del aprendizaje

6 de Agosto de 2012

Las personas con epilepsia primaria generalizada presentan mayores trastornos para aprender que la población general. A esta conclusión llegó un estudio galardonado en 2011.

En el trabajo, que recibió el Premio Nacional de Epilepsia 2011, se determinó que de un grupo de 32 pacientes valorados el 34,38% tiene dificultades en ese sentido y el 40,62%, problemas de atención.

“Doctora, ¡quiero estudiar, pero no me dejan!”. Esta fue la queja de Catalina*, una niña con epilepsia que dejó de ir a clase porque la profesora le recomendó volver después de asistir a un tratamiento para superar la enfermedad.

Lina Marcela Tavera Saldaña, neuropediatra de la Universidad Nacional de Colombia, en su trabajo de investigación sobre la relación entre epilepsia y aprendizaje encontró un patrón similar: docentes y padres no saben cómo proceder con los niños y adolescentes epilépticos que presentan bajo rendimiento escolar.

Aunque no sucede en todos los casos, muchos terminan desescolarizados por la discriminación y la estigmatización. Un porcentaje significativo también abandona el estudio por posibles limitaciones de su destreza cognitiva.

Comúnmente, la epilepsia no se asociaba con el bajo desempeño académico. Sin embargo, observaciones científicas recientes en varios países evidencian que tiene efectos negativos sobre este que dependen del tipo de crisis, la frecuencia de las convulsiones, el origen del trastorno, los medicamentos utilizados y la relación con otras enfermedades (a esto último se le denomina comorbilidad).

En nuestra población

En Colombia, Lina Marcela es la primera en adelantar un estudio para determinar la relación entre la epilepsia primaria generalizada (EPG) y los trastornos específicos del aprendizaje (TEA). Para esto, valoró a 32 personas, entre los 7 y 17 años de edad.

La EPG se refiere a los casos en los que se desconoce el origen de la enfermedad. En contraste, está la epilepsia sintomática, producto de lesiones neuronales ocasionadas por golpes en el cerebro, meningitis, tumores o predisposición de origen genético.

La neuropediatra determinó que el 34,38% de los evaluados presentaban problemas de aprendizaje y el 40,63%, dificultades de atención. En los niños sanos la prevalencia de TEA varía entre el 5% y 15%, mientras que el déficit de atención, entre el 5% y 17%.

“Los niños y jóvenes estudiados reportan el doble de lo que se registra en la población general”, expresa la investigadora y agrega que los factores ambientales (familia, educación, entorno social…) también contribuyen a la aparición de este tipo de problemas cognitivos.

Mejorar la atención

Los diagnosticados con TEA se caracterizan por tener una velocidad de procesamiento de información baja y una memoria de trabajo más vulnerable, entre otros factores, lo que altera su desempeño en lectura, escritura y cálculo. Cuando se suma la afectación por epilepsia, el asunto se complica.

“Es vital entender que, en estos casos, existe una alta comorbilidad, lo que agudiza la elevada tasa de fracaso y deserción escolar. Estudios anteriores demuestran que los cambios neuropsicológicos observados en los niños con epilepsia determinan sus logros académicos”, dice la experta.

Una inadecuada atención de los padres –que pueden estresarse por la situación de sus hijos–, la falta de capacitación de los profesores para guiar el aprendizaje y las características de la epilepsia que padece el niño son factores que acentúan el problema. De ahí la necesidad de una adecuada estrategia de atención. No obstante, se evidencia que es pequeño el porcentaje de niños que es redirigido a un sistema de educación especial.

La neuropediatra añade que los afectados con epilepsias sintomáticas son aun más propensos a padecer trastornos específicos del aprendizaje. Estudios en otras latitudes ya habían reportado que cerca del 50% de los niños con este mal tienen dificultades en sus colegios.

La tarea

Tavera reconoce que los médicos generales solo indagan sobre las crisis epilépticas, pero no sobre las dificultades secundarias que afrontan los niños en su vida diaria. Por eso, su investigación, que recibió el Premio Nacional de Epilepsia en 2011, plantea recomendaciones concretas al respecto.

“Se les sugiere a los especialistas que, además de preguntar por el rendimiento académico, hagan evaluaciones neuropsicológicas, para establecer si es necesario recurrir a medicamentos para tratar el déficit de atención o a medidas no farmacológicas, tales como apoyo psicológico, neuropsicología o terapias de lenguaje”, afirma.

Finalmente, precisa que, si estos trastornos se deben a que no hay un buen control de las convulsiones, es necesario ajustar los tratamientos para controlar mejor la enfermedad. Una adecuada atención le permitirá al niño mejorar su calidad de vida y continuar con sus estudios.

Lea el artículo completo en UN Periódico: http://www.unperiodico.unal.edu.co/dper/article/epilepsia-y-aprendizaje-desafio-para-los-ninos.html.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Inmunoterapia, un acercamiento al tratamiento del cáncer

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La medicina actual ha logrado grandes avances para estimular el sistema inmune frente a tumores malignos.
La medicina actual ha logrado grandes avances para estimular el sistema inmune frente a tumores malignos.

3 de Agosto de 2012

La medicina actual centra su mirada en una respuesta eficiente a los tumores malignos y en los tratamientos intensivos para el control del cáncer. Ensayos clínicos arrojan resultados alentadores.

Según el doctor del Centro Ludwig de Investigación sobre el Cáncer Pedro Romero G., se están dando grandes avances en los  tratamientos para este mal, especialmente en campos relacionados con vacunas y anticuerpos monoclonales (anticuerpos que proceden de una célula madre).

Una de las líneas de investigación en vacunas celulares consiste en tomar las células tumorales, irradiarlas e inyectarlas como una vacuna. Sin embargo, no existen grandes avances en este tema, lo que ha originado poco interés científico.

Por otra parte, el especialista evidencia grandes acercamientos para estimular el sistema inmune frente a tumores malignos por medio de células dendríticas (que procesan sustancias que forman anticuerpos y activan su control).

“Estas estrategias se pueden aplicar a muchos tipos de tumores. Incluso, en el momento, se utiliza en el tratamiento del carcinoma de próstata avanzado y en el del melanoma metastático maligno avanzado”, asegura el doctor Pedro Romero G., exalumno de la Facultad de Medicina de la UN.

Los esfuerzos en la transferencia de investigación actual están encaminados a buscar cómo inmunizar a los pacientes con cáncer en estado avanzado (químicamente manifiesto). Y, en virtud de esto, prolongar una respuesta viable para eliminarlo.

En este campo hay algunos esfuerzos aislados, como el de investigadores de la UN en asocio con el sector privado. En estos se practican ensayos clínicos de inmunoterapia en pacientes con carcinoma de seno utilizando células aisladas del mismo paciente.

La respuesta citotóxica que presenta el sistema inmune frente a los antígenos es el objetivo del análisis científico y puede representar la clave de un hallazgo aún más alentador.

“Siempre hemos buscado la relación entre el sistema inmune y el cáncer, y hemos querido saber si es capaz de reconocer los tumores malignos. Ahora sabemos que sí es posible”, concluye Romero.

Créditos: www.agenciadenoticias.unal.edu.co

Menú de cereales ayuda a niños con “autismo”

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Niños con trastornos del espectro autista (TEA) mejoran su condición al consumir alimentos de origen vegetal como cereales.
Niños con trastornos del espectro autista (TEA) mejoran su condición al consumir alimentos de origen vegetal como cereales.

1° de Agosto de 2012

Una dieta a base de alimentos de origen vegetal podría mejorar la condición, en el largo plazo, de niños que padecen de trastornos del espectro autista (TEA), según lo afirman nutricionistas de la UN.

Quinua, amaranto, trigo, centeno y avena son algunos de los cereales que podrían contribuir a que los niños que sufren de TEA sean menos retraídos y agresivos, así como para el control de su hiperactividad.

“La propuesta es ofrecer a los niños con TEA alimentos de origen vegetal ricos en calcio. Sabemos que la disponibilidad es poca, pero se trata de aprovechar al máximo estos alimentos por el bien de los menores”, asegura Luz Adriana Aguirre, estudiante de Nutrición de la UN.

Niños vulnerables

Los menores que sufren de TEA tienen una flora intestinal diferente a las demás personas y presentan trastornos gastrointestinales con más frecuencia. Por esta razón, las restricciones deben ser supervisadas por especialistas.

Según la estudiante, “si los niños están acompañados por un buen profesional de la salud que los apoye en el manejo de la dieta, van a lograr suplir las proteínas que dejan de consumir y así no presentarán desnutrición ni falta de energía”.

Por otra parte, según las investigaciones, el 95% de los niños responde bien a las dietas y consigue mejorar su comportamiento; sin embargo,  algunos presentan problemas intestinales al perder la impermeabilidad del intestino, y como usan antibióticos para su tratamiento, la flora intestinal se ve alterada notablemente.

Un proceso largo

Es posible que la dieta no presente ningún cambio durante los primeros meses, pero las investigaciones son concluyentes al cabo de 12 meses.

Al suplir las principales fuentes de calcio, que son los lácteos, la flora intestinal se afecta y su recuperación es lenta, pero además se pueden ver mejoras en la parte cognitiva y de relación con los demás.

“Estas dietas no funcionan en el corto plazo. Se ha visto que algunos niños a los ocho meses aún no muestran cambios y, por eso, muchas personas las abandonan. Lo importante es seguir, pues en un lapso de 12 a 24 meses, los cambios serán muy alentadores”, afirma Luz Adriana Aguirre.

Finalmente, el impacto en el comportamiento del menor ante un nuevo menú basado en cereales es evidente; sin embargo, los investigadores continúan trabajando en reemplazar los nutrientes que el calcio proporciona y que se suprimen con la dieta.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Revertirán efectos negativos de blanqueamientos dentales

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
Nuevos estudios podrían ayudar a recuperar el esmalte dental después de un blanqueamiento.
Nuevos estudios podrían ayudar a recuperar el esmalte dental después de un blanqueamiento.

25 de Julio de 2012

Estudio de sustancias mineralizantes y antioxidantes permitiría revertir los efectos negativos y reducir los tiempos de tratamiento para pacientes que se practican blanqueamientos dentales.

Odontólogos de la UN han estudiando, por cerca de cinco años, las afectaciones que se producen al someter a pacientes a estos tratamientos.

Al utilizar blanqueadores de alta concentración, la composición química del esmalte de los dientes cambia, al alterar su contenido en calcio y fosfato. Por otra parte, algunos materiales pierden dureza y las resinas compuestas (calzas blancas) pierden adición en los dientes si el blanqueamiento se hace antes de cuatros semanas.

“La alerta que debemos enviar al paciente y al profesional es que las sustancias blanqueadoras que sí causan daño son las que vienen en una alta concentración y con un pH ácido”, asegura la profesora Paula Baldion, odontóloga de la UN.

En cada estudio se probaron algunas sustancias con concentraciones diferentes y aplicadas en rangos de tiempo variables. Según la especialista, no es lo mismo usar una sustancia de dos aplicaciones cada quince minutos, que una de tres cada ocho minutos, y definitivamente es diferente si el porcentaje de su concentración es alto o si su pH es neutro o ácido.

Los resultados de las investigaciones ya han producido cambios en la conciencia de pacientes y en el mercadeo de estas sustancias, cuyas fórmulas, en algunos casos, han sido modificadas para hacerlas menos nocivas (con un pH neutro, no ácido, y en concentraciones más bajas).

Asimismo, las firmas más importantes de este mercado han cambiado las composiciones de sus productos al incluir flúor, que disminuye la agresividad y recupera las propiedades que pierde el esmalte después de haber sido sometido a un tratamiento de este tipo.

Los investigadores están concentrados en ofrecer soluciones a través de sustancias mineralizantes, como el flúor, el sulfato de calcio y, recientemente, la nanohidroxiapatita.

“Hemos logrado que estas sustancias se usen en menor tiempo, en bajas concentraciones y que se les agreguen componentes que disminuyen los efectos dañinos, como el flúor y el fosfato de calcio, que son sales que ayudan a remineralizar”, afirma Baldion.

Estas sustancias podrían, en algún momento dado, revertir los efectos nocivos del agente blanqueador, pues, si definitivamente la gente lo hace sin saber las consecuencias, la odontología debe estar en la capacidad de reparar dichos efectos.

Por otro lado, Baldion agrega que están trabajando en la adición de resinas compuestas para reducir el tiempo de espera a través de sustancias antioxidantes (encimas o vitaminas en diferentes formas ácidas o no ácidas).

La idea es poder aplicar, inmediatamente después del blanqueamiento, una de estas sustancias y eliminar totalmente el oxígeno que queda acumulado sobre la superficie del esmalte y que es el responsable de inhibir el endurecimiento de las resinas.

Con estos adelantos se aceleraría el proceso de liberación de esas sustancias y las restauraciones serían mucho más rápidas. En la actualidad debe esperarse entre dos y cuatro semanas para que se recupere la resina y así poder someterse a un tratamiento.

Finalmente, la especialista asegura que estos tratamientos no deben hacerse en casa, deben contar con la supervisión de profesionales y sobre todo, deben practicarse únicamente cuando sean necesarios.

“Si el color de los dientes de una persona no requiere blanqueamiento y esta por vanidad se lo hace, sí se pueden causar cambios drásticos, aunque depende de cada persona y de la calidad de su dentadura. El odontólogo debe ser el encargado de saber cuándo se debe o no hacer”, concluye Baldion.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Residuos de arroz para remover contaminación por colorantes

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

14 de septiembre del 2011

En el proceso de evalúan los colorantes azul metileno y rojo básico 46.
En el proceso de evalúan los colorantes azul metileno y rojo básico 46.

Medellín,  – Agencia de Noticias UN – Mediante el diseño de un filtro a partir de residuos de cascarilla de arroz, se busca dar solución a la contaminación por colorantes de los afluentes de agua.

El proyecto, denominado Tratamiento alternativo de afluentes coloreados – Taec, evalúa los potenciales absorbentes de este residuo para la remoción de contaminantes.

“Se han evaluado los colorantes azul metileno y rojo básico 46 y se han obtenido porcentajes de remoción del 90% en ambos casos”, explicó Oscar Beltrán, líder de la investigación.

El estudiante de noveno semestre de Ingeniería Química de la UN en Medellín precisó que también se ha realizado la caracterización de la cascarilla de arroz, determinando el tamaño de partícula que se requiere, sus compuestos y grupos funcionales.

El proceso a escala de laboratorio, consta del montaje de una columna por la cual entra la corriente para ser bombeada en etapa continua, atravesar el lecho que en este caso es la cascarilla de arroz y obtener un afluente decolorado.

Esta iniciativa se complementa con otros estudios desarrollados por el grupo de investigación Síntesis, Reactividad y Transformación de Compuestos Orgánicos (Siritco), que analiza otras soluciones para la remoción de contaminantes para el caso de colorantes que quedan de residuos agroindustriales como flores, tusa de maíz, cáscara de coco, cáscaras de huevo y plumas de gallina.

Aunque el proyecto Taec está contemplado para la industria textil, según Beltrán, con un debido proceso se pueden remover no solo colorantes sino metales y otros contaminantes. “Por eso la idea es generar una alternativa que beneficie también a la industria de alimentos y automotriz, y aportar soluciones a los problemas ambientales ocasionados por el vertimiento de contaminantes a las aguas”.

Con esta investigación, el estudiante de la Sede Medellín fue uno de los dos ganadores del concurso internacional Bayer Encuentro Juvenil Ambiental, y en octubre viajará a Alemania para representar a Colombia en el Encuentro Mundial de Jóvenes Ambientalistas, en el que participan estudiantes de 20 países del mundo.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co