Tag Archives: tecnología

CONTRIBUYE EDUCACIÓN SUPERIOR A QUE LA CIENCIA SEA PARTE DE LA AGENDA NACIONAL: JOSÉ NARRO

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

contribuyeeducacionLa educación superior y la investigación que realizan las universidades contribuyen a que los grandes temas de la ciencia y la cultura se incluyan en la agenda nacional, planteó el rector de la UNAM, José Narro Robles.

La educación, la ciencia, la tecnología, la innovación y la cultura son instrumentos para que los pueblos progresen y se alcancen mayores niveles de equidad social, y los recursos humanos, el conocimiento y la experiencia de las universidades tienen la posibilidad de aportar al desarrollo y progreso del país, precisó.

Al participar en el panel de rectores “Importancia de la investigación científica en las universidades a favor de la sociedad”, en el marco de la 11ª Edición Latinoamericana del Taller Jack F. Ealy de Periodismo Científico, que se llevó a cabo en San Diego, California, añadió que el número de investigadores por cada millón de habitantes en México es muy distante de lo que un país como el nuestro requiere y debe hacer.

Además, anualmente la Unión Americana gradúa a 51 mil doctores, Brasil a 13 mil, Corea a 12 mil, España a nueve mil y México sólo a tres mil.

El rector recordó que la nuestra es una gran nación; su historia y cultura así lo demuestran. Es un país con enormes posibilidades y en la actualidad está ubicado entre los primeros 15 del planeta en demografía, geografía, economía, biodiversidad o energía, entre otras.

Sin embargo, en el mundo estamos en una posición de media tabla en educación superior, investigación, ciencia y desarrollo tecnológico: 55 de 148 en el Índice de Competitividad Global y 119 en calidad del sistema educativo, entre otros.

Asimismo, indicó que algunos de los problemas para avanzar en esas áreas han sido el número limitado de investigadores, la baja graduación de doctores, la concentración de la investigación, la escasa participación del sector privado, las limitaciones presupuestales y la falta de una política pública, que en los últimos años ha comenzado a cambiar.

Hoy, las universidades cobran mayor relevancia por la centralidad que ha adquirido el conocimiento en el desarrollo. En nuestros días se requiere pensamiento moderno y estas instituciones pueden generarlo, expuso.

De manera simultánea, se deben resolver los problemas difíciles y añejos que aquejan a nuestras sociedades, y las universidades pueden contribuir a lograrlo. Para ello se deben fomentar la creatividad y la innovación, que existen en las casas de estudio.

El gobierno de México ha adquirido el compromiso de alcanzar, por lo menos, el uno por ciento del PIB destinado al desarrollo científico y tecnológico. Ha dado pasos en la dirección correcta; si se mantiene, avanzará más rápido y tendrá mejores condiciones, finalizó.

En el panel también participaron Vicente Gotor Santamaría, rector de la Universidad de Oviedo, y Carlos Fernández Collado, presidente de Asociación Iberoamericana de la Comunicación, España.

Créditos: UNAM-DGCS-336-2014

Sede Palmira llevó “un litro de luz” a comunidad vulnerable

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

unlitrodeluzPalmira, jun. 03 de 2014 – Agencia de Noticias UN- Siete familias del corregimiento de El Bolo (Valle del Cauca) que viven en extrema pobreza, fueron beneficiadas con el proyecto “Un litro de luz”, que instala bombillos ecológicos en viviendas que carecen de energía eléctrica.

Como una iniciativa del Observatorio de Innovación Social (OIS) de la Universidad Nacional de Colombia en Palmira, se realizó una jornada para llevar esta iniciativa al corregimiento palmirano.

De acuerdo con el profesor Víctor Manuel Díaz, director del OIS, “esta es una propuesta de innovación social que busca contribuir a la solución inmediata de las necesidades básicas de estas comunidades vulnerables que viven bajo condiciones extremas de pobreza y carecen del servicio de energía eléctrica en sus hogares”.

La llegada del grupo de trabajo (conformado por 17 estudiantes y dos funcionarios de la Sede Palmira) a esta comunidad, fue –literal y simbólicamente– una luz que se prendió, gracias al interés que demostró el grupo por solucionar esta necesidad.

La innovación es sencilla. Phanor Mondragón, diseñador industrial del grupo, explica que se trata de utilizar un envase de plástico, aplicarle 10 mililitros de cloro (límpido) e incrustarlo en el techo de la vivienda, de manera que una mitad quede por fuera y la otra por dentro. Esto permite un proceso de refracción y hace que la luz solar llegue incluso a los lugares más oscuros de la casa.

“Es asombroso ver los rostros de las personas cuando se descubre el protector de arriba y se deja que entre la luz solar a la casa. Las personas obtienen una solución inmediata a su necesidad básica, ya que son espacios muy oscuros. A menos que se hiciera una instalación eléctrica, no se tendría la oportunidad de contar con luz”, afirma Mondragón.

Según Pabel Velasco, líder del nodo regional de innovación social en el suroccidente colombiano, este concepto es muy joven en el mundo; y en Colombia apenas se trabaja con proyectos desde hace cuatro años. No obstante, resalta que es sumamente importante que desde las universidades se produzcan proyectos para mejorar las condiciones de una comunidad.

Por ello, con las iniciativas que se han desarrollado en Colombia se ha podido demostrar que la innovación social no es solo un tema de voluntariado y ganancia social, sino altamente productivo. El proyecto “Un litro de luz” –que empezó a funcionar desde el año 2011 en Duitama (Boyacá)– es un claro ejemplo de ello.

Sin embargo, como el proyecto está pensado tecnológicamente para que haya luz solo durante el día, los investigadores de la U.N. en Palmira están proyectando implementar una tecnología para que este artefacto pueda funcionar también en las noches, con una batería que se cargaría con la luz solar.

“Estamos acoplando una técnica usando un acumulador de energía solar, una batería recargable y un bombillo LED pequeño, de manera que durante el día, este se recargue y pueda encenderse automáticamente en las noches e iluminar durante cuatro horas”, afirma el profesor Víctor Manuel Díaz.

Créditos: UNAL-950-2014

COMPARTE LA EDITORIAL “COPIT ARXIVES” LIBROS DE CIENCIA Y CULTURA DE ACCESO ABIERTO

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

editorialcopitUbicar a los libros por encima del mercado y utilizar la tecnología para acercar obras profesionales a quien desee leerlas es la idea central que sostiene a la editorial virtual CopIt arXives, creada en 2007 por un grupo de científicos universitarios preocupados por compartir, sin dinero de por medio, el conocimiento que generan.

Fundador y editor principal de esta iniciativa académica, Octavio Miramontes Vidal, investigador del Instituto de Física (IF) de la UNAM, argumenta que las universidades públicas del país y los centros de investigación estatales son financiados con recursos de los mexicanos, así que el conocimiento generado en esos sitios debe ser para todos y no convertirse en un producto del mercado al que accedan sólo quienes puedan pagarlo.

La filosofía integrativa de este proyecto editorial se percibe en los contenidos de los 20 libros de acceso abierto de CopIt arXives (http://scifunam.fisica.unam.mx/mir/copit/index.html) que abordan, entre otros temas, las fronteras de la física, los aspectos dinámicos de la biología evolutiva, la naturaleza social de la ciencia, la ontogenia y la teoría bicultural o el comercio justo en América Latina.

Entre los textos escritos por alrededor de 60 autores (varios son compilaciones, mayoritariamente de físicos y biólogos) destaca Este mundo de injusticia globalizada, del portugués José Saramago, presente en esta plataforma (en edición bilingüe portugués-español) gracias a que el premio Nobel de Literatura 1998 decidió que esa obra fuera de acceso abierto.

“Las tendencias de los temas se ubican en el marco de los sistemas complejos, en los que prevalece la idea de la integración, que está presente en toda la naturaleza”, reconoció Miramontes, quien hasta febrero de 2013 contabilizó en el sitio tres mil 800 visitas.

Acostumbrados a la frase “todos los derechos reservados” en la mayoría de las publicaciones, llama la atención el párrafo que aparece al calce en cada obra editada por CopIt arXives: “Todos los derechos de propiedad intelectual pertenecen al autor quien, sin embargo, autoriza al lector para copiar, imprimir y distribuir su obra libremente, en partes o completa, con la condición de que el nombre del autor y el título sean respetados y citados siempre, el texto no sea modificado de ninguna manera y el uso final de este texto no tenga fines de lucro”.

Integrar, colaborar, ser humanos

La idea integrativa recoge lo que somos como humanos, detalló Miramontes. “Los seres humanos somos cooperativos y colaborativos y eso lo hacemos al establecer vínculos de todo tipo, desde lo personal a lo laboral”, resumió.

En una época que privilegia el egoísmo y el desarrollo individual, el doctor en física hace de la colaboración un proyecto editorial, pero también un tema fundamental de su trabajo sobre los sistemas complejos. “La colaboración cooperativa me ha interesado mucho, porque está en toda la naturaleza: plantas, bacterias, animales y sociedades humanas, incluso emerge de manera espontánea en robots”, señaló.

La editorial virtual funciona como una red, donde los cerca de 60 autores de varios países trabajan con un comité editorial de 12 integrantes.
“Hay dos tendencias, una que triunfa en el mundo y que considera que el conocimiento es una mercancía, y otra, en donde estamos quienes creemos que no es así, que éste es para compartirse y que la grandeza de una civilización fluye si el saber está en el colectivo”, dijo.

Hacia una iniciativa de ley

Junto con colegas de la UNAM como Ana María Cetto Kramis, también investigadora del IF, Miramontes ha participado en la elaboración de una iniciativa de ley para lograr que el conocimiento producido en las universidades y otras instituciones públicas del país sea gratuito, no sólo el publicado en libros, sino también en artículos de investigación.

“Ésa es la frontera que CopIt arXives explora. Dedicamos estos libros sobre todo a los estudiantes de preparatoria o de licenciatura, para que puedan tener acceso a conocimientos que incluso pueden influir para definir sus vocaciones”, concluyó.

Para este 2014, CopIt arXives prepara tres nuevos libros colectivos que abordan la complejidad en las ciudades, el cáncer y la biología.

Créditos: UNAM-DGCS-222-2014

Novedoso equipo permitirá evaluar materiales con mayor precisión

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

novedosoequipomaterialPalmira, feb. 17 de 2014 – Agencia de Noticias UN- La nueva máquina universal de ensayos, adquirida para el Laboratorio de Materiales del Departamento de Diseño de la U.N. en Palmira, facilitará la evaluación de distintos materiales en cuanto a tracción, compresión y flexión.

Si se trata de elaborar una simple silla o construir un gran un puente vehicular, esta moderna máquina japonesa marca Shimadzu permitirá a ingenieros y diseñadores evaluar la calidad de los materiales que se utilizarán en el proceso de fabricación y conocer sus capacidades de resistencia con total precisión.

Con este equipo se podrán caracterizar las propiedades de diferentes materiales como el concreto, el hierro, los plásticos, el bronce, el cobre y el aluminio.

Según Orlando Darío Morales, ingeniero mecánico de la Universidad Autónoma de Occidente y técnico operativo del Laboratorio de Materiales, se trata de un significativo avance, ya que anteriormente los ensayos se realizaban con técnicas manuales que exigían mayor tiempo y una mano de obra numerosa.

“Para realizar ensayos de tracción, por ejemplo, utilizábamos un gato hidráulico de tres toneladas, dispositivos hechos en la Universidad y la ayuda de muchas personas para procurar que los resultados fueran lo más exactos posible. No obstante, no se lograba una precisión absoluta”, afirma el profesional.

Sin embargo, con la Shimadzu, los investigadores podrán obtener resultados exactos en tiempo real, evaluando las tres variables necesarias para garantizar la calidad de los productos: tracción, compresión y flexión.

“Con esta máquina podremos realizar ensayos de tracción: coger un material y estirarlo para llevarlo a la falla; ensayos de compresión: aplicando la carga axial hacia adentro sobre el mismo eje; y ensayos de flexión en tres puntos: que es cuando ubicamos el elemento descansando sobre dos puntos en la superficie y en la parte superior le aplicamos carga generando una deflexión”, señala el ingeniero.

Esta moderna máquina es una oportunidad para hacer investigación, no solamente para los miembros de la comunidad universitaria, sino también para los empresarios e ingenieros del sector, que deben trabajar sobre normas internacionales como la ASTM para garantizar la calidad de los materiales.

“Por ejemplo, un fabricante de cerámica debe cumplir ciertas normas de calidad en el desarrollo de sus productos. Aquí, nuestra máquina juega un papel fundamental en la caracterización de las propiedades de resistencia máxima del material. Por esta razón son importantes los ensayos precisos y seguros”, afirma Morales.

Además de este moderno equipo adquirido recientemente, el Laboratorio de Materiales cuenta con dos hornos para escalas de temperatura que alcanzan hasta los 1.200°C, un equipo tamizador de arena, una mezcladora de concreto, balanzas y básculas de hasta 150 kg.

créditos: UNAL-147-2014

Ciencia y tecnología siguen rezagadas en los medios masivos

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

rezagocienciaytecBogotá D. C., ene. 30 de 2014 – Agencia de Noticias UN- Aunque actualmente cada vez más periodistas se dedican a estos temas y más instituciones entienden su importancia, los medios de comunicación del país siguen renuentes a su divulgación. Dos expertas explican por qué.

La evolución de la ciencia está estrechamente ligada a la historia del periodismo en el país. El primer periódico nacional –Aviso de Terremoto, publicado en 1785– narró el pánico y los destrozos que causó en la ciudad de Bogotá un temblor de 6,9 grados en la escala de Richter, y contó con la valiosísima colaboración de científicos de la Expedición Botánica, que en ese entonces deambulaban por las selvas colombianas recolectando especímenes de herbario para la ciencia.

Desde allí, la ciencia y el periodismo han avanzado casi paralelamente. Mientras se promueven leyes científicas, celebraciones y comisiones científicas, nacen periódicos, canales de televisión, programas de radio, etc., que comienzan a contar, tímidamente, historias de ciencia.

Sin embargo, parece que en la actualidad los medios de comunicación del país han olvidado su historia y han dejado de divulgar ciencia y tecnología, limitándose a noticias políticas, deportivas, de entretenimiento y económicas. Esto, según la reconocida periodista Lisbeth Fog, se debe en parte a que la ciencia no es prioridad para Colombia.

“Hay que entender que la ciencia no es la ‘chiva’ ni la primicia; en cambio, tenemos primicias en deportes, política y economía. En el caso del país, la ciencia no es prioritaria y nunca ha estado en la cotidianidad de los colombianos. Eso se ve en las encuestas del Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología (OCyT), y hace que el tema no sea relevante para los medios ni para el país en general”, dice Lisbeth Fog.

No obstante, otra de las razones por las cuales las historias de ciencia han desaparecido de los medios, es porque hay pocos editores y periodistas apasionados por la ciencia.

“La historia del periodismo científico en el país ha sido como una montaña rusa que ha tenido momentos maravillosos donde hemos conquistado espacios en los medios de comunicación, pero otros en los que la ciencia desaparece de ellos. Cuando se hace visible es porque hay alguien dentro del medio que es sensible frente a estos temas, pero si ese personaje sale del medio, la ciencia desaparece”, afirma la periodista.

Por su parte, Ángela Posada Swafford, periodista científica independiente, indica que hace falta más voluntad de los editores para aprobar noticias de ciencia y más entrenamiento de los periodistas científicos.

“En Colombia, el periodista debe entender cuál es su público y el medio de comunicación para el que está escribiendo, así como saber de qué modo cubrir la ciencia, buscar al científico y hacer una buena investigación. Sin embargo, nos hace falta educación respecto al periodismo científico, por ejemplo, programas académicos o de posgrados en estos temas”, señala la especialista.

Sin embargo, para Lisbeth Fog es importante que los periodistas científicos sean seductores, tengan una argumentación científica y ofrezcan contenidos entretenidos, porque en la actualidad es lo que buscan los lectores.

“El periodista científico está en una especie de ‘sánduche’ entre las instituciones de investigación y la población a través de los medios masivos de comunicación, y lo preocupante es que aquí no hay una universidad que enseñe cómo hacer ese trabajo de ‘comunicador de sánduche’. Sin embargo, hay ejemplos como la U.N. que ya han empezado a innovar y manejar este tema”, sostiene Fog.

Es por ello que la Universidad Nacional de Colombia, a través de la Dirección Académica y con el apoyo de la Unidad de Medios de Comunicación (Unimedios) y el Instituto de Estudios en Comunicación y Cultura (IECO), está realizando el taller de “Apropiación social de la ciencia, la tecnología y la innovación”, con la asistencia de más de 30 personas, entre profesionales, estudiantes y científicos.

Este taller –que se realiza en la Facultad de Ciencias Económicas de la U.N. hasta el 7 de febrero– permitirá sensibilizar sobre la importancia de comunicar la ciencia, la tecnología y la innovación (CTI), para lograr una ciudadanía capaz de apropiarse de la información y actuar con base en ella.

Créditos: UNAL-18-2014