Tag Archives: país

Sector agropecuario requiere unificación de la academia.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
6 de Diciembre del 2012
Unificar estrategias, investigación y conocimiento es una de las tareas que las instituciones educativas deben impulsar para fortalecer la industria agropecuaria del país.
Así lo plantearon en el encuentro de egresados de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UN en Medellín más de 80 egresados, entre ellos decanos y docentes de esta área. Ellos consideran que parte de la solvencia de este sector, que necesita más desarrollo, está en manos de los investigadores.
Jairo Alexander Osorio Saraz, decano de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UN en Medellín, dijo, a propósito de los cien años que cumplirá esta área en la alma máter: “queremos posicionar el sector agrario preparándonos en los nuevos cambios que se están presentando (como la nueva ruralidad y los tratados de libre comercio) con profesionales más íntegros y formados de manera acorde con los retos tecnológicos del sector agroindustrial”.
Al igual que sus colegas de las demás universidades asistentes al foro sobre retos y perspectivas de la industria agropecuaria, el decano destacó que esta parte productiva aporta el 9% del producto interno bruto colombiano.
Asimismo, agregó que se espera seguir creciendo sobre cifras como las 510 mil toneladas de carne y las 2,5 toneladas de producción agrícola en los últimos cuatro años, teniendo en cuenta los tratados de libre comercio que regirán con países como Estados unidos y los de la Unión Europea.
Impulso desde la U
Sandra Milena Vásquez Mejía, egresada de la UN y decana de la Facultad de Ciencias Administrativas y Agropecuarias de la Corporación Universitaria Lasallista de Caldas (Antioquia), manifestó que la expectativa es aumentar la competitividad del sector agropecuario, a través de la educación, para así transformar parte del sector rural, que ha estado aislado y desencadenado del resto.
Así, señaló que convertir al país en una potencia de dicho sector es tarea del trabajo conjunto entre universidades. En este caso, de las antioqueñas, que cuentan con una región próspera y pionera en producción bananera, lechera y porcícola, entre otras, que facilitan la concreción de proyectos interinstitucionales.
La investigadora y docente de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de Antioquia (UdeA), Marta Olivera, aseguró que uno de los obstáculos que afronta la unificación son las barreras sanitarias y de calidad, relacionadas con esa labor óptima y formativa de los laboratorios en sanidad de cerdos y bovinos y otros aspectos, tal como se hace en la UdeA.
“Como parte de esta integración, con la UN vamos a postularnos a una convocatoria para establecer el Instituto de la Carne. En este tendremos una especie de centro de investigación de calidad, textura, cruzamientos e inocuidad de todo lo que tiene que ver con este producto”, informó la profesora Olivera.
El último encuentro de egresados de la Facultad de este año fue una oportunidad para debatir sobre las necesidades, falencias y propósitos que ese renglón económico esencial presenta.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
Los egresados consideran que el trabajo conjunto de las universidades es un gran avance para el sector agropecuario.

Los egresados consideran que el trabajo conjunto de las universidades es un gran avance para el sector agropecuario.

6 de Diciembre del 2012

Unificar estrategias, investigación y conocimiento es una de las tareas que las instituciones educativas deben impulsar para fortalecer la industria agropecuaria del país.

Así lo plantearon en el encuentro de egresados de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UN en Medellín más de 80 egresados, entre ellos decanos y docentes de esta área. Ellos consideran que parte de la solvencia de este sector, que necesita más desarrollo, está en manos de los investigadores.

Jairo Alexander Osorio Saraz, decano de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UN en Medellín, dijo, a propósito de los cien años que cumplirá esta área en la alma máter: “queremos posicionar el sector agrario preparándonos en los nuevos cambios que se están presentando (como la nueva ruralidad y los tratados de libre comercio) con profesionales más íntegros y formados de manera acorde con los retos tecnológicos del sector agroindustrial”.

Al igual que sus colegas de las demás universidades asistentes al foro sobre retos y perspectivas de la industria agropecuaria, el decano destacó que esta parte productiva aporta el 9% del producto interno bruto colombiano.

Asimismo, agregó que se espera seguir creciendo sobre cifras como las 510 mil toneladas de carne y las 2,5 toneladas de producción agrícola en los últimos cuatro años, teniendo en cuenta los tratados de libre comercio que regirán con países como Estados unidos y los de la Unión Europea.


Impulso desde la U

Sandra Milena Vásquez Mejía, egresada de la UN y decana de la Facultad de Ciencias Administrativas y Agropecuarias de la Corporación Universitaria Lasallista de Caldas (Antioquia), manifestó que la expectativa es aumentar la competitividad del sector agropecuario, a través de la educación, para así transformar parte del sector rural, que ha estado aislado y desencadenado del resto.

Así, señaló que convertir al país en una potencia de dicho sector es tarea del trabajo conjunto entre universidades. En este caso, de las antioqueñas, que cuentan con una región próspera y pionera en producción bananera, lechera y porcícola, entre otras, que facilitan la concreción de proyectos interinstitucionales.

La investigadora y docente de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de Antioquia (UdeA), Marta Olivera, aseguró que uno de los obstáculos que afronta la unificación son las barreras sanitarias y de calidad, relacionadas con esa labor óptima y formativa de los laboratorios en sanidad de cerdos y bovinos y otros aspectos, tal como se hace en la UdeA.

“Como parte de esta integración, con la UN vamos a postularnos a una convocatoria para establecer el Instituto de la Carne. En este tendremos una especie de centro de investigación de calidad, textura, cruzamientos e inocuidad de todo lo que tiene que ver con este producto”, informó la profesora Olivera.

El último encuentro de egresados de la Facultad de este año fue una oportunidad para debatir sobre las necesidades, falencias y propósitos que ese renglón económico esencial presenta.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Sede Palmira, líder en formación de agrónomos en el país.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
27 de Noviembre del 2012
Esta sede de la UN ha entregado desde 1934, un total de 6.505 profesionales que han fortalecido subsectores como frutas, hortalizas, medicinales, suelos y agricultura campesina.
Tradicionalmente, cada 24 de noviembre se celebra el día del ingeniero agrónomo en Colombia. Precisamente, la formación de estos profesionales, encargados de garantizar la seguridad alimentaria a los cerca de 45 millones de habitantes del país, ha estado a cargo, en gran parte, de la Universidad Nacional de Colombia, que cuenta con tres de los programas académicos más antiguos de todo el territorio nacional.
La Sede Palmira, que inició su funcionamiento con la Escuela Superior de Agricultura Tropical en 1934, fue pionera en la oferta del programa de Ingeniería Agronómica en el suroccidente colombiano, brindándole a esta región sus primeros profesionales en el año de 1940.
Desde allí, un trabajo constante e incansable realizado por docentes e investigadores altamente capacitados, le ha permitido entregar al país un total de 6.505 profesionales, cuya característica fundamental ha sido el diálogo de saberes con campesinos y agricultores.
Según el profesor Héctor Fabio Ramos, secretario académico de la Facultad de Ciencias Agropecuarias en la UN en Palmira, “los ingenieros agrónomos somos los profesionales que mancomunadamente con los agricultores, a través de un diálogo de conocimientos, propendemos porque haya una seguridad alimentaria en las ciudades; si no fuese por este trabajo, prácticamente tendríamos que importar los alimentos que consumimos en nuestros hogares”.
Es por ello, que a lo largo de esta trayectoria académica, la sede ha logrado hacer aportes significativos en lo relacionado con mejoramiento genético de hortalizas, estudio de frutales tropicales, plantas medicinales y en temas de seguridad alimentaria con el apoyo de los campesinos.
“Las fortalezas de nuestra experiencia de casi 80 años de funcionamiento como carrera, se han visto reflejados en investigaciones en zapallo, cilantro, habichuela, tomate y pimentón; así como trabajos importantes en frutas como cítricos, mora, aguacate, pitahaya, entre otros. En cuanto a seguridad alimentaria se trabajan fuertemente las huertas comunitarias, incluyendo la agricultura en materas, patios e inclusive en techos, que tienen mucha acogida en Europa”, dice el profesor Ramos.
Por su parte, la profesora Nora Cristina Mesa, decana de la Facultad en Ciencias Agropecuarias, manifiesta: “nuestros ingenieros agrónomos están altamente formados para entender e interpretar los complejos sistemas de producción agrícola del trópico. También para analizar, divulgar, reflexionar y aplicar los conocimientos técnicos, humanísticos, científicos y administrativos, así como para contribuir a la solución de la problemática de la producción agrícola nacional”.
Entre las fortalezas más destacadas del programa, según la decana, se resalta la alta preparación del talento humano, pues más del 90% corresponde a docentes de planta de tiempo completo y dedicación exclusiva, y el 85% de los docentes tienen formación posgradual.
Con el objetivo de celebrar su día nacional, la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la sede realizará un evento en donde se mostrarán dos casos exitosos de egresados de la UN en Palmira y se reconocerá la labor de los ingenieros agrónomos en el país.
“Vamos a realizar un evento en donde se muestre el compromiso y el reto que tenemos los agrónomos para el desarrollo de país, haciendo un reconocimiento a Gustavo Cataño Junior, un joven egresado empresario que ha logrado posicionar muy bien su empresa, y al doctor Álvaro Amaya, director de Cenicaña, quien quiere compartir su experiencia profesional con nosotros”, sostiene el profesor Ramos.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
Investigaciones en mejoramiento genético de hortalizas es uno de los avances del programa.

Investigaciones en mejoramiento genético de hortalizas es uno de los avances del programa.

27 de Noviembre del 2012

Esta sede de la UN ha entregado desde 1934, un total de 6.505 profesionales que han fortalecido subsectores como frutas, hortalizas, medicinales, suelos y agricultura campesina.

Tradicionalmente, cada 24 de noviembre se celebra el día del ingeniero agrónomo en Colombia. Precisamente, la formación de estos profesionales, encargados de garantizar la seguridad alimentaria a los cerca de 45 millones de habitantes del país, ha estado a cargo, en gran parte, de la Universidad Nacional de Colombia, que cuenta con tres de los programas académicos más antiguos de todo el territorio nacional.

La Sede Palmira, que inició su funcionamiento con la Escuela Superior de Agricultura Tropical en 1934, fue pionera en la oferta del programa de Ingeniería Agronómica en el suroccidente colombiano, brindándole a esta región sus primeros profesionales en el año de 1940.

Desde allí, un trabajo constante e incansable realizado por docentes e investigadores altamente capacitados, le ha permitido entregar al país un total de 6.505 profesionales, cuya característica fundamental ha sido el diálogo de saberes con campesinos y agricultores.

Según el profesor Héctor Fabio Ramos, secretario académico de la Facultad de Ciencias Agropecuarias en la UN en Palmira, “los ingenieros agrónomos somos los profesionales que mancomunadamente con los agricultores, a través de un diálogo de conocimientos, propendemos porque haya una seguridad alimentaria en las ciudades; si no fuese por este trabajo, prácticamente tendríamos que importar los alimentos que consumimos en nuestros hogares”.

Es por ello, que a lo largo de esta trayectoria académica, la sede ha logrado hacer aportes significativos en lo relacionado con mejoramiento genético de hortalizas, estudio de frutales tropicales, plantas medicinales y en temas de seguridad alimentaria con el apoyo de los campesinos.

“Las fortalezas de nuestra experiencia de casi 80 años de funcionamiento como carrera, se han visto reflejados en investigaciones en zapallo, cilantro, habichuela, tomate y pimentón; así como trabajos importantes en frutas como cítricos, mora, aguacate, pitahaya, entre otros. En cuanto a seguridad alimentaria se trabajan fuertemente las huertas comunitarias, incluyendo la agricultura en materas, patios e inclusive en techos, que tienen mucha acogida en Europa”, dice el profesor Ramos.

Por su parte, la profesora Nora Cristina Mesa, decana de la Facultad en Ciencias Agropecuarias, manifiesta: “nuestros ingenieros agrónomos están altamente formados para entender e interpretar los complejos sistemas de producción agrícola del trópico. También para analizar, divulgar, reflexionar y aplicar los conocimientos técnicos, humanísticos, científicos y administrativos, así como para contribuir a la solución de la problemática de la producción agrícola nacional”.

Entre las fortalezas más destacadas del programa, según la decana, se resalta la alta preparación del talento humano, pues más del 90% corresponde a docentes de planta de tiempo completo y dedicación exclusiva, y el 85% de los docentes tienen formación posgradual.

Con el objetivo de celebrar su día nacional, la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la sede realizará un evento en donde se mostrarán dos casos exitosos de egresados de la UN en Palmira y se reconocerá la labor de los ingenieros agrónomos en el país.

“Vamos a realizar un evento en donde se muestre el compromiso y el reto que tenemos los agrónomos para el desarrollo de país, haciendo un reconocimiento a Gustavo Cataño Junior, un joven egresado empresario que ha logrado posicionar muy bien su empresa, y al doctor Álvaro Amaya, director de Cenicaña, quien quiere compartir su experiencia profesional con nosotros”, sostiene el profesor Ramos.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Violencia y memoria en la lente de Jesús Abad Colorado.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

"Aprendí a hablar con imágenes, es la forma en la que escribo este país”, esa frase de Jesús Abad Colorado resume, en cierta forma, la conferencia que dictó en la Universidad Nacional.
“Aprendí a hablar con imágenes, es la forma en la que escribo este país”, esa frase de Jesús Abad Colorado resume, en cierta forma, la conferencia que dictó en la Universidad Nacional.

5 de Noviembre del 2012

“Aprendí a hablar con imágenes, es la forma en la que escribo este país”, esa frase de Jesús Abad Colorado resume, en cierta forma, la conferencia que dictó en la Universidad Nacional.

Abad Colorado, actualmente reportero gráfico independiente, es considerado uno de los principales conocedores del conflicto armado en Colombia. Durante su conferencia “La fotografía, memoria en un país de conflictos y resistencias”, dirigida a los estudiantes de la especialización de fotografía, mostró imágenes de las masacres que ha cubierto en Colombia. No habló de técnicas fotográficas, si no de la manera humilde y respetuosa en la que se ha dedicado a acompañar y a “documentar”, como el mismo lo llama, a las víctimas del conflicto armado en el país.

Se considera bueno para caminar y se ha dedicado a hacerlo al lado de las víctimas. Recorridos en los que escucha sus tragedias y busca imágenes que contextualicen las historias. Se sabe de memoria los nombres de las personas a las que ha fotografiado.

“Trabajar en medio del conflicto es muy difícil, uno no sale nunca de una universidad preparado para eso, además este país se ha ensañado con la gente más humilde, con los más desprotegidos, con los campesinos”.

“He documentado tantas tragedias que no podría decir si es más fuerte la de Bojayá, porque cae una pipeta y mueren 80 personas dentro de una iglesia,  o la de Machuca donde también mueren 80 personas por la explosión de un oleoducto dinamitado por el ELN. Hace poco estuve documentando la muerte del líder indígena Lisandro Tenorio en el Cauca y  no saben lo que le duele a uno la muerte de un líder, de un sabio, y lo que eso significa para una comunidad”.

Abad Colorado, también ha trabajado sobre educación, salud,  comunidades indígenas y con campesinos dedicados al cultivo de diversos productos agrícolas. “Lo que pasa es que no es lo mismo, en un país como el nuestro, documentar Bojayá, las bellezas del Orinoco o del Amazonas, todo tiene su dimensión porque al otro lado está en juego la vida. Uno tiene ojos para la vida, y en medio de este trabajo le toca a uno ponerse del lado de los que han estado perdiendo, los que pierden el territorio, de las mujeres que sobreviven y que resisten, y eso es un poco el proceso que yo trato de llevar a cabo”, explica.

En la conferencia mostró su trabajo gráfico sobre la resistencia de las poblaciones afectadas por la guerra, imágenes que muestran cómo las  comunidades sobreviven y luchan contra esas adversidades, pero también fotos de los combatientes.

“Hay fotos, en medio de las comunidades afectadas por la guerra, que le hablan a uno de la dignidad y la belleza de Colombia”.

“No mido los hechos por el número de muertos, si no por lo que eso significa para el colectivo. Este país ha sido muy sordo y ciego frente a lo que ha pasado al otro lado del muro, y el otro lado del muro puede estar en la periferia de Bogotá”.

Abad Colorado reconoció que en el periodismo, en general, hay irresponsabilidad e irrespeto con la gente. “Creo que el ánimo de estar haciendo chivas y de buscar el ángulo más espectacular lleva a perder un poco la dimensión humana y la ética, la capacidad de ponernos en los zapatos del otro para respetar sus derechos y su intimidad”.

“Uno primero tiene que ser buena persona, pero aquí en los medios a veces a los periodistas se les premia no solo por su osadía, si no por lograr lo más espectacular y yo siempre trato de decir que hay que hacer lo más digno, lo más respetuoso”.

“A veces a la gente le pesan demasiado los títulos y creo que tenemos que aprender a mirar de una forma muy horizontal a la gente. En este país a veces el periodista mira con demasiada soberbia a la gente humilde y es  arrodillado con el poder, y nada mejor que periodistas que cuenten la historia de su país y que miren con mucha más dignidad a la gente que lo merece”, concluyó Abad Colorado.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

Agricultura de precisión, para hacer más competitivo el campo.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

El país asume el reto de ser más productivo y eficiente con miras a los tratados de libre comercio.
El país asume el reto de ser más productivo y eficiente con miras a los tratados de libre comercio.

31 de Octubre del 2012

El país requiere impulsar la tecnificación de su producción agrícola para potenciar el sector. Así lo argumentó Jorge Burgos, ingeniero agrícola y coordinador de operaciones de Gecolsa S.A.

“La agricultura de precisión es una herramienta tecnológica que se utiliza para bajar costos de producción y aumentar la eficiencia, con el fin de hacer más sostenibles las labores agrícolas”, argumentó.

Dicha alternativa es la unión de diferentes sistemas tecnológicos, como controladores, sensores y otros. “Estos elementos ya estaban desarrollados hace muchos años, pero con los sistemas satelitales (GPS) se pudo hacer maquinaria con capacidad de orientarse por sí sola en el campo”.

Precisamente, una de las bondades de este mecanismo es la reducción en el uso de combustible para la operación agrícola. “En evaluaciones realizadas en el país, hemos encontrado que hay disminuciones de hasta un 6,75% en consumo de combustible. En 5 mil hectáreas que antes eran preparadas de forma tradicional y, posteriormente, con un sistema de guía automático, el ahorro fue de 112 millones de pesos”, señaló el funcionario.

Para el experto, esta es la apuesta a la que se deben sumar los diferentes actores de la cadena agrícola, si se tiene como principal propósito la competitividad, justamente ahora que el país asume el reto de ser más productivo y eficiente con miras a los Tratados de Libre Comercio.

En ese sentido, aunque esta opción se aplica con éxito en diferentes países del mundo, Colombia aún está relegada en la implementación de instrumentos más innovadores. Por eso, la academia debe articularse con la industria para fortalecer el desarrollo de investigaciones que contribuyan al desarrollo de más y mejor tecnología.

“De la unión entre la empresa y la universidad deben salir los profesionales que estén al tanto de los últimos avances tecnológicos, por lo cual debe potenciarse está relación. Nosotros como empresa privada hemos buscado acercarnos a entidades como la Universidad Nacional y el Sena para socializar experiencias y desarrollos en agricultura de precisión”, explicó Burgos.

Según el funcionario, aunque en el país no se hacen desarrollos propios de maquinaria agrícola, los estudiantes e investigadores de las universidades podrían apoyar al sector mediante la evaluación de las características de estos nuevos equipos, puesto que año tras año se crean sistemas de mecanización que buscan hacer más rentables las operaciones en el campo.

Jorge Burgos fue invitado por el Laboratorio de Mecanización Agrícola y el Semillero de Investigación de Ingeniería Agrícola de la Facultad de Ciencias Agrarias, con el fin de compartir con la comunidad académica, los avances en agricultura de precisión en el país.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html

En Colombia hay 564 mil empleados temporales.

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
23 de Octubre del 2012
Experto entregó cifras sobre las características laborales de las empresas de servicios temporales (EST) del país e instó a las autoridades a vigilar de cerca las actividades de estas organizaciones.
Los datos fueron entregados durante el I Seminario de Aula en Seguridad Industrial y Salud Ocupacional que se realizó con el apoyo de la Universidad Nacional de Colombia.
Durante el evento, Luis Carlos Ramírez, uno de los expositores del evento, dijo que en Colombia, “a 31 de diciembre de 2011, 564.580 trabajadores fueron vinculados al sector laboral a través de las EST”. Estos empleados celebraron cerca de 1.462.586 contratos laborales para un promedio de 2,5 contratos por trabajador en el país.
“Estos números indican la utilización que los empresarios de diferentes sectores económicos están dando a la temporalidad, además de la consolidación de las EST”, afirmó el experto.
La actividad económica que registra más contratos por EST es el sector de la industria manufacturera, seguido por el comercio al por mayor y detal, los establecimientos financieros, seguros e inmobiliaria, los servicios personales y comunales, y la construcción, según datos estadísticos del sector temporal en Colombia a 2011.
Dicho sector mueve alrededor de 4,06 billones de pesos en ingresos salariales al año; cantidad que se incrementa a 4,96 billones de pesos con el pago de prestaciones económicas.
Para Ramírez, los números lo dicen todo. Por eso cree necesaria la intervención a las EST y a los contratos que cientos de colombianos firman a diario con la ilusión de conseguir un empleo.
“Hay que proteger a nuestra población, revisar el alcance legal y las responsabilidades, tanto de las EST como de las empresas usuarias del servicio, ejercer una vigilancia constante y realizar acciones preventivas y correctivas ante las posibles anomalías que puedan presentarse y que pongan en riesgo la seguridad y el bienestar de los empleados temporales”, puntualizó.
Con este lema se desarrolló el I Seminario de Aula en Seguridad Industrial y Salud Ocupacional, un evento que convocó a más de 150 personas en torno a temas como seguridad eléctrica,  uso de elementos de protección personal e impacto laboral del sector temporal, entre otros.
Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html
En 2011, 564.580 trabajadores fueron vinculados al sector laboral a través de las EST.

En 2011, 564.580 trabajadores fueron vinculados al sector laboral a través de las EST.

23 de Octubre del 2012

Experto entregó cifras sobre las características laborales de las empresas de servicios temporales (EST) del país e instó a las autoridades a vigilar de cerca las actividades de estas organizaciones.

Los datos fueron entregados durante el I Seminario de Aula en Seguridad Industrial y Salud Ocupacional que se realizó con el apoyo de la Universidad Nacional de Colombia.

Durante el evento, Luis Carlos Ramírez, uno de los expositores del evento, dijo que en Colombia, “a 31 de diciembre de 2011, 564.580 trabajadores fueron vinculados al sector laboral a través de las EST”. Estos empleados celebraron cerca de 1.462.586 contratos laborales para un promedio de 2,5 contratos por trabajador en el país.

“Estos números indican la utilización que los empresarios de diferentes sectores económicos están dando a la temporalidad, además de la consolidación de las EST”, afirmó el experto.

La actividad económica que registra más contratos por EST es el sector de la industria manufacturera, seguido por el comercio al por mayor y detal, los establecimientos financieros, seguros e inmobiliaria, los servicios personales y comunales, y la construcción, según datos estadísticos del sector temporal en Colombia a 2011.

Dicho sector mueve alrededor de 4,06 billones de pesos en ingresos salariales al año; cantidad que se incrementa a 4,96 billones de pesos con el pago de prestaciones económicas.

Para Ramírez, los números lo dicen todo. Por eso cree necesaria la intervención a las EST y a los contratos que cientos de colombianos firman a diario con la ilusión de conseguir un empleo.

“Hay que proteger a nuestra población, revisar el alcance legal y las responsabilidades, tanto de las EST como de las empresas usuarias del servicio, ejercer una vigilancia constante y realizar acciones preventivas y correctivas ante las posibles anomalías que puedan presentarse y que pongan en riesgo la seguridad y el bienestar de los empleados temporales”, puntualizó.

Con este lema se desarrolló el I Seminario de Aula en Seguridad Industrial y Salud Ocupacional, un evento que convocó a más de 150 personas en torno a temas como seguridad eléctrica,  uso de elementos de protección personal e impacto laboral del sector temporal, entre otros.

Créditos:http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/inicio.html