Tag Archives: ecosistema

Proponen modelo para el manejo del buchón de agua

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

10 de septiembre del 2011

El buchón de agua es una planta acuática flotante, cuya flor de color lila nace desde el eje central de la planta.
El buchón de agua es una planta acuática flotante, cuya flor de color lila nace desde el eje central de la planta.

Medellín,  – Agencia de Noticias UN – El buchón de agua es una planta acuática flotante, con amplios espacios de aire, hojas grandes, tallos abultados y cuya flor de color lila nace desde el eje central de la planta.

Está distribuida a nivel de trópico y subtrópico en cualquier sistema hídrico y un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la UN en Medellín busca desarrollar un modelo para su manejo integral.

Este proyecto, realizado en convenio con Empresas Públicas de Medellín, tiene como finalidad brindar herramientas para el manejo adecuado del buchón de agua del ecosistema del embalse Porce II (Antioquia), con el fin de conocerla, aprovecharla y mantener poblaciones que puedan ser reguladas.

De acuerdo con Ana María Soto Garcés, estudiante de la Maestría en Bosques y Conservación Ambiental, uno de los trabajos pretende estudiar la fisiología de la planta a nivel individual, observar cómo crece, cómo es la acumulación de biomasa y la variación atmosférica en relación con la vida de las plantas. Con esto, generar un modelo de crecimiento y desarrollo del buchón de agua.

“Otra de las iniciativas enmarcadas en este proyecto es generar un modelo de crecimiento poblacional de la especie para establecer como interactúa una población de plantas con el entorno. Esto se hará con el software Evolución, que permite modelar en el tiempo cómo sería el comportamiento de las poblaciones”, explicó Soto Garcés.

En la actualidad, en el embalse de Porce II se viene manejando el buchón de agua con maquinaria pesada, mediante extracciones mecánicas. Sin embargo, esta planta considerada como maleza acuática tiene propiedades en la limpieza y purificación de las aguas.

El proyecto también tiene el propósito de estudiar cómo es la extracción de los iones de la planta para que al utilizar el modelo se pueda conocer cuáles son las épocas de cosecha oportuna para maximizar la extracción de metales pesados del embalse y para controlar y mantener reguladas las poblaciones.

Hasta ahora se ha logrado consolidar una construcción teórica con base en referentes de la literatura e instalar una unidad experimental en el municipio de Barbosa (Antioquia).

“Se trata de un Acuatrón, que es una estructura en forma de domo con varios tanques en los que se establecen las unidades experimentales. También una estación meteorológica para muestrear los cambios de temperatura, de humedad y radiación solar”, precisó la investigadora.

Posteriormente, los investigadores realizarán la validación del trabajo experimental en el ecosistema del embalse Porce II.

Este proyecto es dirigido por el profesor Rodrigo Hoyos y en él participan dos estudiantes de maestría, dos de pregrado y un técnico.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

En el mundo hay siete millones de especies por descubrir

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

9 de septiembre del 2011

Según Camilo Mora, en el mundo hay 8,7 millones de especies de animales, plantas, algas, hongos, protozoarios y bacterias.
Según Camilo Mora, en el mundo hay 8,7 millones de especies de animales, plantas, algas, hongos, protozoarios y bacterias.

Palmira, – Agencia de Noticias UN – Así lo afirmó Camilo Mora en su visita a la UN, quien recientemente calculara el total de especies en el planeta. Dijo que la sobrepoblación está acabando con la biodiversidad. Este egresado de la Universidad del Valle y profesor de Biología de la Universidad de Hawai, con solo 35 años de edad, ha publicado más de 30 artículos científicos en prestigiosos medios como Nature y PLOS Biology. En su visita a la Sede Palmira de la UN, como parte de la celebración de los diez años de la Facultad de Ingeniería y Administración, este experto habló sobre su más reciente trabajo investigativo, que logró calcular el número exacto de especies en el planeta Tierra, concluyendo que existen 8,7 millones de animales, plantas, algas, hongos, protozoarios y bacterias. Para algunos científicos es imposible hacer tal predicción, pero para este biólogo la cifra es el resultado de un arduo trabajo que aplica modelos matemáticos y físicos sobre una información de base. “Hay muchas críticas frente a esta investigación, pero por ejemplo si usted agarra un vaso con agua y a una altura determinada lo deja caer; ya se sabe qué va a pasar. Si tiene conocimientos en física, puede predecir el tiempo que tardará en estrellarse contra el piso; esta es solo una ilustración para responder que con un estudio matemático y físico sí se pueden hacer estas predicciones”, afirma Mora. Para el investigador, esta cifra pone de manifiesto el conocimiento de las especies descritas y de las que faltan por descubrir, pues en los 250 años que llevan los taxónomos clasificándolas, solo se ha descubierto el 14% del total y el 9% de las marinas. Sin embargo, lo más preocupante para este experto es no alcanzar a conocer esas siete millones de especies que no han sido relacionadas hasta el momento y que tal vez ya se han extinguido por cuenta del cambio climático, sin percatarse de sus aportes a la biodiversidad. “Tenemos un ecosistema que nos provee muchos servicios pero solo conocemos un millón de especies; existe el riesgo de que si una de esas piezas se pierde, el ecosistema entero pueda colapsar”, dice Mora. El docente indica que ya se sobrepasó la capacidad de carga productiva del planeta Tierra, pues este año se llegó a los siete millones de personas en el mundo y se está consumiendo más de lo que el planeta puede producir, ocasionado pérdida de la biodiversidad. “Nosotros calculamos que al 2050 necesitaríamos 27 planetas Tierra para pagar el consumo ecológico de la población humana, pero para ese entonces algo tiene que pasar, debe haber un compromiso de las naciones para bajar la tasa de reproducción de la humanidad”, concluye Mora.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Necesarias estrategias para la conservación del ecosistema

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Viernes 8 de abril de 2011

La mayoría de las comunidades y municipios en el país deben establecer programas de manejo para mantener, decrecer o aumentar determinadas especies para la conservación del equilibrio biológico, afirmó el doctor Jorge Ignacio Servín Martínez, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, Campus Xochimilco.

Al hablar acerca del “Dilema entre la conservación biológica y el manejo de Fauna Silvestre”, durante el Sexto Simposio sobre Fauna Cinegética en México, que realiza la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la BUAP, señaló que el reto para académicos e investigadores es crear “estrategias de acuerdo al espacio geográfico de una región”, para cuantificar e identificar las especies.

Por ejemplo, “las plagas de roedores deben decrecer porque causan daño directo a las actividades agropecuarias, así como las palomas domésticas, que en las ciudades originan un deterioro al patrimonio cultural”.

En cambio, las especies que deben aumentar son las que están en peligro de extinción, tal es el caso del lobo mexicano, que se está extinguiendo por la falta de una regulación y la indiscriminada caza que evita su reproducción natural.

En cuanto a la flora, Servín Martínez indicó que el país resalta por el rescate de desiertos y selvas, pero no de los bosques templados, mismos que se explotan sin control.

Ante este panorama, “los legisladores deben recibir propuestas por parte de comunidades rurales, que se incorporen al esquema de políticas públicas para la conservación del medio ambiente”.

Por otra parte, el académico expuso que el siglo XX se caracterizó por una constante degradación de los recursos naturales, una ausencia de legislación ambiental y políticas públicas en beneficio de la conservación biológica y de recursos naturales.

Ante estudiantes y docentes de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, el investigador concluyó que el papel del académico y del manejador, “es asesorar a las comunidades rurales para un uso sustentable de los recursos naturales”.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx