Category Archives: Arquitectura y Construcción

Exponen con matemáticas y cómputo la tesis de un sistema de cogobierno en Teotihuacan

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

teoticuacan

06 de noviembre de  2014

Con un modelo matemático y computacional, Tom Froese y Carlos Gershenson, académicos del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS) de la UNAM, expusieron desde las ciencias exactas la tesis de Linda Manzanilla Naim, del Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA), quien planteó que en Teotihuacan pudo haber existido un sistema de gobierno compartido por cuatro líderes de diferentes grupos locales.

Especialista en esa civilización mesoamericana, Manzanilla afirmó que en un inicio su planteamiento no fue bien aceptado por la comunidad académica, pero actualmente comienza a tomarse en cuenta. “En Teotihuacan no se ha encontrado evidencia de la presencia de un solo gobernante ni de golpes de Estado, que serían comunes al ejercer una sola persona el poder”, destacó la arqueóloga.

En esa urbe multiétnica, dividida en barrios con élites intermedias y una clase media competitiva y dinámica, sobresalieron cuatro grupos identificados por sus propios símbolos: serpiente, coyote, ave de rapiña y felino (a veces representado por el tocado de tres borlas); cada uno aportó un líder para el cogobierno, señaló.

Interesado por este planteamiento, Froese, experto en cibernética que conoció Teotihuacan como turista, se adentró en las investigaciones de Manzanilla hasta que logró conocerla y convencerla de expresar su tesis en una plataforma novedosa, en la que las matemáticas sintetizan los elementos más relevantes de la arqueología en busca de sus propios resultados.

Sociedad corporativa y multiétnica

En tanto, Manzanilla indicó que antes de su planteamiento historiadores del arte como Esther Pasztory y Zoltán Paulinyi destacaron que esa ciudad prehispánica fue distinta en su conformación a las sociedades mayas, pues mientras las del sur tuvieron una estructura social piramidal, donde el gobernante estaba a la cabeza y era una deidad, en la urbe del centro del país predominó una sociedad corporativa y multiétnica, construida por varias pirámides sociales pequeñas, regidas por oficio, jerarquía y etnicidad.

Se dividió en cuatro partes. “Supuse que había un sistema de cogobierno de cuatro señores, provenientes de cada sector de la urbe, que participaban juntos en el gobierno. Ésa es mi tesis”, señaló Manzanilla, quien destacó que en excavaciones de Sigvald Linné se encontró una vasija de cuatro individuos que hacen rituales de siembra, cada uno con emblemas distintos.

Sistemas distributivos

En el IIMAS, Froese se dedica a investigar los sistemas distributivos y auto organizados que se presentan lo mismo en el cerebro que entre dos personas que interactúan y comparten una experiencia, e incluso, como muestra la investigación de Gershenson, entre grupos de semáforos que pueden reprogramarse para funcionar con más eficiencia.

En su modelo, convirtió la estructura política de Teotihuacan en una red booleana de 66 nodos, en donde cada uno de éstos hipotéticamente representa a una de tres élites intermedias de los 22 ‘complejos de tres templos’, que probablemente eran los centros de los primeros barrios de la antigua urbe.

“El modelo demuestra que un cogobierno distribuido –formado por 66 individuos egoístas del mismo nivel social, divididos en 22 barrios y en cuatro distritos– podría haber exhibido una autogestión óptima, incluso en ausencia de un control centralizado por gobernantes poderosos o un extenso aparato burocrático”, indicó Froese.

Rituales, cohesión colectiva

En el modelo matemático se encontró que los rituales de la comunidad tuvieron una labor importante para crear cohesión colectiva entre los cuatro distritos y, sobre todo, en sus comunidades.

“El ritual favorece lo óptimo en la colectividad y dentro de ese proceso el comportamiento y el aprendizaje se auto optimiza colectivamente”, destacó.

Una sorpresa de esta singular investigación multidisciplinaria fue que las herramientas matemáticas fundaron formalmente la tesis del cogobierno planteado desde la arqueología y significaron el desarrollo del primer modelo matemático de la coalición política de Teotihuacan, la primera civilización urbana de Mesoamérica.

Créditos: dgcs/UNAM/642/14

Lunambotics prepara vehículo de exploración planetaria para competir en justa de la NASA

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

equipo

28 de octubre de 2014

Los integrantes del equipo Lunambotics —de las facultades de Ingeniería (FI) y de Contaduría y Administración (FCA) de la UNAM—, tienen una tarea compleja: diseñar una máquina autónoma de exploración capaz de reemplazar al Curiosity en su recorrido por la superficie marciana.

Su propuesta competirá en el Sample Return Robot Challenge, una justa de prototipos organizada por la National Aeronautics and Space Administration (NASA), a realizarse del 8 al 13 de junio de 2015 en Worcester, Massachusetts, Estados Unidos.

El desarrollo ganador debe tener las características requeridas para un eventual viaje al planeta rojo (a realizarse entre 2025 y 2030), es decir, autonomía total, construcción económica y estructura ligera.

En atención a estos parámetros, el vehículo se encuentra equipado con brazos de fibra de carbono, uniones de aluminio, dos baterías de polímero de litio y seis motores (uno por rueda). Además, sus dimensiones son 1.38 por 1.40 metros y pesa 62 kilogramos (las reglas no permiten sobrepasar los 80).

Este último aspecto es relevante porque cada gramo extra lanzado al espacio tiene un costo de miles de dólares; además, en estas labores se requieren estructuras ligeras y robustas al mismo tiempo.

Para explorar la superficie irregular del planeta rojo, el robot unamita dispone de seis llantas de neopreno de baja densidad (remachadas por fuera), así como de fibra de carbono en brazos de suspensión y aluminio 7075 en chasis, uniones y rines. Además, tolera temperaturas que van de menos 20 hasta 40 grados centígrados (las variaciones en Marte son más extremas).

Justas preparatorias

El equipo Lunambotics, del Centro de Ingeniería Avanzada (CIA) de la FI, recién compitió en Worcester contra 16 equipos de India, Corea del Sur, Estonia y Estados Unidos, entre otros.

Con excepción de Luis Ángel Hernández González, inscrito en Administración de Empresas, los integrantes de la escuadra estudian ingeniería en distintas disciplinas, como Jorge Isaac Cordero Enríquez, Juan Pablo Arciga Cornejo, Carlos Alberto Pozos Villegas, Carlos Eduardo Ramírez Santiago y Daniel Agustín Monsalvo Meraz (Mecatrónica); Julio Alberto Bastida Bernal, José Ángel López Mondragón y Sebastián Torres Camarillo (en Computación); Luis Ramón Hernández Torres (Eléctrica-Electrónica), y Víctor Vigueras Díaz (Civil).

El logotipo es de creación estudiantil y surgió —al igual que el nombre del equipo— de la yuxtaposición de tres conceptos: la Luna, la UNAM y la robótica.

En el año 2013 participaron en la Robotics Mining Competition, donde obtuvieron una mención en Diseño e Innovación Tecnológica. En 2014 dieron el salto a la máxima categoría: Exploración Planetaria (en el Sample Return Robot Challenge), en la que ganaron Mejor Diseño de Prototipos.

Listos para viajar a Marte

“Desarrollamos una suspensión rocker-bogie, es decir, un sistema de seis llantas que mediante un diferencial puede levantar una de sus ruedas delanteras sin desnivelarse. Así, su centro de gravedad se mantiene bajo y el robot no sufre volcaduras”, comentó Cordero Enríquez, líder del proyecto.

Funciona con programación establecida, pero también con reacciones, algo poco común en robots, pues en su mayoría operan con software secuencial o de manera reactiva. Nuestra propuesta es híbrida, es decir, combina los mejores elementos de ambas estrategias, explicó.

Este artefacto autónomo desarrolla las tareas asignadas con sólo oprimir el botón de inicio. Los sectores integrados obtienen datos del ambiente, puntos de referencia transferibles al cartógrafo para crear mapas y moverse en el entorno; que realice tareas sin supervisión es esencial, porque cada mensaje enviado de la Tierra a Marte tarda entre 14 y 20 minutos en llegar.

El equipo universitario puede ser contactado como Lunambotics FI, en Facebook, y @lunambotics en Twitter.

Créditos: dgcs/UNAM/624/14

Dispersor de muestras de suelos en ruta de la innovación

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

suelo

24 de octubre de 2014

Palmira, oct. 24 de 2014 – Agencia de Noticias UN- Con este equipo se toman muestras indeformadas de suelo para análisis físico y mejoramiento de la calidad de las mismas con resultados más fiables.

A iniciativas como ésta, en el marco del mes de la innovación, se suman una serie de estrategias para combatir la podredumbre basal de frutas y el tratamiento contra la cetosis en bovinos.

Desde la Vicerrectoría de Investigación y Extensión de la U.N. se propuso congregar diferentes eventos a nivel nacional dentro de la Ruta de innovación. Una actividad que pretende fomentar la creación investigativa interactuando con los innovadores de todas las sedes.

Por ello, según el profesor Jhon Selvaraj, director de la Oficina de Investigación y Extensión de la Sede Palmira, se han planteado diferentes actividades que reconocen a los innovadores de la Universidad y exhiben a la comunidad en general los proyectos de mayor impacto a nivel de innovación de cada Sede.

En Palmira, los proyectos son presentados en el marco de la Feria “Agua y agricultura, la unión productiva” que organiza la Sociedad de Agricultores del Valle en el Centro de Eventos Valle del Pacífico hasta el 24 de octubre. Allí, ocho investigaciones innovadoras son expuestas a la comunidad de científicos y en general.

“Con el ánimo de impulsar nuestra labor hemos llevado los avances de la academia y la investigación en este tema al público de interés, por ello se aprovechará el espacio de encuentro para exponer las innovaciones que tiene la Sede en otras ramas del saber”, asegura el profesor Jhon Selvaraj.

Las investigaciones están planteadas en pro del mejoramiento productivo no solo del sector agropecuario del país, sino también a nivel industrial. Retos que enfrenta la Oficina de Investigación y Extensión en la Sede Palmira en cuanto a la visibilización de los resultados investigativos.

“A través de nuestros proyectos hemos logrado destacarnos a nivel nacional con la participación y convocatorias que ha apoyado la Investigación en la Sede. Por ejemplo, en la convocatoria de Extensión Solidaria logramos obtener el 60 % de los proyectos enviados, alcanzando el segundo puesto”, dice Lorena Villalobos de Investigación y Extensión.

Dentro de los proyectos de la Ruta de Innovación, la Sede tiene el FIA Innova que realizará el próximo 30 de octubre y a nivel nacional participará con seis proyectos en el reconocimiento al espíritu innovador que se realizará en Bogotá el próximo mes.

Las aportaciones de la ciencia, cruciales en acciones para aminorar el riesgo de desastres

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

riesgo

17 de octubre de 2014

Entre 1992 y 2012, más de cuatro mil millones de personas fueron afectadas por sismos, inundaciones y tormentas, entre otros fenómenos naturales; se reportaron pérdidas económicas directas superiores a los 100 mil millones de dólares por estas causas, además de 1.3 millones de decesos, refiere la Oficina para la Reducción del Riesgo de Desastres, de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en el informe presentado en 2013.

En este contexto, la comunidad científica es fundamental en el análisis y atención de la problemática y debe identificar las acciones necesarias para apoyar iniciativas que, en marzo próximo, definirán gobiernos y organismos en la Tercera Conferencia Mundial sobre la Reducción de Riesgo de Desastres.

En las tareas referidas, la Universidad Nacional deberá jugar un papel medular, sostuvo Irasema Alcántara Ayala, investigadora adscrita al Instituto de Geografía (IGg) de esta casa de estudios.

El objetivo de la reunión, a celebrarse en Sendai, Japón, es evaluar los avances y deficiencias en la materia, desde la puesta en marcha del Marco de Acción de Hyogo, aprobado y signado por 168 países miembros de la ONU, entre ellos, México, refirió.

La identificación de áreas prioritarias vinculadas con la reducción del riesgo, la construcción de la resiliencia y el desarrollo de la capacidad de recuperación, constituyen algunos de los elementos cruciales de discusión y consenso, planteó en ocasión del Día Internacional para la Reducción de Desastres, a celebrarse el 13 de octubre.

El concepto, explicó, implica la corresponsabilidad entre todos los actores de la sociedad a fin de disminuir el impacto de las amenazas asociadas con la ocurrencia de fenómenos naturales.

Por ello, es necesario atenuar el grado de exposición a las amenazas, atender la vulnerabilidad de la población, lograr la gestión sustentable del territorio y la preparación permanente de las comunidades.

Las tareas referidas deben fundamentarse en la ciencia y el desarrollo tecnológico, e incluir a la ética como eje cardinal, subrayó la también integrante del Comité Científico del Programa de Investigación Integrada de Riesgo de Desastres (IRDR) del Consejo Internacional para la Ciencia (ICSU).

Vulnerabilidad y riesgo

Alcántara Ayala puntualizó que es incuestionable que las naciones del mundo son vulnerables, en magnitudes distintas.

En Haití, un sismo registrado en enero de 2010, sin precedentes históricos recientes, causó más de 200 mil muertes por la alta fragilidad de la sociedad, la falta de capacidad científica y tecnológica, sumadas a la carencia de estrategias de prevención.

En contraste, el terremoto y tsunami de T?hoku, Japón, y la crisis de la planta nuclear de Fukushima en la nación asiática, en marzo de 2011, mostraron la necesidad de considerar escenarios multi amenaza y multi riesgo, aún en territorios donde la cultura de prevención de desastres es una prioridad gubernamental, destacó.

Este año, la conmemoración está centrada en los adultos mayores, a fin de sensibilizar a la sociedad sobre la necesidad de incluirlos en las estrategias y prácticas de reducción del riesgo, además de valorar y reconocer el papel que pueden desempeñar en la construcción de resiliencia debido a su experiencia y conocimientos.

Este grupo es altamente frágil al impacto de los desastres por bajos ingresos, pobre movilidad, visión deficiente, mala audición, falta de acceso a la información y a la tecnología, carencia de viviendas seguras y apoyo escaso de la comunidad, añadió.

Gobiernos y organismos se preparan para participar en la Conferencia Mundial sobre la Reducción de Riesgo de Desastres. La tarea de la comunidad científica será identificar cómo la ciencia y la tecnología pueden apuntalar la definición, ejecución y seguimiento del marco post-2015 sobre la reducción en el rubro referido, concluyó.

Créditos: dgcs/UNAM/592/14

COLOCAN PRIMERA PIEDRA DEL NUEVO EDIFICIO DEL SERVICIO SISMOLÓGICO NACIONAL

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

primerapiedra22 de septiembre de 2014

La edificación, que se localizará a un costado del IGf, en Ciudad Universitaria, se erigirá en alrededor de mil 400 metros cuadrados, en 1.5 niveles. Contará con un espacio dedicado a la sala de monitoreo sísmico, en cuyo interior se observarán mediciones telúricas en tiempo real. También, tendrá un salón para visitantes quienes observarán de qué manera operan las redes sismológicas.

De manera complementaria, albergará un laboratorio de instrumentación, una sala de sistemas y telecomunicaciones y un taller, elementos indispensables para el correcto funcionamiento del Servicio. En virtud de que el SSN opera las 24 horas de los 365 días del año, se acondicionarán servicios para el personal de guardia.

Asimismo, se contemplan los servicios técnicos y una serie de antenas para telecomunicaciones y enlaces satelitales. Se prevé que la obra sea inaugurada en el segundo semestre del próximo año.
Conjunto de buenas voluntades

En la ceremonia respectiva, el director del IGf, Arturo Iglesias Mendoza, dijo que se inicia el levantamiento de un nuevo edificio que alojará al SSN, el cual hace unos días –el 5 de septiembre– cumplió 104 años, y en 1929, junto con la autonomía, fue entregado a esta casa de estudios, donde ha crecido y se ha consolidado. “Nuestros antecesores y actuales compañeros han trabajado para su crecimiento”.

En la nueva construcción, explicó, habrá espacios necesarios para recibir visitantes pero, sobre todo, para desarrollar las actividades actuales y futuras del Servicio.

Desde el primer momento, expuso, la Dirección General de Obras y Conservación ha ayudado a verificar el cumplimiento de las normas ambientales, y “lo haremos sobradamente, con los requisitos de reforestación, conforme a las recomendaciones de la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel”.

El financiamiento, abundó, proviene de un conjunto de buenas voluntades: la administración central, la Coordinación de la Investigación Científica, la Secretaría de Gobernación, a través del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) y recursos extraordinarios del propio IGf.

En su oportunidad, Carlos Arámburo de la Hoz, coordinador de la Investigación Científica, recordó que hace 29 años en el país tuvimos una sacudida mayor, pero no sólo en la parte física, sino en la mentalidad, la cultura y la manera de cómo se debía afrontar la vulnerabilidad por fenómenos que ocurren en la naturaleza.

La UNAM tiene una serie de características que no comparte con la mayoría de las instituciones de educación superior del mundo: está a cargo de una serie de servicios que normalmente se otorgan a otras instancias.

“Este servicio o las grandes colecciones nacionales, en Estados Unidos, por ejemplo, no dependen de una universidad. Esta casa de estudios, con una visión amplia de su responsabilidad social, desde sus inicios y desde que acogió al SSN, ha cumplido con una función importante para la sociedad”.

En tanto, el secretario Administrativo, Leopoldo Silva, resaltó que “ya teníamos el apoyo del Cenapred, se tomó la determinación de llevar a cabo esta idea” y dotar al Sismológico Nacional de nuevas instalaciones.

En México, donde algunas regiones se ubican en zonas de alta sismicidad, de 1985 a la fecha hemos aprendido mucho en materia de protección civil, y en la Universidad hemos hecho esfuerzos para continuar el desarrollo de la ciencia nacional. “Eso es importante porque este edificio no sólo servirá para la detección de los movimientos telúricos, sino para el desarrollo de la ciencia en esta casa de estudios y en el país”, sostuvo.

Por su parte, Carlos Valdés, director del Cenapred, en representación de Luis Felipe Puente, coordinador Nacional de Protección Civil y ex jefe del SSN, expuso que el vínculo que ambas instancias tienen permitirá fortalecer el conocimiento y la mitigación del efecto de los fenómenos naturales.

Al acto asistieron Xyoli Pérez Campos, jefa del SSN, investigadores eméritos y ex directores del Instituto, ex jefes del Servicio, además de académicos y estudiantes.

Créditos: UNAM-DGCS-549-2014