Category Archives: salud

Los productos milagro, sin justificación en el mercado

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Rodolfo Rodríguez Carranza, en la Facultad de Medicina, donde ofreció una conferencia en el marco del ciclo Las Ciencias en la UNAM. Construir el futuro de México.
Rodolfo Rodríguez Carranza, en la Facultad de Medicina, donde ofreció una conferencia en el marco del ciclo Las Ciencias en la UNAM. Construir el futuro de México.

19 de enero de 2011

• Sólo producen daños graves a la población, aseguró Rodolfo Rodríguez Carranza, académico de la FM de la UNAM
• A la industria farmacéutica actual no interesan los tratamientos de enfermedades agudas, sino medicinas para padecimientos crónicos, cuyo uso sea de por vida, destacó Octavio Rivero Serrano, ex rector de esta casa de estudios

La presencia de los llamados productos milagro no tiene ninguna justificación en el mercado, y sólo producen daños graves a la población y a la medicina, tanto general como especializada, afirmó Rodolfo Rodríguez Carranza, jefe del Laboratorio de Desarrollo de Medicamentos del Departamento de Farmacología de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

Al ofrecer la conferencia magistral Prescripción basada en la evidencia y la presencia de los productos milagro, en el simposio Los retos de la Salud en México, dentro del ciclo Las Ciencias en la UNAM. Construir el futuro de México, refirió que los también llamados medicamentos de frontera han sido, en buena medida, un éxito porque su publicidad ofrece maravillas terapéuticas y está presente en los medios de comunicación a toda hora.

Sin embargo, no siguen el proceso de investigación que fundamente la eficacia y seguridad de los medicamentos regulados y patentados, indicó en el auditorio Raoul Fournier de la FM.

Se debe recordar que la práctica de la medicina y la prescripción deben estar basadas en la evidencia; los galenos deben favorecer el uso de tratamientos probados, y eliminar aquellos peligrosos, “y en este caso, los productos milagro”, dijo en el encuentro coordinado por Enrique Graue Wiechers, director de la FM, y al que asistió el coordinador de la Investigación Científica de esta casa de estudios, Carlos Arámburo de la Hoz.

Al participar en el panel de discusión, Octavio Rivero Serrano, ex rector de la UNAM, sostuvo que a la industria farmacéutica actual no interesan los tratamientos de padecimientos agudos, ni descubrir medicamentos nuevos para las llamadas patologías de la pobreza, sino “los fármacos para enfermedades crónicas, cuyo uso sea de por vida, como el destinado a bajar el colesterol, para la diabetes, o el hipertensivo”.

A su vez, Lucio Lastra Marín, comisionado de Operación Sanitaria de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), señaló que el alto precio en los medicamentos ha propiciado el surgimiento de los productos milagro. Pero también, en la Cofepris se ha detectado que la publicidad contiene diversas irregularidades, como la ausencia del permiso sanitario, la falta de señalamientos y contraindicaciones y son recomendados por médicos, que la mayoría de las veces, son charlatanes.

En su oportunidad, Carlos Aguilar Salinas, jefe del Departamento de Endocrinología del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, mencionó que en México hay más de 17 millones de personas con obesidad e hipertensión, y más de cuatro millones con diabetes, las cuales pueden carecer de un servicio de salud y, por lo mismo, son un blanco perfecto para los mercaderes de la salud, quienes les ofrecen soluciones mágicas a sus padecimientos.

Por su parte, Raúl Trejo Delarbre, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, aseguró que estos productos no son milagro, sino engañosos, fraudulentos y espurios que ocasionan daños y cuya dimensión aún no se conoce con certeza.
Créditos: UNAM-DGCS-039-2011/unam.mx

Advierte investigadora que programa contra comida chatarra en escuelas es limitado

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
La obesidad infantil es una epidemia que afecta a millones en todo el orbe
La obesidad infantil es una epidemia que afecta a millones en todo el orbe

19 de enero de 2011

*Necesario, el apoyo de nutriólogos para combatir el problema, afirma

*Es oportuno regular la publicidad de esos productos en televisión *Los esfuerzos por cambiar hábitos deben comenzar en los hogares

La doctora María del Consuelo Velázquez Alva, adscrita al Departamento de Atención a la Salud y a la carrera de Nutrición Humana de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco, consideró que será limitado el programa que restringe la venta de alimentos chatarra en las escuelas sin un programa integral de educación y orientación nutricional para combatir la obesidad infantil, además de que se requerirá de estudios de evaluación para medir su impacto.

El exceso de peso en los menores de edad, expuso, es un problema de salud pública grave tanto en el país como a escala global, representa una epidemia incontrolable que ha sorprendido a la sociedad y a la comunidad médica, porque los niños obesos no son casos aislados, sino la punta del iceberg que afecta a millones en todo el mundo.

Frenar su aumento para los próximos años conllevará un enorme desafío, porque los pequeños que ahora son obesos en pocos años constituirán una población de adultos jóvenes con la misma problemática, pero además con enfermedades asociadas y fallecerán más jóvenes que la generación de sus padres.

La especialista calificó de positivo la puesta en marcha de lineamientos para la venta de productos chatarra en escuelas de educación básica, porque “la obesidad en la infancia se ha asociado a la ingesta excesiva de energía; es decir, alimentos ricos en calorías, como las bebidas azucaradas, refrescos, panecillos, dulces y golosinas; algunos de ellos tienen un contenido elevado de grasas saturadas”.

Empero, en su consideración, disminuir el consumo en los centros escolares no será suficiente si no se toma en cuenta también la presencia de los vendedores afuera de los planteles y se considera el apoyo de nutriólogos, la Asociación Mexicana de Facultades y Escuelas de Nutrición, para hacerlo más viable.

Se trata de hábitos en la infancia que han generado una conducta alimentaria inadecuada. Por tanto, el programa de educación y alimentación deberá iniciar desde el hogar con los padres de familia. “Son muchos los actores que deberán intervenir para modificar los hábitos de alimentación de la población menor, como médicos, pediatras, nutriólogos, los medios masivos de comunicación y las autoridades escolares”, indicó.

Velázquez Alva, quien imparte Nutrición en los grupos mayores de 60 años y desarrolla el proyecto de investigación que aborda la prevalencia del sobrepeso y la obesidad asociada a factores de riesgo cardiometabólico en población estudiantil, expresó que sería oportuno regular la publicidad y difusión de los productos chatarra en televisión y que éstos contengan advertencias específicas, como se hace con otras mercancías.

Naciones como Noruega y Suecia “prohiben los comerciales de alimentos en horarios de programas infantiles que induzcan a su consumo, porque con los mensajes el niño se verá motivado a comer”.

También enfatizó que no se está incidiendo en la modificación del estilo de vida en relación con la actividad física y ejercicios de los niños, ya que “su nana es la pantalla chica”.

La investigadora apuntó que si bien será difícil prohibir la difusión de los alimentos no nutricionales ante los muchos intereses económicos de la industria de los alimentos, sí hay que regularlos.

“Se trata de negociar, los mensajes deben cambiar, porque a veces se distorsiona la información que se desea dar”, pues la mercadotecnia aprovecha adjetivos para exaltar atributos de los productos. En cambio, como refrigerio, los menores de edad deben comer frutas y verduras.

La profesora señaló que es preciso enseñar a los pequeños a comer productos totalmente naturales, no industrializados, como si fueran bocadillos. Deben colocarse a la vista, al alcance, e involucrarlos en la tarea de compra y preparación de los mismos.

Rechazó el mito referente a que las frutas y verduras son caras, “habría que ver el costo de una fruta de temporada y las ofertas de la semana comparado con los alimentos industrializados”.

Hay muchas razones por las cuales los expertos recomiendan que los padres y profesores eduquen a los niños en el consumo de frutas: ayudan a mantener su estado de hidratación, son fuentes casi exclusiva de vitamina c, de antioxidantes, ricas en fibra, no contienen grasa, se pueden disfrutar en cada época del año, ingerirse crudas o cocidas y combinar con todo tipo de alimentos. Pueden ser golosinas por su agradable sabor.

Comentó que en Estados Unidos sólo uno de cada cinco infantes consume las cinco raciones de frutas y vegetales que la Organización Mundial de la Salud recomienda al día.

Se ha visto que los niños disminuyen el consumo de leche, vegetales y cereales, y aumentan su ingesta energética a través de jugos de frutas azucaradas, alimentos ricos en grasas que provienen de quesos y botanas que exceden la recomendación para su consumo. También se ha incrementado el consumo de hidratos de carbono provenientes de cereales a través de pizzas, pastas, comida mexicana y refrescos.

La académica precisó que urge un programa que distinga áreas de influencia de los padres sobre los hábitos de alimentación de los niños.

“Uno tiene que responsabilizarse, la sociedad, los padres y el gobierno de la disponibilidad de acceso de los alimentos, de la estructura de la comida que se ofrece a los niños, de las prácticas de socialización con los alimentos y del estilo familiar relacionado con la alimentación”, agregó.

Sin olvidar informar y explicar a los niños el motivo por el cual se les aconseja dejar ese tipo de productos, argumentando los beneficios y la importancia de una alimentación sana.
Créditos: UAM/Dirección de Comunicación Social/uam.mx / Boletín 014/11

Universitarios dan a conocer estudio acerca del síndrome del jet lag

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Para evitar el síndrome jet lag, se recomienda usar antifaz para dormir durante el vuelo y, una vez que se haya llegado al destino final, hacer ejercicio como una forma de actividad para no sucumbir al sueño.
Para evitar el síndrome jet lag, se recomienda usar antifaz para dormir durante el vuelo y, una vez que se haya llegado al destino final, hacer ejercicio como una forma de actividad para no sucumbir al sueño.

19 de enero de 2011

• Es la descompensación de horarios tras emprender un largo viaje en avión a otro continente
• Es generado por una alteración entre el reloj biológico y el tiempo externo, en la que intervienen claves temporales medioambientales

Investigadores del Laboratorio de Cronobiología Clínica y Experimental de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, encabezados por Alberto Manuel Ángeles Castellanos, dieron a conocer un estudio acerca del jet lag, definido como un síndrome de descompensación de horarios.

Se trata de una alteración entre el reloj biológico y el tiempo externo, en la que intervienen claves temporales medioambientales. Los organismos vivos poseen un reloj endógeno que puede descompensarse. No obstante, estudios de laboratorio han llegado a precisar que no sólo es un reloj, sino también un sistema de medición temporal, conocido como sistema circadiano (del latín circa, “cerca”; y dies, “día”, ciclos de 24 horas).

De esta manera, al estar en condiciones constantes, por ejemplo, de oscuridad, el reloj genera un ritmo endógeno que mantiene al organismo sincronizado.

Haz retinohipotalámico

Al vivir en un ambiente cíclico generado por el movimiento de rotación de la Tierra, los organismos reciben una información alternante del ciclo luz-oscuridad, y estas fases de iluminación se convierten en señales temporales externas que el cerebro registra vía la retina, a través del llamado haz retinohipotalámico.

“Este haz lleva directamente la información luminosa y temporal al núcleo supraquiasmático, el reloj biológico; posteriormente, éste se sincroniza con el ciclo ambiental externo”, explicó Ángeles Castellanos.

Al enviar información temporal a otras áreas del cerebro, el núcleo dicta la temporalidad a los órganos vitales (corazón, pulmones, hígado, páncreas, corteza suprarrenal y estómago), conocidos también como osciladores periféricos. Así, cualquier cambio temporal se ve reflejado en ellos.

“Además, existen genes dentro de las neuronas del núcleo supraquiasmático y de los osciladores periféricos, llamados ‘genes reloj’, cuya síntesis es de 24 horas y no se puede acortar. En ellos, se origina el mecanismo molecular que tiene que acoplarse al nuevo ciclo al que el viajero acaba de llegar”, indicó el investigador.

Desincronización interna

Si se viaja en avión hacia el este, a Europa en nuestro caso, se “adelanta” el día (en ese continente amanece más temprano por la rotación de la Tierra); es decir, hay un avance en el tiempo externo pero no en el sistema circadiano, lo que genera la desincronización.

El organismo humano recibe, a través de los ojos, información de un tiempo que transcurre en el exterior, pero el reloj endógeno registra seis horas de atraso.

“Entonces, lo que hace la maquinaria de este reloj es modificar el tiempo para ajustarse a ese día tan corto, o a esa noche tan corta, según la hora en que se viaje. En ese momento aparece el desajuste entre el tiempo del ambiente externo y el reloj interno de los osciladores periféricos”, apuntó Ángeles Castellanos.

Una de las alteraciones más evidentes se presenta con el horario de los alimentos. Para muchas personas que no están acostumbradas a comer de noche, la digestión se complica porque las enzimas digestivas actúan en horarios distintos y no están acopladas a los tiempos de otro huso horario.

“Esta desincronización externa entre el ciclo luz-oscuridad y el reloj da como resultado, a su vez, una desincronización interna entre el reloj y los osciladores periféricos, que puede provocar algunos síntomas como taquicardia debido a la desrregulación del sistema cardiovascular y sanguíneo, a la densidad plaquetaria y al ritmo del cortisol y la adrenalina.

“También hay alteraciones digestivas, constipación, fatiga, insomnio, irritabilidad y confusión. Incluso, se habla de riesgo de cáncer mamario cuando se padece jet lag de manera crónica”, afirmó el investigador.

El alimento, esencial

Se presume que por cada hora de avance en los desfases de horarios es necesario un día para que se ajuste el organismo humano alterado.

“Se recomienda usar antifaz para dormir durante el vuelo y, una vez que se haya llegado al destino final, hacer ejercicio como una forma de actividad para no sucumbir al sueño. Debido a que los metabolitos hormonales que más se alteran son el cortisol y la melatonina, incluso se llegan a prescribir dosis de cinco miligramos de melatonina días antes de viajar, para evitar el jet lag”, dijo.

En el Laboratorio de Cronobiología Clínica y Experimental, los investigadores concluyeron que la pérdida de sincronización y, sobre todo, la pérdida de amplitud del ritmo de algunas variables metabólicas mejoran con el alimento.

“Para el caso específico del jet lag encontramos un uso terapéutico del alimento, al que llamamos cronoterapia alimenticia. Tras años de trabajo pudimos concluir que el alimento es clave para restablecer los ritmos después de un evento de jet lag, tan es así, que podemos recomendar el alimento más que ningún fármaco para evitar este trastorno”.

De acuerdo con el investigador, el alimento es una señal temporal importante. Si se restringe, las necesidades energéticas son tan apremiantes que rebasan otro tipo de señales como la de luz-oscuridad.

“Para el núcleo supraquiasmático y el hipotálamo, la glucosa es más importante que el ciclo luz-oscuridad. De este modo, la falta de alimento puede ser, en un momento dado, una señal definitiva”.

Un método práctico de combatir el jet lag es ayunar durante el vuelo y ajustar los tiempos de alimentación con los horarios del destino final.

“El alimento genera cantidad de señales que van al cerebro, desde glucosa hasta insulina, metabolitos energéticos y señales hormonales, y son mucho más poderosas para el cerebro que el ciclo luz-oscuridad. Ahí encontramos la resincronización después del proceso de jet lag”, aseguró.

Los universitarios han descrito también otros fenómenos de desincronización característicos de las grandes ciudades, sobre todo los causados por los trabajos nocturnos.

Por ejemplo, las privaciones de sueño cortas, pero constantes, generadas por ciclos de trabajo de 24 por 24 horas (comunes entre médicos y residentes), derivan en fenómenos muy parecidos al jet lag.
Créditos: UNAM-DGCS-038-2011/unam.mx

Evalúa IPN eficacia de electroacupuntura para tratar problemas de osteoartrosis en rodilla

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Con cinco semanas de tratamiento los pacientes eliminan sus dolores hasta por seis meses, sin necesidad de administrar antiinflamatorios no esteroideos adicionales
Con cinco semanas de tratamiento los pacientes eliminan sus dolores hasta por seis meses, sin necesidad de administrar antiinflamatorios no esteroideos adicionales

17 de enero de 2011

Gabriela Sofía Martínez Recoba, alumna de la especialidad de Acupuntura Humana, que se imparte en la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMyH), del Instituto Politécnico Nacional (IPN), evalúa el efecto de la electroacupuntura para el tratamiento de osteoartrosis de rodilla, afección ocasionada por la degeneración de los cartílagos, la cual en los casos más graves es incapacitante, debido a los intensos dolores que genera.

La alumna politécnica explicó que generalmente esta afección se presenta en el ser humano después de los 35 años de edad por diversos factores como esfuerzo físico producido por algunos deportes y actividad física laboral, cambios hormonales en las mujeres, aumento de peso durante el  embarazo y la obesidad.

Martínez Recoba señaló que los síntomas de la osteoartrosis de rodilla son: dolor ocasionado por el movimiento (flexión y extensión) al subir y bajar escaleras y durante la marcha, crepitación (chasquido), y con el paso del tiempo se presenta deformación.

Refirió que para aliviar los dolores a este tipo de pacientes normalmente se les administran antiinflamatorios no esteroideos (aines). “Para tratar este problema de salud los médicos generalmente emplean paracetamol o diclofenaco y cuando la afección evoluciona y el paciente no mejora, se recurre a la cirugía”.

“Ante tal panorama y debido a que los índices de esta afección se han elevado, principalmente en las personas con sobrepeso, factor que conlleva a la degeneración de los cartílagos de las rodillas, iniciamos la investigación denominada Efecto de la Electroacupuntrura vs Diclofenaco sobre los arcos de movilidad en pacientes con Osteoartrosis de rodilla”, agregó.

Martínez Recoba detalló que la investigación se centra en un grupo de pacientes de entre 45 y 80 años de edad, con grados de afección articular II y III dignosticados radiológicamente (escala de Kellgren y Lawrence), debido a que las personas con grado IV ya presentan deformidad. A la mitad de los pacientes se les trata únicamente con diclofenaco y al resto sólo con Electroacupuntura.

“La terapia consiste en colocar cinco agujas  en puntos acupunturales de la rodilla, las cuales se conectan a un electroestimulador que genera una onda densodispersa durante 25 minutos, dos veces a la semana, durante 10 sesiones que constan de cinco semanas. Posteriormente comprobamos que el efecto de la electroacupuntura permite aliviar el dolor y mejorar la movilidad hasta por seis meses, tiempo en el que no se presenta dolor o es mínimo, mientras que con el medicamento el efecto analgésico dura mientras se ingiere el fármaco”, puntualizó.
Expuso que después de la terapia con electroacupuntura los pacientes con grado II de afección respondieron al tratamiento casi al 100 por ciento, mientras que los pacientes con grado III de afección lo hicieron entre el 50 y 80 por ciento.

Indicó que en el organismo existe un equilibrio entre las sustancias que favorecen la formación de cartílago (proteoglicanos) y las que los degradan (metaloproteinasas), pero cuando se rompe el equilibrio se empieza a degradar el cartílago, lo que da origen a la osteoartrosis. “El dolor ocurre cuando se empieza a adelgazar el cartílago y se genera fricción entre los huesos que forman la articulación”, dijo.

La joven politécnica mencionó que especialistas de China han reportado que después del tratamiento con electroacupuntura, el cual aplica en la ENMyH, realizaron estudios moleculares y comprobaron que el nivel de las sustancias que intervienen en la degeneración del cartílago redujo considerablemente, “lo cual me alentó para realizar este estudio como proyecto de tesis”.

Agregó que ha comprobado que el tratamiento mejora significativamente la calidad de vida de los pacientes. “Por ello quiero hacer extensivos los beneficios del mismo e invitar  a las personas con este tipo de problema para que acudan a la ENMyH y formen parte del proyecto de investigación”.

Comentó que las personas pueden acudir a la Clínica de Acupuntura Humana de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía, ubicada en Guillermo Massieu Helguera número 239, Fraccionamiento La Escalera Ticomán, Delegación Gustavo A. Madero, o comunicarse al teléfono 57 29 60 00 ext. 55557.
Créditos: IPN/CCS/013/2011/comunicaciónsocial.ipn.mx

Medicamentos personalizados solucionarían diversos problemas de salud, afirma investigadora

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

quimica16 de enero de 2011

Optimizar los gastos en salud pública, mejorar la calidad de vida de los mexicanos, así como incrementar su productividad, son algunas de las ventajas que tiene el aplicar la farmacogenómica reconoció la genetista Teresita Romero Ogawa, profesora e investigadora de la Facultad de Medicina de la BUAP.

Explicó que el primer mapeo de genes representó todo un hit en cuanto a tecnología y repercusiones, ya que permite conocer toda la información molecular de un ser humano, con múltiples aplicaciones como la identificación biológica de personas en casos de desastres, alegatos de paternidad o identificación de criminales.

La farmacogenómica consiste en suministrar una dosificación y administración biotécnica personalizada, mediante biochips, como un medicamento personalizado que evite daños al organismo y resistencias bacterianas, que problemas que se han incrementado como resultado de una automedicación.

Acerca de la importancia de esta aplicación farmacológica directa, la doctora Romero Ogawa, asentó que las reacciones del ser humano ante un mismo medicamento son diferentes, éste puede reaccionar lento, intermedio, o rápido y las variantes son determinadas genéticamente por polimorfismos.

Agregó que los polimorfismos “son secuencias de genes que no representan enfermedad o patología, pero permiten al ser humano responder de manera diferente, es decir, que son sustancias o enzimas que sirven para digerir o metabolizar en este caso los medicamentos”.

“La Farmacogenómica representa toda una revolución, y es que la reacción de una persona ante un medicamento es distinta; hay quienes a pesar de consumir el medicamento adecuado no obtienen cura, como consecuencia de que lo metabolizan de forma lenta, son resistentes a él o necesitan otra variante de éste”, puntualizo la investigadora.

La especialista aseguró que de acuerdo a estos estudios de genética, cada país tiene variaciones de estos polimorfismos, por lo que será necesario que las autoridades sanitarias realicen muestreos, con el fin de estandarizar la dosis y frecuencia de determinados medicamentos en ciertas enfermedades, y así optimizar recursos, evitando recetar éstos de manera inadecuada.

Recordó que a raíz de la creación del Instituto Nacional de Medicina Genómica en México, los protocolos o microarreglos se iniciaron a pequeña escala debido a que la tecnología es muy costosa.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx