Category Archives: salud

Las mujeres, más propensas a padecer artritis reumatoide

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

José Antonio Trejo López, académico de la Facultad de Estudios Superiores Zaragoza.
José Antonio Trejo López, académico de la Facultad de Estudios Superiores Zaragoza.

23 de enero de 2011

• Influye el factor genético o hereditario, además de que en muchas ocasiones, realizan tareas que generan traumatismos, dijo José Antonio Trejo, de la FES Zaragoza
• Actualmente esta afección ocupa el número uno en consultas en reumatología

La artritis reumatoide es una enfermedad sistémica que involucra a todo el organismo; además se define como un padecimiento autoinmune —causado porque el sistema inmunitario ataca las células del propio organismo —, que afecta con más frecuencia a las mujeres en una proporción de tres a uno, en comparación con los hombres, aseguró el académico de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza de la UNAM, José Antonio Trejo López.

Ello se debe a que, en muchas ocasiones, ellas realizan tareas que generan traumatismos por estar expuestas a cambios drásticos de temperatura. Además, el factor genético o hereditario influye para que se presente el padecimiento.

No existe una cura total, sin embargo, un manejo adecuado evitará que se presenten complicaciones de forma inmediata y el paciente podrá seguir una vida normal.

En se sentido, subrayó que, actualmente, la artritis reumatoide ocupa el primer lugar en consultas en reumatología y sustituye a la enfermedad articular degenerativa, que se presenta en personas de edad avanzada.

Esta afección, aseveró, tiene un curso lento, pero progresivo y se caracteriza porque daña, inflama y causa dolor en las articulaciones pequeñas, pero también tiene manifestaciones clínicas articulares y extra articulares. “Existen periodos en los que se presenta exacerbación y otros, donde hay reemisión de los síntomas”.

En entrevista, Trejo López indicó que entre los 20 y los 40 años hay más posibilidades de presentar este tipo de artritis, aunque existen casos en los que se ha presentado después de este rango de edad.

Asimismo, el especialista en terapia intensiva resaltó que si el paciente no se somete a un tratamiento adecuado, puede llegar a ser una limitante, al grado de quedar imposibilitado para realizar sus actividades cotidianas.

El académico indicó que las manos, codos, muñecas, hombros y rodillas son articulaciones que, con frecuencia, presentan artritis reumatoide, porque existe un proceso de hinchazón destructivo de la sinovitis, inflamación de la sinovia, tejido que se encuentra entre la cápsula articular y la cavidad sinovial.

Podría decirse que una persona tiene la enfermedad cuando muestra síntomas como agotamiento, inapetencia, debilidad, cansancio y sueño excesivo. En ese momento, es importante atenderse para realizar un diagnóstico, de lo contrario, el problema avanzará hasta producir dolores en articulaciones pequeñas y de forma simétrica y simultánea, es decir, si se presenta en la mano derecha, también será en la izquierda, explicó.

En este proceso, la afección se manifiesta con enrojecimiento, inflamación y limitación funcional de las articulaciones; las más afectadas son las interfalángicas, es decir, los dedos de manos y pies. La cadera y la columna cervical, la toráxica o la lumbar, también son proclives a este padecimiento, concluyó.
Créditos: UNAM-DGCS-046-2011/unam.mx

Desarrollarán especialistas proyectos conjuntos en atención a problemas de salud

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

23 de enero de 2011

Especialistas del sector salud y de ciencias de la computación trabajarán de forma conjunta para desarrollar proyectos que permitan hacer frente a problemas relevantes del sector salud, informó Concepción Pérez de Celis Herrero, Profesora e Investigadora de la Facultad de Ciencias de la Computación de la BUAP.

Tras comunicar que del 26 al 28 de enero en el Complejo Cultural Universitario de desarrollará el taller “Problemas de Salud en México”, abundó que ambos sectores compartirán experiencias para el diseño de una solución integral en salud.

“Este taller ha sido motivado por la gran cantidad de especialidades abordadas por investigadores en ciencias de la computación en México, con demandas específicas en TIC´s por el sector salud”.

Pérez de Celis Herrero explicó que cada día se realizará una sesión de conferencias magistrales impartidas por especialistas del sector salud, así como una sesión de ponencias por parte de miembros de la comunidad en ciencias de la computación, además de la presentación de posters que abordarán problemas afines al tema.

Agregó que paralelamente se realizarán reuniones de especialistas en ambas ramas, para profundizar en los detalles de propuestas conjuntas en torno a tres líneas temáticas: Los Retos de Salud en México, Telemedicina y Bioinformática.

“El taller nos ofrece una oportunidad importante para conocer el trabajo de colegas de las diversas especialidades de ciencias de la computación que aplican sus conocimientos a temas referentes a la salud, por esto, exhortamos a los investigadores en ciencias de la computación y a estudiantes de posgrado interesados en aplicar sus conocimientos a problemas relacionados con la salud, a que participen”.

La especialista en TIC’s dio a conocer que la coordinación de los talleres estará a cargo de Carlos Brizuela del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada, Baja California (CICESE); Adrián Pacheco, del Centro Nacional de Excelencia Tecnológica en Salud;, Mariana Meléndez Gámez, Directora del Hospital de Habilidades y Destrezas de la Facultad de Medicina de la BUAP, así como Jesús Favela, del CICESE.

La temática aborda entre otros puntos, metas nacionales en materia de telemedicina y sector de la población en que deberán repercutir, así como las funcionalidades que tendrán que soportarse conforme a las normas y proyectos nacionales e internacionales; metas nacionales, estado del arte y posibles oportunidades de colaboración en el establecimiento del expediente clínico electrónico a nivel nacional.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

UNAM cuenta con Centro Internacional de Simulación y Entrenamiento de Soporte Vital

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

 Más de 500 alumnos se han formado en cursos de reanimación cardiopulmonar de nivel básico y avanzado, en el Centro Internacional de Simulación y Entrenamiento en Soporte Vital, de la carrera de Medicina de la FES Iztacala.
Más de 500 alumnos se han formado en cursos de reanimación cardiopulmonar de nivel básico y avanzado, en el Centro Internacional de Simulación y Entrenamiento en Soporte Vital, de la carrera de Medicina de la FES Iztacala.

23 de enero de 2011

• El espacio está avalado por la American Heart Association
• Es el primero en su tipo en la zona norte del DF
• En las instalaciones universitarias se ofrece capacitación en técnicas de reanimación cardiopulmonar y se favorece la práctica en alumnos de medicina

Más de 500 alumnos se han formado en cursos de RCP (reanimación cardiopulmonar) de nivel básico y avanzado, así como en el de Salva Corazones y Primeros Auxilios en el Centro Internacional de Simulación y Entrenamiento en Soporte Vital (CISESVI), que la carrera de Medicina de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala de la UNAM, puso en marcha recientemente, con un programa de cursos de BLS (básicos) para estudiantes que iniciaron su internado de pregrado.

El lugar se encuentra avalado por la American Heart Association, representada por Wanda Miranda Barreto, directora regional para Latinoamérica, el Caribe e Iberoamérica de esa agrupación, quien lo inauguró hace unos días, junto con las autoridades de la FES Iztacala.

Miranda Barreto mencionó que aún queda mucho por hacer en América Latina, por lo que la American Heart Association se enfoca a escuelas y hospitales en los que todavía falta trabajo en este sentido, sobre todo en los planteles educativos que cuentan con las estructuras necesarias para impartir estos cursos.

Por su parte, el responsable del Centro, Mario Alberto Juárez Millán, médico en urgencias y jefe de sección del Internado de Pregrado y Servicio Social de la carrera de Medicina de Iztacala, mencionó que ya se cuenta con el registro de la asociación, tras acreditar todos los trámites correspondientes, por lo que este CISESVI es el número 18 de los existentes en el país, de los que la mayoría se encuentra en instalaciones de organizaciones civiles independientes, además de algunos hospitales y universidades.

“Capacitamos a los instructores, generalmente pasantes en servicio social y médicos egresados, aunque también contamos con profesores. Se invitará a otros galenos a formar parte de la plantilla de instructores, que es de 14, para satisfacer la demanda de recertificación que tendrán que hacer los alumnos cada dos años”, dijo.
reanimación
Previo a los cursos, se proporcionan manuales, protectores faciales, además de una boquilla, y durante la práctica trabajan dos personas por maniquí, como lo establece la American Heart Association.

“El compromiso es que los alumnos, antes de su ingreso al internado de pregrado, cursen el nivel avanzado, mientras que los de quinto semestre, el básico, y los de primer semestre, el de Salva Corazones y Primeros Auxilios, para que respondan de manera favorable ante una emergencia no sólo en las unidades hospitalarias, sino también en la vía pública, el transporte o en otros lugares”.

Con 20 años en Iztacala, Juárez Millán indicó que el Centro cumple la función de ser también de simulación, condición que permitirá a los alumnos poner en práctica lo aprendido con apoyo de simuladores y, a mediano plazo, ser útil para la aplicación del examen práctico profesional; además, añadió, desde hace seis meses forman parte de la Asociación Latinoamericana de Simulación Clínica (ALASIC).

El CISESVI será supervisado cada año por la American Heart Association, por lo que su coordinador e instructores deberán mantenerse actualizados, mediante las reuniones que organiza esta corporación cada cinco años.

Víctor Manuel García, director de la carrera de Médico Cirujano de la entidad, manifestó que el Centro reposiciona a la FES Iztacala como institución formadora de médicos. De ahí la necesidad de mantenerlo no sólo en esta administración, sino en todas las que vienen a favorecer las competencias de los alumnos y profesores.

El CICESVI cuenta con dos robots humanos (metis) que simulan varias de las funciones de las personas, apoyados de un software; también, tiene equipos para reanimación cardiopulmonar básica, tres maniquís en atención a parto, un simulador de ruidos cardíacos y dos de vías aéreas.
Créditos: UNAM-DGCS-045-2011/unam.mx

Necesaria, la integración del sistema de salud en México

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

El secretario de Salud, José Ángel Córdova, en su participación en el ciclo Las Ciencias en la UNAM. Construir el futuro de México, en la Facultad de Medicina.
El secretario de Salud, José Ángel Córdova, en su participación en el ciclo Las Ciencias en la UNAM. Construir el futuro de México, en la Facultad de Medicina.

20 de enero de 2011

• Debe pasar por la eficiencia en la asignación de recursos y que todas las instituciones tengan capacidad de responder de manera oportuna a los cambios demográficos nacionales, indicó el secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos

Uno de los grandes retos que México tiene en materia de salud es la integración de su sistema, afirmó José Ángel Córdova Villalobos, secretario de Salud, al participar en el simposio Los Retos de la Salud en México, realizado en el marco del ciclo Las Ciencias en la UNAM. Construir el Futuro de México.

Para lograr el objetivo referido se tiene que pasar por la eficiencia en la asignación de recursos y que todas las instituciones tengan capacidad de responder de manera oportuna a los cambios demográficos nacionales, señaló en el auditorio Raoul Fournier Villada de la Facultad de Medicina de esta casa de estudios.

Al ofrecer la conferencia magistral Los retos de la salud para el siglo XXI, mencionó que para alcanzar esta meta la estrategia debe contemplar dos puntos fundamentales: la posibilidad de que un mexicano pueda llevar su derecho a la salud de una institución a otra, y la convergencia, es decir, que en todas las instituciones se brinden los mismos servicios con la misma calidad.

En el panel de discusión, coordinado por Enrique Graue Wiechers, director de la FM, David Kershenobich Stalnikowitz, miembro de la Junta de Gobierno de la UNAM y director de Investigación del Hospital General, consideró que en el tratamiento y prevención de las enfermedades crónico-degenerativas es necesario explorar también los aspectos culturales, sociales y económicos, a fin de que disminuya el número de casos.

A su vez, Alejandro Mohar Betancourt, miembro de la Junta de Gobierno de esta casa de estudios y director del Instituto Nacional de Cancerología, destacó que es necesario crear un Sistema Nacional de Detección Oportuna del Cáncer, porque sólo de esta forma, se podrá controlar este padecimiento en México. “Sin duda esta enfermedad constituye un grave problema de salud pública, su costo es multisocial, y hoy sabemos que con una detección temprana podría curarse el 40 por ciento de los pacientes”.

Javier Mancilla Ramírez, director General del Instituto Nacional de Perinatología, aseveró que bajar la mortalidad materna representa un beneficio social y no sólo un compromiso político internacional, porque una muerte de este tipo trunca el proyecto de vida no sólo de la mujer sino de los hijos y de la familia; en ese sentido, es necesario reforzar la promoción de la salud reproductiva desde los niveles de educación básica; procurar que la atención de los partos esté a cargo de personal capacitado y formar especialistas en emergencias obstétricas.

Por su parte, Alberto Lifshtz Guinzberg, titular de la Unidad de Educación, Investigación y Política del IMSS, comentó que es necesario reconocer que la diabetes es un problema que no sólo atañe al paciente sino a distintos actores de la sociedad.
Créditos: UNAM-DGCS-041-2011/unam.mx

El síndrome de burnout, entre personal de salud

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Entre el personal de salud, los síntomas físicos más frecuentes de estrés crónico son cefalea, agotamiento físico, insomnio y trastornos gastrointestinales que no tienen una causa orgánica explicable.
Entre el personal de salud, los síntomas físicos más frecuentes de estrés crónico son cefalea, agotamiento físico, insomnio y trastornos gastrointestinales que no tienen una causa orgánica explicable.

20 de enero de 2011

• Es el deterioro o agotamiento producido por el excesivo gasto de recursos físicos y emocionales que implica una determinada actividad profesional
• Los servicios de salud pública se deterioran y los médicos deben enfrentar los males del paciente, pero al mismo tiempo, las instituciones donde laboran no cuentan con recursos suficientes, dijo María Eloisa Dickinson, del Departamento de Medicina Familiar de la FM de la UNAM

El síndrome de burnout es el deterioro o agotamiento producido por el excesivo gasto de recursos físicos y emocionales que implica una determinada actividad profesional.

Empezó a ser detectado a mediados de la década de los años 70 en psicólogos y psiquiatras, y posteriormente, en individuos que por su profesión u oficio deben tener trato con otras personas, como médicos, enfermeras, profesores, trabajadoras sociales, bomberos, policías e incluso sacerdotes y personas que cuidan a un familiar con alguna enfermedad como Alzheimer.

En México, el síndrome de burnout (llamado también síndrome de desgaste profesional o síndrome de desgaste ocupacional) comenzó a ser estudiado no hace mucho tiempo.

“Hacia 1994, empezamos a trabajar con él en el Departamento de Medicina Familiar, pero no en profesionales de la salud que estuvieran en áreas más críticas y estresantes (terapias intensivas, quirófanos y urgencias), sino en personal de primer nivel, de consulta externa, como médicos clínicos y trabajadores sociales”, dijo María Eloisa Dickinson, investigadora de ese Departamento en la Facultad de Medicina (FM).

Está perfectamente demostrado que el síndrome de burnout tiene mucho que ver con el estrés. Dickinson y sus colaboradores ahora trabajan con los factores psicosociales relacionados.

“El estrés es una respuesta a factores externos. Podría responder con mucho estrés a una determinada situación, pero otra persona podría reaccionar con menos. Entonces, es una respuesta individual influida por factores personales (control de las emociones, la seguridad en uno mismo y la autoestima), psicológicos, sociales y culturales”, señaló.

Entre el personal de salud, los síntomas físicos más frecuentes de estrés crónico son cefalea, agotamiento físico, insomnio y trastornos gastrointestinales que no tienen una causa orgánica explicable, y entre los psicológicos, están la baja autoestima, pensamientos suicidas, negación de las emociones y distanciamiento afectivo, que a su vez, pueden traer como consecuencia ausentismo laboral, abuso de drogas, conducta violenta, irritabilidad, incapacidad para concentrarse, atención selectiva de pacientes y desplazamiento de afectos.

Características del síndrome de burnout

El síndrome de burnout se caracteriza por tres elementos fundamentales: el cansancio o agotamiento emocional, la frustración o insatisfacción por lo que se hace, y la despersonalización, que se manifiesta como indiferencia o apatía ante el trabajo.

“Personas entregadas a su labor de repente se vuelven apáticas, se sienten incapaces de tener logros personales, se ausentan, empiezan a cometer errores, maltratan a los pacientes. Por supuesto, presentan síntomas físicos, pero no específicos, de una enfermedad. Pueden tener palpitaciones, gastritis, migrañas… No hay un cuadro clínico que diga: éste es el síndrome de burnout que, por cierto, puede llevar al suicidio”, indicó Dickinson.

La investigadora universitaria consideró que este conjunto de síntomas ya es grave, porque se presenta aparentemente con mayor frecuencia, y porque ahora se asocia a una problemática social.

“Día a día, los servicios de salud pública se deterioran cada vez más, y los médicos, finalmente, son quienes deben enfrentar los males del paciente, pero al mismo tiempo, las instituciones donde laboran no cuentan con recursos suficientes. De aquí, la presencia creciente del síndrome entre el personal de salud”, comentó.

Tres factores lo desencadenan entre el personal de salud: la manera individual en que se responde a una determinada situación, el ambiente laboral y el tipo de pacientes que deben ser atendidos.

Para tener la oportunidad de manejar adecuadamente este síndrome, lo principal es detectarlo de manera temprana y no esperar sus consecuencias. Posteriormente, la primera medida que se debe tomar es sacar al individuo del ambiente en el que labora, aunque sea de manera temporal.

“Con frecuencia, el personal de salud no toma vacaciones; en algunas instituciones, incluso, reciben dinero por ellas, pero esto no es bueno”, apuntó Dickinson.

Otra medida es llevar al sujeto a uno de los Grupos Balint, donde los trabajadores de la salud se reúnen y comentan cómo viven su situación, qué les generan los pacientes, cuáles les incomodan y qué situaciones están mal para ellos (cada uno de estos grupos es coordinado por un terapeuta).

“Como es difícil cambiar los ambientes laborales, debemos hacer que la persona desarrolle todas sus capacidades y habilidades para enfrentar saludablemente el estrés crónico y evitar la aparición del síndrome”, consideró.

La culpa, el detonador

Gil Montes, psicólogo español que ha trabajado con el síndrome de burnout, ha establecido que el detonador para que aparezca son los sentimientos de culpa que empieza a experimentar el individuo al percatarse que hace mal las cosas.

“Como en todas las situaciones emocionales, pocas personas piden ayuda y casi todas buscan la solución por otras vías, como el alcohol, principalmente, y otras drogas”, señaló Dickinson.

Vivimos en una sociedad en la que el estrés se incrementa por culpa de la violencia, la inseguridad y la errática economía, fundamentalmente, y en opinión de la investigadora, se debe trabajar para dominarlo, pues con él se forman círculos viciosos: un médico estresado empieza a tratar mal a sus pacientes, éstos se quejan del servicio y, ya estresados, agreden.

“Es terrible: el médico atiende al paciente y con su conocimiento y experiencia trata de resolver los problemas que surgen, pero difícilmente puede hacer frente a situaciones como el desabasto de medicamentos; a final de cuentas, receta un fármaco, aunque sabe que no va a ser tomado porque es carísimo. Todo esto genera un estrés enorme en médico y paciente”, finalizó.

Créditos: UNAM-DGCS-040-2011/unam.mx