Category Archives: biología

La acidificación en los océanos modificará los ecosistemas submarinos

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Pruebas de bióxido de carbono y acidificación en los océanos.
Pruebas de bióxido de carbono y acidificación en los océanos.

12 de junio de 2011

• Sólo sobrevivirán los organismos que se adapten, advirtió Rosa María Prol Ledesma, del IGf

La presencia de bióxido de carbono (CO2) en los océanos va en aumento; el pH diminuye y la acidificación modificará los ecosistemas submarinos, y sólo sobrevivirán los organismos que se adapten, como los que no tienen concha. Otros, como almejas, caracoles, erizos o corales podrían no acostumbrarse, advirtió Rosa María Prol Ledesma, investigadora del Instituto de Geofísica (IGf).

Al participar en la mesa Geofísica y Biología de las Ventilas Hidrotermales, organizada en el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICMyL), refirió que éstas son salidas en el fondo oceánico de sistemas convectivos, donde se registra agua de mar que se calienta, interacciona con las rocas y sale a diferentes temperaturas, desde 20 ó 50 grados, hasta más de 400.

Existen someras o costeras, de temperaturas menores; otras son profundas. También hay cold seeps o emanaciones frías donde, junto con el agua, emana una gran cantidad de gas natural, metano y otros compuestos.

Casi 90 por ciento del gas es bióxido de carbono, explicó la experta. También metano, ácido sulfhídrico, hidrógeno y helio. A eso se suma que una gran cantidad del CO2 atmosférico, casi 30 por ciento, se disuelve en el océano.

En algunos sitios estudiados, dijo Prol Ledesma, integrante del Departamento de Recursos Naturales del IGf, hay agua de mar muy caliente, pero no es pura, tiene una gran cantidad de metales: hierro, plomo, zinc, en algunos casos oro, sulfuros, y componentes de origen magmático. Otras ventilas arrojan agua “limpia”, es decir, sin sal, porque entra en ebullición (se produce vapor que no lleva nada disuelto).

También, refirió que las ventilas sostienen comunidades muy diversas porque en ellas hay presencia de nutrientes.

Por su parte, Guadalupe Cordero, del Departamento de Ciencias Espaciales del Instituto de Geofísica, habló del caso del satélite de Júpiter llamado Europa, donde comenzaron las observaciones desde Tierra en los años 60; entonces, se percataron que su superficie era de hielo de agua. Para 1977, ya se tenían algunos modelos de su interior y se mencionaba que podría haber agua líquida debajo de esa capa helada.

La vida, como la conocemos, necesita de tres elementos: agua líquida, compuestos orgánicos y una fuente de energía, todos ellos presentes en Europa, sostuvo Cordero.

Con datos obtenidos por la misión Galileo, se empezaron a hacer modelos más finos del interior de ese satélite: para determinar qué es lo que había debajo de la corteza de hielo, los geólogos comenzaron a fijarse en las estructuras externas, como los cráteres de impacto, más someros que otros.

“Esto indica que la onda de choque que forma este tipo de estructuras se encontró con una capa muy poco viscosa, lo que refiere que puede haber agua líquida allá abajo, pero también una especie de hielo tibio (lodoso)”.

Luego, se encontraron estructuras llamadas lentículas que son hoyos o domos, en forma más o menos elíptica que tienen un diámetro o longitud de entre siete y 15 kilómetros. También, se halló criovulcanismo, donde la lava no es de silicato, sino de hielo; eso revela que este material fue fluido en algún momento, que salió del interior, e indica que en el interior hay cierta cantidad de calor y, abajo, magma de agua.

En el sistema solar se reconocen cinco fuentes de energía, pero en los satélites de los planetas exteriores sólo actúan dos: decaimiento por elementos radioactivos y las fuerzas de mareas –en este caso, la que ejerce Júpiter sobre sus satélites, entre ellos Io y Europa – que producen fracturas a partir de las que se forman las crestas que caracterizan a esta última “luna”.

La observación importante que aclaró lo que había dentro de Europa fue el estudio del campo magnético. La nave Galileo notó al pasar cerca que ese campo no es intrínseco del satélite, sino que variaba con el de Júpiter, es decir, era magnético inducido, para lo que se requiere un conductor: agua salada, presente debajo de la corteza.

Después de observar que no sólo Europa tenía un océano de agua, sino Ganímedes y Calisto, se trató de ver cómo es y caracterizarla. Así nació la oceanografía planetaria, relató Guadalupe Cordero.

Ahora, se prueba un instrumento que pueda ser llevado para atravesar la corteza de hielo y ver que hay debajo; se espera encontrar ventilas hidrotermales, dijo.

Hasta ahora, hay más preguntas que respuestas sobre Europa, como determinar los parámetros físicos de las plumas hidrotermales y si éstas son consistentes con la formación de las regiones caóticas que se registran (hielo que parece que se rompió y se movió).

Además, si existe una circulación horizontal en gran escala, el efecto de la topografía del fondo oceánico y cómo es la interacción de las rocas con el fluido, entre otras.

Las ventilas hidrotermales son importantes porque pueden producir agua al estado líquido, funden hielo y producen su ascenso desde acuíferos profundos; pueden crear un ambiente donde exista mezcla de fluidos, desequilibrio químico y nutrientes favorables a la síntesis de compuestos orgánicos, además de la cristalización a bajas temperaturas de carbonatos y silicatos que pueden fosilizar y preservar organismos microbianos. En Europa, “los sistemas hidrotermales podrían ser más de los que existen en la Tierra”.

Por último, Cordero mencionó que la NASA tiene un proyecto que consta de una misión con dos orbitadores, uno alrededor de esa luna de Júpiter, y otro en torno a Ganímedes, para caracterizar el océano debajo de las cortezas de hielo.
Créditos: UNAM-DGCS-347-2011/unam.mx

Se presenta nueva veta a favor de los animales y contra el especismo

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

9 de junio 2011

  • Las mascotas son los animales más agredidos.

En la Universidad Autónoma de Aguascalientes se presentó el doctor Óscar Horta Álvarez, de la Universidad de Santiago de Compostela, España. Ofreció una conferencia sobre el especismo, definido por él como una discriminación, similar al racismo y sexismo, contra los que no son de la especie humana. Además informó que los animales mayormente maltratados son los domésticos y de consumo a diferencia de lo que cree la población.

El catedrático explicó que el origen del especismo radica en la consideración del hombre como diferente a los demás animales por sus capacidades intelectuales. “Hay humanos que tampoco las tienen, bebés de corta edad, personas con problemas congénitos, que sufrieron algún accidente”. Así subrayó que la racionalidad no es un motivo para discriminar.

Agregó que cada año mueren aproximadamente 50 mil millones de animales en los mataderos del mundo y entre un billón y tres billones de en las redes de pesca.

Aunado a ello, mencionó que los animales son maltratados por entretenimiento como en circos y en la tauromaquia, por la industria del vestido o calzado; a pesar de la existencia de productos de origen sintético. “Esto lo podemos dejar atrás, cada vez hay más personas vegetarianas en el mundo, se hacen conscientes ante la muerte y sufrimiento de los animales”.

También expresó que al hablar sobre maltrato animal muchas personas se remiten a las especies salvajes o en peligro de extinción. Sin embargo, “las víctimas por nuestras acciones son los domésticos y para consumo; son los más agredidos”.

El profesor e investigador español dijo que esta visión considera a los animales como otros individuos más, que “pueden sufrir y disfrutar como nosotros”.

Cabe destacar que calificó al ámbito académico como el más sensible ante esta problemática y subrayó que las conferencias, charlas y eventos de este tipo son un reflejo del interés y la conciencia universitaria.

El doctor Óscar Horta Álvarez estará hasta el 8 de julio visitando la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco, el Frente Prociudadano por los Derechos Animales de la Ciudad de México, Instituto de Investigaciones Filosóficas de la UNAM, Autónoma de Querétaro, Universidad Contemporánea, Universidad Iberoamericana de Guanajuato, UMSNH, Veracruz, Monterrey, Saltillo, San Luis Potosí y Mérida.

Créditos: www.uaa.mx/phpnews

Alumnas politécnicas realizan estudio sobre deforestación en Milpa Alta

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

16 de mayo de 2011
Con el ensayo “Deforestación en los Bosques de Milpa Alta”, dos alumnas del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT-15) “Diódoro Antúnez Echegaray”,  fueron galardonadas por el Molina Center for Energy and the Environment (MCE2) en el concurso “¡Hagamos un MILAGRO por el aire!”

Las alumnas Ana Karen Rojas Herrera y Brenda Castillo Mora, asesoradas por el profesor Francisco Meza Padilla, del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT-15) “Diódoro Antúnez Echegaray”, del Instituto Politécnico Nacional (IPN), expusieron a través de un ensayo el problema de deforestación que existe en los bosques de Milpa Alta.

Al participar en el concurso “¡Hagamos un  MILAGRO por el Aire!”, organizado por el Molina Center for Energy and the Environment (MCE2), en colaboración con el Instituto Nacional de Ecología (INE), de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y otras instituciones educativas mexicanas, las jóvenes politécnicas realizaron una exhaustiva investigación sobre el grave deterioro del entorno ecológico en la demarcación antes citada.

“Milpa Alta es la segunda delegación con mayor superficie en el Distrito Federal y aunque la agricultura tiene un peso importante en la economía regional, también cuenta con una zona boscosa de pinos y oyameles de alta, mediana y baja altura, y los pinos de las zonas más altas son talados sin moderación para su comercialización, principalmente  en la época navideña”, manifestaron las estudiantes.

Con base en el ensayo “Deforestación en los Bosques de Milpa Alta”, que elaboraron durante tres meses las alumnas del CECyT-15, dan cuenta de la devastación ecológica que sufre la delegación provocada por desastres naturales, el crecimiento de la mancha urbana, la tala inmoderada de árboles, la caza de animales locales (serpientes, gato montés, tejones, mapaches, zacatuches y teporingos o conejo de los volcanes), pero sobre todo por el robo de  especies como pino, oyamel y abeto.

“Existe un plan permanente de reforestación en la demarcación, pero aún cuando las brigadas se presentan para trasplantar árboles nuevos, ocurre que en ocasiones los árboles son sustraídos del suelo del que fueron plantados, provocando con ello que no se de la recuperación de la zona boscosa”, advirtieron.

Otro de los problemas que detectaron a través de su investigación es que no existe ningún estudio científico que indique qué especies se deben plantar y cómo hacerlo. “Este es un asunto importante porque la elección de los árboles depende de una serie de factores como el clima del lugar, la composición del suelo y la fauna, ya que introducir especies ajenas puede alterar el ecosistema”, subrayaron.

Las estudiantes politécnicas resaltaron la importancia de preservar el ecosistema de Milpa Alta, pues por la zona atraviesa un importante corredor biológico que va de la Delegación Tlalpan, sigue por Xochimilco y llega hasta Cuernavaca, Morelos. Además sigue el eje transversal volcánico y sus bosques poseen el 50 por ciento del suelo de conservación, que capta el 30 por ciento del agua de la ciudad de México.

“Alterar el ecosistema puede traer graves consecuencias como un mayor índice de contaminación y la pérdida biológica de especies tanto de flora como de fauna. Este desastre ecológico puede resultar en una verdadera crisis ambiental para el Distrito Federal”, alertaron.

En su ensayo, las estudiantes del CECyT 15 también hacen propuestas que van desde la capacitación tanto para las autoridades como para quienes se encargan de reforestar; apoyar con algún incentivo a quienes conforman el consejo de vigilancia;, equipar adecuadamente la estación de bomberos de la zona, y una campaña de información sobre la importancia del cuidado de la zona.

Este trabajo fue reconocido por MCE2, debido a su aportación a las actividades que buscan promover el interés por la ciencia entre los estudiantes de educación media superior y superior, y les da la oportunidad de proponer soluciones al problema de la contaminación atmosférica.

Créditos: Comunicación Social/IPN/ Comunicado: 125

Prepara BUAP el X Curso “Cultivo y Propagación de Cactáceas y Suculentas”

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

15 de mayo de 2011

Las cactáceas además de ser empleadas como plantas de ornato, permiten obtener beneficios económicos, ya que de ellas se obtienen productos comestibles, tales como dulces, helados y quesos, que se fabrican con equinocactus y nopales; además de otros son usados como cercas vivas, destacó la maestra María del Carmen Navarro Carvajal, Profesora Investigadora de la Escuela de Biología de la BUAP.

Comentó que para interesar al público en general acerca de las características, propagación, cultivo y beneficios de este tipo de especies vegetales, se impartirá el X Curso teórico práctico “Cultivo y propagación de Cactáceas y Suculentas”, del 6 al 14 de junio de 10:00 a 13:00 horas.

En las instalaciones del Vivero de Cactus y otras Suculentas de la Escuela de Biología, los asistentes conocerán una gran variedad de plantas de las que se pueden obtener productos como pitayas, xoconostles y chichitas, entre otras, sus métodos de propagación y cuidados, para así crear colecciones de las mismas.

La académica informó que “son plantas que sólo necesitan regulación adecuada de luz para no perder coloración y frutos; así como de agua y temperatura, aspectos de varían dependiendo de sus características, la estación del año y lugar donde se encuentren”.

Señaló que el contenido del programa se divide en cinco módulos: el primero abordará las generalidades de estas especies como distribución, grupos taxonómicos, características morfológicas y formas de vida. El segundo comprende su cultivo y propagación como plantas de ornato, donde se enseñará su siembra en maceta y suelo.

En el tercero se tratarán los factores implicados en el cultivo de suculentas en macetas, su multiplicación vegetativa y trasplante de plantas. En el siguiente módulo se tratará su propagación por tratamientos de semillas, separación de esquejes y preparación de injertos. El último será acerca de sus plagas y enfermedades, conociendo sus características principales y técnicas de fumigación.

La maestra Navarro Carvajal comentó que la plaga más común de cactus y suculentas es la putrefacción ocasionada por hongos patógenos, que se generan por exceso de agua.

Para mayores informes e inscripciones sobre X Curso teórico práctico “Cultivo y propagación de Cactáceas y Suculentas”, en la Escuela de Biología que se encuentra en Ciudad Universitaria o al teléfono 229 55 00, extensión 7074, en horario de 9 a 14 horas, y a los correos electrónicos mcnavarr@siu.buap.mx y joel_her@hotmail.com.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

ESTUDIAN UNIVERSITARIOS IMPORTANCIA DE LA DIVERSIDAD GENÉTICA EN AGAVES

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

 El agave o maguey es una de las plantas con mayor número de especies en México: unas 170 han sido descritas y varias más aún no han sido estudiadas.
El agave o maguey es una de las plantas con mayor número de especies en México: unas 170 han sido descritas y varias más aún no han sido estudiadas.

7 de mayo de 2011

• Para que una planta aumente su rendimiento y resistencia a plagas o crezca en diferentes condiciones climáticas, debe tener variedad, dijo Luis Eguiarte, del Instituto de Ecología de la UNAM

El agave o maguey es una de las plantas con mayor número de especies en México: unas 170 han sido descritas y varias más aún no han sido estudiadas. Éstas son consideradas clave por los numerosos recursos que producen (sobre todo durante la floración), de los que dependen muchos animales que, a su vez, pueden ser importantes polinizadores de otros vegetales.

A pesar de ser muy exitoso en su desarrollo evolutivo, en la producción industrial del tequila y mezcal se utilizan clones de una sola especie (Agave tequilaza, en el caso del primero, y Agave angustifolia, del segundo) para acortar su periodo de floración, que es de ocho a casi 20 años. Sin embargo, con ello hay riesgo de que patógenos adaptados a ese único genotipo destruyan los magueyales monoclonales.

Materia prima de la evolución

Para que una planta aumente su rendimiento y resistencia a plagas, o crezca en diferentes condiciones climáticas, debe tener variedad genética. Sin ésta, no se puede adaptar a otras condiciones ambientales ni abrir paso a nuevas especies.
Por ello, esa diversidad es considerada la materia prima del desarrollo, dijo Luis Eguiarte, investigador del Laboratorio de Evolución Experimental y Molecular, del Instituto de Ecología (IE) de la UNAM, quien se ha dedicado por casi 20 años a estudiar las especies del género Agave.

El universitario ha encontrado que las especies silvestres tienen gran variedad genética, debido a que son perennes y a que casi siempre presentan polinización cruzada, lo que evita la auto cruza y reduce las que ocurren entre parientes, es decir, la endogamia (sus polinizadores son especialmente murciélagos del género Leptonycteris).

En el caso de los magueyes de las especies aprovechadas en la producción del tequila y el mezcal, en esencia son clones de una misma planta. “Echan chuponcitos en la base, la parte que utilizan para reproducirse una y otra vez”, explicó.

Como consecuencia de la inexistente diversidad, y por las pobres prácticas fitosanitarias en las plantaciones, a finales de la década de los 90 aparecieron numerosas enfermedades causadas por bacterias (Erwinia), hongos (Fusarium) e insectos, principalmente escarabajos y mariposas.

“Se destruyeron los especímenes contaminados y se emplearon insecticidas y herbicidas potentes, lo que arrojó otra preocupación, porque quisiéramos un tequila y un mezcal orgánicos o, al menos, con la menor cantidad de esos productos en su elaboración”, señaló.

El otro problema es que en las plantaciones de agave se sembraba hace mucho tiempo maíz y A. tequilaza, pero ahora se tiende a cultivar sólo ésta última, y se hace en montañas y cerros, lo que propicia una grave erosión del suelo.

Coevolución planta-animal

Los agaves no existirían sin los murciélagos, ni éstos sin aquéllos. A esa relación se le conoce como coevolución.

“Creemos que hace millones de años, el ancestro de las distintas especies del género Agave (estudios realizados por integrantes del Laboratorio indican que éste surgió hace 11.8 millones de años) producía poco néctar y que los primeros murciélagos que se alimentaron de él eran frugívoros que por casualidad visitaban algunas plantas (el Leptonycteris yerbabuenae, originario del territorio mexicano, surgió hace 12 millones de años)”, indicó Eguiarte.

Poco a poco, cambiaron y se especializaron; ahora, esas plantas producen ese jugo azucarado y polen en cantidades considerables. Sus flores, alargadas y con estambres grandes, comienzan a generarlo al anochecer, para que los quirópteros lleguen por él y las polinicen.

Ambos evolucionaron. Las flores son más atractivas y eficientes durante la polinización, y esos mamíferos han desarrollado un hocico más largo y una lengua que se estira. Si desaparecieran los agaves, seguramente esos murciélagos comenzarían a tener problemas para sobrevivir, y si éstos se extinguieran, aquéllos enfrentarían serias dificultades, concluyó.

Créditos: UNAM-DGCS-269-2011/unam.mx