Category Archives: biología

BUAP Sede del Congreso Internacional de Cronobiología

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Viernes 14 de abril de 2011

La Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, será sede del Tercer Congreso Mundial de Cronobiología (III World Congress of Chronobiology), en el que los mejores especialistas del mundo analizarán los efectos de los cambios temporales sobre las funciones de los seres vivos, como los viajes largos o cambios de turnos en trabajadores, anunció María del Carmen Cortés Sánchez, Investigadora del Instituto de Fisiología de la BUAP.

La Doctora Cortés Sánchez quien forma parte del comité organizador del Congreso, abundó que del 6 al 9 de mayo de 2011, en el Complejo Cultural Universitario de la BUAP se abordarán temas relacionados con mecanismos genéticos y moleculares de los osciladores circadianos; la melatonina y la función del núcleo supraquiasmático, estructura del sistema nervioso que opera como nuestro reloj biológico; el ciclo sueño-vigilia; la cronoterapia y la cronopfarmacología, entre otros.

La investigadora explicó que la cronobiología es una disciplina que estudia los fenómenos cíclicos en los organismos vivos, conocidos como ritmos biológicos. “La adecuada coordinación en el tiempo de los distintos procesos que manifiestan los seres vivos, desde el nivel molecular hasta el conductual, es indispensable para mantener a los organismos en óptimas condiciones y que se puedan adaptar adecuadamente al medio ambiente”.

Abundó que por su rango se pueden clasificar en ritmos circadianos (alrededor de un día), circanuales (a lo largo del año), circalunares (por los movimientos lunares); algunos ejemplos de estos ritmos son: secreciones hormonales, alternancias de los estados de sueño y actividad, actividad-reposo, temperatura corporal, ciclo menstrual, la hibernación, ritmo cardiaco, actividad eléctrica cerebral, y ritmo respiratorio.

Algunos trastornos que afectan los ritmos biológicos, explicó la investigadora, pueden ser: el ritmo circadiano del ciclo sueño-vigilia, que se caracteriza por la alteración del patrón de sueño debido a la falta de sincronización con el entorno, lo que provoca que “una persona pueda presentar insomnio (falta de sueño) o somnolencia excesiva, lo que le produce malestar y afecta su funcionamiento social, laboral o emocional”.

Otro trastorno de los ritmos es el conocido como jet-lag, que es la alteración que se da al atrasar o adelantar la fase de sueño al cambiar de horario, “por ejemplo, cuando viajamos de México a Europa, o cuando hay cambios en el horario de sueño en aquellos trabajadores sujetos a rotación de turnos en el trabajo”.

La doctora Cortés Sánchez indicó que el Congreso Mundial de Cronobiología por vez primera sale de Japón; la sede es México y el espacio elegido la BUAP. La organización está a cargo de la Sociedad Latinoamericana de Cronobiología y la Federación Mundial de Sociedades de Cronobiología.

“Cabe señalar que el presidente del comité organizador es el doctor Raúl Aguilar Roblero, investigador del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM y en Puebla, el comité es presidido por el Dr. José Ramón Eguibar, Secretario General de la BUAP”.

Entre los investigadores que participarán en este Congreso están: John Araujo (Brasil), Israel Ashkenazi (Israel); Russell Foster (Reino Unido); Diego Golombek y Mario Guido (Argentina); Ken-Ichi Honma, Shigenobu Shibata y Takao Kondo (Japón); Mirian Marques y Luiz Menna-Barreto (Brasil); Paul Pevet (Francia); Francesco Portaluppi (Italia); William Schwartz y Rae Silver (EUA).

Para mayor información los interesados en asistir al III World Congress of Chronobiology, pueden consultar la página web: http://www.ifc.unam.mx/3wcc/index.html, finalizó la doctora María del Carmen Cortés Sanchez.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

Participará BUAP en el rescate de especies nativas en el estado

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Jueves 7 de Abril de 2011

En México habitan diversas especies que deben preservarse, criarse y aprovecharse para impulsar el desarrollo de las comunidades, afirmó el Secretario General de la BUAP, José Ramón Eguibar Cuenca, al inaugurar el Sexto Simposio sobre Fauna Cinegética en México, que organiza la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la BUAP.

En representación del Rector Enrique Agüera Ibáñez, el doctor Eguibar Cuenca hizo entrega del premio al Mérito Científico, al doctor Jorge Ignacio Servín Martínez por su destacada labor en favor de la conservación de especies; y el premio al Mérito Cinegético, al doctor Germán Rivas de la Torre, por su participación en ésta área, reconocimientos que hace la Asociación.

Por su parte, el Director de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Marco Antonio Aguilar Ballesteros, afirmó que un tema preocupante hoy en día, es la reducción indiscriminada de especies animales, lo que preocupa a investigadores de esta unidad académica de la BUAP, quienes participarán en el rescate de diversas especies, sobre todo nativas del estado, para fomentar su crecimiento y explotación adecuada.

Reconoció que generalmente no se piensa en la repoblación de las especies ni de lo importantes que son para el hábitat de las regiones.

Explico se trabajará con las secretarias de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Recursos Naturales, y de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y alimentación, para rescatar especies nativas del estado como el cerdo pelón mexicano y bovinos criollos, que son resistentes al medio ambiente y no requieren de una alimentación sofisticada.

Aguilar Ballesteros comentó que estas especies se encuentran en las sierras Negra y Norte y su población se ha reducido al 30 por ciento, “lo que significa que están por desaparecer”, además de que se pretende iniciar el rescate del burro que si bien para la mayoría de los habitantes del medio rural ya no tiene una funcionalidad económica, todavía puede ser muy útil en algunas comunidades.

Para la conservación de la flora, la Facultad de Medicina Veterinaria y zootecnia plantará en la zona de Tecamachalco tres mil árboles de mezquite, nativos de la región que permitirán incrementar la producción de miel.

Manifestó el interés de académicos por apoyar las Unidades de Manejo Ambiental donde se desarrolla la fauna cinegética, donde los futuros profesionistas de la medicina veterinaria pueden tener oportunidades de trabajo y apoyar al mismo tiempo la preservación de especies animales.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

La manipulación genética, problema subsistente en Biología y Medicina

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Luis Polo Parada, académico de la Universidad de Missouri, ofreció la conferencia Nanotecnología y nanomedicina: la nueva frontera, en el CCADET de la UNAM.
Luis Polo Parada, académico de la Universidad de Missouri, ofreció la conferencia Nanotecnología y nanomedicina: la nueva frontera, en el CCADET de la UNAM.

7 de abril de 2011
• No se trata sólo de insertar material a las células, sino que éstas sobrevivan al proceso, dijo en el CCADET de la UNAM, Luis Polo Parada, académico de la Universidad de Missouri

Muchas enfermedades surgen cuando aparecen ciertas anomalías en el genoma de la célula o se altera la producción de proteínas; por ello, si se pudiera retirar aquella sección dañada y en su lugar insertar una correcta, se solucionarían muchos problemas de salud, y para esto sirve la manipulación genética, un campo cada vez más explorado por la biología y la medicina, expuso Luis Polo Parada, académico de la Universidad de Missouri.

Para hacer esto, se debe aplicar un método denominado transfección, que consiste en la introducción del material en células eucariotas mediante plásmidos (estructura constituida por ADN), vectores u otras herramientas.

En la conferencia Nanotecnología y nanomedicina: la nueva frontera, impartida en el Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico (CCADET) de la UNAM, indicó que, por lo general, en los métodos que se han desarrollado en los últimos 25 años, la eficiencia es del dos al 40 por ciento, porque no se trata sólo de insertar el material a las células, sino que éstas sobrevivan al proceso.

“Para ello, se han elaborado sistemas como los de inyección directa, uso de partículas magnéticas y de ultrasonido para abrir membranas, entre otros. Todos tienen ventajas y desventajas, distintos costos o funcionan para un tipo, pero no para otros”, explicó.

Lo que se busca, agregó, es acelerar las partículas o el ADN para penetrar, hacer una especie de minibala que entre, pero no destruya o dañe, y si lo hiciera, que el deterioro fuese pequeño.

Muchos sistemas utilizan nanopartículas de oro, a las que adhieren elementos genéticos por fuera mediante atracción de cargas eléctricas; posteriormente, se usa cualquier sistema que genere ondas de choque o de presión, como gas o láser.

Un método efectivo ha sido el uso de nanotermitas, material explosivo cuyo desarrollo inicial estaba destinado a la armada. Este componente origina altas temperaturas, pero sin el efecto destructivo; producen de tres a seis mil grados centígrados en cuatro milisegundos al generar ondas de choque.

Así, se encontró que la frecuencia de choque de este material podía ser empleada para abrir la membrana e introducir un componente genético en la célula, concluyó.

Créditos: UNAM-DGCS-205/2011/unam.mx

El perrito de la pradera, especie endémica nacional, está en peligro de extinción

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

perrito de la pradera2 de abril de 2011

* El pastoreo y la actividad agrícola han limitado su hábitat

* La bióloga Isela Verona exhortó a proteger el Cynomys mexicanus

* Puede utilizarse como atracción para el ecoturismo

El perrito de la pradera mexicana (Cynomys mexicanus) es una especie endémica nacional en peligro de extinción, porque su hábitat ha sido fuertemente fragmentado a consecuencia del pastoreo y la actividad agrícola que fomenta su erradicación por considerarse una plaga para el desarrollo de esta actividad económica, aunados a la cacería, la captura y el tráfico ilegal.

Tal aseveración fue hecha por la bióloga Martha Isela Verona Trejo, egresada de la Unidad Iztapalapa, al ofrecer la conferencia Conociendo al perrito de la pradera mexicana, en el auditorio un Paseo por los Libros del pasaje Zócalo-Pino Suárez, donde precisó que el hábitat se ha limitado (en tan sólo 15 años) de mil 500 a 286 kilómetros cuadrados, que comprenden los límites entre los estados de Coahuila, Nuevo León y San Luis Potosí; en Zacatecas ya desapareció.

Ante el adverso panorama de la ardilla –que recibió el nombre de perrito de la pradera mexicana por emitir un ladrido de cachorro– se han desarrollado programas de reintroducción a su medio ambiente original con escasos resultados ante la carencia de presupuesto para su vigilancia, pero acotó que la Semarnat desarrolla un proyecto para su protección, conservación y recuperación.

Isela Verona expuso que su preservación es fundamental para conservar el ecosistema de la zona, debido a que esta especie herbívora sirve de alimento a coyotes, águila real, zorrita norteña, comadreja y tejón, entre otros.

Además sus madrigueras son utilizadas como resguardo de otros animales e insectos y al influir directamente en la arquitectura del paisaje contribuyen en la remoción del terreno para el crecimiento de los pastizales.

Aseguró que estos animalitos tienen relevancia alimenticia para el ser humano, pero lo más significativo es su valor cultural y científico, y por ser una especie carismática puede utilizarse como atracción para el ecoturismo.

El perrito de la pradera mexicana tiene una edad de reproducción a los dos años, periodo de gestación de 28 a 32 días, apareamiento invernal y gestación en primavera de cuatro a cinco crías. Son diurnos, semiescabadores y muy sociables entre ellos, por lo que forman colonias numerosas.

Explicó que construyen sus moradas en madrigueras que cuentan con montículos de tierra alrededor y en los túneles construyen diversas áreas. Por último, dijo que si bien todavía su número no es muy limitado es necesario proteger esta especie, y lamentó que en algunos lugares haya campañas para erradicarla.

Créditos: Comunicación Social/IPN/ Comunicado: 128
Imagen: redescolarilce.edu.mx

Estudia Ranulfo Romo actividad cerebral de monos rhesus

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Ranulfo Romo, integrante del Instituto de Fisiología Celular de esta casa de estudios, ingresó a El Colegio Nacional.
Ranulfo Romo, integrante del Instituto de Fisiología Celular de esta casa de estudios, ingresó a El Colegio Nacional.

25 de marzo de 2011

• En su laboratorio, el investigador del IFC de la UNAM, que ingresó recientemente a El Colegio Nacional, registra cada recompensa con electrodos y estadísticas, en una estrategia de investigación que reúne a médicos, neurobiólogos y matemáticos
• Entre sus contribuciones, destacan las respuestas precisas y medibles a preguntas sobre cómo sentimos, memorizamos, percibimos y respondemos

Ranulfo Romo Trujillo, integrante del Instituto de Fisiología Celular (IFC) de esta casa de estudios, y quien recientemente ingresó a El Colegio Nacional, trabaja en su laboratorio con monos rhesus; ahí, mide su actividad cerebral, mientras ellos responden a estímulos externos.

Cada recompensa se registra con electrodos y estadísticas, en una completa estrategia de investigación que reúne a médicos, neurobiólogos y matemáticos. Entre sus contribuciones, destacan las respuestas precisas y medibles a preguntas sobre cómo sentimos, memorizamos, percibimos y respondemos.

Con esos animales, Romo y sus colaboradores resuelven en la UNAM problemas experimentales que involucran procesos cognitivos como la memoria, la comparación y la decisión. Busca correlacionar la actividad neuronal con el proceder de los sujetos.

Mi búsqueda es conocer cómo se representan los objetos en el cerebro. No existe conducta consciente que no use el mecanismo de la recompensa, indicó.

También, señaló que todo acto voluntario pasó antes por una forma inconsciente, de tal modo que el presente racional es, en realidad, pasado, pues el mecanismo cerebral que lo hace posible se anticipa a la conciencia.

Memorias

De niño, el universitario vivió en su natal Ures, entre veranos ardientes e inviernos gélidos; entonces, Romo Trujillo (Sonora, 1954), comenzó a preguntarse cómo dominar ese clima adverso.

Observó la naturaleza y lo hizo sin límite de tiempo; condujo sus pasos hacia el sitio donde estímulos externos como el frío y el calor se convierten en sensaciones internas, y la infancia y el lugar de origen se funden en memoria e identidad. Ese sitio es el cerebro, un dinámico entramado bioquímico al que Romo ha dedicado su vida académica.

Desde joven, decidió que la medicina le ayudaría a responder algunas preguntas fundamentales. Se dirigió a la Ciudad de México, donde cursó la carrera de Médico Cirujano en la UNAM. A los 19 años, en la Facultad de Medicina tomó un curso de neurofisiología con Marcos Velasco. Entonces, definió su especialidad y eligió su sendero hacia la investigación científica.

Neurobiología de la percepción

Ya titulado como médico, recordó, viajó a Francia, donde cursó un doctorado en Ciencias (en el área de neurociencias) en la Universidad de París. Las preguntas sobre cómo percibimos y reaccionamos ante los estímulos externos se incrementaron y buscaron respuestas en el laboratorio, siempre apegadas a la indagación experimental.

En la capital francesa, se vinculó con Wolfram Schultz, quien fue investigador asociado en la Universidad de Friburgo, en Suiza. Entonces, estudiaba un grupo de células productoras de dopamina, la sustancia de la que carecen los enfermos de Alzheimer.
Con las células dopaminérgicas comenzaron sus observaciones con monos rhesus, a los que entrenó para analizar el mecanismo de la recompensa, estímulo relacionado con casi todos nuestros actos cotidianos.

Más tarde, completó su formación posdoctoral con Vernon Mountcastle, en la Escuela de Medicina de la Universidad John Hopkins, en Baltimore, Estados Unidos, donde ambos exploraron el sustrato biológico de la toma de decisiones.

Encontraron que en la corteza cerebral se genera un acopio neuronal del mundo externo. Es ahí donde las sensaciones se convierten en memoria y el pensamiento en toma de decisiones.

Distinciones

El trabajo académico de Romo Trujillo es reconocido a nivel mundial. Entre sus numerosos reconocimientos destacan los premios Delmuth de Neurociencias de la Fundación de Investigación Médica de Suiza, en 1990; en Ciencias Médicas Básicas de la Academia de Ciencias para el Mundo en Desarrollo (TWAS), 2002; de la Ciudad de México en Ciencias Básicas, 2008, y Ranwell Caputto de la Sociedad Argentina de Neurociencias, en 2009.

Asimismo, ha recibido la distinción Universidad Nacional a Jóvenes Académicos, el Premio Miguel Alemán Valdés, y el de Ciencia y Tecnología Manuel Noriega Morales de la OEA.

Sus investigaciones de frontera forman parte de los Proyectos del Milenio, financiados por el Banco Mundial, la Fundación Howard Hughes y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Desde 2005 es miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos como “extranjero asociado”. Ese mismo año, impartió una conferencia plenaria en el Congreso de la Sociedad de Neurociencias, así como la Cátedra Brooks en la Facultad de Medicina de Harvard; en 2006, la Cátedra Teuber en el MIT y, en 2009, la Cátedra Ragnar Granet en el Instituto Karolinska.

Actualmente es editor en jefe de la revista Frontiers in Systems Neuroscience, y miembro del consejo editorial de Progress in Neurobiology.

Créditos: UNAM-DGCS-175/2011/unam.mx