Category Archives: biología

Con microorganismos buscan mejorar usos de la celulosa

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Estudio de hongos, bacterias y actinomicetos con capacidad celulolítica.
Estudio de hongos, bacterias y actinomicetos con capacidad celulolítica.

7 de enero de 2012

Mediante el estudio de hongos, bacterias y actinomicetos que se desarrollan en condiciones extremas, investigadores buscan una solución para degradar y darle mejor uso a la celulosa que no se utiliza.

Los estudiosos de la UN de Colombia buscan microorganismos con potencial celulolítico en el Parque Nacional Natural Los Nevados; es decir, microorganismos que puedan degradar la celulosa, principal polímero que compone a las plantas y que se encuentra en los residuos del papel, de la madera y de buena parte de algunos desechos.

Ante la gran cantidad de celulosa inutilizada, “la idea es encontrar maneras para transformarla en glucosa y, con esto, reutilizar este compuesto como un carbohidrato que sirviría de fuente de energía tanto para los microorganismos como para las plantas”, explicó Manuela Avellaneda, del Laboratorio de Agrobiotecnología de la UN y estudiante del doctorado de Agroecología.

La búsqueda se llevó a cabo en el Bosque Altoandino, en páramo y superpáramo del parque, teniendo en cuenta las condiciones climáticas extremas de estas zonas; de ahí, la riqueza microbiana.

En este proceso, y de acuerdo con Avellaneda, se han “encontrado algunos hongos y actinomicetos que cuentan con una gran capacidad celulolítica; lo interesante es que pueden desarrollarla tanto a bajas temperaturas –debido a que provienen de ecosistemas de esta característica–, como a altas temperaturas, con lo que que serían útiles para procesos industriales”.

Actualmente, “la industria busca desarrollar procesos en bajas temperaturas, para que haya una baja inversión energética y que aun así funcionen”, explicó la científica.

Asimismo, en esta búsqueda de microorganismos se llevaron a cabo “procesos de extracciones totales de ADN del suelo, fragmentaciones de los mismos y procesos de subclonación, con lo que se obtuvo genotecas (bibliotecas de genes) de aproximadamente 14 mil clones diferentes. A estos clones (o fragmentos de ADN), se les realizó una búsqueda general de capacidad celulolítica y se encontró que dos clones cuentan con dicha propiedad”, explicó Avellaneda.

Para la estudiante de doctorado, “la identificación de estos microorganismos es muy importante debido a que de manera tradicional el estudio de estos ambientes extremos se realiza sobre el material vegetal, el agua y el régimen climático, pero poco sobre biodiversidad microbiana”.

La investigadora aseguró que si se tiene claro con qué tipo de microorganismos se cuenta en estos espacios, “se podrá explorar la utilidad de los mismos, bien sea para degradar celulosa, para procesos a bajas temperaturas, o para procesos industriales; con esto se podrá desarrollar un ejercicio de bioprospeccción, tanto en la industria farmaceútica, como a nivel médico o agrícola, principalmente”.

Esta investigación se adelanta en la UN de Colombia como parte de uno de los Centros de Excelencia de Colciencias, en Genómica y Bioinformática en Ambientes Extremos (GEBIX).

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Aumenta promedio de vida de los animales de compañía

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La atención médica especializada y alimentación han contribuido a incrementar el promedio de vida de animales de compañía.
La atención médica especializada y alimentación han contribuido a incrementar el promedio de vida de animales de compañía.

2 de enero de 2011

• Veterinarios especializados en oftalmología, traumatología e incluso cardiología, entre otros, así como la alimentación, contribuyen a su longevidad y conducta
• En muchos casos han cambiado su rol y ahora forman parte del núcleo familiar

“Perro viejo no aprende trucos nuevos”, no es más que un mito. Ahora, por la atención médica especializada, se ha incrementado el promedio de vida de animales de compañía. Veterinarios expertos en oftalmología, traumatología e incluso cardiología, entre otros, contribuyen a su conducta y para que, por ejemplo, en la actualidad un perro viva en promedio de 15 a 18 años.

A ello también ha favorecido la alimentación. Ahora existen distintas clases de comida, y siempre será mejor la concentrada a la casera, pues se trata de dietas balanceadas, con distintos tipos de nutrientes, y micronutrientes como vitaminas y minerales, que son difíciles de suplementar en las de tipo casero, señaló Alberto Tejeda Perea, coordinador del área clínica del Hospital de Especialidades en Fauna Silvestre y Etología de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la UNAM.

Para adentrarse en el tema, consideró necesario aclarar que no son mascotas. Estas últimas “son algo inanimado que podemos manipular a nuestro antojo, como un juguete, pero cualquier ser vivo tiene características especiales, así que lo correcto es animal de compañía”.
Cambio de roles

De manera tradicional, los perros y gatos han sido acompañantes por excelencia; sin embargo, en la actualidad se han agregado conejos, hurones y erizos, entre otros, considerados fauna silvestre; no obstante, añadió, en muchos casos han cambiado su rol y ahora forman parte del núcleo familiar.

En el mundo, la población de gatos aumentó para cumplir con ese papel, pero mantienen cierta independencia del dueño, a diferencia del perro, que requiere en mayor medida de la atención del hombre.

Para lograr una adecuada convivencia se echa mano de la etología (estudio del comportamiento animal y que tiene alrededor de 12 años como materia obligada en la FMVZ de la UNAM), que ayuda a entender las actividades cotidianas de los animales.

“Una derivación del estudio de la conducta es la especialidad conocida como etología clínica, rama de la medicina veterinaria que se encarga de valorar, diagnosticar y tratar alteraciones o problemas de conducta; aquí, una de las herramientas más importantes es la modificación de esta última, reaprender cosas, capacitar al propietario para reestablecer la relación con el animal. Perros y gatos aprenden todo el tiempo”, enfatizó.

Esta área comenzó de manera conjunta con el Hospital Veterinario de Especialidades de la FMVZ, con un día de consulta a la semana; en la actualidad, es parte del Hospital Veterinario de Especialidades en Etología y Fauna Silvestre, con horario de consulta toda la semana.

Aquí se atiende a perros fóbicos, desde aquellos que sólo tienen miedo a algo en específico, hasta los que le temen a varios estímulos o situaciones con pérdida del control. Otros problemas que se atienden son diferentes tipos de agresiones: hacia personas de la misma casa, a sujetos extraños (territorial), y la que hay entre ellos mismos, para diferenciar a un líder de un subordinado.

El trabajo en el hospital es a diario con el propietario, quien recibe las instrucciones y debe aplicarlas en casa. Hay reeducación de éste, junto con el animal.
Animales fóbicos y ansiosos

Tejeda explicó que hay especímenes ansiosos por separación, si el propietario no está en casa, lo que se denomina figura de apego. Para detectar ese tipo de comportamientos, los signos son destrucción de objetos, orinar y defecar en todos lados, ladrar. “Desafortunadamente, para el animal, es una situación muy perturbadora, están en un estado de miedo importante porque tal vez creen que los abandonarán”.

El desconocimiento de la conducta normal de los animales puede derivar en fobias (como el caso en que el miedo es recompensado al tratar precisamente de calmarlo); sin embargo, en algunas ocasiones los ambientes con falta de normas y límites pueden ser iniciadores de conductas ansiosas.

Contrario a lo que sucede en programas televisivos, la solución de problemas lleva más de un mes, en ocasiones tres o cuatro, y algunos casos requieren el uso de medicamentos, concluyó.

Créditos: unam.mx/boletin/001/2012

Resguarda UNAM más de 46 mil ejemplares de mamíferos de México

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La Colección Nacional de Mamíferos, fundada de manera formal en 1947, es la más antigua de la región y cuenta con más de 46 mil ejemplares.
La Colección Nacional de Mamíferos, fundada de manera formal en 1947, es la más antigua de la región y cuenta con más de 46 mil ejemplares.

26 de diciembre de 2011

• Es la colección más importante del país, y de América Latina, aseguró su curador, Fernando Cervantes Reza, del Instituto de Biología
• Están representadas 90 por ciento de las especies conocidas en la nación, y posee ejemplares del resto del continente y algunos de Europa

Para conocer el inventario y la difusión del conocimiento de los mamíferos mexicanos, así como apoyar la investigación y la docencia con el fin de resguardar los recursos faunísticos, el Instituto de Biología (IB) de la UNAM resguarda el acervo más importante de estos animales en América Latina.

Compuesta por más de 46 mil ejemplares, la Colección Nacional de Mamíferos, fundada de manera formal en 1947, es la más antigua de la región. Continúa en crecimiento, porque aún hay lugares de la República que no han sido explorados, informó su curador, Fernando Cervantes Reza.

Hay especies que ya desaparecieron en estado silvestre, o que sólo sobreviven ejemplares en cautiverio; en este muestrario están representados en forma de piel, cráneo, esqueleto o tejidos congelados, como el lobo mexicano, del que sólo hay unos pocos en zoológicos o en alguna área natural, o la vaquita marina, también en peligro de desaparición.

Con casi 65 años de vida, prosiguió, se trata del acervo más importante, porque tiene el mayor número de ejemplares que cualquier otro; además, cuenta con una diversidad muy amplia de grupos taxonómicos: roedores, carnívoros, venados y mamíferos marinos, entre otros.

Asimismo, reúne los estándares internacionales de curación; es decir, los mecanismos para hacer acopio, traslado, la forma en que se tratan, rotulan, organizan, preservan, identifican, guardan y protegen contra polvo, agua e insectos para su funcionamiento, y cómo se proporciona la información a los usuarios.

Por mucho, dijo Cervantes, es la más consultada para tener datos acerca de estos animales en nuestro territorio. “Todo lo que está en nuestro catálogo está computarizado en forma de base de datos, y disponible para todo el público en la página web del instituto”.

Se trata de una iniciativa de hace muchos años; ahora se decidió reunirla y ponerla a disposición –de manera gratuita y sin ninguna cortapisa–, junto con otros portales de la Universidad Nacional, para todos los usuarios, no sólo de México, sino del mundo entero.

Distintas formas de conservar

Cervantes Reza explicó que la colección, donde está representado el 90 por ciento de las especies de mamíferos del país conocidas hasta hoy, cuenta con especímenes conservados de distinta manera, como piel (desde un ratón hasta un jaguar), o esqueleto (éste, más la piel), un cráneo, la piel y el cráneo, la piel y el esqueleto junto con el cráneo.

Además, estos mismos forman parte de colecciones anexas, sea de tejidos congelados, báculos (hueso que se encuentra en el pene de la mayoría de los mamíferos, más precisamente en insectívoros, roedores, carnívoros y primates) y huellas en moldes de yeso.

Los grupos mejor descritos son los roedores y murciélagos, aunque también son abundantes los mamíferos marinos, los carnívoros, las liebres, conejos y las musarañas. Además, las áreas geográficas mejor representadas son las tropicales de las vertientes del Océano Pacifico y del Golfo de México. También hay piezas procedentes del resto del continente, y algunas de Europa.

En especial, detalló el universitario, este acervo contiene una colección anexa de tejidos congelados, con tres mil 500 muestras de mamíferos de toda la nación.

En la actualidad, al estudiar la fauna silvestre, la ciencia involucra herramientas moleculares. Por ello, si se guarda un ejemplar en piel, cráneo o esqueleto, también se debe hacer lo mismo con una muestra de tejido (músculo, hígado, corazón o riñón), a una temperatura de congelación de menos 80 grados centígrados, en recipientes especiales que resisten esas condiciones.

Ello permite tener un acopio (se utiliza para hacer estudios de biología molecular y son tan importantes como la piel o cráneo), lo que en el pasado se conocía como banco de germoplasma, y que en el ámbito de las plantas equivale a uno de semillas.

De Ensenada a Chetumal

La colección es nacional porque tiene la obligación de preservar muestras de todas las especies que habitan a lo largo y ancho del país, desde Ensenada y Mexicali, hasta Chetumal. También, porque es la más antigua.

Se ha convertido en fuente de consulta obligada para quien esté interesado. Se actualiza de manera cotidiana y además del presupuesto institucional, se concursa para obtener apoyo de instituciones como el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.

Por lo general, los usuarios envían su solicitud por correo electrónico para obtener información específica, y se les provee por el mismo medio. Si maestros, investigadores, profesores y estudiantes solicitan ver un ejemplar, la piel o el cráneo, se les brinda el servicio de manera gratuita.

Es fundamental contar con un acervo de este tipo, porque es la única forma de documentar la riqueza que ya no existe o está a punto de desaparecer. “No basta con tratar de conservarlas en las zonas naturales protegidas, sino saber cómo son”, sostuvo.

“Éste es el único en América Latina que cuenta con un Laboratorio de Biología Molecular Asociado, además de ser un sustento de la información para los tres niveles de gobierno interesados en desarrollar sus planes de trabajo en política ambiental”, concluyó.
Créditos: unam.mx/boletin/756/2011

Urgente para México dimensionar sus recursos solares

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Para México es urgente evaluar los recursos solares, porque a pesar de su importancia en el actual contexto de crisis energética y caída de las reservas de petróleo, hasta hoy no se cuenta con información confiable al respecto, afirmó Mauro Germán Valdés, investigador del Instituto de Geofísica (IGf).
Para México es urgente evaluar los recursos solares, porque a pesar de su importancia en el actual contexto de crisis energética y caída de las reservas de petróleo, hasta hoy no se cuenta con información confiable al respecto, afirmó Mauro Germán Valdés, investigador del Instituto de Geofísica (IGf).

26 de diciembre de 2011

• A pesar de su importancia en el actual contexto de crisis energética y caída de las reservas de petróleo, hasta hoy no se cuenta con información confiable al respecto, afirmó Mauro Germán Valdés, investigador del IGf
• Para enfrentar esta situación, la UNAM, con financiamiento de la Secretaría de Energía, se encargará de hacer la calibración de los sensores de radiación solar instalados en 133 estaciones meteorológicas, a cargo del Servicio Meteorológico Nacional, ubicadas en todo el territorio

Para México es urgente evaluar los recursos solares, porque a pesar de su importancia en el actual contexto de crisis energética y caída de las reservas de petróleo, hasta hoy no se cuenta con información confiable al respecto, afirmó Mauro Germán Valdés, investigador del Instituto de Geofísica (IGf).

Para corregir esta situación, explicó el científico, la Universidad Nacional, con financiamiento de la Secretaría de Energía (Sener), se encargará de hacer la calibración de los sensores de radiación solar instalados en 133 Estaciones Meteorológicas Automáticas (EMA’s) a cargo del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), ubicadas en todo el territorio.

“Para evaluar estos elementos solares primero hay que medirlos, conocer cuánto, cómo, cuándo y, sobre todo, dónde llega, porque de ello depende aprovecharlo en aplicaciones de ‘baja temperatura’, y determinar zonas probables para aprovechamientos de ‘alta temperatura’ o industriales”.

El integrante de la Sección de Radiación Solar del IGf explicó que mientras la red no se calibre “su información no sirve como referencia”. Y hasta el momento, a pesar de que ha habido diversos intentos, no existe una sola evaluación confiable.

Mauro Germán Valdés recordó que la Sener abrió una convocatoria a través del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología para apoyar trabajos relativos a energías. “El SMN y la UNAM hicimos una propuesta conjunta para obtener información verídica de los sensores de todas las estaciones del país. El proyecto implica sustituir los equipos de las 133 estaciones por otros, calibrados”.

Además, abundó el experto, sería estadísticamente probable rescatar los datos que se han recabado desde hace una década en las EMA´s y, con ello, crear una gran base de datos. Vamos a tener información sistematizada en diferentes puntos del país que será útil para la industria, físicos de la atmósfera, arquitectos y biólogos, entre otros.

Ello traerá múltiples beneficios porque hasta para los usos más simples (como un calentador de agua, cuyo funcionamiento varía con la ubicación geográfica o la época del año, por ejemplo), los sistemas requieren información. “Se deben adquirir de acuerdo con la cantidad de energía disponible en el sitio de aprovechamiento y la eficiencia del equipo”.

Germán Valdés precisó que en distancias muy cortas dentro del territorio nacional existen grandes variaciones altitudinales. Eso implica, a la vez, la existencia de una gran variedad de climas por lo que el régimen solar también varía mucho en distancias cortas del terreno.

Sin necesidad de colocar tantas estaciones, se podría monitorear todo el país mediante imágenes de satélite, con una resolución de un kilómetro cuadrado. Pero, una vez más, se requieren sensores calibrados.

Se trata de los llamados piranómetros, que miden la radiación solar, la cual se descompone en radiación solar directa y difusa –esta última, en el momento en el que interactúa con partículas, nubes, etcétera, y es absorbida, reflejada o dispersada-. La suma de ambas es la radiación solar global.

Dentro de los piranómetros, la termopila es la parte encargada de medir. Produce una cantidad de energía eléctrica proporcional a la radiación solar que recibe, esta porción dada es la llamada constante instrumental. Por ejemplo, por cada watt por metro cuadrado un instrumento puede producir 10 microvolts.

Sin embargo, los disponibles se han deteriorado con el paso del tiempo y esa relación puede cambiar. Por ello, deben ser calibrados periódicamente, aclaró el universitario.

El proyecto se realizará en tres años. En el primero, se calibrarán casi la mitad de los equipos, y el resto, en el segundo, debido básicamente a que son diferentes tipos de estaciones meteorológicas. “Una vez concluido ese proceso tendremos la metodología para, colocar los 133 en el tercer año”.
Créditos: unam.mx/boletin/762/2011

Descubren milpiés que alberga musgo en su cuerpo

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Esta foto, suministrada por Shirley Daniela Martínez, muestra un fragmento del artrópodo con briófitos.
Esta foto, suministrada por Shirley Daniela Martínez, muestra un fragmento del artrópodo con briófitos.

22 de diciembre de 2011

Una estudiante de la Universidad Nacional de Colombia descubrió una nueva especie de milpiés en cuyo dorso crecen varias especies de briofitos (musgos).

Shirley Daniela Martínez hizo el hallazgo en una salida de campo a la Reserva Natural del río Ñambí, en el Departamento de Nariño, sitio que se caracteriza por tener un gran bosque húmedo tropical. Encontró que sobre el dorso de este animal había diez especies de briófitos pertenecientes, principalmente, a las familias Pilotrichaceae y Lejeuneaceae.

Los briófitos son un grupo de organismos que se separaron tempranamente del resto de las plantas terrestres, dando lugar a tres linajes diferenciados: musgos, hepáticas y antoceros. Por eso, este descubrimiento representa un doble aporte para la Ciencia, puesto que se trata de una nueva especie de milpiés y la primera conocida como hospedera de esta clase de plantas.

El nuevo artrópodo fue nombrado Psammodesmus bryop-horus. De acuerdo con Martínez,  esta relación podría ser simbiótica, ya que el musgo amplía su rango de distribución mientras que el milpiés permanece camuflado y evita que sea fácilmente visto por depredadores. Por ahora, comienza a develarse la fisiología y modo de vida de este artrópodo, pero también se analizará la composición química del exoesqueleto para explicar la presencia de musgo sobre ellos.

De acuerdo con la estudiante, este tipo de relación ya se había reportado anteriormente sobre algunos gorgojos, pero nunca había sido encontrada en otras especies de artrópodos, y tampoco con tantas especies de musgos asociadas. Los científicos dedicados a los milpiés nunca habían observado esta asociación en ningún otro lugar del mundo.

Martínez, quien recibió la colaboración de los profesores Richard Hoffman (Museo de Historia Natural de Virginia) y Eduardo Flórez (Instituto de Ciencias Naturales) presentó su trabajo sobre esta interesante simbiosis en el III Congreso Colombiano de Zoología y en el XV Congreso Internacional de Miriapodología en Brisbane (Australia).

El descubrimiento de esta curiosa asociación ha representado para Daniela –quien cursa noveno semestre de Biología en la UN–, el reconocimiento internacional y ofertas de estudios de posgrado en universidades de Dinamarca, Brasil y EE.UU.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co