Category Archives: Medio Ambiente

Las nevadas intensas, relacionadas al cambio climático

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
Carlos Gay García, coordinador del Programa de Investigación en Cambio Climático de la UNAM.
Carlos Gay García, coordinador del Programa de Investigación en Cambio Climático de la UNAM.

17 de febrero de 2011

• Continuarán en los próximos años, pues a mayor cantidad de calor en la atmósfera, más agua condensada, explicó Carlos Gay, coordinador del Programa de Investigación en Cambio Climático de la UNAM

Las intensas nevadas observadas en el este de Estados Unidos, en el norte de México, e incluso en Europa, son producto del calentamiento global y continuarán en los próximos años, detalló Carlos Gay García, coordinador del Programa de Investigación en Cambio Climático (PICC) de la UNAM.

Ciertos eventos hidrometeorológicos que ocurren pueden causar confusión con relación al cambio climático. Si se habla de este fenómeno, la gente se pregunta cómo es posible que haya fríos intensos y nevadas copiosas. Sin embargo, aclaró, esto tiene una explicación lógica, todo está conectado.

“De los escenarios construidos de principios básicos, se entiende que lo que ocurre con las nevadas intensas es consistente con nuestra idea del calentamiento global. Si hablamos de termodinámica, podemos decir que un gas más caliente, o una atmósfera en estas condiciones, contiene mayor vapor, agua que puede convertirse en lluvia o nieve”, refirió.

El también jefe del grupo Cambio Climático y Radiación Solar del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA), explicó que en las zonas donde hace frío y las temperaturas son muy bajas, el líquido se transforma en nieve, en vez de lluvia. No obstante, con la siguiente estación esto desaparece.

La situación se repetirá en años venideros, pues aunque la normalidad dicta que el agua se almacena en las regiones polares, glaciares y ríos, ha disminuido. “Los hielos permanentes en el Polo Norte se reducen, incluso esta región se convierte en una isla gélida”, dijo.

El récord de mayor temperatura registrado ocurrió en 1998, cuando se enfrentó el fenómeno de El Niño; de ahí, bajó un poco y se mantuvo. No obstante, es probable que este año y el próximo, se rebase de manera consistente por el calentamiento global.

“Aunque hay fríos intensos y se cuestione dónde está el cambio climático, a la hora de promediar nos percatamos que el planeta se calienta”, señaló.

También, explicó que la inclusión de esquemas y predicciones ha sido útil. Los sucesos actuales están dentro del modelo de lo que se esperaba, construido a partir de patrones que permiten adelantarnos en el tiempo, y los datos obtenidos permiten corroborarlos. “Si nuestra única base fuese la información observacional, tendríamos que esperar una gran temporada para ver modificaciones”.
Créditos: UNAM-DGCS-099-2011/unam.mx

Inició la Escuela de Biología de la BUAP colecta de residuos electrónicos

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

residuos electronicos16 de febrero de 2011

Cuando un teléfono celular se tira a la basura no sólo se contamina el ambiente sino que también se desperdician insumos, ya que hasta el 50 por ciento de sus residuos, entre plástico, tabletas y circuitos, se pueden rehabilitar, reutilizar o reciclar.

Ante los problemas ambientales que puede generar la basura, particularmente la electrónica en la que se incluyen pilas, computadoras, reproductores de audio o videojuegos, el grupo Iniciativa Estudiantil de la Escuela de Biología de la BUAP, mejor conocido como INEEBIO, realizará una colecta de residuos inorgánicos a partir de hoy y hasta el 17 de febrero en el lobby de esta unidad académica de 11:00 a 15:00 horas.

De esta manera la comunidad universitaria podrá separar y depositar su basura sólida inorgánica como papel, cartón, plástico y basura electrónica en los diferentes contenedores que se dispondrán en este lugar.

“La intención de esta colecta es crear conciencia entre los jóvenes de la importancia que tiene el separar residuos, de los cuales algunas partes pueden ser reutilizables, otros reciclables y el resto eliminados con las técnicas correctas, de manera que no se agreda la naturaleza”, señaló el doctor Jorge Alejandro Cebada Ruiz, Director de la Escuela de Biología

INEEBIO se formó inicialmente con alumnos de la generación 2003 de esta unidad académica, quienes comenzaron a realizar acciones a favor de la recolección, separación y manejo de residuos.

Han organizado colectas y pláticas al respecto desde 2004. Su proyecto logró que hoy la Escuela de Biología cuente con basureros separadores de residíos y una conciencia ambiental en crecimiento, que han adoptado las generaciones sucesoras.

Cebada Ruiz recordó finalmente que esta Iniciativa Estudiantil festejará su sexto aniversario el próximo 21 de febrero, con actividades académicas e incluso un concurso de fotografía, en pro del medio ambiente.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx
Imagen: aimdigital.com.ar

Inaugura IPN Laboratorio de Investigación en Calidad y Conversión

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

11 de febrero de 2011

• El laboratorio, cuya inversión asciende a 1.3 millones de pesos, permitirá diagnosticar la calidad de la energía eléctrica de la Línea “B” del Sistema de Transporte Colectivo Metro

La Directora General del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Yoloxóchitl Bustamante Díez, inauguró el Laboratorio de Investigación en Calidad y Conversión de Energía de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME), Unidad Culhuacán, cuya inversión asciende a 1.3 millones de pesos.

Dicho laboratorio fue creado con recursos del Fondo Mixto de Fomento a la Investigación Científica y Tecnológica CONACYT-Gobierno del Distrito Federal, a través del Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal (ICyTDF), como parte de un proyecto de investigación que realiza el IPN para diagnosticar la calidad de la energía eléctrica de la Línea “B” del Sistema de Transporte Colectivo Metro.

Acompañada por el Director del ICyTDF, Julio Mendoza Álvarez, así como por el Director de la ESIME Culhuacán, Miguel Ángel Rodríguez Zuño, la titular del IPN señaló que este tipo de acciones representan el mejor ejemplo de que la suma de esfuerzos permite ofrecer resultados que benefician a todos.
Bustamante Díez dijo que este proyecto que realiza el Politécnico resulta de gran trascendencia, pues es fundamental el óptimo y adecuado funcionamiento del Sistema de Transporte Colectivo Metro, por el importante número de personas que lo utilizan de manera cotidiana.

“Nos parece que cada vez es más importante que nos demos cuenta que los recursos económicos siempre son limitados, y lo que podemos hacer es aplicar el talento en todos estos proyectos, pues si se equipa en el IPN un laboratorio, entonces se abre una posibilidad de aprendizaje mayor para los jóvenes, con lo cual se potencializan las posibilidades de más proyectos, y a su vez, se hace un círculo virtuosos, que es lo que necesitamos”, refirió.

En su oportunidad, el Director del Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal, Julio Mendoza Álvarez, mencionó que actualmente está abierta una convocatoria para el desarrollo de un sistema de iluminación de lámpara led, para bajar el consumo de energía en el Metro, en el cual el IPN también podría participar.

Es importante, agregó, ir a buscar proyectos que incidan sobre las necesidades, en este caso de la ciudad de México, a fin de que atiendan estas convocatorias para dar solución a problemáticas tales como la del agua, el transporte y la energía renovable, entre otros.

Ismael Araujo Vargas, responsable del proyecto para diagnosticar la calidad de la energía eléctrica de la Línea “B” del Sistema de Transporte Colectivo Metro, precisó que el Laboratorio de Investigación en Calidad y Conversión de Energía está integrado por osciloscopios de alta precisión, multímetros de gran exactitud, un analizador de potencia de 12 canales y una fuente trifásica de voltaje programable, entre otros.

Subrayó que esta infraestructura beneficiará principalmente a estudiantes de los dos últimos semestre de la carrera de Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica, toda vez que coadyuvará a fortalecer el posgrado, principalmente de las maestrías en Ingeniería en Microelectrónica y la de Sistemas Energéticos, además de impulsar el desarrollo de prototipos.

Araujo Vargas indicó que algunos de los proyectos que pueden realizarse en este laboratorio son: el de diagnóstico de calidad de la energía en instalaciones industriales, el desarrollo de convertidores electrónicos y la fabricación de diversos sistemas ahorradores de energía, entre otros.

Créditos: Comunicación Social/IPN/ Boletín 033

El crudo invierno actual, producto del movimiento planetario y la baja actividad solar

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Imagen de la NASA que muestra cómo las nevadas afectan el norte del continente americano.
Imagen de la NASA que muestra cómo las nevadas afectan el norte del continente americano.

11 de febrero de 2011

• Víctor Manuel Velasco, del Instituto de Geofísica de la UNAM, indicó que las condiciones actuales de la Tierra son muy similares a las que había hace 400 años; entonces, se registraron las temporadas más frías de la era moderna

Pocas veces en Estados Unidos se había visto una precipitación de nieve tal, que en Chicago comenzaron a llamarla Snowpocalipsis, “sin embargo, esto está muy lejos de ser algo apocalíptico, es más bien uno de los procesos naturales que atraviesa regularmente la Tierra”, expuso Víctor Manuel Velasco, del Instituto de Geofísica de la UNAM.

Actualmente, Chicago es una de las urbes más afectadas por este fenómeno, del que alertó Velasco en mayo de 2010; entonces viajó allá para ofrecer la conferencia Enfriamiento global.

Desde 2002, el académico se ha dedicado a estudiar la actividad solar y el impacto que tiene en el planeta, “y las observaciones obtenidas nos llevaron a pronosticar, en 2008, que el clima comenzaría a enfriarse alrededor de 2010, y la naturaleza comienza a demostrar si el vaticinio era cierto o no”.

Este periodo, que el investigador denominó como “una mini-era del hielo” responde a la baja actividad solar, pero también al movimiento planetario. Hoy tenemos condiciones muy similares a las que se dieron hace aproximadamente 400 años. En esa época, se registraron los inviernos más crudos que conoce la era moderna, explicó.

“Hablamos del lapso entre 1645 y 1715, que se conoce como el Mínimo de Maunder, etapa en que las manchas solares desaparecieron prácticamente de la superficie del astro, y en la que nuestro planeta ocupaba una posición muy similar a la que tiene hoy respecto al centro de masa de nuestro Sistema”.

Algo que, a la hora de estudiar el cambio climático, pocas veces consideran los científicos, es el lugar preciso que la Tierra ocupa en el Sistema Solar en un momento determinado, pero hacerlo nos abre horizontes de estudio insospechados, añadió.

El científico señaló que esta “mini-era de hielo” durará de 60 a 80 años, “lo que nos obliga a replantear nuestra economía, tecnología y ciencia. Por ejemplo, en el norte comienza a haber un déficit de energía, y habrá una necesidad mayor de alimentos; debemos pensar en ello hoy para comenzar a prever para el mañana”.

¿Pero cómo conciliar las evidencias de que el planeta se enfría con aquellas que aseguran que se calienta? “Actualmente vivimos una revolución científica en la que, por un lado, están las supercomputadoras y, por el otro, la inteligencia humana. Sólo el ser humano crea conocimiento y ciencia, y quienes apostaron por los ordenadores hicieron un diagnóstico equivocado. Será la naturaleza la que demuestre qué teoría es la correcta, “y sin embargo —concluyó el académico—, la Tierra se enfría”.
Créditos: UNAM-DGCS-0085-2011/unam.mx

Metodología usada en documentos oficiales sobre cambio climático, inadecuada

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
Francisco Estrada Porrúa, del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM.
Francisco Estrada Porrúa, del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM.

9 de febrero de 2011

• Debido a que los escenarios están mal diseñados, si la información es introducida a los modelos de impacto, se obtienen estudios con errores, señaló Francisco Estrada Porrúa, del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM

La metodología utilizada en documentos oficiales sobre cambio climático no produce resultados consistentes y éstos dependen de qué corrida o modelo sea utilizado, y se ha demostrado que los aplicados no son adecuados para cálculos relacionados con el tema, señaló Francisco Estrada Porrúa, del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM.

“Tras una exhaustiva revisión de la metodología utilizada en documentos como la Cuarta Comunicación Nacional ante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático; el Cuarto Informe Nacional sobre Biodiversidad, y La Economía del Cambio Climático, nos dimos cuenta que ésta no es la más adecuada”, señaló.

Al impartir la ponencia Una revisión de los escenarios de cambio climático utilizados en los documentos nacionales de México, señaló que si los entornos de trabajo están mal diseñados y esa información es introducida en los modelos de impacto, se obtiene un estudio con errores.

Los métodos utilizados para estos análisis fueron diseñados principalmente para pronosticar el tiempo. El downscaling es un proceso que consiste en relacionar dos estados de alguna variable: una que representa un espacio grande y otra que reproduce un espacio mucho menor, y ésa fue la opción empleada para el desarrollo de estos textos.

“Lo preocupante es que dichos estudios son usados para tomar decisiones, pese a que la metodología propuesta no ha sido utilizada en ningún otro análisis de cambio climático en el mundo y, por tanto, no ha sido evaluada. Hay que tratar la estadística con respeto, sobre todo en este tipo de labores”, expuso.

La metodología utilizada para estas empresas toma las variables de gran escala del modelo y las relaciona con las locales; sin embargo, dijo, esto no es lo más adecuado, porque hace una transformación a partir de ellas, algo nada conveniente para estos estudios. “Hay muy pocos métodos que manejen variables con tendencia y eso representa un problema en estadística”.

“Si los documentos nacionales están basados en esto, pediría que fueran evaluados”, dijo. Los patrones espaciales y magnitudes son arbitrarios y aleatorios; incluso la física del modelo es reemplazada por patrones y magnitudes aleatorias.

Los resultados muestran que las consecuencias son tan graves que invalidarían las evaluaciones que se realizaron en dichos escenarios; por tanto, no deben ser utilizados para la toma de decisiones, o en política pública, hasta que sean revisados y evaluados rigurosamente por pares.
Créditos: UNAM-DGCS-0081-2011/unam.mx