Category Archives: Medio Ambiente

PUBLICAN INVESTIGADORES DE LA BUAP LIBRO SOBRE PLANTAS DE IMPORTANCIA ECONÓMICA EN PUEBLA

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

19 de abril de 2011

Investigadores del Herbario y Jardín Botánico “Ignacio Rodríguez de Alconedo” de la BUAP, con el apoyo de la Secretaría de Desarrollo Rural estatal, publicaron el libro “Plantas de importancia económica en el estado de Puebla”, dedicado al conocimiento de la flora que se comercializa en la entidad con fines alimenticios, forrajes, ornamentales o medicinales, entre otros.

En el texto se ilustran 860 especies a través de casi mil fotografías, y se ofrecen los nombres científicos y más de dos mil nombres comunes de cada ejemplar, así como la descripción de sus características particulares, zonas de crecimiento y utilización.

Los autores son los doctores Marisela Rodríguez Acosta, Directora del Herbario y Jardín Botánico de la BUAP, Allen James Coombes, investigador de este recinto, así como el ingeniero Alberto Jiménez Merino Secretario de Seguridad y Soberanía Alimentaria de la Confederación Nacional Campesina, quienes durante 2010 realizaron la identificación y descripción de cada vegetal.

La doctora Rodríguez Acosta explicó que el texto corresponde a plantas cultivadas, nativas o introducidas al territorio poblano, que no necesariamente son endémicas, pero que sí se comercializan en la entidad.

Comentó que entre las plantas descritas en este libro se encuentran especies poco vistas en la entidad como los árboles de cereza, o bien que proliferan en México como la flor de dalia, entre otras.

La también investigadora de la Institución, señaló que el libro “Plantas de importancia económica en el estado” será un referente para investigaciones futuras y el conocimiento general sobre la flora de Puebla y la región.

El libro está a la venta en las librerías de la BUAP ubicadas en el Complejo Cultural Universitario y Centro Histórico, además del Herbario y Jardín Botánico “Ignacio Rodríguez de Alconedo” de la BUAP, que se encuentra en Ciudad Universitaria.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

ASESORAN ACADÉMICOS DE LA UNAM A COMUNIDADES PARA APROVECHAR SUS RECURSOS NATURALES

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

  La riqueza natural de San Rafael Coxcatlán, en Puebla, es invaluable.(cortesía Rafael Lira Saade)
La riqueza natural de San Rafael Coxcatlán, en Puebla, es invaluable.(cortesía Rafael Lira Saade)

19 de abril de 2011

• Se busca colectar y resguardar semillas de plantas útiles y capacitar a la población para que realice acciones encaminadas a conservar las más importantes
• En San Rafael Coxcatlán, Puebla, crearon un invernadero y se proponen instrumentar espacios de conservación en huertos familiares e impulsar el ecoturismo

En regiones rurales de México, la sobreexplotación de recursos naturales podría propiciar amenazas de extinción de muchas especies. Por ello, desde hace casi cuatro años, un grupo interdisciplinario de académicos de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala, encabezado por Rafael Lira, desarrolla el proyecto Conservación ex situ de los recursos vegetales de San Rafael Coxcatlán, Puebla, con apoyo de una donante anónima a través de los Jardines Botánicos de Kew, en Inglaterra.

Lira, del Laboratorio de Recursos Naturales de la Unidad de Biotecnología y Prototipos (Ubipro), explicó que la comunidad poblana tiene 320 habitantes, su principal actividad económica es la agricultura, y aunque se trata de un pueblo pequeño tiene una riqueza natural invaluable. Además, es importante porque, a poca distancia, se localiza la llamada Cueva del Maíz.

Estudios previos al inicio del proyecto lograron documentar que en los alrededores de San Rafael prosperan 374 especies, de 249 géneros y 87 familias de plantas vasculares, de las que 368 son destinadas a uno o más usos por los habitantes de la región.

Rafael Lira, integrante del Laboratorio de Recursos Naturales de la FES Iztacala de la UNAM.
Rafael Lira, integrante del Laboratorio de Recursos Naturales de la FES Iztacala de la UNAM.

Avances del proyecto

Con el proyecto, explicó, se busca colectar y resguardar semillas de plantas útiles, así como capacitar a los habitantes de San Rafael en la propagación y conservación de esos recursos. Dadas las características del área, el plan también contribuye a la preservación de simientes de especies de zonas áridas, que desde hace años, se realiza de manera conjunta entre la Ubipro y los Jardines Botánicos de Kew.

En la primera etapa (2008-2010), el equipo de trabajo logró recolectar y resguardar, en la colección de germoplasma de la FES Iztacala, las semillas de 114 especies útiles que, en su mayoría, fueron elegidas por los pobladores como prioritarias.

Mediante estudios etnoecológicos y fitoquímicos se determinó la distribución, abundancia y disponibilidad de las mismas, así como entender la química de una veintena de plantas medicinales, consideradas como primordiales por los lugareños, como la sangre de grado (Jatropha neopauciflora), el cuachalala (Amphipterygium adstringens), el pochote (Ceiba aesculifolia ssp. Parvifolia) y el aceitillo (Arida).

Otros investigaciones se han enfocado a la fisiología de tres especies medicinales: el popote (Gymnosperma glutinosum), el venenillo (Castela erecta) y el orégano (Lippia graveolens).

Para ello, se construyó un invernadero en terrenos de la comunidad, en el que estas especies han sido propagadas y estudiadas; así, se han establecido las condiciones óptimas para la germinación de semillas y se han determinado los efectos de la radiación y el riego en la acumulación de los metabolitos que respaldan su uso medicinal.

Otra parte importante del proyecto, mencionó Lira, es la capacitación en distintos niveles. En la primera etapa, mediante talleres, 30 adultos y 40 niños recibieron algún tipo de entrenamiento en el manejo del invernadero y técnicas de propagación. Además, se preparó material documental que fue distribuido entre la comunidad relativo a la importancia de esa región y los hallazgos de las especies.

También, 19 estudiantes de licenciatura y tres de posgrado han participado en las investigaciones de laboratorio y de campo, y cinco de nivel superior y dos de maestría han obtenido el grado.

El futuro del proyecto

Aunque en la primera etapa se han obtenido logros importantes, Lira reconoció que, hasta el momento, no ha sido fácil convencer a los habitantes para que exploten al máximo el invernadero y participen de forma más activa en la conservación de sus recursos.

Por ello, prosiguió, en la segunda etapa, que iniciará este 2011, continuará la colecta de semillas de las más de 200 especies de plantas útiles que faltan resguardar, además de fomentar el uso del invernadero, a través de la propagación de especímenes silvestres y algunos domésticos de interés para los pobladores.

En el caso de especies con bajas densidades en la naturaleza, serán empleadas para hacer experimentos de reintroducción. Se pretende involucrar a todo el comisariado ejidal de Tilapa.

El biólogo sostuvo que si se consolidan estos planes, se intentará promover a la región como un sitio de interés ecoturístico, no sólo por su importancia en el contexto histórico por el origen del maíz (el único que se explota en la actualidad), sino también por el papel que juega en la conservación de los recursos vegetales.

El objetivo es que a los visitantes, además del atractivo de la cueva del maíz, se les ofrezca una visita guiada al invernadero, a los huertos y a los lugares donde se hace restauración, finalizó.

Créditos: UNAM-DGCS-230/2011/unam.mx

La radiación UV-C, la más dañina y reciente en el planeta

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Rosa María Ponce Olivera, profesora titular del Posgrado en Dermatología de la Facultad de Medicina
Rosa María Ponce Olivera, profesora titular del Posgrado en Dermatología de la Facultad de Medicina

12 de abril de 2011

• La radiación ultravioleta se divide en tres fracciones: UV-A, la que más envejece la piel; UV-B, que genera propensión al cáncer en ese órgano, y UV-C, implicada en el desarrollo de varios tipos de carcinoma
• Asolearse provoca neoplasia, quemaduras y arrugas, dijo Rosa María Ponce Olivera, profesora del Posgrado en Dermatología de la Facultad de Medicina
• Sugirió utilizar bloqueador con factor de protección solar mayor a 30, y aplicarlo cada cuatro horas para actividades cotidianas, o cada dos si la persona va a nadar o a realizar algún trabajo o deporte que cause sudoración

La exposición directa a los rayos solares propicia arrugas, ocasiona quemaduras de primer y segundo grado y genera varios tipos de cáncer de piel, advirtió Rosa María Ponce Olivera, profesora titular del Posgrado en Dermatología de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

Ante la cercanía de las vacaciones de la Semana Mayor, la también jefa del Servicio de Dermatología del Hospital General de México de la Secretaría de Salud, sugirió evitar el contacto directo con la radiación y protegerse con ropa de algodón, gorra, lentes y bloqueadores.

“Asolearse es como decir ¿cuántos cigarros me puedo fumar? La respuesta es ninguno. Lo recomendable es no hacerlo”, sentenció.

Radiación ultravioleta

La especialista explicó que la radiación ultravioleta (UV) se divide en tres fracciones: UV-A, la que más envejece la piel; UV-B, que genera propensión al cáncer en ese órgano, y UV-C, implicada en el desarrollo de varios tipos de carcinoma, y que no recibíamos en el planeta porque nos protegía la capa de ozono.

El primer daño de una radiación indiscriminada es la quemadura aguda, que se genera por una simple exposición. “El efecto de piel roja o ‘ardida’ es una quemadura de primer grado, que pasa a segundo si incluye ampollas”, precisó la dermatóloga.

Otra afectación es el bronceado, efecto de defensa de la piel a la radiación, en el que las células del color, llamadas melanocitos, producen más melanina para defenderse de las agresiones. De ninguna forma está permitido el tipo natural o cosmético, o salir a una playa, a un balneario, ni recurrir a cámaras de bronceado. “En ambos casos es el mismo daño por radiación ultravioleta”, indicó.

La universitaria reconoció que el atractivo de adquirir ese color es una moda, pero no denota buena salud. La piel se arruga pronto y se puede generar neoplasia, reiteró.

Cáncer de piel

El efecto máximo es el cáncer de piel, que se divide en dos tipos. El primero, llamado melanoma, muy maligno, y en el 95 por ciento de los casos produce lunares grandes con volumen de color café o negro. “Tienen producción de melanina, pero ya cancerosa”, explicó Ponce Olivera.

El segundo tipo, menos peligroso, pero mutilante, se llama cáncer no melanoma. Tiene dos variantes: el carcinoma basocelular y el epidermoide.

El basocelular es el más común y está considerado el menos maligno porque no se expande a otra parte del cuerpo (es decir, no causa metástasis), aunque sí desgasta la piel, especialmente de la nariz y los ojos.
El segundo produce una piel gruesa y displásica. “El epidermoide se distingue por la presencia de una cicatriz, lunar o bolita roja con venas, un levantamiento, un hundimiento o una úlcera que no cierra”, indicó.

En el Servicio de Dermatología del Hospital General de México, Ponce Olivera y sus colaboradores atienden, cada año, aproximadamente a dos mil 500 pacientes por diversos tipos de este padecimiento.

En esa institución, los tumores malignos de piel son el tercer motivo de consulta, detrás del acné y el melasma o paño. En el cuarto lugar, la dermatitis (lesiones inflamatorias de la piel), y el quinto, la psoriasis.

La universitaria reconoció que, en general, hay escaso cuidado, “aunque hacemos campañas de fotoprotección no se difunden lo suficiente”.

Efectos benéficos del Sol

Existe un efecto benéfico del Sol en la piel, para fijar la vitamina D y el calcio. “Es un intermediario para calcificar nuestros huesos”, dijo.

En países con poca radiación, como los nórdicos, se padece raquitismo y disminución de huesos, pero en sitios como México, con días soleados casi todo el año, una exposición de tres a cinco minutos es suficiente para obtener esa fijación. “Esa dosis la tenemos al atravesar una calle, subir al auto o en el transporte público”, indicó.

De igual manera, para los bebés es recomendable la radiación para el metabolismo de bilirrubina, un mecanismo todavía inmaduro en ellos. “Un poco de exposición es una fototerapia que ayuda, pero sólo se recomienda en los bebés por prescripción médica, generalmente si nacen con ictericia. En ese caso, debe ser de algunos minutos y antes de las 12:00 horas”, precisó.

Fotoprotectores o bloqueadores solares

La dermatóloga recomendó el uso diario de fotoprotectores o bloqueadores solares, incluso en las ciudades.

“Arriba del número 30 es una protección solar elevada. Muchos todavía tienen graduaciones hasta el 100, pero cada vez más se ha puesto una nomenclatura de 50+, de muy alta potencia”.

No obstante, señaló que aún éstos últimos solamente bloquean un poco más del tres por ciento de los rayos UV, y aunque sea total, no se tiene protección al 100 por ciento.

Por ello, sugirió cubrirse con ropa de algodón, gorra, lentes y reaplicar los bloqueadores cada cuatro horas, para una actividad cotidiana, y cada dos horas, si la persona va a nadar o a realizar una actividad de trabajo o deporte al aire libre que genere sudoración.

Sobre la cantidad de bloqueador a aplicar, recomendó el equivalente a un dedo de crema para la cara, el cuello, cada brazo, y esa misma cantidad para las áreas inferior y posterior de cada pierna.

Aunque las pieles blancas son más vulnerables que las oscuras porque tienen menos melanina, las personas morenas no están exentas de la agresión, concluyó.

Créditos: UNAM-DGCS-216/2011/unam.mx

México podría participar en el comercio internacional de flora y fauna

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Lunes 11 de abril de 2011

México tiene un gran potencial en biodiversidad que manejado de forma sustentable le permitirá ingresar al comercio internacional y generar ingresos en beneficio de los productores y sus familias, afirmó la doctora Alejandra García-Naranjo Ortiz de la Huerta, coordinadora de la Autoridad Científica de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

Ante estudiantes de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la BUAP, indicó que para lograrlo se requieren estudios poblacionales que permitan conocer el comportamiento biológico de las especies: cómo se reproducen y pueden mantenerse, garantizando así su existencia.

En México existen alrededor de 2 500 especies de animales y plantas registradas, lo que es una gran responsabilidad para el país, que tiene obligación de protegerlas.

También es necesario estimar su tasa de reproducción, demanda y valor comercial, para que “las comunidades locales con proyectos sustentables aprovechen las diversas especies de flora y fauna que puedan ser comercializadas, sin ponerlas en riesgo”.

Puso como ejemplo el cocodrilo de pantano que está a punto de extinguirse por la sobreexplotación. Los ejemplares que aún existen se mantienen en cautiverio donde se cuida que se reproduzcan de manera natural.

Una especie que sí podría aprovecharse adecuadamente es la candelilla, una planta del desierto que produce una cera que tiene alta demanda en la industria cosmética y de alimentos.

La Doctora García-Naranjo informó que se está realizando un inventario nacional para saber qué cantidad de candelilla hay en el país, dónde se produce y realizar proyectos sustentables para su explotación y beneficio social y económico.

Ante estudiantes que en su vida profesional tendrán que ver con la producción de alimentos, les recordó que la biodiversidad es la base viviente para el desarrollo sustentable, ya que provee de servicios ambientales, materia prima, alimentos, vestido, artículos de ornato, entre otros usos.

Al hablar de la Conservación y uso sustentable de la biodiversidad: el marco y comercio internacional, recordó que la nación tiene una gran diversidad de especies endémicas y posee el 10 por ciento de especies extintas en el mundo.

La especialista aclaró que aunque la Convención para el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre, fue firmada en 1973 y entró en vigor en 1975, México se integró en 1991, sin embargo fue hasta el 2000 que la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), de la que depende la CITES, participó como autoridad científica.

Comentó que este convenio busca la conservación y el uso sostenible de las especies que se encuentran incluidas en tres apéndices: aquéllas que están en peligro de extinción; las que no necesariamente son amenazadas pero que pudieran estarlo si el comercio no es controlado, y el último que se conforma por especies endémicas.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

Necesarias estrategias para la conservación del ecosistema

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Viernes 8 de abril de 2011

La mayoría de las comunidades y municipios en el país deben establecer programas de manejo para mantener, decrecer o aumentar determinadas especies para la conservación del equilibrio biológico, afirmó el doctor Jorge Ignacio Servín Martínez, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, Campus Xochimilco.

Al hablar acerca del “Dilema entre la conservación biológica y el manejo de Fauna Silvestre”, durante el Sexto Simposio sobre Fauna Cinegética en México, que realiza la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la BUAP, señaló que el reto para académicos e investigadores es crear “estrategias de acuerdo al espacio geográfico de una región”, para cuantificar e identificar las especies.

Por ejemplo, “las plagas de roedores deben decrecer porque causan daño directo a las actividades agropecuarias, así como las palomas domésticas, que en las ciudades originan un deterioro al patrimonio cultural”.

En cambio, las especies que deben aumentar son las que están en peligro de extinción, tal es el caso del lobo mexicano, que se está extinguiendo por la falta de una regulación y la indiscriminada caza que evita su reproducción natural.

En cuanto a la flora, Servín Martínez indicó que el país resalta por el rescate de desiertos y selvas, pero no de los bosques templados, mismos que se explotan sin control.

Ante este panorama, “los legisladores deben recibir propuestas por parte de comunidades rurales, que se incorporen al esquema de políticas públicas para la conservación del medio ambiente”.

Por otra parte, el académico expuso que el siglo XX se caracterizó por una constante degradación de los recursos naturales, una ausencia de legislación ambiental y políticas públicas en beneficio de la conservación biológica y de recursos naturales.

Ante estudiantes y docentes de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, el investigador concluyó que el papel del académico y del manejador, “es asesorar a las comunidades rurales para un uso sustentable de los recursos naturales”.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx