All posts by admin

PERMITEN RESIDUOS LIGNOCELULÓSICOS OBTENCIÓN DE PRODUCTOS SUSTENTABLES, INFORMA INVESTIGADOR DE LA UAM

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

*Una tonelada seca de estos desechos generarían 72 galones de etanol
Profesores del Departamento de Procesos y Tecnología de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) estudian los residuos lignocelulósicos –desechos de caña de azúcar o bagazo, rastrojo y olote de maíz, paja de trigo y arroz, restos forestales y algunos desperdicios de la industria del papel– que constituyen bienes naturales proveedores de energía, compuestos químicos y otros materiales a la Humanidad.

Los residuos lignocelulósicos se encuentran en la biomasa vegetal y permiten la obtención de productos sustentables y no contaminantes del medio ambiente, entre los que destaca el etanol.

El doctor José Campos Terán, profesor del citado Departamento, explicó que México tiene una posición privilegiada en ese ámbito debido a sus condiciones medioambientales y a que cuenta con una capacidad agrícola ya desarrollada en los casos de la caña de azúcar y el maíz, cuyos restos son considerados en general sobrantes o subproductos de bajo valor agregado.

Según cálculos teóricos, una tonelada seca de restos lignocelulósicos generaría 72 galones de etanol, lo que representa un monto importante si se compara con los 114 galones obtenidos a partir de una tonelada seca de grano de maíz, con la salvedad de que éste es un recurso de relevancia  alimenticia.

El investigador declaró que el material lignocelulósico está conformado sobre todo por tres polímeros: celulosa, hemicelulosa y lignina, cuya interrelación es compleja y tiene variaciones de acuerdo con el recurso lignocelulósico de que se trate.

La celulosa y la lignina son componentes importantes porque de ellos pueden obtenerse productos diversos. De la primera es posible adquirir azúcares que servirían en la generación de biocombustibles, entre ellos el etanol; de la segunda, sustancias para las industrias Farmacéutica y de compuestos aromáticos.

Desde el punto de vista científico –señaló– el problema radica en que no resulta fácil llevar a cabo la degradación y la separación de esos productos, pues la Naturaleza “hizo la biomasa muy resistente” y “enseñó” a esos materiales a soportar el ataque de bacterias, microbios y otros agentes agresores.

Una de las técnicas para separar lignina de la celulosa es la utilización de enzimas que hagan la degradación y logren dicha desvinculación, o de catalizadores sobre los residuos para efectuar la hidrólisis y la fermentación de la celulosa.

Las celulasas y hemicelulosas, manifestó, son ampliamente utilizadas en los procesos de hidrolización de productos de celulosa a azúcares que puedan ser fermentados para producir etanol. Sin embargo, la presencia de lignina en esos recursos representa uno de los mayores obstáculos para alcanzar la conversión.

El experto de la Unidad Cuajimalpa indicó que para hacer rentable y eficiente el proceso productivo de los biocombustibles y otros compuestos químicos a partir de materiales lignocelulósicos del bagazo de caña y olote de maíz resulta prioritario estudiar la interacción de superficies lignocelulósicas con enzimas que degraden lignina (lacasas) y celulosa (celulasas).

Con ese objetivo los investigadores han creado superficies modelo de lignina y celulosa, con el fin de realizar estudios sistemáticos que ayuden a determinar la acción enzimática más adecuada para cada residuo lignocelulósico, considerando condiciones de temperatura y pH, entre otras propiedades.

Por superficie modelo se entiende un área química y morfológicamente definida mediante la cual es posible realizar estudios con gran variedad de técnicas, entre ellas la Microscopía de Fuerza Atómica, la Elipsometría y las técnicas espectroscópicas UV-vis o IR.

“Proponemos hacer un modelo de esos residuos para realizar estudios sistemáticos de la actividad de las enzimas y variar la composición de las superficies, lo que haría el símil de modificar la composición de los diferentes residuos que da la Naturaleza –transformar, por ejemplo, las cantidades de lignina o celulosa– y crear un modelo de olote de maíz o de bagazo de caña”.

A partir de lo señalado, subrayó, se prevé la rentabilidad y la eficiencia del proceso de obtención de biocombustibles y otros productos químicos utilizando tales materiales.

El uso de superficies modelo preparadas con lignina y celulosa permitiría la realización de experimentos reproducibles para comprender los aspectos que regulan la interacción de enzimas celulasas y lacasas con esos sustratos.

La importancia de los estudios referidos radica en que las superficies no sólo sirven para encontrar condiciones adecuadas a la actividad de las enzimas, sino tienen también impacto al generar productos nuevos.

Dirección de Comunicación Social. UAM. No.89

Sabersinfin.com

SON POCAS LAS MUJERES INVOLUCRADAS EN LAS CIENCIAS DURAS Y LAS INGENIERÍAS EN MÉXICO, ASEVERA PROFESORA DE LA UAM

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

*La falta de una mayor integración de la mujer en la ciencia se debe al rol que desempeña en la sociedad, en ocasiones se convierte en madre y padre a la vez

En México son pocas las mujeres involucradas en la ciencia, particularmente en la Física y en las Matemáticas; su participación dista del 53 por ciento que éstas representan en el total de la población, comentó la maestra Gabriela del Valle Díaz Muñoz, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).
Uno de los motivos que afectan una mayor integración de la mujer en la ciencia -señaló la profesora de la Unidad Azcapotzalco- se debe al rol que desempeña en la sociedad, pues muchas de ellas son madres y padres a la vez, además de que en ocasiones representan el sostén principal de la familia; esta circunstancia se convierte en una traba que dificulta la presencia de género en la investigación científica.

Entrevistada en el marco del Día Internacional de la Mujer, la profesora del Departamento de Ciencias Básicas puntualizó que a pesar de este ambiente poco propicio en el que se desenvuelven las féminas, destacó sus aportaciones en la ciencia y el arte, aunque reconoció que es necesario alentar su desarrollo en las tareas de la investigación e innovación científica.

La investigadora resaltó que la colaboración de las mujeres en la ciencia es mayor en Brasil que en nuestra nación, como ejemplo citó su participación en los puestos directivos del ministerio de ciencia y tecnología, en cambio en México sólo se tiene una representante de las féminas en la Academia Mexicana de Ciencias, por lo que la participación de género en el sector gubernamental encargado de la política científica está acotada.

Del Valle Díaz Muñoz indicó que en esta casa de estudios desde 1974 a la fecha no ha aumentado la intervención de las mujeres en las carreras de Ciencias Básicas e Ingenierías, aunque en licenciaturas de las Ciencias Sociales han incrementado su presencia para alcanzar un porcentaje similar al de los hombres.

Es preocupante que a nivel nacional no existan políticas para incentivar el desarrollo de la ciencia, pues se necesitan científicos en diversos campos de la investigación con la finalidad de impulsar el desarrollo del país, agregó.

La profesora cuestionó que cada año se pretendan disminuir los recursos que se destinan a la ciencia y la tecnología.
Tampoco se advierte en el plano nacional la aplicación de políticas que propicien una mayor presencia de la mujer en el campo de la ciencia, de ahí el papel importante de la universidad pública como impulsora del desarrollo científico nacional y que se permita el acceso de las féminas para que sean partícipes en esta actividad estratégica para México.

La investigadora en ciencias naturales y exactas propuso adoptar un programa de divulgación de la ciencia, que prevea su aplicación en las escuelas primarias, pues una de las grandes carencias es la falta de difusión de la importancia del quehacer científico en México; el objetivo sería incentivar la participación desde la edad temprana para que las niñas y niños se interesen por la actividad científica.

Dirección de Comunicación Social. UAM. No.90

Sabersinfin.com

EVALÚAN EN LA UNAM RECUBRIMIENTOS ANTICORROSIVOS AMIGABLES CON EL AMBIENTE

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

• Con base en sales de tierras raras, específicamente cerio; podrían ser útiles para industrias como la aeronáutica y la automotriz
• Francisco Javier Rodríguez Gómez, de la FQ de la UNAM, explicó que la corrosión es un problema que afecta desde el fuselaje de un avión, hasta los biomateriales de prótesis que se implantan en el cuerpo

Científicos de la Facultad de Química (FQ) desarrollan recubrimientos adherentes y anticorrosivos amigables con el ambiente, con base en sales de tierras raras, específicamente cerio, que podrían ser útiles para industrias como la aeronáutica y la automotriz.

El equipo, encabezado por Francisco Javier Rodríguez Gómez, jefe del Departamento de Ingeniería Química Metalúrgica de la entidad, aplica técnicas electroquímicas contra la corrosión, “presente en todo” y que afecta desde el fuselaje de un avión, hasta los biomateriales de prótesis que se implantan en el cuerpo.

El científico explicó que el problema es grave en México y el mundo. Los datos más certeros, provenientes de naciones desarrolladas, señalan que las pérdidas por corrosión en todos los sectores, y que se podrían evitar, alcanzan hasta un tres por ciento del PIB. “En nuestros países podemos pensar que es aún más”.

Si se compara ese porcentaje con el dedicado a la educación, “nos damos cuenta de la magnitud del problema”. En el sentido económico y de la irreparable pérdida de vidas humanas, queda de manifiesto que aún hay mucho por hacer en el estudio de la corrosión, opinó el experto.

Trabajos

Rodríguez Gómez explicó que materiales como el acero galvanizado, el aluminio y sus aleaciones, son difíciles de pintar porque las superficies son muy lisas, tanto, que al momento de aplicar un recubrimiento, se desprende.

En esos casos, se emplean los llamados tratamientos de conversión química, cuyas funciones son promover la adherencia y detener la corrosión. Se trata de un procedimiento extra a la pintura.

El de excelencia es el llamado cromatizado, consistente en la aplicación de un baño o aspersión de cromato de potasio. No obstante, se trata de cromo hexavalente, útil contra la corrosión, pero terriblemente tóxico; su uso en México tiene restricciones, pero no está prohibido.

Para causar el menor daño posible al ambiente y a la salud, acotó, desarrollamos otros tratamientos de conversión, que se pretenden tan eficientes como el cromato, pero sin el elemento contaminante.

Las sales de tierras raras, una alternativa

Como alternativas, en la FQ se estudian las sales de tierras raras, sobre todo, de cerio. Se trata de un elemento caro, pero con buenos efectos inhibidores de la corrosión. Su uso se justificaría en materiales de costo alto, como aluminio o magnesio y sus respectivas aleaciones, empleadas en la industria aeronáutica.

Se trata de materiales ligeros pero resistentes, que se someten no sólo a la acción mecánica, sino a un cambio de temperatura tremendo. Si se conjunta la corrosión con ese efecto mecánico, puede haber fallas con consecuencias fatales para los tripulantes de una aeronave.

Los tratamientos de cromato se hacen por inmersión de las piezas durante 10 segundos en una tina a la temperatura adecuada. Los de cerio, se realizan de la misma forma y tardan hasta cinco minutos, lo que representa una desventaja, por ello se prueban elementos que aclaren el proceso y se han obtenido buenos resultados, expresó Javier Rodríguez.

Se ha comenzado a trabajar con otra tierra rara, el lantano. “Nos interesa la aplicación industrial, pero como científicos también queremos saber qué ocurre, ir más allá y conocer cuál es el mecanismo detrás de estos procesos”, aclaró.

La tendencia ecológica es necesaria y hasta “políticamente correcta”, pero también es cara; “lo verde se paga”. Eliminar los productos de plomo o cromo hexavalente cuesta, señaló el ingeniero químico.

En esta investigación se han dado avances, “pero para dar el salto a las aplicaciones industriales, nos detiene la economía”. Pero en la medida que el marco normativo mexicano vaya restringiendo contenidos contaminantes habrá que voltear a otras opciones, que los universitarios ya tendrán desarrolladas, auguró.

Otras opciones

En la FQ, también se han realizado estudios sobre el llamado pavonado, o la formación de un óxido de hierro sobre una superficie metálica, que cumpla con características tales que pueda funcionar como protector.

Hasta el momento, dijo el universitario, no ha resultado ser un gran anticorrosivo, pero tiene la ventaja de no ser contaminante y promueve la adherencia. Además, si se considera que encima de ese recubrimiento se aplica otro, de pintura, “parece que funciona bien”. Para ello, se ha probado bajo diferentes variables electroquímicas, de temperatura (en frío y caliente), con baño y por inmersión, entre otras.

El científico también trabaja en la evaluación electroquímica de recubrimientos anticorrosivos “verdes”. Las pinturas convencionales en su mayoría contienen solventes cuyos componentes orgánicos volátiles, al evaporarse, reaccionan en la atmósfera y dañan la capa de ozono. Por eso, la tendencia es disminuirlos y fabricarlos a base de agua.

La pregunta es si su desempeño es equivalente, si protegen igual contra la corrosión, y la respuesta, después de los estudios realizados por Rodríguez Gómez es, sí.

El investigador forma parte del grupo de corrosión de la Facultad, también integrado por los académicos Juan Genescá Llongueras y Carlos Rodríguez Rivera, apoyados por estudiantes de licenciatura y posgrado. Asimismo, colabora con otras instituciones del país, como el Centro de Investigación en Ciencia Aplicada y Tecnología Avanzada del IPN, en Altamira, y las universidades Veracruzana y Autónoma de Campeche y otras internacionales.

En la UNAM se ha contado con Proyectos PAPIIT de DGAPA en los últimos siete años.

De igual modo, desde hace más de 10 años existe un acercamiento con la Asociación Nacional de Fabricantes de Pinturas y Tintas.

Sus trabajos se han dado a conocer en congresos como el Iberoamericano de Corrosión y Protección, en conjunto con la Sección Latinoamericana de la Asociación Nacional de Ingenieros en Corrosión de EU, y en publicaciones como Corrosion de la National Association of Corrosion Engineers, Surface and Coatings Technology, Anticorrosion Methods and Materials y ElectroCHImica Acta.
Fuente:
Boletín UNAM-DGCS-140
dgcs.unam.mx

Sabersinfin.com

EL TÉ, PARTE DE UNA VIDA SANA

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Comúnmente en cualquier lugar se consume té, ya sea de manzanilla, negro o de hierbabuena; “todos ellos poseen compuestos polifenólicos que evitan en el organismo la oxidación de especies reactivas de oxígeno y nitrógeno que se forman como derivado del envejecimiento y el estrés”, mencionó el doctor Víctor Manuel Huerta Espinosa, Profesor Investigador de la Facultad de Ingeniería Química de la BUAP.ç

Hoy en día existe una gran variedad derivada de la cultura de Oriente y Medio Oriente, al igual que a nivel nacional; “prácticamente antes de la colonización, los indígenas nativos se curaban con múltiples tes medicinales”, indicó el Investigador.

Específicamente el de manzanilla contiene de manera natural el mismo compuesto que la aspirina, ácido acetilsalicílico, por lo tanto resulta benéfico para dolores de cabeza, estómago y articulaciones. “Un té poco común, pero que ya se comercializa en los supermercados y se industrializa, sobre todo, en el estado de Puebla es el de jamaica, un antioxidante de los más potentes”, agregó.

Para tener una calidad de vida sana se necesitan tres factores: una buena alimentación; realizar ejercicio adecuado, caminar o trotar 30 minutos diarios, y una vida sociocultural, teniendo relaciones con la gente, acciones de lectura y seguir aprendiendo.

Parte de esa alimentación incluye a los tes, en lugar de bebidas carbonatadas, pues el daño directo de éstas se aprecia en la obesidad, porque contienen entre 12 y 14.5 por ciento de azúcar, generando un exceso y acumulación de grasa.

“Si una persona toma un litro de refresco al día, en total ingiere 140 gramos de azúcar y si cada gramo equivale a cuatro kilocalorías, se consumen aproximadamente 560 kilocalorías, cuando el requerimiento de la población es de 2 mil kilocalorías, considerando desayuno, comida y cena”, señaló Huerta Espinosa.

La obesidad es considerada la pandemia del siglo XXI, desencadena hipertensión, problemas en la circulación e inclusive infartos, “una forma de prevención de todas estas enfermedades es precisamente suministrando al organismo, a través de la alimentación -en este caso tes- productos que compensen los resultados de la oxidación”.

Huerta Espinosa expresó que la invitación final es a retomar las bebidas tradicionales que se han ido perdiendo, “porque en lugar de comprar un poco de jamaica y remojarla en agua para después consumirla por ejemplo, preferimos comprar agua carbonatada”.

“Tenemos que consumir compuestos que contrarresten los contaminantes ambientales que respiramos y producen oxidación, y todos aquellos efectos acelerados a los que nos vemos sometidos en la vida cotidiana”, enfatizó el catedrático.

Fuente: Comunicación Institucional BUAP (buap.mx)

Sabersinfin.com

FOBIAS, MIEDO IRRACIONAL AL ENTORNO

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Una fobia es un trastorno de salud emocional que se caracteriza por un miedo intenso y desproporcionado ante objetos, animales o situaciones concretas, mencionó el Maestro Gilberto Islas Cruz, Director del Servicio de Atención a Víctimas de Violencia Intrafamiliar (SAVIF) de la Facultad de Psicología de la BUAP.

Mencionó que una fobia provoca un miedo que invade completamente el comportamiento de las personas a tal grado que pueden llegar a paralizarse, quedando atrapadas en las actividades que normalmente se ejecutan pero que causan en el fóbico una reacción exagerada de temor.

“Existen diversos trastornos fóbicos como son el miedo irracional exagerado en donde la persona comienza a desarrollar algún tipo de conducta que le va a imposibilitar salir al trabajo, escuela, o inclusive relacionarse; además en estas personas se observa una mayor dificultad, una reducción a la necesidad de realizar mayores esfuerzos para desempeñar las actividades diarias”.

Islas Cruz comentó que el temor suele canalizarse en cierto tipo de personas con características muy particulares, desarrollando un gran miedo a lugares cerrados, incluso morir de algún ataque de pánico si es que son obligadas a permanecer en un lugar cerrado.

Explicó que las crisis de ansiedad provocan un comportamiento en el cual su mayor temor es la muerte, de una manera repentina, siendo esto la consecuencia de trastornos de sueño y paradójicamente el mantenerse alerta sin poder dormir pero trayendo como consecuencia que el estrés se eleve.

Dijo que uno de los mecanismos que contribuyen a las fobias puede ser una experiencia traumática o desagradable que la persona sufrió en su infancia y que no ha sido capaz de superar, es por ello que se debe pedir ayuda profesional que le permitirá tener un tratamiento de índole psicológico.

“A lo largo de nuestra vida debemos enfrentarnos con situaciones que no podemos evadir, por ello es importante ayudar a esas personas para que tengan una conducta positiva de enfrentamiento y de la misma manera que exista una ayuda terapéutica o psiquiátrica, tratando el problema con medicamentos para dar una mejor calidad de vida”.

El investigador invitó a la comunidad a tratarse si tienen algún tipo de problema emocional, comentando que la Facultad de Psicología de la BUAP ofrece este apoyo para que la gente pueda atenderse de forma gratuita.

Fuente: Comunicación Institucional BUAP (buap.mx)

Sabersinfin.com