Category Archives: tecnología

Alumnos politécnicos crean chamarra con cargador solar

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

chamarra-con-cargador-solar2 de abril de 2011

La prenda cuenta con una celda solar que proporciona energía para dispositivos electrónicos portátiles como celulares o reproductores MP3, por espacio de 12 a 14 horas de uso continuo

Como parte del Programa Institucional de Emprendedores Poliemprende, estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) desarrollaron el proyecto Tecnnova, cuyo primer producto es una chamarra con cargador solar que puede alimentar a diversos dispositivos electrónicos inalámbricos como celulares, agendas, Ipads o reproductores MP3.

La prenda incluye un cargador de batería conectado a una celda solar, dispositivo que convierte la energía que recibe del Sol a calor o energía eléctrica y, por espacio de seis horas de carga, proporciona una capacidad de 12 a 14 horas de funcionamiento para un dispositivo electrónico portátil.

Al concebir la función que tendría este prototipo, los alumnos Karla Miranda Sánchez, Mayra Jazmín Torres Vargas, Jessica Ramírez Castillo, Asgard Hernández Becerra y Alfredo Adrián Contreras Arciga, estudiantes del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT-14) “Luis Enrique Erro”, buscaron desarrollar un producto ecológico que no dañara el medio ambiente y que fuera innovador.

“Notamos que los jóvenes utilizan herramientas tecnológicas portátiles que requieren de un gasto considerable de energía eléctrica para su funcionamiento, como son los celulares, cámaras fotográficas, Ipads y reproductores MP3, entre otros. El reto fue desarrollar un producto innovador que sirviera para alimentar estos dispositivos mediante un método ecológico y cuidar el medio ambiente”, resaltaron.

Añadieron que el mayor ahorro de energía se obtiene cuando se utiliza la celda solar para cargar el sistema electrónico, pero cuando no hay Sol o es de noche se puede desprender el dispositivo de la chamarra para conectarlo a la toma de energía eléctrica y en este caso la carga del aparato proporciona un rendimiento más alto de 14 a 16 horas, porque la batería queda recargada al 100 por ciento.

Los alumnos politécnicos, que cursan el sexto semestre de la carrera de Mercadotecnia en el CECyT-14, desarrollaron en principio este prototipo para la materia de Publicidad, pero al notar sus posibilidades de comercialización lo inscribieron como candidato a desarrollar una empresa mediante el Programa Poliemprende de su escuela.

“Desarrollamos esta idea poco a poco, primero hicimos una investigación de mercado sobre los aparatos que eran más utilizados por los jóvenes de entre 15 a 22 años, posteriormente buscamos las marcas más cotizadas y propusimos diseños que cubrieran nuestras expectativas del producto que deseábamos ofrecer”, detallaron.

Cada chamarra tiene cinco diferentes entradas para los distintos dispositivos electrónicos para cubrir las necesidades de las marcas comerciales más utilizadas por los jóvenes. “Tenemos varias chamarras en existencia para ser vendidas y contamos con varios modelos: de pluma de ganso, de algodón, tipo chaleco y con gorro o sin él. También estamos en posibilidad de elaborar prendas con características especiales, acorde a las necesidades de cada cliente”, resaltaron.

Créditos: Comunicación Social/IPN/ Comunicado: 086

Tecnología para celulares “Hecha en CU”

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La aplicación UNAM 360 es un mapa de CU que además de sugerir rutas de traslado, ofrece información extra de cada lugar del campus e incluso calcula a cuantos metros se encuentra el usuario de su destino.
La aplicación UNAM 360 es un mapa de CU que además de sugerir rutas de traslado, ofrece información extra de cada lugar del campus e incluso calcula a cuantos metros se encuentra el usuario de su destino.

2 de abril de 2011

• La aplicación, denominada UNAM 360, fue diseñada por 16 estudiantes de la Facultad de Ingeniería
• Tras especificar un destino, el programa indicará la dirección a seguir, la ruta más corta e, incluso, los metros de distancia
• Fue proyectada para iPhone y se ofertará, próximamente, a través del catálogo de iTunes

¿Quién no se ha perdido alguna vez en Ciudad Universitaria, en su mar de facultades, en sus institutos, en sus islas? Para evitar estos extravíos, un equipo integrado por 16 jóvenes de la Facultad de Ingeniería (FI) desarrolló una aplicación para celular que permite ubicarse rápidamente en el campus, una suerte de carta náutica que, literalmente, “te permite navegar en ella”, explicaron sus desarrolladores.

¿Quieres ir a la Biblioteca Central y estás en la Facultad de Ciencias? Sólo basta tomar el teléfono, levantarlo y el programa inmediatamente te indicará la dirección a seguir, la ruta más corta e incluso a cuántos metros estás de tu destino. ¿O quieres asistir al próximo partido de los Pumas? Toma tu aparato, apúntalo hacia el Estadio Olímpico e inmediatamente éste te dirá contra qué equipo jugarán el domingo.

“A esto se le llama tecnología móvil y es la tendencia global. Todo mundo desea bajar algún programa para su celular y así llevarlo dondequiera; ya nadie quiere estar atado a una computadora de escritorio, así que no teníamos de otra, debíamos ser parte de esto”, comentó Alejandro García, quien forma parte del Laboratorio de Desarrollo de Aplicaciones Inalámbricas (LADAi), de la FI.

Esta aplicación, llamada UNAM 360, fue diseñada para el iPhone y dentro de un mes estará disponible en el catálogo de iTunes.

“Se trata de una herramienta de realidad inmersiva, es decir, que se funde con el entorno para decirnos qué es lo que hay alrededor, ubicarnos y darnos mucha información extra. Es como tener visión de rayos X, porque el aparato te muestra lugares que no se aprecian a simple vista, sea porque están ocultos detrás de edificios o arboledas, y también es como contar con un guía de turistas, pues siempre te dará un dato interesante de cualquier sitio por el cual preguntes”, agregó Alejandro.

UNAM 360 puede hacer esto y más, pero es sobre todo un mapa que permite navegar sobre él de las maneras más variadas, pues, como decía Jacques Dupuet en su autobiografía titulada Marino: “Una carta náutica es mucho más que un instrumento indispensable para ir de un sitio a otro; es un grabado, una página de historia, a veces una novela de aventuras”, sin importar si sus contornos están dibujados con tinta o con pixeles.

“Esto es precisamente lo que intentamos hacer con esta aplicación, ofrecer una herramienta fácil de navegar y que no sólo sugiera una ruta de traslado, sino que relate algo del pasado de cada edificio y lugar del campus, que nos diga qué hay ahí. Queremos que su uso sea divertido. De ahí que el lema de nuestro producto sea ‘una experiencia emocionante’”, algo que a fin de cuentas, decía Dupuet, es el distintivo de todo buen mapa.

Alejandro García y 15 jóvenes más desarrollaron las apps que dentro de poco podrán ser adquiridas por los usuarios de iPhone.
Alejandro García y 15 jóvenes más desarrollaron las apps que dentro de poco podrán ser adquiridas por los usuarios de iPhone.

Remar a contracorriente

Hace cuatro meses, Alejandro y sus 15 compañeros no tenían la menor idea de cómo diseñar una aplicación para iPhone.

“Eso es algo que nunca nos enseñaron en la Facultad, pese a que es una de las ramas de trabajo de mayor crecimiento en la actualidad”, explicó el joven, quien es de la idea de que quien ignora algo sólo tiene dos caminos, ponerse a estudiar o darse por vencido, “y a mí nunca me ha gustado la segunda opción”.

Fue así como él y sus compañeros buscaron apoyo de la compañía Apple y Fundación UNAM. “Llegamos con un proyecto, muchas ideas y les propusimos un trato: ustedes pongan las máquinas, nosotros pondremos el trabajo y el entusiasmo”, recordó Ángel Solsona, también integrante de LADAi.

Fiestas canceladas, comidas pospuestas, vasos de sopa instantánea consumidos a toda prisa frente al ordenador, innumerables tazas de café y todavía más llamadas para avisar que llegarían tarde a casa fueron tan sólo algunos de los avatares que debieron padecer los muchachos para, al final, ver terminadas las aplicaciones que hoy están por lanzar al mercado.

Fueron cuatro en cuatro meses, no está nada mal, sobre todo si consideramos que tuvimos que comenzar desde cero”, comentó Greta Mendoza, otra de las jóvenes involucradas en el proyecto, quien sabe que la competencia será difícil, pues tan sólo en la tienda de iTunes hay 350 mil productos similares, “y hay que hacer que los nuestros destaquen, pues es muy fácil perderse en este océano de ofertas”.

Por ello, su estrategia es mantener contacto permanente con la comunidad universitaria a través de las redes sociales, sea vía Facebook, Twitter (la cuenta es @ladai.mobi) o del correo electrónico (contacto@ladai.mobi). “Quien lo desee, siempre nos podrá sugerir qué cambios hacer o que novedades incluir”, agregó Alejandro.

“Los retos son muchos, es por eso que ya desde ahora trabajamos en las versiones de estas apps para Blackberry y celulares que funcionen con Android. La clave a la hora de crear aplicaciones para los móviles es, como lo dice su nombre, moverse, ya sea al escuchar las sugerencias de tus usuarios o al desplazarte hacia otras plataformas. Esas son las reglas del juego, y estamos dispuestos a dar pelea”.

¡Viva la resistencia!

Bajo el grito de vive la résistance!, miles de franceses se lanzaron a la revolución hace más de 200 años. Hoy, las cosas son diferentes: ahora la revolución es tecnológica, y resistencia es el nombre que se da a ciertos componentes que van dentro de nuestros dispositivos electrónicos.

“Un resistor es un elemento que se opone a un flujo de corriente y su valor depende de las franjas de colores que tiene. Usualmente, para calcularlo, los ingenieros nos remitimos a tablas y realizamos una serie de operaciones que, si están mal, pueden echar a perder un aparato”, explicó Irving López.

Para hacer las cosas más sencillas y evitar costosas reparaciones (“o peor aún, reprobar en la clase de electrónica”, añadió el también alumno de la FI), los universitarios diseñaron una aplicación móvil con la que sólo basta decirle al iPhone cuáles son los colores de los componentes para que éste haga una valoración certera.

“Nuestra prioridad son los estudiantes, por eso creamos una herramienta como ésta, que a final de cuentas, nos aligera el trabajo y que siempre tendremos al alcance de nuestro celular”, por eso, como dirían los franceses, ¡que viva la resistencia!

Graficadora

Antes, todo ingeniero que se preciara llevaba en su mochila una gigantesca calculadora, con miles de botones, capaz de representar gráficas a partir de ciertos valores matemáticos, “hoy, todo lo que se necesita para remplazar aquellos pesados aparatos es un celular o un iPad”, expuso Sinhué García.

Al respecto, el joven explicó que otra de las apps diseñadas en LADAi permite precisamente eso, graficar ecuaciones, “alga particularmente útil, sobre todo para nuestras clases de ciencias básicas”.

Esta herramienta consiste en un lienzo y una pantalla para insertar las funciones, añadió Sinhué, quien admitió que aún hay compañeros de la facultad reticentes a usar un teléfono para realizar estas operaciones, pero que está seguro que esto pronto cambiará.

“Sé que los ingenieros aún le tienen cariño a sus calculadoras, y que decidir qué opción es mejor, si éstas o nuestra aplicación, no es tan fácil. Lo que puedo decir es que aquellas son complicadas y que la nuestra es aún sencilla, pero intuitiva, y permite dar color a las gráficas. Además, cuando ya tienes tu imagen, nuestra graficadora te permite tomarle una foto para llevarla contigo en el celular… ¿Cuándo te ha permitido hacer eso una calculadora? Si lleváramos un conteo, eso sería un punto extra en favor de los móviles”.

UNAM Mobile

Fernando Pessoa acuñó la frase “navegar es preciso”, y aunque el escritor lusitano no tenía en mente los tiempos modernos, hoy todos los usuarios quieren que su teléfono esté conectado a internet para así poder navegar en la red, sin importar cuándo ni dónde, “y justo para eso nos estamos preparando, para buscarnos espacio en un mercado donde todos estarán conectados”, explicó Alejandro García.

Por ello, el laboratorio en el que participa y que por años llevó el nombre de LADAi, dentro de poco se llamará UNAM Mobile.

“Este cambio va aparejado de nuestras ganas de expandirnos y explorar más con los smartphones y las tablets; de dar cursos sobre estos temas a todo aquel que esté interesado y de cooptar a nuevos talentos que deseen colaborar con nosotros. La clave es pensar en grande”.

Dispuestos a manejar UNAM Mobile como una compañía, los jóvenes crearon incluso un eslógan: “El futuro llegó y está hecho en CU”, y este futuro está muy próximo, porque en un mes contemplan ofertar sus apps como parte del catálogo de iTunes y, en cuatro, ofrecer sus programas para plataformas Blackberry y Android.

De eso trata todo, de innovar e insertarse en los nuevos espacios de oportunidad que a diario se abren, expuso el joven, quien añadió que, como decía el poeta portugués, navegar hoy resulta necesario, y si es desde un celular, resulta mucho mejor.

Créditos: UNAM-DGCS-195/2011/unam.mx

Estudiantes de la BUAP ganan primer lugar con robot clasificador en la Olimpiada Proyecto Multimedia 2011

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

29 de marzo de 2011

Siete estudiantes de las facultades de Ciencias de la Electrónica y Ciencias de la Computación de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, diseñan un robot bombero con el cual competirán por México en el “Trinity College Fire-Fighting Home Robot Contest” que se llevará a cabo del 8 al 10 de abril en Hartford, Connecticut, Estados Unidos.

Este equipo que resultó campeón nacional en la categoría de Robot Clasificador, que se realizó en la Olimpiada Proyecto Multimedia 2011 en Guadalajara, Jalisco, con su triunfo lograron la invitación para participar en la categoría de Robot Bombero en el mundial que se celebrará en la Unión Americana, informó el Director de la Facultad de Ciencias de la Electrónica, Fernando Porras Sánchez.

El equipo ganador del primer lugar con su robot FAMI, está integrado por los estudiantes: Claudia Ivette Vivar Coyotl, Saúl Chávez Huerta, Diana Karina Guevara Flores, Óscar Aponte Aguilar, David Figueroa Castañeda, Jorge Segundo Rojas y Marcos Fidel Rossainz Mendoza.

Para participar en el “Trinity College Fire-Fighting Home Robot Contest”, los estudiantes están rediseñando a FAMI para convertirlo en un robot bombero que identificará fuego en un laberinto y tratará de apagarlo, según los requisitos que establece la convocatoria.

Claudia Ivette Vivar Coyotl, explicó que durante la competencia internacional, el robot bombero “debe situarse en un laberinto que simula una casa con diferentes cuartos, los cuales debe recorrer para encontrar una vela, al localizarla anunciará esta acción con un sonido o luz, y después intentará apagarla ya sea con un ventilador, agua o cualquier otra cosa”.

Saúl Chávez Huerta, estudiante de Mecatrónica al hablar de su participación en la Olimpiada Proyecto Multimedia 2011, donde lograron el primer lugar nacional en la categoría de Robot Clasificador, señaló que se presentaron con FAMI, un robot que diseñaron y construyeron para que separara por sí mismo latas que simularon basura, y colocarlas en un “contenedor”.

Relató que durante la competencia “se situó a FAMI en una plataforma cuadrada donde en cada esquina había una lata, las cuales tenía que identificar, recolectar y llevarlas a su lugar y lo hizo muy bien, ya que fue robot que recolectó más latas”.

“Con ayuda de los sensores de color, identificó la basura: las latas verdes representaron el vidrio y las rojas, el papel. Además le colocamos sensores ultrasónicos para localizar las latas y los bordes del área, así como una brújula electrónica que controló su posición en cada momento”, explicó Chávez Huerta.

Por su parte David Figueroa Castañeda destacó que en este proyecto se unieron estudiantes de las áreas de electrónica, mecatrónica y computación, quienes realizaron un trabajo multidisciplinario, esfuerzo que tuvo su reconocimiento al ganar el primer lugar de la categoría de Robot Clasificador de la Olimpiada Proyecto Multimedia 2011.

Los estudiantes que compitieron con representantes de diversas instituciones de educación superior como la UNAM, Tecnológico de Monterrey y la Universidad de Querétaro, manifestaron su deseo de que lo que hoy diseñan en el futuro se vayan perfeccionando para que tengan una aplicación real, por ejemplo, en el cuidado del medio ambiente.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

Parteaguas para la ciencia, el sismo en Japón

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

El temblor de nueve grados Richter registrado en Japón será un parteaguas en sismología e ingeniería; esa nación cuenta con amplias redes de instrumentos de medición, que facilitarán el estudio de esos fenómenos.
El temblor de nueve grados Richter registrado en Japón será un parteaguas en sismología e ingeniería; esa nación cuenta con amplias redes de instrumentos de medición, que facilitarán el estudio de esos fenómenos.

22 de marzo de 2011

• En 100 años, se registraron nueve superiores a los nueve grados Richter, informó Shri Krishna Singh, profesor emérito de esta casa de estudios

El temblor de nueve grados Richter registrado en Japón será un parteaguas en el conocimiento, en los campos de la sismología y la ingeniería. Esa nación cuenta con amplias redes de instrumentos de medición, que facilitarán el estudio, coincidieron investigadores universitarios.

En el último siglo han ocurrido 16 movimientos superiores a los 8.5 grados Richter y nueve rebasan los nueve grados, informó Shri Krishna Singh, profesor emérito de esta casa de estudios.

Estos grandes terremotos han roto el 25 por ciento de la zona de subducción terrestre (punto en donde se hunden las placas tectónicas), que mide 40 mil kilómetros, precisó el experto mundial en ingeniería sísmica.

En la mesa redonda Temblor y tsunami. Japón 11-03-11, explicó que los modelos utilizados permiten conocer diversos aspectos, como fuente y propagación; sin embargo, los científicos fallan en la estimación de la magnitud máxima.

“Se trata del problema más importante; tenemos que pensar en maneras serias de calcular este parámetro a nivel estadístico y probabilístico”, advirtió Krishna Singh, premio Nacional de Ciencias y Artes.

Al dar la bienvenida, el director del Instituto de Ingeniería (II) de la UNAM, Adalberto Noyola, se congratuló por la oportunidad de interactuar con expertos para comprender las repercusiones del sismo en Japón.

Francisco José Sánchez-Sesma, integrante de la misma entidad, explicó que los registros científicos demuestran que la tasa histórica muestra un comportamiento estable.

Por ejemplo, en 1976 hubo catastróficos, como el de la ciudad Tangshan, China, donde murieron 250 mil personas; en perspectiva, ese año tuvo poca sismicidad, aunque debido a ese evento, se especuló respecto al aumento notable de actividad, refirió el ex director de Investigación del Instituto Mexicano del Petróleo y del II.

Los centros de investigación sísmica japoneses contaban con modelos para estimar las consecuencias por esos fenómenos en distintos escenarios; sin embargo, no podían determinar el epicentro, ni la magnitud, afirmó el también integrante de la Real Academia de Ingeniería de España.

Sin duda, el país con la tercera economía del planeta destinará más recursos a la educación e infraestructura para reducir las consecuencias, abundó el experto, que ha contribuido al desarrollo de métodos para cálculos de ondas en sismología e ingeniería sísmica.

Tokai

Japón se sitúa sobre la placa Filipina, que subduce (proceso de hundimiento) bajo la Euroasiática. Este movimiento explica que sea una de las zonas más sísmicas del mundo.

Los investigadores de la nación asiática estaban atentos de la actividad en la región de Kanto, ubicada al este del país, en espera de un gran movimiento, refirió Arturo Iglesias Mendoza, jefe del Departamento de Sismología del Instituto de Geofísica (IGf).

Con el análisis de los grandes temblores ocurridos en el pasado, lograron determinar que cada 100 ó 150 años sucede una gran sacudida, el fenómeno denominado Tokai.

Está previsto que se produciría a lo largo de las depresiones de Suruga y Nankai, en la costa Pacífico de la isla de Honshu, epicentro de los terremotos en Tonankai, de 1944 y Nankaido, de 1946, superiores a ocho grados en la escala de Richter, detalló.

Los científicos pueden realizar mapas de las zonas de fallas, y a partir de éstos, pronosticar que en cierto número de años existe la probabilidad de que uno de cierta magnitud se produzca en un lugar determinado.

En el año 869, un sismo afectó la costa de Sendai y produjo el tsunami Jogan, que impulsó el agua hasta cuatro kilómetros tierra adentro. Al respecto, Iglesias Mendoza aseveró que el ocurrido el pasado 11 de marzo podría ser una repetición del de la época medieval.

Al respecto, Víctor Manuel Cruz Atienza, investigador del Instituto de Geofísica, informó que el registrado cerca de la trinchera (intersección de las placas tectónicas), provocó el levantamiento del fondo oceánico, lo que derivó en una gran ola. Entre 45 y 50 minutos después, el tsunami llegó a las costas de Sendai.

Créditos: UNAM-DGCS-168-2011/unam.mx

Estudiantes BUAP ganaron un espacio para la Novena Infomatrix 2011 en Rumania

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

21 de marzo de 2011

Estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Electrónica de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, obtuvieron los dos primeros lugares de la Olimpiada Proyecto Multimedia, que les permitirán competir en la 9th International Computer Project Competition – Infomatrix 2011, que se realizará en Bucarest, Rumania, del 5 al 9 de mayo, representando a México y Latinoamérica.

El director de esta Unidad Académica, Fernando Porras Sánchez, indicó que este reconocimiento habla del esfuerzo que la BUAP realiza por mantener la calidad en la enseñanza y la investigación, y del esfuerzo de estudiantes, académicos e investigadores por el desarrollo tecnológico.

Señaló que los alumnos como parte de su formación académica aprenden a desarrollar y construir robots, con los que han participado en eventos estatales, nacionales e internacionales, como la Olimpiada Proyecto Multimedia, donde concursó un grupo de estudiantes de licenciatura y posgrado en Electrónica y Mecatrónica de la Facultad.

Ellos compitieron en la categoría de SUMOBOT y Robótica en dos etapas: la primera fue la competencia regional Ingenia que se llevó a cabo en Oaxaca y donde lograron obtener los tres primeros lugares, calificando así para participar en el evento latinoamericano.

Posteriormente, en la Olimpiada Proyecto Multimedia que se realizó en Guadalajara, Jalisco, los estudiantes de la BUAP se enfrentaron con diversos representantes de universidades e instituciones de educación superior de América Latina, donde lograron los dos primeros lugares.

El equipo que obtuvo el primer lugar, fue Blasted Robotics conformado por los estudiantes Miguel Ángel San Pablo Juárez, Ernesto Zambrano Serrano, Aldo Tuxpan Salazar, Jesús Gabriel Escamilla Reyes, Carolina Vásquez Castellanos, Serapio Hernández Santos y Apolos Aranda Herrera, quienes participaron con su robot R-Dorados.

El segundo lugar fue para el grupo denominado La Mandarina Mecatrónica y lo conforman: Manuel Alejandro Soberanes Gutiérrez, Jesús Alberto Avendaño López, Leonardo David Flores Figueroa, Carlos Alejandro Díaz Osorio y David Figueroa Castañeda, quienes diseñaron al robot Koto.

Manuel Alejandro Soberanes Gutiérrez, estudiante de la FCE, manifestó la confianza que tienen de hacer “una gran participación representando a la BUAP, México y a Latinoamérica en la 9th International Computer Project Competition – Infomatrix 2011, que se va a realizar en Bucarest, Rumania”, con su robot que continúan perfeccionado.

El estudiante Miguel Ángel San Pablo Juárez, comentó que para los eventos anteriores y el próximo, armaron un robot seudo inteligente que está programado para detectar a su contrincante, rastrearlo y formar una estrategia de ataque para sacarlo del dojo, ya que “a través de la programación de algoritmos, interactúa por sí sólo para poder competir sin ningún control remoto”.

Enfatizó que todos los componentes del robot fueron construidos o adaptados en la Facultad, donde se diseñaron y ensamblaron sistemas, placas, sensores, tarjetas, entre otros elementos en los que utilizaron principalmente conocimientos de Física, Electrónica y Mecatrónica.

Apolos Aranda Herrera, también alumno de la FCE recalcó que las experiencias que han adquirido durante su estancia en la BUAP, les permitieron mejorar sus proyectos y desempeñar un mejor papel en los concursos nacionales, latinoamericanos y ahora mundiales.

Ernesto Zambrano Serrano, finalizó que el trabajo en equipo que ha realizado con sus compañeros, los llevó a este reconocimiento, fruto de experiencias y conocimientos de varios años.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx