Urge proyecto integral del manejo de agua para evitar recortes al sumistro: profesor de la UAM

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

agua*Por el trasvase del recurso de la Cuenca del Cutzamala, la población no tiene disponibilidad del vital líquido

*En el almacenamiento de lluvia debe participar la ciudadanía, la industria y las entidades gubernamentales de todos los niveles

El trasvase de agua de la Cuenca del Cutzamala al Valle de México se encuentra agotado por los impactos ecológicos que ha ocasionado en el Estado de México y también por el rechazo justificado de la población que ante dicho traslado no tiene disponibilidad del preciado líquido, comentó el maestro Erasmo Flores Valverde, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Esta situación agudiza la escasez del recurso, a lo que se suma un creciente racionamiento que padecen los habitantes del Distrito Federal en esta temporada, en particular la restricción total que sufrirán mañana –jueves 1 de abril– y la reducción a 40 por ciento en los siguientes tres días.

El profesor del Departamento de Ciencias Básicas de la Unidad Azcapotzalco explicó que debe detenerse el trasiegue de agua del Cutzamala para evitar que este modelo ocasione mayores problemas.

Para remediar este asunto propuso establecer un proyecto de “manejo integral del agua” que incluya emplear la de lluvia, así como tratar las residuales e inyectarlas al subsuelo de esta Ciudad; la idea es utilizar de manera adecuada el recurso disponible en esta Cuenca.

Flores Valverde –quien participó en la conferencia internacional celebrada en Viena, Austria, el año pasado, representando a México en el subcomité 147 de calidad del agua– señaló que es preciso generar una cultura para su cuidado, pues consideró que un sector importante de la población “no le ha dado un verdadero valor”.

En el proyecto del almacenamiento de lluvia debe participar la ciudadanía, la industria y las entidades gubernamentales de todos los niveles. Se trata de que “cada quien en su trinchera colabore” para reusarla en las casas y edificios administrativos; el gobierno debe profundizar esta política pública para promover su aprovechamiento.

Otra propuesta es tratar las aguas residuales para que sean óptimas y puedan canalizarse al subsuelo, “con ello estaríamos reabasteciendo los acuíferos del Distrito Federal y se atenuaría la fuerte presión que se genera por la extracción del vital líquido del subsuelo de la cuenca del Valle de México”.

El investigador informó que intervendrá en este año en la reunión que se realizará en Israel con el propósito de iniciar la elaboración de una norma para el reúso de agua tratada y que pueda ser inyectada al subsuelo para la recarga de los acuíferos.

Se pretende, indicó, conocer los avances científicos en este terreno para aplicarlos en México, pues la reutilización del recurso es una opción concreta que debe explorarse, ya que la investigación en ese ámbito en el país se encuentra en una fase inicial.

También se pronunció para que se cumpla la normatividad en materia de descargas de aguas residuales, ya que dichas disposiciones están en el papel, pero en la realidad algunas empresas contaminan con sus desechos industriales.

Por ello es preciso sanear los ríos, pero desde donde nace el afluente, así como detectar las fábricas y unidades habitacionales que derraman sus residuos en ellos, para elaborar un plan de trabajo con el fin de que dejen de contaminar.

Créditos: UAM. Dirección de Comunicación Social

Deben practicarse los valores de la cultura del agua, afirman en la UAM

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Es urgente adoptar medidas para frenar la contaminación del agua y procurar su reuso ante la escasez, ya que es un recurso finito y vulnerable, esencial para sostener la vida, el desarrollo y el medio ambiente, afirmó el arquitecto Juan Ricardo Alarcón Martínez, secretario académico de la División de Ciencias y Artes para el Diseño (CYAD) de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Al presentar la ponencia “Por un uso eficiente del agua”, el especialista sostuvo que si se quiere contar con el vital líquido en el futuro, deben practicarse los valores culturales.

Entre las acciones para lograr dicho objetivo resaltó el respeto al medio ambiente; el conocimiento del planeta; la disciplina y la responsabilidad para emplear sólo el recurso necesario, y la sabiduría para tratar el contaminado mediante la aplicación de tecnologías adecuadas.

El especialista refirió que con base en estas premisas en la Unidad Xochimilco se han realizado obras concretas como: la instalación de pavimentos permeables en el área de estacionamientos, el establecimiento de un programa para cambio de mingitorios para los edificios “A”, “M”, “B”, “G”, “K” y “R”, así como en la Coordinación de Servicios de Información y la Cafetería de la Unidad Xochimilco.

El también integrante de la Subcomisión del Ahorro del Agua de la citada sede universitaria afirmó que también se ha creado un programa para cambio de válvulas por ahorradas; se han instalado medidores de flujos en la alimentación a los edificios “A”; “B”; “H”; “G” y “M”, así como 10 bebederos.

Alarcón Martínez reconoció que la UAM busca convertirse en una institución organizada que atienda la problemática ambiental y se aproxime a la sustentabilidad en el ámbito de sus funciones sustantivas, mediante el involucramiento de la comunidad, creando una cultura de concientización del empleo adecuado del recurso.

El maestro Juan Manuel Everardo Carballo Cruz, director de la División de CYAD, expuso el tema “El agua como fuerza natural desatada” y señaló que los huracanes son fenómenos meteorológicos que se describen como gigantescos remolinos en forma de embudos atmosféricos que llegan a alcanzar un radio de hasta 250 kilómetros y una altura de 15 kilómetros.

El investigador apuntó que las catástrofes naturales más frecuentes son las inundaciones, las cuales producen una serie de consecuencias como la perturbación de la economía de la región, sobre todo si es agrícola, porque cuando el vital líquido se retira, arrastra la capa fértil del suelo.

Los estudiantes Alberto Vivas y Manuel Martínez López, del doceavo trimestre de la Licenciatura en Sociología, presentaron el proyecto terminal La nueva cultura del agua y explicaron que el aumento de la población es uno de los factores que afecta la utilización del recurso, por ejemplo, en el Distrito Federal, hay 250 mil habitantes más cada año, quienes consumen más líquido del que la naturaleza puede renovar, a esto se suma que la población la desperdicia.

Otro elemento es el cambio climático que altera el ciclo hidrológico, provocando que las lluvias sean escasas en ciertas regiones del país y en otras excesivas.

El agua que existe en el planeta, aseguraron, es 97 por ciento salada y tres por ciento dulce; 87 por ciento es inaccesible: 76 por ciento porque se encuentra en las montañas y 11 por ciento en el subsuelo, mientras que sólo 13 por ciento está disponible para el consumo humano.

El vital líquido en casa se ocupa en 40 por ciento para bañarse, 30 por ciento en el sanitario; 15 por ciento en lavar la ropa en electrodoméstico, 10 por ciento en el fregadero y tocadores, y cinco por ciento para tomar.

Tener el recurso en cantidades y calidad suficiente para todos los habitantes de la ciudad de México es posible si se emplea en forma adecuada, para ello proponen acciones para su ahorro, entre ellas cerrar la llave al rasurarse, enjabonarse las manos y lavar los trastes; captar el agua de la regadera y reutilizarla, así como tomar baños cortos no mayores de cinco minutos.

También plantean utilizar lavadoras con carga máxima y reutilizar el líquido en limpieza de patios, piso, inodoros y para el riego de jardines; detectar y reparar las fugas en muebles de sanitarios y accesorios hidráulicos; no usar el excusado como basurero y colocar en el baño un bote para la basura.

Además de emplear una cubeta con agua para lavar automóvil, patio y banqueta; captar y utilizar la lluvia, regar el jardín únicamente dos veces por semana y durante las noches, y enjabonar los trastos y luego enjuagarlos.

Estas participaciones se dieron en el marco del Día Internacional del Agua, organizado en la Unidad Xochimilco.

Créditos: Dirección de Comunicación Social

Energías verdes, beneficios ecológicos con costos potencialmente altos

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
Si utilizáramos sólo energías verdes, no tendríamos que preocuparnos por el cambio climático, porque el ciclo normal del bióxido de carbono en la Tierra se mantendría, mencionó Arturo Reinking Cejudo.
Si utilizáramos sólo energías verdes, no tendríamos que preocuparnos por el cambio climático, porque el ciclo normal del bióxido de carbono en la Tierra se mantendría, mencionó Arturo Reinking Cejudo.

• Son aquellas cuya obtención o uso no emite subproductos que puedan incidir negativamente en el medio ambiente y, por lo tanto, no contaminan
• Una desventaja es que su proceso puede tener un alto costo monetario, dijo Arturo Reinking Cejudo, de la FI de la UNAM

• Para determinar qué tan conveniente es utilizarlas, se requiere un análisis congruente, profundo, honesto y especializado sobre sus impactos

Las energías verdes son aquellas cuya obtención o uso no emite subproductos que puedan incidir negativamente en el medio ambiente y, por lo tanto, no contaminan; una desventaja es que su proceso puede tener un alto costo monetario.

Para determinar qué tan conveniente es utilizarlas es necesario hacer un análisis congruente, profundo, honesto y especializado con información sólida sobre los impactos que tienen las distintas formas de energía, señaló el jefe del Departamento de Sistemas Energéticos de la Facultad de Ingeniería (FI) de la UNAM, Arturo Reinking Cejudo

Las diferencias más sobresalientes entre las energías verdes o renovables y las fósiles, es que estas últimas se crearon en el transcurso de millones de años a partir de materia viviente, que a su vez se formó por la incidencia de luz solar sobre materia vegetal a través de la fotosíntesis. Esa materia se acumuló, transformó y dio lugar a yacimientos de carbón, petróleo y gas natural, entre otros.

En contraste, las energías verdes provienen, en términos generales, del aprovechamiento de la radiación solar, directa o indirectamente. La disponibilidad se reduce a su captación en períodos muy cortos, desde segundos hasta meses o años, cuando se trata de biocombustibles.

Una de las razones de los costos elevados para su obtención y aprovechamiento es la inversión considerable que requieren, porque su densidad es muy baja y para producirlas se necesitan extensiones y dispositivos grandes de captación, como las celdas fotovoltaicas, cuya función primordial es convertir la energía captada por el Sol en electricidad, ejemplificó.

Con ese proceso, prosiguió, la cantidad de radiación solar que se percibe por segundo y metro cuadrado es muy baja, por lo tanto, poco aprovechable. Para cubrir las demandas de la sociedad sería necesario recurrir a extensiones grandes, por lo que resulta más costoso obtener algunas energías verdes.

Otro factor, que puede ser común con las energías tradicionales, es la ley de oferta y demanda, ya sea del recurso en sí o de los insumos para captarlas y aprovecharlas, como las materias primas, la maquinaria y los dispositivos.

Además, la energía fósil es finita, las grandes concentraciones se agotarán o será necesario recurrir a yacimientos cada vez menos rentables; las renovables, en contraste, seguirán disponibles por miles de años.

Las energías renovables

Las energías renovables han sido utilizadas desde tiempos remotos, especialmente la solar, eólica e hidráulica. La navegación con velas, los molinos de viento o de agua y las disposiciones constructivas de los edificios para aprovechar el Sol son ejemplo de ello.

Se dividen en eólica (por medio de viento), geotérmica (por el calor de la Tierra), hidráulica (de los ríos), mareomotriz (se obtiene mediante las diferencias de niveles de las mareas), solar (de la luz solar), y la undimotriz (producto de las olas).

Al igual que las energías fósiles, las verdes se concentran en sitios y regiones donde, debido a una variedad de factores, su intensidad es claramente mayor al promedio mundial y, por tanto, es más redituable aprovecharlas.

El especialista mencionó que en el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, zona de vientos, se instalaron unidades eoloeléctricas para aprovechar las corrientes y generar electricidad; además, algunos autoproductores construyeron parques eólicos para el mismo fin.

Otras regiones con los recursos suficientes para obtener energía geotérmica son Cerro Prieto, cerca de Mexicali; Los Azufres, en Michoacán; Los Humeros, en Puebla, cerca de Perote, Veracruz, y Tres Vírgenes, en Baja California, entre otros.

“Si se utilizan sólo energías verdes y con ciertas precauciones, no tendríamos que preocuparnos por el cambio climático, porque el ciclo normal del bióxido de carbono en la Tierra se mantendría en la forma históricamente reciente. Desafortunadamente, su obtención y producción tienen un precio elevado”, concluyó.

Créditos: Boletín UNAM-DGCS-200 – dgcs.unam.mx

Para estudiar proteínas a nivel molecular, aceleran su cristalización en laboratorio

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

El crecimiento de cristales mediante electroquímica es un área de gran aplicación en medicina, pues la estructura de las proteínas devela muchas de sus funciones básicas.
El crecimiento de cristales mediante electroquímica es un área de gran aplicación en medicina, pues la estructura de las proteínas devela muchas de sus funciones básicas.

• Con técnicas de electroquímica, Bernardo Frontana Uribe, del Centro Conjunto de Investigación en Química Sustentable, formado por la UNAM y la UAEM, reduce de dos meses a una semana ese proceso

• Al convertirlas, se puede analizar su estructura y composición, lo que ayuda al diseño de nuevos fármacos, dijo

Esenciales para el funcionamiento de los seres vivos, las proteínas son “máquinas bioquímicas” de múltiples y precisas funciones, muchas de ellas aún desconocidas.

Para conocer la estructura de estas macromoléculas, los científicos recurren a la cristalización, un método que las convierte en un sólido cristalino en el que pueden analizar las complejas cadenas de aminoácidos que las conforman, muchas asociadas a los mecanismos proteicos de acción.

Una manera de generar cristales es dejar la proteína en reposo en condiciones controladas durante dos o tres meses y después de ese periodo comienza a cristalizarse; entonces los especialistas hacen la determinación química.

En su laboratorio del Centro Conjunto de Investigación en Química Sustentable (CCIQS), formado por la UNAM y la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), Bernardo Frontana Uribe, del Instituto de Química de esta casa de estudios, emplea un método de electroquímica para acelerar el proceso de cristalización de las proteínas.

“En los procesos electroquímicos tomamos en cuenta que las proteínas son macromoléculas cargadas y favorecemos su transporte dentro de una pequeña celda electroquímica. Con la carga que tiene la proteína y en presencia de un campo eléctrico se favorece el crecimiento de esas moléculas. Así aceleramos el crecimiento de proteínas de una manera muy importante y sin perder la resolución o calidad del cristal”, explicó Frontana Uribe.

Inician con la purificación de la proteína, y continúan con la cristalización en una solución acuosa, que implica una purificación adicional entre las moléculas.

“Aplicamos una pequeña diferencia de potencial, del orden de miliamperes, y con esta pequeña corriente que se genera, podemos favorecer el movimiento de las proteínas dentro de un campo eléctrico. Es una cristalización en solución, muy controlada”.

El tiempo del proceso depende de la proteína. “Tenemos casos donde sin corriente eléctrica, tarda de 20 a 30 días, y con corriente eléctrica, en una semana tenemos cristales muy bonitos”, señaló el investigador, quien trabaja en la sede del CCIQS en Toluca- Atlacomulco, para continuar esta línea de investigación.

“Tenemos otro caso de una proteína que tarda unos dos meses en cristalizarse sin presencia de campo eléctrico, y con éste, ocho días. La electroquímica acelera mucho el proceso y no se pierde la calidad cristalográfica, que nos interesa para determinar su estructura”.

Frontana aseguró que el crecimiento de cristales mediante electroquímica es un área de gran aplicación en medicina, pues la estructura de las proteínas devela muchas de sus funciones básicas.

Diseño de fármacos

Los medicamentos generalmente se desarrollan con base en la estructura de las proteínas.

“Cuando en alguna enfermedad ocurre un problema ocasionado por una proteína, hay que encontrar su sitio activo y diseñar el fármaco adecuado para ella. Por eso es que conociendo la estructura de esas moléculas se pueden diseñar fármacos muy precisos”, resumió el químico.

Mientras Frontana avanza en la electroquímica para acelerar la producción de cristales, Abel Moreno Cárcamo, estudia las funciones biológicas de las proteínas.

“Esta es una investigación conjunta con Abel Moreno, con quien he trabajado durante tres años gracias al financiamiento de un Proyecto PAPIIT”, destacó.

Hasta ahora, los investigadores Frontana y Moreno han trabajado con proteínas óxido-reductasas, como citocromo c y catalasa.

“Los estudios previos de afinamiento del método de electroquímica los realizamos con lisozima, la proteína básica más sencilla de cristalizar”, comentó.

Posteriormente, aplicó su modelo a las proteínas óxido-reductasas. “Nos interesan porque nos permiten llevar a cabo intercambio de electrones, o sea, entramos a un área de la biocatálisis, que podría ser una aplicación de este tipo de cristales de proteína”, refirió.

Actualmente, a Bernardo Frontana le atrae la idea de mejorar los procesos de electroquímica, pues son una ventana para adentrarse en este universo.

“Estamos interesados en mejorar nuestros sistemas de cristalización electroquímica y las celdas disminuyendo el volumen y cantidad de proteína que se utiliza, así como los costos de operación del proceso”, finalizó.

Créditos: Boletín UNAM-DGCS-199 – dgcs.unam.mx

En México el cine carece de apoyo para su desarrollo

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

•    La gente con talento no tiene sitios para su desarrollo

•    El concurso de cortometraje de IMCINE es una oportunidad importante

El cine en México está en evolución pero carece de elementos que le restan valor, como un mayor apoyo tanto del gobierno como de la sociedad. Hay talento en el país para producción, dirección, edición;  incluso en la musicalización en cine, sin embargo no siempre se cuenta con los elementos necesarios como escuelas o sitios de fácil accesibilidad para desarrollarse, señaló Paul Martínez Contreras, Director de la Universidad Interamericana para el Desarrollo (UNID) Sede Taxqueña, al presentar el ciclo “Cortometrajes mexicanos producidos por IMCINE”, del Cineclub UNID.

El director de la Universidad Interamericana de Desarrollo (UNID), recordó que el próximo 31 de marzo concluye el plazo para participar en el Décimo Concurso Nacional de Proyectos de Cortometraje 2010 convocado por el Instituto Mexicano de Cinematografía en las categorías de ficción y animación, el cual se ha caracterizado por convocar a personas con mayor o menor experiencia en el campo cinematográfico y cuyo premio es la producción de los cortometrajes ganadores en 35 mm.

En este marco, señaló el maestro en alta dirección, los alumnos de la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la UNID, sede Taxqueña, organizaron un ciclo de cortometrajes con lo que se pretenden conocer el trabajo de cineastas que, en su momento, se encontraban en proceso de aprendizaje, y que han llegado a ser grandes profesionales a nivel nacional e internacional.
Prueba de ello son los trabajos de algunos cineastas como Carlos Carrera, quien ganó la Palma de Oro en el Festival de Cannes, con el cortometraje animado “El héroe”, uno de los proyectados en este ciclo. Carrera además ha sido tres veces galardonado con el premio Ariel.

Durante el recién inaugurado Cineclub UNID, se proyectaron producciones como: “Noche de bodas, de Carlos Cuarón, director de la taquillera cinta “Rudo y Cursi”;  “Otoñal” de María Novaro, quien acaba de ganar el Premio del Público y mejor guión en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara con su  película “Las buenas hierbas”; y “La suerte de la fea a la bonita no le importa” de Fernando Eimbcke, dos veces ganador del premio Ariel por “Temporada de patos” y “Like Tahoe”; y ganador del premio FIPRESCI (Crítica Internacional) en Berlín.

Para los alumnos, un cineclub implica mucha responsabilidad basada en compromiso y pone a prueba la capacidad para trabajar en equipo, así como para ofrecer una buena función a quienes lo hacen posible, es decir, el público asistente. “Esta retrospectiva los ha hecho reflexionar en que, más adelante, ellos serán quienes disputen uno de estos apoyos”, comentó la docente en Comunicación de la UNID Taxqueña Luz Jaimes.

Isabel Specia Cabrera

Investigaciones universitarias, cultura, ciencia, noticias y contenidos de interés. Puebla, México.