Category Archives: tecnología

Parches terapéuticos de origen vegetal

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

20 de agosto del 2011

Tanto las películas como los fármacos insertados son de origen vegetal. / Unimedios
Tanto las películas como los fármacos insertados son de origen vegetal. / Unimedios

Bogotá D.C. – Agencia de Noticias UN – En la UN diseñan parches terapéuticos a base de sustancias de origen vegetal como celulosas, almidones, alginatos y gelatinas para transportar los fármacos a través de la piel.

Estas películas poliméricas se ensayan con principios activos también de origen botánico certificados en el Departamento de Química de la UN, bajo la dirección del profesor Luis Enrique Cuca, para tratamiento de enfermedades como la leishmaniasis.

Los parches han sido utilizados como ruta de administración de algunos fármacos y en algunos casos han evitado las molestias que causan las agujas, el consumo oral (gotas, jarabes), rectal (supositorios y pomadas) y el uso tópico (baños y gotas).

Tradicionalmente han sido fabricadas a partir de sustancias químicas, pero ahora el Grupo de Investigación en Tecnología Farmacéutica, integrado, entre otros, por los profesores Hélber de Jesús Barbosa y Bibiana Vallejo, ha innovado en su diseño, al ser elaboradas con sustancias extraídas de árboles y plantas que permitan aliviar la incomodidad en las personas con dificultad para tragar los medicamentos.

A estos parches se les agregan fármacos y extractos que presentan actividad biológica comprobada, y, en el momento de ser fijados a la piel, facilitan de manera controlada la desagregación de dichas sustancias hasta que llegan al torrente sanguíneo. Así se tratan las afecciones.

Según el profesor Barbosa, todo medicamento está compuesto por tres elementos: un principio activo o sustancia a la cual se debe el efecto; elementos auxiliares de formulación que lo ayudan a actuar de manera estable y segura, y una aplicación tecnológica para su fabricación. “El resultado final son pastillas, píldoras, jarabes, cápsulas y suspensiones, entre otros”, explica.

La prueba piloto in vitro para demostrar su efectividad está a cargo de la investigadora Lucy Gabriela Delgado, quien lidera un proyecto alternativo para tratar la leishmaniasis cutánea. La química farmacéutica ha experimentado con éxito el uso de los extractos botánicos mencionados, y ahora ensaya su inclusión en las películas poliméricas para determinar su acción y respuesta terapéutica en los afectados por la enfermedad tropical.

El profesor Barbosa afirma que, para estos casos de enfermedad cutánea, se busca que el fármaco se desprenda del parche y se fije en la lesión, pero que no llegue hasta la circulación sanguínea.

Aunque la utilización de parches es común, “nuestro objetivo es aprovechar la película para transportar también medicamentos como el diclofenaco, el yodo y la insulina, con el fin de demostrar que también se pueden liberar en el sitio específico que requiere el organismo y así evitar efectos colaterales”, asegura.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Analizan materiales de construcción reutilizables

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

18 de agosto del 2011

En la zona centro de la ciudad, las construcciones se realizaron en bahareque encementado.
En la zona centro de la ciudad, las construcciones se realizaron en bahareque encementado.

Manizales, – Agencia de Noticias UN – Bareque encementado, acero galvanizado y Gyplac (placa de roca de yeso) son tres materiales que, según una investigación de la UN, podrían aprovecharse de una manera más sostenible en construcción.

Con base en el trabajo de tesis El consumo sostenible de los materiales usados en la construcción de vivienda, adelantado por el ingeniero civil John Fredy Osorio como parte de sus estudios en la Maestría en Medio Ambiente y Desarrollo de la UN en Manizales, estos pueden convertirse en la materia prima para las construcciones del Eje Cafetero, ya que cumplen con normas técnicas de sismorresistencia, son de bajo costo y pueden ser utilizados nuevamente luego de haber sido parte de otras estructuras.

En el proceso de análisis de estos materiales, que tomó dos años, se consideraron variables técnicas, económicas, culturales y ambientales para determinar si cumplían o no con las normas técnicas sobre construcción en el país.

“Se realizó una comparación por metro cuadrado en cada una de las viviendas estudiadas (de bareque, de piedra, de cemento, de Gyplac, entre otras) para determinar variables como consumo de energía, sostenibilidad, afectación frente al entorno natural, etc.”, explicó el ingeniero, quien encontró que el Gyplac, el bareque encementado y el acero galvanizado son los elementos que mejor cumplen con la característica de reutilización, por ejemplo, luego de que las viviendas sean demolidas.

El ingeniero espera que las constructoras se apropien de este tipo de materiales y olviden un poco el mito de la construcción en piedra o mampostería, ya que es mucho más costoso tanto por técnica como por el potencial humano que se requiere.

En la tesis también se profundizó en otros factores como la cultura, la economía y la percepción que existe entre la población frente a la tradición constructiva que ha representado esta zona del país.

“Se trataba de mirar la historia de Manizales desde la época de su fundación, cuando se comenzó a trabajar con materiales autóctonos como el bambú, la guadua, el bahareque en tierra y también de observar el trabajo rudimentario que aún se mantiene, pero que poco a poco se ha ido perfeccionando y moldeando”, comentó el estudiante de maestría.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Usan energía de las nubes para cargar equipos electrónicos

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

18 de agosto del 2011

La energía capturada es almacenada en condensadores. - Fotos: Unimedios
La energía capturada es almacenada en condensadores. – Fotos: Unimedios

Bogotá D.C.- Agencia de Noticias UN – En la UN capturan energía a partir de las nubes de tormenta, que sirve para recargar equipos electrónicos como celulares, iPods y cámaras fotográficas.

Las nubes de tormenta albergan cantidades importantes de energía. Por eso, son el centro de interés de David Fernando Ariza González, estudiante de la Maestría en Ingeniería Eléctrica de la Universidad Nacional de Colombia, bajo la dirección del profesor Francisco José Román Campos, quien ha investigado la manera de obtenerla.

El proyecto, único en Latinoamérica, podría implementarse en zonas del país cuyas condiciones de electrificación son insuficientes.

“Estas nubes tienen la capacidad de almacenar cantidades importantes de carga eléctrica y generan campos con dicha propiedad física durante su actividad. Tales acumulaciones hacen que exista una diferencia de potencial entre la nube y la superficie terrestre (gradiente), fenómeno que permite generar corrientes eléctricas denominadas corona, principio en el cual se basa la investigación”, afirma el ingeniero Román.

Efecto corona

Para atrapar la energía, los ingenieros dispusieron en el Laboratorio de Compatibilidad Electromagnética un arreglo de electrodos flotantes (EF) tipo corona (elemento metálico similar a una aguja), que conduce energía. Este amplifica miles de veces, alrededor de su punta, el campo eléctrico de trasfondo hasta iniciar una serie de descargas con el gas ionizado presente en la atmósfera.

“Este fenómeno es conocido como efecto corona, y gracias a él es posible capturar, de forma circular, la corriente energética proveniente de las nubes y almacenarla en condensadores”, explica el ingeniero Ariza.

El experimento se ensayó en campo abierto con la instalación de cinco electrodos tipo corona en postes de los predios aledaños a la Facultad de Ingeniería de la UN. Estos dispositivos y los datos que arrojan sobre voltaje, corriente y energía son monitoreados desde una estación meteorológica ubicada también en el campus.

Según el investigador, “entre más dispositivos sean ubicados, mayor será la cantidad de corriente almacenada. En el caso de Bogotá, por ejemplo, una tormenta normal llega a generar hasta 15 microamperios por electrodo, lo suficiente para recargar una batería de calculadora.

La energía que han logrado almacenar ha sido probada en la recarga de los aparatos electrónicos mencionados, que requieren de poca potencia. El objetivo es avanzar hacia otros más robustos.

El Grupo de Investigación en Compatibilidad Electromagnética de la UN (EMC-UNC) es pionero en este tipo de estudios. “En la actualidad no hay referencia alguna de un sistema captador de la energía de las nubes de tormenta que utilice electrodos para almacenar energía mediante corrientes corona”, concluyó el ingeniero.

El proyecto permitirá avanzar en el análisis y caracterización de los principios físicos de este fenómeno natural para convertir su electricidad en una fuente de energía alternativa, que complemente los sistemas tradicionales. Su beneficio se podría extender a sectores del país donde no hay redes eléctricas.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

En realidad fueron los big bang

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

17 de agosto del 2011

Según Gustafsson, el universo es como un panetón gigante que se expande lenta pero constantemente. En los extremos de esa gran torta la expansión es más rápida. Foto/www.nasa.com
Según Gustafsson, el universo es como un panetón gigante que se expande lenta pero constantemente. En los extremos de esa gran torta la expansión es más rápida. Foto/www.nasa.com

Bogotá, D.C. – Agencia de Noticias UN – El astrofísico sueco Bengt Gustafsson explicó lo que se sabe hace casi un siglo, pero que la mayoría no comprende en su total dimensión: que no hubo un solo big bang, sino varios.

La imagen que muchos tienen, reforzada por programas de televisión y periódicos, es la de un punto inicial de partida, un “fríjol único” ?ejemplifica el astrofísico sueco?, que explotó violentamente y de un momento a otro arrojó galaxias, estrellas y toda la materia que conocemos.

¡Desmonten esa idea! Según el carismático Gustafsson, no fue de un único “fríjol”, sino de varios de donde arrancó la historia del espacio infinito. Cada fríjol del que habla fue un átomo inicial que espontáneamente comenzó a expandirse, de forma calmada pero constante, fenómeno que aún continúa.

¿Cómo nació el Universo? Gustafsson aclara que no es uno, sino varios universos, y nacieron en todas partes. ¿Cómo así? Y entonces, ¿dónde queda el Big Bang o la teoría de la gran explosión, el punto inicial donde todo empezó? Él responde que, por supuesto, hay una teoría sólida sobre el nacimiento del espacio, pero es muy distinta a la contada tradicionalmente al público.

Las galaxias que observamos desde la Tierra y todo lo que no vemos, pero que se sabe está allá, se desarrolló a partir de ese fríjol primigenio, es a eso a lo que llamamos nuestro Universo. Pero hay otros “fríjoles” (universos) más allá de las fronteras del nuestro, que aún están fuera del alcance de la visión humana, pero también dominan el espacio.

“Ese fríjol no era el punto central. Hay muchos otros fríjoles, en todas direcciones, que contienen otros mundos más allá del horizonte. Hay un número infinito de fríjoles. Esta idea es muy diferente a la de un espacio confinado y una explosión que expandió todo”, explica el sueco, miembro del Consejo Internacional para la Ciencia (ICSU, por sus siglas en inglés).

La cocción del universo
Cuando habla del cosmos, dice: “Nuestro Universo es como un panetón lleno de uvas pasas; una masa que a medida que se hornea se expande y las uvas se separan unas de otras, poco a poco. El espacio transparente que vemos en el Universo es la masa, y las galaxias, las uvas pasas”.

Explica que en los extremos o bordes de ese gigantesco ‘panetón’, que es nuestro universo, las galaxias se separan más rápidamente de lo que lo hacen en los sectores más cercanos a nuestra visión. “Si nos sentamos en una de las ‘uvas’ y miramos a las otras a nuestro alrededor, veremos cómo se alejan a medida que el pastel se hornea, porque el espacio está en constante expansión. Y entre más lejos estén las uvas, el pastel se expande de forma más rápida”.

El profesor Gustafsson recuerda que en la década de 1920 del siglo pasado, el científico y sacerdote jesuita belga Georges Lemaître fue el primero en promulgar la teoría del átomo primigenio y su expansión, más adelante conocida ?“erróneamente”, dice? como teoría del Big Bang.

La mofa
Entonces, ¿por qué se popularizó ese concepto? El astrofísico relata que un hecho curioso, que precedió a ese interés, fue la expresión que utilizó el científico inglés Fred Hoyle en una entrevista concedida a la BBC de Londres en 1949: Big Bang, para mofarse de la teoría del belga Lemaître sobre un universo que nació de un átomo inicial, que se expande constantemente. “El Universo no pudo haber nacido de un Big Bang”, dijo.

En esa misma entrevista con la BBC estaba otro famoso científico de la época, el ucraniano George Gamow, quien sí estaba de acuerdo con la teoría del belga. Al escuchar la expresión “Big Bang”, Gamow retomó el concepto al parecerle atractivo y fácil de explicar a la gente. Adoptó el nombre para la teoría del nacimiento del Universo y le funcionó, pero periodistas y aficionados a la astronomía lo asimilaron de una forma distinta al concepto real científico.

“Es curioso que el actual significado sea contemporáneo a la creación de la bomba atómica cuando la amenaza era prevalente; esa idea alcanzó al público y se hizo popular. El nacimiento del Universo es la teoría más importante de nuestra cosmología, es un fenómeno grandioso y hermoso. La expansión se da de forma suave y balanceada, no como una explosión violenta; sin embargo, la idea popular es que es igual a una de nuestras armas (la bomba nuclear)”, reflexiona el científico.

Este hombre, amante de la comunicación de la ciencia, aclara que él nunca tuvo esa idea equivocada del Big Bang debido a que, siendo niño, leyó primero la teoría antes que los libros en los que se popularizaba la ciencia. “Aprendí el concepto correcto desde el principio y no el equivocado que leyeron otras personas”, sostiene.

Medio siglo prevaleció la idea de un inicio violento y la existencia de un universo único. La pregunta es: ¿por qué los científicos no aclararon la situación? Gustafsson manifiesta que el asunto es que para sobrevivir como científico se tiene que ser apasionado, pero en ocasiones ese entusiasmo solo se dirige a la ciencia, no a comunicarla.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co

Hallazgo de oxígeno molecular en el espacio era previsible

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

15 de agosto del 2011

El hallazgo de moléculas de oxígeno fue en la nebulosa de Orión. - escuelapedia.com
El hallazgo de moléculas de oxígeno fue en la nebulosa de Orión. – escuelapedia.com

Bogotá D.C. – Agencia de Noticias UN – El hallazgo de moléculas de oxígeno en la nebulosa de Orión, realizado por el telescopio Herschel de la Agencia Espacial Europea, fue un hecho que nunca antes se había visto en el espacio.

A pesar que el oxígeno es el tercer elemento más abundante en el universo, después del hidrógeno y el helio, nunca se había encontrado de manera molecular en el espacio, es decir, dos átomos de oxígeno unidos, tal y como existe en la Tierra.

“Era algo que los científicos esperaban encontrar, pero que no habían descubierto hasta el momento. La posibilidad de hallar esta clase de elementos en el espacio se logra gracias a las longitudes de onda de radio”, agregó Gregorio Portilla, profesor del Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional de Colombia.

El oxígeno constituye la quinta parte de nuestra atmósfera. Sin embargo, Portilla asegura que el hallazgo no significa que en la nebulosa pueda existir vida. Diferente habría sido si este oxígeno molecular se hubiera encontrado en un exoplaneta o en uno de los satélites que acompañan los planetas de nuestro sistema solar; en ese caso la probabilidad de vida habría sido muy alta, pero esto nunca ha pasado.

También advirtió que es muy probable encontrar este gas en otras nebulosas, no obstante para los científicos se abre otro interrogante: por qué el oxígeno se acumula en estas formaciones estelares si su presencia es nula dentro de las estrellas.

De acuerdo con la BBC, hace cuatro años una investigación realizada con el telescopio sueco Odin aseguraba haber descubierto la molécula de oxígeno en una formación estelar cercana, pero el hallazgo no pudo ser confirmado.

Créditos: agenciadenoticias.unal.edu.co