Proponen investigadores de la UAM método para clasificar los estados mexicanos, en aspectos de desarrollo industrial y socioeconómico

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

REVISTA ANALISIS ECONOMICOCon la finalidad de establecer una categorización de las entidades federativas de México que sirva para definir la misión de la banca de fomento, especialistas en economía de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) proponen un método de clasificación “combinada” que considere aspectos de desarrollo industrial y socioeconómico de cada estado del país y el Distrito Federal.

Ello lo realizan bajo la consideración de que no pueden ofrecerse los mismos servicios y productos de la banca de desarrollo en todas las regiones de la nación y que para alcanzar una gestión eficiente de ésta se requiere una oferta específica de productos y servicios financieros destinada a segmentos relativamente homogéneos.

Estos aspectos son analizados por los maestros Celso Garrido Noguera y Ricardo Padilla Hermida, ambos del Departamento de Economía de la Unidad Azcapotzalco, en el artículo “Una propuesta de clasificación de las entidades federativas mexicanas para la gestión de la banca de desarrollo”.

En el texto publicado en la revista Análisis Económico señalan que como parte de la planeación nacional debe ser del interés de la banca de desarrollo: definir las áreas en las que su acción produciría mayores beneficios, tomando en cuenta segmentos, productos, sectores y regiones, con la finalidad de atender necesidades financieras, de asistencia técnica y capacitación de las empresas.

Para el estudio regional consideran diversas variables: la contribución al ingreso neto regional, la concentración empresarial total por tamaño de empresa, la derrama de las empresas micros y pequeñas al ingreso nacional, el índice de generación neta de ahorro, la agrupación de sucursales bancarias, el indicador de demanda bancaria insatisfecha y el tamaño y dinamismo de la cartera de crédito total.

Con base en el análisis en una primera clasificación se identificaron tres grandes grupos de estados. Con menor desarrollo relativo se encontraron 15 entidades federativas: Baja California Sur, Campeche, Colima, Chiapas, Durango, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Tlaxcala, Yucatán y Zacatecas.

En el segundo conjunto con desarrollo relativo intermedio se localizan Aguascalientes, Baja California, Guanajuato, Michoacán, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas y Veracruz. Además de siete entidades federativas que ocupan el grupo de mayor desarrollo relativo: Chihuahua, Coahuila, Distrito Federal, Jalisco, Estado de México, Nuevo León y Puebla.

La propuesta central que formulan Garrido Noguera y Padilla Hermida es la clasificación “combinada” que considera el índice de desarrollo industrial de los estados y que se combina con el de marginación construido por el Consejo Nacional de Población. El objetivo es que la banca de fomento apoye en forma prioritaria el progreso económico del país y al mismo tiempo promueva un avance regional lo más equilibrado posible.

En el texto se explica que para construir el índice de desarrollo industrial se consideraron el número de sucursales bancarias e intermediarios financieros no bancarios por establecimientos susceptibles de apoyo, la proporción del crédito total otorgado por la banca comercial a la actividad industrial del sector privado, los establecimientos manufactureros, el personal ocupado en la industria manufacturera y los ingresos de las fábricas, entre otras variables.

Los investigadores explican que el índice de desarrollo “combinado” es una ponderación del índice industrial con 85 por ciento y del de bienestar socioeconómico, con 15 por ciento.

Con este método propuesto, el estado de Puebla con un alto grado de desarrollo industrial y al mismo tiempo un nivel de marginación profundo, quedaría situado en un estatus intermedio. En tanto que Sonora, con una categoría de progreso industrial intermedio y una condición elevada de avance socioeconómico, se ubicaría en un nivel alto de desarrollo “combinado”.

La revista Análisis Económico es editada por la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la Unidad Azcapotzalco.

Créditos: UAM. Dirección de Comunicación Social/uam.mx

Avanzan investigadores de la UAM en obtención de biosensor para cuantificar colesterol en pacientes con arterioesclerosis

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

*La arteriosclerosis es uno de los principales problemas de salud en México y ha empezado a migrar hacia la poblaciónartereoesclerosis juvenil e infantil

Investigadores del Laboratorio de Nanotecnología e Ingeniería Molecular de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) trabajan en la caracterización de la molécula de colesterol, con el fin de obtener un biosensor útil en la cuantificación del mismo en los pacientes con arteriosclerosis.

El doctor Nikola Batina Skeledzija, profesor del Departamento de Química, y el maestro Aristeo Segura Salvador, alumno del Posgrado en Química, ambos de la Unidad Iztapalapa, señalaron que las moléculas del colesterol en forma de agregados han provocado una alta incidencia en México y el mundo causando arteriosclerosis, padecimiento que se encuentra –junto con la diabetes y el cáncer– entre las primeras causas de muerte.

En el país la arteriosclerosis es una de las principales dificultades de salud y ha empezado a migrar hacia la población juvenil e infantil debido a los erróneos hábitos alimenticios; hasta el momento la única alternativa para casos graves es la cirugía, indicó Segura Salvador, quien trabaja en el proyecto Visualización y caracterización de moléculas de colesterol por AFM/STM.

Los medicamentos existentes en el mercado “no resuelven el problema”, ya que sólo “suprimen la producción de estas moléculas”, lo cual no puede efectuarse de manera indiscriminada, porque estas partículas son “sumamente importantes para el funcionamiento del organismo”, por lo que lo relevante es controlarla y regularla, explicó.

El cuerpo humano produce colesterol para sus propias necesidades biológicas,  como la formación de hormonas o para dar rigidez a las membranas de las células, entre otras; sin embargo, “si se le agrega más proveniente de la alimentación, esto incrementa el riesgo” de padecer arteriosclerosis.

Esta molécula se adiciona con otras partículas de triglicéridos y fosfolípidos para formar una partícula esférica denominada Lipoproteína de baja densidad (LDL) que viaja por todo el torrente sanguíneo. “Cuando está dentro de la célula se revienta y la molécula se adhiere en la pared interna de las arterias, la cual comienza a hacerse más rígida y a cerrarse hasta que se obstruye”.

Con base en el instrumental con el que cuenta el Laboratorio de la UAM y valiéndose de un sistema ideal (una superficie de oro, material biocompatible con el organismo humano) para entender el comportamiento de las moléculas, éstas se han visualizado y caracterizado en el nivel atómico, lo que ha permitido conocer la “alta competitividad” que tienen para adherirse en las superficies, razón por la cual “tratan de fijarse al máximo a las arterias”.

Otras de sus características es que se agrupan en pares y que “son inteligentes”, ya que como “utilizan la LDL como medio de transporte al torrente sanguíneo”, viajan por el cuerpo y saben huir cuando se les quiere manipular.

Lo anterior podría ser un problema para los futuros nano-robots encargados de “limpiar” las arterias, ya que se encontrarían con moléculas capaces de escapar. La idea sería desarrollar nano-dispositivos como los que ya existen para pacientes diabéticos, los cuales administran insulina de manera automática.

Otro de los aportes es contribuir al diseño o construcción de un biosensor que pueda captar moléculas biológicas o lipoproteínas, que a su vez serviría para el monitoreo individual de los niveles de colesterol en las arterias.

Al concluirse este trabajo de investigación será remitido a especialistas en Electrónica y Biomédica, quienes trabajarán en el diseño de estos dispositivos.

Créditos: UAM. Dirección de Comunicación Social/uam.mx

Las bacterias que se alojan en los alimentos son causa de muerte

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

La Escherichia Colli, junto con el Rotavirus, representan la primera causa de muerte entre niños menores de cinco años, debido a las condiciones de higiene principalmente en el manejo de alimentos, aseguró Antonio Cruz López, catedrático e investigador del departamento de Agentes Bacteriológicos de la Facultad de Medicina de la BUAP.

En entrevista, el Dr. Cruz López estimó que hasta un 90 por ciento de las hortalizas se riegan con aguas negras, lo que aunado a la falta de higiene en la preparación de alimentos, genera un promedio de ocho mil decesos al año en el país, por lo que hizo un llamado a la población a cuidar la limpieza para evitar enfermedades relacionadas con el rotavirus y también con la influenza.

Añadió que también se debe tener precaución en el consumo de alimentos caseros envasados, pues si están en descomposición, pueden provocar serios daños a corto plazo en el ser humano al consumir toxinas peligrosas y de difícil control.

Comentó que el mundo enfrenta cada vez un mayor número de infecciones bacteriológicas, por lo que es de suma importancia mantener el cuidado en la higiene y control de calidad de los alimentos, para evitar el brote de enfermedades, como sucede con la contaminación de Escherichia Colli en alimentos o la Clostridium botulinum en envasados.

Explicó que la Escherichia Colli, es una bacteria cuyas toxinas provocan nauseas, vómito y diarrea, es parecida a la toxina del cólera y de manera aguda, también puede provocar la muerte, aunque reconoció, en México hay más resistencia a este tipo de agentes bacteriológicos.

Como ejemplo, mencionó que diariamente muchos mexicanos consumen comida en la calle, y quienes la expenden no tienen una higiene adecuada, lo que los inmuniza en cierto grado.

Reconoció que no sucede lo mismo en el caso del botulismo, pues se trata de una enfermedad enterotoxigénica, donde una vez que el bacilo produjo la toxina acetilcolina, ésta ataca al sistema nervioso, provocando desmayos, mareos, visión borrosa o doble y vómito, al tiempo de paralizar los músculos torácicos y provocar un infarto al corazón.

López Cruz, insistió en la necesidad de tomar conciencia del peligro que representan las conservas caseras, al no lavar bien la fruta y utilizar un empaque no adecuado, pues pueden contener la bacteria, de ahí la importancia de lavar bien con jabón, frutas, verduras y desinfectarlas con yodo o cloro.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

México no aprovecha su fortaleza potencial en el sector electrónico-informático para salir de la crisis

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Sergio Ordóñez, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.
Sergio Ordóñez, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

• En vez de diseñar estrategias de desarrollo a partir de estas actividades, el país se ha plegado a los intereses de los grandes capitales, indicó el catedrático Sergio Ordóñez
• El investigador del IIEc de la UNAM pidió no dejar todo al arbitrio del mercado y hacer que el Estado se involucre en la economía, pero más como promotor que como interventor

En el nuevo concierto mundial, surgido tras la caída del modelo fordista-keynesiano, los andamiajes financieros comenzaron a erigirse alrededor de un sector que día con día se hace más fuerte, el electrónico-informático, que concentra actividades tan cruciales para el mundo moderno, que este rubro ha comenzado a ser visto como una posible puerta de salida a la actual crisis global.

“Sin embargo, aunque cuenta con una estructura relativamente importante en este campo, México no ha aprovechado la circunstancia y ha preferido quedarse atrapado en vicios que no hacen otra cosa que entorpecer su desarrollo y dejarlo a la zaga de otras naciones que sí han sabido sacarle provecho”, explicó Sergio Ordóñez, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

Para el académico, el auge de este sector no se debe a otra cosa sino a que nace a la par de la llamada “economía del conocimiento”, una nueva fase de desarrollo surgida como alternativa al modelo fordista-keynesiano, que a finales de los 70 se volvió obsoleto.

Países considerados hasta hace poco tercermundistas como China, Corea o India, han utilizado las nuevas reglas del juego y han escalado posiciones mundiales.

“Sin embargo, en este ámbito nos hemos quedado cortos de miras, pues no damos más apoyos para la educación de los mexicanos. La nación está muy rezagada en lo que se refiere al desarrollo de los procesos del conocimiento; sin embargo, en lo referente al sector electrónico informático, tiene un desarrollo relativamente importante tanto a nivel industrial (hablamos de artículos electrónicos) como de servicios (telecomunicaciones), pero no ha sabido beneficiarse de esta estructura y mucho menos ponerla al servicio del crecimiento económico”, expuso.

Al servicio de los grandes capitales, no al de México

Para el catedrático, está claro que México debería reorientar estos procesos y replantear la relación existente entre el Estado, las políticas públicas y el desarrollo económico, para crear estrategias de desarrollo y evitar que sólo se responda a los grupos económicos dominantes.

Uno de los grandes problemas, explicó el investigador, es que la industria electrónica le sigue apostando a procesos de maquila, lo que impide la integración de cadenas productivas internas, mientras que las telecomunicaciones, y el caso más claro son las telefonías fija y móvil que se manejan a través de monopolios.

México se encuentra en un complicado laberinto del que afortunadamente sí es posible escapar, pero es necesario que el Estado se involucre en los procesos económicos y no deje todo a las leyes del libre mercado, un error que provocó la crisis inmobiliaria que detonó en 2008 en los Estados Unidos, y cuyos estragos aún se resienten.

El Estado ya no debe ser interventor en la economía, sino promotor de actividades clave y un recuperador de herramientas que permitan reorientar el desarrollo. “Esta es la única manera que las cosas tomen el rumbo adecuado”, añadió.

El nacimiento de la economía del conocimiento

Surgido a principios del siglo XX, agregó el especialista, el fordismo comenzó a provocar una oposición tanto política como cultural, que se manifestó en una caída en la rentabilidad en países desarrollados y en los movimientos sociales de rechazo al “american way of life” registrados a finales de los 60; “y aunque en los 70 se intentó buscar soluciones para dar continuidad a este modelo, fue en los 80 cuando finalmente cayó y fue sustituido por un nuevo paradigma tecnológico y organizativo, conocido como economía de conocimiento”.

Este modelo implica una creciente incorporación del saber y vincula al sector científico-educativo con el productivo, que ya no sólo manufactura, sino que comienza a aplicar nuevos hallazgos, métodos y estrategias y, lo más importante, también se ha constituido como un foco generador de conocimiento.

En este paradigma, el nuevo sector articulador y dinamizador del crecimiento económico es el informático, que rápidamente se convirtió en el sustituto de las actividades automotriz-metal-mecánico-petroquímicas características del fordismo-keynesianismo.

El auge de las tecnologías computacionales fue tal, que la expansión de la economía mundial en los años 90 se debe principalmente a este tipo de actividades. De hecho, creció tanto, que la crisis de 2001-2002 tuvo su epicentro en el sector debido a una saturación de oferta (“sólo hay que recordar la llamada crisis de los punto com”), pero también fue ahí donde se comenzaron a gestar las condiciones para lograr la recuperación.

“Ahora, si hablamos de la nueva, aquella que estalló en 2008 en el sector inmobiliario de EU, resulta obvio que las actividades menos afectadas fueron las relacionadas con el ámbito electrónico-informático, porque se trata de un sector con tasas de crecimiento mayores a las demás y que recibió un flujo de ingresos importantes antes de este periodo de desequilibrio financiero”.

Por esta razón, la crisis no pegó tan duro en este rubro como en otros y se ha erigido como uno de los elementos dinámicos en la recuperación económica.
Créditos: UNAM. DGCS -235/ unam.mx

Investigaciones universitarias, cultura, ciencia, noticias y contenidos de interés. Puebla, México.