Construyen la FES Cuautitlán y FA, prototipo de biodigestor

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

El biodigestor es un depósito dispuesto en el suelo, que se cubre con un material flexible, con capacidad para contener gases, y se alimenta con una mezcla de estiércol y agua.
El biodigestor es un depósito dispuesto en el suelo, que se cubre con un material flexible, con capacidad para contener gases, y se alimenta con una mezcla de estiércol y agua.

4 de mayo de 2010

• Esta tecnología aprovecha las excretas de animales para producir biogás, resuelve problemas como la disposición final de desechos, malos olores y fauna nociva, entre otros
• Genera energía a bajo costo, es accesible y fácil de transportar, y contribuye a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero
• Se construirá en el rancho de la FES, y se establecerá un programa de divulgación y capacitación para productores de zonas aledañas, destinado a la cimentación de otros sistemas para uso doméstico

Uno de los propósitos de la producción de biogás a partir del estiércol es contribuir a la reducción de gases de efecto invernadero, pero también es una alternativa para obtener energía complementaria para las granjas pecuarias, al tiempo que resuelve problemas como la disposición final de desechos, malos olores, fauna nociva, transmisión de enfermedades y contaminación de mantos freáticos.

Por ello, y ante el interés mostrado por académicos y estudiantes de la licenciatura de Medicina Veterinaria y Zootecnia para buscar alternativas de trabajo que permitan mejorar las condiciones ambientales, en el Centro de Enseñanza Agropecuaria (CEA) de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán, se construye un prototipo de biodigestor, en la zona del rancho.

Los responsables del proyecto son Patricia Mora Medina, jefa del CEA, y Guillermo Vanegas García, académico de la Facultad de Arquitectura (FA) y especialista en la construcción de esos sistemas para el aprovechamiento del gas metano (producido por la materia fecal de diversas especies animales) en la producción de energía.

El biodigestor es un depósito dispuesto en el suelo, que se cubre con un material flexible –en este caso plástico–, con capacidad para contener gases; se le coloca un alimentador, es decir, un tubo para la salida del gas y una válvula de seguridad para evitar fugas. Esta tecnología se alimenta con una mezcla de estiércol (de cerdo, vaca, gallina e incluso humano) y agua.

Mora Medina comentó que uno de los mayores problemas para los ranchos es el manejo de excretas de animales, que al descomponerse, desprenden gas metano que contribuye al calentamiento global.

Con la construcción del prototipo del biodigestor a pequeña escala en el rancho de la FES, se estará en la posibilidad de disminuir la exposición de desechos y establecer un programa de divulgación y capacitación para productores de zonas aledañas, destinado a la cimentación de otros sistemas para uso doméstico.

Las primeras pruebas se realizarán con la participación de alumnos de ambas entidades universitarias, y en un futuro cercano servirán como modelo para productores del entorno. “Ello nos convertirá en precursores y nos dará la oportunidad de replicarlo en diferentes comunidades rurales”, afirmó.

Por su parte, Vanegas García señaló que la infraestructura donde se montará el biodigestor ya fue construida por estudiantes, como parte de las actividades prácticas que se desarrollan en la FA.

El biodigestor consta de un tubo de admisión de desechos, fosa de separación de sólidos gruesos, tubos de afluente y de metano, así como un dispositivo de seguridad que permite prevenir la ruptura del fermentador por presiones altas del proceso de descomposición anaeróbica de los desechos, explicó.

Uno de materiales flexibles económicos (polietileno), como el que se pretende establecer en la FES, requiere una inversión mínima, considerando los ingresos de los pequeños granjeros. “Será una escuela a la que acudirán los campesinos, a quienes mostraremos la construcción, funcionamiento y beneficios de esta tecnología”, agregó.

Tiene una durabilidad de 20 años, aunque es necesario montar una nueva instalación cada tres y efectuar revisiones periódicas de los conductos y del reservorio para evitar fugas.

Esta tecnología permite generar energía a bajo costo, es accesible y fácil de transportar; además, contribuye a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, y el biogás tiene un poder calorífico equivalente al 70 por ciento del gas natural, concluyó.

Créditos: UNAM. DGCS -273/unam.mx

Estudian estrellas jóvenes con simulaciones matemáticas

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Alejandro Raga Rasmussen, investigador del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM.
Alejandro Raga Rasmussen, investigador del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM.

4 de mayo de 2010

• El modelo numérico de Alejandro Raga Rasmussen, del Instituto de Ciencias Nucleares, analiza flujos de gas y discos de acreción en una matriz con dos mil celdas, donde se representan mil iones por centímetro cúbico
• Su abordaje computacional indaga cómo interactúa el gas eyectado de esos cuerpos celestes con el medio interestelar

Estudiar objetos gigantes, de la dimensión de una estrella y hasta de una galaxia, es un reto para los científicos, pero lo es más, si los astros no se analizan observándolos directamente con un telescopio, sino indagando algunos de sus elementos con matemáticas y computación.

Por un atajo original y complejo, el astrónomo Alejandro Raga Rasmussen, investigador del Instituto de Ciencias Nucleares (ICN) de la UNAM, ha encontrado en las simulaciones matemáticas un abordaje novedoso para “tomarle el pulso” a dos elementos característicos de las estrellas nacientes y jóvenes: los discos de acreción y los flujos bipolares.

Un disco de acreción es una estructura que rodea a una estrella en formación; su función es nutrir al cuerpo central y contribuir al aumento de su masa.

En tanto, los flujos bipolares (o jets) son chorros de gases que la estrella lanza al medio interestelar mientras se forma. Parte de la materia que constituye a un nuevo cuerpo celeste es expulsada en forma de chorros bipolares, que salen simultáneamente del centro del astro hacia dos lados opuestos.

La simetría entre ambos flujos, y su relación entre dos astros que componen un sistema llamado de “estrellas binarias”, son parte de la materia de trabajo de Raga, quien analiza estas características en cuadrículas matemáticas.

Del espacio a la simulación

En el Departamento de Física de Plasmas y de Interacción de Radiación con la Materia, Alejandro Raga y su grupo abordan las formas, simetrías y direcciones de esos flujos bipolares para indagar la formación de las estrellas a través de la dinámica de gases.

En la conferencia “Simetrías especulares y de punto en flujos bipolares”, ofrecida en el auditorio Tlayólotl del Instituto de Geofísica (IGf), Raga explicó que, desde 1995, ha desarrollado simulaciones numéricas para estudiar esos flujos astrofísicos.

Con su modelo aborda, por ejemplo, la teoría del transporte radiativo, o teoría de la radiación, herramienta matemática que ayuda a entender la interacción de la materia y la energía.

“Desde 1995, en mi grupo desarrollamos el Código Coral, para estudiar la dinámica de gases, la química y el transporte radiativo. Para el año 2000 avanzamos con Yguazú, modelo que incluyó malla adaptativa en dos y tres dimensiones”, recordó.

A partir de 2008, Raga y sus colaboradores utilizan varios códigos, como MHD y Walicxe para indagar, con nuevos algoritmos y transporte radiativo, problemas astrofísicos de alto nivel.

“Nuestros códigos funcionan como una cuadrícula con dos mil celdas, donde se representan mil iones por centímetro cúbico”, señaló.

Para su investigación, que requiere gran capacidad de cómputo, el astrónomo utiliza un grupo de computadoras que trabajan de manera paralela con 100 cores y memoria RAM distribuida.

Con la teoría de la dinámica de gases, el investigador del ICN explica varios fenómenos que involucran fluidos con velocidades altas.

“Para entender las propiedades de estos flujos hemos desarrollado un modelo analítico para poder comparar el modelo con las observaciones. Para eso utilizamos simulaciones numéricas”, finalizó Raga, mientras mostraba representaciones gráficas del momento de la eyección de chorros de gas durante la formación de una estrella.

Créditos: UNAM. DGCS -272/unam.mx

Presenta UAM Laboratorio de Análisis Institucional del Sistema Universitario Mexicano

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Es un espacio de información y consulta para facilitar el conocimiento sobre la educación superior en México
Es un espacio de información y consulta para facilitar el conocimiento sobre la educación superior en México

3 de mayo de 2010

Investigadores de la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) presentaron ante la comunidad universitaria de esta casa de estudios el Laboratorio de Análisis Institucional del Sistema Universitario Mexicano (LAISUM), concebido como un espacio de información y consulta para facilitar el conocimiento sobre la educación superior en México.

El doctor Enrique Fernández Fassnacht, rector general de la Institución, señaló que la universidad de hoy, para ser vigente, necesita fortalecerse con más y mejores redes académicas capaces de articularse, colaborar y cooperar en sus ámbitos de conocimiento, así como desarrollar y perfeccionar mecanismos de actuación conjunta en los diferentes ámbitos del saber.

El LAISUM, comentó, permitirá enriquecer y estructurar la información que se produce en el sistema universitario y sus instituciones, que en el caso de la gestión administrativa será una herramienta muy poderosa para la toma de decisiones.

El Laboratorio tiene como objetivo proporcionar la materia prima que alimenta proyectos de investigación en los que se requiere como insumo todo dato o información en torno a la vida y la gestión universitarias, puntualizó el Rector General.

La naturaleza de esta información proviene de numerosas fuentes como notas periodísticas, documentos, estudios e información bibliográfica, cuyo diseño proporciona una relación precisa de ligas, actividades y otros elementos que comprende el vasto panorama del quehacer de las instituciones de educación superior.

El doctor Fernández Fassnacht subrayó que la organización del acervo informativo del LAISUM es flexible y permite consultas a partir de distintas dimensiones o temas, de regiones geográficas o de instituciones o grupos de instituciones en lo particular. Con ello se propone como un medio para ampliar el acceso a la información abonando a la transparencia y a la rendición de cuentas.

Al explicar la manera como puede navegarse en el Laboratorio –al cual se puede acceder en la dirección electrónica www.laisumuam.org–, el doctor Eduardo Ibarra colado, investigador del Departamento de Estudios Institucionales de la Unidad Cuajimalpa, indicó que éste permitirá enlazar a una amplia comunidad de investigadores, estudiantes funcionarios, políticos y periodistas en temas universitarios y constituirse en un espacio de información y consulta que facilite el conocimiento del sistema universitario.

El también director del LAISUM apuntó que las instituciones se encuentran hoy ante complejos procesos de transformación que reclaman una acción informada, capaz de contender con generalizaciones que pierden de vista la complejidad de un sistema lleno de matices y contrastes.

El doctor Manuel Gil Antón, investigador del Departamento de Sociología de la Unidad Iztapalapa, comentó por su parte que el LAISUM tiene la ventaja de que “no es un cuarto ni una bodega donde se han metido trabajos, sino que representa la posibilidad de entrar a una inmensidad de materia, pero con una red que no permite perderse en ella”.

Lo anterior es crucial porque tal característica se sostiene en la medida en que hay un conjunto de personas que han pensado cómo organizar la capacidad de adentrarse en la información, puntualizó el especialista en temas de educación superior.

En ese sentido fue un placer entrar al sitio, porque está ordenado y claro, “pero fue terrible y angustioso porque me dejó ver cuánto ignoro”. El valor de esta herramienta es impresionante porque inteligentemente manejada tiene una  potencia inimaginable, “que si se usa de manera sabia produce maravillas”.

Créditos: UAM/Dirección de Comunicación Social/uam.mx

Estrenará Red Mexicana de Aerobiología, página web

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Centro de Ciencias de la Atmósfera3 de mayo de 2010

• Contendrá información como la variación, en tiempo y espacio, de los principales alérgenos polínicos presentes en la atmósfera de la Ciudad de México
• También, incluirá el taxón de cada tipo de polen, sus concentraciones, los avances de un calendario polínico y un semáforo de alerta polínica
• La ReMA, proyecto coordinado por María del Carmen Leticia Calderón Ezquerro, del CCA de la UNAM, elabora un Atlas Nacional de Polen

En ciudades industrializadas, la incidencia y exposición a aeroalérgenos impacta significativamente la salud de más del 20 por ciento de la población. Algunas personas necesitan 15 granos de polen, otras sólo dos, para presentar una reacción alérgica.

Asimismo, el polen atmosférico se considera un bioindicador de contaminación, por lo que se puede utilizar como modelo experimental para evaluar la calidad del aire.

Partículas contaminantes de monóxido de carbono, óxido de nitrógeno, óxido de azufre y diésel, entre otras suspendidas en el aire, se pegan a la exina (cubierta exterior dura) de los granos de polen que, cuando son inhalados, inflaman las mucosas de las vías respiratorias y aumentan su permeabilidad.

No obstante, con el incremento de la temperatura y el trastocamiento de las precipitaciones fluviales, se ha alterado el patrón de floración de las plantas (se atrasa o se adelanta), lo que repercute en la biodiversidad, la ecología y la salud humana.

De ahí la importancia de alertar sobre la calidad biológica y la alergenicidad del aire de la Ciudad de México, con datos precisos y oportunos, y esa es una de las tareas de la Red Mexicana de Aerobiología (ReMA), coordinada por María del Carmen Leticia Calderón Ezquerro, investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM.

La ReMA forma parte de un proyecto conjunto de la Universidad Nacional y el gobierno del Distrito Federal, denominado “Evaluación de la calidad del aire de la Ciudad de México y su efecto en la salud de la población expuesta a biopartículas alergénicas (granos de polen) y su relación con el cambio climático”.

Y en una próxima etapa, la Red inaugurará su página web (www.atmosfera.unam.mx/rema), que contendrá información como la variación, en tiempo y espacio, de los principales alérgenos polínicos (pastos, malezas y árboles) presentes en la atmósfera de esta urbe, anunció Calderón Ezquerro.

En ese sitio se incluirá, además, el taxón de cada tipo de polen, sus concentraciones, los avances de un calendario polínico en proceso (su presencia a lo largo del año), un semáforo de alerta polínica, información de las alergias que ocasiona cada tipo de polen y vínculos a personal médico especializado.

Calendario polínico

Para brindar sus servicios, la ReMA cuenta con datos recabados por casi dos años, que incluyen tipos de granos de polen, su grado de alergenicidad (alta, media o baja) y concentraciones.

“Tenemos registrados unos 50 tipos en el valle de México; de ellos, 20 son los más importantes por sus concentraciones. Por ejemplo, la concentración anual acumulada de granos de polen de fresno (Fraxinus) en Chapultepec fue de 16 mil 248 por metro cúbico de aire; en Ciudad Universitaria, de 30 mil 631, y en Iztapalapa, de mil 296”, dijo.

Los universitarios también elaboran un calendario polínico que representará en forma sencilla los distintos tipos de polen con capacidad para producir alergias, y su presencia en el aire a lo largo del año.

Contendrá cuatro grupos con varias categorías que permitirán conocer el riesgo de padecer una alergia. Cada tipo polínico registrado entrará en alguna de las categorías establecidas, según su alergenicidad y concentración, señaló.

El grupo uno presenta las siguientes categorías: Nula: menos de un grano de polen por metro cúbico de aire. Baja: entre uno y 15 granos por m³ de aire. Moderada: de 16 a 30 granos por m³. Alta: más de 30 granos por m³. En este grupo entran tipos polínicos como Parietaria, Urtica, Fabaceae, Apiaceae y Cannabis, entre otros.

“Hasta la fecha tenemos una representación gráfica de lo que ha ocurrido en casi dos años, pero necesitamos un mínimo de cinco para ver qué patrones se repiten y hacer el calendario polínico de cada especie”, indicó Calderón.

En esa representación figura el fresno, cuyos periodos de floración y concentración se cuentan de diciembre a febrero-marzo. En ese lapso, integrado precisamente por los meses más fríos, las concentraciones pico (en enero) fueron de 900 granos por m³ de aire.

Dos casos más son los pastos (que crecen todo el año), cuyas concentraciones máximas fueron de 87 granos por m³ de aire, y la familia de las cupresáceas (que incluye al ciprés y al enebro), de 904 granos por m³ de aire en enero.

“Con cada tipo polínico que encontramos e identificamos, vamos haciendo este calendario”, refirió la especialista.
Semáforo de alerta polínica

Con base en pruebas dérmicas que permiten saber a qué tipo de polen responde un individuo, y en la experiencia de aerobiólogos como María del Mar Trigo, del grupo de investigadores que conforman la Red Española de Aerobiología, los científicos universitarios catalogarán cada uno de los tipos polínicos, según alergenicidad y concentraciones en el aire de la Ciudad de México, para hacer un semáforo de alerta que podrá ser consultado también en la página de la ReMA.

“Con este semáforo y el reporte de la calidad biológica del aire (buena, aceptable, regular o mala), el personal de salud (alergólogos, neumólogos y médicos de atención primaria), que usualmente debe esperar a hacer sus pruebas dérmicas para saber a qué tipo de polen responde una persona, tendrá información, en tiempo real (semanal), del tipo polínico que predomina en el ambiente, así como de las concentraciones con que se presenta en diferentes puntos”, refirió la experta.

Con base en lo anterior, prosiguió, se podrán recetar medicamentos, aplicar vacunas o minimizar los efectos alergénicos en las personas, o bien, emitir recomendaciones como usar tapabocas; mantener cerradas las ventanas de casas, oficinas y automóviles, y no salir de paseo en días y horas determinados, entre otras acciones.

También, será de utilidad para el público en general, en especial para los alérgicos. “Un asmático alérgico a distintos tipos polínicos, que se entere por este medio de las concentraciones de pólenes en alguna zona de la urbe, evitará ir allá o acudirá a su médico para tomar medidas preventivas”, añadió.

Proyecciones a futuro

El monitoreo y detección de granos de polen permitirá hacer también proyecciones a futuro de los efectos del cambio climático en la distribución y concentraciones de los mismos, y de sus impactos potenciales en la salud humana.

“En Europa, donde desde hace 20 años se monitorean los aeroalérgenos, ya se ven los efectos reales del cambio climático sobre la floración de las plantas”, informó Calderón Ezquerro.

Con el incremento de la temperatura y el trastocamiento de las precipitaciones fluviales se ha alterado el patrón de floración de las plantas (se atrasa o se adelanta), lo que repercute en la biodiversidad, la ecología y la salud humana.

Así pues, los médicos ya no pueden saber cuándo un determinado tipo polínico muy alergénico (un fresno, un ciprés, un trueno) presentará sus picos de concentraciones.

“¿Qué va a pasar con la vegetación en 2030 ó 2050, cuando la temperatura haya subido más? Si queremos hacer en México proyecciones a futuro sobre el cambio climático, necesitamos contar con una base de datos muy completa, no hay de otra”, consideró.

Bioindicador

El polen atmosférico es un bioindicador de contaminación ambiental, y se puede utilizar como modelo experimental para evaluar la calidad del aire. Partículas contaminantes de monóxido de carbono, óxido de nitrógeno, óxido de azufre y diesel, entre otras, que están suspendidas en el aire, se pegan a la exina (cubierta exterior dura) de los granos de polen, y cuando éstos son inhalados por las personas, inflaman las mucosas de las vías respiratorias y aumentan su permeabilidad.

“Así, para detectar la presencia de metales pesados y otros contaminantes en las superficies de especies inductoras de polinosis en la Ciudad de México, llevaremos a cabo varios estudios”, apuntó.

En granos de polen capturados en Ciudad Universitaria y Chapultepec, se han encontrado partículas de azufre, aluminio, cloro, bromo, sodio y magnesio, así como algunos gases.

Es probable que algunos granos de polen no sean muy alergénicos; pero si tienen adheridas ciertas partículas contaminantes, podrían potenciar su alergenicidad o causar efectos genotóxicos.

“También puede ocurrir que, como tales, ya no estén en la atmósfera, pero sí sus proteínas alergénicas, pegadas a aerosoles o a gotitas de agua, y cuando éstos bajan, los inhalemos. Quizá por eso mucha gente sigue teniendo reacciones alérgicas luego de que el polen ha desaparecido de la atmósfera por sedimentación, o ha sido lavado por la lluvia”, alertó.

Una trampa de esporas de hongos y granos de polen

En cada estación de monitoreo de la ReMA hay un trampa de esporas de hongos y granos de polen, conformada por un tamborcito con una cinta de celofán impregnada con adhesivo. Las partículas que flotan en el aire se impactan en la cinta, que se mueve dos milímetros por hora.

Cada una de ellas –cada semana se cambian– se corta en siete partes, que se ponen en un portaobjetos para su observación y análisis en el microscopio.

Algunas estaciones de monitoreo de la ReMA, se conectarán con la red de estaciones meteorológicas que tiene el Centro de Ciencias de la Atmósfera en planteles de la Escuela Nacional Preparatoria y del Colegio de Ciencias y Humanidades de la UNAM.

Una red única en América Latina

En ningún país de América Latina hay una red similar a la ReMA, que comenzó a funcionar en 2008 con una estación de monitoreo en Ciudad Universitaria, y otra en el Museo de Historia Natural, en el bosque de Chapultepec.

En 2009, se montó una más en Iztapalapa, y se programa instalar, en el transcurso de este año, otras tres, en el norte, poniente y sur de la urbe.

Conforme se incremente la base de datos, además de informar de los efectos del cambio climático y contar con un calendario polínico cada vez más preciso, se podrá actualizar el inventario de la flora del Valle de México y realizar proyectos de investigación básica.

Asimismo, el equipo que coordina Calderón Ezquerro, elabora un Atlas Nacional de Polen, que contendrá información relacionada con la taxonomía, descripción, fenología (relación de ciclos climáticos con la floración), alergología, y microscopía de los distintos granos, así como fotografías de pastos, malezas y árboles.

Con la ReMA colaboran la Universidad de Málaga, España, la Agencia Española de Cooperación Internacional, el Instituto de Biología de la UNAM, el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y el Instituto Oftalmológico Fundación Conde de Valenciana, entre otras instituciones.

Créditos: UNAM. DGCS -270/unam.mx

Retos y oportunidades de la educación en México

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

2 de mayo del de 2010

Equidad, calidad y cobertura serán los tres grandes retos que tendrá que enfrentar la educación en México, afirmó el Director de la OCDE en México para Latinoamérica, José Antonio Ardavín Ituarte, durante su participación en el foro Actívate por Puebla.

En su conferencia magistral “El reto de la Calidad de la Educación en el estado de Puebla”, el representante de la OCDE hizo un llamado a cambiar paradigmas en un sistema complejo que tiene como mayor reto las escuelas, para trabajar con ellas en lo particular, con autonomía y calidad para resolver el problema educativo por partes.

En la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, desarrolló los tres grandes temas; al referirse a equidad, señaló la necesidad de que el sistema educativo apoye a aquellos que más lo necesitan, como una forma de movilidad social para que las distintas generaciones tengan mayores oportunidades de acceder al mercado laboral, lo que es una acción benéfica para la economía en general.

Con relación a la cobertura, expresó la necesidad de dar oportunidades a un mayor número de jóvenes, para que contribuyan en la economía del conocimiento, “señalaba yo que muchos de nuestros jóvenes de secundaria se están saliendo a temprana edad, a los 15 años de edad, ya sólo el 70 por ciento de los jóvenes en general de México se están saliendo del sistema educativo”.

Respecto a la calidad, expresó la necesidad de dar a los maestros todas las herramientas necesarias, debido a que son quienes están en el aula y tienen el reto educativo en sus manos, son parte imprescindible del proceso de mejora y calidad educativa.

Ardavín Ituarte, en materia de calidad abundó sobre la importancia del liderazgo escolar, para garantizar que los directores de escuelas tengan la mejor capacitación posible para ejercer esa función, y en la medida que mejoremos estos aspectos, dar mayor autonomía a las escuelas.

“En la medida en que le demos mayor autonomía de gestión escolar a los profesores, en esa medida estaremos resolviendo en partes pequeñas el problema educativo, con mayor participación de los padres de familia, mejores directores y un sistema que a nivel escuela, dé una educación de calidad, en esa medida estaremos fortaleciendo el sistema en su conjunto”, enfatizó.

El representante de la OCDE, destacó que el aumento de las universidades en Puebla y su unión a través de foros como Actívate por Puebla, que propone cambios para el estado, en materia de educación superior tendrá como reto alcanzar una mayor inclusión de alumnos, que permita generar capital humano, estar a la vanguardia de tecnología y generación del conocimiento, que es lo que requieren los países.

Durante la sesión de preguntas y respuestas, destacó la necesidad de mejorar los niveles de desempeño escolar en comparación con otros países, y que la sociedad deje de estar inactiva, para que se integre a los procesos de educación y tenga la posibilidad de combatir situaciones, no mediante la oposición, sino con el acompañamiento, es decir activarse por un sistema positivo para cambiar.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

Investigaciones universitarias, cultura, ciencia, noticias y contenidos de interés. Puebla, México.