Afecta enuresis a siete por ciento de niños y tres por ciento de niñas

 
Facebooktwittergoogle_plusmail
Silvia Ortiz León, integrante del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina de la UNAM.
Silvia Ortiz León, integrante del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina de la UNAM.

16 de mayo de 2010

• Este padecimiento consiste en la emisión repetida de orina en la cama o ropa, involuntaria o intencional, diurna o nocturna; es propio de lo infantes, pero puede presentarse hasta la adolescencia, expuso Silvia Ortiz León
• El trastorno se diagnostica cuando ocurre, al menos, dos veces a la semana en un periodo de tres meses, dijo la integrante del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la FM de la UNAM

La enuresis, padecimiento que consiste en la emisión de orina en la cama o ropa, involuntaria o intencional, diurna o nocturna, en infantes mayores de cuatro años y medio, afecta a siete por ciento de los niños, y tres por ciento de las niñas, y puede presentarse hasta la adolescencia, expuso Silvia Ortiz León, integrante del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

La académica señaló que este trastorno se conoce desde la antigüedad; en documentos médicos se ha encontrando la descripción de pequeños que no controlan la emisión de orina en edades que “no corresponden”.

Se diagnostica cuando la emisión del líquido ocurre al menos dos veces a la semana por un periodo de tres meses, de manera persistente, alrededor de los cinco años de edad; “aunque desde los dos años se presenta el control, puede darse el caso de que aún mayores se orinen de forma ocasional”, dijo.

La enuresis (del griego enourein, vaciamiento de la orina) es un trastorno llamado de “eliminación”, que se relaciona con factores hereditarios; es mayor la probabilidad de presentarlo cuando el padre lo ha padecido (7.1 veces mayor riesgo), y el porcentaje disminuye cuando la madre ha sido la afectada (5.2 veces).

En la etiología intervienen otros elementos, entre ellos, la inmadurez neuromotora de la vejiga, y los de tipo psicológico, que generalmente coinciden con un episodio relevante en la vida del infante, como separación familiar, nacimiento de un hermano, ingreso a la escuela, y emociones de cualquier naturaleza, incluso, abuso sexual, expuso la especialista.

También incide el ambiente, como carencia socioeconómica en sentido amplio, y pequeños que viven en internados; asimismo, la sobrevaloración de la función del esfínter por parte de los padres, es decir, por exigencia intempestiva y precoz del uso del baño, sobre todo en madres obsesivas o fóbicas con marco educativo estricto, sin respeto hacia el ritmo propio del niño, reiteró Ortiz León.

Subtipos de enuresis

De los subtipos que se han clasificado, la enuresis nocturna o durante el sueño es la más frecuente; la diurna es más común en mujeres y se presenta poco después de los nueve años; también, hay quienes padecen las dos. La hay primaria, cuando nunca hubo control de esfínteres, y secundaria, cuando se logró, pero después apareció el trastorno.

La prevalencia a los 5 años, es de siete por ciento en varones, y tres por ciento en mujeres; a los 10 años, de tres y dos por ciento, respectivamente, y a los 18, de uno por ciento en ambos.

El temperamento de los pequeños afectados puede variar entre niños pasivos, callados y dóciles, y los agresivos, revanchistas y negativos, expuso la especialista.

Pero más allá de la etiología o de la prevalencia, “lo que más preocupa de la enuresis es el estigma que produce en los infantes, pues son señalados hasta por sus propias madres y familiares, que los mandan a lavar su ropa, los maltratan, les dicen palabras hirientes, y los subestiman cuando los comparan con niños más pequeños. Ellos tienen que lidiar con la respuesta inadecuada de la sociedad, con el desprecio y la burla”, indicó.

Tratamiento

Este padecimiento se puede controlar. Primero, es necesario realizar una historia clínica y el análisis de cada caso, impartir psicoeducación sobre el trastorno e indicar modificación de hábitos y conducta; posteriormente, sugerir un fármaco.

Medicamentos tricíclicos como imipramina, amitriptilina, clomipramina y desipramina reducen la frecuencia de emisión de orina en la cama o ropa, hasta una vez por semana, lo que constituye una mejoría considerable en menores que lo hacen todas las noches o requieren usar pañal, situación que “deja una huella importante en su autoestima”.

Asimismo, ayuda establecer reglas como la disminución de líquidos antes de ir a la cama, o levantar al pequeño cada cierto tiempo durante la noche, para obligarlo a que aprenda a vaciar su vejiga hasta que llegue la mañana siguiente. Se trata de un condicionamiento de la conducta y del establecimiento de hábitos, donde el infante aprenda a tener autocontrol y autorregulación, añadió.

Con esta medida o el uso de “alarmas” (ropa interior que al mojarse emite un sonido, pero que no se consigue fácilmente en México), se reduce el padecimiento en 70 por ciento; sin embargo, puede haber recaídas una vez que se han logrado avances. “El control del esfínter vesical tiene que ver con el desarrollo general de los niños, que es un proceso neurobiológico, psicológico y social”, indicó.

Por ello, Silvia Ortiz recomendó a los padres de familia llevar a sus hijos en esta situación al especialista, para que reciban el tratamiento conductual y farmacológico adecuado, aunque a ellos mismos les haya ocurrido y se hayan ‘curado’ con el tiempo.

Créditos: UNAM. DGCS -297/unam.mx

Inaugura Instituto de Investigaciones jurídicas, videoteca virtual

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

El IIJ de la UNAM puso en marcha su Videoteca Jurídica Virtual.
El IIJ de la UNAM puso en marcha su Videoteca Jurídica Virtual.

16 de mayo de 2010
• Estará conformada por grabaciones de las actividades académicas que se efectúan en la entidad, como congresos, seminarios, presentaciones de libros y coloquios, entre otros, expuso el director del IIJ, Héctor Fix-Fierro
• Hasta ahora, contiene mil 762 videos de 107 actividades realizadas entre el 5 de noviembre de 2008 y el 13 de abril de 2010

El Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ), de la UNAM, a través de su página en Internet (http://info.juridicas.unam.mx/), puso a disposición de los interesados su Videoteca Jurídica Virtual, memoria que forma parte de la historia de la entidad, de la Universidad Nacional, y de México.

En la presentación del acervo, el director del IIJ, Héctor Fix-Fierro, expuso que estará conformado por las grabaciones en video de las actividades académicas que se realizan en esta instancia.

Muchos de esos eventos se han traducido en trabajos publicados (incluidos en la Biblioteca Jurídica Virtual), “pero es una experiencia diferente percibir a las personas que han participado en los debates, en imágenes y sonidos, algunas de las que, incluso, ya no están con nosotros”.

El director recordó que desde la década de los 80, el Instituto inició esfuerzos para estar a la vanguardia en el uso de la tecnología como medio de producción y difusión de la cultura jurídica. Este es el proyecto más reciente, fruto del trabajo de muchos años.

Fix-Fierro acotó que en los últimos tres años se ha registrado en la entidad un total de 250 congresos, seminarios, presentaciones de libros, coloquios y mesas redondas, entre otros, en su mayoría grabados en el propio IIJ, y algunos fuera de sus instalaciones.

La creación de la Videoteca Jurídica Virtual ha implicado un trabajo de tratamiento de las grabaciones y la información, para convertirse en un instrumento útil, que permita hacer búsquedas, y donde se puedan definir temas o localizar las intervenciones de académicos, como si fuera una “biblioteca”.

En su oportunidad, Leopoldo Vega, jefe del Departamento de Informática del IIJ, mencionó que la página de del Instituto tiene 16 años de servicio.

En cuanto a la Videoteca, comentó que, hasta el momento, contiene memorias del 5 de noviembre de 2008, y hasta el 13 de abril de 2010.

Las actividades están clasificadas en grandes áreas del derecho: administrativo, ambiental, civil, constitucional, de la información, fiscal, internacional, mercantil, penal, procesal, social, filosofía y teoría del derecho, historia del derecho, salud y derecho, y sociología del derecho, abundó.

Dentro de cada una de ellas, prosiguió, aparece el listado de los videos de los distintos coloquios, congresos y presentaciones de libros, ordenados por fecha o nombre.

El usuario tiene la opción de ver el video completo o elegir entre los distintos participantes, de los que aparecen datos como nombre, institución de procedencia y duración de su participación.

Para hacer uso de la Videoteca, se requiere el programa windows media player; también, pueden acceder quienes tengan un ancho de banda adecuado y los que poseen una conexión a Internet por módem.

Créditos: UNAM. DGCS -294/unam.mx

Islas de calor, ondas de calor y lluvias extremas en la ciudad de México

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

16 e mayo de 2010

• Son resultado de la modificación del entorno natural, la degradación del terreno por la desaparición de lagos, y el asentamiento de colonias con poca planificación
• Las islas de calor son domos de aire tibio que se posan sobre el centro de una urbe, como consecuencia de las características de los materiales con que fue construida
• En cambio, las ondas de calor son periodos de tres o más días, con temperaturas de 30 ó más grados centígrados, para el caso de la capital

En tiempos recientes, las poblaciones del mundo en desarrollo han pasado de ser predominantemente rurales a urbanas, y en muchos casos, como el de México, forman parte de ciudades de grandes dimensiones.

Este crecimiento demográfico ha modificado, a veces de manera dramática, el entorno natural, hasta convertirlo en superficies donde prevalecen materiales impermeables y absorbedores de calor.

En la Ciudad de México, la degradación del terreno por la desaparición de los lagos en la cuenca, y el asentamiento de colonias con poca planificación, han ocasionado modificaciones en el clima, que se manifiestan principalmente en el aumento de la temperatura y la intensidad de las precipitaciones pluviales.

Las islas de calor

Uno de los efectos es la formación de “islas de calor”, domos de aire tibio que se posan sobre el centro de una urbe como consecuencia de las características de los materiales con que fue construida.

En el día, cuando reciben la radiación solar, esos materiales son absorbedores de calor, y por la noche, se desprenden de él con una menor rapidez con respecto a la zona rural circundante, lo que ocasiona diferencia de temperaturas entre una y otra.

La escasez de áreas verdes y cuerpos de agua, que actúan como sumideros de calor, contribuye también a la formación de este fenómeno climático.

La Ciudad de México semeja una superficie rugosa caliente, con islas de calor que no afectan la salud física ni mental de las personas. En el centro de la urbe, este fenómeno puede alcanzar una temperatura de hasta nueve grados centígrados de diferencia con respecto a la que hay en la periferia, explicó Elda Luyando López, investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM.

Las islas de calor son isortermas (curvas que unen los puntos, en un plano cartográfico, que presentan las mismas temperaturas) que se cierran hacia la parte céntrica de una metrópoli; en la capital, la más cálida se ubica en el Centro Histórico, aunque pueden manifestarse sobre otros sitios de la metrópoli.

“Se presentan en forma más acentuada en épocas secas, principalmente en invierno, con cielo despejado y por la mañana, entre las seis y las ocho, y muestran su máxima intensidad cuando empieza a salir el Sol. La pérdida de calor, más lenta en el centro que en la periferia, ocasiona esta diferencia de temperatura”, reiteró la también colaboradora de Ernesto Jáuregui Ostos, precursor de climatología urbana en México.

En esa pérdida térmica, los llamados “cañones urbanos” –calles con filas de edificios altos, donde el proceso es aún más lento– juegan un papel fundamental. “En la noche se desprende el calor de ellos, pero a una rapidez menor que en las zonas rurales. Por otro lado, debemos considerar que en la ciudad también se genera calor por la quema de combustibles en vehículos y fábricas”, explicó.

Cuando comienza la temporada de lluvias se debilitan los contrastes y, por lo tanto, las islas de calor, porque las precipitaciones propician que las temperaturas sean similares en el centro y la periferia de la metrópoli.

Ondas de calor

Luyando López puntualizó que no debe confundirse isla de calor con una onda de calor. Esta última sí representa un riesgo para la salud, y muestra de ello, es que en Europa provocó, en 2003, una alta mortalidad entre ancianos.

Las ondas de calor son periodos de tres o más días, con temperaturas de 30 ó más grados centígrados (para el caso de la Ciudad de México), que a los capitalinos les parecen agobiantes, no así a los habitantes de urbes como Mexicali o Hermosillo.

“Ocurren principalmente en los años en que aparece El Niño, es decir, son intermitentes. En mayo de 1998, cuando se presentó este fenómeno meteorológico, hubo una onda de calor que duró más de 10 días, con temperaturas arriba de 30 grados centígrados; incluso, el 9 de mayo alcanzó un máximo de 33.9.

“Llegó junio y no llovió, y comenzaron los incendios en las zonas boscosas alrededor de la metrópoli. Durante 2009, ni siquiera rebasamos los 30 grados centígrados, y en lo que va de este año, esta temperatura se ha alcanzado en días recientes, pero no consecutivamente”, señaló.

Sin embargo, en opinión de la geógrafa, con el cambio climático global podrían presentarse regularmente ondas de calor que, además de incomodidad, podrían generar problemas de salud.

“Durante una onda de calor, los alimentos se descomponen más fácilmente, lo que haría posible una elevación de las estadísticas de enfermedades gastrointestinales”, acotó.

Al parecer, en México no existen registros de ondas de calor directamente asociadas a mortalidad; no obstante, Luyando López consideró probable que sí originen decesos entre bebés y ancianos, principalmente.

Lluvias extremas y jardines de altura

Las precipitaciones pluviales extremas constituyen otra secuela de la destrucción de áreas verdes en la Ciudad de México.

“En la actualidad, se puede decir que cae la misma cantidad de lluvia que en otras épocas (800 mm al año en el suroeste: Ciudad Universitaria y zonas montañosas; 400 mm en el noreste: Xalostoc y Aragón), pero llueve de manera diferente, porque el calor que se genera en la metrópoli y la formación más vertical de nubes convectivas, propician aguaceros más tormentosos, de mayor intensidad y durante menos tiempo, que causan inundaciones y vendavales que tiran árboles y cables de luz”, afirmó la investigadora.

Aunque considera que es difícil modificar completamente a la Ciudad de México, Luyando López piensa que sí se puede ayudar a reverdecerla.

“Hay que hacerlo a la escala que podamos, creando jardines en las azoteas y colocando macetas en balcones y terrazas, para tratar de disminuir la incomodidad por calor. Asimismo, a la hora de planear un fraccionamiento se debe tener en cuenta la cantidad de áreas verdes que necesitarán sus habitantes”, finalizó.

Créditos: UNAM. DGCS -295/unam.mx

Medidas preventivas fortalecen una cultura de la seguridad

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Sábado 15 de Mayo de 2010

Realizar un ejercicio para estar preparado ante un desastre natural como un sismo y conocer los procedimientos de protección enfocados a salvar la vida de una persona, fue el objetivo del Simulacro que se efectuó en la Facultad de Ingeniería de la BUAP, donde participó personal administrativo, docente, de servicio y alumnos.

La Maestra Beatriz Aguilar Romero, Secretaria Administrativa, indicó que con el seguimiento de las medidas de protección civil, “los alumnos adquieren una cultura de seguridad y participan en la prevención de eventualidades que podrían ser reales, al igual que solucionar problemas que se presenten”.

Mencionó que durante cuatro meses se formaron brigadas de primeros auxilios, combate contra incendios, seguridad de evacuación y comunicación, así como una comisión local de seguridad.

Afirmó que se tienen señaladas áreas de seguridad en la explanada de la institución y el estacionamiento, que son los puntos de reunión; en los seis edificios que integran a la facultad se encuentran colocadas señales de seguridad como flechas de evacuación, indicaciones de extinguidores y lugares de alta tensión.

También existe un cubículo destinado a la protección civil, donde se reúnen las brigadas y se guarda material. La biblioteca y almacenes poseen detectores de humo, de esta forma se sigue todas las recomendaciones que establece Protección Universitaria.

La Secretaría Administrativa señaló que el simulacro fue parcial, “de los seis edificios se evacuó a la mitad, en un proceso que duró entre seis y 10 minutos; participaron aproximadamente 600 alumnos. El tiempo total del simulacro fue de 20 minutos, desde que se detonaron las alarmas hasta que se concentró el personal en los puntos de seguridad.

Aguilar Romero finalizó que “se realizarán otros simulacros, buscando cada vez más la participación de la comunidad universitaria”.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

Biotecnología y Sustentabilidad en la enseñanza de la arquitectura

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Sábado 15 de Mayo de 2010

Durante cuatro días, en la 84 Reunión Nacional de la Asociación de Instituciones de Enseñanza de la Arquitectura de la República Mexicana, A.C. (ASINEA) se debatieron temas en relación a la “Arquitectura bioclimática sustentable”, un concepto que implica una serie de aspectos físico-ambientales en relación con las construcciones y el término de la sustentabilidad.

El Maestro Simeón Carmona Gutiérrez, Coordinador del Colegio de Diseño Urbano Ambiental de la BUAP, expresó que en este foro se incluyeron las nuevas perspectivas de los espacios y utilización de los medios físico-naturales del entorno.

En el evento participaron diversas universidades de México y Guatemala. Los directores de escuelas y facultades de arquitectura, analizaron la cuestión político-administrativa de sus instituciones en relación a la organización de la ASINEA, división y trabajo de las regiones.

Plantearon las diferentes formas de enseñanza, promoción de los sistemas constructivos, uso de materiales, tecnología e instalaciones, de ésta forma se uniformizó el trabajo bioclimático y la sustentabilidad, temáticas que repercuten en la enseñanza aprendizaje.

La mesa de los investigadores abarcó la educación continua, proyectos para la integración de especializaciones en arquitectura, impacto de las instituciones educativas, entre otros aspectos.

En otra mesa se discutieron cuestiones educativas, la formación del alumno, el impacto del académico, impartición de conocimientos, experiencias y utilización de metodologías.

Carmona Gutiérrez dijo que considerar las cuestiones físico ambientales son básicas, pues los diseños no deben incorporar tantos materiales que impacten el ambiente, “si se incorporan con cierta prudencia seguramente se disminuye el daño”.

Mencionó que actualmente “los arquitectos tienen que diseñar opciones en función de la economía, recursos disponibles y programas gubernamentales, para ello deben reflexionar acerca de sus alcances, alternativas de empleo, de formación e impacto social”.

En el último día de actividades, además de mesas de trabajo se realizó un encuentro cultural a cargo del Ballet Folklórico de la BUAP y el grupo de salsa “Ébano y Marfil”.

Créditos: BUAP/Comunicación Institucional/buap.mx

Investigaciones universitarias, cultura, ciencia, noticias y contenidos de interés. Puebla, México.