Vertebrados e invertebrados, todos compartimos el mismo sueño

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Los acociles tienen un proceso de sueño muy parecido al de los humanos.
Los acociles tienen un proceso de sueño muy parecido al de los humanos.

• Fidel Ramón Romero y sus colaboradores comprobaron que los invertebrados duermen, lo que rompe con la teoría de que el sueño es exclusivo de animales con cerebro complejo

• Después de comprobar que los acociles caen en estado de somnolencia, los académicos de la Facultad de Medicina de la UNAM realizan los mismos estudios con hormigas

“Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente”, o al menos eso dice el refrán, ¿pero en realidad duermen los camarones? Todo parece indicar que sí, señaló Fidel Ramón Romero, investigador de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, quien añadió que a diferencia de lo que se pensaba hasta hace pocos años, “el sueño está presente en todos los animales con sistema nervioso”.

Después de demostrar en 2004 que los acociles caían en un estado de somnolencia profunda, con lo que Ramón Romero desmintió la creencia (aceptada por todos los científicos hasta hace apenas seis años) de que el sueño era exclusivo de animales con cerebros complejos, el profesor ha comenzado a experimentar con organismos más sencillos, como las hormigas y, próximamente, lo hará con gusanos.

“Decidimos enfocarnos en las hormigas porque si queremos explicar cómo funciona el sueño, tenemos dos opciones: una es tomar un cerebro y buscar qué mecanismos operan, y la otra, seguir un método filogenético, como hacemos nosotros, y buscar animales cada vez más simples, para determinar qué actividades cerebrales también están presentes en seres más complejos”, explicó el especialista.

Hasta el momento, los investigadores no sólo han descubierto que los invertebrados duermen, sino que tienen una región en el cerebro que genera actividad eléctrica y conduce al sueño, y han intentado eliminarla para ver si duermen o permanece en vigilia.

“Ahora lo que buscamos es una zona que haga que el animal se mantenga despierto o dormido, pues podríamos usarla para determinar por qué esa región se activa o inactiva y conduce al sueño. Tenemos hipótesis, pero aún no hemos llegado a ninguna conclusión”, dijo.

La clave del sueño podría estar en un gusano

Acociles, hormigas, ¿qué sigue para el profesor Ramón? “Fácil, como ya dije, nosotros seguimos un método filogenético, y nuestro siguiente objetivo es estudiar al animal más simple, pero con cerebro, es decir, un gusano, aunque es muy difícil”.

Para realizar su experimento, necesita un organismo con características especiales, resistente y lo suficientemente grande como para soportar el peso de los electrodos que medirán su actividad cerebral, y tras evaluar sus opciones, todas se redujeron a una: un parásito conocido como Ascaris.

El Ascaris lumbricoides infecta a los humanos y el Ascaris suum a los cerdos, pero ambos tienen la misma apariencia: son gusanos muy resistentes, de color blanquecino o rosado, que pueden alcanzar hasta los 35 centímetros de longitud y representan un serio problema de salud.

“El inconveniente es que conseguir uno en buenas condiciones resulta casi imposible. Hemos ido a hospitales, pero cuando éstos son extraídos de las personas, ya están tan afectados por las medicinas y no sirven”.

Mientras tanto, el investigador continúa experimentando con hormigas, pero ya diseña el plan de trabajo que seguirá cuando consiga gusanos, que podrían ser los que den la respuesta a por qué soñamos; resolver esa incógnita es “el gran sueño” de Ramón Romero.

Rompiendo paradigmas

Todavía en 2004, se daba por hecho que sólo las criaturas con cerebros complejos, como los mamíferos, aves y reptiles, podían dormir, hasta que Ramón Romero comenzó a sospechar que esto no era cierto, cuando observó un acuario lleno de acociles, primos cercanos del camarón.

De pronto vio que uno de ellos, súbitamente, se apartó de los demás para ir a un lugar cómodo y seguro, se recostó y se quedó inmóvil… Tras pensarlo un rato, llegó a una conclusión asombrosa: “¡Aquel crustáceo estaba tomando una siesta!”.

“Lo que hicimos fue tomar unos electrodos para medir la actividad cerebral en reposo y hallamos que, sin lugar a dudas, las ondas cerebrales registradas correspondían a las del sueño”, recordó.

Para realizar este hallazgo, más que perspicacia, lo único que se necesitaba era ser observador, “porque la conducta de estos animales no es muy diferente a la nuestra; cuando dormimos buscamos un lugar conocido, nos acostamos, nos relajamos y cerramos los ojos. Un acocil busca un sitio seguro, como la esquina del acuario, se queda quieto, se recuesta y baja su tono muscular; entonces, ¿por qué no habría de suponer que estos crustáceos duermen al igual que nosotros?”.

Sin embargo, aunque estos patrones de conducta suenen sorprendentes, el asombro llegó a la hora de hacer las mediciones, pues mediante el uso de electrodos, Ramón Romero y su colaborador, Jesús Hernández Falcón, comprobaron que el comportamiento eléctrico del cerebro del animal genera una serie de señales parecidas a las que produce el humano cuando duerme.

“Esto fue lo más notable, detectar este tipo de ondas, algo que no esperábamos de un invertebrado, con un cerebro sumamente simple”, acotó.

El descubrimiento se tradujo en un artículo, que cuando se publicó en formato electrónico, rápidamente llamó la atención de la comunidad científica y replanteó todo lo que se sabía del sueño en animales.

“Al principio, las dos revistas científicas más importantes (Nature y Science) rechazaron el texto, pero cuando en un tercer intento salió en la Proceedings of the National Academy of Sciences, ambas publicaciones retomaron el material y así el hallazgo se dio a conocer rápidamente alrededor del mundo”.

En aquel verano de 2004, titulares como “Los acociles toman una siesta”, “Los langostinos también duermen” o “Sueños de onda lenta en los crustáceos”, acapararon las portadas de diversas revistas especializadas, aunque la verdadera noticia era que un grupo de mexicanos había descubierto lo que pocos sospechaban: que el sueño no era exclusivo de animales con cerebros complejos.

Dormir, ¿un error evolutivo?

“Sabemos cómo dormimos, lo que nadie ha podido responder es ¿para qué dormimos?”, comentó el presidente de la Academia de Ciencias de América Latina, quien agregó, “si lo pensamos un poco, evolutivamente resulta una conducta difícil de justificar, porque cuando lo hacemos no sólo bajamos nuestros niveles de alerta, sino que al quedarnos inermes e indefensos, nos ponemos a merced de cualquier depredador, entonces, ¿qué sentido tiene?”.

La pregunta que podríamos hacernos es, ¿sería mejor no dormir? “¡Por supuesto que no! —respondió—. Aunque desconocemos muchas cosas sobre el asunto, lo que sí se sabe es que no hacerlo conduce a la muerte tan rápido, que animales privados del sueño, a los tres días presentan alteraciones mentales, serias dificultades para moverse y, una semana después, fallecen”.

Dormir puede ser un asunto de supervivencia o muerte, por eso Calderón de la Barca preguntaba en su obra de teatro más famosa “¿qué es la vida?, sólo un sueño”, frase con la que coincide Ramón Romero, quien ha dedicado gran parte de su carrera a estudiar este tema y a investigar con animales.

“De hecho, aunque soy médico cirujano de profesión, desde el principio me dediqué a estudiar la fauna, porque ésta nos da muchas pistas —a veces insospechadas— sobre diversos temas; por ejemplo, es fácil darnos cuenta que nuestras mascotas duermen, pero constatar que los acociles también lo hacen, significó un cambio de paradigmas, pues nos permite suponer que todos los animales con cerebro lo hacen”.

Tras la publicación del artículo de Ramón Romero y sus colaboradores (Jesús Hernández Falcón, Karina Mendoza Ángeles y Germán López Riquelme), especialistas de todo el mundo han realizado experimentos con invertebrados, como las moscas de la fruta, pero ahora el equipo del universitario realiza estudios con un insecto aún más sencillo: la hormiga, y próximamente lo hará con gusanos.

Dormir, descansar y soñar no es lo mismo

Hay un dicho que dice “el sueño es el cerebro trabajando por el cerebro y para el cerebro”, y a decir de Ramón Romero, “pocas frases resumen mejor el asunto”.

Para el académico queda claro que una cosa es descansar y otra dormir; no importa cuánto se repose, si no entramos en un estado de somnolencia profunda, hay actividades cerebrales que no funcionan bien.

“El descanso es para los músculos, pero dormir es para el cerebro; por ejemplo, un corredor de maratón podría correr intensamente por dos horas y fracción, y al dormir necesitará las mismas ocho horas de sueño que alguien que no hizo nada en todo el día. Dormir no es para descansar, porque mientras uno lo hace, el cerebro está trabajando, aunque no con las mismas zonas que usa durante la vigilia”, expuso el profesor.

En todos los animales en los que se ha estudiado este fenómeno, no importa si se trata de mamíferos, aves, reptiles o invertebrados, el sueño es muy parecido al de los humanos, de hecho tanto, que se ha comprobado que las hormonas y los compuestos que se liberan en el cerebro son los mismos.

“Incluso se sabe que animales que nos son muy cercanos como los perros, gatos o caballos, pueden soñar, ya que los recuerdos que han almacenado en la memoria terminan formando parte de sus procesos oníricos”.

Una vieja parábola china dice que un día Chuang Tzu soñó que era una mariposa. Al despertar, ignoraba si era Tzu el que había soñado que era una mariposa o si era una mariposa y estaba soñando que era Tzu, lo que plantea la pregunta de si los insectos pueden soñar.

“No lo sé, y ni siquiera imagino la manera de averiguarlo, pero qué no daría yo por saber, aunque fuera por un instante, qué es lo que pasa en la cabeza de esos bichos cuando duermen”, concluyó Ramón Romero.

Créditos: Boletín UNAM-DGCS-173 – dgcs.unam.mx

Ganan alumnos de la UNAM Premio a la Innovación Empresarial

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Abraham González, Gerardo Ruiz, Manuel Wiechers, Martín García, Hugo Ham, Fernando Antonio Aguilar y Tomás Álvarez, triunfadores en el V Premio Santander a la Innovación Empresarial.
Abraham González, Gerardo Ruiz, Manuel Wiechers, Martín García, Hugo Ham, Fernando Antonio Aguilar y Tomás Álvarez, triunfadores en el V Premio Santander a la Innovación Empresarial.

• Con la propuesta ILUMÉXICO, el equipo de la Facultad de Ingeniería obtuvo el primer lugar en la categoría de Proyectos Empresariales de Vinculación en Zonas Necesitadas
• La iniciativa busca diseñar, producir, instalar y dar seguimiento a un sistema de electrificación rural con energía solar

Con la propuesta ILUMÉXICO, un grupo de alumnos de la Facultad de Ingeniería (FI) de la UNAM, encabezados por Manuel Wiechers Banuet, obtuvo el primer lugar del V Premio Santander a la Innovación Empresarial, en la categoría de Proyectos Empresariales de Vinculación en Zonas Necesitadas.

La iniciativa presentada por los universitarios busca diseñar, producir, instalar y dar seguimiento a un sistema de electrificación rural con el uso de energía solar, proceso eficiente y amigable con el medio ambiente.

Tras recibir el premio, Wiechers consideró que se abre una posibilidad de impulsar el proyecto, pero también implica una mayor responsabilidad, porque ahora “debemos echar a andar la iniciativa de la mejor manera posible y buscar beneficiar a más personas”.

El prototipo, explicó, genera diferentes escalas de luz, es económico y pretende reemplazar los gastos por uso de otro tipo de fuentes como velas y lámparas de gas, costosas, ineficientes y contaminantes.
El alumno de la carrera de Ingeniería Industrial consideró que, en la actualidad, los universitarios deben buscar cómo desarrollar sus proyectos y ser emprendedores.

El equipo está integrado, además, por Fernando Antonio Aguilar, estudiante de Ingeniería Eléctrica-Electrónica; Abraham González, de Ingeniería Industrial; por los ingenieros en Mecatrónica Martín García, Tomás Álvarez y Hugo Ham; la ingeniera eléctrica-electrónica Mariana González, y el ingeniero en Mecánica por la Universidad Iberoamericana, Gerardo Ruiz de Teresa.

En la premiación, Marcos Martínez Gavica, director general de Banco Santander, destacó que en esta quinta edición participaron 417 proyectos de instituciones de educación superior de todo el país, y se abordaron temas como innovación tecnológica, reciclaje, sustentabilidad, ecología, comercio y educación.

El reconocimiento, prosiguió, es impulsado por la institución bancaria, por la Secretaría de Educación Pública (SEP), la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) y el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

“Este esfuerzo es muestra clara de los buenos resultados que se pueden alcanzar con la vinculación entre las instituciones de educación superior, el gobierno y los diferentes sectores productivos”, consideró.

El segundo lugar en esta categoría lo obtuvo el proyecto BIOMAYAB FARMA, de la Universidad Autónoma de Yucatán, y el tercer sitio fue para Tecnologías asistenciales, de la Universidad Politécnica de Pachuca.

Créditos: Boletín UNAM-DGCS-172 – dgcs.unam.mx

JOSÉ VICENTE ANAYA Y MINERVA MARGARITA VILLARREAL ESTARÁN EN LA CASA DEL ESCRITOR

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Como una producción del Círculo de Poesía, esta semana estarán en la Casa del Escritor los poetas José Vicente Anaya (miércoles 24, a las 18:00) y Minerva Margarita Villarreal (viernes 26, a las 18:00).

Casa del Escritor:
5 oriente No. 201. Col. Centro
Puebla, Pue. México

Aprovecho para compartirles el mensaje de la Sra. Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Mundial de la Poesía, 21 de marzo de 2010:

Toda lengua tiene su poesía y cada ser humano posee las claves de su propia poética. Lo mismo en formas simples u ornamentadas, la poesía capta los aspectos de la experiencia humana más difíciles de traducir. La poesía expresa lo inefable, que constituye el fondo común del misterio humano.

En este Día Mundial de la Poesía 2010, recordemos que la poesía es un territorio universal donde los pueblos pueden encontrarse mediante palabras de todos los colores, ritmos y sonidos. Palabras que, cualquiera que sea la lengua de la que han brotado, van muy lejos en pos de una luz ligada a la esencia misma del ser humano, a la dignidad de cada persona.

Así pues, la UNESCO, que tiene por cometido la plena realización de “los principios democráticos de la dignidad, la igualdad y el respeto mutuo” de los seres humanos, considera la poesía un recurso fundamental: todas las poéticas del mundo y de todos los tiempos contribuyen a descifrar el fulgor inexpresable de la condición humana.

Las Naciones Unidas han proclamado 2010 Año Internacional de Acercamiento de las Culturas. Para coordinar su celebración a lo largo de todo el año, se designó a la UNESCO organismo rector en el sistema de las Naciones Unidas. En el contexto de este Año Internacional, concebido como una plataforma para reactivar la diversidad cultural y dar nuevo impulso al diálogo entre las culturas, la poesía ocupa un lugar de honor, porque ofrece un vínculo singular para acercar a las culturas en un plano diferente, depurado de toda contingencia.

La poesía es un haz de resonancias universales. Pero es necesario que se la conozca mejor, que se la baje de su pedestal para que pueda simplemente ocupar su lugar en el centro de la vida. Para lograrlo, es preciso un mayor esfuerzo de compilación, análisis, publicación y traducción de las obras poéticas. Por medio de su nuevo proyecto para el bienio 2010-2011, titulado “Rabindranath Tagore, Pablo Neruda y Aimé Césaire, por lo universal reconciliado”, la UNESCO alentará especialmente todos los medios pluridisciplinarios que vuelvan más accesible la poesía y le confieran más resonancia, bajo la conjunción de esos tres grandes poetas.

La diversidad poética nos brinda otra manera de dialogar. Nos permite descubrir que todos y cada uno de nosotros, en cualquier punto de la Tierra, compartimos los mismos interrogantes y sentimientos. Es una faceta de nuestra libertad, es nuestra humanidad. Por eso la poesía debe ocupar el lugar que le corresponde en los programas de educación de calidad. Mediante al acceso a la poética del mundo entero, los jóvenes pueden disponer de un vector más, diferente, sutil y fluido, para mejorar su conocimiento y comprensión del prójimo. El descubrimiento de un nuevo poema constituye un acto de inmersión en la lengua, pero también en la emoción y la sensibilidad del otro, por más distante que se encuentre en términos geográficos.

La poesía es una voz que resuena por doquier, sin frontera ni barrera. Es un medio de correspondencia, de conocimiento y descubrimiento del prójimo. Hagamos de ella también un nuevo sendero hacia la paz.

Roberto Martínez Garcilazo

Sabersinfin.com

PADECEN APNEA DEL SUEÑO CASI 30 MILLONES DE MEXICANOS

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

En agosto próximo, se prevé que la FP empiece la impartición de la maestría en Trastornos del Sueño, donde los alumnos podrán profesionalizarse en esta área, señaló Matilde Valencia Flores.
En agosto próximo, se prevé que la FP empiece la impartición de la maestría en Trastornos del Sueño, donde los alumnos podrán profesionalizarse en esta área, señaló Matilde Valencia Flores.

• Esa alteración afecta al 98 por ciento de los pacientes con obesidad, dijo Matilde Valencia Flores, de la Facultad de Psicología de la UNAM

• En agosto, se prevé que inicie la maestría en Trastornos del Sueño, para formar recursos humanos que atiendan la alta demanda, añadió

Casi 30 millones de mexicanos son afectados por la apnea del sueño, uno de los más frecuentes trastornos del dormir; está asociado al 98 por ciento de los pacientes con exceso de peso, advirtió Matilde Valencia Flores, investigadora de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM.

La apnea ocasiona frecuentes interrupciones de la respiración, de aproximadamente 10 segundos cada una, y provoca ronquidos y un sueño fragmentado que no es reparador. Cada episodio va seguido de un intento súbito por respirar y un cambio a una etapa de sueño más ligero.

Además, ocasiona que se colapse la vía aérea mientras se duerme y es más frecuente en los obesos por el cúmulo de grasa en la orofaringe, una región que abarca la porción posterior de la boca, desde el paladar blando hasta el hueso hioides, e incluye el tercio posterior de la lengua, detalló la especialista.

“Las personas con apnea tienen que ser tratadas por especialistas para reducir el riesgo cardiovascular y la somnolencia diurna, que ocasiona que se queden dormidas con mucha facilidad mientras trabajan, estudian, manejan o hablan por teléfono”, destacó.

Hábitos inadecuados, insomnio y depresión

Las causas de los trastornos del sueño pueden ser genéticas, étnicas, estructurales, funcionales y ambientales, reveló Valencia.

“Puede que se encuentren dañadas algunas de las estructuras que controlan el sueño o la vigilia, que haya una disminución de algún neurotransmisor u hormona, o que los hábitos en el dormir sean inadecuados”, como la presencia de un televisor en la recámara o la modificación de los horarios, por ejemplo, durante el fin de semana, señaló.

“Lo deseable es leer y ver la televisión en otro sitio y tratar de acostarse y levantarse todos los días a la misma hora”, recomendó.

Asimismo, dijo que ese tipo de trastornos están determinados por factores fisiológicos, culturales y ambientales. “Se tiene evidencia de que en las últimas décadas ha disminuido, de manera progresiva, el tiempo total de sueño y, por consiguiente, se padece una privación crónica”.

Esto ha sido posible por la presencia de alumbrado nocturno, que ha permitido hacer actividades durante la noche, y crear empleos en los que se trabaja las 24 horas del día.

El patrón natural de los humanos es diurno; entonces, mantener un empleo nocturno genera una alteración del ciclo sueño-vigilia y, con ello, se desincronizan otros ritmos vitales. El sueño de día favorece alteraciones hormonales y gástricas, advirtió.

El insomnio, a su vez, es un padecimiento frecuente. “Puede representar consecuencias adversas para la vida laboral, social y familiar. No es solamente una forma inadecuada o anormal del sueño, sino un síntoma que puede estar asociado a gran cantidad de trastornos psiquiátricos, médicos e incluso a otros del dormir”, acotó.
Por su parte, la depresión también se asocia con trastornos del sueño; en algunas personas causa somnolencia, mientras en otras, ocasiona insomnio.

En todos los casos, aclaró Valencia Flores, es fundamental contar con el diagnóstico de un especialista; se hace en una clínica del sueño, donde el paciente duerme toda la noche mientras se analiza con equipo especializado.

“Realizamos un diagnóstico mediante polisomnografía, un estudio en el que se valora la actividad eléctrica cerebral, la actividad electrocardiográfica, parámetros respiratorios y movimiento; después, se puede dar el tratamiento adecuado”, señaló.

La UNAM cuenta con dos sedes para este tipo de diagnósticos, una en la Facultad de Psicología, y otra, en la de Medicina, además de las que existen en los institutos nacionales de salud.

Maestría en Trastornos del Sueño

En agosto próximo, se prevé que la Facultad de Psicología de la UNAM empiece la impartición de la maestría en Trastornos del Sueño, donde los alumnos podrán profesionalizarse en esta área.

“El programa surge como resultado de la creciente especialización de las alteraciones sueño-vigilia, y de sus repercusiones en la salud en general y, muy particularmente, sobre diferentes sistemas como el conductual, el motor y el cardiopulmonar”, detalló Valencia Flores.

Este campo de estudio inició su consolidación en la década de 1970 en Estados Unidos, donde se creó la Asociación Americana de Trastornos del Dormir (AASM, por sus siglas en inglés).

En México, destacados científicos han realizado investigación básica al respecto, y en los últimos 15 años, se ha iniciado a nivel clínico. Los principales institutos nacionales de salud cuentan con laboratorios y clínicas en los que se atiende a pacientes con estos padecimientos.

“Por la complejidad que representa este campo, participan en su desarrollo especialistas en neurología, psiquiatría, neumología, otorrinolaringología, cardiología, biología y psicología”.

En la maestría en Trastornos del Sueño participan, por la UNAM, las Facultades de Psicología y Medicina, además del Instituto de Fisiología Celular.

Otras entidades que colaboran son la Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa y cuatro institutos nacionales de salud: el de Enfermedades Respiratorias Ismael Cosío Villegas, el de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, el de Psiquiatría Ramón de la Fuente, y el de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez.

“El programa tiene la ventaja de proporcionar una formación teórico-metodológica integral, que permitirá a los egresados diagnosticar al paciente, proporcionar tratamientos que mejoren la calidad de sueño, realizar actividades de investigación generando nuevos conocimientos sobre los mecanismos que intervienen, formar especialistas de alta calidad y realizar promoción pública de esta especialidad”, concluyó.

Créditos: Boletín UNAM-DGCS-170 – dgcs.unam.mx

Sabersinfin.com

OBTIENE EGRESADO DE LA FQ, PREMIO NACIONAL A LA MEJOR TESIS DE LICENCIATURA 2009

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

David Morales y Marco Corona, tras recibir el Premio Nacional a la Mejor Tesis de Licenciatura 2009.
David Morales y Marco Corona, tras recibir el Premio Nacional a la Mejor Tesis de Licenciatura 2009.

• Fue otorgado por la Sociedad Química de México a Marco C. Corona Rodríguez, por el trabajo “Síntesis, caracterización y evaluación catalítica de complejos tipo [(2,2´bipiridina) platino (II)] con ligantes tiolato monodentados”

• Su obra sirve para el desarrollo de dispositivos luminiscentes, estudios de óptica no lineal y en ingeniería de cristales, campo importante para el diseño y reconocimiento molecular

La Sociedad Química de México otorgó al egresado de la Facultad de Química (FQ) de la UNAM, Marco C. Corona Rodríguez, el Premio Nacional a la Mejor Tesis de Licenciatura 2009, por la calidad y trascendencia del trabajo “Síntesis, caracterización y evaluación catalítica de complejos tipo [(2,2´bipiridina) platino (II)] con ligantes tiolato monodentados”.

El galardón se entregó recientemente en la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación.

El trabajo inició cuando Marco Corona cursaba el segundo semestre de la carrera de Química, y se involucró en un proyecto bajo la supervisión del investigador del Instituto de Química (IQ), David Morales Morales, quien se convirtió en su asesor.

En 2007, como parte de su investigación, fue coautor en el artículo [(2,2´-Bipyridyl] Complexes with Fluorinated Benzenethiol Ligands: Synthesis and Structural Elucidation, publicado en la revista Supramolecular Chemistry. Su trabajo de licenciatura incluyó parte de lo formulado en este texto.

Aunque el universitario tenía la opción de titularse bajo la modalidad de Actividad de Investigación, decidió hacerlo con tesis y examen profesional que sustentó el año pasado.

La investigación desarrollada en esta tesis pertenece al área de química de coordinación, y los compuestos químicos sintetizados en este trabajo se ocupan en ciencia básica para el desarrollo de dispositivos luminiscentes, estudios de óptica no lineal y en ingeniería de cristales, campo importante para el diseño y reconocimiento molecular.

Corona, quien tiene dentro de sus planes realizar un posgrado, invitó a los estudiantes de los ciclos iniciales a informarse sobre la actividad de investigación, procurar hacer su servicio social y tesis con suficiente tiempo, buscar un proyecto que les satisfaga, así como un asesor con quien mantengan una buena relación, pero sobre todo, a disfrutar de su estancia en la FQ, la mejor escuela en su área del país.

Su asesor, David Morales –quien desde hace nueve años realiza estudios sobre química de coordinación y química organometálica en el IQ–, destacó la relevancia de involucrar a los jóvenes que cursan los primeros semestres en proyectos de investigación, “porque la mentalidad y perspectiva fresca que tienen permite que los estudios científicos se desarrollen de buena manera.

Finalmente, el investigador, también egresado de la FQ, comentó que el trabajo de Marco Corona se presentó en 2008 en el XLIII Congreso Mexicano de Química y el XXVII Congreso Nacional de Educación Química.

Créditos: Boletín UNAM-DGCS-171– dgcs.unam.mx

Sabersinfin.com

Investigaciones universitarias, cultura, ciencia, noticias y contenidos de interés. Puebla, México.