Deben practicarse los valores de la cultura del agua, afirman en la UAM

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Es urgente adoptar medidas para frenar la contaminación del agua y procurar su reuso ante la escasez, ya que es un recurso finito y vulnerable, esencial para sostener la vida, el desarrollo y el medio ambiente, afirmó el arquitecto Juan Ricardo Alarcón Martínez, secretario académico de la División de Ciencias y Artes para el Diseño (CYAD) de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Al presentar la ponencia “Por un uso eficiente del agua”, el especialista sostuvo que si se quiere contar con el vital líquido en el futuro, deben practicarse los valores culturales.

Entre las acciones para lograr dicho objetivo resaltó el respeto al medio ambiente; el conocimiento del planeta; la disciplina y la responsabilidad para emplear sólo el recurso necesario, y la sabiduría para tratar el contaminado mediante la aplicación de tecnologías adecuadas.

El especialista refirió que con base en estas premisas en la Unidad Xochimilco se han realizado obras concretas como: la instalación de pavimentos permeables en el área de estacionamientos, el establecimiento de un programa para cambio de mingitorios para los edificios “A”, “M”, “B”, “G”, “K” y “R”, así como en la Coordinación de Servicios de Información y la Cafetería de la Unidad Xochimilco.

El también integrante de la Subcomisión del Ahorro del Agua de la citada sede universitaria afirmó que también se ha creado un programa para cambio de válvulas por ahorradas; se han instalado medidores de flujos en la alimentación a los edificios “A”; “B”; “H”; “G” y “M”, así como 10 bebederos.

Alarcón Martínez reconoció que la UAM busca convertirse en una institución organizada que atienda la problemática ambiental y se aproxime a la sustentabilidad en el ámbito de sus funciones sustantivas, mediante el involucramiento de la comunidad, creando una cultura de concientización del empleo adecuado del recurso.

El maestro Juan Manuel Everardo Carballo Cruz, director de la División de CYAD, expuso el tema “El agua como fuerza natural desatada” y señaló que los huracanes son fenómenos meteorológicos que se describen como gigantescos remolinos en forma de embudos atmosféricos que llegan a alcanzar un radio de hasta 250 kilómetros y una altura de 15 kilómetros.

El investigador apuntó que las catástrofes naturales más frecuentes son las inundaciones, las cuales producen una serie de consecuencias como la perturbación de la economía de la región, sobre todo si es agrícola, porque cuando el vital líquido se retira, arrastra la capa fértil del suelo.

Los estudiantes Alberto Vivas y Manuel Martínez López, del doceavo trimestre de la Licenciatura en Sociología, presentaron el proyecto terminal La nueva cultura del agua y explicaron que el aumento de la población es uno de los factores que afecta la utilización del recurso, por ejemplo, en el Distrito Federal, hay 250 mil habitantes más cada año, quienes consumen más líquido del que la naturaleza puede renovar, a esto se suma que la población la desperdicia.

Otro elemento es el cambio climático que altera el ciclo hidrológico, provocando que las lluvias sean escasas en ciertas regiones del país y en otras excesivas.

El agua que existe en el planeta, aseguraron, es 97 por ciento salada y tres por ciento dulce; 87 por ciento es inaccesible: 76 por ciento porque se encuentra en las montañas y 11 por ciento en el subsuelo, mientras que sólo 13 por ciento está disponible para el consumo humano.

El vital líquido en casa se ocupa en 40 por ciento para bañarse, 30 por ciento en el sanitario; 15 por ciento en lavar la ropa en electrodoméstico, 10 por ciento en el fregadero y tocadores, y cinco por ciento para tomar.

Tener el recurso en cantidades y calidad suficiente para todos los habitantes de la ciudad de México es posible si se emplea en forma adecuada, para ello proponen acciones para su ahorro, entre ellas cerrar la llave al rasurarse, enjabonarse las manos y lavar los trastes; captar el agua de la regadera y reutilizarla, así como tomar baños cortos no mayores de cinco minutos.

También plantean utilizar lavadoras con carga máxima y reutilizar el líquido en limpieza de patios, piso, inodoros y para el riego de jardines; detectar y reparar las fugas en muebles de sanitarios y accesorios hidráulicos; no usar el excusado como basurero y colocar en el baño un bote para la basura.

Además de emplear una cubeta con agua para lavar automóvil, patio y banqueta; captar y utilizar la lluvia, regar el jardín únicamente dos veces por semana y durante las noches, y enjabonar los trastos y luego enjuagarlos.

Estas participaciones se dieron en el marco del Día Internacional del Agua, organizado en la Unidad Xochimilco.

Créditos: Dirección de Comunicación Social

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*