Estilo de vida, factor condicionante para la salud

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

10 de agosto del 2011

La cotidianidad de las grandes urbes contagia a sus habitantes y afecta su salud, por lo que es necesario adoptar un estilo de vida de calidad, que se vea reflejado en el desarrollo humano y no sólo en el crecimiento económico de los países, consideró Ricardo Tecanhuey Sandoval, profesor e investigador de la Facultad de Medicina de la BUAP.

Señaló que, contrario a lo que se supone, los más altos índices de desarrollo humano no se encuentran en los países número uno en economía, ya que de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, el primer lugar en nivel adquisitivo, escolaridad, salud y educación lo ocupa Noruega.

Entonces valdría la pena tener en cuenta “que lo más importante no es sólo ubicarse entre los primeros lugares en desarrollo económico, sino también humano, ya que en términos generales, las grandes economías del mundo enfrentan estilos de vida que alteran la salud de sus habitantes”, resaltó.

Dijo que “todas las enfermedades se agravan por los estilos de vida y eso por supuesto, se ve muy claro en las grandes urbes; para ver un ejemplo no hay que ir a México, aquí en Puebla nos estamos enfermando, los estilos de vida se están contagiando: mayor prisa se relaciona con más eficiencia, presión y demanda”.

Tecanhuey Sandoval reconoció que vivir con prisa, ansiedad o estrés puede alterar la fisiología de uno o varios órganos del cuerpo; además “dichas actitudes tienden a ser adoptadas por los hijos, la pareja y la gente a nuestro alrededor, lo que las vuelve más contagiosas que cualquier infección”.

Afirmó que formas negativas de interactuar, como sucede con los conductores agresivos, generan alteraciones transitorias en la salud, que de repetirse insistentemente, crean las condiciones para que un individuo se enferme; por ello insistió en “la importancia de tener una visión más amplia del cuidado y mantenimiento de la salud que no sólo comprende el hacer ejercicio o comer alimentos saludables”.

Ante este panorama, expresó el académico “he trabajado para influir en la cultura y educación de los alumnos de la Facultad de Medicina, quienes adquieren una visión integral de salud, conscientes de que, al no lograr un equilibrio se presentan alteraciones fisiológicas”.

“Si los futuros médicos adoptan esta visión, apoyados de las nuevas tecnologías, podrán enfrentar enfermedades multisistémicas y contribuir en una cultura del cuidado integral del ser humano”.

Concluyó que no es posible huir a lugares lejanos para escapar de la urbe, “por lo que es mejor educarnos bajo tres componentes básicos de salud: física, mental y social”.

Créditos: cmas.siu.buap.mx/1735

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*