Luis Felipe Rodríguez Jorge, iniciador en México de la radioastronomía

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

Luis Felipe Rodríguez Jorge, investigador emérito de la UNAM, y académico y fundador del CRyA de esta casa de estudios.
Luis Felipe Rodríguez Jorge, investigador emérito de la UNAM, y académico y fundador del CRyA de esta casa de estudios.

20 de mayo de 2011

• Otorga la UNAM emeritazgo al fundador del CRyA

La UNAM distinguió como investigador emérito a Luis Felipe Rodríguez Jorge (Mérida, 1958), académico y fundador del Centro de Radioastronomía y Astrofísica (CRyA).

Interesado en el nacimiento y juventud de las estrellas es el iniciador en México de la radioastronomía, disciplina basada en el estudio con ondas de radio, que se inició en el mundo en la década de los 30, y que él trajo al país en 1979, al regreso de su doctorado.

Para impulsar esa área y participar en la descentralización de esta casa de estudios, el universitario encabezó un equipo de expertos, que se separó del Instituto de Astronomía (al que estuvo adscrito desde el inicio de su carrera académica, y que dirigió entre 1980 y 1986), para crear el CRyA, en el campus Morelia.

Hace unos meses, el astrónomo recibió otro honor de esta casa de estudios, el doctorado honoris causa. “Me siento muy contento, pues es la Universidad Nacional la que me reconoce como miembro distinguido de una comunidad de por sí distinguida. Me llena de gusto no sólo a mí, también a mis colegas del CRyA y a mi familia”, dijo.

En Estados Unidos, el concepto de emérito es distinto, es una manera decorosa de jubilarse, “pero en la UNAM el emérito todavía está activo, así que es muy grato recibirlo aquí”, comentó Rodríguez Jorge, que cursó la licenciatura en Física en la Facultad de Ciencias, y el doctorado en Astronomía en la Universidad de Harvard.

Edad de oro

En el siglo XXI, la astronomía avanza a pasos agigantados, en especial la radioastronomía y la interferometría, rama de esa disciplina que se desarrolla en el CRyA, que utiliza muchas antenas de manera simultánea y que experimenta el inicio de lo que será una “edad de oro”, indicó.

Este crecimiento se impulsa con dos grandes proyectos mundiales: el interferómetro ALMA o Gran Arreglo Milimétrico de Atacama, que se construye en el Desierto de Atacama, en Chile, y el interferómetro VLA (Very Large Array), ubicado en Nuevo México, Estados Unidos, y que despliega un nuevo alcance como VLA expandido.

En ambos equipos, los expertos de la UNAM podrán realizar investigación. “Estos instrumentos permitirán un gran avance en los próximos 20 ó 30 años”, consideró.

La radioastronomía, muy recurrida para estudiar el nacimiento de estrellas y fenómenos como el origen del cosmos, atraviesa a donde la astronomía óptica no puede llegar, “si se interpone entre el objeto y nosotros, una nube opaca a la luz”.

“También, con el uso de la astronomía óptica se ven cosas que en radioastronomía no podemos captar. Por ello, la astronomía se concibe ahora como una empresa multibanda o multifrecuencia, donde un mismo fenómeno se aborda con todos los instrumentos posibles y nos ofrece un panorama más completo de lo que es el Universo”, abundó.

Origen de estrellas gigantes

ALMA es el equipo de radioastronomía más grande del mundo, con una inversión sin precedente para telescopios en la superficie de la Tierra, de mil 400 millones de dólares, aportados por un conglomerado de países (Norteamérica con Estados Unidos, Canadá y México; el Observatorio Austral Europeo con casi todas las naciones del viejo continente, y un consorcio de Japón y Taiwán con representación de Asia).

Rodríguez Jorge utilizará el interferómetro ALMA (que en diciembre estará disponible con 16 de las 60 antenas de 12 metros cada una, que lo conformarán a fines de 2012) para estudiar el origen de las estrellas gigantes.

“Me interesa entender cómo es su formación. En los últimos 20 ó 30 años se ha avanzado mucho en entender cómo se crean cuerpos celestes como el Sol, que son medianos o pequeños. Se sabe que provienen de nubes de gas, que se contraen gravitacionalmente, forman un disco (llamado de acreción) y en el centro está lo que será la estrella, que crece gracias al gas que cae al disco y de ahí a la estrella”, explicó.

En cuanto a las gigantes, la primera idea señala que se generan mediante el mismo mecanismo, pero “a lo grande”, aunque esa idea no es clara. No se ha podido demostrar que estén rodeadas de esos discos, quizá porque no hay los instrumentos adecuados para este estudio. En nuestro proyecto buscaremos discos alrededor de estrellas enormes en formación, detalló.

Amplia trayectoria

Miembro de El Colegio Nacional, Luis Felipe Rodríguez Jorge ha recibido múltiples premios, entre ellos, el Nacional de Ciencias y Artes (máximo galardón que otorga el gobierno mexicano; el Robert J. Trumpler de la Astronomic Society of Pacific; el Bruno Rossi de la American Astronomic Society, y el Premio en Física de la Third World Academy of Sciences (TWAS).

Investigador nacional nivel III del SNI, es autor de cerca de 400 artículos científicos arbitrados y ha recibido más de 13 mil citas en la literatura especializada.

Sus trabajos han merecido en dos ocasiones la portada de la revista Nature. Es el único astrónomo iberoamericano que aparece en la lista de los científicos más citados del mundo. Ha dado más de 200 conferencias de astronomía, tanto a nivel profesional como de divulgación. De ellas, 27 han sido reseñas plenarias en conferencias internacionales.

Créditos: UNAM-DGCS-296-2011/unam.mx

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*