DETERMINA ESTILO DE VIDA, PROPENSIÓN A CIERTOS TIPOS DE CÁNCER

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

El consumo de alimentos casi carbonizados como la carne, y el de tabaco, son detonantes para padecer ciertos tipos de cáncer.
El consumo de alimentos casi carbonizados como la carne, y el de tabaco, son detonantes para padecer ciertos tipos de cáncer.

30 de abril de 2011

• Alimentos como la carne asada contienen sustancias carcinógenas llamadas hidrocarburos aromáticos policíclicos
• La gente que trabaja con ciertos colorantes y no se protege, corre alto riesgo de desarrollar cáncer de vejiga
• Los hijos de padres fumadores pueden tener niveles de nicotina en la sangre, casi tan altos como los de sus progenitores

Casi el 90 por ciento de los cánceres conocidos tienen causas ambientales, relacionadas con la alimentación, los líquidos que bebemos y el aire que respiramos, u ocupacionales, asociadas a los lugares de trabajo donde abundan sustancias tóxicas o carcinógenas, refirió María Eugenia Gonsebatt, del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm) de la UNAM.

Alimentos asados como la carne, que en ocasiones se consume casi carbonizada, contienen hidrocarburos aromáticos policíclicos, así como nitrosaminas, que derivan de aminoácidos y forman metabolitos carcinógenos. “Para compensar la acción negativa, habría que disminuir su consumo y acompañarla de una ensalada de verduras frescas, ricas en antioxidantes”, dijo Gonsebatt.

En cuanto a ciertos comestibles que pueden estar contaminados con aflatoxinas (toxinas de muchas especies de hongos del género Aspergillus), como los cereales, señaló que si una persona tiene hepatitis B y está expuesta, tiene el riesgo de desarrollar cáncer de hígado.

Causas ocupacionales

En cuanto a las causas ocupacionales, quienes trabajan con ciertos colorantes y no usan protección, o laboran en refinerías, donde hay solventes como benceno, tienen un alto porcentaje de desarrollar carcinoma de vejiga y leucemia, respectivamente. “También, las señoras que aún cocinan con leña en fogones tradicionales y están expuestas al humo, son más propensas”, indicó.

Con relación a los estilos de vida, prosiguió, si la persona fuma, consume alcohol y carne roja asada en cantidades considerables, pero muy pocas verduras y frutas, a determinada edad generará más posibilidades de padecer problemas de salud.

Entonces, ejemplificó, es más probable que un fumador adquiera cáncer de pulmón; en tanto, si uno pasivo aspira una dosis de humo (pequeña, en comparación con la que recibe aquél) por varios años, el riesgo sería similar. No obstante, aclaró, depende también de la genética y de la susceptibilidad.

El organismo de un fumador aprende a dar ciertas respuestas a las sustancias tóxicas del humo, lo que hace que a veces se compense el daño ocasionado por éste, pero el de los fumadores pasivos no alcanza ese aprendizaje. Prueba de ello es que los hijos, que han estado expuestos constantemente, pueden tener niveles de nicotina en la sangre casi tan altos como los de sus progenitores, explicó.

“Por eso, la prohibición en lugares cerrados es muy acertada, aunque no se puede impedir el consumo de nicotina (que es la que causa la adicción), pues esta sustancia es legal”, finalizó.
Créditos: UNAM-DGCS-253-2011/unam.mx

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*